La mirada del mendigo

29 noviembre 2022

Juan Manuel Grijalvo – Suttee – Sati – 3

Filed under: Sociedad — Juan Manuel Grijalvo @ 23:07

Um.

 ¿Por qué en la India mataban a las mujeres y consagraban a las vacas,

y aquí matamos a las vacas y consagramos a las mujeres?

Diría que no estoy consiguiendo que mis lectores salgan del aquí y del ahora.

«Todas las mujeres han sido maltratadas sistemáticamente por maridos opresores durante décadas» como dicen ahora, WTF?

Eso lo dijo Nadir. Me hice eco de su comentario para que viese que la cosa NO va por ahí, pero él insiste:

«Luego la costumbre no deja de ser un ajuste presupuestario para ahorrarse la pensión de viudedad? No me cuadra, porque una joven de 18 años aún está empezando su edad productiva. Yo más bien creo que es una clara patrimonialización de la mujer, como posesión del marido que le acompaña al más allá junto con otras ofrendas. Para que no le dé al difunto un ataque de celos post-mortem, si la viuda se casa con otro».

Eso de las pensiones de viudedad es una idea que apareció en «Occidente» hace cuatro días. Que yo sepa, no ha llegado a «Oriente», al menos no con la extensión que tiene aquí. Y la «patrimonialización» tampoco es la razón de ser del Suttee. En la época histórica que nos ocupa, las bodas eran una parte más de unas pautas sociales de conducta que giraban en torno a la agricultura. El comentario más útil hasta ahora, con mucha diferencia, es el de qatalhum: «es un asunto económico muy complejo que tiene que ver con el reparto de tierras».

Sobre los efectos prácticos de consagrar el ganado vacuno a una deidad, una cita de «Kim», mal traducida por mí:

«El enorme toro Brahmini se abrió paso entre la multitud, con un plátano robado colgando de la boca. Se dirigió a la tienda, muy consciente de sus privilegios como animal sagrado, bajó la cabeza y resopló pesadamente sobre la línea de canastas mientras elegía la siguiente golosina. Arriba voló el duro talón de Kim, y le dio un buen golpe en el morro, azul y húmedo. El toro, indignado, se fue de la tienda, con la joroba temblando de rabia».

Kim no es hindú, y no está sujeto a las limitaciones que su fe religiosa impone a los hindúes, pero Kipling no nos explica qué habría ocurrido si un musulmán le hubiera arreado un puntapié en las narices a un toro sagrado en el Lahore multicultural de 1893.

Volviendo al tema, mi hipótesis es que el trato que se da a las viudas y a las vacas tiene una base económica. Se trata de mantener el equilibrio entre las poblaciones, tanto la humana como la vacuna, y los recursos disponibles. Eso se consigue regulando la reproducción: es mucho más importante la cantidad de hembras fértiles que la de machos. Un solo toro puede cubrir un número muy elevado de vacas. Si hay un excedente de terneros, de cabritos, de corderos, de cochinillos, etcétera, ya sabe usted con qué haremos el asado cada vez que toque festejar alguna fecha señalada.

La siguiente pregunta: ¿qué dice Marvin Harris sobre todo esto?

>>>

6 comentarios »

  1. Pues creo que Marvin Harris poco dice al respecto al menos en los tres libros suyos que he leído. Y en la wikipedia no aparece en la entrada al respecto del suttee. Si estoy equivocado agradecería me indicarán el libro donde trata el asunto.

    Comentario por Corvo do Anllons — 3 diciembre 2022 @ 18:42 | Responder

  2. Eliminar mujeres en edad fértil para controlar la población? Además mediante barbacoa? No me parece una hipótesis correcta. Primero, por el valor que tradicionalmente se ha dado al crecimiento de la población (más tributos, más soldados, un país que crecía demográficamente era más fuerte). Y segundo, porque es una forma demasiado macabra de conseguirlo: bastaría crear un tabú a que la viuda vuelva a casarse.

    Lo que apunta Qatalhum ya puede tener algo más de sentido. Iría en la misma dirección que la institución del hereu. Pero igualmente, habría vías menos escabrosas para conseguirlo: por ejemplo, estipulando que el caudal hereditario del difunto no pasase a la viuda sino que fuera directamente a los hijos, o retornase a la familia del finado de no haberlos.

    Creo que mi hipótesis es la correcta. Porque además está sustentada en una práctica muy extendida en diversas culturas de inmolar a sirvientes en el funeral del rey o noble, para que le siguieran sirviendo en el más allá (que ya es mala pata).

    Comentario por Nadir — 3 diciembre 2022 @ 21:06 | Responder

    • Um. Hablar de «la India» es como hablar de «Europa». Desde Himachal Pradesh hasta Tamil Nadu, las formas de vida de la gente son muy distintas, y los cambios históricos tienen más recorrido. Dicho esto, mi idea era marcar el Suttee como punto de partida para estudiar la situación que tenemos aquí y ahora. Tendríamos que saber más del contexto económico de las bodas en la India. Por ejemplo, quién se queda con la dote de la novia después del matrimonio. Y después, olvidarnos de las anécdotas y usar las categorías para entender mejor todo eso. El punto de vista de qatalhum me hace pensar en alguna conversación que he tenido con alguna persona que ha pasado mucho tiempo en África. El marco mental de aquí, los «valores de Occidente», «nuestras» leyes, «nuestras» costumbres, los Principios Generales del Derecho… todo eso vale muy poco por ahí. En la India tampoco sirve de mucho.

      Comentario por Juan Manuel Grijalvo — 3 diciembre 2022 @ 22:19 | Responder

    • Si se prioriza el cuidado de los niños sobre las niñas como es el caso de las tribus que cita Martín Harris aumentas el número de hombres (guerreros) que no paren sobre el de las mujeres. Con lo que la población no aumenta sin contar que al tener que luchar y realizar actividades de más riesgo las muertes entre los hombres serán mayores. Lo que les permite mantener la población estable.

      Comentario por Corvo do Anllons — 4 diciembre 2022 @ 10:03 | Responder

      • Um. Tiene sentido mantener una casta de guerreros si hay guerras. Alternativamente, si hay una casta de guerreros habrá guerras. En las guerras mueren guerreros. Con eso desciende el número de hombres. Los musulmanes resuelven el problema con la poligamia, o más exactamente con la poliginia. Es el levirato que mencionaba qatalhum cuando nos dijo que las viudas pasaban a ser esposas del hermano mayor de su difunto marido. Por otra parte, en la India de Kim también había poliandria: mujeres que tenían varios maridos. Por supuesto, la que llevaba los pantalones en la casa era ella.

        Comentario por Juan Manuel Grijalvo — 4 diciembre 2022 @ 22:55 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: