La mirada del mendigo

20 febrero 2015

桃花源記

Filed under: cousas — Mendigo @ 1:58

Últimamente me estoy interesando cada vez más por China. Es un coloso cultural y, cada vez más, económico, del cual deberíamos estar tomando nota. No se llega a segunda potencia mundial con el arquetipo de chino esclavizado que trabaja de sol a sol por una escudilla de arroz. Están haciendo cosas muy interesantes. Su progreso económico les permite poner en valor un acervo cultural descomunal, y ahí tienen todas las de ganar frente a la gran superpotencia.

Quería mostraros esta preciosidad, sobre un poema de principios del siglo V:

Es interesante esta época en que nos ha tocado vivir, con un equilibrio cada vez más multipolar. Aprovechémosla para recrearnos en la diversidad humana y beber aquí y allá en todas sus fuentes…que al final confluyen a un mismo río pues ¿quién no sueña con encontrar algún día, antes de que nos alcance la muerte, ese rincón ignoto de la eterna primavera?

+

El corto lo saqué de este interesante blog de un navarro expatriado en la China profunda. Muy recomendable para exorcizar prejuicios.

Para los que os supo a poco, os dejo otro corto de animación.

Es un humor entrañablemente grosero propio de una sociedad agrícola como, por ejemplo, la nuestra (de la que huimos como alma que lleva el diablo, por cierto). Podría perfectamente llevar el título de Memorias dun neno labrego si no estuviera ya tomado. Otro exquisito ejemplo de unidad en la diversidad.

7 diciembre 2014

Ós cogordóns

Filed under: cousas,ecología,lengua — Mendigo @ 16:49

Un debuxo do Carrabouxo de vai uns días:

carra22-11-141

Encantoume. Por certo, o cogordo (ou cogordón, ou choupín noutras partes de Ourense) é o nome que recibe a Macrolepiota procera (e as súas primas, a mastoidea e a rhacodes, coas que as veces a xente trabúcase). É un dos meirandes cogumelos e dos máis doados de atopar, á beira dos camiños, baixo as xestas o nunha touza.

+
+
+

E seguindo con esta entrada totalmente intrascendente, vai pouco estiven renovando sistema operativo (Lubuntu 14.10, Ubuntu co contorno LXDE) e busquei unha nova imaxe para o escritorio (antes tiña unha rá de Costa Rica). Velaquí tendes o meu novo compañeiro:

Snowy-Owl-HD-Wallpapers

Esta preciosidade é un bufo nival (Bubo scandiacus), unha especie do Círculo Polar Ártico (que algún día pensamos ir visitar no seu hábitat).

+
+
+

E para rematar, outra do Carrabouxo que describe como ningunha a política lingüística da Xunta:

carra23-10-14

Ninguén lle ten máis xenreira ó galego que os que vivindo nesta terra foron educados na lingua de Castela, empezando polo presidente da Xunta, o fillo do carniceiro de Vilardevós. Antes aprenderían chinés que facer o esforzo de aprender galego, e como son incapaces de aprender chinés… Un castelán non odia o galego, como moito, élle indiferente. A verdadeira zuna ó galego é a que lle ten moita xente que nasceu ou vive aquí. Prexuizos de novo rico que non quere ir de aldeán, sumado á preguiza mental de estudar unha nova lingua. E este tipo de xente é o que ten a obriga legal de defender e fomentar o galego…como se pos a Rouco a promover o uso do condón.

11 noviembre 2013

Determinismo sexual

Filed under: cousas — Mendigo @ 20:19

Quería someter a vuestra opinión este enlace:
Alemania abre su registro a bebés de sexo indefinido

Y proponeros unas preguntas.

¿Por qué se espera que un ser humano haya de tener un sexo concreto, y que tenga una manifestación externa con relevancia social? Entendamos lo que quiero decir: la ideología conservadora fuerza a que el hecho de nacer con unos u otros genitales determine el carácter del individuo. Desde posiciones progresistas se viene de un tiempo a esta parte defendiendo la posibilidad de que las personas decidan qué papel o rol social quieren representar, aunque sea el contrario a lo que sus genitales sugieren. Y a esto se le llama género (que no es más que un conjunto de estereotipos sexistas).

En resumidas cuentas: hay dos cajones, hombre y mujer. La derecha presupone que debes situarte en el cajón que la combinación genética XX o XY te tiene predestinado. La izquierda, algo es algo, te da a escoger cajón.

Pero yo me pregunto ¿por qué debes escoger entre dos cajones? ¿Por qué poner la etiqueta, hombre o mujer? Yo tengo un sexo, por supuesto, pero quiero creer que trasciendo mis genitales y que sólo estoy condicionado por ellos en aspectos puramente fisológicos: tengo una preponderancia de hormonas andrógenas, que determinan mis caracteres sexuales, vello facial y todo lo demás. Hasta ahí. Pero me complace creer que, más allá de lo somático, mi esencia no está condicionada por mis genitales. Vamos, que no pienso con la polla (excepto cuando corresponde).

Y una pregunta más ¿Qué le importa al Estado qué hay en la entrepierna de cada uno? Aún más ¿qué le importa a la sociedad? Ciudadano, eso es todo lo que la sociedad debe saber. Un cliente o empleador, además puede estar interesado en las competencias y habilidades adquiridas. Y ya.

Caracteres físicos, como si alguien se ha operado de apendicitis o si tiene alergia a tal medicamento, sólo le competen a su médico. Y otro rasgo físico como el tipo de genitales que porta, es de interés de sus parejas sexuales. Finito.

Evidentemente, y como ya dejé dicho hace tiempo, mucho menos le compete al Estado inmiscuirse en la vida sentimental o sexual de los ciudadanos. El matrimonio debe dejar de tener ningún reconocimiento administrativo. Para el Estado, son dos ciudadanos. Que quieran irse a vivir juntos, o dejar de hacerlo, por los motivos que sean y por supuestísimo adopten la posición que adopten en el coito, debe ser irrelevante. Son dos ciudadanos, punto pelota.

No me cabe en la cabeza la obcecación por tener que inscribirse en el censo masculino o femenino, en vez de desarrollar una personalidad poliédrica, original, en la que la sexualidad sea sólo un ingrediente más de un individuo complejo.

No quiero vivir determinado por mis circunstancias. ¿Hombre o mujer? ¿Blanco o negro? ¿Homo o hetero? ¿gallego o castellano? Pues ni una cosa ni la otra, y quizá un poco de todo y algo más. Soy YO.

15 octubre 2013

Tertulia Cebollera

Filed under: cousas — Mendigo @ 22:48

Como la mayoría ya sabéis, estamos intentando sacar un nuevo proyecto adelante: consolidar un espacio de debate en La Cebolla. Por ahora estamos sólo en modo prueba, habiendo grabado ya el primer coloquio, en esta ocasión tratando sobre la unidad de la izquierda (el próximo lo haremos sobre los elfos y el Nuberu).

Veremos si esto fragua y concita interés o, por el contrario, acaba desinflándose en pocas semanas. Creo que la idea es interesante. Al fin y al cabo ¿a quién le importa tu opinión? A los políticos no, ellos quieren tu voto, los que ponen las ideas son ellos. Ellos nos representan, eso dicen, pero jamás se bajan del estrado para dialogar, nos piden que les sigamos. Beeeehhhh! Bien, pues a nosotros sí que nos importa tu opinión, y queremos que nos la cuentes. Queremos avanzar en el camino de la emancipación del género humano, y queremos hacer este camino juntos.

Quizá el elemento más valioso que trajo consigo la explosión ciudadana en torno al 15M fue el haberse constituido como una escuela de ciudadanía, en el que los ciudadanos superaron la mayoría de edad política y se reunieron en las plazas para dialogar y procurar crear algo nuevo. En esos días se extendió el infantilismo político como una plaga, pero de alguna manera había de ser así, pues hasta ahora los ciudadanos habían sido tratador con infantes, los cuales eran amonestados para dejar el ejercicio de la política en manos de los profesionales. Como todo niño, todo novato, sus comienzos fueron torpes y vacilantes, pero se aprende rápido.

Creo firmemente en la necesidad de crear una escuela de ciudadanía, en que la gente pase de ser objeto de la política a ser sujeto activo de la misma. La próxima revolución, como todas las anteriores pero en esta jugará un papel esencial, se basará en la información y el conocimiento. Es la batalla y es lo que nos lleva a muchos a perder horas de nuestra vida en la pantalla de un ordenador, en un esfuerzo por hacer vibrar la red en nuestra frecuencia. ¿Habéis oído que una hormiga podría a su paso derrumbar un puente? Es cierto, sólo hace falta que el puente sea infinitamente rígido; y el sistema en el que estamos inmersos, en un ejercicio de desmemoria histórica, está perdiendo su mayor defensa contra el cambio, su elasticidad. En estas circunstancias sólo debemos saber llevar el ritmo.

Por eso, la idea de crear un espacio de debate me parece magnífica (debe ser tan buena porque no es mía), es una necesidad crear lazos entre los ciudadanos, que no nos quedemos en casa rumiando nuestro rencor frente al televisor. Las ideas se desarrollan enfrentándose entre ellas, exponiéndolas a la consideración general, y con ellas progresamos nosotros. En esta España de silencios de piedra, hace falta hablar mucho, hablar de lo que es nuestro, público, común; hemos de prepararnos para retomar las riendas de un Estado cuya soberanía nos ha sido hurtada por siglos por ministros, validos y sacerdotes.

Así concibo este ciclo de tertulias, como un ejercicio cívico, un entrenamiento para ejercer la ciudadanía de forma consciente y crítica. Por supuesto desde la humilde escala que tenemos y nuestra ínfima relevancia social, con la pretensión de ser sólo un espacio de intercambio y debate más, de los que se están abriendo en los últimos tiempos. Las instituciones y las grandes firmas han procurado separarnos, aislarnos, y de que nos relacionemos siempre con el concurso y la intermediación de sus organizaciones y empresas. Hemos de salir a las calles, a las plazas, a la red y relacionarnos directamente, de ciudadano a ciudadano, sin filtros ni cortapisas. Internet es nada más y nada menos que el ágora virtual que pone en contacto las plazas físicas de nuestros barrios salvando las limitaciones geográficas.

En fin, no doy más la lata convenciéndoos de su oportunidad y conveniencia: lo importante es que os preste entrar y charlar con otros compañeros. Según se vaya regularizando este espacio, procuraremos fijar el día y la hora que sea más cómodo para la mayoría, y dejar el con antelación el tema a tratar para que los que queráis podáis conectaros y uniros a la charla. Si el interés fuera in crescendo, podríamos pensar en hacerlo en directo, en un estilo radiofónico, con intervenciones de los que queráis entrar a añadir, puntualizar o rebatir algún punto en concreto.

Por ahora, si queréis participar no tenéis más que agregar la cuenta de Skype de La Cebolla: lacebolla.es y conectaros a la hora que mejor nos venga. ¿Qué os parece el próximo Martes a las 21:00? ¿Pronto, tarde, otro día? Dejad en comentarios también sobre qué tema os apetece que charlemos. Si será por temas interesantes, y si os gusta la idea, si estamos cómodos, tenemos tiempo para irlos tratando todos. Depende de vosotros, de nosotros.

Para despedirme y pedir disculpas por tanto rollazo, os paso este corto que acabo de ver en el Blog Salmón:

+

Edito

Y un enlace interesante, aunque ya caducado (me estoy poniendo al día): Colectivo Novecento – El 5 de octubre comienza un cambio de régimen

Visor de imágenes

Filed under: cousas — Mendigo @ 10:45

Bueno, ya estoy de vuelta, con mil temas que tratar, también aquí en este espacio. Pero empezamos suavito, con un tema más banal o, al menos, intrascendente. El mendiguiño sección informática se complace en mostraros una cutrecomparativa (para los pedantes, benchmark) entre visores de imágenes para sistemas Linux.

Os cuento: al final de cada viaje, siempre vuelvo a casa con una buena carga de fotos, varios miles. La mayoría de ellas no valen nada, entonces me enfrento al engorroso proceso de borrar y borrar, para quedarme con una cantidad lógica de fotos (más o menos intento ceñirme a un DVD por quincena de viaje). La cuestión es que no todos los programas son igual de rápidos cargando la siguiente imagen, es más, las diferencias pueden ser muy abultadas si tomamos los programas que vienen por defecto respecto de otros más ligeros o simplemente mejor programados. Parecerá coña, pero cuando tienes que estar adelante y atrás comparando varias tomas para ver con cual te quedas y cual descartas, un retraso de un segundo hace que el nivel de mala hostia acabe subiendo hasta niveles peligrosos (para la integridad física del ordenador).

Así que me he propuesto hacer una cutreprueba, entre un montón de visores de imágenes disponibles en los repositorios oficiales (no todos, algunos están en desarrollo y hay que añadir su correspondiente PPA, se trata del Nomacs, del Ojo y del PhotoQT). He cogido una carpeta con 10 fotos de unos 5MB y las he revisado, procurando pasar a la siguiente tan pronto como la foto se mostrase bien dibujada en pantalla. Estos son los resultados, para que puedan servir de provecho a más gente (evidentemente, son sólo aproximativos, con un margen de error de un segundo arriba o abajo, pero valen para distinguir entre visores rápidos, lentos y tortugas). Siempre que se muestra la opción, se escoge la calidad de interpolación más alta.

Geeqie (GQview) – 7 sg
xzgv – 7 sg – no reconoce la orientación
Mirage – 7 sg – no reconoce la orientación
qvv – 8 sg – no reconoce la orientación
Photo QT – 8 sg – no reconoce la orientación
feh – 9 sg – consola, no reconoce la orientación
Gwenview – 9 sg
qiv – 9 sg – consola, no reconoce la orientación
Ristretto – 12 sg
Nomacs – 12 sg – no reconoce la orientación
Ojo – 14 sg
gThumb – 14 sg
Shotwell – 20 sg
gPicview – 26 sg
Digikam – 26 sg
Eye of Gnome – 32 sg

Como veis, las diferencias son muy abultadas, y van desde la carga prácticamente inmediata de la imagen de la cabeza de la lista, a desesperarse con los últimos. Este retraso es entendible en programas tan completísimos y pesados como mi adorado Digikam, pero no en un visor tan simplón y poco configurable como el Eye of Gnome, visor por defecto en distribuciones con ese entorno de escritorio. Mi ordenador no es especialmente nuevo ni viejo, un AMD Athlon X2 de hace ya unos 6 añitos, evidentemente según el que uses tú esos tiempos se acortarán o alargarán hasta hacerse intolerables.

En los comentarios indico qué programas hay que correrlos bajo consola, destacable el feh por su bajísimo consumo de recursos y enormidad de opciones (para conocerlas, man feh), todo un descubrimiento. También indico los que no reconocen la orientación de la fotografía, vertical o apaisada (a pesar de que alguno sí que se supone que debería leerla de los datos EXIF), pues andar enderezando manualmente es una tarea engorrosa también dilapidadora de tiempo y paciencia.

Desde luego, desde ayer mi visor de fotos predeterminado es el Geeqie (el antiguo GQview), no sólo es rápido como el rayo sino también ligero como una pluma y altamente configurable, buena usabilidad y con las herramientas suficientes para el uso que se le espera dar (revisar grandes series de fotos rápidamente). Para mayor control sobre la fotografía, una vez hecho el primer desbroce, ya se puede hacer con el Digikam. Y el Eye of Gnome queda desterrado de mi sistema tras rebautizarlo como El Ojo del Culo (en inglés no tendría sentido, creo).

+

En otro orden de cosas, y a la vista de cámaras de bolsillo que ofrecen chorrocientos millones de megapixels, generando por tanto gigantescos archivos JPG, me permito proponeros una recomendación: haceos un favor y pasad de esas historias, porque lo único que vais a conseguir es agotar antes la tarjeta de memoria (además de que luego el ordenador vaya mucho más pesado para visualizarlo, como acabamos de ver). Podéis tener un sensor de trillones de megapixels, que como delante tenga una lente cutre, lo único que conseguiréis es tener trillones de pixels borrosos. Es decir, una enorme cantidad de información-basura, ruido óptico. Y no, no hay milagros, lentes pequeñas y simples comportan más imperfecciones que conjuntos de cristales grandes y complejos, a igual calidad de construcción.

Y por último, si tu objetivo lo llevas sin tapa, expuesto a suciedad y arañazos, no lo limpias o, mucho peor, lo haces de mala manera provocando microarañazos, ya puedes tener un sensor de burricientosmil millones de MPx y un objetivo pata negra de muchos miles de euros, tus fotos van a salir con menos nitidez que con una cámara de juguete.

Página siguiente »

El tema Rubric. Blog de WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 258 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: