La mirada del mendigo

6 diciembre 2016

El auge de la reacción islámica en Marruecos

Filed under: internacional,religión — Mendigo @ 1:48

Como me imagino sabréis, hace poco se han celebrado elecciones legislativas en Marruecos. Es notable lo presente que en España está la política francesa, y cómo ignoramos casi todo de nuestros vecinos del Sur: Marruecos.

No sé si os acordáis del resumen que hice de la evolución política de uno de los países más conservadores de Europa: Polonia. Las últimas elecciones han dejado a la izquierda (incluso entendida de un modo laxo) sin representación en el parlamento.

Bueno, pues quiero que echéis un vistazo a la distribución de los escaños del Parlamento Marroquí tras las pasadas elecciones de Octubre. La primera fuerza de izquierdas es el histórico USFP, de centroizquierda, para hacernos una idea el P$O€ marroquí. Quizá incluso más escorado al socioliberalismo, así que imaginad lo conciliador que soy a la hora de conformar el bloque de “izquierda”. De partido de gobierno a la quinta fuerza política.

Como la política marroquí es, y sobre todo era un enjambre de partidos medianos y pequeños, escisiones que luego se volvían a coaligar… he creído preferible en aras de la claridad agruparlos según las eternas categorías de derecha e izquierda. Con la izquierda he procurado ser lo más inclusivo posible. La derecha reúne de todo, desde los monárquicos del PAM, los islamistas del PJD, los nacionalistas del histórico Istiqlal, y otros partidos de talante conservador y/o liberal.

Esta es la evolución de la correlación de fuerzas en el congreso entre las derechas y las izquierdas. He elegido los colores convencionales, pero aunque hubiera elegido cualesquiera otros ¿a que sabríais decirme qué serie de datos corresponde a la izquierda?

marruecos1

Sinceramente, a mí ver este gráfico me conmueve y, a la par, me da mucho miedo. Por supuesto, buena parte de esta debacle es gracias a los méritos de la propia izquierda (el USFP es generalmente percibido como un partido corrupto y acomodaticio con el poder). Pero este voto desencantado no se ha ido a otras formaciones de izquierda con la reputación aún intacta, simplemente se han perdido o han cambiado de bando. Sabíamos que la sociedad marroquí es eminentemente conservadora, pero llevaba un camino de desarrollo cultural y social para ponerse a la par de los tiempos. Pero desde hace una década este proceso se ha interrumpido y revertido, dando paso a un creciente conservadurismo de carácter religioso.

Porque estamos hablando de aún algo más grave que la pérdida del poder legislativo, o de un ejecutivo que nunca ha dejado de estar en manos del Marranito VI (que es quien determina quien ocupará las carteras de los ministerios importantes, interior, justicia, economía, defensa…). Lo dramático es la desaparición de un ideal libertario, emancipador, revolucionario que precisamente en el Magreb tuvo mucha fuerza durante los años de la lucha colonial.

Y aquí tenemos que hablar de la fulgurante aparición de un oscuro partido islamista que nunca había pintado nada en la política marroquí, el PJD. De manera sincrónica a la reislamización de la población marroquí (cada vez más visible, me cuentan los que conocen bien y de hace largo tiempo Marruecos) surge el fenómeno del islam político (con relaciones no muy claras con los Hermanos Musulmanes).

Podríamos simplificar diciendo que son los paletos analfabetos y supersticiosos del rural (en Marruecos el analfabetismo aún está muy presente)… pero es mentira. En el rural se vota al PAM, el partido monárquico, pues es quien controla las redes clientelares (a los gallegos que me leéis, seguro que os estáis haciendo una idea muy precisa del mecanismo). Sociológicamente, el votante-tipo islamista es el urbano de clase media-baja. De hecho, el PJD controla las alcaldías de 9 de las 10 principales ciudades del país.

Os pongo otro gráfico, ahora desagregando el grupo de la “derecha” y quedándome sólo con los votos del PJD. Por contra, sigo sumando los votos de todas las formaciones políticas de izquierda. De nuevo, estoy seguro que sabréis identificar cuál es la línea.

marruecos2

Impresionante, en unos pocos años ha conseguido sacarle más del triple de votos a todos los partidos de izquierda juntos. Como comprenderéis, para mí es absolutamente necesaria la presencia de la izquierda en la vida política de un país (y, preferiblemente, gobernando). Sin llegar a la involución de Polonia, pero la izquierda marroquí ha sido prácticamente barrida de la vida política. Y buena parte de esos votos han ido a parar a una formación de carácter conservador religioso. Lo cual es aún más preocupante, porque la Historia nos enseña que de la mezcla de política y religión no puede salir nada bueno, y en Europa tenemos una larga lista de ejemplos. Bueno, en general, la religión no es buen condimento para ningún guiso.

A lo cual hay que añadir otro partido, el Partido del Renacimiento y la Virtud, de ideología islamista radical y que no se le permite presentarse a las elecciones. Este partido promueve el boicot de los comiciones, y quizá sea casualidad que la abstención este año haya crecido. O probablemente será que los marroquíes se dan cuenta que las elecciones son un completo paripé, porque todos los resortes de la vida política y económica del Estado están controlados por el Majzén (el Palacio y sus allegados). Aunque sea por egoísmo, debería preocuparnos que nuestra frontera Sur sea tomada por la reacción religiosa.

Humildemente prop… No, venga, no seamos falsos. Considero esencial y es una torpeza sin cuento que no se haya hecho ya, que la izquierda española establezca lazos fraternales con los partidos homólogos de nuestro ámbito, empezando como es lógico por nuestros vecinos más próximos. Tenemos mucho que tratar con los compañeros franceses, mucho que aprender de los portugueses y mucho que ayudar (organizativa y económicamente) a los compañeros marroquíes para que no sean barridos del tablero por los follacabras “moderados” (como CErdoğan). Por eso sugiero la creación de un partido transnacional federal, con amplia autonomía de las federaciones pero con mecanismos de solidaridad y espacios de diálogo conjunto. No respetar unas fronteras que, de todas formas, tampoco limitan al enemigo.

Es necesaria una izquierda fuerte en el Magreb para defender la libertad, el laicismo y la redistribución de la riqueza por vías más eficientes que el azaque (la limosna, en el islam). Compartimos el mismo objetivo y tenemos los mismos enemigos.

Y bueno, supongo que para los progres de la “religión de paz y amor” les parecerá estupendo que un partido islamista sea la fuerza hegemónica en Marruecos. Tampoco he escuchado por aquí lamentos de la debacle de nuestros compañeros marroquíes. Debe ser que no cuadra en el ideario costumbrista del gafapasta “comprometido” un moro sin chilaba y con el puño en alto.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

4 diciembre 2016

Interregno

Filed under: internacional — Mendigo @ 20:51

Repasamos la situación en Siria, marcada por la situación de interregno global en el cambio de administraciones de la Casa Blanca. Para cuando la nueva administración (por llamarle algo) tome posesión de sus cargos y se ponga al día, los principales actores quieren que algunas cosas sean irreversibles.

El caso más claro es Rusia, que como comentábamos hace unos días ha estado mandando material militar por el Bósforo e incluso ha movilizado a todo un grupo de combate del Báltico. Con Rusia, el gobierno sirio está pisando el acelerador para que, cuando Trump se siente en el despacho oval dentro de dos semanas, el control completo de Alepo sea un hecho cierto o consumado.

La idea de dar paso franco a los milicianos hacia Idlib, de innegable valor humanitario, es desde luego una descomunal victoria para el bando shií. Es probable que acabe conquistando Alepo de todas formas, pero hacerlo por la fuerza le supone una enorme exposición mediática. No nos engañemos, los enfrentamientos continuarán, pero sea donde sea serán menos cruentos que en la mayor aglomeración humana Siria.

El trato, cocinado por las diplomacias rusa y turca es aceptable para ambas partes. Si bien como decimos es una victoria para Assad, y cualquier otro campo de combate es preferible a la guerrilla urbana con cientos de miles de civiles de por medio, también da una salida a los miles de milicianos que están embolsados y que, en algún momento, se quedarán sin municiones. En Idlib podrán seguir luchando, manteniendo además la frontera con Turquía abierta para seguir abasteciéndose.

El otro actor reseñable es Turquía, éramos pocos y parió la abuela, que ha decidido pasar del apoyo nada discreto a los follacabras moderados, a entrar directamente con todo el equipo, inclusive aviación y profusión de tanques. Hablando de tanques, se lleva desde hace semanas reportando la concentración de fuerzas en la ciudad fronteriza de Silopi, en la triple frontera turco-sirio-iraquí. Desde ahí, podrían tanto entrar en Rojava para terminar con la independencia de los kurdosirios, como meter baza en la toma de Mosul, terreno que han estado allanando con varios globos sonda como que Mosul es parte de Turquía, etc.

Está claro que CErdoğan está desatado y hace tiempo que va por libre, Obama no le puso correa y bozal y no parece que la nueva administración se los vaya a poner. Por supuesto, el gobierno iraquí le ha dirigido las mismas amenazas que el sirio, una invasión de su territorio significaría automáticamente la guerra. La cuestión es que Turquía puede mantener perfectamente una guerra simultánea contra los escombros de los ejércitos de ambos países, y ganarla sin esforzarse. Bastante tiene Iraq con luchar contra unos follacabras (y Mosul está siendo un hueso duro de roer, se les ha acabado el ímpetu con el que comenzaron), como para enfrentarse al mayor ejército profesional de la zona.

Y luego quedan los siriokurdos, que están bien jodidos. No tienen ninguna oportunidad contra el ejército turco. No sin el patronazgo de una potencia, siquiera regional, que les suministro armamento contracarro y, a ser posible, alguna antiaérea. Y no tienen a nadie. No son shiíes, así que Irán ni mira para ellos. Al ser un movimiento laico, las petromonarquías desean borrarlos de la faz del orbe. No tienen nada que ofrecerle a Rusia y han recibido apoyo de la OTAN en tanto en cuanto eran carne de cañón para enfrentarse al Estado Islámico sin poner botas de occidentales en la zona (lo cual tampoco es cierto, pero sólo grupos de apoyo).

Entiendo que la única escapatoria del exterminio que prepara CErdoğan sería coaligarse con Assad (al cual odian por la represión ejercida por su padre, y de hecho hay un alto al fuego tenso en Qamişlo‎ entre kurdos y tropas gubernamentales, aunque con los kurdos de Safrin parece que hay mayor entendimiento). Llegar a un acuerdo sobre una autonomía kurda en el Norte de Siria dentro del Estado sirio, a cambio de unir fuerzas con el ejército sirio. Esto liberaría tropas de uno y otro bando que están guardando posiciones y, sobre todo, pondría (o no) a los kurdos bajo la protección del paraguas ruso.

Otra consecuencia de la invasión turca, por cierto, es la retirada de tropas del frente del Raqqa para defender Mabij. De hecho, los milicianos del Estado Islámico han aprovechado para recuperar algunas aldeas que habían perdido los últimos días ante lo que podía ser la ofensiva final para tomar Raqqa, y ha quedado interrumpida por la ofensiva turca. Realmente, la posición kurda era muy difícil (y ahora es desesperada). Para seguir mereciendo los favores de Washington y contar con su apoyo aéreo (que algún imbécil aquí criticó, pero gracias a los A-10 Warthog y algunas remesas de armamento se salvaron in extremis del genocidio) tienen que justificar su papel de ariete contra los yihadistas del Estado Islámico. Pero era evidente que era extremadamente peligroso concentrar sus fuerzas en el frente Sur, cuando tenían la amenaza turca a sus espaldas. Como así ha ocurrido.

Otra solución es crear a la carrera un Estado kurdo, uniendo los territorios controlados por Erbil y las YPG. La autonomía kurda iraquí tiene pasta, y por lo tanto medios, pero también es de signo conservador y ve en el izquierdismo del PKK y del PYD una amenaza interna (ya se sabe que el mayor rival está en tu mismo banquillo, además de que Erbil mantiene unas buenas relaciones con Ankara). Colaboraron “daquela maneira” en la toma de Sinjar, como buenos hermanos (es decir, a veces entre abrazos y a veces a tiros entre ellos) y desde entonces parece que la relación entre ambas partes se ha deteriorado aún más.

Cuando “Mad Dog” entre en el Pentágono (que quizá sea el más cuerdo de una administración que parece un circo) se encontrará que Siria se ha convertido en un cubo de Rubik: mover una ficha desplaza todas las demás.

Yo había propuesto (como si valiese de algo, ya véis, como mero ejercicio teórico) que la solución menos cruenta (que a la postre debe ser la militar) sería la partición de Siria e Iraq. Reconocer la falsedad de esa frontera, la artificialidad de esos Estados, y promover otros que se ajusten a la realidad sociológica: Un Sunistán con capital en Mosul, un Kurdistán unificado con capital en Erbil (pero Irán y, sobre todo Turquía, no quieren ese escenario ni en pintura), y un Alauistán, que perfectamente podría seguir llamándose Siria, que conservase la costa y las zonas urbanas de Homs y Damasco, y que daría cobijo también a las minorías drusas, caldeas y siríacas.

Se deberían desplegar durante décadas tropas de interposición internacionales y una franja desmilitarizada de decenas de kilómetros. Y ante la poca probabilidad de que las partes llegasen a un acuerdo. Tanto suníes como alauíes lo quieren todo, esta es una guerra de hegemonía, de someter a la otra fe (en el caso del Estado Islámico, mediante el exterminio), así que seguramente habría que forzarlo con un despliegue incontestable de fuerza, que está muy lejos de las capacidades de una cada vez más ninguneada ONU.

En resumen, que no es una opción realista en el escenario actual. Pero es la alternativa más lógica y justa para detener estar guerra que tiene visos de terminar por extenuación de los contrincantes. Siria e Iraq se están desangrando a fondo, y tardarán décadas en recuperarse.

Hay otra complicación en la creación de un “sunistán” que reuniese el territorio entre el curso medio del Éufrates y el Tigris. Es evidente que el factor unificador de esta región es un sentimiento religioso exacerbado, no ya sólo entre los combatientes del Estado Islámico sino entre el resto de grupos yihadistas del frente “rebelde”. Por ejemplo, es evidente, y es de estas verdades incómodas que los periodistas evitan mencionar, que tienen un fuerte apoyo popular en Mosul. Si no fuera así ¿cómo podría ser que un grupo de varios miles de guerrilleros controlasen una ciudad de millón y medio de habitantes, si una amplia mayoría estuviera en contra? La muerte les estaría acechando en cada esquina en forma de navajazo, pedrada desde un balcón, disparo desde un callejón…

Yo no tengo ninguna duda de que hay que derrotar al Estado Islámico. Y esta derrota se va a llevar miles de vidas por delante, en ambos bandos, todas lamentables (jóvenes adoctrinados en una ideología perversa). Pero hay que llevarlas a cabo porque una de las señas de identidad que el islamismo comparte con el nazismo es la glorificación de la fuerza. Las imágenes de éxito en el otoño del 2014, cuando parecía que nada podía hacerles frente, fueron un reclamo para jóvenes adoradores de la violencia, como aquí lo fue la Falange. Una forma de que un desgraciado pudiera formar parte de algo poderoso, glorioso (no tan diferente a lo que puede sentir el hincha de un equipo de fútbol). El arrollador avance era una confirmación de que estaban protegidos por Allah, el cual guía sus pasos. Por eso no cabe con el Estado Islámico otra opción que la derrota absoluta, como tampoco había otra opción con Hitler (lo cual no lo justifica todo, los bombardeos masivos en Dresde, Colonia, Hamburgo…). Como no pueden admitir que Allah pueda ser derrotado, tendrán que concluir que Allah los abandonó (por lo que sea). Ya lo sé, suena estrambótico hablar de estas supersticiones en el siglo XXI, pero si queremos entender algo de lo que ocurre en el Próximo y Medio Oriente es necesario comprender la capacidad sugestionadora de la religión en esas tierras.

Pero el problema no se acaba con el Estado Islámico. El resto de actores militares del bando suní son grupos yihadistas, que tienen por programa político instaurar una teocracia islámica. Una teocracia es la forma más opresiva de totalitarismo, que determina hasta el menor aspecto de la vida del individuo hasta aquellos rasgos más íntimos. Es la forma de Estado más aborrecible para cualquier que ame la libertad. Pero ¿y cómo lo impedimos? Con educación, ya es un poco tarde, porque a ver cómo les enseñas civismo y tolerancia a los que llevan cinco años portando armas, amén de los niños que han crecido en medio de los combates. Y mucho ojo porque una juventud que ve la guerra como el estado natural, que no ha conocido otra cosa desde que nació, hace casi inviable cualquier retorno a la civilización. Y la prueba la tenemos en Afganistán. Y civilizar con bombardeos, como que no tiene mucho sentido, ni ético, ni lógico, ni práctico. Supongo que la población más o menos civilizada de Mosul o Raqqa tendrá que soportar bastantes años de oscurantismo y represión religiosa, porque el poder militar que es a la postre el único que existe, está en manos de follacabras.

Como comprenderéis, a mí tanto me dan las ramas suní como chií. Me cago en el puto Mahoma y me limpio el culo con el infame Corán, como para andarme con florilegios teológicos. Lo que tienen en común ambas ramas (que es prácticamente todo, es aún más ridículo que la Reforma) es despreciable. Ahora bien, parece que el bando alauí está un poco más civilizadito, y de elegir entre una dictadura del s.XX y una teocracia del s.IX, como que habrá que resignarse a lo menos malo. Al menos mientras no salga en el mundo árabe un nuevo esfuerzo modernizador, del estilo del que anima al pueblo kurdo.

Y quería añadir algún comentario más acerca del carajal que se ha armado entre sunistán y chiistán. En concreto, del tratamiento diferencial que los medios occidentales dan de dos episodios bélicos muy similares: la toma de Alepo y Mosul por los ejércitos sirio e iraquí respectivamente (ayudados ambos por milicias chiíes promocionadas por Irán). En el primer caso, Rusia aporta la fuerza aérea y material bélico. En el segundo, es la OTAN quien cumple ese rol. Para nuestros periodistas, lo determinante a la hora de informar (manipular, deformar, persuadir…) es este último aspecto.

En las noticias, nos abruman con la última atrocidad cometida por los bombardeos rusos o del régimen sirio (ahora es un régimen, no cuando nuestro flamante rey rendía visita a los Assad). Sin embargo, los muertos causados por el bombardeo de los rebeldes sobre el Alepo controlado por el ejército con fuego de mortero ¡esas víctimas, siendo iguales en número, nunca salen en los noticiarios! ¿Por qué? Manipulación: sólo unos provocan muertos y sufrimiento entre la población civil.

Y el ejército iraquí (& friends) llega a las puertas de Mosul. Empieza el fuego de artillería pesada sobre una ciudad en la que al menos quedan medio millón de habitantes, pero éste no causa muertos, heridos, destrucción. Disparan confetti. Se han unido las fuerzas iraquíes, peshmergas, turcas (invitadas por Erbil) más lo prestado por occidente (obuses gringos y cuatro cañones autopropulsados Cesar, aportados por Francia). Nos llegan fotos de la destrucción de Alepo, pero ese martilleo artillero no tiene consecuencias en Mosul. O, al menos, nuestros queridos periodistas (¿censores?) nos ahorran las imágenes y descripción de sus consecuencias, mientras que ofrecen una profusión de la toma de Alepo.

Si no me equivoco, esto es un un obús de 155mm remolcado. No tengo mucha idea de estas cosas, pero leo que con la munición convencional (puede hasta disparar proyectiles con carga nuclear) tiene un radio letal de 50 metros (7.800m²), y provoca bajas en otros 100m (31400m², siempre en campo abierto, en ciudad las paredes protegen de las esquirlas). Está operado en el frente de Mosul por milicianos de Al-Hashd Al-Sha’abi (milicia chií).

Por supuesto, disparando este juguetito (tiene un rango de 24km) contra una urbe densamente poblada, no es de esperar que haya víctimas civiles. No habéis visto imágenes desgarradoras, así que podemos asegurar que no existen. ¿A qué huelen las nubes? Por supuesto, están liberando la ciudad de los terroristas. Exactamente igual que Alepo. Tampoco nadie ha preguntado a unos ni a otros si desean ser liberados, y menos a cañonazos.

Y ya he dicho que no albergo ninguna duda al respecto: hay que derrotar al Estado Islámico arrebatándole hasta el último m² de terreno (quedará como Al Qaeda, a organización armada, pero sin controlar ningún territorio). Pero ese objetivo no lo justifica todo.

Así que sí, tomar una ciudad conlleva hacer esto, no nos llevemos a engaño. Tanto en Alepo como en Mosul. Es la guerra, la atrocidad generalizada.

Un último comentario. Hemos visto los últimos días que el ejército turco ha entrado en Siria tomando Jarabulus y ahora está a las puertas de Al Bab. Las tropas del ejército sirio están a escasos 10km de esta villa, y avanzando. Y sabemos que las tropas sirias cuentan con apoyo ruso, tanto aéreo como sobre el terreno, y no creo que a Putin le haga gracia que la aviación turca bombardee sus unidades. Como hemos dicho, para una pieza de artillería una o dos decenas de kilómetros no son nada. Mucho menos para un cazabombardero. Cuando hayan desalojado al Estado Islámico de Al Bab, se van a encontrar las caras uno y otro ejército. Y bueno, veremos cómo acaba la cosa, pero están tensando la situación al límite, y cualquier chispa puede provocar un enfrentamiento Turquía (¿OTAN?) y Rusia. Por lo pronto, CErdoğan ya ha impuesto por su mano una de las ideas de Hillary: establecer una zona de exclusión para la aviación sirio-rusa en el Norte de Alepo, espacio aéreo ahora controlado por Turquía (y que usa para bombardear posiciones siriokurdas).

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

2 diciembre 2016

Trump, el antisistema

Filed under: internacional,política — Mendigo @ 3:14

Hacía una par de días que me rondaba una entrada por la cabeza, pero veo que desde Guerra Eterna me la han arrebatado: Trump recicla votos de trabajadores en un Gobierno de multimillonarios.

A mí sólo me queda mostraros la evolución de la cotización de Goldman Sachs (¿recordáis?: “the governments don’t rule the World, Goldman Sachs rules the World“) desde el momento en que se conoció la elección de Trump:

goldman

Impresionante. Algo muy serio tiene que pasar para el mayor banco de inversión del mundo crezca un 25% extra en menos de un mes.

Es alucinante que haya alguien tan burro, incluso para el american standard, que haya comprado la idea de que un multimillonario xenófobo y reaccionario iba por fin a defender los intereses de la clase obrera (Main Street) contra los de Wall Street (la corporate class, lo que yo llamo nobleza económica o, empleando el término clásico, alta burguesía).

Se puede ser de derechas, se puede ser de izquierdas. Lo que debería estar prohibido es ser imbécil. Está claro que en EEUU buena parte de la población tiene la inteligencia y cultura política de una alpargata.

A diferencia de España, claro, en la que apreciamos que el votante-tipo del PP$O€ es una persona sin estudios, subempleado, en el paro o jubilado, y del último decil de renta. El tipo de persona más interesada en que se recorte en educación, sanidad, pensiones o prestaciones sociales, vamos.

Es lo malo, que cuando hablamos de democracia, nos olvidamos de la composición social real de nuestra sociedad (el “efecto Hommer”).

Sin formación e información, no puede haber Democracia.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

12 noviembre 2016

Entre la espada y la pared

Filed under: internacional — Mendigo @ 13:54

El sistema electoral usamericano, uno de los más binarios del mundo, incluso más que el británico basado en los counties (sólo hay espacio para dos partidos, el resto de candidatos son sólo figurantes pues no tienen ninguna opción) puso a los electores entre la espada y la pared.

Porque, os traslado la pregunta de haber tenido la posibilidad ¿qué hubierais votado? A Trump no, estoy seguro. ¿Entonces? ¿A Hillary? ¿Abstención, voto nulo? Se puso a los electores en un callejón sin salida, y cualquiera de las alternativas era trágica.

Sin querer desmerecer los méritos de Trump, que sin ninguna duda es el presidente más cretino de la historia de los USA, eso nadie se lo quita. Pero ¿y la señora Clinton? Esa víbora ha votado siempre a favor de invadir y bombardear, fueran guerras promovidas por una administración demócrata o republicana. Sabemos que estaba comprometida con Israel y las petromonarquías en continuar suministrando armas a las milicias yihadistas suníes (a estas alturas, prácticamente no quedan otras fuerzas que se opongan al régimen de Damasco) e impedir que la aviación rusa y siria aprovechasen su superioridad (monopolio) aérea estableciendo una zona de exclusión aérea. Para ello, inevitablemente hubieran tenido que enfrentarse contra las fuerzas rusas, motivo real por el que Rusia había trasladado a un grupo de combate encabezado por el portaaviones Kuznetsov, como estuvimos comentando hace poco.

Es evidente que la elección de un neofascista como Trump va a tener damnificados. Naturalmente, los sin papeles. La idea de la deportación masiva es, además de inmoral, inviable y contraproducente (la propia economía, que necesita esos empleos informales, se desplomaría). Seguramente habrá miles, decenas de miles de deportaciones, pero es fantasioso pensar en esos 11 millones de deportaciones. Lo que conseguirá es tener a esa fuerza laboral aún más aterrorizada y, por consiguiente, disciplinada y explotada.

America First. Y efectivamente, será todo el continente y especialmente los ciudadanos de aquel Estado que se apropia de su nombre, los que primero van a sufrir las consecuencias de haber elegido a un showman por presidente (además mucho ojito, los republicanos tienen mayoría en las dos cámaras, va a ser un presidente sin contrapesos, dato muy relevante). Por ejemplo, la retirada del programa ObamaCare, un incipiente sistema público de salud muy timorato, aún basado en las intocables compañías de seguros de salud (un sistema público-privado, de esos que tan de moda están en el PP$O€), va a llevar la ruina a más familias, y a costar vidas de aquellos que no tengan los recursos para costearse una atención médica. Tanto tienes, tanto vales.

USA era un Estado socialmente subdesarrollado, y con Trump se profundizará más en ese subdesarrollo. Pero tampoco con Hillary, la candidata de Wall Street, podríamos esperar otra cosa: la lucha de clases estaba ganada en favor del 1% desde que Sanders fue vencido por la señora Clinton. Sí, probablemente con ella el desmantelamiento de toda estructura de protección social no habría sido tan descarnado, incluso se vio obligada a prometer una subida de impuestos para las rentas más altas (la campaña de Sanders ha cambiado muchas cosas, y puede que su siembra dé frutos dentro de algunos años) en contra de la bajada de impuestos de Trump, camuflada (igual que aquí) como una “simplificación” tributaria, reduciendo el número de tramos. Con Clinton hubiera sido como nosotros con el P$O€, nos harían igualmente un fisting, pero con guante de terciopelo.

Por poner un ejemplo del gusto de los que os interesa el tema energético: es evidente que Trump va a potenciar el sector de los hidrocarburos en detrimento de las energías renovables. Muy en concreto, está descontado que no va a prorrogar las subvenciones a la generación de la eólica, por mucho que USA tenga abundantes recursos en sus Rocosas.

wind-in-usa

EEUU ya es un segundón en la producción de aerogeneradores. Entre los grandes, sólo tiene a General Electric, mientras que en Europa tenemos Vestas, Siemens, Gamesa (que se va a unir con el anterior, creo que excepto su JV de offshore), Nordex… las japos las fabrica Hitachi, los indios tienen a Suzlon, y los chinos tienen a la que en tiempo récord se ha convertido en el mayor fabricante mundial: GoldWind.

wind-pr-2016

Por supuesto, la nueva línea política negacionista va a abundar más en relegar a la eólica a curiosidad técnica, quedando la ingeniería americana descolgada en este sector en favor de la ingeniería china y europea. Es sólo un ejemplo de cómo la torpeza estratégica de un candidato cuasi analfabeto a quien más va a afectar, a medio-largo plazo, es a la propia economía usamericana que ya es, de por sí, una de las peor adaptadas para afrontar una transición energética (es la economía, excluyendo el palurdismo ostentoso y dilapidador de las petromonarquías, que más energía consume para generar una unidad de riqueza).

De todas formas, lo mismo que puedo decir en el caso gallego o español, es de perfecta aplicación aquí: cada pueblo tiene ni más ni menos que lo que se merece. Han elegido a Trump, con su pan se lo coman, y lo siento por las víctimas que deje a su paso.

Ahora bien, en el conjunto del mundo, quizá os sorprenda si os digo que podemos sentirnos aliviados respecto a la amenaza que suponía la otra alternativa. Si recapitulamos lo que ha sucedido en el mundo desde la SGM, veremos que buena parte de las guerras han sido instigadas, promovidas o directamente perpetradas por EEUU en una política de barrer el suelo a los pies de las potencias rivales (la URSS, luego Rusia, y China, y últimamente y a un nivel regional, Irán). ¿Empezamos la lista? Sin ánimo de ser exhaustivo: Corea, Vietnam, el mismo Irán, Chile, Afganistán, Angola, Iraq y, últimamente, Ucrania y Siria. Todos ellos han sido episodios del Gran Juego, en el cual USA (y sus acólitos, entre los cuales nos encontramos) procuran avanzar en el tablero obligando a retirarse a las otras potencias. Este enfrentamiento indirecto no terminó con la caída del Telón de Acero, y con el resurgir económico de Rusia se ha intensificado de nuevo. Por eso Hillary, totalmente imbuida de las reglas del Juego, prometía elevar la apuesta en forma de presión militar, aún a costa de generar más tensión e inestabilidad en el mundo.

Trump es un bonobo de comportamiento impredecible (Juan Manuel me corrige, los bonobos son primates de naturaleza sociable), pero sii (si y sólo si) cumple con las escasas líneas de política internacional que ha ido desgranando, abandonando el papel de gendarme del orbe, podemos esperar un relajamiento de la tensión internacional que conduzca a un menor número de guerras y conjure la amenaza de una guerra OTAN-Rusia (que sólo sería mundial en el muy poco probable caso que China decidiera tomar parte).

Lo cierto es que los usamericanos tienen una dilatada experiencia escogiendo a botarates para Jefe de Estado. El primero de la lista en tiempos recientes de esos presidentes-deficientes fue Ronald Reagan. Ahora sabemos que el histórico dueto que formó con la Iron Lady (con Milton Friedman de director de orquesta) fue tóxico para los intereses de la clase trabajadora a un lado y a otro del Atlántico. A quien más daño hizo Reagan fue a los propios ciudadanos usamericanos, especialmente a las clases medias y bajas, el 99%. Y cuando creíamos que nada podría ser más vergonzoso que Reagan, eligieron al hijo de Bush (que por cierto, luego nos reiremos de la dinastía norcoreana, pero entre los Kennedy, los Bush y los Clinton…). Más tonto y no nace, el retoño de los Bush, pensábamos. Esto es dificilmente superable, a no ser que nombren a un mandril como Presidente de los Estados Unidos. Equilicuá, aquí tenemos a Trump.

Sin embargo, quiero dejaros con una frase del cada vez más autocrático Vladimir Putin, felicitando a Trump por su victoria, porque yo creo que tiene la clave de lo que intento explicar:

… la construcción de un diálogo constructivo entre Moscú y Washington basado en los principios de igualdad y respeto mutuo y en tener en cuenta de forma real las posiciones de cada parte responde tanto a los intereses de ambos países como de toda la comunidad mundial.

Es decir, deja de estar permanentemente haciéndome la cama, respetemos las posiciones en el tablero sin perseguir ulteriores avances, y tengamos la fiesta en paz.

En realidad, respetar el statu quo actual es ya una gran victoria para el atlantismo.

Las únicas bases militares que Rusia tiene en el extranjero (ahora que la de Sebastopol ha sido integrada en el territorio de la Federación) son el puerto de Tartus y el aeropuerto de Hmeimim, ambas en Siria. No me parece una exigencia desproporcionada el que Rusia quiera conservarlas y se movilice para defenderlas. Es temerario acorralar al oso y ponerle en la tesitura de tener que luchar.

Por cierto, el mapa anterior creo que copia uno que vi hace tiempo.

Aquí un poco más ampliado.

Ya que es inevitable el gobierno de Trump, prefiero aferrarme a la esperanza de que una tregua en el Gran Juego posibilite la relajación de tensiones y que enmudezcan las armas. Por supuesto, no se puede dar nada por seguro pues ya Bush Jr. llegó a la Casa Blanca con la promesa de menor intervencionismo.

Y la labor que nos queda es luchar por profundizar la democracia, erradicando sistemas electorales amañados que obligan a elegir entre susto o muerte, minando la oportunidad de que alternativas socialmente avanzadas puedan ser relevantes. La desafección por la política no es la respuesta, si tienes un tigre hambriento en la habitación no te salvarás dándote media vuelta. Los problemas no desaparecen ignorándolos.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

9 noviembre 2016

Trollea, trollea

Filed under: internacional — Mendigo @ 10:44

No quiero dejar pasar la oportunidad de añadir, yo también, mi análisis político de la victoria de Trump.

Existe otro precendente histórico de esta clase de comportamiento social en unas elecciones:

Y lo digo totalmente en serio. Al votante usano le ha movido la misma intención que al forero de forocoches: trollear al sistema, elegir al más payaso para burlarse de las estructuras de poder.

Y sí, también deberíamos analizar la ola reaccionaria que recorre el planeta, segunda derivada de la victoria del simio xenófobo. Sobre todo, porque es consecuencia de la incapacidad de la izquierda de proponer alternativas sólidas al autoritarismo conservador, que a su vez tiene su origen en que las organizaciones de izquierda han sido parasitadas por la élites, convirtiéndolas en zombies que responden a los intereses de clase de la burguesía. Y, como es natural, acaban recibiendo el rechazo de la clase trabajadora; puedo estar hablando del Democratic Party, del PSF o del P$O€.

Finalmente, reconocer la dicotomía entre las sociedades urbanas y las rurales, mucho más conservadoras. Son éstas últimas en las que el PP cimenta sus victorias y las que han catapultado a Trump a la Casa Blanca.

¿Conclusión? Cada pueblo tiene…

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Página siguiente »

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: