La mirada del mendigo

31 diciembre 2020

La calidad

Filed under: Ecología,Galicia — Nadir @ 12:49

Me sacudo la desgana para compartir con vosotros un estudio sobre la distribución y la calidad ecológica de las masas forestales en el planeta, cuyo objeto es crear esta herramienta de visualización de los datos obtenidos (es decir, un mapa, ya estoy yo también cayendo en la estúpida moda de enmarañar innecesariamente el lenguaje).

Para los que tengáis curiosidad en el proceso, realizan un mallado y a cada tesela con cubrición arbórea le asignan una nota derivada de las amenazas a la biodiversidad observadas (agricultura, urbanización, tala…)  e inferidas, más la falta de continuidad de los hábitat. En el artículo enlazado dan más datos. Yo ahora quería mostraros un par de pantallazos. El primero, del NW peninsular:

La leyenda es bastante obvia. Color mierda: masas forestales de pobre calidad ecológica. Color verde claro: masas forestales de media calidad ecológica. Color verde oscuro… no lo busquéis, porque en todo el continente sólo aparece en algunos rinconcitos de los Cárpatos y Balcanes, además del extremo oriental, Rusia y Georgia.

Si abrimos un poco la perspectiva:

 

Lamento que las sierras del extremo Sur peninsular, Sierra Nevada, Baza o Ronda no aparezcan en el encuadre. Pero podéis consultarlo vosotros mismos: mayormente verde claro.

Efectivamente, como tantas veces hemos lamentado en este espacio. La indigencia intelectual, muy especialmente en temas ecológicos (que no le importan a nadie más allá de la fachada), en la que chapotea la población permite que perdure el mito del paraíso natural de la Iberia atlántica y cantábrica. Es repulsivo el chauvinismo (que es como se dice palurdismo en francés) ridículo de gallegos, asturianos, cántabros y vascos, que tragan sin masticarla la propaganda institucional que les dice que viven en un edén, cuando la realidad es que han convertido su tierra en una inmundicia. Pero aún es más grotesco el desprecio generalizado que sienten por la Iberia seca. En su magín, el Sur del Duero es un inmenso desierto, que contrasta con la feracidad de sus verdes bosques.

Y no es porque los bosques de la Iberia meridional estén en buen estado. Pero están. Los pocos que quedan. En cambio, los bosques de la Iberia húmeda han sido eliminados, sustituidos casi íntegramente por plantaciones de alóctonas destinadas a la trituración para la producción de pasta de papel y tableros de aglomerado. Madera de mierda, de turno de corta rápido y bajo valor. En el caso gallego vemos que, con la excepción de algunos restos de cubrición autóctona en las sierras orientales, la destrucción es casi completa.

Aún recuerdo el comentario de una pontemierdesa hablando con un desprecio infinito del paisaje en Extremadura. Para quien no conozcáis la zona, podéis consultar el mapa: salvo alguna zona na Terra do Deza, en el resto de la provincia la devastación ecológica es absoluta. Si hubiera un bombardeo nuclear intensivo sobre Pontemierda no se perdería nada en términos ecológicos, y aún se podría empezar la reconstrucción desde cero (la radiación sería un problema menor una vez eliminado el principal contaminante: la presencia humana). Y si Pontemierda hace honor a su nombre, A Coruña está todavía peor.

Un hipotético trayecto de Donostia a Ferrol y luego bajar a Lisboa, tendría que realizarse con frecuentes paradas para mejor desalojar el estómago, y no precisamente por las curvas, a cualquier persona con un mínimo de cultura ecológica.

Y esa pontemierdesa se sorprendía que le contase que sólo en la (enorme) provincia de Cáceres, o en la de León o en la de Burgos, había más quercíneas (robles carballo y albar, rebolos, encinas, alcornoques…) que en la suma de las cuatro provincias gallegas.

El gran problema es el infantilismo en el que vive la población, derivado de su incultura culpable (pues hoy hay medios de sobra para el que quiera aprender, aprenda, pero prefieren vivir en la bestialidad). El problema se expresa en unos términos muy sencillos: el desarrollo de una industria forestal destinada a la trituración (pasta de papel y aglomerados, ENCE y FINSA) implica la devastación ecológica del territorio. El cultivo del pino y del eucalipto genera unos rendimientos muy bajos, así que para ser económicamente significativo debe ocupar la mayor parte, sino todo el territorio. Sustituyendo los ecosistemas autóctonos (que se estaban regenerando tras el éxodo rural que los liberó de la presión de la ganadería extensiva y la agricultura de subsistencia) por dichos cultivos forestales.

Esto considero que es entendible hasta para la inteligencia de un niño pequeño: las decisiones tienen consecuencias, todo tiene un coste. Optar por un modelo económico basado en la explotación forestal, y este tipo de explotación forestal (porque no es lo mismo la salvajada que se hace aquí a la explotación de madera de calidad que encontramos en potencias forestales como Francia, Austria o Eslovaquia), comporta la destrucción del medio natural. Y no puedes tener ambas cosas. El niño sabe que si se compra una golosina, deja de tener el dinero con la que la compra. O tiene la moneda, o tiene el dulce, pero no puede beneficiarse del dulce y conservar la monedita. La sociedad portuguesa, gallega, asturiana, cántabra y vasca no ha alcanzado aún ese nivel intelectual. Han destruido su entorno, su país, con repoblaciones forestales masivas con alóctonas, pero aún son tan hipócritas y mendaces de fingir que viven en un lugar que merezca algo más que la nausea. Eso sí, está verde. Muy verde. Mientras haya clorofila, no hay de qué alarmarse.

Y toda esa devastación para, en el caso gallego, suponer el 2% del PIB y el 2,3% de los puestos de trabajo (en el resto de territorios, incluso menos). Ignoro si contarán en esa cifra de actividad económica los costes de extinción de incendios y apertura de cortafuegos, pagados con dinero público para facilitar un negocio privado. Lo que es evidente que no calculan el coste de oportunidad de optar por otro modelo económico que no suponga la devastación ecológica.

Hace un tiempo yo propuse un ejemplo de modelo económico alternativo. En Galicia, según el último IFN, hay unas 450.000 ha dedicadas al cultivo de eucalipto y 277.000 ha al de pinos (también especie ajena a los ecosistemas gallegos), ocupando el espacio que le corresponde a carballos, rebolos, bidueiros, érbedos, avelairas, amieiros, freixos, loureiros, corticeiras, pradairos… (los pongo en gallego porque es lo único que queda de ellos, el nombre, en la mayor parte del territorio de este país). Pues bien, sólo con reservar la quinta parte de esa superficie, los mejores terrenos con la mejor orientación, a un cultivo frutícola apropiado como los manzanos, tendríamos más extensión cultivada que en todo Estados Unidos (322.000 acres, unas 130 mil hectáreas), con una producción estimada de unas 6 millones de toneladas que cubriría la mayor parte del consumo de la UE.

¿Y cuál es el valor de esos seis millones de toneladas de manzanas? Multiplicad por 0,5€/kg de precio mayorista y a ver a cuánto os sale la cuenta. Y comparadlo con los 122 millones de € que deja anualmente a los productores gallegos el eucalipto (cantidad que a estos palurdos les parece meritoria). Obviamente no tienen por qué ser todos manzanos, pueden ser viñas, castaños, kiwis o cerezos, es un ejemplo del rendimiento de un cultivo frutícola con el de un cultivo forestal.

Y en términos de puestos de trabajo, la relación es aún superior a 1:30 respecto a los cultivos forestales, donde una vez plantado el vampiro vegetal no hay que hacer ninguna actuación hasta que, veinte años después, va un equipo a cortarlos y llevarse los troncos.

Y las otras 4/5 partes de la superficie actualmente ocupada por cultivos forestales, devuelta a la naturaleza para su recuperación y restauración ecológica. Y tener un país ecológicamente íntegro también aportaría riqueza, no sólo solo social, sino de la que a todos nos importa: económica. El dinerito. Amén de actividades silvícolas como la producción micológica, estamos hablando de una evidente potencialidad turística que sería a mayores de la actividad principal frutícola.

Collede a costa galega, as Rías Baixas, Rías Altas e a Mariña, eliminade mentalmente os eucaliptos e devolvede as veigas e as fragas, con carballos, castiñeiros e loureiros ata pé do mar, suprimindo aberracións urbanísticas como Sanxenxo ou Foz. Que tedes ahí? Un puto tesouro. $€$€$€. Se non vos é inmediatamente evidente acudide a unha óptica.

Basta con resistir la presión del dinero fácil que convirtió la costa mediterránea en una inmundicia para solaz de mastuerzas y botarates, ser algo más inteligentes para no matar la gallina de los huevos de oro embadurnándola de cemento, y tendríamos un lugar de veraneo con temperaturas agradables y playas de ensueño (después de invertir en algunas toneladas de dinamita) en un entorno, entonces sí, paradisíaco. Y podríamos pedir mucho dinerito por el privilegio de venir a visitarlo. Money, money, money.

El modelo decidido por la corrupta monarquía borbónica y remachado por el franquismo que emplaza a Galicia como fuente de materia prima, primero para diversos usos como la construcción, y últimamente para que el mundo se limpie el culo con el producto de nuestros montes, sólo ha traído pobreza y emigración (en Pontemierda estoy aburrido de encontrarme aldeas abandonadas, engullidas en un mar de eucaliptos). Y hay miserables (con intereses en la industria) que aún rebuznan que el eucalipto sirve para fijar población en el rural. La realidad, los hechos, ya tal.

No es ya que la devastación masiva, absoluta, del negocio de la madera barata sea una masacre ecológica. Es que en términos económicos es un cultivo para gandules, mangarranes y palurdos. Es sencillo y da poco trabajo. Pero el retorno económico está a la par del conocimiento y esfuerzo requeridos.

Por cierto, eran 3.000 millones de €. El valor de las manzanas cultivadas en la quinta parte de la superficie ahora ocupada por plantaciones forestales. 122 millones deja el eucalipto. Contando con el pino no pasará de 160.

Cada pueblo tiene lo que se merece. En ocasiones más, pero sólo de forma transitoria, pues la historia acaba haciendo justicia.

+

+

+

+

+

+

+

+

+

5 diciembre 2020

Babosada palurda

Filed under: Ecología — Nadir @ 2:11

Una chorrada, es que no tengo ganas de escribir nada más serio. Pero para mostrar el nivel intelectual de la prensa de provincias.

Un concello ourensano estrena el columpio más alto de Galicia, ¿sabes dónde está?

Por si os pica la curiosidad, es la carretera de Campobecerros a Vilariño de Conso, a la altura más o menos de Venta de Bolaños. Nombres que a los que no sois de la zona no os dirán absolutamente nada pero, para que os hagáis una idea: el puto culo del mundo. Pero eso es irrelevante.

Tampoco es ninguna novedad la forma tan estúpida que tienen los alcaldes de malgastar el dinero público. Esa tontada que habrá costado sus buenos miles de euros acabará dentro de pocos años desvencijada o, lo más probable, calcinada en el próximo incendio. Que alguien vaya a subir por ahí, una carretera que va de la nada a la ultranada, por sentarse en un columpio que no durará íntegro ni dos días, con vistas a la devastación ecológica más completa… es propio de la mentalidad de alcaldes que disparan con pólvora del rey.

Pero tampoco lo decía por eso, hay despilfarros mucho más sangrantes.

¿Por qué lo digo, pues? Copio del cuerpo de la no-noticia:

Situado en un enclave único, con vistas al embalse de As Portas y al Parque Natural del Invernadoiro. Está rodeado por un paisaje natural idílico.

Y adjunta foto:

Sólo un lameculos tan analfabestia como un palurdo provinciano salido de una facultad de periodismo puede llamar “paisaje idílico” a un yermo infinito en el cual la naturaleza agónica pugna por boquear entre incendio e incendio. ¿Veis en todo el cuadro de la foto un árbol, siquiera un arbusto que levante más de un metro del suelo? Este podría ser el paisaje propio de un monte almeriense, pero no de un lugar con precipitaciones holgadamente superiores a los 1000 l/m².

La loma que veis al otro lado del encoro das Portas, tapada por un poste, es la Pereisada. A la izquierda se halla el “Parque Natural” do Invernadoiro, una antigua plantación de pinos de Papelera Española que, cuando ya no le era útil, fue comprada con dinero público para que el privado no asumiera pérdidas. Hay “Parques Naturales” aún más vergonzosos (como el Monte Aloia, un infame núcleo diseminador de acacias, o el Xurés, con un aspecto prácticamente lunar de lo peladas que están las piedras tras los ciclos de quema y pastoreo), pero éste no deja de ser una mala broma.

Falta cultura ecológica en la sociedad. Falta sentido crítico y amor por la verdad en la prensa, enterrada bajo el manto melifluo y ponzoñoso de la mentira oficial que se encarga en reproducir (la falacia del paraíso natural gallego, cuando el territorio a lo largo y ancho del país ha sido devastado hasta la arcada). Falta… todo. Con esta chusma no se puede hacer nada ni ir a ninguna parte.

Cada pueblo tiene ni más ni menos que el “paisaje natural idílico” que merece.

+

+

+

+

+

+

+

+

+

22 noviembre 2020

Hay evidencia

Filed under: Ecología — Nadir @ 20:18

Volvemos a la reciente sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, en la que se afirma que «no puede concluir que exista una evidencia científica de la necesidad de incluir al eucalipto en el catálogo de especies invasoras» y que «no existen evidencias científicas que certifiquen un comportamiento biológico invasor de las especies de eucaliptos».

Esto es falso. Los magistrados habrán tomado esa decisión por cobardía, obediencia, malevolencia o sencillamente por ignorancia, pero la literatura científica que describe el comportamiento invasor de los eucaliptos es extensa. Por otra parte, no se conocen estudios científicos que lo rebatan. Estamos hablando de un grupo de togados que sentencia en contra del consenso científico, del estadio actual del conocimiento.

Vamos a hacer una lista de estudios científicos al respecto, para avergonzar a quien tenga vergüenza; porque no se la habrán leído a pesar de que era su trabajo, pero esa evidencia existe.

Voy a copiar la lista de referencias científicas tomada del Dictamen del Comité Científico del Ministerio de Agricultura CC 30/2017. Aquel que decía:

Constatado con los datos científicos disponibles el carácter invasor de las especies de Eucalyptus naturalizadas en nuestro país, se concluye que se debería incluir en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras regulado por el R.D. 630/2013, de 2 de agosto, bajo el criterio de la IUCN (2000), a todas estas especies: Eucalyptus camaldulensis, E. globulus, E. gomphocephala, E. gunnii, E. nitens y E. sideroxylon, así como cualquier otra especie de este género cuyo destino sea la explotación forestal, debido al alto riesgo de invasión por estas especies consecuencia de sus características biológicas, fisiológicas y ecológicas.

Y añado algunas referencias más aportadas por este artículo de Naukas, o por el herpetólogo Daniel Pérez en este mismo espacio. Si conocéis alguna más, sería estupendo seguir ampliando este listado a modo de bibliografía para jueces cobardones, sumisos e ignorantes. A ver cuándo llega el día en que el juez que se revele como incompetente o prevaricador pierda su empleo y tenga que ponerse a la cola del paro a buscar otro trabajo más acorde a sus capacidades. La impunidad conlleva indefectiblemente al abuso, en todas las circunstancias.

Demostrar el carácter invasivo de una especie implica probar dos puntos:

  • que esa especie puede prosperar y propagarse en la nueva área geográfica sin intervención humana
  • y causar alteraciones graves en los ecosistemas a consecuencia de esa proliferación.

Pues bien, sí que hay abrumadora evidencia científica que demuestra el carácter invasor del género Eucalyptus, especialmente de las especies empleadas en las plantaciones forestales (globulus, camaldulensis y nitens, fundamentalmente). Lo que no hay evidencia es de lo contrario. Dentro lista:

Águas, A., Ferreira, A., Maia, P., Fernandes, P.M., Roxo, L., Keizer, J., Silva, J.S., Rego, F.C., Moreira, F. 2014. Natural establishment of Eucalyptus globulus Labill. in burnt stands in Portugal. For. Ecol. Manag.323: 47-56.

Aizpuru, I., Álvarez, I., Bañares, A., Domínguez, E. 2012. CC 02/2012Consulta sobre el posible carácter invasor y potencial peligrosidad de la especie exótica Eucalyptus nitens, en cuanto a su cultivo y a su comercialización.http://www.mapama.gob.es/es/biodiversidad/temas/conservacion-de-especies/dictamen_eucaliptus_nitens_tcm7-332577.pdf

Andreu, J., Vilà, M., Hulme, P.E. 2009. An assessment of stakeholder perceptions and management of noxious alien plants in Spain. Environmental Management43: 1244–1255.

Arévalo, J.R., Delgado, J.D., Otto, R., Naranjo, A., Salas, M., Fernández-Palacios, J.M. 2005. Distribution of alien vs. native plant species in roadside communities along an altitudinal gradient in Tenerife and Gran Canaria (Canary Islands). Perspectives in Plant Ecology, Evolution and Systematics, 7 (3): 185-202.

Blanco Arias, C. 2016. Plan de Control de Flora Alóctona para a recuperación de habitats costeiros e litorais. Parque Nacional M-T das Illas Atlánticas de Galicia. Parque Nacional Marítimo Terrestre de las Islas Atlánticas de Galicia. Fondo Europeo de Desenvolvemento Rexional. Unión Europea.

Calladine, J., Díaz, M., Reino, L., Jardine, D., Wilson, M. 2017. Plantations of non-nativetree species. En: Mikusinski, G., Roberge, J.-M. & Fuller, R.J. (Eds.). Ecology and Conservation of Forest Birds, pp. 000-000. Cambridge University Press. Cambridge, UK.

Calviño-Cancela, M. 2013. Effectiveness of eucalypt plantations as a surrogate habitat for birds. For. Ecol. Manag.310: 692-699.

Calviño-Cancela, M., Rubido-Bará, M., van Etten, E.J.B. 2012a. Do eucalypt plantations provide habitat for native forest biodiversity?. For. Ecol. Manag.270: 153-162.

Calviño-Cancela, M., López de Silanes, M.E., Rubido-Bará, M., Uribarri, J. 2012b. The potential role of tree plantations in providing habitat for lichen epiphytes. For. Ecol. Manag.291: 386-395.

Calviño-Cancela, M., Rubido-Bará, M. 2013. Invasive potential of Eucalyptus globulus: Seed dispersal, seedling recruitment and survival in habitats surrounding plantations. For. Ecol. Manag.305: 129-137.

Calviño-Cancela, M., Chas-Amil, M.L., García-Martínez, E.D., Touza, J., 2016. Wildfire risk associated with different vegetation types within and outside wildland-urban interfaces. For. Ecol. Manag.372: 1-9.

Calviño-Cancela, M., Chas-Amil, M.L., García-Martínez, E.D., Touza, J., 2017. Interacting effects of topography, vegetation, human activities and wildland-urban interfaces on wildfire ignition risk. For. Ecol. Manag.397: 10–17.

Castro-Díez, P., Fierro-Brunnenmeister, N., González-Muñoz, N., Gallardo, A. 2012. Effects of exotic and native tree leaf litter on soil properties of two contrasting sites in the Iberian Peninsula. Plant Soil350:179-191.

Catry F. 2000. Projecto de elaboração de cartografia digital de ocupação do solo para a Tapada Nacional de Mafra e área envolvente. Relatório de Projecto.Estação Florestal Nacional, Lisboa.

Catry, F.X., Moreira, F., Tujeira, R., Silva, J.S. 2013. Post-fire survival and regeneration of Eucalyptus globulusin forest plantations in Portugal. For. Ecol. Manag.310: 194-203.

Catry FX, Moreira F, Deus E, Silva JS, Aguas A. 2015. Assessing the extent and the environmental drivers of Eucalyptus globuluswildling establishment in Portugal: results from a countrywide survey. Biol Invasions17: 3163-3181.

Clarke, B., McLeod, I., Vercoe, T. (Eds.). 2009. Trees for farm forestry: 22 promising species. A report for the RIRDC/ Land & Water Australia/FWPRDC Joint Venture Agroforestry Program.

Cordero Rivera, A. 2011. Cuando los árboles no dejan ver el bosque: efectos de los monocultivos forestales en la conservación de la biodiversidad. Acta Biol. Colomb.16(2): 247-268.

Cordero Rivera, A., Santolamazza Carbone, S., Andrés, J.A. 1999. Life cycle and biological control of the Eucalyptusscout beettle (Coleoptera, Curculionidae) Anaphes nitens(Hymenoptera, Mymaridae) in north-west Spain. Agric. For. Entomol.1: 103-109.

Cordero-Rivera, A., Martínez Álvarez, A., Álvarez, M. 2017. Eucalypt plantations reduce the diversity of macroinvertebrates in small forested streams. Animal Biodiversity and Conservation40: 87–97.

Davis, M.A. & Thompson, K. 2001. Invasion terminology: should ecologists define their terms differently than others? No, not if we want to be of any help!. Bulletin of the Ecological Society of America82: 206.

Díez, J. 2005. Invasion biology of Australian ectomycorrhizal fungi introduced with eucalypt plantations into the Iberian Peninsula. Biol. Invasions7: 3-15.

Fernandes, P.M., Loureiro, C., Palheiro, P., Vale-Gonçalves, H., Fernandes, M.M., Cruz, M.G. 2011. Fuels and fire hazard in blue gum (Eucalyptus globulus) stands in Portugal. Boletín del CIDEU10: 53-61.

Fernandes, P., Máguas, C., Correia, O., González-Moreno,P. 2017. What drives Eucalyptus globulus natural establishment outside plantations? The relative importance of climate, plantation and site characteristics. Biol. InvasionsDOI 10.1007/s10530-017-1614-y.

Fernández, L., Rau, J., Arriagada, A. 2009. Calidadde la vegetación ribereña del río Maullín (41º 28’ S; 72º 59’ O) utilizando el índice QBR. Gayana Bot.66(2): 269-278.

Ferreira, V., Koricheva, J., Pozo, J., Graça, M.A.S. 2016. A meta-analysis on the effects of changes in the composition of native forests on litter decomposition in streams. For. Ecol. Manag.364: 27-38.

Fork, S., Woolfolk, A., Akhavan, A., Van Dyke, E., Murphy, S., Candiloro, B., Newberry, T., Schreibman, S., Salisbury, J., Wasson, K. 2015. Biodiversity effects and rates of spread of non-native eucalypt woodlands in central California. Ecological Applications25(8): 2306-2319.

Gassó N., Basnou C., M. Vilà. 2010. Predicting plant invaders in the Mediterranean through a Weed Risk Assesment System. Biol. Invasions 12: 463-476.

GesPlan S.A.U. 2008. Eucalyptus globulus. En: Base de Datos de Especies Introducidas en Canarias, 2014. Gobierno de Canarias. (http://www.interreg-bionatura.com/especies/pdf/Eucalyptus%20globulus.pdf).

Graça M., Pozo, J., Canhoto, J., Elosegui, A. 2002. Effects of Eucalyptus plantations on detritus, decomposers, and detritivores in streams. Scientific World Journal2: 1173-1185.

Gonzáles-Orozco CE, Thornhill AH, Knerr N, Laffan S, Miller JT. 2014. Biogeographical regions and phytogeography of the eucalypts. Divers. Distrib. 20:46–58.

Harwood C. 2011. Introductions: doing it right.En Walker J. (ed.). Developing a Eucalypt Resource. Learning from Australia and Elsewhere, pp 43–54. WoodTechnology Research Centre, University of Canterbury, New Zealand.

IUCN. 2000. IUCN Guidelines for the Prevention of Biodiversity Loss Caused by Alien Invasive Species. Invasive Species Specialist Group. Approved by the 51st meeting of the IUCN council. Gland, Switzerland.

Jin, D., Huang, Y., Zhou, X.-L., Chen, B., Ma, J., Yan, Y.-H. 2015. High risk of plant invasion in the understory of eucalypt plantations in South China. Scientific Reports5: 18492.

Lombao, A., Barreiro, A., Carballas, T., Fontúrbel, M.T., Martín, A., Vega, J.A., Fernández, C., Díaz-Raviña, M. 2015. Changes in soil properties after a wildfire in Fragas do Eume Natural Park (Galicia, NW Spain). Catena135: 409-418.

Martínez-Jáuregui, M., Serra-Varela, M.J., Díaz, M., Soliño, M. 2017. Mitigation strategies for biodiversity conservation under climate change scenarios: The role of forest naturalization. European Journal of Forest Research.

Ojeda Land, E. & Mesa Coello, R. 2008. Eucalyptus camaldulensis. En: Base de Datos de Especies Introducidas en Canarias, 2014. Gobierno de Canarias. (http://www.interreg-bionatura.com/especies/pdf/Eucalyptus%20camaldulensis.pdf).

Otto, R., Verloove, F.2016. New xenophytes from La Palma (Canary Islands, Spain), with emphasis on naturalized and (potentially) invasive species. Collectanea Botanica35: e001. doi: http://dx.doi.org/10.3989/collectbot.2016.v35.001

Paiva, J. 1997. EucalyptusL’Her. En Castroviejo & al. (Eds.). Flora ibericaVIII, Pp: 76-82. CSIC.

Pérez C., 2009. Herramientas de gestión para plantaciones deEucalyptus nitens (Deane & Maiden) Maiden con el objetivo de fijación de carbono. Trabajo de investigación tutelado. Universidad de Santiago de Compostela, Campus de Lugo. Lugo.

Pheloung, P. C., Williams, P. A., Halloy S. R. 1999. A weed risk assessment model for use as a biosecurity tool evaluating plant introductions. Journal of Environmental Management 57: 239-251.

Proença, V.M., Pereira, H.M., Guilherme, J., Vicente, L., 2010. Plant and bird diversity in natural forests and in native and exotic plantations in NW Portugal. Acta Oecologica36: 219–226.

Puig, C.G., Alvarez-Iglesias, L., Reigosa, M.J., Pedrol, N., 2013. Eucalyptus globulusleaves incorporated as green manure for weed control in maize. Weed Science61: 154-161.

Pyšek P., Richardson D.M., Rejmánek, M., Webster, G.L., Williamson, M. & Kirschner, J. 2004. Alien plants in checklists and floras: towards better communication between taxonomists and ecologists. Taxon53 (1): 131-143.

Rejmánek, M., Richardson, D.M., Pyšek, P. 2005. Plant invasions and invasibility of plant communities. En Van der Maarel (Ed). Vegetation Ecology. Pp. 332-355. Blackwell.

Rejmánek, M., Richardson, D.M. 2011Eucalypts. En D. Simberloff and M. Rejmánek (eds.). Encyclopedia of Biological Invasions, Berkeley and Los Angeles: University of California Press, pp 203-209.

Rejmánek M, Richardson DM. 2013. Lessons learned: trees and shrubs as invasive alien species—2013 update of the global database. Divers. Distrib.19:1093–1094.

Richardson, D.M., Pyšek, P., Rejmánek, M., Barbour, M.G., Panneta, F.D., West, C.J. 2000. Naturalization and invasion of alien plants: concepts and definitions. Divers. Distrib.6: 93-107.

Richardson, D.M., Rejmánek, M. 2011. Trees and shrubs as invasive alien species –a global review. Divers. Distrib.17: 788–809.

Rodríguez-Guitián, M.A., Ramil-Rego, P., Romero, R. 1997 Diversidad florística y vegetacional como criterio de protección aplicado a comunidades arbóreas y plantaciones forestales en el norte de Galicia. Actas del II Congreso Forestal Español 5: 401-406. Pamplona.

Romero Buján, M.I. 2007. Flora exótica de Galicia (noroeste ibérico). Bot. Complut.31: 113-125.

Rumbidzai Mangachena, J., Geerts, S. 2017. Invasive alien trees reduce bird species richness and abundance of mutualistic frugivores and nectarivores; a bird’s eye view on a conflict of interest species in riparian habitats. Ecol. Res.32: 667-676.

Ruwanza, S., Gaertner, M., Esler, K.J., Richardson, D.M. 2015. Allelopathic effects of invasive Eucalyptus camaldulensison germination and early growth of four native species in the Western Cape, South Africa. Southern Forests77 (2): 91-105.

Sanz Elorza, M, Dana, E., Sobrino, E. 2001. Listado de plantas alóctonas invasoras reales y potenciales en España. Lazaroa22: 121-131.

Sanz Elorza, M. Dana Sánchez, E.D., Sobrino Vesperinas, E. 2004. Atlas de las plantas alóctonas invasoras en España. Dirección General para la Biodiversidad, Ministerio de Medio Ambiente, Madrid.

Sanz-Elorza, M., Dana, E. D., Sobrino, E. 2005. Aproximación al listado de plantas vasculares alóctonas invasoras reales y potenciales en las islas Canarias. Lazaroa26: 55.

Silva JS, Tomé M. 2016. Tasmanian blue gum in Portugal –opportunities and risks of a widely cultivated species. En: Kurumm F, Vítková L (eds.). Introduced tree species in European forests: opportunities and challenges. (eds). European Forest Institute.

Silva-Pando, F.J., Pino-Perez, R., 2016. Introduction of Eucalyptusinto Europe. Australian Forestry79: 283-291.

Souto, X.C., Gonzalez, L., Reigosa, M.J., 1994. Comparative analysis of allelopathic effects produced by 4 forestry species during decomposition process in their soils in Galicia (NW Spain). Journal of Chemical Ecology20: 3005-3015.

Teixido AL, Quintanilla LG, Carreño F., Gutiérrez D. 2010. Impacts of changes in land use and fragmentation patterns on Atlantic coastalforests in northern Spain. For. Ecol. Manag. 91: 879-886.

Tererai F, Gaertner M, Jacobs SM, Richardson DM. 2013. Eucalyptusinvasions in riparian forests: effects on native vegetation community diversity, stand structure, and composition. For. Ecol. Manag.297:84–93.

Tibbits, W.N., Reid, J.B. 1987a. Frost resistance in Eucalyptus nitens(Deane and Maiden) Maiden: Genetic and seasonal aspects of variation [New South Wales; Victoria]. Australian Forest Research17(1): 29-47.

Tibbits, W.N., Reid, J.B. 1987b. Frost resistance in Eucalyptus nitens(Deane and Maiden) Maiden: Physiological aspects of hardiness. Australian Journal of Botany35(3): 235-250.Turnbull, J.W. 1999. Eucalypt plantations. New Forests17: 37–52.

Verloove, F. 2017. New xenophytes from the Canary Islands (Gran Canaria and Tenerife; Spain). Acta Botanica Croatica76 (2): 120-131.

Weber, E. 2003. Invasive plant species of de World. A reference guide to environmental weeds. CABI Publishing, Gran Bretaña.

Yang, X., Li, D., McGrouther, K., Long, W., Li, Y., Chen, Y., Lv, X., Niazi, N.K., Song, Z., Wang, H. 2017. Effect of Eucalyptusforests on understory vegetation and soil quality. Journal of Soils and Sediments17 (9): 2383-2389.

Briones, Ineson – Decomposition of eucalyptus leaves in litter mixtures

May, F. E., Ash, J. E. – An assessment of the allelopathic potential of Eucalyptus.

Suddjian, David L. – Birds and Eucalyptus on the Central California Coast

S. Baber, Mian Furqan Ahmad, Amanullah Bhatti – The effect os Eucalypts camaldulensis on soil properties and fertility

Álvaro Bayón, Montserrat Vilà – Horizon scanning to identify invasion risk of ornamental plants marketed in Spain

Bara, T. S., Rigueiro, A.R., Gil, S.M.C., Mansilla, V.P. & Alonso, M.S. (1985). Efectos ecológicos del Eucalyptus globulus en Galicia. Estudio comparativo con Pinus pinaster y Quercus robur. Mon. INIA, 50. Madrid.

Barbaro, L., Pontcharraud, L., Vetillard, F., Guyon, D. & Jactel, H. (2005). Comparative responses of bird, carabid, and spider assemblages to stand and landscape diversity in maritime pine plantation forests. Ecoscience 12:110-121.

Barlow, J., et al. (2007). Quantifying the biodiversity value of tropical primary, secondary, and plantation forests. Proceedings of the National Academy of Sciences (USA)104: 18555-18560.

Battin, J. (2004). When good animals love bad habitats: ecological traps and the conservation of animal populations. Conservation Biology 18: 1482-1491.

Brockerhoff, E. G., Jactel, H., Parrota, J. A, Quine, C. P. & Sayer, J. (2008). Plantation forests and biodiversity: oxymoron or opportunity? Biodiversity and Conservation 17: 925- 951.

Cabido, C., Uotila, E., Garin-Barrio, I., García-Azurmendi, X., Rubio, X. & Gosá, A. (2010). Monitorización de poblaciones de anfibios mediante el examen de su estado de salud. XI Congreso Luso-Español de Herpetología/ XV Congreso Español de Herpetología (Sevilla, octubre de 2010).

Cabido, C., Iglesias-Carrasco, M., Zuberogoitia, I. & Burgos, G. (2013). Biodiversidad en cultivos forestales. Examen de aspectos autoecológicos de dos especies indicadoras en eucaliptales y pinares del País Vasco. Informe técnico. Sociedad de Ciencias Aranzadi. 35 pp.

Cabido, C., Iglesias-Carrasco, M. & Garin-Barrio, I. (2013). Además de cuánta, cómo: estudio del estado de la biodiversidad herpetológica mediante la monitorización de su estado de salud. IV Congreso de Biodiversidad (Bilbao, febrero de 2013).

Candolin, U., Salesto, T. & Evers, M. (2007). Changed environmental conditions weaken sexual selection in sticklebacks. Journal of Evolutionary Biology 20: 233-239.

Cannell, M. G. R. (1999). Environmental impacts of forest monocultures: water use, acidification, wildlife conservation, and carbon storage. New Forests 17: 239- 262.

Cruz, J., Sarmento, P., Carretero, M. A. & White, P. (2010). Modelling the occupancy of an amphibian community in native and exotic habitats. Is it really any different? XI Congreso Luso-Español de Herpetología/XV Congreso Español de Herpetología. Sevilla.

Cunningham, S. A., Floid, R. B. & Weir, T. A. (2005). Do Eucalyptus plantations host an insect community similar to remmant Eucalyptus forest? Austral Ecology, 30: 103-117.

De la Hera, I., Arizaga, J., & Galarza, A. (2013). Exotic tree plantations and avian conservation in Northern Iberia: further insights from a nest-box monitoring study. Animal Biodiversity and Conservation 36: 153-163.

Freda, J. (1986). The influence of acidic pond water on amphibians: A review. Water, Air, and Soil Pollution 30: 439-450.

Galán, P. (1999). Conservación de la herpetofauna de Galicia. Universidade de A Coruña. Servicio de publicaciones. 286 pp.

Galán, P. (2003). Anfibios y reptiles del Parque Nacional de las Islas Atlánticas de Galicia. Faunística, biología y conservación. Ministerio de Medio Ambiente. 267 pp.

Galán, P. (2014). Herpetofauna del Parque Natural das Fragas do Eume (A Coruña): distribución, estado de conservación y amenazas. Basic and Applied Herpetology, 28: 113-116.

Guitián, L. & Cordero, A. (2007). Bosques y plantaciones forestales. En Proyecto Galicia, vol. XLIV: 429-467. A. Cordero (ed). Hércules de Ediciones. A Coruña.

Iglesias-Carrasco, M. & Cabido, C. (2013). ¿Las plantaciones forestales alóctonas son “bosques”? Examen del estado de salud de las poblaciones de tritón palmeado. IV Congreso de Biodiversidad. Bilbao.

Jaiyeoba, A. (2001). Soil rehabilitation through afforestation: evaluation of the performance of Eucalyptus and pine plantations in a Nigerian Savanna environment. Land Degradation & Development 12: 183-194.

Jackson, R.B. et al (2005). Trading water for carbon with biological carbon sequestration. Science, 310: 1.944-1.947

Larrañaga, A., Larrañaga, S., Basaguren, A., Elosegi, A. & Pozo, J.( 2006). Assessing impact of eucalyptus plantations on benthic macroinvertebrate communities by a litter exclusion experiment. Annales de Limnologie-International Journal of Limnology 42: 1-8.

Larrañaga, A., Basaguren, A. & Pozo, J.( 2009). Impacts of Eucalyptus globulus plantations on physiology and population densities of invertebrates inhabiting Iberian Atlantic streams. International Review of Hydrobiology 94: 497–511.

Larrañaga, A., Basaguren, A., Elosegi, A. & Pozo, J. (2009). Impacts of Eucalyptus globulus plantations on Atlantic streams: changes in invertebrate density and shredder traits. Fundamental and Applied Limnology 175: 151–160.

Lindenmayer, D. B. & Hobbs, R. J. (2004). Fauna conservation in Australian plantation forests—a review. Biological Conservation 119: 151-168.

Paritsis, J. & Aizen, M. A. (2008). Effects of exotic conifer plantations on the biodiversity of understory plants, epigeal beetles and birds in Nothofagus dombeyi forests. Forest Ecology and Management: 1575–1583.

Petty, S. J. (2011). Understanding the impact of large-scale reforestation on raptors in the uplands of Britain: An overview of some recent research and implications for forest management. In Zuberogoitia, I. & Martínez, J.E. (Eds). Ecology and Conservation of European Forest-Dwelling Raptors, pp 304-313. Diputación Foral de Bizkaia. Bilbao.

Pozo, J., Basaguren, A., Elósegui, A., Molinero, J., Fabre, E.& Chauvet, E. (1998). Afforestation with Eucalyptus globulus and leaf litter decomposition in streams of northern Spain. Hydrobiologia 373-374: 101-110.

Rodríguez-Soalleiro, R., Balboa, M., Álvarez-González, J. G., Merino, A. & Sánchez, F. (2004). Efecto de la selvicultura en la extracción de nutrientes a lo largo del turno en plantaciones de tres especies de crecimiento rápido en el norte de España. Invest. Agrar.: Sist. Recur. For. Fuera de serie, 114-126.

Rowe, C. L., Sadinski, W. J. & Dunson. W. A. (1992). Effects of acute and chronic acidification on three larval amphibians that breed in temporary ponds. Archives of Environmental Contamination and Toxicology: 339-350.

Tellería, J. L. & Galarza, A. (1990). Avifauna y paisaje en el norte de España: efecto de las repoblaciones con árboles exóticos. Ardeola 1990.

Vences, M. (1993). Habitat choice of the salamander Chioglossa lusitanica: the effects of eucalipt plantations. Amphibia-Reptilia, 14: 201-202.

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

20 noviembre 2020

Subvencionando la destrucción

Filed under: Ecología — Nadir @ 1:33

El autor de la reciente entrada sobre los castiñeiros toca un tema crucial: ¿quién saca provecho de haber convertido los montes gallegos en una plantación industrial de pinos y eucaliptos para celulosa? ENCE y FINSA. Los paisaniños que llenan sus fincas con esa mierda son sólo unos pobres diablos que no ven más que cuatro duros cada veinte años. ¿Y cómo consigue hacerse rentable la actividad PRIVADA de esas dos grandes empresas? Gracias al dinero público en forma de subvenciones. El autor menciona los costes de extinción, que si tuvieran que sufragarlos los propietarios de los terrenos polo carallo arriba iban a plantar especies que se convierten en antorchas cuando llega el fuego. Pero yo añado: los fondos europeos (programas FEDER y FEADER) se emplean en llenar de pinos los montes y mantenerlos desbrozados. Es decir, en vez de invertir esos fondos europeos en generar riqueza y construir un futuro para Galicia, se malgastan en abundar en la devastación ecológica gallega a gran escala y anclar a Galicia al subdesarrollo endémico del modelo económico extractivista promovido desde el franquismo.

Este espacio quiere acercaros la realidad del rural de la Galicia profunda, sin edulcorantes ni conservantes, como nunca veréis en los medios de comunicación profesionales.

Cuando hablan de inversiones en medio ambiente, se refieren a trazar pistas y cortafuegos como éste, procurando evitar lo irremediable (por ancha que os parezca esta pista, cuando llega el fuego las llamas logran cruzar incluso la autovía).

+

Esto es un pinar de repoblación. En esta tierra el pino es una especie alóctona, ocupa el lugar de lo que deberían ser bosques de rebolos (Q.pyrenaica), madroños, arces, fresnos… impidiendo su regeneración natural.

Pero, al menos, debajo del cultivo de pinos, si no es muy denso, aún se puede reproducir algo de matorral autóctono, medio que ofrece alimento y cobijo a multitud de especies.

+

Aquí, el mismo monte (ambas fotos estás sacadas en el mismo sitio, a un lado y a otro de la pista) una vez acometida la actuación de “mejora del potencial forestal”. Lo he dicho mil veces: un cultivo de cereal de la Tierra del Pan alberga mayor biodiversidad que esta atrocidad. 

Y este atentado ecológico es perpetrado con el dinero de vuestros impuestos, en beneficio de los accionistas de las empresas madereras, básicamente en Galicia ENCE (en el caso de los eucaliptos) y FINSA (poneos a la entrada de su planta de Ourense o Santiago y veréis el incesante trajín de camiones cargados de pinos quemados, baratitos, baratitos).

+

Aquí tenéis una foto de conjunto. A la derecha, un cultivo de pinos aún “sucio”. A la izquierda, bien “limpito”, desprovisto de toda vida.

Ruego disculpas por la calidad de las fotos, son una mierda porque sólo llevaba el móvil y era ya casi de noche.

Cuando las administraciones y los periodistas os hablan de la verde Galicia con su ponzoñosa lengua viperina, lo que no os enseñan es el panorama de la Galicia REAL. Las consecuencias de dedicar la mayor parte de la superficie forestal a monocultivos industriales, quedando una mínima parte (el 9% en la pútrida provincia de A Coruña, el 13% en la de Pontemierda) reservado para la cubrición original, con especies autóctonas.

En primer plano, el monte tras una tala a la matarrasa (es decir, llevándoselo absolutamente todo y dejando el suelo desprovisto de cubierta vegetal y expuesto a la erosión, menos mal que en Galicia llueve poco).

En segundo plano, una nueva generación de pinos plantados con dinero europeo prospera esperando la cadena de la motosierra. La duda es si ésta llegará antes o después del próximo incendio.

Y este desierto verde, este yermo, esta atrocidad ecológica, tiene el sello de la etiqueta PEFC (otro negociete inmundo, las certificadoras ambientales) para que el puto urbanita atontado, más ignorante, más analfabeto que su abuelo atado al arado, se relama la conciencia cuando compre un mueble de conglomerado de mierda, de usar y tirar, en una gran superficie. ¡Mira, no es muy caro y, además, es ecológico! Si supieran la mierda por la que están pagando… Virutas de pinos merdentos prensadas con un aglomerante, a la cual se le pone una lámina de plástico con un dibujo simulando ser madera, como podría simular ser confetti. Con pinos adultos se pueden hacer muebles de calidad razonable, pero hay que dejarlos crecer para fabricar tablones, y es más baratos cortarlos aún jóvenes para reducirlos a virutas.

Y toda esta destrucción, subvencionada con el dinerito que llega de Europa (tiemblo con lo que está por llegar, a cuenta del virus los próximos a la teta estatal van a amasar cantidades indecentes) y que computa como “inversiones en Medio Ambiente”. Lo que no se le dice a Europa es que son inversiones en destruir, hasta el exterminio, ese Medio. O ese Ambiente, son sinónimos, yo no sé a qué imbécil se le ocurrió unirlos en sintagma nominal, seguro que había cursado periodismo o alguna de estas mierdas de carreras para que el hijo tonto pueda tener un título y no se deprima ni él ni sus putos papás por haberlo cagado.

Para quien no lo sepa, CMVMC significa Comunidade de Montes Veciñáis en Man Común de la aldeúcha que sea. Una forma de autogestión de los montes que es el fetiche de los comeflores, como la mano invisible del mercado lo es de los neoliberales (tenemos ordenadores cuánticos que trabajan con 128 qubits, mientras que la mayoría del género humano no es capaz de superar el pensamiento binario, sí-no, positivo-negativo). A fin de cuentas no son tan diferentes, ambos pretenden proscribir la actuación rectora del Estado para poder maximizar los beneficios sin cortapisas ¿Especies autóctonas? ¿De qué me estás hablando? En vez de ser municipales, autonómicos o estatales, el 98% de los montes gallegos son de propiedad privada y gestión por las mayores acémilas de cada pueblo. ¿A qué ha conducido esa autogestión? A la devastación ecológica, pues los paisanos se lanzan indefectiblemente por la opción que ofrezca más cuartiños a corto plazo. Sólo el 3% de la superficie forestal gallega es pública, así que el Estado no puede determinar la configuración del monte más que en ese parco 3%. Cómo se gestiona el resto del territorio es cosa de los vecinos. Y así tenemos, repoblaciones de pinos y eucaliptos incluso dentro de Parques Naturales como o das Fragas do Eume (con todo, debe ser el ecosistema terrestre gallego más valioso, así que imaginad cómo es el resto), y el Estado no se atreve a decir ni pío.

¡Hala! Ya sabéis a qué se dedica el dinero de vuestros impuestos cuando hablan de invertir en ecología. Ya no podéis alegar ignorancia. Después de atiborraros en los medios a píldoras azules diciéndoos que la gestión forestal tiene por objeto la preservación de la riqueza natural y blablablabla, espero que no se os indigeste la píldora roja. A fin de cuentas, para eso habéis entrado aquí, para escuchar babosadas hay mil medios, profesionales y privados.

Y no me tenéis que creer a mí ni a ellos, la fe es el sustituto del conocimiento chez les barbares. Salid de vuestro puto agujero, id a patear monte y abrid los ojos.

+

+

+

+

+

+

15 noviembre 2020

El eucalipto no es invasor

Filed under: Ecología — Nadir @ 0:47

El ejército es el garante de nuestros derechos constitucionales y la policía está para servir al ciudadano. Franco, ese gran demócrata.

Qatalhum nos acerca la noticia de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, denegando la inclusión del eucalipto como especie invasora, basándose en la argumentación de la Dirección General de Desarrollo Rural y Política Forestal.

El Comité Científico, por ejemplo, consideró que «todas las especies de eucalyptus naturalizadas en España presentan carácter invasor y capacidad transformadora del medio». Sin embargo, la Dirección General de Desarrollo Rural y Política Forestal apuntó a que «no se acredita el carácter invasor de las citadas especies».

Aquí tenemos a la máxima responsable de dicha Dirección General: Isabel Bombal Díaz.

Doy por descontado que una decisión de semejante relevancia tiene que contar necesariamente con la conformidad de la directora.

Quisiera que la MUY SINVERGÜENZA tuviera la mínima dignidad de explicarme cómo puede ser que, si no es una especie invasora, justamente anteayer me pasase más de una hora arrancando pequeños eucaliptos de uno y dos años, diseminados por dos árboles adultos entre los carballos cercanos. Y estoy hablando de la Galicia seca donde la naturalización es mucho más difícil que en la húmeda y tibia Galicia costera. Arranqué decenas de ellos, crecidos en el corto espacio de dos años; nuevas plantas que colonizan el hábitat natural hasta acabar imponiéndose a la cubrición original o impidiendo el curso de la regeneración natural.

¿Qué arrancaba entonces yo, en una zona donde nadie las había plantado? ¿Champiñones? Pues esos champiñones apestaban a eucalipto. ¿Estaban en mi imaginación, esos eucaliptos? ¿Lo habré soñado?

Y es que me resulta altamente indiferente lo que digan unos u otros “técnicos” (es decir, lo que digan quienes les pagan) sobre algo tan obvio. Lo que NADIE me puede negar es lo que puedo percibir con mis sentidos, de lo que tengo una constatación empírica recurrente y directa. Igual que no necesito a un astrofísico para que me certifique si la luna está creciente o menguante, es nausabundamente evidente que las semillas de eucalipto son viables en el área de distribución de las plantaciones industriales del mismo, y tienen la capacidad de imponerse sobre las especies autóctonas haciéndose con el dosel del bosque hasta su exterminio. Las masas de eucalipto en Galicia están en expansión, no sólo por las nuevas plantaciones sino por el avance de esta especie sobre los terrenos colindantes. Y quiero saber quién tiene la perfidia de negar esta evidencia, que lo arrastro al eucaliptal más cercano para comprobar que, en sus inmediaciones, fuera del área de plantación, están creciendo nuevas plantas de eucalipto.

Teníamos a Luis Gil, la Bienpagá, como estómago agradecido firmando estudios categóricamente falsos, negando el carácter invasor del eucalipto. Pues bien, ahora tenemos a la Dirección General, dirigida por esta despreciable, negando la realidad patente. ¿Y quién ha nombrado a esta indecente, porque es indecencia negar lo palmario? El actual Ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas Puchades.

¡Qué bien, que ya no está Raxoi, que ahora gobiernan los nuestros!

No quiero ni pensar los requisitos que debe reunir una persona para acceder a una Dirección General. ¿Nombrarías a un profesional reputado, de amplia trayectoria, con fuertes convicciones éticas y honestidad probada para un puesto de libre designación? ¡Pues claro que no! Alguien que tuviera la integridad de decir: “Ministro, eso es falso y yo eso no lo firmo”.

Estas cosas me atormentan. Cómo alguien puede carecer hasta tal punto de honor y dignidad para negar lo que es evidente hasta para un niño, que se puede comprobar sencillamente con acercarse a la primera plantación de eucaliptos. Yo comprendo que la inclusión del eucalipto como especie invasora es inconveniente, y tiene repercusiones económicas claras. Puedo estar en desacuerdo con la postura que promueve las plantaciones de eucalipto, pero es una postura legítima y racional: causa un impacto al ecosistema pero permite obtener un retorno económico. Todas las actividades económicas están sometidas a ese intercambio, y sujetas a la valoración de uno (el impacto sobre el ecosistema) y otra (la rentabilidad económica) que, entiendo además, es subjetiva según los intereses de cada cual.

Todo esto lo comprendo. Yo defiendo mis intereses, que es vivir en una Galicia viva y ecológicamente íntegra, mientras que otros defienden los intereses económicos privados de los productores y de ENCE. Aunque no haya acuerdo, puede establecerse un debate coherente.

Lo que no tiene disculpa posible es negar la evidencia, mentir deliberadamente. Porque ni Luis ni Isabel pueden alegar ignorancia; que las semillas de eucalipto prenden y prosperan, vaya si prosperan, lo sabe hasta un niño que haya crecido en estas tierras. Si no nos sometemos a la realidad, otorgando a la ciencia su condición de notario y albacea, si prescindimos de la realidad para fabular nuestras afirmaciones, todo el edificio intelectual construido sobre el conocimiento de la realidad objetiva se desmorona. Quien por fe o interés afirma que es de noche cuando luce el sol no debería tener espacio en una sociedad de personas libres y dignas (obviamente no me refiero a España).

+

PS: Os advierto. Que nadie procure convencerme JAMÁS de volverme a acercar a una urna. ¿Es para participar de esta inmundicia, de esta Gran Mentira Oficial, tramada por políticos y difundida por periodistas? ¿Para encumbrar a individuos inmorales, amiguitos todos, a los órganos de control del Estado? ¿Para normalizar la mentira?

La única Diosa verdadera es la Realidad, y toda persona decente debe postrarse ante ella y proclamar su majestad universal. O eso, o barbarie, es una disyuntiva binominal y categórica.

+

ACTUALIZACIÓN.

Anteayer no saqué fotos de la deseucaliptización. Pero os dejo otras de un lugar muy próximo, del año pasado.

+

Todas estas plántulas de eucalipto, al lado de una pista, fueron sembradas a su pie por un único ejemplar.

+

¿Cuántas raicillas contáis? Pues es sólo uno de los haces que recogimos. Según el gobierno, a través de la Dirección General de Desarrollo Rural y Política Forestal, esto no es tener una potencialidad invasiva.

Y recuerdo, estas imágenes son de la raia seca; en la húmeda y tibia costa el eucalipto prospera y se disemina con mucha mayor facilidad.

Si esto no es que una especie vegetal tenga carácter invasor ¿qué demonios significa ese concepto? ¿Lo hemos vaciado de contenido hasta ese punto?

Copio de la Wikipedia:

Las especies invasoras son animales, plantas u otros organismos que se desarrollan fuera de su área de distribución natural, en hábitats que no le son propios o con una abundancia inusual, produciendo alteraciones en la riqueza y diversidad de los ecosistemas. Cuando son transportados e introducidos por el ser humano en lugares fuera de su área de distribución natural, consiguiendo establecerse y dispersarse en la nueva región se les denomina especies exóticas invasoras resultando normalmente muy dañinas.

Que una especie invasora resulta dañina, significa que produce cambios importantes en la composición, la estructura o los procesos de los ecosistemas naturales o seminaturales, poniendo en peligro la diversidad biológica nativa (en diversidad de especies, diversidad dentro de las poblaciones o diversidad de ecosistemas).

Y en esta página amplían la definición:

Una especie invasora es aquella que es introducida en un ecosistema diferente del de origen intencionadamente o no, y que se convierte en una plaga en el ecosistema de destino debido a la descendencia fértil y su capacidad de colonización de lugares distantes del lugar donde fue introducida. Necesariamente debe constituir una plaga porque de otro modo, o bien la especie no sobrevive en el nuevo ecosistema o cuenta con depredadores que mantienen a raya sus poblaciones evitando de este modo la invasión de la especie foránea.

La nueva especie se convierte en una plaga porque no cuenta con mecanismos naturales de control debido a varios factores:
– condiciones del ecosistema de destino son igual o más favorables que su ecosistema de origen
– ausencia de depredadores que controlen las poblaciones
– ausencia de eventos naturales que controlen las poblaciones

No, el eucalipto no es invasor. Y los puestos de dirección en la administración se asignan por méritos profesionales. Y el Borbón nos trajo la democracia.

+

+

+

+

+

+

+

+

+

« Página anteriorPágina siguiente »

A %d blogueros les gusta esto: