La mirada del mendigo

30 marzo 2017

Con Carrero, ninguna broma

Filed under: fascismo — Mendigo @ 0:54

Iba a escribir de otras cosas más amables, pero la condena a una estudiante por difundir un chiste sobre el Carrero Blanco me ha hecho cambiar de opinión. Si definimos como terrorismo el ejercicio de la violencia con finalidades políticos, podemos considerar que esta ofensiva judicial (que es respaldada y ejecutada con la violencia potencial y coactiva de miles de uniformados armados) se podría ajustar a la definición, pues su objetivo es la creación de un clima de terror entre la población, que por motivos nimios como contar un chiste en una red social o representar una obra de guiñol (¿o escribir sus opiniones en un blog?), pueden acabar sufriendo una pesadilla judicial en un tribunal de excepción. Los objetivos evidentes de esta campaña represora, que se suma a la Ley Mordaza, es crear un estado de psicosis en la población que desincentive la participación activa en la vida política y recluya al individuo de nuevo en la seguridad del espacio familiar al que lo relegó la dictadura (donde sí se podrán hacer comentarios políticamente incorrectos), alejándolo de las plazas. Efectivamente, creo que esta condena, y el resto de procesos habidos en estos últimos tiempos, se pueden catalogar de terroristas. Terrorismo judicial, una forma de terrorismo de Estado como bien saben en la Turquía islamista del AKP.

Para los muy jóvenes o muy desmemoriados, vamos a ponernos en situación:

El asesinato del almirante Luis Carrero Blanco y sus dos escoltas se produjo en 1973, en el contexto de una dictadura fascista de la cual el militar era ilegítimo (en tanto que no elegido, sino impuesto por la razón de las armas) Presidente del Gobierno. La lucha contra la dictadura se desarrolla en varios frentes, político, sindical y también de lucha armada, siendo éste poco menos que residual por la imposibilidad evidente de lograr una victoria contra las Fuerzas Armadas que eran, a la postre, el avalista último del régimen.

Esta lucha armada no busca provocar atentados indiscriminados sobre la población civil que pudieran ajustarse a la definición de terrorismo, sino que eran operaciones de castigo sobre un enemigo perfectamente identificado: las fuerzas represoras del régimen fascista, ejército y cuerpos policiales. Su primera acción deliberada, se trató de una operación de represalia contra un torturador: el comisario Melitón Manzanas.

Estamos hablando de fuerzas de represión ilegítimas, a las órdenes de un gobierno ilegítimo presidido por Carrero Blanco. Un gobierno que practicaba de forma sistemática la represión más cruda en forma de detenciones, torturas, violaciones y desapariciones a opositores políticos. En puridad, podemos decir que el terrorismo, es decir, la acción de sojuzgar a una población por el miedo, fue desde el principio al final el método de actuación de la dictadura. El atentado contra Carrero Blanco supone el desvanecimiento de la impunidad en la que, desaparecidas las partidas de maquis, habían llevado a cabo la represión.

Lo que es llamativo (y vergonzoso) es que, salvo algunas acciones puntuales de elementos anarquistas, sólo hubiera un grupo armado que opusiera resistencia armada a la violencia sistemática del régimen fascista. Este grupo era ETA, como todos sabemos una organización de corte nacionalista vasco de izquierdas.

En España, el relato común siempre lo ha dictado el españolismo heredero del régimen del Generalísimo de los Ejércitos, pero en cualquier otro país europeo las consideraciones serían muy otras. En breve: la lucha de ETA contra el aparato represor de un Estado fascista era radicalmente legítima, como legítima fue la sublevación de un grupo de capitanes del ejército portugués en la Revolução dos Cravos, que puso término al Novo Estado de Salazar; como meritoria fue la résistance francesa contra la ocupación nazi, como elogiable fue la resistenza partigiana contra la dictadura de Mussolini y encomiables los intentos, lamentablemente infructuosos, de darle a Hitler el mismo trato que sufrió el lugarteniente de Franco.

Si bromear sobre el asesinato de un dirigente clave en una dictadura pudiera ser delito en una democracia, deberían ir procesando a Tarantino por hacer una película fantaseando con la idea de un atentado exitoso contra el dictador alemán.

Evidentemente, hubo muchos españoles que se alegraron de la noticia del asesinato del Almirante Carrero Blanco (yo no, pues ni siquiera había nacido). No creo que se alegrasen, como yo no me alegro, de la muerte de una persona (incluso ese fascista tenía condición humana). Pero sí de un magnicidio que descabezaba al gobierno, haciendo sentir la presión de sus crímenes hasta lo más alto del escalafón represor. Si ETA (se dice que con ayuda de la CIA) tenía capacidad de atentar contra el jefe del gobierno, podía hacerlo contra cualquiera a su mando. Al eliminar a Carrero, que todo el mundo veía como el natural sucesor de Franco a la muerte del dictador, ETA complicaba de forma evidente las pretensiones de perpetuación del régimen.

El individuo, Luis Carrero Blanco, tuvo la oportunidad de ser una persona decente y, sin embargo, se significó desde el principio con un golpe de Estado que cercenaba la naciente democracia llenando de sangre las tierras de España. Lejos de arrepentirse de haber colaborado con el fascismo, siguió medrando en su aparato hasta llegar a ser el número 2 de la dictadura. De esta forma, se situaba como cima del obstáculo que impedía el acceso de un pueblo a la democracia, a la dignidad y a la justicia. No un obstáculo inmóvil, sino que ejercía el mando supremo de una represión activa y sangrienta de los que arriesgaban su libertad, su integridad física y su vida por el advenimiento de la democracia. Podría desde ese puesto haber facilitado una apertura democrática del Estado, pero tomó de nuevo la decisión de seguir obstaculizando el acceso del pueblo al autogobierno, tal y como había hecho desde que se sumó a las filas de los militares golpistas.

Era el sistema el que, por la violencia de las armas cuyo monopolio ejercía el ejército y las fuerzas policiales, impedía otra resolución al conflicto que no fuera por la vía de la fuerza. Por lo tanto, el asesinato del almirante, por mucho que sea humanamente lamentable como cualquier otra muerte humana, era legítimo. Es más, ese atentado nos acercó un paso más a la democracia. La sociedad española tiene una gran deuda de gratitud con aquellos militantes vascos que pusieron el miedo en el cuerpo al aparato represor de un régimen espurio con el asesinato del comisario Melitón Manzanas o del almirante Carrero Blanco.

Luego vino el absurdo atentado de la cafetería Rolando, la desvinculación de todo lo que había de noble en ETA de esa vía de actuación y la división de ETA entre los poli-milis y una ETA-militarra obcecada en una vía militarista y sangrienta que, finalmente, supimos que no conducía a nada más que a generar dolor y muerte en la sociedad y entorpecer cualquier proceso de independencia.

Pero de la ETA que atentó contra Carrero Blanco o Melitón Manzanas, todos los demócratas debiéramos sentirnos orgullosos y en deuda. No es ningún dislate pensar que, si nuestros padres pudieron votar por primera vez en 1977, es en buena parte gracias a que cuatro años antes, un comando de ETA puso una enorme carga explosiva bajo una alcantarilla de la calle Claudio Coello.

Sólo bajo la sombra alargada de la dictadura que aún se proyecta hasta el presente, se puede entender que un tribunal considere censurable luchar contra el fascismo. En cualquier otro país europeo, ese comando hubiera recibido honores de Estado.

Al río que todo lo arranca lo llaman violento,
pero nadie llama violento al lecho que lo oprime.
Bertold Brecht

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

15 diciembre 2016

El miedo xenófobo

Filed under: fascismo,religión — Mendigo @ 22:11

De la basura que sale por boca de Madame Le Pen, ésta última ha sido especialmente esclarecedora:
Le Pen pide el fin de la educación gratuita para los hijos de extranjeros irregulares

A primera vista, no tiene ningún sentido que esta tipa, que basa su programa en el odio al diferente, presentándolo como un inadaptado peligroso para los buenos y laboriosos franceses, pretenda recortar prestaciones en… precisamente en el principal mecanismo de integración de los inmigrantes.

¿Qué sentido puede tener ésto? Pues lo tiene todo. Absolutamente todo. Porque el gran miedo, la principal amenaza para los garrulos fascistoides (en Francia and everywhere) no son los inmigrantes inadaptados, sino precisamente los que están perfectamente integrados.

Habéis leído bien, y lo digo con total convicción. Lo que más teme un palurdo autóctono francés es que sus hijos sigan siendo unos asnos y acaben subempleados y machacados por la maquinaria capitalista, y tener que ver cómo el hijo del inmigrante que llegó a Europa con una mano delante y otra detrás ha salido espabilado y ha progresado en la vida. Esto, que interpretan como una provocación, es básicamente el resentimiento que nace de la vergüenza y se proyecta con la envidia.

Esta es la pesadilla del votante medio del Front National. No el joven inadaptado de los suburbios; ése no es una amenaza, como mucho es un estorbo, una molestia. Para reconfortar el prejuicio racista de la superioridad del hombre blanco, el garrulo medio necesita tener a alguien por debajo (magrebí, gitano, español…) al cual despreciar. Y desde luego, la educación universal es sin duda la principal amenaza para disfrutar de ese privilegio.

Cuento una anécdota. Estábamos un día perdidos por la Francia profunda, cuando nos cruzamos con un negro saliendo del restaurante del pueblo. El fulano iba como un pincel, alto, guapo, impecablemente trajeado. Nos saludó con exquisita cortesía (se debía notar a la legua que no éramos de ahí, con la cámara en ristre y mirando a todos lados) y se subió a un M5 (coche muy caro, el deportivo de BMW) al que ya le había echado el ojo al pasar. Y por el rabillo del ojo reparo en la cara que tenía un paisano de mediana edad, con ropa de andar por el campo, apoyado en el dintel de una casa a la que no le vendría mal un par de arreglos.

El miedo de los paletos franceses (de pueblo y de ciudad) no es a los paletos de kasbah, el supremacismo blanco y el integrismo islamista viven en simbiosis, se necesitan para prosperar y retroalimentarse. El rechazo racista de unos genera como respuesta un movimiento de repliegue sobre la propia identidad (real o inventada), lo cual genera mayor rechazo que se va retroalimentando y abriendo la falla entre ambos grupos sociales.

Lo he dicho varias veces: la nueva oleada de fervor islámico (promovida por las petromonarquías desde hace décadas y que ahora se evidencian sus frutos) es el principal obstáculo para la integración de los inmigrantes con origen en países islámicos. Es muy sencillo de comprobar empíricamente, basta con analizar y comparar la evolución de la integración de inmigrantes musulmanes con grupos de migrantes de otro origen (americano, asiático, centro y sudafricano…). Ahora bien, es igualmente cierto que las actitudes xenófobas han abonado el camino a ese proceso reaccionario, como mecanismo de autodefensa (aunque otras comunidades también han tenido que hacer frente a prejuicios racistas y no se ha detectado en ellas esa involución).

Si ETA no estaba a nómina del PP, será por un descuido o falta de perspicacia de Génova. Y no sé si los imanes integristas reciben sobres del Front National, pero realmente lo parece. Tal para cual, uno y otro saboteando la integración y la convivencia.

En los medios se caricaturiza la mujer musulmana con andares de hipopótamo que antes iba con velo y ahora va enfundada de negro hasta las manos. Pero se olvida la mayoría de inmigrantes, también de origen musulmán, que viven perfectamente integrados y que sus hijos son ahora un ciudadano más en la sociedad francesa. Y acabo con otra anécdota, ésta de hace sólo unas semanas: buscando un castillo en ruinas, nos estuvo mostrando el camino una chavala de rasgos evidentemente magrebíes (sin atisbo de acento, seguramente ella era ya la segunda o tercera generación), con vaqueros ceñidos y una birra en la mano. Pues bien, esta joven es el arquetipo de la peor pesadilla, la mayor amenaza tanto para la ultraderecha francesa como para el fascismo islamista.

Pues bien, que los medios y la propaganda racista no os confundan: ésta chica es la cara verdadera, mayoritaria de la inmigración, un proceso de integración paulatina en una sociedad que, por suerte, también evoluciona con la llegada de los nuevos ciudadanos. Todos cambian adoptando idealmente lo mejor de ambas partes (como es evidente, también se permean caracteres perfectamente evitables). En España tenemos muy poca inmigración (pero demasiado concentrada, creando guetos que dificultan la integración), pero en Francia sí que han estado sometidos a un fuerte flujo migratorio y creo que es importante destacar la generalidad, no la excepcionalidad.

Deberíamos darnos cuenta que este proceso ha sido un éxito notable, y la inmensa mayoría de la población inmigrante se ha ido integrando en la sociedad con el paso de las generaciones. Como una aleación en la que al fundirse el hierro con pequeñas cantidades de diversos elementos (carbono, cromo, molibdeno, vanadio…), dan un material de características mucho mejores: el acero. El cromo no deja de ser cromo, pero entra en la estructura del hierro y le dota, por ejemplo, de resistencia a la oxidación. Pero si no consigues que el aleante entre a formar parte íntima de la estructura, lo que queda es una impureza en el material base, y será el primer punto en el que se producirá la fractura.

El camino para mejorar será reforzar aún más los mecanismos de integración (y la educación pública universal en primerísimo lugar) y desactivar las ideologías que la dificultan, tanto el racismo blanco como el sectarismo islámico.

+

Creyentes, no intiméis con nadie ajeno a vuestra comunidad. Si no, no dejarán de dañaros. Desearían vuestra ruina. El odio asomó a sus bocas, pero lo que ocultan sus pechos es peor. Os hemos explicado las aleyas. Si razonarais…
Qurán 3:118

Creyentes, no toméis a los infieles como amigos, en lugar de tomar a los creyentes. ¿Queréis dar a Allah un argumento manifiesto en contra vuestra?
Qurán 4:144

Creyentes, no toméis como amigos a los judíos y a los cristianos. Son amigos unos de otros. Quien de vosotros trabe amistad con ellos, se hace uno de ellos. Allah no guía al pueblo impío.
Qurán 5:51

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

21 diciembre 2015

Y aún diría más

Filed under: fascismo — Mendigo @ 13:14

A tomar por culo la Ley Mordaza.

A tomar por culo su autor, el supernumerario del Opus, a sus condecoraciones a trozos de madera lacados y sus conversaciones con seres imaginarios.

Hasta nunca jamás su justificación y encubrimiento de la criminalidad policial, siempre que se dirigiera contra moros, negros, rojos y demás gente de mal vivir.

+

Y a tomar por culo su segundo, “El Cuco“, el falangista de Ferrol que paseó su ignorancia supina por los más altos despachos hasta acabar dirigiendo la Guardia Civil.

+

A tomar por culo el sosias de Aznar, lobista de las eléctricas y petroleras. A tomar por culo la prepotencia de Guindos, la simpleza de Fátima Báñez, el cinismo de García-Margallo, la falta de escrúpulos de Morenés, o la cobardía intelectual de su jefe, un segundón provinciano que fue elegido por Aznar precisamente por ser un mediocre que no eclipsase su estrella.

Nunca más agriarme el desayuno con las jeta de Montoro, Ana Pastor o la misma Marioneta, que son hasta físicamente repulsivas.

Sí, joder, sí. ¡A la mierda! ¡A la mierda todos ellos! ¡A la mierda de una puta vez! Cuatro años que parece que han sido cuatro siglos, ¡qué dolor de huevos!

Soy consciente de lo que tenemos por delante, que lo venidero no es una bicoca, que habrá que seguir luchando, pero…muy dificilmente será peor que lo que dejamos atrás.

Pero hoy no es día de pensar en ello, sino de celebrarlo.

+

+
+
+
+
+

26 marzo 2014

Los alabarderos

Filed under: fascismo — Mendigo @ 2:51

+
+
+

Año 1548,

un joven dordoñón deja escrito:

Así el tirano sojuzga a unos súbditos por medio de otros y está custodiado por aquellos de quienes más debería guardarse, si algo valiesen. Pero bien cierto es el refrán que reza que para partir leña se necesitan cuñas de madera; tal son sus arqueros, sus guardias, sus alabarderos. No es que ellos mismos no estén sometidos también a la opresión del tirano. Pero estos miserables, abandonados de Dios y de los hombres, saben soportar vilmente los ataques con tal de poder vengarse, no contra el común opresor, sino contra los desvalidos que están condenados a sufrir el yugo como ellos y ya no pueden soportarlo. Cuando pienso en esta gente que sirven al tirano para preservar la tiranía y perpetuar la sumisión del pueblo, casi me causa más desconcierto su maldad, que lástima su necedad.

+
+
+
+
+
+
+

Año 2014: 

+
+
+
+
+

[N.d.M: Traducción propia de un párrafo del Discours de la servitude volontaire, de Étienne de La Boétie, apreciado amigo del célebre humanista Michel de Montaigne. Aquí tiene el lector su traducción íntegra, dénsele las gracias a maese HugoMM por dárnoslo a conocer]

19 septiembre 2013

Chile

Filed under: fascismo,Historia — Mendigo @ 18:01

Sobre el cuadragésimo aniversario del Golpe de Estado chileno, destaco un artículo y un tweet.

El artículo, de Vicenç Navarro – Qué pasó en Chile y sus semejanzas con España

+

Y el tweet:

Víctor Jara fue asesinado con 44 balazos. El año pasado hicimos un ejercicio. Haga palmas 44 veces. Sorpréndase por el nivel de demencia.

Página siguiente »

A %d blogueros les gusta esto: