La mirada del mendigo

15 julio 2022

Miguel Arzak – La fortaleza del rublo

Filed under: Economía,Internacional — Juan Manuel Grijalvo @ 14:16

Pregunta:

No soy un experto financiero. ¿Alguien me puede explicar cómo, al mismo tiempo, el rublo ruso puede ser estable como una roca, pero su economía está implosionando (según muchos titulares de noticias)?

+

Respuesta de Miguel Arzak:

La economía rusa no está implosionando. Los titulares de noticias tienen que decir eso porque Europa está pasándola tan mal que si no van buscando los síntomas de la debacle rusa el electorado se los come al horno con papitas y rebozador. Y EEUU no la está pasando mucho mejor.

El problema es tratar de ver esta situación en blanco y negro y, peor aún, filtrado por desinformadores que trabajan con una combinación tóxica de propaganda de guerra, expresiones de deseo, y dogmas económicos aprendidos de «expertos» de YouTube que desconocen enfoques generales en economía. La realidad fáctica, dicha en pocas palabras, es que la economía rusa ha sufrido daños pero está muy, muy lejos de implosionar. Objetivamente las sanciones jodieron más a los sancionadores que al sancionado, y hay una explicación perfectamente racional y económica para esto, no es ni magia ni propaganda rusa.

Empezando por el principio, el fortalecimiento del rublo tiene que ver con dos dinámicas, una muy importante y la otra de importancia creciente pero menor. La primera es que las sanciones cortaron el flujo de dólares M0 (billetes) a Rusia, además de la transferencia de dólares en general. En otras palabras, los bancos que operan en Rusia no pueden transferir dólares desde el exterior, ni pueden usar los canales normales para transferirlos al exterior: se cortó a la mayoría de los bancos (salvo a los pocos que no operan con el Estado) del sistema SWIFT, con el que operan la mayor parte de las tarjetas de crédito y otros sistemas de pago remoto como PayPal. Estos servicios no pueden cambiarse a operar con otros sistemas de pago solo por Rusia.

La consecuencia de esto es que los rusos ya no pueden comprar casi nada del exterior, salvo las pocas cosas que algún exportador vaya, compre en el exterior y lleve a Rusia ya compradas. Esto es un sistema muy primitivo hoy día y generalmente no le vale la pena al agente, salvo que sea un producto en alta demanda, por ser irreemplazable. El problema es que Rusia, ya desde los años 70, aún bajo la URSS, armó un esquema de desarrollo en base a posicionarse primero de forma sólida al comienzo de las cadenas productivas, por lo tanto produce todos los artículos de primera necesidad (y tiene otras ventajas que ya mencionaré). Como consecuencia, es difícil que haya una demanda frenética de algún producto que justifique la importación «a mano», salvo en las magras cantidades que maneja el mercado negro, y algunos artículos, como ciertos medicamentos.

La mayor demanda de dólares de casi todos los países viene de la compra de artículos importados, bienes transables que no se producen en el país. Rusia no era diferente de esto. Cuando alguien compra mercancía extranjera de cualquier tipo, la operación cambia divisa local por la divisa en la que esa mercancía se cobra, que usualmente son dólares excepto los productos europeos que se cobran en euros (las mercancías producidas en otras monedas fuertes como el yen de todos modos piden pagos en dólares). Al suceder esto, hay una demanda de dólares en moneda local, que tiende a la depreciación de la moneda local por efecto oferta-demanda: sube la demanda de dólares, sube el precio. En Rusia había un flujo permanente de unos 350.000 millones de dólares anuales de mercancía importada, es decir, 350.000 millones de dólares en rublos que los rusos cambiaban anualmente por dólares para pagar sus mercancías. Este cambio ocurre siempre que se compra en el extranjero, no hace falta que el ruso vaya y compre dólares, siempre que pagas al extranjero el servicio de pago hace el cambio. Eso representa una enorme demanda de dólares en rublos. Esa demanda murió en el momento en que los rusos no pudieron comprar más cosas en el extranjero. Unos pocos productos que llegan de forma directa o por mercado negro no pueden ni remotamente contrapesar el hecho de que la demanda de dólares en rublos ha caído en 350.000 millones anuales, es decir unos 30.000 millones mensuales.

La otra demanda de dólares es el cambio que hace la gente para viajar, o de países con monedas débiles para ahorrar. Pero al cortarle a Rusia el flujo de dólares físicos, la gente ya no puede ahorrar así. La única forma sería comprar dólares en cuenta bancaria, pero solo pueden hacerlo en los bancos no sancionados. Acá el Gobierno ruso intervino y prohibió la compra de dólares por dos meses, para que los bancos no se vieran desbordados en el precio del dólar por una corrida cambiaria. A destacar que, además de la estabilidad, el dólar-ahorro se compra por su capacidad de compra, pero en Rusia esa capacidad de compra se cae: los bancos ya no reciben pedidos de hacer cambios a dólar para comprar cosas en el exterior, por lo que la demanda sostenida de dólares de parte de los bancos es mínima. Solo necesitan los dólares para venderlos directamente al público. Al prohibirse esto, se impidió la corrida. Dicha corrida no hubiera durado mucho: solo hasta que los bancos se quedaran sin dólares y tuvieran que dejar de vender ellos mismos para no violar la ley de reservas mínimas que hay en todas partes. La caída momentánea del rublo en el primer mes de la guerra se debió al cambio de dólares informal, pero estos eventualmente dejaron de circular porque los revendedores ya no los conseguían. Produjo picos de precios, pero solo de algunos. Ahí el gobierno ruso aumentó las tasas de interés con el objetivo directo de que la gente no comprara ningún producto aumentado de precio y le redituara más tener el dinero en el banco, hecho que además ayudó a la gente que perdió el trabajo porque la mayoría tenía ahorros. Al estabilizarse el valor del dólar, los picos de precios tuvieron que bajar por falta de demanda y la tasa de interés pudo bajarse al nivel de Enero.

Otro factor es que en Rusia la Reserva Monetaria es cerrada. El Banco Central no actúa como «prestamista de última instancia» de los bancos, como en otros países. Esto ya es así por carta de funcionamiento, no fue una medida del momento, siempre es así, el BC no se hace cargo de esa función en Rusia. Lo que sí hace es vender y comprar divisa cuando lo considera necesario, o establecer los tipos de cambio y de interés, y sólo garantiza aquellos depósitos que se hayan hecho en físico, o bien las liquidaciones, es decir, si yo exportador liquido 3 millones de dólares a rublos, luego puedo comprar hasta 3 millones de dólares, y el BC tiene que proporcionármelos. Pero en cualquier otro caso, el BC no tiene esa obligación; la responsabilidad y atribución de traer dólares desde el extranjero es de los bancos particulares. Si un banco miente sobre un depósito o una liquidación hechos, para sacarle divisas al central, lo cierran, directamente, y el Banco Nación se hace cargo de toda su cartera, sin compensación, y gracias que no lo fusilan. La Directora del BC, Elvira Nabiulina, que diseñó toda esta política de resistencia cambiaria, cerró 400 bancos entre 2016 y 2020, la mayoría fundados en los caóticos años 90s y operadores de las estafas de esa década, con este mecanismo que es ley. Ergo, aunque suba la demanda de dólares el Central puede decir «no hay más» aunque los tenga. No tiene que garantizar el cambio.

En síntesis, la demanda de dólares en rublos cayó de forma brutal, de ser casi un quinto del PIB pasó a ser anecdótica. La gente no compra en el exterior, no consigue dólares para ahorrar, así que ahorra en otros valores, y las tasas de interés bloquearon la escalada inflacionaria.

El segundo elemento es que Rusia ha aprovechado las sanciones para pedir rublos en pago de todos los productos de la minería (incluyendo, creo, los fertilizantes, que hoy día son químicos). Eso hizo que haya emisión endógena de rublos sostenida por la demanda extranjera, es decir, el mismo mecanismo que sostiene al dólar por todo el mundo: la demanda de su moneda. Por supuesto, la demanda de rublos es ínfima comparada con la de dólares, pero ha aumentado considerablemente, y lo ha hecho a costa del dólar: Rusia obtenía anualmente 550.000 millones de dólares en sus ventas, de los cuales cerca del 40% ahora tiene que pagarse en rublos. De este modo, Rusia tiene cubierta su emisión de rublos prácticamente sin recurrir a emisión exógena (es decir, rublos emitidos sin respaldo). Para mejor, justo antes de la guerra los rusos le habían pegado un hachazo a su masa monetaria, reduciéndola a un 70% de lo que era, lo que me hace pensar que se esperaban esas medidas, dado que ahora la masa monetaria es mayor en total gracias a la emisión endógena de demanda para pagos. Como efecto secundario, la demanda de dólares baja aún más, porque ese dinero que antes se pagaba en dólares ahora se paga en rublos.

Da lo mismo que la economía norteamericana sea 12 veces la rusa en términos nominales y 5 veces en términos de cambio real: lo que importa no es la demanda total de dólares y de rublos, sino la demanda de dólares en rublos, que bajó, y la demanda de rublos en dólares, que subió. Ergo, el rublo sube. Ahora los rusos pusieron más dinero en circulación, para reactivar y porque hay más empleados estatales; eso hizo que el rublo que había llegado a 52 por dólar haya bajado a 64 por dólar, pero aún muy alejado de los 84 por dólar a lo que estaba en 2021, o a los 150 por dólar en donde había quedado al aplicarse las sanciones. Lo que está sucediendo aquí es que el tipo de cambio se está ajustando para no quedar muy alto y no hacer al trabajo ruso poco competitivo. Al no haber interacción de monedas el cambio va a tender a ser el tipo real, con el tiempo.

Es decir, el fortalecimiento relativo al dólar es un efecto colateral de las sanciones y, en realidad, no significa por sí solo que la economía rusa esté saludable. Solo significa que evitaron la corrida cambiaria y que establecieron herramientas, o usaron las que ya tenían, para que no suceda. Una moneda más fuerte no es garantía de una buena economía, pero una caída de la moneda siempre debilita la economía, fuera fuerte o débil. Hasta ahí, el por qué del tipo de cambio.

Pero aunque esto solo sea síntoma y no causa de la situación, lo cierto es que hay una diferencia de impacto bastante brutal de las sanciones en Occidente con respecto al impacto que causaron en Rusia. Sin ir más lejos, la contracción interanual de la economía rusa todavía no la sabemos: solo hay estimativos, no por la guerra, sino porque los rusos no la miden por trimestres sino una sola vez, a fin de año. Esos estimativos iban del 7 al 10% al principio, pero luego se revisaron a 5 a 8%, y luego a 3 a 5%. Algunos creen que la caída se puede limitar al 2.5% y otros dicen que habrá estancamiento pero no llegará a haber caída. Pero aún si tuvieran una caída de, digamos, el 4%, eso equivale a 72.000 millones de dólares… y el Estado ruso fagocitó 93.000 millones (hasta ahora) de renta extra por venta de minerales sancionados, que fueron directamente a reservas para empezar a reconstruir lo que les congelaron. Mientras tanto, sabemos que EEUU viene con una caída interanual del 1.4% hasta el segundo trimestre, que podría revertirse, pero como la economía norteamericana es gigantesca ese 1.4% representa más de 320.000 millones, si todo sigue así: casi 5 veces la caída rusa en términos de cantidad real.

Los problemas que enfrenta la economía rusa son principalmente a medio plazo. Se van a perder empleos; aunque muchos de los que se habían perdido se recuperaron porque llegaron capitales rusos o chinos o indios o de países subdesarrollados a hacerse cargo, y las cosas quedaron como estaban. Pero en total pueden perderse fácilmente entre 2 y 3 millones de empleos, principalmente en el sector servicios, que representan entre el 4 y el 5% de la masa de empleados y contratistas, pero que son en general sectores medio-bajos a medio-altos, por lo que su desempleo se verá reflejado en una caída de consumo algo mayor que el porcentaje que representan en la actividad. Además, les faltan máquinas-herramientas y repuestos de variado tipo, además de accesorios específicos, que ya está causando problemas (por ejemplo, se están completando, aunque a menor costo, automóviles sin airbag, que habrá que agregarlo después).

El buen manejo del Banco Central ruso ha paliado la mayor parte de los problemas a corto plazo que podían haber tenido, y rebotaron el efecto a los sancionadores. La corrida no sucedió, y el desabastecimiento tampoco. Algunos picos de precios fueron en productos de consumo básico: el famoso kilo de papas a un dólar, a lo que un oficial norteamericano respondió: «¿en serio piensan que los rusos van a colapsar porque las papas están a un dólar?» Tengamos en cuenta que, en promedio, una canasta amplia o los insumos que compra el gobierno cuestan más o menos un 30% que en EEUU, así que las papas a un dólar era un aumento de casi el 400%. Pero como se vio, al deprimirse el consumo los precios se vieron obligados a volver a su cauce por temor a no vender nada, en especial en productos perecederos.

A largo plazo es una incógnita, pero no pinta ni remotamente tan mal como querían hacer creer tipos como Johnson o Biden, que claramente de economía no entienden un carajo. Rusia tiene clientes de más para todos sus productos, y esos clientes no van a pagar menos, salvo los precios menores que se pagan por contrato de largo plazo, como India con el petróleo. Se paga todo a precio de mercado, y debido a las sanciones esos precios son altos. Rusia posiblemente tenga que construir infraestructura para exportar, pero eso se hace a medio plazo. Muchos de los productos sancionados para Rusia (repuestos, microchips) se fabrican en parte con insumos rusos que Rusia ha dejado de exportar, como titanio o gases nobles para chips. Esa es una ventaja de que esos sectores sean todos estatales: Rusia puede dejar de vender y listo, no hay ningún empresario que pierda dinero con el bloqueo. Esto aumentará muy violentamente los precios de esos productos, poniendo presión sobre los mercados, que a su vez presionarán sobre los políticos.

Europa no se está bancando los aumentos de precio de la energía y no es seguro que las fuentes alternativas sean sostenibles: la idea de que EEUU está usando a Europa como «patio trasero VIP» por ahora está solo en las derechas extremas y las pocas izquierdas verdaderas que quedan en el continente, pero al efectivizarse el problema la propaganda no va a poder taparlo. En EEUU también aumenta la energía y los precios, derivados de ella en parte, empeorando un escenario alcista que ya venía por la frenética emisión inorgánica de la FED en los últimos 6 años. No está claro que todo esto sea sostenible a largo plazo. Además de eso están los aumentos de precio en fertilizantes. Estas son las ventajas de estar al inicio de las cadenas productivas: tiene el problema de que tus bienes de exportación son baratos y con relativamente poca composición orgánica para sus industrias (relativamente: por ejemplo, la explotación de hidrocarburos o gases nobles tiene mucho valor agregado aunque sea «extractivo»; es bajo para la media de su rubro, pero alto en términos reales), pero tiene las ventajas de que no te falta nada de lo básico y de que nadie puede producir si vos no le vendés, o tienen que encontrar fuentes alternativas que van a ser más caras. Y aun cuando las encuentren, vos siempre vas a tener demanda. Comida, ropa, energía, materiales de construcción, que son las cosas que hacen falta para que la vida siga, en todo eso Rusia produce excedente y además vende insumo de muchas otras cosas. De nuevo, la regulación estatal ayuda a mantener los precios bajos.

La duda principal es si Rusia va a tener la capacidad técnica de sustituir importaciones de manera forzada. La capacidad humana les sobra, tienen técnicos a cagarse, y muy buenos (es gracioso que critiquen la excelencia de la formación rusa desde países de Sudamérica… Salvo Argentina, México y Brasil, y todos en muchísima menor cantidad, nadie más tiene esa capacidad de formar técnicos, sorry chicos), mucha de esa gente hoy están subempleados: se van a generar empleos de alta capacitación que van a generar oferta laboral en puestos menos especializados, lo que a largo plazo puede compensar la caída de trabajo. La creación de empleo ya está sucediendo. Por supuesto, muchas cosas pueden salir mal: la planificación puede fallar, puede producirse de más, de menos, la corrupción puede joderlo todo, etcétera. Pero Rusia pudo convertirse en excedentaria en alimentos en tres años, solucionando un problema que tuvo desde el siglo XVI, así que tengo mis reservas sobre la falta de capacidad de gestión para hacerlo. En síntesis, aunque no puede asegurarse que salgan del problema, tampoco está tan claro que se vayan al carajo.

Seguramente muchos intereses de oligarcas que vivían de la relación con Occidente se habrán jodido, pero no tienen poder para hacer nada: la gente los considera mierda, a nadie le importa que los encarcelen o los asesinen, el 80% de la gente cree que se lo merecen, y medio que tienen razón. Y no tienen palanca ni con el ejército ni con la burocracia, al contrario, tienen que pagarles «tasas» y van presos preferencialmente si se destapa. Las mafias que dirigen ya no son lo que eran: hubo siete oligarcas que murieron, todos en circunstancias dudosas, en cuatro meses. Resulta muy particular. Y a nadie le importa.

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

8 comentarios »

  1. Sobre lo de que la economía rusa implosiona, yo recomiendo prescindir de las botaratadas de la escoria periodística e irse a los datos crudos:
    https://tradingeconomics.com/russia/indicators
    Y comparar la evolución de los indicadores, por ejemplo, con la eurozona:
    https://tradingeconomics.com/euro-area/indicators

    En una guerra comercial como la actual, son de la mayor importancia el balance comercial y la producción industrial (dañada por el bloqueo de importaciones clave).
    https://www.investing.com/economic-calendar/russian-trade-balance-550
    https://www.investing.com/economic-calendar/russian-industrial-production-553
    Por eso son las que he usado en mis artículos, pero recomiendo repasar una diversidad de multiplicadores para hacernos una idea del daño que están causando las sanciones a Rusia, y a la Unión Europea (en especial a ciertos países como los bálticos, que se están poniendo ellos solitos la soga al cuello con desmedida ilusión).

    Comentarios por Nadir — 15 julio 2022 @ 14:44 | Responder

    • Sí, últimamente hay una ola de suicidios entre los millonarios rusos. También es coincidencia… :/

      Comentarios por Nadir — 15 julio 2022 @ 21:41 | Responder

  2. Prácticamente todo lo expuesto aquí sobre la realidad interna de Rusia por Miguel Arzak choca de lleno con la imagen que Ricardo Marquina transmitió en una conversación con Roberto Vaquero sobre su documental «Rusia, la revolución conservadora»: https://youtu.be/P-zMlpJo1MU

    Sé que aquí somos más bien de leer que de ver vídeos, pero en concreto ese es bastante curioso para hacer un contraste con todo lo expuesto en la intervención de Miguel, sobre todo a partir de aquí: https://youtu.be/P-zMlpJo1MU?t=2387

    Según Marquina, literalmente, en Rusia «apenas quedan los rescoldos de la época soviética». Sostiene que fuera de Moscú, el país es prácticamente el tercer mundo, sin un sistema desarrollado en sanidad y educación, de hecho llega a decir que las pocas universidades que funcionan están dirigidas por personas de muy avanzada edad que cobran un salario realmente miserable, y que ningún joven con alta cualificación quiere dar clases precisamente porque puede marcharse a cualquier país y ganar muchísimo en cualquier trabajo….

    Deduzco por su intervención que Miguel también reside en Rusia, así que me encantaría arrojase luz sobre esta cuestión. En los últimos meses, los medios occidentales han estado publicando sobre supuestas fugas de jóvenes con alta cualificación de Rusia, y claro, ya sabemos la credibilidad que tienen esos mismos medios, pero es que lo que sostuvo aquí él es radicalmente distinto de lo que dijo Marquina, lo cual no deja de llamarme la atención.

    …Y por si acaso alguien me sale con lo clásico de «propaganda pro-OTANERA» tal y cual, Marquina lleva muchísimos años viviendo en Rusia, de hecho hizo su familia allí, y es bastante conocido por su trayectoria recorriéndose el país de punta a punta con documentales sobre el terreno, así que yo no lo metería en el mismo saco de Antonio García Ferreras precisamente.

    Hay datos muy curiosos sobre los asesinatos que el servicio secreto putiniano está haciendo con los gerentes de las empresas – sobre todo las vinculadas a sectores estratégicos como el gas -, en Cataluña https://cronicaglobal.elespanol.com/vida/sergey-protosenya-discreto-oligarca-ruso-lloret_652775_102.html uno de ellos apareció muerto junto a toda su familia sin una sola gota de sangre, después de haberlos machacado a hachazos, literalmente. Es obvio que son «mensajes» que el servicio secreto lanza por si alguno de los gerentes (llamados oligarcas en por Occidente, a los de aquí se los denominan «magnates y filántropos») se sale del tiesto.

    PD (Me dio error al enviar el comentario la primera vez, así que quizá salga repetido)

    Comentarios por JASaceda — 16 julio 2022 @ 13:07 | Responder

    • Estaba en spam.
      Insisto, si ves que no se publica inmediatamente, déjame un aviso y te lo rescato.
      Luego contesto.

      Comentarios por Nadir — 16 julio 2022 @ 18:48 | Responder

    • Siempre interesante escuchar a Marquina, por mucho que el entrevistador sea muy pobre. No encuentro la incompatibilidad en la descripción de la Rusia provinciana con el argumento de Arzak, que la economía rusa es poco dependiente de Occidente (y, por lo tanto, de las sanciones que quiera dictar Washington). Esto es cierto, lo era mucho más en 2014, y tras las sanciones subsiguientes han estado preparándose para este momento. Han leído muy bien la jugada y se han dado cuenta que vendrían más sanciones, y que EEUU se afanaría en buscar el pretexto para imponerlas y debilitar a su viejo rival geopolítico. Tengo constancia de que las empresas rusas (al menos las grandes) han hecho acopio de inventarios y han reorganizado las líneas de suministro y comerciales hacia Asia. Esto tiene un coste, porque son líneas subóptimas: es decir, descontando los gastos ganan menos mandando un producto a China que a Alemania, y lo mismo importándolo. Pero en parte están recurriendo a la producción interna (con un enorme éxito en la agricultura), en parte han buscado otros mercados (premio para China).
      Esto es perfectamente compatible con lo que expone Marquina de la pobre situación general en la Rusia rural, no le veo contradicción.

      Respecto a los oligarcas rusos suicidados, desde luego. Ni Putin es Hitler (de hecho, sigo sosteniendo que tiene más interés por las vidas de los ucranianos que Zelenski, Biden o von der Leyen), ni desde luego es una palomita. Es un Estado fuertemente autoritario, y por lo mismo que critico el autoritarismo en España, aún más en Rusia. Desde luego no es mi modelo político, de hecho estoy en la esquina opuesta. Pero amicus Plato…

      Comentarios por Nadir — 17 julio 2022 @ 17:01 | Responder

      • El entrevistador es uno de esos que llaman rojipardos, ex de las juventudes comunistas madrileñas y con una horda de liberales siguiéndole que le está haciendo famoso.

        Ciertamente no es incompatible lo que dice en términos macroeconómicos , ahí sí que es incontestable y además un análisis en profundidad.

        Lo único que encuentro contradictorio entre lo que cuenta Marquina y él, es el hecho de que (quizá lo interpreté mal y estoy equivocado) por lo que uno expresa, Rusia ya no tiene ninguna capacidad de formar en alta cualificación (a diferencia de la era soviética) y según dice el otro mantiene esa capacidad y además es superior a la de varias potencias medias americanas.

        Del resto insisto, no entro porque el análisis que hizo es sin más, incontestable.

        Comentarios por JASaceda — 18 julio 2022 @ 15:03 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: