La mirada del mendigo

2 julio 2015

Cada sociedad tiene lo que se merece (también los griegos)

Filed under: internacional — Mendigo @ 23:43

A largo plazo, y por injusto que sea para aquellos individuos que tienen dos dedos de frente, pero que se ven arrastrados por las decisiones de los cretinos de sus conciudadanos, se acaba cumpliendo esta máxima. Por supuesto, existen condiciones de partida (aunque retrotrayéndonos en el tiempo, el origen de todas las civilizaciones es el mismo), existen diferencias naturales, climáticas, políticas que favorezcan a unas sociedades sobre otras en el corto o medio plazo…pero a la postre una sociedad avanzada consigue superar las dificultades que se le ofrecen y progresar, mientras que otra donde campa la ignorancia, la superstición, el autoritarismo o la corrupción termina quedando descolgada y sufriendo pobreza.

Esto no implica determinismo alguno, y la historia nos muestra cómo sociedades pobres y atrasadas consiguen en otro capítulo de la historia auparse a la supremacía de su región para luego volver a caer. Por lo que sea, hay momentos históricos en el que las energías de un pueblo son orientadas para fluir de forma creativa y constructiva, mientras que en otro momento histórico desencadenan la destrucción, la involución y la barbarie.

Estos días, como es natural, se habla mucho sobre Grecia. Y como si fuera un derby, la gente adopta su propio equipo, léase:
a) griegos gandules y aprovechados
b) pobres griegos aplastados por la malvada Merkel

¡Ay! Supongo que el simplismo es la economía del intelecto, para dedicarlo a mejores tareas que el análisis político.

Curiosamente, uno de los análisis más equilibrados, neutros, objetivos que he leído de la cuestión griega (y he leído unos cuantos de todos los colores, la mayoría muy sesudos y todos arrimando el ascua a su sardina) no es un artículo sino…una animación muy cortita. Tipo Españistán:

Y, de regalo, otra que ya tiene unos años, pero sigue siendo plenamente válida para explicar la trampa de deuda y austeridad en la que se han metido los griegos:

Permitidme una obviedad: el principal problema de Grecia no es la deuda, ni la Troika, ni la austeridad. El pecado original de Grecia es que es un país pobre, que lo era, y que lo disimuló cargándose de deuda durante un tiempo en que jugaron a ser nuevos ricos (¿a qué os suena?) mientras todo el mundo estaba muy satisfecho con la gestión de la clase política…hasta que la crisis financiera pinchó la burbuja griega. Esa deuda no se empleó para aumentar la productividad, y pasada la ola ahora viene la resaca, igual que ejemplifiqué para España hace ya un tiempo. La deuda mal empleada no obra milagros, y si eras pobre antes de asumirla, luego lo eres mucho más.

Eso no quita que sea totalmente cierto que la austeridad sólo ha contribuido a destrozar aún más la economía griega, pues tras cinco años de austeridad y dos quitas, hoy Grecia es aún más incapaz de hacer frente a su deuda que cuando se empezó el tratamiento sádico con electrodos. Pero también es absolutamente cierto que el Estado griego era inviable sin cambios radicales que guillotinasen el clientelismo, la ineficacia y la corrupción (empezando por la Iglesia Ortodoxa Griega, que tiene un emporio entre bienes raíces y participaciones empresariales en distintos sectores, a cubierto de la Hacienda griega). Podríamos resumir que Grecia ha pasado por el problema español, pero en un grado superior.

Y, por supuesto, eso no quita ni un ápice para que el “rescate” haya sido un bandidaje de unos hijos de puta que, para salvar los balances de la banca alemana y francesa, han puesto a las instituciones públicas en su lugar (socialización de las pérdidas, again). Por cierto, en esta ocasión sí que me funcionó perfectamente la bola de cristal, piensa mal y acertarás: esta entrada es del verano del 2011.

Igualmente, es cierto que el euro ha dejado fuera de juego a la industria nacional, y uno se plantea si no deja de ser una herramienta de la industria alemana para laminar a la competencia. Pero claro, también está el reverso ¿por qué nuestras economías no pueden ser tan eficientes como la alemana? Hemos tenido una oportunidad tremenda de ponernos a su altura en la época de las vacas gordas, y la hemos dejado escapar invirtiendo en sectores poco productivos (el ladrillo).

Gracias al provinciano estafermo acomplejado por ser el único que necesita pinganillos en las reuniones de la UE (¿y estas son las ventajas de votar a políticos “profesionales”? cualquier veinteañero español universitario está más preparado para asumir el gobierno que este cobarde intelectual), hemos pasado de tener una exposición testimonial y, en todo caso, privada, a jugarnos 40,7 G€ públicos (otro Bankia, para entendernos) si la banca griega colapsa (¿no lo está ya?) y los griegos deciden hacer un simpa en toda regla (que es exactamente lo que deberían hacer, ya puestos de hacer default, lo haces a lo grande, porque con otro haircut sólo conseguirán encontrarse dentro de un año en la misma situación que ahora). Y luego, todo el día baboseando el trapo de colores en que se envuelven. Su incompetencia en la defensa de los intereses españoles la vamos a pagar muy cara en este asunto.

La respuesta definitiva a esa crisis no es pedir otro rescate, que es como darle más cuerda al ahorcado, sino dejar de ser pobre que es, a fin de cuentas, la raíz de todos los males; del déficit público disparado, del desempleo, de ser intervenido el país por la hórrida y criminal Troika…

La main de celui qui donne est toujours au dessus de celle qui reçoit
Napoleon Bonaparte

¿Y por qué Grecia era y sigue siendo un país pobre? Pues la respuesta la sabe hasta el prócer don Pero Grullo, pero parece que pasa desapercibida en Bruselas (y algún que otro gafapasta que agita ahora la bandera griega). Grecia es pobre porque no genera suficiente riqueza. Al menos, para mantener el nivel de vida al que, gracias a la ficción de la deuda, se habían acostumbrado. Si tu economía no es más eficiente que la de un país en vías de desarrollo, no puedes aspirar a largo plazo más que a una sanidad, una educación, un sistema público de pensiones de país en desarrollo. Y la deuda, sólo puede retrasar el momento en el que debas reconocer tu situación, empeorada por el pago de sus réditos.

¿Resignarse a la pobreza? Sólo si no tienes altura de espíritu para aspirar a nada mejor. Ahora bien, por supuesto que también pesan las circunstancias materiales, y con esa losa de deuda es imposible vivir más que para arrancarte la piel trabajando para devolverla, mientras ves que por mucho que trabajes, ésta sigue creciendo (el interés compuesto, y la función exponencial que subyace en él, es la fuerza más poderosa del universo; parece inofensiva, pero una vez desbocada es imparable, llevándose civilizaciones por delante). Por eso considero que Grecia debería salir del euro, y hacerlo a lo grande, con un corte de manga en forma de default y flirtear con rusos, chinos y quien pueda apadrinar su reconversión de país obtuso, desigual y corrupto a país civilizado y dinámico.

Y de todo lo anterior, haríamos muy bien en tomar lección y aplicarnos el cuento, porque el virus es el mismo, si bien cursamos la enfermedad del garrulismo con síntomas menos leves.

Hasta aquí, la parte introductoria :P. Ahora voy con el tema del que quería tratar :D

Hace sólo unas entradas he criticado la estupidez radical del gasto español en armas de guerra (eufemísticamente llamado “inversión en defensa” a pesar de tratarse de armas ofensivas), despilfarro en marcianadas (de 8 a 15 G€, según tomes en cuenta las partidas que el mundo castrense tiene repartidas a lo largo y ancho de los PGE) que limita nuestro desempeño en otras áreas cruciales para salir de la crisis como la educación o la investigación.

Pues bien, si critico la estulticia española a la hora de identificar prioridades, me quedo sin palabras ante la exhibición griega de garrulismo primario, cual chimpancé blandiendo un palo amenazante.

Veréis a qué me refiero a continuación, aún habiendo tratado hace poco de la fiebre militarista griega, me he vuelto a sorprender por sus dimensiones, al compararlas con otros países.

Voy a poner en relación a tres países de la misma región, Europa; los tres miembros de la UE, de la OTAN y de la Eurozona (by the moment). Uno, la locomotora alemana. El otro, un Estado de medio pelo como España. Y, por último, la desahuciada Grecia. Tomo datos de la Wikipedia inglesa.

POBLACIÓN x1E6
Alemania: 80,7
España: 46,5
Grecia: 10,8

PIB $x1E12
Alemania: 3,4
España: 1,4
Grecia: 0,2

Vemos que España, en relación a Grecia, es x4,5 en población y x7 en riqueza. En el caso de Alemania, casi x8 de población y x17 en riqueza.

Ahora vamos a comparar la potencia económica y demográfica, con algunos datos de sus fuerzas armadas:

EFECTIVOS x1E3
Alemania: 298
España: 152
Grecia: 154

PRESUPUESTO € x1E6
Alemania: 30.600
España: 10.500
Grecia: 4.956

AVIONES DE COMBATE
Alemania: 109 Eurofighter + 87 Tornado
España: 86 F-18 + 43 Eurofighter + 13 Harrier II
Grecia: 155 F-16 + 43 Mirage

FRAGATAS
Alemania: 3 F-124 + 4 F-123 + 5 F-122
España: 5 F-100 + 6 F-80
Grecia: 4 MEKO + 9 F-450

SUBMARINOS
Alemania: 5 Type 212
España: 3 S-70
Grecia: 6 Type 214 + 7 Type 209

CARROS DE COMBATE
Alemania: 232 Leopard II
España: 327 Leopard II
Grecia: 353 Leopard II + 501 Leopard I + 390 M48 + 312 M60 + ¿400 M1A1 Abrams?

Estos griegos están enfermos. Tout simplement.

Y este militarismo ha contado con amplio respaldo político y social a lo largo de varias legislaturas. El más radical, Syriza, con el Estado cayéndose a pedazos, lo más que ha llegado es a proponer un recorte del 4% en el presupuesto militar (todo un progreso, cuando los anteriores ejecutivos asumieron recortar un 48% las pensiones sin tocar el presupuesto militar).

No es un 4%; para adaptar el ejército griego a lo que se puede permitir por su población y riqueza, habría que licenciar al 90% de equipos y efectivos. Las armas no generan crecimiento (al menos para el país que las compra, sí para el que las produce y vende), los tanques y avioncitos no se pueden comer.

Y no, el asunto de Chipre no justifica esa profusión de armas. Las posibilidades de agresión de Turquía, otro país de la OTAN, son prácticamente nulas ¿por qué o para qué iba a hacer semejante estupidez?. De hecho, conviene recordar que fue el gobierno fascista griego el que, en 1974, inició el movimiento militar que rompió el status quo y terminó con la partición de la isla (que, por cierto, NO pertenece al Estado griego, sino que es un Estado independiente). El tema de Chipre se podría haber solucionado con un poco de materia gris y diplomacia, reconociendo la realidad multicultural de la isla (tras el conflicto, muy reducida tras el intercambio de poblaciones, ahora están los griegos a un lado y los turcos del otro) y dándole una solución satisfactoria para ambas partes y, por lo tanto, permanente. Pero cuando falta materia gris y sobra testiculina, lo que podría haber solucionado una serie de embajadas diplomáticas, englobando el asunto chipriota en un tratado global de desarme y cooperación económica muy provechoso para ambos; se ha preferido enquistarlo cargándose de la chatarra de la que van deshaciéndose los ejércitos de la OTAN (más peor aún, algunas unidades nuevas, como los 170 Leopard 2A6 HEL).

Es muy triste lo que está pasando las clases populares griegas, pero…a fe que se han labrado y merecido su suerte.

Como decía el tito Maki…nadie es inocente.

1 julio 2015

Eu chorar, chorei

Filed under: Música — Mendigo @ 15:56

Contaba o outro día que viña de coñecer, burro de min porque xa ten unha chea de anos ás costas, a Acetre, o grupo de folk bilingüe, como eles mesmos descríbense, de Olivença.

Pois estes días atrás estiven a disfrutar coa súa música cando, para a miña sorpresa, afociñei cun corte do seu disco “Dehesario” de nome curioso. ¿Mãe Bruxa? Cando o lin, díxenme…isto non será…e premei nel ás présas.

(more…)

28 junio 2015

Papel mojado

Filed under: política — Mendigo @ 2:10

Os pido que imaginéis una situación. Una persona, frente a una puerta cerrada y un manojo de llaves. La persona va probando las llaves una a una, hasta que una de ellas hace girar el bombín y abre la puerta. Entonces, la persona escoge otra de las llaves.

¿Raro?

Otro caso. El alto mando consigue captar un mensaje cifrado del enemigo. Saben que el enemigo cifra sus mensajes con 3 modelos de claves. Al aplicar la clave 1, el resultado es “sdnjuks as8camsld q%mlcsd”. Al aplicar la clave 2: “)=%&=&·!$%)=@#½{¬|@%(·&“ħßæßđ¶”. Y usando la clave 3: “el ataque comenzará a las 7:00h”.
El alto mando concluye que el mensaje correspondiente a la clave 1 (o la 2) es el correcto, desestimando el tres por no tener sentido.

¿Absurdo?

Pues os propongo otro caso. Imaginaos la Constitución de cierto Estado imaginario que dice:

Artículo 47
Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación. La comunidad participará en las plusvalías que genere la acción urbanística de los entes públicos.

El Tribunal Constitucional, consultado sobre el sentido de este artículo, pues para alguien debía no estar lo suficientemente claro, concluye que es incorrecta la lectura de que la Constitución otorga a los poderes públicos el encargo de garante del derecho de todo ciudadano a disfrutar de una vivienda, digna y adecuada. Y como garante, es responsable de proveer de ese bien a quien no pueda acceder a él; básicamente, por circunstancias económicas, al haber puesto la especulación sobre el suelo los precios en un nivel inalcanzable para muchos ciudadanos.

No, error.

La interpretación correcta del artículo 47, según el Tribunal Constitucional es que no se le podrá prohibir a ningún ciudadano el acceso a la vivienda, la cual tendrá que procurársela el interesado según sus posibilidades, digna o no, o mudarse bajo uno de los viaductos de la M-30. Tal es el docto dictamen de los estudiosos de la Constitución, maestros del sistema legal, constitucionalistas. Es decir, en realidad los artífices de la Constitución quisieron prevenir la posibilidad de que, algún día, a alguien le diera por prohibir el derecho a habitar en una vivienda. Al grito de ¡a vivir a los árboles!

¿Qué maldito sentido tiene esta explicación? Si el artículo 47 no quiere decir que el Estado deberá velar para que todo el mundo tenga un alojamiento adecuado (sin enumerar los medios, como corresponde a una Constitución, puede ser con una política de alquileres sociales, promoción de viviendas protegidas, subvenciones al alquiler, regulando el mercado para evitar la especulación…); si el Tribunal Constitucional descarga al Estado de la responsabilidad de proveer a todo ciudadano de una vivienda, digna y adecuada ¿Qué otro sentido tiene el anterior artículo? ¿Que el Estado se limita a asegurar que a nadie se le prohíbe el comprar o alquilar una vivienda? ¿Y por qué nadie querría hacer algo así? ¿Existe o ha existido en el mundo alguna ley que prevenga a la sociedad o a un grupo de acceder a la vivienda, al menos en alquiler? ¿Hay alguna normativa legal, alguna vez ha existido, que explícitamente fuerce a la gente a dormir al cielo raso?

Pues si tal es realmente el sentido de ese artículo, que se suprima porque es absolutamente vacuo, no tiene ningún valor. Tan ridículo como proclamar el derecho de las ranas a tener pelo.

Artículo 35
Todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo, a la libre elección de profesión u oficio, a la promoción a través del trabajo y a una remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia, sin que en ningún caso pueda hacerse discriminación por razón de sexo.

El cual quiere decir, según nos explican las eminencias judiciales del Tribunal Constitucional, que no será constitucional una ley que prohíba a los trabajadores trabajar. :)

Eso está muy feo, de eso nada. Hay que dejar trabajar a los pobres trabajadores ¿qué es eso de impedírselo?

Pero de ninguna manera quiere decir que el trabajador tenga derecho a un puesto de trabajo, a demostrar su valía y ganar su sustento, y que el Estado debe velar por el cumplimiento de ese derecho. ¡No, hombre! Hay que ser muy ignorante para entender que el artículo quiere decir tal cosa. Nadie le puede prohibir trabajar al obrero; ahora, si hay cuatro, cinco, seis millones de parados, allá se las apañen.

Por cierto, sobre lo del “deber de trabajar”, no sé muy bien como cuadra con personajes de la farándula y la clase bien, empezando por la misma familia del rey.

Lo que echo en falta es cierta coherencia en la interpretación del resto de la Constitución, tomando la misma clave 1 que con los anteriores artículos. Por ejemplo, el que reza…

Todos tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral, sin que, en ningún caso, puedan ser sometidos a tortura ni a penas o tratos inhumanos o degradantes.

No debería presuponerse que se carga al Estado con la ardua tarea de defender a las víctimas y perseguir a los criminales. No, papá Estado no está para eso. Este artículo de la Constitución se limita a aseverar, como los anteriores, que no se puede prohibir a la población o a una parte de ella vivir, o conservar su integridad física. Ahora bien, si una banda de maleantes quiere partirte las piernas, apáñatelas tú mismo. No querrás que el Estado esté para solucionarte todos los problemas. En modo alguno puede suponerse que el Estado sea garante de tu derecho a la vida y a la integridad física y moral.

En cuanto a las torturas y tratos inhumanos o degradantes, todos entendemos que se establece implícitamente la salvedad de “[…]mientras no seas vasco, inmigrante o perroflauta, o simplemente te cruces en el camino de un policía con los cables cruzados”.

Y ahora, en serio. La Constitución se redactó en forma de acuerdo, reflejo de una distribución de fuerzas muy favorable para la derecha (tenían las armas, la administración, la judicatura, la propiedad del capital…). Hubo una transacción en cierto temas como la monarquía, la unidad de la patria defendida por el glorioso ejército español, la condición del castellano de lengua de todos los pueblos…a cambio de otros temas de claro tinte social como el derecho al trabajo, a la vivienda, derecho de reunión, de participación política, de afiliación sindical o de huelga.

Pero nos la volvieron a jugar. La parte de la Constitución más derechosa, esa es intocable y siempre que se cuestiona algo del modelo de Estado se levantan ofendidos los que no la votaron diciendo “es que lo pone la Constitución!, quieren violar la Constitución! y toda esa fraseología del manual del perfecto demócrata de toda la vida. Sin embargo, la parte más social de la Constitución, que como recuerda muchas veces Anguita daría para mucho si se desarrollase, ésa, fue rápidamente desactivada tras sucesivos dictámenes de un Tribunal Constitucional compuesto como un traje a medida para el poder.

Pero ya no es que el Tribunal Constitucional sea reo de manipular el espíritu de la Constitución, de romper el acuerdo que la hizo posible. Sobre todo y antes de todo, es responsable de retorcer mi idioma, la lengua de Castilla, para hacer que, tras someterlo a martirio, un texto dé peras siendo un olmo. Es una burda manipulación intelectual de ciertos artículos del texto constitucional, por lo demás de interpretación diáfana para cualquiera que se acerque a ellos honestamente, y todo para eludir el desarrollo de políticas de vivienda pública y trabajo, quizá sea lo que menos les perdono.

Con ese nivel de comprensión lectora, no me extrañaría que otro día el Tribunal Constitucional dictamine que el Corán es un libro de amor y sabiduría. Y en realidad Hitler, en el Mein Kampf, proclamaba su amor a los judíos. Adolf, ese gran incomprendido…

(y no debería emplear esta clase de ironía, porque un día me veo declarando en la Audiencia Nazional, acusado por los zorros de matar gallinas).

+

Para endulzar la entrada, una preciosidad de otro español que tuvo que emigrar para poder progresar en su carrera y obtener reconocimiento.

Sarasate compuso Aires Gitanos (aunque también la he visto nombrada como Aires Bohemios, para no molestar los oídos de aquellos a los que todo lo gitano les repele) en tierras teutonas, y fue estrenada en Leipzig con título original en alemán: Zigeunerweisen.

Podemos estar orgullosos.

24 junio 2015

Eufemismos bélicos

Filed under: pacifismo — Mendigo @ 12:38

Alguna vez hemos mencionado las argucias del neolenguaje para disimular una realidad y acomodarla a los oídos del público, para que sigan transigiendo con el uso de la violencia por parte del Estado.

Por ejemplo, ¿cómo se llama en la lengua de Garcilaso, el útil que este energúmeno blande, presto a descargar el golpe?

En castellano, ese artefacto se llama porra. Hay otros sinónimos no exactos como cachiporra, estaca, clava, garrote…pero el término correcto, exacto en la lengua de Castilla para ese arma ofensiva es porra.

¿Y cuál es el eufemismo que emplea la neolengua? ¡Defensa! A pesar de ser un arma eminentemente ofensiva, a diferencia de las armas defensivas como podría ser un escudo, yelmo, grebas… El eufemismo es la envoltura que recubre al cinismo.

Bien, pues ahora me voy a ocupar de otro ejemplo de eufemismo, quizá su arquetipo:

El Ministerio de la Guerra pasó a llamarse, para hacerlo más fácilmente digerible, Ministerio de Defensa en el año 77 (durante la dictadura militar, cada arma tenía su propio ministerio, de la marina, del aire y del ejército).

¿Cambió esto su carácter? ¿Realmente esto supuso una reordenación de sus capacidades, orientadas a la exclusiva defensa del territorio estatal frente a una peregrinamente hipotética invasión extranjera? No, claro que no.

Por poner un ejemplo, tenemos el juguete más caro del almirantazgo, el portaaviones R-11 Príncipe de Asturias. Se rumorea que este buque fue la moneda de cambio que los políticos ofrecieron a los militares, a cambio de que silenciasen el ruido de sables. En concreto, fue el chupete que se les dio para que tragasen con la legalización del PCE.

¿Por qué lo saco a cuento? Porque un portaaviones es, por definición, un tipo de arma que, como la porra, aún más que la porra, sólo tiene una finalidad ofensiva: llevar la guerra a otras costas, más allá del rango operativo de los cazas (que para un F18 son unos 2.000km, que puede ser extendido con repostaje en vuelo o en bases aliadas). No usas un portaaviones para defender tu territorio, ni aún para atacar territorios vecinos, porque para eso ya están las bases aéreas en tierra.

Un portaaviones no tienen cabida en un Ministerio de Defensa, si el cambio de denominación no fuera más allá de un maquillaje léxico (eufemismo, una mentira piadosa que se llamaban). Si no tienes pensado atacar a nadie, es simplemente tirar el dinero por el inodoro. Y si planteas una guerra de agresión, entonces lo honesto sería devolverle al Ministerio su nombre original. Bueno, lo honesto sería no plantear tal guerra, y licenciar al 90% de la plantilla del ejército, pero entonces, claro, a qué iban a dedicarse esos 130.000 tipiños que no saben de nada más que de marcianadas. Quizá a dar golpes de Estado, y es por ello que seguimos comprándoles chupetes para que se estén tranquilos.

Uno de los últimos, el relevo del Príncipe de Asturias, el L-61 Juan Carlos I. Se trata de un portaaviones ligero similar a la clase Mistral gala, con capacidad como buque de desembarco (posee un dique inundable). Que lo de “ligero” no os engañe, es un navío de 231m de eslora por 32m de manga y 26.000 toneladas de desplazamiento (por 196m, 24m y 17.000T del R-11 al que sustituye).

Como lo tengo que pagar, a mí lo que me impresiona es el coste: 400 millones de leros. Más, cada año, el mantenimiento (30 millones costaba el anterior portaaviones, más pequeño). Aún es dinero para satisfacer el orgullo del almirantazgo, herido desde aquello de enviar los navíos contra los elementos. No sirve para defender el propio territorio, sino para atacar, invadir otros. Si la cúpula militar está pensando en volver a repetir lo del desembarco de Alhucemas, estaría bien que compartiera su planes con la población productiva que les costea sus aventuritas y galones.

Lo gracioso del caso es que, ahora mismo, sólo hay un tipo de aeronave en producción que pueda despegar de la cubierta reducida de este buque: el F-35B. Pero cada pajarito de estos cuesta 196 millones de dólares (compárese con los 36 millones que cuesta un Sukhoi-34), y desde el ministerio ya han comprendido que no se lo pueden permitir (sólo 2 ya cuestan más que el propio portaaviones, y luego hay que armarlos). Así que habrá que seguir tirando con los viejos Harrier y, una vez que éstos ya sean achatarrados, será un portaaviones sin aviones (no sé por qué me recuerda a cierto aeropuerto levantino).

Ya conocéis el chiste. La unidad de medida de inteligencia se mide en Tares. Y luego, sus múltiplos y submúltiplos, kilotares, megatares, militares…

Bueno, pues ahora me acabo de enterar que el almirantazgo tiene otro nuevo antojo, y está dudando entre otro L-61 (portaaviones ligero multipropósito y buque de asalto pesado como el Juan Carlos I), o un portaaviones puro de propusión nuclear como el R-91 Charles de Gaulle (42.000 toneladas). De hecho, le tienen escogido ya hasta nombre: Carlos III. Y como no vamos a comprar aviones al enemigo ruso o chino, habría que llenarlo de F35C (con capacidad CATOBAR para despegar y aterrizar con catapulta y cable de apontaje) que son incluso un poco más caros que la variante B, 199 millones de dólares (o Rafale M, que salen a mitad de precio).

Que por cierto, este tipo de aviones “furtivos” como el F-35 o el F-22 están pensados para la incursión en el espacio aéreo enemigo sin ser detectados. Es decir, para la agresión, el ataque, para preparar una posterior invasión tras destruir sus defensas antiaéreas y lograr la superioridad aérea.

¿Ministerio de Defensa? FALSO, su lista de la compra les delata. Seríamos imbéciles si, en las actuales circunstancias económicas (o cualesquiera otras), permitimos que los milicos sigan yéndose de compras con nuestra tarjeta de crédito.

23 junio 2015

El símbolo y la idea

Filed under: política,religión — Mendigo @ 2:23

Juramento de posesión del alcalde de Brunete (no sin mi totem!):

Un curioso ejemplo de cómo la adoración a un símbolo es a un tiempo transgresión de la idea a la que hace referencia.

“Pero yo os digo: No juréis de ninguna manera, ni por el cielo ni por la tierra […] que sea vuestro hablar sí o no. Porque lo que va más allá de esto, procede del Maligno”
Mateo 5:33-37

Mira que los Evangelios dicen pocas cosas claras y sí un cúmulo de vaguedades. Ahora, para algo que queda nítida y terminantemente prohibido, y los que se dicen seguidores de esa idea se afanan y ufanan en transgredir su letra y sentido, de las formas más pomposas y alambicadas que son capaces de idear. ¿No son exquisitamente ridículos, estos católicos?

Y en esta ocasión, punto para el Evangelista: para quien tiene honor, huelgan esas ceremonias y juramentos. Para quien no lo tiene, también están de más.

¿Necesito explicarlo? Es un absurdo lógico. Es como preguntarle a alguien ¿eres un mentiroso? Si la persona es honesta, contestará que no. Y si es un mentiroso, no le importará una mentira más, y contestará también que no. En cualquiera de los casos, obtenemos la misma respuesta, por lo tanto es baladí formular la pregunta.

Pues lo mismo con todo esa parafernalia de juramentos y promesas. Todos la hacen, corruptos y honrados, y todos se comportarán en adelante según su condición, independientemente de ceremonias, juramentos por lo más sagrado con crucifijo en medio y demás alharacas. Es sólo un rasgo supersticioso (¿alguien cree que le quemará la mano que posa sobre la Biblia al perjuro? hasta un niño sabe que no) que heredamos de tiempos oscuros y los indigentes intelectuales le siguen dando importancia al rito sin parar a razonar sobre su absoluta inanidad.

Una cosa tienen de ventaja los musulmanes sobre los cristianos: suelen leer alguna vez su libro sagrado. Uno se llega a preguntar qué queda de cristiano en el catolicinismo. Agarran la botella con iracundo, dogmático, supersticioso frenesí, derramando todo su contenido.

No tiene visos de divinidad esa colección de digresiones que añadieron al Tanaj para conformar la Biblia. Ahora bien, tiene algún pasaje interesante, inteligente e incluso poético (la ley se hizo para el hombre, y no el hombre para la ley). Es una pena que los seguidores de la tradición de la tribu, la religión del poder (llamada catolicinismo en España, ortodoxia en Grecia…) no se hayan aprovechado en nada de ellos. Es tan sagrado su puto librito, que ni lo abren.

Página siguiente »

El tema Rubric. Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 261 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: