La mirada del mendigo

1 septiembre 2021

Deshumanización sexista

Filed under: Sociedad — Nadir @ 1:51

Leo en prensa: Colau ofrece 50 plazas iniciales para acoger a mujeres y niñas afganas en Barcelona

Pero vamos, que no es sólo cosa de la giliprogre de Colau, desde el extremo centro también se adhieren a la ideología del victimismo femenino: Madrid ofrece 25 plazas de acogida para mujeres afganas en Vallecas

Y, por supuesto, el gobierno: Robles pedirá a los ministros de Defensa de la UE volver a Afganistán para rescatar a mujeres, niñas y colaboradores

Esto es demencial. ¿Nadie se da cuenta de la barbaridad que estamos cometiendo? Se trata de aplicar al sexo la discriminación racial por la cual la vida y el bienestar de unos seres humanos son más importantes que la de otros. ¿Somos los hombres seres inferiores? ¿menos valiosos, prescindibles, fungibles? Sí, la respuesta es sí, aunque no se verbalice pero es la premisa necesaria para llegar a semejante discriminación.

Lo explicó perfectamente la vieja pajarraca:

«En 2017 en Madrid no hubo más que 16 homicidios. Eso es absolutamente ejemplar, pero hay algo que me preocupa muchísimo: de esos 16 homicidios,nada menos que cinco fueron mujeres. Eso es terrible»

Los otros 11 debían ser ratas, por lo visto.

Desde luego me preocupa el recorte de libertades que supone el advenimiento de un gobierno que aplique la sharía, y ciertamente es especialmente coercitivo para las mujeres. Un gobierno más, porque no es el único en el mundo que la aplica, alguno de los cuales amigo y aliado. Y otras tantas legislaciones emanan expresamente de dicha ley islámica. Que a ver si nos aclaramos, porque por un lado es una bella cultura sapiencial de paz y amor, y luego tenemos que rescatar a mujeres de sus garras cuando es aplicada fielmente. ¿Ein? ¿Coherencia? ¡Quia!

Que por cierto, es curioso que en las sociedades en las cuales más intensamente se promueve el islam (o, para el caso, el cristianismo, el judaísmo, el hinduísmo…), más criminales se vuelven (los dos campeones del islam suní y chií son líderes mundiales en ejecuciones, mientras que el integrismo cristiano es el baluarte ideológico de la pena de muerte en el continente americano). Quizá eso nos dé una pista del carácter de estas ideologías.

Pero volviendo a la deshumanización sexista de la moda feminista. Su credo victimista reza que en todo lugar y circunstancia, la mujer es siempre víctima. Como magistralmente relató Killary Clinton (qué curioso, otra mujer):

Women have always been the primary victims of war. Women lose their husbands, their fathers, their sons in combat.

No pensemos en hombres y mujeres, describamos el eructo de la pajarraca en clave racial. En Madrid hubo 16 homicidios. Eso es ejemplar. Pero la tragedia es que, de esos 16, 5 eran blancos. Eso es terrible.

El racismo es con los rasgos raciales lo que el sexismo con los rasgos sexuales, discriminación por caracteres físicos en aquellos ámbitos en los que debería ser irrelevante. Como, por ejemplo, en la atención en una operación humanitaria. Que hay que ser miserable.

Volvamos de nuevo a la clave racial: hay un desastre humanitario, y desde los poderes públicos se muestran muy orgullosos de privilegiar la atención a las víctimas blancas, a pesar de ser la población negra la que ha sufrido más duramente las consecuencias del desastre.

Porque aunque su doctrina feminista estipule lo contrario, la realidad se impone: los que están amenazados por la fulgurante conquista talibán son mayoritariamente hombres (periodistas, profesores, policías, funcionarios y profesionales liberales en general, desde escritores a informáticos y humoristas). Y, de hecho, la abrumadora mayoría de las ejecuciones de las que tenemos conocimiento, son de varones.

Y recuerda mucho a la repercusión mediática del rapto de las niñas de Chibok por Boko Haram (qué bonito es el islam), sin atender que había sido una deferencia de los milicianos a las estudiantes en razón de su sexo. Porque en otras ocasiones en que los ataques fueron a colegios masculinos, los estudiantes fueron asesinados. Aunque esos crímenes contra niños, en vez de niñas, no merecieran la atención de la prensa.

Un sesgo informativo continuo para refrendar la ideología del poder, que aún se vende como muy revolucionaria y transgresora. Por eso es compartida por la entente mediática, la práctica totalidad de la clase política (con la extrema derecha haciendo de outsiders y cosechando éxitos con ello) y es catecismo de obligado estudio en las mejores universidades. Por su capacidad de socavar las bases del actual modelo social, no te jode…

Para cerrar, cabe recordar la anécdota de la niña afgana pastún que hizo de portada del National Geographic. Una foto icónica. Cuando la encontraron 17 años más tarde en un campo de refugiados en Pakistán, les soltó una bofetada de realidad: ella prefería el gobierno de los talibán, bajo el que había una cierta seguridad.

Y como ella, la inmensa mayoría de hombres y mujeres de ese Estado fallido, musulman@s devot@s, que están conformes con el modelo de sociedad que han impuesto los yihadistas. Como en el sunistán mesopotámico, otro modelo de guerra relámpago de un grupo de monjes soldado que cabalgaban a hombros de una sociedad fanatizada por décadas de promoción del wahabismo en las mezquitas y madrazas financiadas con petrodólares (en este caso, atizado el furor bélico por el revanchismo sectario sobre la población chií).

Todo racista, todo sexista, es un ser inferior. Por mucho que esté de moda, es bazofia intelectual. El feminismo es bazofia sexista y el islam es excrecencia retrógrada, y uno se pregunta de qué clase de basura está rodeado para adoptar semejantes despropósitos como credo que guía su existencia.

A saber cuál será la próxima subnormalidad que se pondrá pondrán de moda. Tiemblo.

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

20 comentarios »

  1. «Para cerrar, cabe recordar la anécdota de la niña afgana pastún que hizo de portada del National Geographic. Una foto icónica. Cuando la encontraron 17 años más tarde en un campo de refugiados en Pakistán, les soltó una bofetada de realidad: ella prefería el gobierno de los talibán, bajo el que había una cierta seguridad.»

    Es que hay mujeres fundamentalistas también, no es «hombres contra mujeres», joder. Buen apunte.

    Comentario por Pisgfostio — 1 septiembre 2021 @ 10:40 | Responder

    • De hecho, las mujeres, no por ser mujeres sino por el contexto en el que han vivido, suelen defender con más convicción las costumbres que los hombres. Son más conservadoras, como sabía Victoria Kent. Hago los paralelismos con la historia española porque, realmente, la situación afgana no es tampoco tan extraña y marciana, es que el conservadurismo y fanatismo religioso lo hemos tenido en España hasta ayer por la mañana. Con esto no quiero equiparar todas las religiones, porque si el cristianismo es el opio del pueblo, el islam es la MDPV (metilendioxipirovalerona, la droga caníbal).

      Lo del patriarcado opresor, hombres opresores y mujeres oprimidas es una bobada sin soporte factual.

      Comentario por Nadir — 1 septiembre 2021 @ 11:42 | Responder

      • «Lo del patriarcado opresor, hombres opresores y mujeres oprimidas es una bobada sin soporte factual».

        Se podría cuestionar la existencia del patriarcado, (o, ya puestos, si la tierra es plana) pero lo que no puede haber es un patriarcado sin opresión a las mujeres, porque es inherente a él, del mismo modo que no puede haber racismo sin opresión a una o al resto de razas.

        Comentario por Ilbetea — 3 septiembre 2021 @ 21:40 | Responder

        • Ya entró el catequista a soltarnos unos salmos de su puta doctrinita.

          Lo primero, al entrar aquí debes someterte al correcto uso de la lengua. Tu hatillo de palabros maltraducidos lo dejas en el contenedor de basura que hay en la entrada.

          En lengua castellana, patriarcado significa:

          patriarcado
          Del lat. tardío patriarchātus.
          1. m. Dignidad de patriarca.
          2. m. Territorio de la jurisdicción de un patriarca.
          3. m. Tiempo que dura la dignidad de un patriarca.
          4. m. Gobierno o autoridad del patriarca.
          5. m. Sociol. Organización social primitiva en que la autoridad es ejercida por un varón jefe de cada familia, extendiéndose este poder a los parientes aun lejanos de un mismo linaje.
          6. m. Sociol. Período de tiempo en que predomina el patriarcado.

          Esta es la definición, y no los valores que ahora vuestra sectita de comepollas le está adjudicando al vocablo. Estoy hasta los putos huevos de que hagáis la guerra al diccionario, de que retorzáis la lengua para hacer que se crucen dos paralelas (teorema del punto gordo, que hacíamos en dibujo técnico). Estáis traduciendo a machamartillo el nuevo valor que la doctrina postmoderna le ha adjudicato al término «patriarchy». Pero tenemos una ventaja, a diferencia del inglés, la lengua castellana sí que cuenta con una autoridad semántica: la RAE. Y la función de la RAE no es crear significados, sino reconocer los valores de cada término entre la comunidad de hablantes pretérita y presente. Y durante siglos, el término patriarcado se ha referido a las acepciones anteriores, hasta ayer por la mañana en que un grupo de gilipollas lameculos del imperio les ha dado por emplear esa asquerosa jerigonza progre.

          La RAE no es perfecta, y de hecho yo mismo puedo criticar y corregir esa definición, pues en su acepción quinta habría que sustituir familia (eso sería el concepto de pater familias) por tribu. Las familias se organizan en clanes, y estos en tribus, cuando comparten un mismo ancestro más o menos mítico. Pero la ventaja de tener una autoridad semántica es manteneros fuera de los márgenes académinos a los trileros de la palabra. Sois basura, despojos intelectuales. Desvirtuar el sentido de las palabras es al debate lo que mover las líneas del terreno de juego a un deporte de equipo: la forma más ruin de engaño.

          Bien, después de esta clarificación de la altura intelectual de tu argumentación proseguimos.

          ¿Puede darse patriarcado sin opresión de la mujer? Sí, sin duda, porque son conceptos distintos.

          Una organización social en la cual el poder político, judicial (y, en muchos casos, el religioso) corresponde a un varón que encabeza una familia extensa (es decir, clan o tribu), no necesariamente implica una situación de opresión o explotación de un sexo sobre el otro. Tampoco en el matriarcado, que viene a ser el mismo tipo de institución, pero la dirección de la tribu corresponde a una figura (matriarca) de sexo femenino. Son organizaciones propias de sociedades poco evolucionadas, con una simple o inexistente estratificación social, generalmente en su etapa prehistórica o protohistórica. Un ejemplo muy socorrido son las 12 tribus hebreas que, cuando logran su unificación política, dejan de ser un patriarcado para constituirse en monarquía (s.X a.C.). Y el mismo proceso siguieron urbes como Roma o Atenas, que nacieron de la unión de varias tribus (que habitaban las siete colinas).

          Esta organización no tiene nada que ver con la posición social de la mujer, que puede ser muy diferente en cada caso. Aunque, en lo general, suelen seguir el mismo patrón de distribución de los roles por sexo. Pero es una tergiversación histórica el pretender explicar sociedades pretéritas como una explotación de las mujeres por parte de los hombres, siguiendo el prejuicio de lucha de categorías o identidades establecido por el postmodernismo. La vida de una mujer no era más esforzada, penosa y peligrosa, en general, que la de un hombre sino al contrario, siendo la clase social y no el sexo el parámetro determinante que predetermina el nivel de vida y bienestar del sujeto (medido por ejemplo en esperanza de vida al nacer). En sociedades preindustriales (la máquina de vapor hizo irrelevantes a los músculos de hombres y bestias) la distribución del trabajo por sexos determina que sea el hombre el que provea de fuerza de trabajo y protección. Y sí, esta mayor capacidad de aportar riqueza y seguridad al grupo le otorgó, generalmente, mayores derechos políticos. Como es lógico, igual que la participación determinante de los marineros atenienses en la defensa de su polis (y agresión) les llevó a arrebatar esos derechos políticos (democracia) a la aristocracia. Pero en ningún caso puede hablarse de opresión y explotación, cuando la categoría presuntamente opresora y explotadora aportaba mayor riqueza al grupo de la que consumía, y desempeñaba las funciones más penosas y peligrosas, entre las cuales era tomar las armas.

          No, cuando existe opresión y explotación, la clase opresora y explotadora lleva una vida más cómoda que la clase explotada, consume más riquezas de las que produce, y se reserva los trabajos más cómodos y seguros dejando para la clase explotada y oprimida los más nocivos, esforzados, penosos e ingratos. Si es que las palabras tienen algún valor. Una vez perdido, nada significa nada y todo vale.

          Y la consecución de derechos políticos por parte de las mujeres no ha sido, como se pretende, algo evidente que faltaba por ser reconocido. Las mujeres alcanzan la igualdad social cuando, por mor del trabajo mecánico, el valor de su trabajo se equipara al masculino, aportan tanta riqueza como los hombres. Y, como es lógico, reclaman su parte en el gobierno de la polis. Pero no es que la situación de las sociedades tradicionales fuera injusta, sencillamente era otra organización social, estable y exitosa, en otras circunstancias materiales. Estructuras sociales deben ser estudiadas, pero no juzgadas de acuerdo a las circunstancias actuales, si no queremos caer en el ridículo.

          En resumiendo, esta mamarrachada del patriarcado opresor es una manipulación de la historia y del lenguaje para presentar un conflicto alternativo a la guerra de clases: la guerra de sexos. Pero insisto una vez más, es la clase, y no el sexo, el parámetro determinante que predice el bienestar del individuo.

          Vamos a explicarlo en términos que hasta la mente delicuescente de un postmodernito lo entienda: el marqués vive bien, la marquesa vive bien. El criado vive arrastrado, la criada vive arrastrada. El hijo de los criados puede que sufra malnutrición, la hija de los marqueses no. Si la marquesa manda, el criado obedece, por mucho que la french theory prediga lo contrario. Y hoy en día sigue habiendo clase nobiliaria (nobleza económica, burguesía) y servidumbre (proletariado). Y los pertenecientes a la primera viven mejor, como podemos ver en indicadores como la esperanza de vida o las tasas de morbilidad en función de ingresos o patrimonio. Y, todo ello, de forma jodidamente independiente de que el individuo sea macho o hembra. Las mujeres de la clase alta suelen llegar en buen estado a la vejez, mientras que un obrero llega a la jubilación con el cuerpo reventado. Y esta evidencia, de la que todos somos conscientes, no casa con la patochada del patriarcado opresor, ¿verdad?.

          Esta treta de construir un pasado de ultrajes que deben ser resarcidos (el mismo discurso victimista del catolicinismo polaco o del follacabrismo árabe) tiene un objetivo evidente: enfrentar a la sociedad, partida en dos, buscando enemigos dentro de su propia clase, de su propia casa. Magnífica estrategia para perpetuar la estructura social, en la que sí que hay explotadores y explotados, sólo que no depende de su sexo sino de su patrimonio.

          Divide et impera.

          Comentario por Nadir — 4 septiembre 2021 @ 11:27 | Responder

    • Algo de eso hay.
      Si las mujeres
      no adoctrinasen
      a sus hijos y a sus hijas
      sobre la belleza del islam,
      la cosa habría durado poco.

      Comentario por Juan Manuel Grijalvo — 1 septiembre 2021 @ 21:13 | Responder

      • Saludos:

        Usted siempre tirando para bingo. Parece que ha leído uno de nuestros estudios ultra secretos. Ultra secretos por que no los lee ni el tato. Cuando triunfó nuestra revolución soviética marcharon los camaradas para adoctrinar a las gentes de Buhara y Samarkanda, esto es, donde el profeta perdió el mechero. A los dos años mandaron a unos señores comisarios políticos para darse cuenta que se habían comido un colín. Nuestro sesudos comisarios se dieron cuenta de algo fundamental: adoctrinar a los padres de familia no servía de nada. Descubrieron cual era el método más eficaz para introducir los conceptos básicos del marxismo-leninismo, escribir farsi en la mierda esa del cirílico y acabar cambiando la mezquita por la taberna. La clave estaba en ellas.

        Comentario por qatalhum — 4 septiembre 2021 @ 20:28 | Responder

        • El tema del islamismo y la URSS es un tema q me interesa mucho, he leido algo pero muy deslavazado. Por ejemplo «La primera vez que la Unión Soviética hizo uso de tropas aerotransportadas en una acción de combate fue en la primavera de 1929, cuando quince paracaidistas del Ejército Rojo aterrizaron en la ciudad tayika de Garm, que se encontraba rodeada por guerrillas Basmachí.» Y de aqui a esto https://es.wikipedia.org/wiki/Revuelta_de_los_Basmachi. No se si podra servir de ejemplo para nuestros dias.

          Comentario por Emilio Fernandez — 4 septiembre 2021 @ 21:10 | Responder

        • Um. Mi fuente es más próxima.
          Es un libro de cocina: «Aroma árabe – Recetas y Relatos», de Salah Jamal.
          De ahí he sacado mis cuatro ideas sobre las formaciones sociales de Oriente Medio.
          A fecha de hoy, la base de mis ideas sobre Afganistán sigue siendo lo que escribió Kipling. Por ejemplo:
          «That came of dependin’ upon your asinine Politicals, Pussy dear, who told us that the inhabitants were friendly.»

          Comentario por Juan Manuel Grijalvo — 4 septiembre 2021 @ 22:59 | Responder

  2. https://blogs.lse.ac.uk/southasia/2018/01/24/the-revised-afghanistan-criminal-code-an-end-for-bacha-bazi/

    Que sí, que los Talibán van a imponer su mierda de doctrina ultrareligiosa y las libertades individuales se verán recortadas. Pero es que esa es una de las diferencias fundamentales entre «ellos» y «nosotros», que Ellos han sido capaces de soportar 20 años con un imperio que les tiraba misiles Hellfire en Bodas y Entierros para eliminar a un «insurgente» sin importar las muertes colaterales. y aun así han sido capaces de sostenerse.

    Y esto viene de que tienen un sistema social que no se basa en el individuo. Nuestros sistemas sociales tienen al individuo por encima de todo, y en mi opinión eso nos hace muy frágiles, como sociedades.

    Y sobre que si las mujeres son más o menos mejores qué. Bueno, ellas siempre han tenido un valor intrínseco que los hombres no. Ellas pueden tener hijos. Los hombres solo poseen valores extrínsecos, lo que pueden proveer, lo que pueden hacer. Una mujer desde que nace tiene el potencial de generar otros humanos, y eso ha configurado todas las culturas, incluida la nuestra.

    Quizás si pudiese escribir mi distopia particular, tendríamos úteros artificiales.

    Comentario por Don Juan — 1 septiembre 2021 @ 14:05 | Responder

    • < Quizás si pudiese escribir mi distopia particular, tendríamos úteros artificiales.

      <<< ¿Como los del "Brave New World" de Aldous Huxley?

      Comentario por Juan Manuel Grijalvo — 4 septiembre 2021 @ 22:45 | Responder

  3. Una precisión terminológica:
    si «la abrumadora mayoría de las ejecuciones
    de las que tenemos conocimiento»
    no se ha producido después de unos juicios formales,
    es decir, si no se está aplicando la pena de muerte
    siguiendo unas leyes que castigan unas conductas equis,
    y que eran delictivas cuando los reos las cometieron,
    no se puede hablar de ejecuciones,
    ni siquiera de «ejecuciones extrajudiciales».
    Son simplemente asesinatos, aunque se diga que están justificados por la «sharía».
    A los de mi quinta no nos hace falta ir muy lejos en el tiempo, ni en el espacio,
    para encontrar antecedentes históricos similares… La desmemoria es una catástrofe.

    Comentario por Juan Manuel Grijalvo — 1 septiembre 2021 @ 21:33 | Responder

    • Realmente, el acto intencionado de matar a otro ser humano es un asesinato. Y ningún protocolo legal puede encubrir o diluir la culpa.

      Comentario por Nadir — 14 septiembre 2021 @ 2:37 | Responder

  4. La realidad es que Afganistán es un estado premoderno. (No, esto no es un juicio de valor, sino técnico). Es decir, aún no ha desarrollado lo que Max Weber llama un aparato administrativo «emancipado». En estos estados no hay distinción entre el cargo oficial y el beneficio privado. El objetivo de obtener un puesto de trabajo en el gobierno, o en una organización internacional, es obtener un beneficio personal. Este era exactamente el caso en Europa hace un par de cientos de años. La solución a esto, que lleva tiempo como en siglos, es el surgimiento de una clase media profesional que exige la creación de un Estado capaz y honesto para preservar su posición financiera. Afganistán no está ni mucho menos cerca de eso, y no se ha acercado sensiblemente a ello en los últimos veinte años: la llamada «clase media» está financiada por la ayuda occidental. Por lo tanto, por muy satisfactorio que sea desde el punto de vista moral imaginar que la corrupción es culpa de Occidente, es profundamente antihistórico y erróneo argumentar así. Como me han dicho ONGs, médicos y otros desilusionados, es endémica en un sistema premoderno. La historia de Afganistán desde los años 70 es la de una lucha de clases entre las élites urbanas más educadas y los tradicionalistas del campo. Los soviéticos, que sí entendían la lucha de clases, hicieron todo lo posible por desarrollar una auténtica clase media profesional. También comprendieron que la modernización y el desarrollo implican inevitablemente conflictos y violencia, algo que Occidente nunca ha podido aceptar. Los talibanes representaban (y siguen representando) la oposición tradicionalista y rural a la modernización. Representan, aunque de forma imperfecta, a quienes nunca se conformarán con morir por un gobierno que construya escuelas, porque no ven el sentido de la educación laica. Occidente, por el contrario, ha creado poco más que una clase parásita que habla inglés y sabe qué eslóganes repetir.

    Comentario por afgano — 1 septiembre 2021 @ 22:53 | Responder

    • Um.

      Dice usted que la modernización y el desarrollo implican inevitablemente

      conflictos y violencia, algo que Occidente nunca ha podido aceptar.

      Tendríamos que ponernos de acuerdo sobre lo que es Occidente

      y sobre cuánta violencia ha aceptado–con las mejores intenciones,

      como en el caso que nos ocupa, faltaría más.

      Un intento de definición de Occidente, escrito en 2011:

      https://grijalvo.com/wordpress/2015/06/27/p-juan-manuel-grijalvo-libertad-igualdad-fraternidad/

      Comentario por Juan Manuel Grijalvo — 2 septiembre 2021 @ 10:46 | Responder

    • On second thoughts,
      tal vez está usted pensando
      en esa idea tan, pero que tan «americana»:
      las guerras se hacen sin bajas propias.
      Para evitar una baja propia es aceptable
      cualquier cifra de bajas del enemigo,
      incluyendo «collateral damage,»
      faltaría más.

      Comentario por Juan Manuel Grijalvo — 3 septiembre 2021 @ 18:18 | Responder

  5. […] Comentario por Ilbetea: 3 septiembre 2021 @ 21:40 […]

    Pingback por Sobre el patriarcado opresor | La mirada del mendigo — 4 septiembre 2021 @ 12:11 | Responder

  6. Hay rumores en el foro sobre que nuestra ministra de la guerra, con la ex-vicepresidenta, alguna destacada jurista de Themis y un par de periodistas devotas de la causa están promoviendo la creación de una fuerza de intervención rápida formada exclusivamente por mujeres. De momento se la conoce como la «Legión femenina», aunque se han propuesto nombres como Compañía Agustina de Aragón, o Compañía Mariscal de Gante (porque que suena muy marcial). Para ello, parece que van a enviar cartas a las principales asociaciones feministas pidiendo a las asociadas de entre 18 y 30 años que se alisten, y a las de mayor edad, que alisten a otras jóvenes, hermanas, hijas, sobrinas, nietas, para que vayan en su nombre. Al parecer, y teniendo en cuenta que vamos hacia el invierno, que en Afganistán es bastante duro, se pretende enviarlas al Ferral o a Jaca a hacer instrucción, y luego, a las órdenes de las oficiales femeninas de reconocido prestigio con las que cuenta nuestro ejército, enviarlas en misiones para proteger y salvar a las pobres mujeres y niñas vícttimas de violencia machista en Afganistán, Nigeria y países así.

    No sé hasta qué punto estos rumores son fiables. En todo caso, me parece una idea estupenda para que las feministas demuestren su compromiso con la sororidad internacional.

    También se rumorea que las responsables políticas del ministerio de igualdá no están conformes, y no quieren participar, porque dicen que las feministas son por naturaleza pacifistas; por eso, ellas prefieren que se envíe al ejército regular que, estando formado en su mayor parte por machirulos, no tendría conflictos éticos si tienen que liarse a tiros, y además, si sufren bajas, lo tendrán merecido por falócratas.

    Comentario por santi — 12 septiembre 2021 @ 23:22 | Responder

    • Va a ser que la opción b) es la más verosímil.

      Comentario por Nadir — 14 septiembre 2021 @ 2:28 | Responder

  7. Una visión alternativa de Afganistán:
    https://hombresgeneroydebatecritico.wordpress.com/2021/08/16/la-situacion-de-los-varones-afganos/

    Comentario por santi — 13 septiembre 2021 @ 1:20 | Responder

    • ¿Pero cómo? Siendo la Afganistán de los talibán la máxima expresión de la opresión y explotación a las mujeres, los varones afganos deberían vivir en la gloría, teniendo a la otra mitad de la sociedad sometida y trabajando para ellos. ¿O no? Debe ser el único caso en que el opresor vive una vida más perra que el sometido. A lo mejor la cuestión es más compleja que el cuento de buenas y malos que reproducen los medios…

      Comentario por Nadir — 14 septiembre 2021 @ 2:36 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: