La mirada del mendigo

1 julio 2016

Ya no existen clases sociales

Filed under: política — Mendigo @ 20:37

Eso ya está muy anticuado. Es un discurso viejo y superado.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Y UN COJÓN.

+
+
+
+
+
+
+
+

30 junio 2016

Esperad, un momento ¿me he perdido algo?

Filed under: política — Mendigo @ 10:53

Tengo la sensación de haber estado de viaje estos días, haber vuelto y haberme saltado varios capítulos del sainete político español. Pero no, desde el fin de semana he estado en casa, con Internet, medianamente informado. ¿Qué es entonces lo que me he perdido? ¿por qué todo el mundo da por hecho la investidura de Raxoi, como si fuera inexorable?

No es que sea muy listo, pero a sumar sí que llego. Los escaños de P$O€ y Podemos no dan para formar gobierno (156). Y los de PP y Ciudadanos tampoco (169). Pueden gobernar en minoría, salvando la investidura con la abstención de los nacionalistas, o negociar con ellos un pacto de gobierno para la legislatura. AMBOS BLOQUES.

El bloque de derecha tiene los números en apariencia más sencillos: sólo necesita sumar 7 escaños más. ¿De dónde obtenerlos? Las combinaciones no son muchas: o de Esquerra, o de Convergència, o de PNV+Bildu. Realmente, a Bildu podemos excluirlo de cualquier cálculo porque ni el P$O€ ni el PP se les ocurría entrar en negociaciones con ellos en ningún escenario, pero quería presentar todas las opciones matemáticas. Ahora las alternativas factibles: es evidente que la de Esquerra tampoco lo es, así que la única opción es llegar a algún acuerdo con Convergència. Anoto este resultado y seguimos: PP+Cs+CDC

Ahora el bloque de… no derecha. P$O€ y Podemos&friends necesitan de 20 escaños. Sacando a Bildu de la ecuación (CC es irrelevante) se reducen mucho las combinaciones; tanto, que sólo hay una posible: P$O€+Ps+ERC+CDC+PNV

Aquí tenemos las dos únicas fórmulas de gobierno. Claro, se dice que el P$O€ de Pedro Sánchez (con el cuchillo de Susanita y su ratón en la garganta) nunca va a aceptar un referendum de autodeterminación, que les piden Podemos y los nacionalistas catalanes. Y tiene todo el sentido electoral, por mucho que sea una bofetada a la Democracia, ya que se vendería como que han vendido España por un sillón, han sucumbido al chantaje nacionalista, traición a la patria y todo eso, lo cual sería su final.

Claro. Pero es que no me parece que el PP, ni mucho menos el ultranacionalista Ciudadanos, fueran a transigir con esa reclamación de Convergència. Por lo tanto, con estos resultados (y, la verdad, con cualquier otro), los partidos catalanes se pueden olvidar de negociar el referendum en Madrid. O vamos a unas terceras elecciones, así de claro.

Entonces ¿cuál de esta sopa de letras será más fácil de poner de acuerdo? Retomamos los resultados:

  •  PP+Cs+CDC
  •  P$O€+Ps+ERC+CDC+PNV

Después de todo lo que ha pasado en torno a la independencia de Catalunya, de toda la mierda acumulada, alguna tan reciente como las escuchas al comportamiento miserable del ministro del Interior… me parece bastante extraño que Convergència vaya a entrar en un pacto de legislatura con el PP, y ni siquiera facilitarle la investidura con una abstención. Bueno, si CDC quiere suicidarse de cara a su electorado allá ellos, pero se me ocurren formas más rápidas (no sé, hacer un akelarre quemando a la Moreneta mientras danzan desnudos en torno a la hoguera…). Pero es que en ese pacto no sólo está el PP, sino Ciutadans, que es en la política catalana la Némesis, el Behemot del nacionalismo catalán. Aunque tenga menor número de letras, este plato se me antoja un poco difícil de digerir, la verdad. Imposible no hay nada en política, matrimonios más raros se han visto, yo ya no quiero sacar más la bola de cristal que luego viene el recochineo, pero… me parecería extraño. Extraño meter en la suma a Convergència, así que a Esquerra…

Y la otra suma, habría que alcanzar un denominador común que necesariamente, por la heterogeneidad del grupo, debería ser muy bajo. Habría que llegar a un acuerdo de mínimos muy mínimos, totalmente aguado respecto de las perspectivas de cualquiera de los grupos. Pero la alternativa es facilitar una segunda legislatura del PP, o acudir a unas terceras elecciones, que podrían colmar la paciencia del electorado (y el electorado de izquierdas es mucho menos paciente y fiel, eso lo sabemos desde hace tiempo, o deberíamos antes de haber acudido a unas segundas).

Sin embargo, retirado el tema del referendum por inalcanzable con ninguna de las combinaciones, no veo yo ninguna combinación explosiva. Fuertemente exotérmica, Podemos con el PNV pero, sobre todo, con Convergència, los principales responsables del tijeretazo en Catalunya. Pero veo más factible esta segunda combinación que no la primera. Recordemos que no estamos necesariamente hablando de pactos de gobierno entre todos los grupos, sólo de negociar una abstención en la sesión de investidura.

Y no hay más combinaciones, o esto o unas terceras elecciones.

Bueno, hay una, la que más temo (y todo el mundo, y me explicáis por qué, da por hecho):

  • PP+Cs+P$O€

No, por supuesto, como coalición de gobierno sino como abstención en segunda votación del P$O€ para facilitar la segunda legislatura del PP (el encaje de Cs en ella es secundario, tampoco estos tienen mucha capacidad negociadora pues no podrían bloquearla… si tuvieran intención, aunque su misma existencia surgió para facilitarla).

¿Por qué Pedro Sánchez no está trabajando su candidatura y ha tirado ostentóramente la toalla, cuando la aritmética parlamentaria le pone la presidencia más fácil que a Raxoi?

Nos quieren vender que es el destino, una decisión que se desprende inexorable del resultado electoral. Pero es falso. Como hemos visto, a Raxoi sólo le puede hacer presidente o Convergència o el P$O€, con una oportuna abstención. Si como previsiblemente, Convergència se va a negar, el PP sólo podría gobernar otros cuatro años más si el P$O€ lo acepta.

No es inexorable. Eso es lo que los medios nos van a intentar vender, untarnos de vaselina para que no rasque lo que está a punto de hacer el P$O€. Para que no le salga demasiado doloroso y acabe como el PASOK tras permitir el gobierno de Samaras. Las élites quieren cuidar de un juguete que les ha prestado tan buenos servicios.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

18 junio 2016

La diferencia

Filed under: política — Mendigo @ 10:06

Algunos comentarios al respecto de las movilizaciones que están teniendo lugar en Francia contra la Loi Travail (o Loi el Khomri, por la ministra de trabajo que la presenta, una niñata socioliberal del estilo chupiguai de nuestra ministrilla Trujillo, aunque quizá no tan mema).

El primero, yo creo que es un clamor común: la falta de seguimiento de las movilizaciones en el país vecino por parte de los medios de comunicación españoles. Es evidente que nuestros amos no quieren que tomemos mal ejemplo de nuestros revoltosos vecinos, y dan órdenes a sus perros para que distraigan al rebaño hablando de Venezuela, y no de Francia. La primera manipulación informativa, recordamos, consiste en el triaje de las noticias. Unas veces se miente, otras simplemente se omite cierto aspecto de la realidad incómodo a los intereses del poder.

Una vez más, El País demuestra hasta qué punto se puede convertir en despreciable el oficio periodístico.

+

Otra cuestión. Para los que se informan por otros medios, existe quizá la falsa impresión de que los franceses la están liando, y vienen los consabidos lamentos de que ellos sí que saben, que están unidos y le echan huevos, y nosotros somos indolentes, etc. Bueno, en realidad no creo que sea del todo cierto. En Francia, como en España, existe una minoría de trabajadores muy implicada y radicalizada que la arma (tradicionalmente en sectores industriales como el metal), otra parte que se deja arrastrar a la huelga sin mucho convencimiento, y una mayoría de trabajadores (especialmente en el sector servicios) que sigue lamiendo culos.

Realmente, el panorama de la lucha obrera en Francia no es tan diferente al español.

+

Pero sí, sí que hay una diferencia. Así como la CFDT (sindicato absolutamente amarillento que, sin embargo, es el primero por número de afiliados) ha aceptado la reforma laboral tras una serie de mínimos cambios, la CGT ha hecho de esta ley un casus belli y amenaza con generalizar la lucha si no es retirada, arrastrando a FO, la tercera fuerza sindical, a la lucha.

¿Cuál es la diferencia con la situación sindical española? Tras escándalos de despilfarro por parte de la anterior dirección, un sindicalista hijo de republicanos españoles toma las riendas del sindicato: Philippe Martínez. Este fulano comprende la sangría que le ha supuesto la contemporización permanente en términos de apoyo social, y decide ponerle fin. La Loi Travail (muy similar, por cierto, a las dos reformas españolas) supone franquear el Rubicón y, a partir de ahí, no hay otra opción que la guerra. Y aquí viene la gran diferencia con el caso español: la CGT se pertrecha para ganarla. Si luego saldrá victoriosa o no, no podemos aventurarlo, pero como se le suele escuchar (en otro orden de cosas) a Pablo Iglesias, ha salido a ganar el partido.

La diferencia es inmensa respecto a lo no-estrategia propuesta por la cúpula de los dos sindicatos hegemónicos españoles. Organizaron la última huelga general como una única jornada de huelga, en plan pataleta, sin ninguna intención ni esperanza de provocar un cambio en la Reforma Laboral presentada por el Ejecutivo. Fue una huelga general convocada con desgana por unas cúpulas sindicales que temían caer en el descrédito absoluto si no se movían ante la sangría. Fue una huelga forzada por las bases, un paripé para salvar la cara de los Méndez y Toxo que llevan la revolución en la boca.

Así no. No podemos reducir la huelga a una cuestión flocklórica, del flocklore obrero. Una huelga no es la manifestación del 1º de Mayo. No se puede, no de debería pedir un esfuerzo a los trabajadores (en según qué casos heroico, supone quedar marcado para cuando toque renovar el contrato) sin un objetivo claro, con la esperanza de nada. Este esfuerzo debe estar inscrito en una estrategia de movilización perfectamente planificada para la consecución de unos objetivos concretos, es una herramienta de fuerza para acudir a un proceso de negociación con la patronal y el gobierno. Se puede fallar, pero lo que no se puede es convocar una huelga, y al día siguiente, nada. Todos al trabajo, con un mordisco en la nómina, y a resignarse.

Una huelga para salvar la cara ante las bases es despilfarrar la pólvora en salvas. Los trabajadores lo sabemos, y poco a poco los sindicatos van desangrando su legitimidad y respaldo social. La siguiente huelga tendrá menos respaldo que la anterior, y así se va minando el movimiento obrero desde dentro, con unos sindicatos cuyo único fin es su perpetuación.

+

Estas jornadas de movilizaciones en Francia han dejado algunos ejemplos de lo que debe ser una lucha obrera inteligente:
Huelga “Robin Hood” de los trabajadores de la electricidad en Francia

Huelga “Robin Hood”… si entre los mismos medios de izquierda no son capaces de salir de las ñoñerías. A ver, que existe un diccionario, lo que están haciendo esos trabajadores de Enedis (la Red Eléctrica francesa) tiene un nombre: sabotaje. Una forma de sabotaje muy suave. Y ya vamos siendo mayorcitos para no asustarnos de ciertos conceptos, estoy harto del infantilismo y la ingenuidad de la izquierda.

Hacer el máximo daño posible al adversario, reduciendo el castigo a las propias huestes, o proponer una amenaza creíble de hacerlo. Quien no se haya enterado que es de eso de lo que va una huelga, que vuelva al parvulario. Lo que es miserable es convocar a los trabajadores a una huelga que se sabe de antemano inútil, un esfuerzo estéril es absolutamente desmovilizador.

Cortar el suministro eléctrico a grandes consumidores, y restablecérselo a los abonados pobres es una idea genial. Necesitamos miles como esa. Y aplicarlas de forma conjunta y coordinada siguiendo un calendario perfectamente planificado, trenzando la lucha y la negociación como partes de un mismo objetivo.

El poder de la clase trabajadora es absoluto. Sin nosotros no hay nada; nada es posible. Nosotros lo producimos todo, todo funciona gracias a nuestro trabajo. Nos han convencido de que somos reemplazables, una pura commodity en su proceso de producción. Sin embargo, como commodity que somos un desabastecimiento general de la misma provoca la parada de la cadena. Pero ello sólo es posible mediante la unidad de lucha.

+

Finalmente. Si hubiera inteligencia en la izquierda, que sé bien que no la hay, deberíamos estar apoyando la lucha de nuestros vecinos (si es que algún día queremos esperar reciprocidad). Apoyar las movilizaciones obreras en Francia, no sólo testimonialmente (que también es importante para lograr la unidad obrera, tejiendo puentes y relaciones de camaradería y fraternidad) sino con acciones efectivas que colaboren y potencien los efectos de una acción francesa.

Se admiten ideas.

Al producirse el golpe militar del 36, los estibadores del puerto de Estocolmo se pusieron en huelga, y durante el conflicto se negaron a cargar cualquier barco con destino a la España controlada por los fascistas. El día que logremos generalizar acciones como esta… je, ya no hará falta nada más. La partida estará ganada.

Ahora, a berrear viendo por televisión a unos analfabetos en calzoncillos de colores, haciendo propias gestas deportivas ajenas merced al pegamento social del sentimiento patriótico.

On a ce qu’on mérite.

21 mayo 2016

Un gesto

Filed under: política — Mendigo @ 23:04

Es tan sólo un gesto, pero cualquiera con dos dedos de frente sabe cuán importante puede ser un gesto.

El otro día subía esta foto, el de una sueca de origen subsahariano plantándose puño en alto frente a una manifestación de fascistas.

+

Curiosamente, el mismo gesto, hoy repetido en Madriz por un chaval de origen magrebí:

¿Reflexión?

La basura neonazi tiene un aglutinador basado en la raza, o más bien lo que ellos interpretan por raza, básicamente el color de piel y de ojos. El argumento es muy pobre y realmente peligroso, ya que muchos de los manifestantes de Madriz serían catalogados como no-blancos por sus correligionarios de Estocolmo (es que hay que ser muy idiota para que alguien nacido en la Península alardee de pureza racial).

Sin embargo, mirad lo que tenemos. Una chica sueca con claros ascendientes del África negra. Un fulano francés de origen magrebí. O, por ejemplo, un anciano judío, profesor universitario en el MIT. Aparentemente, nada que ver. Como se suele decir, cada uno de su padre y de su madre. Y, sin embargo, todos nos identificamos con unos valores inmediatamente reconocibles: Libertad. Justicia. Igualdad.

¿Os dais cuenta del enorme potencial que tiene como agregador? Algo así quise esbozar pretendiendo rendir culto a la diosa Libertad. Con diferentes aproximaciones, pero hay una enorme cantidad de personas que nos identificamos con esos valores, que compartimos un concepto básico de la vida y las relaciones sociales.

Uno escribe de arriba a abajo, otro de derecha a izquierda, otro apenas tiene pestañas o el de más allá tiene el pelo ensortijado. Cada uno habla una lengua ininteligible para los demás, considera deliciosos platos que quizá el otro ni se acercaría a la boca y mil diferencias culturales más. Sin embargo, en cada pecho late el mismo amor por la libertad.

Deberíamos fomentar esa relación de compañerismo, de camaradería. Los paletos de “los españoles primero” no pueden salir de España sin estar en minoría, son prisioneros de su propia jaula. Con la libertad por bandera, puedes recorrer el mundo sin dejar de encontrarte compañeros, hermanos de lucha. Esta idea tan avanzada y cosmopolita, que se promovió mucho ya en la lucha revolucionaria en el s.XIX, se está dejando languidecer desde hace decenios. Y es un descomunal error. Máxime ahora, en una sociedad hiperconectada en la que Internet permite un tipo de comunicación horizontal y directa sin que la distancia sea relevante.

¿Por qué coño no creamos foros de encuentro internacionales, primero en la red, y luego presenciales? Nos quieren divididos y enfrentados. Como nos unamos, se cagan. Todos los que viven de nuestro trabajo, los que condicionan nuestra vida y coartan nuestra libertad, serían presa fácil si estableciésemos puentes entre los movimientos ciudadanos.

Se suele abusar, especialmente en el mundo de la empresa, de un término: sinergia. Pues es exactamente de lo que os estoy hablando, la unión de fuerzas para conseguir un poder superior que el resultante del sumatorio de esas fuerzas por separado.

A por todos los oligarcas, dictatorzuelos y fascistoides. Si nos tocan a uno, nos tocan a todos.

El día que veamos la blogosfera española dando cancha a una besada en Rabat, o un sindicato griego convoque una manifestación en la plaza Syntagma por la represión del gobierno turco en la plaza Taksim, ese día a los poderosos les van a flaquear las piernas.

¿Os acordáis de la brutal paliza que los gossos dieron a la gente acampada en el desalojo de la plaça Catalunya? Al día siguiente, se convocó en Sol una manifestación de solidaridad. Y yo me dije: como se unan Madriz y BCN, esto tiembla. Imaginad el terremoto si esta unión popular es a escala global.

Habría que empezar a dar pasos para conseguirlo. Establecer espacios de intercambio y colaboración internacionales, no de las élites políticas (congresos para salir en la foto) sino el común de las bases sociales de los movimientos de izquierda, en los que constatar la hermandad en la lucha, una misma lucha. La fuerza de compartir algo mucho más relevante, significativo, íntimo y definitorio que un tono de piel o un lugar de nacimiento: el concepto de dignidad humana.

Dejo caer la idea, a ver si a alguien con la posibilidad de coordinar proyectos se le enciende una lucecita.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

17 marzo 2016

Otro nivel

Filed under: política — Mendigo @ 9:51

Hacía tiempo que no disfrutaba con una intervención parlamentaria.

+

+

Aunque su juguete no me acaba de gustar (de hecho, no está fabricado para que me guste, lo entiendo y comparto la idea), el coletas es bueno, muy bueno. Tampoco exageremos, no es que sea ningún genio, pero en la mediocridad rampante del Congreso, destaca naturalmente (como Labordeta, otro ser humano íntegro que rompía el Congreso por sus costurones). Intelectualmente está varios escalones por encima del nivel medio, y eso se nota a poco que abre la boca.

Esto sólo tiene valor propagandístico, en un Parlamento lo único importante es cuadrar la suma de votos, lo de parlare es sólo la parte estéril de la función circense, una mentira compartida más, como si un discurso candoroso pudiera alterar el sentido del voto de un tipiño que ha sido elegido y cobra precisamente por la certeza que tiene la maquinaria de su partido en su obediencia. Ni sueñan con un voto rebelde los que le deben absolutamente su posición social al partido, sin cuya protección pasarían a ser ciudadanos corrientes y molientes, de los que tienen que buscarse los garbanzos rompiéndose el espinazo.

Aunque no haya votado a su partido (ni falta que hace), ver a Pablo en la tribuna del Congreso poniendo la nota disonante a las salmodias monocordes lo interpreto como un triunfo. No hemos ganado ninguna guerra, pero sí que es una victoria de la izquierda. Y como tenemos tan poquitas cosas de las que alegrarnos, no deberíamos perder la oportunidad de celebrarlas cuando llegan.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Página siguiente »

El Tema Rubric. Blog de WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 346 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: