La mirada del mendigo

24 marzo 2017

Si nos tocan a una…

Filed under: internacional — Mendigo @ 10:35

Hablando del autoritarismo del gobierno turco, hice alusión a un tema que quisiera desarrollar un poco: la izquierda europea ha permanecido impasible ante el proceso de laminación de la izquierda turca. Proscripciones, detenciones, torturas, violaciones, asesinatos… de todo aquel que se apartara de la línea del partido del gobierno, nacionalismo turco islamista. Profesores, periodistas… ni siquiera la condición de alcalde o diputado supone protección contra la campaña de represión sistemática contra todo elemento que se signifique como laico, progresista o kurdo.

Y la indiferencia con que Europa, y muy especialmente la izquierda europea, ha tratado esta violación sistemática de los Derechos Humanos por el ejecutivo turco, un Estado en la antesala del ingreso en la UE, es un craso error.

Pero incluso dentro de la UE, tenemos un Estado como Hungría que ha ilegalizado al partido comunista (ejemplo que ha seguido la Ucrania de los simpáticos y europeístas jóvenes del Maidan, por cierto). Yo no soy del PCE, ni de ningún otro partido, como sabéis desde hace muchos años voy por libre. Pero siempre he considerado a la gente del PCE como compañeros, como lo son la gente de la CNT, de la FPG o del SAT. O incluso los mucho más tibios de Podemos, Esquerra o de las bases del P$O€ que aún les queda alguna esperanza de reconducir su partido hacia la socialdemocracia.

Me parece muy triste que sólo el PCE protestara (con voz prácticamente ya inaudible) por la ilegalización en un miembro de la UE. Si mañana propusieran ilegalizar el PCE, ¿sólo los que tienen carnet del partido protestarían?

No es necesario, a estas alturas, que cite el archiconocido poema de Bertold Brecht, ¿verdad?

La unidad de la izquierda es el Santo Grial de la izquierda, y sobre ello hay mucho que hablar. Me parecería suicida (y por eso me preocupa el fenómeno Podemos) la pérdida de la diversidad ideológica que existe en la izquierda, englobada bajo un paraguas electoral que, por otra parte, viene forzado por la necesidad impuesta por un sistema electoral maquiavélicamente diseñado por los herederos del franquismo. La izquierda, para gobernar, debe desnaturalizarse, lo cual le lleva a perder apoyo. Un círculo vicioso del que no sabemos salir.

La izquierda, para ser potente, para tener futuro, debe ser plural. Está en nuestra genética, no somos derecha, tenemos un perfil ideológico mucho más marcado. En cambio, lo que se debe reclamar es una unidad de acción, el ser capaces de establecer puentes entre sensibilidades diferentes para ser capaces, manteniendo cada movimiento su personalidad, de trabajar al unísono en ciertos proyectos. Si logramos superar las inquinas, muchas veces pueriles y personalistas, que separan a las organizaciones, tenemos una enorme capacidad de presión. Pasando al terreno geográfico, cuando en época de ocupación de las plazas, Madrid y Barcelona se apoyaban y protestaban cuando el otro compañero era agredido (desalojos en la Plaça Catalunya), a mí me hizo reflexionar: ojito que esto puede ir en serio. Y estoy seguro que, a quien tuviera más de dos dedos de frente en las élites, le debió correr un sudor frío. Si Madrid y Barcelona superan su rivalidad y se establecen lazos de solidaridad, podemos resistir hasta la embestida de un ejército (porque ya lo hicimos, cuando los hijos de los obreros madrileños eran acogidos por familias de obreros catalanes para que no tuvieran que soportar los bombardeos). Pues yo imagino el mismo grado de colaboración entre organizaciones de izquierda. Izquierda entendida desde una perspectiva laxa, de todo aquel movimiento que pretenda ensanchar los límites de la libertad. La definición es compleja, pero al final todos nos reconocemos como miembros de una misma familia, somos del mismo palo: feministas, ecologistas, sindicalistas, independentistas, activistas LGBT, comunistas, anarquistas, laicistas…

No que seamos iguales, no que pensemos lo mismo en todos los temas, pero todos compartimos unos valores primarios de libertad y justicia; aunque digamos cosas diferentes, hablamos el mismo idioma.

Pues bien, lo que yo propongo, es abandonar el provincianismo en el que nos movemos y empezar a considerar como compañero a todo movimiento emancipador en cualquier parte del mundo. Por encima de las obvias diferencias lingüísticas y culturales, considero absolutamente necesario establecer lazos de compañerismo y solidaridad entre todos los individuos y organizaciones de esa nebulosa indefinida que llamamos “izquierda”. Y si nos tocan a una, nos tocan a todas, sea un periodista turco crítico con el régimen encarcelado, sea una líder ecologista hondureña tiroteada, sea un laicista apuñalado en Bangladesh. La izquierda, especialmente en aquellos países donde es fuerte (cuando es fuerte, y precisamente para poder seguir siéndolo), debería ejercer presión y denuncia de aquellos movimientos reaccionarios que la reprimen.

La actual política de ocuparse cada uno de sus asuntos es, además de provinciana, indescriptiblemente miope. Estamos desaprovechando la fuerza que nos daría establecer lazos de solidaridad por encima de las fronteras, de los rasgos físicos, unas sinergias que nos permitirían recuperar la hegemonía en el discurso. No estoy yo sólo en mi pueblo perdido a tomar por culo, rodeado de garrulos reaccionarios, sino que formo parte de un movimiento de miles de millones de personas que luchamos por lo mismo: LIBERTAD (no tengo muchas ideas buenas, pero la de esa entrada creo que sí que lo era).

La derecha está encerrada en sus dioses y sus patriotismos; es una ventaja, la universalidad, en la que sólo nosotros podemos jugar: nos daría fuerza y visibilidad, permitiendo a cada vez más gente “salir del armario” construido por una sociedad autoritaria, supersticiosa y patriarcal. El encontrarse en la otra parte del mundo con alguien con otro tono de piel, con unos rasgos faciales bizarros, que come cosas aún más raras y habla en un guirigay absolutamente incomprensible, y reconocer en ese tipo extraño a un compañero, a un hermano… es pura dinamita. Eres totalmente distinto, pero pensamos, sentimos al unísono el mismo anhelo de justicia y libertad y te voy a ayudar en lo que pueda. Si logramos eso, ponemos el mundo del revés.

Es la fábula china que el padre cuenta a sus hijos, de ser como un manojo de cañas de bambú… pero aplicado a escala global. Un haz de miles de millones de cañas, de amantes de la libertad. Indestructible.

De hecho, si revisamos un poco la historia, era la normalidad en los revolucionarios a finales del s.XIX, y que permitió que se extendieran tan rápido y con tanta fuerza sus ideas emancipadoras. Llegar a un país extraño, y que gente que no conozcas te reconozcan como compañero y te den cobijo, permitió un flujo de ideas en épocas en que las comunicaciones eran mucho peores que posibilitó el auge de los movimientos obreros a principios del s.XX. Unos triunfaron, otros no, pero eso es ya otra historia. Imaginad lo que podría ser aplicar ese concepto en la actualidad.

Edito: Añado imagen de la manifestación feminista de ayer, en las calles de Istambul, contra la política islamofascista del gobierno.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

18 marzo 2017

CErdoğan: porque se lo permitimos

Filed under: internacional — Mendigo @ 10:15

Estos días ha sido noticia el gobierno de CErdoğan (¿o debiera decir régimen? Que es el truco periodístico para desprestigiar a un gobierno cuando les interesa, las palabras no son neutras) por el pulso mantenido con Holanda y Alemania, que temen el contagio del renacido nacionalismo neo-otomano inestabilice a sus comunidades de origen turco y kurdo. El uso que el gobierno turco hace de los refugiados como arma de presión, ahora contengo, ahora abro la espita, es absolutamente indigno. Las noticias del trato dispensado en los campamentos de refugiados, e incluso de las acusaciones de que los hospitales turcos son la primera pieza en la red de tráfico de órganos que extrae su materia prima precisamente de la confusión en su frontera sur (recogido incluso por la enviada especial de El País), provocan arcadas.

Cada vez son más evidentes las formas autoritarias de un gobierno que confunde los intereses partidistas con los intereses del Estado (leanse las airadas respuestas al veto holandés a la campaña electoral de sus ministros). El AKP de CErdoğan le ha declarado la guerra a toda la Turquía que no se somete. No ya al PKK kurdo, socialista e independentista, sino a los socialdemócratas del HDP o a los islamistas conservadores de Gülen: todo lo que no esté en la órbita de CErdoğan es susceptible de ser acusado de terrorismo por un sistema judicial tan independiente como una mascota frente una escudilla llena de pienso para perros (y debería sonarnos familiar la melodía, y avergonzarnos).

Lo divertido es que ha habido periodistas que han sido acusados de pertenecer, a la vez, al PKK y al movimiento Gülenista, que viene a ser como si la Audiencia Nazional acusase a alguien de pertenecer simultáneamente a ETA y a los GAL. Donde entra el fanatismo nacionalista o religioso, y en Turquía se están expandiendo ambos de la mano, queda en suspenso la razón, la verdad y la justicia.

Las purgas han afectado a decenas de miles de profesores, militares, jueces, que han perdido su trabajo o han sido encarcelados por razón de su afinidad política. En las cárceles turcas hay miles de presos políticos, y aún Rivera no ha ido a besuquear niños, a pesar de que le queda mucho más cerca Istambul que Caracas.

En el Kurdistán dentro de las fronteras turcas, entraron a sangre y fuego, tanto con el ejército regular como con grupos paramilitares islamistas, creando el terror en la población (práctica de la violencia con fines políticos, la definición de terrorismo, en este caso terrorismo de Estado para desarbolar el movimiento independentista kurdo). Esta política de limpieza étnica en el sudeste del Estado, asesinato de la resistencia y turquificación del resto, ha sido contrastada hasta por un informe de la ONU (tan cauta siempre con los poderosos, llamativa siendo un miembro de la OTAN), que documenta los crímenes.

Lo que está pasando en Turquía, la deriva autoritaria y teocrática del otrora país más avanzado, civilizado y democrático del mundo islámico, ocurre porque se lo permitimos. Estamos permitiendo que una nueva dictadura se forje a las puertas de Europa, teniendo un arma incruenta para detener la deriva autoritaria del gobierno de Ankara. Todo eso podría acabar con la sola amenaza de retirarles el estatus de socio preferencial, lo cual implicaría volver a las barreras arancelarias de cualquier otro Estado. Esto significaría que las inversiones extranjeras (automóviles, electrodomésticos…) se trasladarían de nuevo dentro de las fronteras de la UE (probablemente acabarían recalando en los socios de la Europa del Este, y quizá algo nos tocase de rebote).

De hecho, los aranceles a las importaciones podrían incluir inclusive el gas, dando al traste la pretensión del gobierno turco de convertirse en el gran nodo (hub) que recibe el gas ruso, persa y árabe para dirigirlo a Europa. Realmente, el valor geoestratégico de Turquía, con el que está jugando CErdoğan, proviene de su condición de bisagra entre Rusia y el bloque OTAN. CErdoğan está flirteando entre uno y otro, para concitar la atención; es despreciado por ambos bandos, pero ninguno quiere que esa pieza se la lleve el otro. Una normalización de relaciones entre el bloque ruso y el bloque OTAN terminaría con ese juego, convirtiendo a Turquía en prácticamente irrelevante. ¿Os acordáis del tema del sistema de gasoductos ruso? Turquía se convierte en relevante por el obstáculo que supone Ucrania al paso del gas ruso a Europa. Un conflicto generado clarísimamente por occidente (especialmente, por USA que sería la primera beneficiada, al convertirse Europa en su principal cliente de LNG), que dio alas al Maidan y al Pravy Sektor. E igualmente, vetó el South Stream para que no pudiera emerger en Bulgaria, lo cual el gobierno búlgaro aceptó a regañadientes (ya que Alemania sí que recibe una conexión directa vía el Mar del Norte, que aún por encima se está ampliando, el Nord Stream I y II). Si todos estos intentos por boikotear la conexión del Sudeste europeo con el productor ruso cesan, Turquía se convierte en irrelevante. Incluso el gas iraní podría llegar a Europa por el South Stream, en vez de por el Bósforo (sería del todo lógico, ya que el campeón chií mantiene muchas mejores relaciones con Moskvá que con Ankara).

CErdoğan satisface sus ambiciones autoritarias islamistas porque la UE se lo permite. Basta con la amenaza de retirarle la condición de “relación reforzada” y las ventajas aduaneras que esto supone, ligando la devolución de esta prerrogativa al retorno al camino de democratización y respeto de los Derechos Humanos y un sistema de derecho que se ha demostrado como una ficción burlesca, que fue precisamente por el que se le concedieron. Toda vez que han desaparecido las razones por las que se firmó esa cooperación reforzada, deben desaparecer también los beneficios. Para que sea creíble, la zanahoria debe estar ligada al camino de la democratización. Si hay recompensa incondicional, no se consigue nada.

Sólo con este arma, podríamos detener esta deriva autoritaria. Las pulsiones autoritarias e imperialistas del gobierno han metido a la economía turca en un atolladero (aunque el gobierno siempre encuentra explicación en las conjuras de los enemigos de Turquía para explicar sus errores). El PIB, tras décadas subiendo a buen ritmo, ha caído un 2,7%. El desempleo crece y una inflación bastante más alta de lo debido (10%), debida a una continua depreciación de la lira, empobrece a los asalariados (los que no pueden trasladar el incremento a sus ingresos). La economía turca presenta, desde hace muchos años, un abultado déficit por cuenta corriente (4,5% del PIB el año pasado) que, evidentemente, necesita financiar con el exterior. Sin embargo, la inversión extranjera ha huido en estampida, y los costes de refinanciarla se han disparado con su belicismo y quiebra del Estado de Derecho (la deuda pública a 10 años está al 10,81%, que realmente no es tanto pensando en términos reales, descontada la inflación, pero es un claro indicador de un Estado fallido).

Sencillamente, en este momento el gobierno turco no se puede permitir el mazazo para su economía que supondría el restablecimiento de aranceles con la UE. Toda esa fanfarronería machista no es más que un farol, tenemos la mano ganadora para frenar en seco sus aspiraciones autoritarias. Increíblemente, la UE es incapaz de jugar la partida (ni ésta, ni ninguna otra en el tablero geopolítico) y sigue tolerando los exabruptos y gruñidos de semejante animal de bellota.

La Unión Europea debería luchar por la democracia en Turquía, se lo debemos a esa otra mitad de Turquía que sí que desea seguir avanzando en el camino de la civilización, quitándose de encima la losa de despotismo y superstición. Tan arraigada, por otra parte, en la historia turca como en la española, insisto en no caer en la complacencia pues las mismas tendencias reaccionarias del AKP, son las del PP sólo que expresadas en menor grado, represión policial de la disidencia, manipulación de la justicia, identificación del Estado con el partido, traslación de las normas de la religión semita al ordenamiento jurídico, criminalización de los movimientos independentistas…

Pero aunque sólo sea por conveniencia, es un peligro que un Estado tan potente como Turquía, con medio pie al otro lado de los Dardanelos, caiga en manos del islamismo (que será una religión de paz y amor, pero su expresión política es invariablemente involucionista y ultrarreaccionaria en todos los Estados donde se desarrolla, teniendo como primer punto de gobierno el de liquidar las fuerzas políticas y sociales de signo progresista). Si hubiese vida inteligente en Europa, especialmente en una izquierda completamente desnortada, deberíamos mostrar más solidaridad con los compañeros de la izquierda turca, que está siendo laminada por el “islamismo moderado” del AKP (y sus aliados ultranacionalistas del AHP y sus paramilitares, los Lobos Grises).

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

12 febrero 2017

El peor enemigo

Filed under: internacional — Mendigo @ 17:43

El enemigo más eficiente del Estado Islámico.

Mientras que el resto de bandos sirios juegan con el Califato a una guerra de bajo nivel para debilitarlo pero no destruirlo, los kurdos le van recortando territorio a grandes bocados. Rojava nunca podría estar segura teniendo como vecinos a una horda de lunáticos follacabras, si no derrotan la amenaza yihadista, serán exterminados. Tampoco les queda otra opción que la victoria.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

4 febrero 2017

M.A.M.O.N.

Filed under: internacional — Mendigo @ 17:51

Esto está demasiado serio, ¿no?

Lo cierto es que los mexicanos tienen un largo historial burlándose de la prepotencia de los gringuitos; Trump sólo ha echado leña al fuego… a capazos. Podrán ser el vecino pobre, pero en ocurrencia tienen la guerra ganada. A cuenta de Trump y del muro, les queda puteo para rato. Y al final, puede que el muro para que no entren latinoamericanos acabe sirviendo para que no salgan los gringos. Y mira, eso que ganan al Sur del río Bravo.

¿Qué beneficio tiene ofender a tu vecino, con quien compartes miles de kilómetros de frontera y unas enormes relaciones comerciales? No es granjeándose enemigos de forma gratuita como EEUU se convirtió en el s.XIX en una potencia y en el siglo pasado, en la superpotencia hegemónica. Trump puede ser el clavo en el ataúd de sus aspiraciones para seguir siéndolo y conseguir lo que nunca antes se ha dado en la Historia: ponernos de acuerdo al resto de la Humanidad de lo bajo que han caído los gringos y del ridículo tan espantoso que están haciendo con ese histrión en la Casa Blanca.

Mira que Obama nunca fue santo de mi devoción, a los hechos me remito. Ahora bien, en el lugar que le ha tocado desempeñar su cargo en la secuencia de Presidentes de los EEUU… sobresaldría hasta Chiquito de la Calzada. Al lado de Bush Jr. y Trump, Obama es al menos un caballero, que sabe guardar siquiera la compostura y, si no inteligente ni honesto, al menos procurar aparentarlo. Bush era un deficiente mental que lo mostraba sin complejos y ya, lo de Trump, es con faldas y a lo loco.

Otro vendrán que bueno te harán, el dicho parece hecho a medida para el primer Presidente negro de gringolandia. Ahora toca soportar a uno con la piel del color de la zanahoria de Bugs Bunny, así que pasemos el mal trago cachondeándonos de él y pensando que, de haber ganado Hillary, podría haber sido peor. O no. A saber…

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

28 enero 2017

La de Siria es una guerra sectaria

Filed under: internacional — Mendigo @ 14:51

Hay una corriente de opinión que, contra toda evidencia, trata de desvincular a la religión del conflicto en Siria e Iraq, bajo el razonamiento de que todas las religiones son buenas (ya que no pueden decir que todas sean, además, verdaderas) como pretende Bertoglio. Incluso los más adoctrinados por la verdad oficial, siguen sosteniendo que se trata de una lucha de demócratas contra una dictadura. Esto es falso: tanto en Iraq o en Siria (al Sham o Levante), pues se trata de una misma guerra, estamos viendo la sublevación del integrismo suní contra los gobiernos de signo chiíta en Damasco y Bagdad, apoyado por gobiernos islamistas como el turco o las petromonarquías, y recibiendo combatientes de todo el mundo suní, de Marruecos a Kazhastán.

Para resistir, el mundo chií responde a lo que llama milicias takfiríes apoyando a estos gobiernos con armas y tropas, desde la libanesa Hezbollah al gobierno de Teherán enviado a los Quds, las fuerzas especiales de los Guardianes de la Revolución. Sobre este conflicto primario se inserta el apoyo de la OTAN por motivaciones evidentemente no religiosas sino económica (romper el monopolio ruso del suministro de metano a Europa) y geoestratégicas (eliminar la influencia rusa en la zona apartándole de sus bases de Tartus y Hmeimim). Rusia toma partido por el bando opuesto, por el evidente interés en detener esos planes. Y como consecuencia de esta campaña, la articulación de una resistencia kurda tanto en Iraq (de signo conservador) como en Siria (izquierdista) para detener el exterminio al que estaban abocados y aspirar a la independencia o, al menos, a un cierto autogobierno dentro de sus Estados.

En un párrafo, creo que sería difícil resumir mejor la guerra en Levante sin olvidar ninguno de sus aspectos principales. Hay que tener una muy mala relación con la realidad para negar el sustrato religioso, sectario de esta guerra. Cualquier observador imparcial interesado en conocer fielmente las motivaciones de sus actores debería prestar atención a los mismos contenidos producidos por el bando rebelde.

Insisto en este punto, los vídeos que os voy a proponer a continuación son propaganda del bando rebelde, en el que ellos mismos muestran sus motivaciones e identifican a sus enemigos. Vamos a conocer a los que los medios occidentales loan como los demócratas amantes de la libertad contra el pérfido régimen opresor de Assad (que, efectivamente, es una dictadura, ni mucho menos la más represiva de la zona).

Entrevista a Abdul Razzaq al-Mahdi, un clérigo dirigente del principal grupo rebelde en Siria y patrocinado por Turquía, y las monarquías del Golfo Pérsico (sí, pienso seguir remarcándalo cada vez que lo mencione). Vamos, la directriz ideológica de los “rebeldes moderados”:

¿A quién identifica como “el enemigo” [5:39]? A los chiíes. Que confirma en el [7:50] repitiendo que la prioridad para “los jóvenes temerosos de Allah” es luchar contra los nusairíes, los alauitas (nusairí es otra forma de conocer a esa secta del chiísmo) y los chiíes. Justo antes viene de afirmar que “no es permisible que un musulmán luche” junto con el ejército turco para recuperar al-Bab del control del Estado Islámico, “especialmente cuando los que están luchando no procuran implementar la ley de Allah”.

Yo no sé si queda suficientemente claro cuál es el programa político de Ahrar al-Sham, sólo quedaría hacerlo con dibujitos. Exterminio de todo aquel que no sea un “buen musulmán” (incluídos los suníes “blandos” o laicos) hasta que se sometan y acepten serlo, de acuerdo a lo que dice el Q’ram [8:39 et ibidem], e instauración de una teocracia en la que la Sharia sea la fuente del derecho.

Podemos estar de acuerdo o no con este programa, lo que es de imbéciles es negar lo que ellos mismos están diciendo que es su programa político.

+

Ahora no vemos una entrevista a un ideólogo, a un religioso, sino a un soldado, un comandante rebelde.

[2:38] “Históricamente los levantinos hemos luchado contra los Safávidas”. Es decir, este follacabras enraíza su lucha con la pelea secular entre el mundo árabe-suní y el persa-chií, haciendo referencia al Imperio Safávida (persa), “y con la ayuda de Allah los seguiremos derrotando en numerosas batallas”.

¿Estamos hablando aquí de democracia, de derechos civiles, de la creación de un Estado inclusivo e integrador? Evidentemente NO, esa no es la motivación de las fuerzas rebeldes, eso es una invención de las redacciones de los medios occidentales.

+

Este vídeo es muy esclarecedor, para los que siguen negando la mayor y sin bajarse la burra. Esto es un vídeo de propaganda de los rebeldes, para hacer ver lo buenos chicos que son con un enemigo:

¿Qué le pregunta en el [0:50]? ¿Le pregunta si es un demócrata? ¿Si está a favor de la libertad de prensa, de reunión o de manifestación? No, al anciano le pregunta si es sunita o alauíta. Esa es la cuestión en esta guerra. Es la forma de determinar en qué bando milita cada uno. Y mirad a continuación el diálogo. Cuando el anciano, por mucho que tiene ya la cabeza a la virulé, comprende que está hablando con gente de la otra secta, traga saliva e intenta salir como puede del atolladero. Las referencias a la religión (y no a principios y valores cívicos) son constantes, tanto por parte del viejo (para salvarse aduciendo que él también es musulmán), como por los rebeldes. Ellos mismos, en la conversación, dejan sobreentendido cuál es la línea de frente ideológica que separa este conflicto: por supuesto que no es demócratas contra partidarios del régimen, sino islamistas suníes contra alauitas (y chiíes, y cristianos, y drusos, y siríacos, y yazidíes, y suníes seculares…).

+

Y ya os dejo sugiriendo que, si os interesa el asunto, acudáis a las fuentes, en este caso a las propias palabras de los protagonistas de un bando y de otro, en este caso del bando rebelde con la serie de entrevistas que podemos ver en este canal de propaganda rebelde (una mina de información porque están traducidas al inglés).

Por ejemplo, [2:05] “Los patrocinadores de cada grupo se inmiscuían en la mayoría de la decisiones.” Y no lo digo yo, uno de los comandantes rebeldes en la defensa de Alepo oriental (el Emir de las fuerzas rebeldes combinadas durante el asalto final) está reconociendo implícitamente que eran marionetas en manos de los que los financiaban. Lo vuelve a reafirmar en el [7:40], en el que comenta que las facciones “hablarían con sus patrocinadores y varios Estados” para preguntarles qué hacer ante la inminente caída del bastión rebelde, y culpabiliza de la situación a jóvenes que no tenían la suficiente preparación militar ni firme convicción religiosa.

Me quedo viéndolo completo, pero quería comentar una curiosidad. Como os imagináis, yo no hablo árabe (una lástima, es una lengua hermosísima), pero hay una palabra que sí que he reconocido. ¿No os habéis dado cuenta qué término usa el comandante cuando subtitulan como “los rebeldes”? Muyahidun, el plural término religioso para referirse a aquel involucrado en la yihad. Es la forma de referirse a su propio bando, como se identifican; no como rebeldes, ya que ese término en árabe, fitnah, tiene un matiz muy peyorativo (en la religión de la sumisión, rebelarse es pecado).

Os dejo, emplazándoos a seguir informándoos sobre un conflicto de la forma lo más directa posible, sin intermediarios que adulteren la información. La verdad es la adecuación de una proposición con la realidad, única Diosa y señora.

Edito.

[19:10] “Esta es una guerra sectaria”. Palabras del comandante en jefe de las fuerzas rebeldes en Alepo durante las últimas semanas. “[Assad] quería expulsar [de Alepo] a todos los suníes, a todo ellos. [Las fuerzas progubernamentales] Querían la ciudad de Alepo, querían capturarla completamente y dejar que entrasen milicias shiíes. [Assad] quería convertir Alepo de una ciudad suní en una ciudad shií. Ése era su plan.”

[25:00] Hablando de la necesidad de unirse todos los grupos rebeldes, y preguntado por qué esto no ocurre. “A algunos grupos que reciben financiación del exterior, sus patrocinadores les dijeron que si se unían, suspenderían la financiación.” Se refiere a la necesidad de las cancillerías turca y árabes de mantener las distancias entre sus grupos y Jabhat al-Nusrah (ahora Jabhat Fateh al-Sham), la rama de al-Qaeda, que era ya demasiado inaceptable para los Estados Unidos como “rebelde moderado”. Queda claro que entre los rebeldes, hay una afinidad evidente para unirse los dos grandes grupos islamistas (más allá del Estado Islámico), pero es la presión exterior la que mantiene el veto sobre Jabhat Fateh_al-Sham.

Pregunta el entrevistador: ¿Aquellos que no están en Siria? Sí, responde el militar. En lo que llevo de entrevista, siempre se refieren al apoyo turco, saudí y qatarí ¿y quizá occidental? con esta clase de eufemismos.

[28:50] “[Los rebeldes que salimos de Alepo] estamos preparándonos con ayuda de Allah y reuniendo a los myahidun sinceros que se mantienen firmes para recapturar Alepo, con la ayuda de Allah y para conducir la yihad por toda Siria”

[30:00] Pidiendo que combatientes suníes del resto del mundo vengan a ayudar a Siria, como en su opinión así lo están haciendo los chiíes, dejando claro que no es una cuestión siria, sino que implica a toda la umma, a todos los musulmanes (suníes).

Más claro, agua.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Página siguiente »

A %d blogueros les gusta esto: