La mirada del mendigo

27 noviembre 2021

Ya no hay gorriones

Filed under: Ecología — Nadir @ 0:10

En las últimas visitas que he hecho a mi ciudad natal, de la cual procuro estar lejos si no media una necesidad insoslayable (aunque es cierto que las hay peores), había algo que me llamaba la atención. ¿Dónde están los gorriones? En el jardincito siempre andaban revoloteando, y en casa teníamos la costumbre de sacudir el mantel en el balcón para que se pudieran aprovechar de las migajas.

Lo cierto es que siempre he sentido mucha afinidad con el gorrión común, un urbanita que sueña con la libertad de los campos.

Ya no hay gorriones en mi barrio. Ni en mi barrio ni en ningún otro de los que he visitado estos días. Y no son sólo gorriones, no he visto ningún pájaro de tamaño menor a una paloma o una urraca, incluso en grandes zonas verdes donde había una notable variedad para estar en medio de una gran urbe. Las putas cotorritas han acabado con ellos.

Y tiemblo de las consecuencias que podría tener que esas invasoras salieran del hábitat urbano por el corredor ecológico que supone el valle del Manzanares, y de allí a los valles del Jarama y el Tajo. Y no es sólo Madriz, sino que otras urbes europeas también sufren la invasión de estos pájaros cuyo hábitat son latitudes parejas pero del hemisferio austral.

Hay dos clases de mascoteros, a cual más nefanda:

  • La que escoge como objeto de su zoofilia a especies domesticadas, aberraciones genéticas con objeto utilitarista o estético (su concepto de estética da medida de su mente deforme). Lo de los putos chuchitos de raza es grotesco y repugnante, especialmente cuando comparamos el resultado con la especie original, tallada por decenas de miles de años de despiadada evolución.
  • La que usa como placebo de la empatía humana a animales salvajes, cuanto mejor exóticos, para mostrar a las amistades su gran corazoncito al mismo tiempo que su cosmopolitismo. Hasta que el amigo de los animales se harta de los graznidos de la puta cotorrita, que es tendrá los colores vistosos pero el canto tan melodioso como el de un grajo, y le abre la ventana para que se busque la vida.

Visto todo lo anterior, propongo como remedio para esta plaga y profilaxis para las siguientes: capturar y exterminar de la forma más cruenta, con la evisceración e inmediata suspensión del árbol más próximo con su mismo tubo digestivo a todos los individuos de las siguientes especies «sintientes»:

  • Cotorra argentina (Myiopsitta monachus) y cotorra de Kramer (Psittacula krameri).
  • Mascoteros que, primero, encarcelan a una especie salvaje (aún criada en cautividad) obligándoles a compartir su patética compañía, y luego aún hay quien, no teniendo estómago para retorcerle el pescuezo al bicho cuando se ha cansado del juguetito, aún los liberan al medio natural.
  • Animalistas que obstaculizan el exterminio de la especie invasora, versión zoofílica del post-ureo santurrón que añade las mascotas a la lista de colectivos discriminados y oprimidos por el cis-heteropatriarcado especista, gordófobo y habilista.

Con esta llamativa decoración navideña biosostenible matamos dos pájaros de un tiro: nos libramos del graznido de las anteriores especies y, al mismo tiempo, ahorramos no poca energía eléctrica. Pasadas las fiestas, podemos descolgarlos y reciclarnos como abono, cerrando el ciclo de la basura.

¿Dónde están los bárbaros, joder? ¿Dónde está un Alarico, un Genserico, un Atila que vengan a poner punto y final a esta decadencia sin fin antes de que consumamos aún más nuestro prestigio ante la historia?

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

31 comentarios »

  1. A ver, tio, ¿qué tienes en contra de los grajos? Es un animal espléndido, y aunque quizás no sea tan melodioso como un ¿gorrión? es mucho más agradable de oir que la típica moto a escape libre.
    🙂

    La verdad es que los gorriones están pasándolo mal:

    Pero no creo que sea (o no solo) por las cotorras. En el Cantábrico también escasean, y que yo sepa, aquí no hay cotorras. En mi pueblo (Castilla casi profunda) tampoco las hay (una vez, hace mucho mucho tiempo, vi una cotorra argentina, e incluso intenté atraparla, pero no pude; en todo caso no creo que sobreviviera más allá de noviembre). En cambio, en Madrid, por la zona de Arganda, he visto bandadas considerables (si, en el Jarama también, y de eso hace ya años). Me cuentan que también las hay de periquitos, e incluso de algunos estríldidos (picos de coral y sus primos).Y otra, lo que si veo son urracas por todas partes, por decenas (casi por centenares).

    Y no solo es el urbanita Passer domésticus. En Castilla, últimamente tampoco veo gorriones molineros (Passer montanus), antaño abundantes en huertas periféricas y poblados pequeños. También tengo la impresión de ver muy pocas golondrinas y vencejos en verano. Y muy pocos estorninos autóctonos, los negros (Sturnus unicolor), que antes abundaban en verano (lo que si hay son los vulgares Sturnus vulgaris, que vienen en invierno y cuyos bandos hacen estos juegos tan vistosos:
    [video src="https://club-caza.com/wp/wp-content/uploads/2020/12/WhatsApp-Video-2020-12-23-at-07.55.34.mp4" /]
    y algunas veces, tan sorprendentes:
    https://www.lavozdegalicia.es/noticia/ferrol/ferrol/2021/11/26/bandada-estorninos-cae-fulminada-sobre-viandantes-vehiculos-calle-ferrol/00031637918725299160258.htm

    No sé si hay consenso sobre las causas del declive del gorríón, creo que no. Posiblemente sean varias: la competencia con cotorras y periquitos por los huecos donde anidar o por la comida, que cada vez hay menos sitios donde hacer los nidos (las casas modernas tienen pocos huecos donde anidar), depredación, nuevas enfermedades, algún tóxico ambiental (insecticidas u otros)….

    Por ejemplo:
    https://www.avesdebarrio.seo.org/2019/07/17/una-enfermedad-responsable-del-declive-del-gorrion-comun/
    https://www.lavanguardia.com/participacion/las-fotos-de-los-lectores/20200528/481433810081/reportaje-fotografias-desaparicion-gorriones-ciudades.html

    Comentario por santi — 27 noviembre 2021 @ 2:52 | Responder

    • Muchas gracias por tanta información. Como siempre digo, así da gusto.

      Un error que creo has cometido: «los negros (Sturnus unicolor), que antes abundaban en verano». El estornino negro, a diferencia del pardo, no es migratoria. Vamos, que lo tenemos con nosotros también en invierno. De hecho, el otro día creo haber visto a un grupito de 4 por aquí (podrían ser pardos, soy nulo en esto de las identificaciones).

      En cuanto a la cuestión principal, es cierto que correlación no implica causalidad, pero ya ha sido demasiada casualidad que la explosión de poblaciones de cotorras coincida exactamente con la desaparición, no reducción del 20% que comenta un artículo, sino la desaparición súbita y completa de los gorriones, allá donde están las cotorras. En otros sitios donde no hay cotorras sigo viendo gorriones.

      En cuanto a los insecticidas, de ser esa la causa principal, habrían desaparecido primero de los pueblos (el Imidacloprid es el insecticida típico que se usa en la huerta, con las patatas…).

      Comentario por Nadir — 28 noviembre 2021 @ 17:11 | Responder

      • Mas que error, lo del estornino negro es mala expresión. En invierno hay negros, pero muchos más pintos invernantes. Y es muy difícil distinguirlos si no los ves de cerca (en vuelo, yo diría que imposible). En verano, los que se ven son todos negros, los pintos se van al norte.

        En el caso de los gorriones, yo me inclino por la falta de comida y por la falta de lugares donde anidar. En los edificios modernos cada vez tienen menos sitios. Pero tampoco me jugaría nada; de hecho desde mi casa veo tejados viejos que podrían ocupar, y no anidan. Por otra parte, últimamente veo mucha abundancia de colirrojos, a los que parece no afectarles la falta de huecos para anidar. Quiza la competencia por la comida con palomas, urracas o cotorras…. o la depredación de nidos (urracas…) sea la causa, o más probablemente sean varias causas funcionando al tiempo.

        A cambio, proliferan las tórtolas turcas, que nos han invadido desde hace veinticinco años o así, mirlos (que se hicieron urbanícolas un poco antes) y cada vez más palomas torcaces en las ciudades. Mirlos y torcaces eran aves que en mi lejana infancia solo se veían en el campo, nunca en la ciudad.

        Comentario por santi — 28 noviembre 2021 @ 17:48 | Responder

    • Por cierto, ahora que recuerdo: la UE ha prohibido hace poco los neonicotinoides. Y por cierto, en el cultivo de cítricos se usan cantidades desmesuradas precisamente de esta familia de insecticidas.

      Comentario por Nadir — 28 noviembre 2021 @ 17:42 | Responder

      • Es verdad, hay menos.
        Yo tengo varios comederos en mi terraza y ventanas. Vienen pinzones, gorriones, currucas,carboneros, herrerillos, algún mosquitero, palomas, urracas, mirlos. En verano vencejos y abejarucos. Grajas, grajillas, trigueros y colirrojos. Hay pito real, mochuelos , autillos, y en el parque búho real y cårabos . Hay hasta chotacabras. Y vivo en un barrio de Madrid.
        Les pongo semillas, fruta, frutos secos, una bañera para que se metan si les da la gana y ganas. Muchas ganas de que siga habiendo pájaros.
        Si todos hiciéramos eso quizás la gráfica sería más amable.
        Mis alumnos , algunos, lo hacen. ¿ Vuestros hijos? ¿ Vosotros? Digo, igual todos podríamos hacer algo.
        Además de quejarnos.
        También tengo cagadas y mierda , pero compensa.

        Comentario por erebiagorge — 29 noviembre 2021 @ 20:34 | Responder

  2. La solución es efectiva, pero a ver que ayuntamiento te lo acepta. Intenta probar una solución judicial por daño medioambiental, ahora que se ha puesto de moda la Agenda 2030.
    Un poco más en serio, es una mierda. Vivo en Valencia y es similar, pero tengo la suerte de currar en un edificio situado a las afueras en una zona con algo de vegetación y cierta distancia al trasiego de personas, aunque muy tranquila no es que hay un par de autopistas y una terminal de mercancias ferroviaria de por medio.
    Los pájaros que solía ver por mi barrio aparte de palomas/tórtolas, y que ahora como comentas son prácticamente cotorras, han hecho presión demográfica…y han aparecido en zonas como la de mi trabajo.
    Llevo un año y pico fijándome (me dió curiosidad porque estaba viendo más variedad de lo habitual para la ciudad y en más de un rato en el curro he estao pipeando la página de Seo-Birdlife, en el fondo soy ignorante del mundillo de la ornitología) y todas las aves de pequeño tamaño hacen vida fuera de la zona urbana de la ciudad.
    Así a bote pronto, gorriones y urracas todo el año, estorninos ahora hay un huevo pero son estacionales. Hacia marzo aparecen una variedad de jilgueros (creo, son como canarios) y conforme mejora el tiempo, ya se oyen mirlos, aviones y vencejos (con la tontería he aprendido a diferenciar estos últimos, aquí no se ven golondrinas).
    Además hay un ave que está todo el año, un cernícalo, que tiene pinta de que son dos progenitores y una cría en la zona. Me hizo mucha gracia descubrir este pájaro porque sin saber como se llamaba, tenía pinta de rapaz (se veía de lejos dando vueltas planeando) y lo reconocíavpor el sonido que emite (parece que se esté riendo de alguien cuando chilla).
    De toda esta lista, los únicos que veo con más confianza dentro de la urbe alejados de parques, los estorninos, mirlos y vencejos, todos migratorios.

    Al final no sólo causamos migraciones entre los seres humanos, si no que por nuestras gilipolleces también vamos jodiendo igual el reino animal. Cagüen…

    Comentario por Marto_Martorell — 27 noviembre 2021 @ 13:49 | Responder

    • No, si yo de ornitología estoy pelao, pero para reconocer a un gorrión llego (y Daniel me enseñó la diferencia entre el común y el molinero). Y para constatar su ausencia, también.

      Como le decía a Santi, no todos los estorninos son migratorios. Y, por cierto, otro pájaro que echo de menos en Madriz es el mirlo. Que además es un pájaro muy poco discreto, bullicioso, y se hace notar. Y en mis paseos por los parques de la zona (triste consuelo, para ver algo diferente al ladrillo y el hormigón) no encontré ninguno.

      Comentario por Nadir — 28 noviembre 2021 @ 17:15 | Responder

  3. Mapaches, cerdos vietnamitas, serpientes rey californita en Canarias, y eso solo ojeando de vez en cuando las noticias. Recuerdo un amigo q me dijo q queria comprar un mono enano, y le dije q si ere gelipollas (si con e porque con i pareceria un halago ;)), se enfado bastante, no entendia la cantidad de enfermedades q podia traer el animal

    Comentario por Emilio Fernandez — 27 noviembre 2021 @ 15:50 | Responder

    • Si ya hay que ser puto subnormal para andar buscando mascotas exóticas para tirarse el pisto, lo de liberarlas luego cuando presentan riesgo de naturalización es ya el colmo. Y luego, nos ponemos a hablar de los asquerosos aficionados a la jardinería, que introducen invasoras porque en su puto jardín quedan muy bien. El realizar acciones pensando únicamente en la propia satisfacción, sin tener en cuenta el daño que podemos hacer al entorno, es de un egoísmo y estupidez que apesta.

      Y luego la mierda del PACMA, y su patrimonialización del término «ético», pretendiendo que la ética y el derecho abarquen no sólo a las relaciones entre seres humanos, sino a algunas especies animales cuquis, es vomitivo.

      Comentario por Nadir — 27 noviembre 2021 @ 19:49 | Responder

  4. Ahora que lo dices, en mi ciudad hay menos gorriones pero aún se ven. Será que al Ay-untamiento les ha echado pienso esterilizante a las cotorras esas, ya que los nidos son hasta peligrosos para las personas en caso de caída al suelo. Y sí los animalazos digo animalistas lloriqueando por el «facizmo» de la medida, pero no ha cuajado la negativa a al menos controlar el número de cotorros…
    ——————————————————————-
    Fuera de tema, pero relacionado con el post anterior, ya habrás visto, «Mendigo», la manifa de los agentes del orden a favor de la ley mordaza, con la aquiesciencia y el apoyo de la derecha unida para la causa…

    Comentario por Pisgfostio — 27 noviembre 2021 @ 17:57 | Responder

    • Los policías son un poder de facto, y tienen su propia agenda. Es lo que tiene engordar demasiado al perro guardián, que al final se ve con tantas fuerzas que acaba atemorizando hasta al amo. Y espera, que quedan los militares, muchos menos pero mejor armados (con nuestro dinero, en todos los casos).

      Comentario por Nadir — 28 noviembre 2021 @ 17:17 | Responder

      • Miedito el perro guardián y más aún los de verde…mucho más que lo de las cotorras…por cierto , aquí a orillas del Cantábrico los gorriones siguen visitando mi balcón, y en la Rioja siguen anidando como cada año en nuestro tejado el avión común, no noto retroceso de población, aunque si en zonas más urbanas como los alrededores de Bilbao, esa es mi experiencia…

        Hace no muchos años, pongamos diez, había incluso lechuzas en el barrio en que yo me crié, las cuales han desaparecido a medida que se construia y se urbanizaban las zonas en las que siempre estuvieron, avanzamos como un ente gris al volante de una apisonadora que deja tras de si asfalto, contaminación…sonora, lumíca…del aire…Esperemos no acabar como en Quatar ponindo en las farolas sonido artificial de pájaros, o polinizando a mano los frutales como en China, por cierto la que si se ve es la avispa asiática, por todas partes…

        Comentario por Nico — 30 noviembre 2021 @ 1:16 | Responder

  5. Saludos:

    ¿Por qué me miran tan raro cuando saco a pasear el perrillo que me he traído de África? Animalico.

    https://ecuador.inaturalist.org/photos/15526597

    Comentario por qatalhum — 27 noviembre 2021 @ 21:08 | Responder

    • Yo estaba pensando sacar a pasear a esta mascotita al parque, para que juegue y retoce con el resto de los chuchitos…

      Comentario por Nadir — 27 noviembre 2021 @ 23:36 | Responder

      • Yo siempre fui muy de este, pero como se escape, a ver quien lo coge, jaja

        Comentario por Emilio Fernandez — 28 noviembre 2021 @ 0:41 | Responder

    • Pues en serio q pa flipar, pero q no te extrañe q alguno se le pase x la cabeza jajaja

      Comentario por Emilio Fernandez — 28 noviembre 2021 @ 0:40 | Responder

  6. Donde vivo yo las cotorras son una plaga, aparte del pienso esterilizador va un tipo y se sube a cada nido que ve a pincharles los huevos. Los que ponen las hembras, no los machos je je. Así se controla que no extermina la plaga.

    Comentario por Pisgfostio — 28 noviembre 2021 @ 13:52 | Responder

    • Leía que en Madriz han pasado de 2.000 a 12.000 ejemplares en un lustro. Es evidente que las estrategias de control no están funcionando y hay que recurrir a métodos drástricos. Colgar de los huevos al concejal responsable hasta que no ponga solución al problema me parece una buena aproximación.

      Comentario por Nadir — 28 noviembre 2021 @ 17:35 | Responder

  7. Yo hace varios años que lo vengo observando, y lo comenté con un ornitologo que conozco. El no conoce las causas a ciencia cierta, aunque por aquí se han apuntado ya.
    Muy muy preocupante es también el declivede los insectos. Hay un estudio que compara su biomasa en zonas relativamente bien conservadas cercanas a parques nacionales alemanes, si mal no recuerdo. En 30 años la biomasa había descendido un 65%. Así que no sería raro que los gorriones, que tienen una dieta muy variada (hasta carne picada si se das), noten también la falta de alimento.
    Si alguien tiene interés en el paper que menciono sobre insectos, os lo busco.

    Comentario por Pablo — 28 noviembre 2021 @ 16:25 | Responder

    • Sí, por favor, pasa el enlace. Pero en otras ocasiones aquí ya se ha mencionado la hecatombe de insectos, es un tema recurrente (que impacta directamente sobre las poblaciones de aves y anfibios. Y realmente, es que no me sorprende. Sencillamente, tenemos insecticidas cada vez más eficaces. ¿Es lo que pretende un insecticida, no? Sencillamente, la sustancia hace el trabajo para el que ha sido diseñada. Puede que existan otras causas, no lo sé, pero sería lógico que una de ellas fuera el uso masivo de insecticidas en la agricultura.

      Comentario por Nadir — 28 noviembre 2021 @ 17:40 | Responder

    • Yo recuerdo tener que limpiar el coche de insectos pegados hasta hace cuatro o cinco años con cierta frecuencia, y desde entonces, casi nada. Alguna mariposa despistada y ya.
      Puede ser la ausencia de insectos, aunque el gorrión come de todo y parece que come principalmente semillas. En mi barrio todavía no se ven cotorras, y aún se ven gorriones, aunque se ven mucho menos que antes. Más bien parece que la cotorra está aprovechando que nuestro ecosistema está degradado para introducirse.

      En mi opinión, cargarse a todas las cotorras es perder el tiempo. Con que se te escapen unos cientos de ejemplares, la vuelven a liar al poco tiempo. Y eso tampoco nos va a devolver al gorrión. Según la SEO, la reducción del gorrión es mínima, que donde está desapareciendo es en las ciudades; dicen que la culpa es de la arquitectura moderna, que no deja espacio para anidar (mientras que la cotorra anida en árboles sin problemas). Tal vez la solución para que los volvamos a ver por las ciudades sea instalar decenas de cajas nido tamaño gorrión en cada parque, para que defequen ahí y no en el asfalto. Con más gorriones, las cotorras tendrán competencia por la comida y estarán más controladas.

      Comentario por Abraham — 29 noviembre 2021 @ 0:25 | Responder

      • Lo de la arquitectura moderna ya lo habéis mencionado varios. Pero vamos a ver: mi barrio existe desde más de medio siglo, en los cuales pocos edificios se han tirado para levantar nuevos.

        Comentario por Nadir — 29 noviembre 2021 @ 21:50 | Responder

        • No lo digo yo, lo dice la SEO, y se pueden equivocar, claro. Según sus datos, las poblaciones de gorriones se mantienen estables en el campo, sólo se han reducido en las ciudades, y esa es la explicación que se les ha ocurrido.

          Comentario por Abraham — 30 noviembre 2021 @ 8:52 | Responder

          • Bueno, pues en el caso de mi distrito (más de 300.000 personas) es una explicación no insuficiente, sino inválida, ya que no ha habido cambios notables en la edificación desde hace décadas.

            Comentario por Nadir — 30 noviembre 2021 @ 21:58 | Responder

  8. ¡JA! ¡Sí, hombre! ¡Ahora va a resultar que lo que te ha preocupado en tus últimos paseos por las calles del villorio ayusista es la disminución de la población de gorriones comunes!
    ¡¡POR LOS COJONES!! Podrás engañar a Pisgfostio, a Emilio Fernández, a qatalhum y a otros inexpertos e imberbes muchachelos, ignorantes de la verdadera naturaleza de tu degenerada alma y de los pueriles deseos que la conculcan y atenazan; a saber, lujuria sexual, insolente vanidad y petulante coquetería de niñata quinceañera y creidita.
    Podrás engañarlos a ellos, digo, y a otros muchos, añado, pero no podrás engañarme a mí, a este viejo playboy, a este eterno viajero que ha recorrido millones de kilómetros por los territorios del amor, el sexo y la lujuria.
    ¡Sí, caramelito! Sé perfectamente que, lejos de preocuparte la disminución de los gorriones, lo que te preocupa de verdad es la disminución del número de obras y edificios en construcción de esa ciudad imperial, cuna de personajes tan ilustres como Cayetana Álvarez de Toledo o los Hombres G.

    ¡Cuán lejos quedan aquellos tiempos de burbujas inmobiliarias y milagros económicos en los que tú, ufano  y arrogante, no dejabas obra pública o privada en la que pasear la gallarda juventud de tus lozanos glúteos despertando la lubricidad en la mirada y la concupiscencia pecaminosa en el espíritu rudo, sufrido y proletario de todos aquellos sudorosos peones que se afanaban en su quehacer diario!
    ¡Cuán lejanos aquellos días de vino y rosas en los que en las calles y avenidas madrileñas, los gorjeos y el alegre canto de los otrora abundantes gorriones quedaban enmudecidos por el estruendoso palmoteo, el frenético bamboleo, el violento y rítmico entrechocar de tus poderosas nalgas de mulata regetonera!

    Comentario por Cronista de la Villa y Corte — 28 noviembre 2021 @ 21:10 | Responder

    • Grrrr.

      A todo biólogo le llega su San Martín. Este año escapaste, mejores chorizos y jamones haremos contigo el próximo.

      Comentario por Nadir — 29 noviembre 2021 @ 21:52 | Responder

    • 😂😂😂😂😂😂😂

      Comentario por erebiagorge — 29 noviembre 2021 @ 23:40 | Responder

  9. https://thephilosophicalsalon.com/a-self-fulfilling-prophecy-systemic-collapse-and-pandemic-simulation/ Follow the money

    Comentario por pedrojmguerrero — 29 noviembre 2021 @ 16:42 | Responder

    • C…ño, me parece que éste es
      el artículo que quería escribir yo.
      Gracias mil.

      Comentario por Juan Manuel Grijalvo — 30 noviembre 2021 @ 12:07 | Responder

      • You are welcome

        Comentario por pedrojmguerrero — 2 diciembre 2021 @ 23:09 | Responder

  10. Acabo de ver tejas con forma de casa para pájaros…En Turquía

    Comentario por Nico — 6 diciembre 2021 @ 20:00 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: