La mirada del mendigo

1 junio 2021

El expolio de los montes públicos asturianos

Filed under: Ecología — Nadir @ 1:35

Un artículo sobre los montes de los primos asturianos que me ha parecido notablemente honesto, especialmente viniendo de una persona que ha tenido un cargo administrativo. Podéis leerlo y, a continuación, comento:

El expolio de los montes públicos

Voy a complementar el enlace con este vídeo, que me parece viene muy a cuento:

Por resumir: a finales de la dictadura hubo un intento en Galicia de pasar la titularidad de los montes vecinales (propiedad privada de gestión colectiva) a los ayuntamientos (propiedad pública). Los paisanos de las parroquias que tenían más monte protestaron, y lograron revertir el proceso. En el imaginario popular, especialmente de la izquierda, fue una victoria del pueblo autoorganizado contra el poder del Estado opresor, y como tal se recuerda y celebra aún hoy.

El mundo es más complejo y sucio que una historia de buenos y malos. Lo primero que debería sorprender al observador avispado es cómo se han invertido los teóricos papeles: la derecha promueve una expropiación de bienes privados para ponerlos en manos públicas, mientras que la izquierda se opone vehementemente a ello.

Por supuesto, no nos engañemos: la intención de las autoridades con esta expropiación era obtener rendimientos de esos montes plantando en ellos eucaliptos para alimentar a la planta de ENCE en Lourizán (el documental se grabó en aldeas de las rías de Pontevedra y Vigo). Pero tampoco nos engañemos: la intención de los paisanos era… hacer lo mismo, pero que los réditos quedaran para ellos, y no para el ayuntamiento. Y, de hecho, es lo que ocurrió. Lograron detener el cambio de titularidad de los montes, y los propios paisanos los llenaron de eucaliptos. Y así siguen, hasta ahora. De hecho, al ver que aquello daba unos dineritos (son unos muertos de hambre, venderían a su madre por un paquete de tabaco) el resto de concellos, más alejados de la costa, fue sumándose a la labor eucaliptizadora.

Porque habéis de recordar: a diferencia de Asturias y otras partes de España, en Galicia el 98% del terreno forestal es de titularidad privada, sea particular o colectiva en comunidades de montes. Por lo tanto, cuando veis que todos los montes en derredor están llenos de pinos y eucaliptos, eso no es la determinación de ningún malvado de cómic desde la comodidad de su despacho, sino la decisión expresa y unánime de miles, decenas de miles de pequeños propietarios, de repoblar con eucaliptos las tierras de sus antepasados.

Aunque pueda parecer lo contrario al observar la masa continua de eucaliptos, si consultáis el Sixpac comprobaréis como lo que parecía una gran extensión es la suma de una miríada de pequeños cachitos en los que, tras siglos de transmisiones hereditarias, está compartimentado hasta el último palmo de terreno de esta tierra. Si uno, si sólo uno de esos propietarios hubiera sido honesto y digno, y hubiera antepuesto la integridad de su tierra al lucro personal, veríais una pequeña mancha de vegetación autóctona en el mar de eucaliptos. Pero no la encontraréis, porque mediando el dinero la dignidad se somete y cae genuflexa.

Eso, en el caso de la propiedad privada individual y, en el caso de la colectiva (montes veciñáis en man común, ese tipismo godo al que alude el artículo que os presento), su voluntad sería aplastada a voces, malos modos y amenazas de los más palurdos del pueblo, que son invariablemente los que rigen esas comunidades.

Efectivamente, tal y como reconoce con elogiosa franqueza el autor: son los más garrulos los que dominan el cotarro para imponer su opinión, que invariablemente es el beneficio monetario cortoplacista. Plantan especies de ciclo corto, pino o eucalipto, y los dineros o se los reparten bajo cuerda, o en el mejor de los casos organizan comilonas, contratan a la orquesta Panorama o pagan las flores de la iglesia con el producto de la venta de los pinos quemados a FINSA.

Las comunidades de montes, lejos de ser un ejemplo de las bondades de la autogestión, la sabiduría ancestral de esas amables gentes tan campechanas que la progresía gafapasta urbana le encanta beatificar… son el contraejemplo más próximo contra la máxima liberal de que el beneficio privado maximiza el bienestar público. En los montes gallegos, la búsqueda del beneficio privado (insisto, individual y colectivo) ha tenido por consecuencia patente la devastación completa y sistemática de la práctica totalidad del territorio de las tres provincias costeras (con eucalipto) y buena parte de la interior (con pino y últimamente con E.nitens).

Así que, si los primos asturianos quieren tomar buena nota, al menos aquellos a quienes les duela más su tierra que su bolsillo: impedid que las tierras públicas pasen a manos privadas. Porque una administración puede (o no) gestionar sus montes con un criterio de preservación de la biodiversidad, pero un propietario privado siempre, invariablemente, buscará maximizar el beneficio económico de ese monte.

+

Bola extra: el documental que os enlazo es una pieza muy interesante para comprender nuestra historia reciente. Sólo como ejemplo, la vieja que es entrevistada al principio. Transcribo:

Había tres rabaños no lugares; había cabras e ovellas e toda a misericordia. Eu viña co rabaño, e xuntabamos aquí todos, os tres rabaños xuntabamonos aquí neste pleada, que aínda non había eucaliptos nin había nada. Aquí, non había nada, todo isto todo llano, sin nada.

Nada. Y nada es nada. Sólo hierba, al paso del ejército de ovejas y cabras. Ese era el paisaje de buena parte de Galicia, de la Península y de toda Europa hasta el éxodo rural, que dio un respiro a la Naturaleza, que siglos de explotación creciente de la mano del crecimiento demográfico tenía ya contra las cuerdas.

Otra cosa. Si esa tierra era (y siguió siendo) comunal, y acababa de iniciarse el movimiento expropiador y las primeras talas ordenadas por los concellos… ¿quién plantó esos eucaliptos tan grandones bajo los cuales hablan? 🙂 Ellos. Ellos mismos, los propios vecinos. El problema no son los eucaliptos, que todos se mataban por plantar. El problema era quién se quedaba con los cuartos de su venta. Esa era la puta realidad, y por eso está el monte como está. Asumamos la realidad, sometámonos a su imperio, en vez de endulzarla y procurar amoldarla a nuestro discurso.

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

23 comentarios »

  1. Paraiso natural

    Comentario por Emilio Fernandez — 1 junio 2021 @ 19:32 | Responder

    • Si quieres echarle un ojo a lo que aquí se llama “parque natural”… 41.84, -8.06

      Y si quieres darte un paseo virtual por el PN del Monte Aloia con el Street View, puedes jugar a ver cuánto tardas en encontrar un solo árbol de alguna especie autóctona. Tipo buscando a Wally, pero en vegetal.

      Todo es mentira en este mundo…

      Comentario por Nadir — 1 junio 2021 @ 23:18 | Responder

  2. Non é de todo certa a afirmación que os eucaliptos os plantaron só os paisanos, moitos dos Mvmc estaban e están consorciados ou conveniados coa administración, e foron plantados con piñeiros e eucaliptos. Na miña zona (OU) a “Forestal” plantou piñeiros e algún eucalipto e provocou conflictividade coa agricultura-gandeiría de subsistencia, lumes e desprezo a esa parte do monte, considerado como alleo

    Comentario por Víctor G — 1 junio 2021 @ 20:00 | Responder

    • Boas, Víctor. Xa me correxirás se me equivoco, pero eses convenios polos cales os comuneiros ceden a xestión (que non a propiedade) do terreo a cambio de que ENCE os traballe, e logo lles deixa parte dos benefizos… fanse coa aprobación dos comuneiros. Por certo, este modelo está importado de Portugal, onde é moi popular (non con ENCE, senón Portucel, actual Navigator).

      Concordo iso sí coa xenreira dos que tiñan gando ás plantacións, xenreira que explica moitos dos lumes. Pero non é un madrileño no seu despacho, senón os propios veciños, os que puxeron os eucaliptos (aínda que, todo hai que dicilo, a administración promoveu e facilitou esas plantacións).

      Comentario por Nadir — 1 junio 2021 @ 23:04 | Responder

      • Ola Nadir, pois o certo que os consorcios asináronos os concellos con Patrimônio Forestal durante o franquismo para repoboar os montes veciñais, despois unha vez que pasaron a mans dos veciños moitos transformáronse en Convenios coa Xunta. Despois como ben dis, existen montes conveniados con empresas xa asinados polos veciños. Aquí ninguén é inocente. E por último está o noso querido Frijolito cambiando a normativa para facilitar que poidan ser expropiados polas empresas amigas, sexan eólicas ou calquera outra que se lle ocurra facer calquera burrada nun monte, témome o peor cos fondos europeos.

        Comentario por Víctor G — 4 junio 2021 @ 22:26 | Responder

        • Boas, Víctor. Efectivamente, coa ortografía moderna o eslamiado fillo do carneceiro de Vilardevós chámase Feixón, un alcume que se lle puña os calvorotas.
          Ninguén é inocente, dacordo. Pero… unha cousa. ¿As eólicas andan expropiando montes? A ver, conta, conta. Ligazóns. Eu non teño lido nada diso. De feito, é que unha eólica non quere para nada o solo, paga un aluguer polo emprazamento e pista. Eses muíños estarán ahí 25 anos, logo virá outro promotor a repotenciar o parque, ou non. Para que vas mercar terra no quinto carallo no monte? Por iso, paréceme raro.

          Comentario por Nadir — 5 junio 2021 @ 8:52 | Responder

          • Ola Nadir, pois parece que depende das empresas, segundo comunicación persoal dun comuneiro afectado por PE, promovido por Naturgy, non pensan negociar coa propiedade. Pensan ir directamente á expropiación, outras xa o fixeron antes, aínda que non sexa o máis frecuente. Cos cambios normativos do 2017 (leí depredación) e 2021 aínda achandaron máis o terreo para os poderes económicos.
            https://www.campogalego.gal/calquera-solo-rustico-galego-sen-proteccion-ambiental-susceptible-de-acoller-muinos-de-vento/?fbclid=IwAR2TZjZylIOB3wJH7TX7_dmYHtDR-h6nCMStWwxsXfkM-XbAxmr0tQDhLf4

            Despois fartámonos de ver na prensa falar dos ocupas, cando o realmente perigosos son a estes acaparando por medio do Boe e Dog bens públicos e privados

            Comentario por Víctor G — 9 junio 2021 @ 22:27 | Responder

            • Pero penso que non se pode falar de expropiación. Supoño, eh, que eu non estou moi versado en tecnicismos xurídicos. Pero supoño que o que farán é iniciar un expediente de utilidade pública que forzará ós donos a aceptar a colocación dos muíños nas súas a cambio dunha indemnización tasada. O mesmo que se queren poñer torres eléctricas polas túas terras, non van deixar de facelo porque haxa un propietario que se negue.

              A min todo este tema dos muíños me parece a demostración do infantilismo no que vive a poboación, que non sabe nin o que quere. ¿Non queriades transición enerxética? Pois a eólica é unha peza fundamental (porque a fotovoltaica non rende unha merda, además de que ten unhas emisións asociadas moi altas). E os muíños hainos que poñer onde hai recurso, onde hai vento (igual que os panéis solares hainos que poñer onde haxa sol… non na Galiza). Non onde non molesten a ninguén. E moi doado de entender: se quitas un muíño dun sitio que afea a paisaxe, e móvelo a outra parte coa metade de vento, tes que instalar non ese muíño senón catro, para producir a mesma enerxía. Solución ecolóxica polo carallo.

              Outra cousa é que pretendan poñelos en emplazamentos de certo valor ecolóxico, pero é que; realmente, a maioría dos montes galegos están feitos unha merda, así que tampouco se perde nada poñendo as torres. Como se fan un campo de probas nucleares, é que no se perde nada. O menor dos problemas que ten os ecosistemas galegos son os muíños. Mira esta foto, do mesmo artigo que amosas:

              Cal é o impacto desa máquina no cumio do monte, e cal que todo o puto monte esté cuberto de eucaliptos? Honestidade, se tes un cancro no fígado non vas ó médico a que che mira un grao que tes no cú.

              Comentario por Nadir — 10 junio 2021 @ 2:06 | Responder

              • Sí eu falo de expropiación do que lle interese á empresa, segundo a afección onde van os eólicos farán a expropiación do solo e onde limiten aproveitamentos establecerán servidumes de vóo, como no caso das liñas eléctricas. Ademais establecen unhas poligonais enormes nas que se produce unha recalificación urbanística do terreo.
                Persoalmente non estou en contra dos eólicos, non son dos que pretende voltar á idade media, pero as cousas pódense facer ben, regular e mal, e aquí estanse facendo mal. Concordo que moitos montes están moi mal, pero o remedio tampouco é chantar eólicos, precisamente se queremos recuperar algo haberá que facer ordenación do territorio e unha planificación rigurosa. Bótalle un ollo ó mapa do rexistro eólico e verás que non se salva nada, pretenden seguir instalando eólicos no Xistral, no Suído, en zonas limítrofes de parques naturais, da Rede Natura…
                Despois está a vertente económica, un recurso como o vento que pode mellorar a economía local-rexional, na realidade o que queda son farangullas, tanto polas rendas directas aos propietarios (normalmente <2% da facturación anual do PE) como por impostos recaudados ou postos de traballo creados. Aquí péchase a fábrica de palas das Somozas, moitos dos PE contrólanse dende fóra de Galicia…

                Comentario por Víctor G — 12 junio 2021 @ 10:07 | Responder

  3. aunque el puede lo dudo, y menos cuando lo ven muy rentable, especialmente Asturias que después de ser saqueada y desmantelada en los 80s dudo que pueda permitirse el lujo de no hacerlo, siempre y cuando sean generosos con ellos en los PGE.

    Comentario por seorxx — 1 junio 2021 @ 20:01 | Responder

    • aunque yo voy más allá: Sin ENCES FINSAS y demás empresas , que serían las ‘corruptoras’ que fomentan este modelo de negocio y sustituirlo por una empresa pública que marque las normas del juego si no se pueden expropiar los montes comunales. Eso podría ser un paso muy grande para acabar con la eucaliptización y hacer rentable otros modelos de negocio más interesantes y que no sean llenar los montes de eucaliptos

      Comentario por seorxx — 1 junio 2021 @ 20:30 | Responder

      • Pero una empresa pública… de tableros y celulosas? ¿Y qué cambiaría? Me explico: las plantas de ENCE en Navia y Lourizán tienen una capacidad de procesamiento de X toneladas de madera. Para hacernos una idea, sólo la planta de Navia produce 685.000 toneladas al año de celulosa, así que el consumo de materia prima (madera de eucalipto) debe ser lógicamente mayor. Y, para alimentar semejante bestia, hay que dedicar centenares de miles de hectáreas al cultivo del eucalipto. Que su titularidad pase al Estado no cambia nada, de hecho, ENCE estuvo hasta no hace tanto en manos de la SEPI.
        Y lo mismo reza para las plantas de FINSA en Rábade, San Cibrao…

        Comentario por Nadir — 1 junio 2021 @ 23:13 | Responder

      • Lo único que puede proteger los bosques es la declaración de parque nacional o natural, y prohibir su explotación.
        Lo que hay ahora es una enorme plantación, y una plantación no se diferencia mucho de un campo de patatas, salvo que tiene más sombra.

        Comentario por Abraham — 2 junio 2021 @ 8:16 | Responder

        • mmmmm vete a los picos de Europa y dime si no hay explotacion ganadera
          “El Plan Director de la Red de Parques Nacionales establece que la caza y la pesca son incompatibles con los objetivos de los parques nacionales. Sin embargo, caso único en Europa, estas actividades están permitidas en la parte del parque nacional de los Picos de Europa gestionada por Castilla y León, incluyendo la caza de lobos En la parte cántabra y asturiana del parque también se permiten batidas puntuales de algunas especies”
          Ya sabeis que en España hay leyes de primera y de segunda, las primeras hay q cumplirlas a rajatabla, el imperio de ley, no cumplirlas pone en peligro la misma democracia, las segundas, bueno estan ahi pero mientras no las cumples ya miro para otro lado. A q no adivinais cuales de las 2 estan las leyes laborales y las medio-ambientales? 😉

          Comentario por Emilio Fernandez — 2 junio 2021 @ 23:08 | Responder

          • jojojo no tiene desperdicio
            https://www.elcomercio.es/asturias/oriente/201510/18/praderia-parque-picos-esta-20151018004324-v.html

            Comentario por Emilio Fernandez — 2 junio 2021 @ 23:10 | Responder

          • Por eso aclaraba: “y prohibir su explotación”. Si no se va a prohibir explotarlo, no tiene mucho sentido declararlo como Parque Nacional, ¿no?

            Comentario por Abraham — 3 junio 2021 @ 11:49 | Responder

            • perdona un comentario tan corto y no lei ni entero, jajaja. Españistan is different
              En cuantos paises de EUropa se pueden matar a animales en peligro de extincion con licencia?

              Comentario por Emilio Fernandez — 3 junio 2021 @ 23:14 | Responder

              • En países de mierda, habitados por los hijos de muertos de hambre que venden a su puta madre por dos perras.

                Comentario por Nadir — 5 junio 2021 @ 8:41 | Responder

                • y me hace gracia cuando en las noticias se habla de la caza por dinero de elefantes, leones y otros animales en extencion en el continente africano, huele a condescencia, a mirada de superioridad, probes negritos¡, cuando aqui puedes cazar lobos o pescar salmon x 4 perres, al menos ellos hacen negocio¡ nosotros ni eso¡

                  Comentario por Emilio Fernandez — 5 junio 2021 @ 15:52 | Responder

                  • Claro, es que en países con un nivel de vida muy bajo, es comprensible que cualquier forma de subsistencia aunque implique un grave daño a la naturaleza. Porque lo primero es alimentar a tus hijos, eso es un deber sagrado. Lo que me jode es la panda de mierdas, que se siguen comportando como muertos de hambre como fueron sus abuelos, ávidos de arrepañar hasta el último duro aunque tengan que pisotear a su asquerosa madre. Pero luego derrochan ese dinero en estupideces. Vamos, que no lo necesitan.

                    Por cierto, hablando de “negritos” (ese fulano tiene pinta de rondar los 2m), estaba viendo ésto:

                    Lo de los click de algunas lenguas africanas me flipa. Es muy diferente a la fonética de cualquier otra familia lingüística.

                    Comentario por Nadir — 6 junio 2021 @ 10:36 | Responder

                    • Me flipa:

                      Es tan natural para ellos hablar, y hasta cantar con clicks, como si fuera cualquier otra consonante…

                      Comentario por Nadir — 10 junio 2021 @ 2:27

      • Montes comunales: son montes públicos pertenecientes a entidades locales, demaniales por razón de su aprovechamiento. Montes vecinales en mano común: son montes privados de propiedad comunitaria de tipo germánico. Los montes comunales ya son de propiedad pública, imagino que te refieres a los montes vecinales en mano común. No soy yo el que iba a apoyar la expropiación de montes vecinales en mano común.

        Comentario por Emys — 2 junio 2021 @ 10:42 | Responder

        • Te agradezco la corrección, y te explico la razón de mi confusión. En Galicia no hay prácticamente monte de titularidad municipal, comunal. Por lo tanto, todos los montes privados administrados por una comunidad de montes se llaman comunales (las tierras del pueblo).

          Comentario por Nadir — 5 junio 2021 @ 8:45 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: