La mirada del mendigo

23 noviembre 2017

A independencia galega é unha necesidade vital

Filed under: autodeterminación — Mendigo @ 21:48

Cóntovos unha anécdota que ocorreu hoxe mesmo, e á que non puiden deixarlle de dar voltas.

Estaba no Bricoking de Pontemierda cando empezo a escoitar berrar un home na liña de caixas. Estaba rifandolle á rapariga da caixa porque lle falara en galego. ¿? Seica lle deu os bos días, e o fulano comezou a berrarlle, ela intentaba explicarse e o energúmeno a berrarlle máis ata que ela calou. E seguía que iso non era unha escola de idiomas, que non se dirixira a el en galego, que el non mantería unha conversa en galego, que ía chamar o encargado e xa vería…

E aínda non contento desa agresión verbal (foi moi violento, a rapariga cada vez falaba máis baixo e o fulano máis alto, xa varios estabamos mirando para intervir se o fulano seguía a machacala, ata que a rapaza pechou a caixa e marchou), ainda tivo as ganas de quedarse para por unha reclamación por falarlle en galego (por certo, nun centro de bricolaxe que é dos poucos que emprega o galego na súa publicidade). Para facerlle máis dano á caixeira e, de paso, previr ás outras de falar outra cousa que non sexa español, apouvigándoas. Terrorismo de baixa intensidade, empregar o medo cun marcado carácter étnico (o españolismo pretendendo borrar do mapa a cultura galega), mais tamén de clase: o señorito impoñéndose sobre a traballadora nunha situación de precariedade. Un verdadeiro miserable, pontemierdés de toda a vida (un fachiña da Caeira, pola pinta).

Eu levo toda a tarde dando voltas a ese suceso, o noxo que sinto por ese malnacido que barna a miña lingua materna (¡eu son castelán!) facendo dela lingua de imposición. Ese mergallán que se gaba de falar unha lingua que lle é allea, non é galego pero moito menos castelán: é só unha bosta con patas.

Pero imos ir máis aló da lamentable anécdota. Este fillo de puta abusou dunha rapaza porque puido, porque a Constitución garántelle o dereito de ir co seu español a todas partes do Estado, dereito de conquista que non é recíproco (proba a ir a un comercio ou un bar de Tordesillas e falar en galego, catalán…). Se o bilingüismo é tan estupendo, que os nenos casteláns aprendan galego na escola e vexan todos os canáis da tele en euskara, se acaso agás un.

¿O mesmo fulano iría a Portugal, a uns kilómetros de aquí, e atreveríase a berrarlle a unha caixeira porque lle dera os bos días en Portugués? Os mesmos “bos días”, porque é exactamente a mesma forma en ámbalas dúas linguas que son unha mesma. Non, ese cobarde non o faría. Porque en Portugal, a caixeira ten detrás un Estado que defende o seu dereito a falar a lingua dos seus antergos. Ese dereito gañárono os portugueses facendo unha matanza de casteláns en Aljubarrota, e endexamáis o terán os galegos mentres estén dentro dunha España construida á medida de Castela.

E xa é hora de dicir as cousas claras: nin rojigualda nin a paiasada da tricolor, en calisquera configuración que adopte España sempre chegarán a un acordo as forzas políticas de ámbito estatal (o españolismo non coñece de esquerdas nen dereitas) para fixar na lei o castelán como lingua propia da Galiza. Se alguén pensa que é posible unha federación española na que todas as nacións estén presentes en pe de igualdade, cada unha coa súa lingua oficial no seu territorio (como Suiza ou Bélxica), que levante a mao. Eu non o creo posible, precisamente porque son castelán, e sei cómo se pensa máis aló das Portelas. Daquela, a única opción para a supervivenza da cultura galega é a completa independenza do Reino de España. Se non se da, e non se da axiña (en termos históricos, nunha ou dúas décadas antes de que a diglosia e a maior potencia demográfica das vilas remate por matar o galego), Galiza desaparecerá para sempre.

É unha cuestión de supervivencia: Galiza, para vivir, ten que saír de España. E coas circunstancias sociáis e económicas actuáis, eu non lle asigno moitas probabilidades a ese evento.

Daquela, Galiza vai morrer: é a determinación dos seus fillos, avergoñarse e rexeitar a cultura dos seus pais como xa fixeron asturleoneses ou aragoneses. Quedará, por suposto, a Comunidade Autónoma Galega, cunha poboación completamente aculturizada e asimilada. Os seus habitantes terán tanto dereito de se chamaren galegos como un mexicano de chamarse azteca o tlaxcalteca. Só ficará a lembranza dunha lingua, unha cultura morta que só vivirá na toponimia (a que resista a castelanización).

Cada galego, en cada intre da súa vida, fai unha escolla: falar nunha ou noutra lingua. O sumatorio de todas esas escollas fan que o galego se perpetúe ou desapareza. É unha responsabilidade ineludible na defensa da cultura que, o mesmo que co patrimonio histórico e natural, o galego medio desatende. Un galego que escolle falar castelán, un galego que enche a súa finca de eucaliptos ou prende lume ó monte ou estraga un campo de mámoas, é un individuo que rexeita a obriga moral de protexer e promover o patrimonio do seu pobo. O galego que por preguiza non emprega a súa lingua, é como o que, pola mesma razón, cambia de cociña e tira a vella pola ponte abaixo en vez de levala o punto limpo: non respeita a súa nai.

Todo ben nacido entende da necesidade de protexer unha lingua, un monumento histórico, unha especie natural da extinción; toda persoa cunha mínima formación intelectual sabe do valor deses bens únicos máis aló do crematístico e, se é home, se é muller e non unha besta, comprométese na súa defensa.

DIGNIDADE.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Anuncios

10 octubre 2017

Las armas

Filed under: autodeterminación — Mendigo @ 8:37

Como hemos recordado tantas veces, el dinero es un convencionalismo: un papelito impreso tiene el valor en bienes y servicios que la sociedad le reconoce. La misma propiedad es una mera convención, como el lenguaje: no está en la esencia de un perro llamarse perro, es sólo un grupo de fonemas que una sociedad determinada le otorga para referirse a este cánido domesticado. De igual forma, la Casa de Alba tiene unas propiedades porque el conjunto de la sociedad les reconoce el derecho de hacer uso de ellas. Es un puro convencionalismo, pues no está en la esencia de esas grandes fincas y palacios nada que les haga pertenecer a esos vividores. Bastaría que la sociedad cambiase de parecer, para que todas esas propiedades pasasen a otras manos, acaso las de todos.

Los convencionalismos tienen la misma capacida de operar sobre la sociedad que Dios, es decir, en la medida que es asumida y compartida su existencia entre la sociedad. ¿Porque qué poder tienen hoy el gran Horus, Hermes, Loki? También es triste, ahora que todo el mundo lleva un smartphone, dejaron de ocurrir espectaculares milagros y a la virgencita se le quitaron las ganas de aparecerse, cuando podría petar YouTube.

Pues bien, toda la estructura del Estado, el Estado mismo, no es más que otro convencionalismo. Por ejemplo, el poder judicial: un individuo togado tiene la autoridad (más bien, la potestas) que la sociedad quiera reconocerle; si le retiran ese crédito sólo sería un tipiño vestido de mamarracho desgañitándose con órdenes y amenazas que nadie atiende. Por ejemplo, en otra sociedad que no llame perros a los perros, ese juez es sólo un turista que vale sólo el límite de su tarjeta de crédito.

Lo mismo ocurre con el resto de poderes: lo son porque consentimos en dárselo, porque actuamos como si lo tuvieran, su poder es el que nosotros le reconocemos. El poder, como el dinero, está fabricado con la misma sustancia que la religión: la fe (por eso hablamos de dinero fiduciario, y no hace falta añadir el adjetivo refiriéndose a Dioses y gobiernos, porque no hay ninguno que no lo sea). Todos los poderes son puro convencionalismo, ficción si queremos, basados en el crédito. El legislativo, por el cual comulgamos con la piedra de molino que un grupo de mediocres aduladores privilegiados representan las voluntades e intereses del pueblo. Legislativo, judicial, el económico como hemos visto y, sin lugar a dudas, el mediático: un medio de comunicación tiene poder en la misma medida que crédito entre la gente. Todos ellos se basan en el consenso de la sociedad en reconocerles ese poder. La fe mueve montañas, y sólo con creer basta para conferirles, investirles con ese poder. Basta un cambio de consenso en la sociedad sobre la legitimidad de un gobierno y/o la sede de la soberanía para que el poder cambie de manos . Es lo que ocurre tras unas elecciones, una revolución, una secesión o… un golpe de Estado.

No tan deprisa.

Y es que no sé si os habréis percatado de que me he dejado un tipo de poder en el tintero: el militar. A diferencia de todos los anteriores, éste no depende de su aceptación compartida por la sociedad: una bala te mata, creas en ella o no, te guste o no. No son como los montruos que anidan debajo de la cama del niño: las armas no desaparecen con dejar de creer en ellas. Por ello, el resto de poderes, todo poder humano, se fundamenta en último término en la capacidad de controlar las armas y las conciencias de los que las empuñan (básicamente, las policías y el ejército, en el mundo moderno los únicos grupos armados operativamente relevantes). Y cuando un grupo armado prevalece en el campo de batalla, aún percibido como ilegítimo y minoritario por el común de la población, tiene la capacidad (PODER!) de imponer toda una estructura del Estado (= coherción), y podemos pensar en el Imperio Romano, la España del Caudillo por la Gracia de Dios o en el Califato del Estado Islámico, pero en realidad es el origen de todos los Estados.

La violencia no es un convencionalismo, es el único poder REAL (no contingente), origen y soporte de todos los demás, así ha sido siempre y nunca será de otra forma ¿cómo podría no serlo? Son las armas las que, a la postre, determinan que ese cacho de papel de colores vale algo (aunque no siempre cuánto), que la palabra de un payaso ataviado de saya negra y puñetas de bordado tiene alguna relevancia y hasta incluso que al perro se le llame perro, como dice en la escuela el maestro, y no como oyes decir a la abuela.

Lamento tener que recordar cosas tan básicas, pero creo que era necesario con el nivel infantiloide del discurso actual. La realidad, única Diosa y señora, es indiferente a que nos guste o no; y desde luego que a mi no me gusta, pero vivir entre nubes de algodón de azúcar no me ayuda a cambiarla.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.

27 septiembre 2017

Los Tercios

Filed under: autodeterminación — Mendigo @ 12:31

“A por ellos, oé”: Así despiden por toda España a la Policía enviada a Cataluña

Supongo que no de manera muy diferente despedían a los Tercios que marchaban para Flandes. Estos son los demócratas, según la prensa del régimen.

Por cierto, que a Flandes le ha ido pero que muy bien en la historia desde que dejó de estar sometido a la Corona española.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

16 septiembre 2017

Prensa

Filed under: autodeterminación,información — Mendigo @ 17:48

Quería proponeros una cuestión, pero antes hago una breve digresión, cómo no, acerca del monotema.

Estaba consultando la versión USA de Reuters, cuando me llama la atención en la barra lateral una de las noticias sobre “Catalonia”: Police in Catalonia hunt for hidden ballot boxes in bid to foil referendum.

Es encomiable el afán que pone la prensa del régimen en convencernos, en el más puro estilo orwelliano, de que democracia significa que los ciudadanos no puedan votar, o más concretamente, que la ciudadanía no tenga derecho a autoorganizarse políticamente en la forma que crea conveniente. Celebro enormemente tal empeño, ya que gracias al cual podemos tener un respiro de noticias de Venezuela.

La cuestión es que el resto del mundo, no sometida a semejante didáctica, asiste con el gesto torcido a la cacicada autoritaria de un Estado que cada vez se parece más a Turquía. Bueno, o al revés, no lo tengo yo muy claro. Menudo papelón estamos haciendo.

Son dos concepciones del Estado, uno como organismo del cual un pueblo decide dotarse como medio de autogobierno. Otra, la del Estado-nación no determinado por la libre voluntad de los ciudadanos sino por Dios y la Historia (es decir, por el número de cañones y los matrimonios de conveniencia).

Tanta patochada para no reconocer lo evidente: si Catalunya se independiza, y detrás va Euskadi-Nafarroa, lo que quede de España estaría económicamente al nivel de Portugal. A lo cual he de añadir que no se independiza quien quiere sino quien puede: para Galicia poder buscar su propio destino sin Castilla, primero debería desarrollar una economía que se pudiera sostener por sí misma. Muchas pensiones que pagar, y muy poco interés de los pocos jóvenes en quedarse y cargar con ese fardo.

Cierro el inciso y retomo la cuestión, que ya hace tiempo quería plantearos. ¿Qué medios usáis para informaros? Medios de calidad, en el que se ofrezca información para adultos intelectualmente normales, quiero decir, no la papilla mascada que ofrece la prensa nacional con un muy mal disimulado afán de persuasión sobre del de información.

Hace años, asqueado de El País (de la prensa española, quizá el medio de más calidad ahora mismo sea El Confidencial) me fuí al NYT, acreditado como el mejor periódico del mundo (y, de paso, practico inglés). Muy buen medio, sin duda, pero aún así la necesidad de clicks para sostener su estructura de gastos obligan a popularizar, banalizar los temas y su tratamiento. No es que me las quiera dar de intelectual (más bien snob), pero cada vez tengo mayor conciencia de vivir en un mundo global en el que se verifica con mayor claridad una locución latina que salía hace poco a colación en un comentario:
Homo sum, humani nihil a me alienum puto

Limitarme a la prensa local es un localismo provinciano, pueblerino, en el que no consiento en caer: el mundo es mi patria y la humanidad, mis conciudadanos.

En esa búsqueda de información de calidad, he llegado a una conclusión sorprendente: la prensa económica. Hacía tiempo que consultaba el FT (sí, lo digo totalmente en serio, prensa ultraliberal mas de calidad), pero cada vez dejan menos contenidos en abierto, así que he buscado y encontrado otras alternativas gratuitas que creo aún mejores: Reuters (donde ojeándolo encontré el enlace que os pasé) y Bloomberg, por supuesto en sus ediciones internacionales, nada de provincianismos.

En el fondo, tiene su lógica: el tipo de cliente de la prensa económica no quiere que le coman la oreja reafirmando sus prejuicios y convicciones, sino información de calidad, objetiva, para tomar decisiones de inversión. Yo buscaba información profesional para profesionales, y esto es lo más parecido que he hasta ahora encontrado.

Y ahora, tras yo exponer mis razonamientos. ¿Qué hay de los vuestros? ¿Qué medios os parecen mejores para conocer la actualidad en el mundo? Información sin mascar, sin adulterar, acercándose en lo posible a los datos crudos.

En realidad, aún busco un nivel superior de información, mucho más técnica: esto es así, así y asá. Y si el periodista quiere dar su opinión, porque le debe parecer muy importante, abre un blog y que ahí le lea su puta madre, que a mí no me interesa. De hecho, se puede ahorrar el firma la noticia porque me importa un carajo cómo se llame. Si su identidad tiene algún reflejo o incidencia en la noticia, es que no me interesa leerla: está contaminada. ¿Conocéis algo así? Datos, estadísticas que contextualicen la información, y omisión absoluta de declaraciones de afectados mostrando “el lado humano de la noticia”. La humanidad ya la pongo yo, y poner la opinión de Fulanito Pérez y no la de otros miles o millones supone un sesgo en la información inaceptable (lo que elimina a por lo de más un buen medio como The Guardian).

¿Alguna sugerencia de un medio así?

+

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

8 julio 2016

Galicia no tiene futuro

Filed under: autodeterminación,economía — Mendigo @ 2:26

Es de todos bien sabido que el gran motor económico gallego, especialmente en la Galicia rural, son las pensiones. Ningún país de los que componen España depende tanto de ellas, son el gran pilar maestro que sostiene el edificio económico y social.

Todos hemos oído el augurio: en 2018, el fondo de pensiones se agotará si mucho no cambian las cosas en el mercado laboral (y yo creo que sí que van a cambiar, pero a peor). Una vez agotado, sólo quedará la vía del recorte en las pensiones, o que el Estado haga una aportación a la Seguridad Social vía unos presupuestos generales ya deficitarios (o saque de ésta alguna prestación, como las pensiones por viudedad u orfandad, que proponía el PP, cargándola de nuevo a los PPGG).

Y aunque no fuera por el déficit de la SS, sería simplemente por el efecto erosivo en el poder adquisitivo de la fórmula de actualización de las pensiones, ya desligadas del IPC, que tramó el ejecutivo conservador.

Toda pérdida de poder de compra de las pensiones se va a traducir en empobrecimiento directo, no sólo del perceptor de esa pensión, sino de toda la sociedad. Por supuesto, esto se verificará en todo el Estado, pero aquí con mayor inmediatez y crudeza que ningún otro sitio, por la importancia relativa que tienen en el conjunto de la economía.

Con una demografía atrofiada y una falta de expectativas de desarrollo profesional, que fuerza a los jóvenes a emigrar, podemos aseverar sin atisbo de pesimismo que GALICIA NO TIENE FUTURO.

Ya habíamos publicado una serie de gráficos demostrando cómo Galicia ha ido perdiendo paulatinamente peso en la economía española en los últimos veinte años.

Esto no es una opinión, es la constatación de un fenómeno que ya ha ocurrido. Pues bien, este fenómeno, lejos de remitir, se intensificará por las razones descritas.

Por otra parte, no me queda más que recordar que cada pueblo, tiene ni más ni menos que lo que merece (es paradógico la misma Galicia rural, envejecida, empobrecida, embrutecida y absolutamente dependiente de las pensiones para sobrevivir, sea el gran granero electoral del PP).

+
+
+
+
+
+
+

Por cierto, con este panorama, a ver de qué forma podría plantearse una alternativa viable hacia la independencia de Galicia, si cada vez nuestra economía es más dependiente de las transferencias del resto del Estado por la bajísima proporción de población activa. Habría que haberlo planteado hace muchos años, cuando todavía el centralismo no había chupado toda la savia humana de esta tierra. Ahora, con buena parte de los profesionales gallegos diseminados en la emigración, es inimaginable. Falta inteligencia, preparación, y ya fallan las fuerzas, como corresponde a un país de viejos.

 

+

+

+

+

+

Página siguiente »

A %d blogueros les gusta esto: