La mirada del mendigo

19 enero 2018

Česká republika I

Filed under: fotos — Mendigo @ 1:25

Empezamos con la primera tanda en serio de la República Checa.

Érase un pueblo a un castillo pegado. Loket, aunque a mí me llamaron más la atención las callejuelas.

+
+
+
+ (more…)

Anuncios

17 enero 2018

Fiabilidad

Filed under: automoción — Mendigo @ 1:37

Seguimos con las entradas de automoción. La inmensa mayoría de la gente, cuando habla de coches, desparrama una carga de subjetividad minuciosamente moldeada por los departamentos de publicidad de los principales fabricantes durante años.

Por ejemplo, las marcas dedican mucho tiempo a controlar el ruido que hace una puerta al cerrarse, el tacto del salpicadero o incluso el olor de los materiales del habitáculo. Son detalles que los periodistas del sector (tan ignorantes e intelectualmente miopes como cualquier otro periodista) llaman “calidad percibida”. Como el cliente no puede tener conocimiento de la calidad de un vehículo, porque eso implicaría una batería de ensayos costosísimos en condiciones de laboratorio, extrapola algunos detalles nimios como los anteriores para procurar adivinar la calidad de un coche. Poco más se puede percibir en el paseo de prueba con el coche del concesionario.

En cuanto a la fiabilidad, los diseñadores se afanan en ofrecer diseños rotundos, macizos, que den la impresión de robustez y fiabilidad. Pero eso es sólo el envoltorio, ni el tacto del salpicadero ni las formas de la carrocería tienen ninguna relación con los problemas que te va a dar el coche. A falta de ensayos serios, sólo queda esperar que el tiempo vaya aflorando los defectos ocultos y a base de estadística ser capaz de determinar, ahora sí con elementos de juicio objetivos, cuál es un coche bien construido y cuál es un juguete de usar y tirar.

Hoy en día podríamos decir que no hay avería barata, pero hay averías que, en un coche de unos pocos años, abocan el coche al desguace (debido sobre todo al coste de los repuestos, un monopolio con mercado cautivo). Por eso es tan importante, a la hora de escoger un nuevo vehículo, buscar toda la información posible acerca de la fiabilidad de ese modelo. Incluso más importante que el precio, ya que un coche fiable sale barato casi diría sin importar el precio de compra, da servicio durante muchos años sin pedir más atención que reemplazar los consumibles. Y un coche gafado, aún regalado, es una carga para el bolsillo más pudiente, que se eterniza en las visitas a los talleres hasta que el comprador, harto, desiste y lo achatarra.

Pero no creáis que existe una relación entre fiabilidad y precio de compra. Para nada. Hay coches muy fiables por debajo de los 10.000€ y otras enormes cagadas repletas de fallos por más de 60.000€. Si un coche nos da servicio durante 500.000km y otro se rompe a los 50.000km, difícilmente podremos decir que éste nos salió barato y el otro caro. Y os enseño la prueba. Una página francesa que me gusta mucho es Fiches-Auto.fr; hace encuestas sobre averías y su origen, y en los modelos más populares la muestra es lo suficientemente amplia (miles de unidades) como para sacar algunas conclusiones.

Es algo que no se debe hacer, de hecho siempre recomiendo no hablar de fiabilidad de marcas sino de modelos concretos con motorizaciones concretas (en todas las marcas hay patitos feos) pero por curiosidad, he cogido los datos de esa página agrupados por marcas, y he calculado la posibilidad de haber sufrido una avería en el momento de la encuesta. Los resultados no son demasiado sorprendentes:

Los japos y coreanos en primer lugar, y luego el resto (la única sorpresa es que los coreanos, los únicos que se atreven con una garantía de 7 años, estén por delante de los japos, que siempre copan estas posiciones). La misma constante en todas las estadísticas, como luego comprobaréis. Y las marcas de lujo alemanas, Mercedes y BMW, siempre asociadas a productos de gran calidad, en una mediocre posición en la tabla.

Bueno, toda esta parrafada es paja para insistir en la importancia de la fiabilidad a la hora de escoger coche. Por supuesto, todo esto no deja de ser un juego de probabilidades, es más probable que te toque la china con uno que con otro, lo cual no implica a que estés libre de averías por bien que elijas. Además, en la duración de un vehículo es determinante la conducción a la que se someta (y la inmensa mayoría de los conductores conduce horriblemente mal, además de lento) y el mantenimiento que reciban.

Y después de tanta cháchara, vamos a ofrecer lo interesante: algunas páginas para intentar saber algo más sobre la fiabilidad de los vehículos:

La OCU tiene una calculadora de fiabilidad. Aunque la propia calculadora es de fiabilidad dudosa, cuando mezcla fiabilidad de vehículos con muchos años de diferencia (es esperable que un coche viejo tenga muchos más kilómetros, y por lo tanto sea más propenso a los fallos y acumule un mayor historial de averías que uno que aún está en garantía).

De las francesas, además de la mencionada Fiches-Auto (muy buena, tiene un montón de información), también es interesante consultar las Fiches fiabilité de Caradisiac.com.

En idioma anglosajón la mejor que he encontrado es ésta: CarSurvey.org.

Y en lengua Kartoffel, hay que mencionar las célebres pannenstatistik del ADAC (que viene a ser algo así como el RACE o el RACC, pero muchísimo más potente). Cuando se pide el servicio de grúa del ADAC, se recoge el modelo de vehículo y el tipo de avería por el cual el vehículo ha quedado inmovilizado, lo cual permite tener una gran base de datos.

Otra página alemana, pero mucho menos interesante, son las estadísticas de las TÜV (sus ITVs). Pero no pasar una inspección puede ser por una bombilla fundida, una sonda lambda rota o unas pastillas de freno fatigadas, que no dicen nada de la verdadera fiabilidad del vehículo (cuando reviente el motor la TÜV ni se entera, porque ocurre en cualquier momento en carretera, no lo vas a llevar a revisión sabiendo que está roto).

Otra página más, con la otra ITV alemana: DEKRA.

Hay muchos más estudios de fiabilidad, que se repiten periódicamente, por ejemplo éste del que se hace eco la revista Autopista: Los coches más y menos fiables de 2017.

Para terminar, podemos echar un vistazo a lo que sería la OCU en los States: Consumer Reports. De nuevo, la misma historia, japos y coreanos hacen los coches más fiables, y con suerte algún europeo se cuela en el ranking (los gringos sólo producen chatarra, y ellos mismos lo reconocen).

Para terminar este artículo que espero os sirva la próxima vez que queráis comprar un vehículo (especialmente de segunda mano, que es cuando tenemos una suficiente cantidad de datos de un modelo en concreto), un par de reflexiones.

La primera: habría que preguntarse si la industria europea del automóvil piensa seguir manteniendo su primacía riéndose de sus clientes. Diseñas un coche ahorrando en sus componentes implica ganar por partida doble: el correspondiente aumento de beneficio al aquilatar costes, más la visita al concesionario del airado propietario para arreglar lo que se ha roto (al poco de vencer la garantía, claro está). Como comentaba en otra entrada, las marcas europeas (y de Ford ya ni hablamos) han inventado la figura del cliente-vaca lechera. Podrían regalar sus vehículos, lo importante es captar a un primo al que, a partir de entonces, ordeñar en las sucesivas pasadas por el concesionario.

¿Es lucrativo? Lo es, sólo hay que ver los resultados de los últimos años de las marcas europeas, especialmente las de lujo como Mercedes o BMW. ¿En sostenible? Bueno, burlarte de tus clientes en la confianza de que sean infinitamente estúpidos o masoquistas y tengan un presupuesto ilimitado para dejar en los concesionarios cada vez que se jode la junta de la trócola… es una asunción de cara al medio-largo plazo que se me antoja muy peligrosa. Si vendes un coche que cuesta el doble, tienes que justificar ese precio con algo más que historia tras una marca, o terminarás por desgastar lo que te permite esos márgenes superiores: esa misma marca.

Los asiáticos lo están haciendo muy bien (ojo a Volvo, ahora en manos chinas); con los japos no es ninguna novedad y los últimos años los coreanos con su política de ofrecer un poco más (de potencia, equipamiento, garantía…) por un poco menos (de precio, aunque ya prácticamente están a la par con las europeas generalistas; en precio, digo, que en calidad le sacan una cabeza). La automoción representa un buen cacho del PIB europeo, y en concreto del PIB español, aunque como somos una colonia económica tampoco tenemos ni voz ni voto sobre lo que se fabrica aquí. Quizá, y sólo quizá, podrían dejar las marcas europeas de tomar a todo el mundo por idiota y empezar a fabricar productos con una calidad pareja a los que producen las marcas asiáticas (la mayoría, en suelo europeo, como las británicas de Toyota y Nissan en Burnaston y Sunderland, o la de Hyundai/Kia en Žilina, no es que los trabajadores asiáticos sean de otro mundo sino que se diseñan con algo más de cuidado por la longevidad).

Y segundo punto, una propuesta: Pasar una ley que obligue a las marcas a detallar el número de piezas que se rompen y a qué kilómetros. Al menos, de ciertas piezas críticas que no deberían fallar si no es en muchos kilómetros- Por ejemplo, cada vez que entre un vehículo en su red de concesionarios con una biela partida, se toman los datos del modelo y sus kilómetros y se añade a un registro. Este registro deberá ser de público acceso, para que el público tenga acceso a una información objetiva y verídica sobre la calidad de sus productos, y no sólo a la propaganda de los departamentos de marketing y revistas especializadas.

Con ello, que cada cual luego tome la decisión de compra que estime oportuno, pero después de estar bien informados. De esta forma, moveríamos a las marcas a preocuparse un poco más por la obsolescencia prematura de sus productos, y no veríamos los desguaces con tanto coche prácticamente nuevo por fuera pero con una avería irreparable, completo despilfarro de recursos y tremendamente lesivo para el bolsillo del propietario.

+

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

15 enero 2018

A rianxeira: historia dun plaxio

Filed under: Música — Mendigo @ 1:43

 

Cando os siareiros dos dous principais equipos galegos cantan nas bancadas de Balaidos ou Riazor “A Rianxeira”, o fan pensando que cantan o epítome da galeguidade musical, a máis galeguísima das cancións, o himno oficioso desta terra. Moi poucos, se algún, saberán que en realidade están a garnear unha canción popular segoviana.

Si, segoviana de Segovia, a do acueducto e do Alcázar, esta Segovia, mesetaria e castelanísima a centos de kilómetros de calquera costa.

 

 

Imos engorde.

A versión que ten a maioría da xente na cabeza do tema da Rianxeira é esta: Ondiñas veñen ( A Rianxeira) Música tradicional de Galicia
Causa rubor ler o texto explicativo do vídeo.

A letra é por todos coñecida, é a que di:

A Virxe de Guadalupe
cando veu para Rianxo
a barquiña que a trouxo
era de pau de laranxo.

Esta e as demáis, todas elas, son versións dunha primeira composición que puiden atopar, grabada no ano 52: A Virxe de Guadalupe.
No texto do vídeo xa engade máis información.

A letra é unha exaltación dunha advocación mariana, a Virxe de Guadalupe, venerada nun santuario de Rianxo (fixádevos que estou respeitando a terminoloxía oficial, non dixen “adorada” mesmo sendo a mesma acción de pregar perante un ídolo). Calquera cun bo nariz debería cheirar a orixe non moi galega do topónimo Guad- (wadi, وادي). Efectivamente, a imaxe da Virxe é unha réplica en cartón-pedra que fixo un monxe natural de Rianxo do orixinal da Virxe de Guadalupe que se atopa en Guadalupe, provincia de Cáceres. A orixinal é unha talla románica (s.XII) que foi coroada no 1928 como Raíña da Hispanidade (ademáis de Padroa de Extremadura).

O monxe trouxo a sua copia a Rianxo no ano 1773, e deixouna na capela de San Xosé da Floresta, que caeu na ruína (por certo, o monxe fixo dúas copias, a outra foi para unha igrexa de Requeixo, en Sanabria). Foi a raíz da peste do 1854 que esta imaxe foi rescatada do abandono, xa algún larpán ocurréuselle a idea de dicir que foi ese monicreque de papel prensado o que evitara máis mortes na vila (non é que non morrera xente, a excusa era que podería ter sido peor). É entón cando arranca a festa actual, o de sacar o boneco de paseo nas barcas.

Esta é a Virxe da que fala a letra amañada da canción. Porque a letra orixinal non era unha exaltación do culto mariano, senón un hino galeguista composto por galegos no exilio bonaerense. A primeira vez que se interpretou “A Rianxeira” foi en Bos Aires co gallo da chegada de Castelao (1950), e esta é a grabación do momento: Ondiñas da nosa ría.

Moito me gustas rianxeira
que estás aquí na Arxentina
verche cantar e bailare
como alá na terra miña.

A rianxeira á que lle cantan semella non ser de cartón pedra, canta, baila e non consta (e a ninguén lle importa) se tivera xa ou non relacións sexuais.

Esta grabación foi mandada a Rianxo nun deses discos de lousa e reproducíuse no gramófono do bar Feliciano. Axiña, a letra foi adaptada ó gusto das autoridades e o nacionalcatolicismo oficial, e presentada nese novo formato que enlacéi antes.

Da peza arxentina cambiouse a letra de Xesús Freiro; emporiso, mantívose a música composta por Anxo Romeiro no 1947 a partires de, como nos informa a Wikipedia, “diversas variantes de cantos tradicionais de acompañamento ás procesións de adoración á Virxe de Guadalupe (patroa de Rianxo) do século XIX, que se realizan na vila de Rianxo”.

Bullshit!

Prégovos escoitar o trisco do tema “Encima de ti me pongo” neste disco de 1979 da Ronda Segoviana.

Non, non é casualidade, non pode ser casualidade porque non cambia nin unha nota. E velaquí tendes a letra orixinal da “Rianxeira”:

Encima de ti me pongo
puente de las segovianas
Encima de ti me pongo
por ver como corre el agua.

Paso ríos, paso puentes
siempre te encuentro lavando
la hermosura de tu cara
el agua la va llevando.

Cuando paso por tu puerta
cojo pan, y voy comiendo,
P’a que no diga tu madre
que de verte me mantengo.

Era de marfil y piedra
la casa donde habitaba,
No la pintan los pintores
tan bella como ella estaba.

Se querédela escoitar íntegra, ide ó segundo reproductor (abaixo do artigo) nesta ligazón (minuto 23:10).

¿Cómo podo estar tan seguro que éste é o orixinal e a versión arxentino-galega a copia? (e, polo tanto, a “Rianxeira” actual é a copia beata dunha copia).

Pois porque esa canción está tirada do libro “Cancionero de Castilla la Vieja” de Agapito Marazuela (pg.133), editado no 1964 co título “Cancionero de Segovia” pero rematado no ano 1932 e presentado nese mesmo ano ó Concurso Nacional de Folklore, no que acada o primeiro premio.

Agapito Marazuela é o mestre de mestres da música castelá, afiliado ó PCE, embaixador da música tradicional castelá coa II República, preso nas cárceres franquistas… podemos dicir que Agapito é un heroe do castelanismo antifascista.

O traballo de campo da súa recompilación fíxose entre os anos 1910 e 1930, e recolleu cantares que xa daquela pertencían a cultura popular. Vinte ou trinta anos despóis, un tal Anxo Romeiro “compuxo” a mesma canción baseándose, segundo el, nos cantos tradicionais de acompañamento… dunha procesión que comezou a celebrarse no ano 1854, e para o 1910-1930 xa tiña sido creada por músicos populares, popularizada, exportada a Castela, incorporada ó acervo musical segoviano e recollida polo musicólogo, todo isto sen mudar unha nota (ver partitura no libro enlazado). Ademáis do feito que o texto orixinal en galego (e moito menos o castelán) non tiña nada que ver coa procesión da Virxe de Guadalupe e só fai unha referencia circunstancial a ela.

A versión oficial non ten onde collela, ya que a data da “composición” e moi posterior á compilación castelá, pero mesmo a hipótese do préstamo entre as dúas tradicións musicáis non é plausible, como tamén recoñece o musicólogo Javier Jurado na súa tese de doutoramento (pg.168).

Afiemos a navalla de Ockham para atopar a versión máis verosímil que explique esa mesmo milagrosa coincidencia. O músico galego, folclorista, tiña a man unha copia do traballo gañador do 1932 do cal copiou unha canción que lle prestou, á cal engadíulle a única parte orixinal da música, a que acompaña o refrán:

Ondiñas veñen
ondiñas veñen e van
non te embarques rianxeira
que te vas a marear.

Que por certo é a única estrofa que pasou sen censura á versión hoxe coñecida por todos.

Resumindo a cuestión: Non deixa de ter a súa gracia que a canción empregada na exaltación da galeguidade sexa a versión nacionalcatólica dun plaxio xarelo perpetrado na Arxentina sobre un tema popular segoviano recollido por un antifascista chosco, cantándolle á copia de cartón-pedra da talla dunha virxe extremeña que é, para máis moca, Raíña da Hispanidade.

Maís ridículo, e escollen como himno galego unha traducción do “Cara al Sol” (e non sería peor que o de Pondal).

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

11 enero 2018

Elon Musk se lleva la fama, otros cardan la lana

Filed under: automoción — Mendigo @ 18:06

El advenimiento de otro tecnomesías como Steve Jobs. La diferencia entre cualquier otro charlatán de feria es que éstos han logrado congregar una grey que les ríe las gracias y hace rica y poderosa a su Iglesia.

Según el Evangelio tecnooptimista, Elon Musk es un genio que ha venido a salvar el mundo con sus fabulosas invenciones (y, de paso, forrarse), y fruto de esa genialidad han surgido los coches del futuro con una tecnología disruptiva que sólo Tesla posee.

Como diría un gringo castizo… bullshit!

Tesla no tiene ninguna tecnología que le haga ser especial: le compra baterías a un tercero, las junta por miles para formar un pack y las coloca en un vehículo con chasis de aluminio, alas de gaviota y asistencias a la conducción. Y el conjunto, lo vende a un precio con el que no consigue cubrir gastos. Igual que el resto de coches eléctricos fabricados, con la salvedad de que Tesla no puede compensar estas pérdidas con los beneficios de la venta de coches convencionales y no tiene más remedio que emprender una huida hacia adelante, sacando de la chistera nuevos productos que incrementan sus pérdidas. Un esquema Ponzi de libro.

Hoja de Balance de Tesla del 2013 al 2016 en millones de US$, más los 3 primeros trimestres de 2017 (el Q4 se avizora demoledor).

Ventas: 2.013 — 3.200 — 4.064 — 7.000 — 8469

Muy bien, van creciendo a buen ritmo.

Beneficio operativo: -61 — -187 — -717 — -667 — -1.034

Ops! Crecen ventas pero pierde mucho dinero. Y lejos de esas cantinelas de economías de escala… cuando más vende, más pierde.

¿Cómo puede seguir funcionando una empresa que pierde dinero por centenares de millones cada año? Endeudándose, claro está (amén de ampliaciones de capital).

Gasto en intereses de la deuda: -33 — -100 — -117 — -164 — -339

Y bottom line, como dicen los gringuitos…

Beneficio neto: -121 — -330 — -336 — -619 — -1.285

Por eso tengo tan claro que la quiebra de Tesla es, si no inminente, sí cuestión de tiempo. Si mucho no cambian las cosas y consiguen encontrar el camino de la rentabilidad, y desde luego ponerse con el desarrollo de juguetes a pilas cada vez más absurdos, como el camión, el SUV o la ranchera no parece desde luego la vía, no hará falta más que esperar a que la gravedad actúe y ponga las cosas en su sitio.

Y es que Tesla no es una marca con una tecnología avanzada, para empezar, porque no puede costeársela. Inversión en I+D de algunas marcas de automoción el pasado año:
VW: 13.672 M€
Toyota: 7.966 M€
Renault: 2.370 M€
Tesla: 701 M€ (el 2016, 603 M€ el anterior, 390 M€ en 2014, 195 M€ en 2013…).

Por supuesto, el esfuerzo investigador de Tesla es loable en relación a su tamaño (un 12% en ventas, por un 7,3% de VW), pero ni por asomo puede compararse al potencial investigador de los principales fabricantes. Así que todo lo que pueda desarrollar Tesla, hace tiempo que lo tienen trillado las grandes marcas. De hecho, la clave tecnológica de su producto son las baterías, unas baterías que fabrica Panasonic que es quien de verdad ha investigado y posee el conocimiento y las patentes para producirlas. Lo que los incluye en un selecto grupo de fabricantes de baterías de litio (A123, Sony, LG Chemical, Samsung SDI, ATL…), que son realmente los que tienen la sartén por el mango (y van asacar tajada) del coche a pilas.

En realidad, las similitudes con Apple son muchas. Por ejemplo, recientemente Samsung ha anunciado la entrada en producción de su teléfono con pantalla plegable, y Apple para contraatacar… le ha pedido a LG Display que le fabrique una así. En la era de la economía espectáculo en que USA está sumergida, las marcas gringas ponen la imagen, pero la carga tecnológica la ponen empresas japonesas, coreanas, chinas o taiwanesas. Y cada vez se están dando más cuenta que no necesitan para nada al cowboy fanfarrón en su alcoba y emprenden la aventura en solitario (Huawai, Xiaomi, Haier…).

+

A ver, una ronda de reconocimiento.

¿Quién es este botarate?

+

¿Y este carapatata?

+

¿Y este petimetre?

Este último, que no le conocen más que en su casa a la hora de comer, es el presidente de Mitsubishi Heavy Industries, la empresa que está construyendo el L0, el tren del Chūō Shinkansen.

Vamos a hacer la prueba:

Metemos “Hyperloop” en Google y nos devuelve… 9.440.000 resultados.
Tecleamos”Chuo Shinkansen”, enter, y… 22.600 resultados.

Es curioso que sea mucho más popular la paja mental de Musk, por ahora sin aplicación práctica ninguna (ni se la espera), que no un tren real cuyo trazado lleva en construcción desde 2014 y se prevé que entre en operación comercial en 2027 uniendo Tokio y Nagoya en 40 minutos (la segunda parte del trazado, hasta Osaka, se empezará a construir cuando finalice la primera, porque los costes de construcción son bestiales, casi todo el trazado transcurre bajo tierra).

¿Similitudes? El Hyperloop es un maglev, como el L0. Aquí acaba el parecido. El Hyperloop propone pequeñas lanzaderas discurriendo por un conducto de vacío a 970km/h. El Chūō Shinkansen tiene un formato de tren convencional con 12 vagones, que desplaza a una velocidad comercial de 505 km/h. Pero la principal diferencia es que es el tren bala japonés ES REAL. De hecho, ya el prototipo ha rodado a 603 km/h por un tramo de pruebas de 25km que será integrado en el trazado hacia Nagoya.

Sin aspavientos ni alharacas, pero los japos (y otras naciones orientales) van cardando la lana, donde occidente sólo aporta histriones y fanfarria (y el resto del mundo, ni eso).

Cada pueblo…

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

10 enero 2018

La hostia con la mocosa

Filed under: Música — Mendigo @ 23:38

Entrada bobalicona, anda perdiendo un poco el tiempo en YouTube (la barra lateral tiene más peligro que un mono con un barreno y un chisquero) cuando me he topado con la cría esta.

Para comparar, el original.

+

La más reciente, algo más talludita (10 tacos, ya veis, una mujer hecha y derecha 😛 )

De nuevo, el original.

Y vale, sí, las interpretaciones de los adultos están más llenas, más completas pero… coño, que tiene 10 tacos, la puta guitarra es más alta que ella y la estamos comparando con un guitarra especialmente técnico y una leyenda viva de ese instrumento como Steve Vai (que no tuvo una guitarra entre sus manos hasta los 12).

Como siga así, ya puede mearse en todos ellos antes de tener edad legal para tomarse una cerveza.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Página siguiente »

A %d blogueros les gusta esto: