La mirada del mendigo

28 diciembre 2019

Alger la blanche I

Filed under: Argelia,Economía,Historia,Internacional,Política — qatalhum @ 9:43

“La ville a commencé par se scinder en deux espaces ennemis: celui, majoritaire, des hommes bardés de foi et de certitudes, et l’autre livré au questionnement, à l’inquiétude et aux brimades. Les deux ne communiquaient pas, ne se regardaient pas, ne se saluaient pas. Puis l’un des espaces a fini par réduire l’autre au silence, avant de l’effacer. Il caracole aujourd’hui tout seul, harnaché de certitudes flamboyantes.”

Tahar Djaout – “Le Dernier Été de la raison”

 

gaid

De los cientos de lemas que han recorrido las calles de Argel en las últimas manifestaciones hay uno que expresa con claridad los deseos de la mayor parte de la sociedad argelina: “Liberar al pueblo después de liberar al país en 1962.” Quiero invitaros a una reflexión sobre el destino de los que portaban esa pancarta y un país llamado Argelia cuyos conflictos actuales, de no resolverse de manera adecuada, nos afectarán mucho más de lo que creemos.

Pero para llevar a cabo esta tarea preciso de un poco de paciencia por parte del lector, se hace necesaria una pequeña introducción histórica. En el devenir de los fenómenos sociales, las condiciones iniciales son más importantes de lo que parecen, no existe ningún acontecimiento que aparezca por generación espontánea. Por otro lado, con sólo cambiar algunos nombres de esta pequeña historia que voy a relatar podríamos estar hablando de cinco o seis países. Comparten unas condiciones iniciales, un desarrollo socio-económico e incluso unas densidades demográficas muy parecidas. Lo interesante es ver cómo algunos de esos países ya cruzaron la frontera de no retorno. No sabemos si nuestro vecino hará lo mismo.

La Argelia que conocemos hoy en día nació el 1 de noviembre de 1954. Aquel día las guerrillas del Frente de Liberación Nacional (FLN) lanzaron los primeros ataques contra instalaciones militares francesas. Las reacciones no se hicieron esperar y, un oscuro ministro del interior, el socialista Francois Mitterrand, dejó muy claras las posiciones desde el principio: “la única negociación es la guerra.” Ambos bandos lograron tal nivel de brutalidad que aterrorizarían a lo que queda del ISIS. Y he dicho ambos bandos, es muy importante. Más o menos somos conocedores de las atrocidades cometidas por las fuerzas francesas pero tengo la impresión que la aureola que cubrió al FLN oculta ciertos aspectos de su pasado muy poco edificantes. Sirva como ejemplo que en los primeros años de la guerra mataron cinco veces más argelinos que europeos.

Ocho años, entre 350.000 y 1.500.000 de muertos según las fuentes que se consulten, entre los que se cuentan más de 10.000 personas que tuvo a bien purgar el FLN, y toda una generación marcada por esa guerra: ese fue el precio de la independencia. Independencia, hermosa palabra que tan de moda está en estos tiempos que en nuestro caso sólo significa la toma del poder por una élite nacional desplazando a las antiguas élites coloniales. Lógicamente la nueva élite estaba compuesta por los vencedores de la guerra que formaba la cúpula del nuevo ejército argelino. Los siguientes movimientos nos son muy conocidos: convertir al FLN en partido único y eliminar a rivales molestos como el Partido Comunista de Argelia, prohibido en 1964. ¿Empezamos a entender qué fue el FLN? Se había instaurado la santa trinidad compuesta por el ejército, el partido y el estado. Es un fenómeno característico del periodo poscolonial.

Desde mediados de los sesenta del siglo pasado el FLN, encabezado por Boumedienne, comenzó su camino hacia algo que podríamos considerar como un socialismo que no perturbase las nobles tradiciones musulmanas del pueblo argelino. Las prioridades estaban muy claras, nacionalizar los pozos de las compañías francesas, desarrollar la industria de los hidrocarburos y realizar una reforma agraria que acabaría en en rotundo fracaso, tanto económico como ecológico. Había que añadir un toque nacionalista y el comienzo de la política de arabización a escala nacional. A la “minoría” bereber no le sentó muy bien.

Estructurar toda la economía del país con criterios nacionalistas suele ser muy mala idea. Pero tenían los hidrocarburos para compensar. Hasta que llegó la caída del precio de los hidrocarburos a mediados de los años ochenta. La cosa se puso muy fea en el país que tenía una de las tasas de crecimiento de la población más altas del mundo en aquella época. Había que encontrar una solución para desactivar esa bomba malthusiana. ¿Adivináis cuál fue la idea de las mentes más lúcidas del régimen? Exacto, liberalizar la economía. Lo que para un argelino de esa época significaba tener problemas para llenar el estómago. Los alimentos dejaron de estar subsidiados, aguantar subidas de impuestos y encontrarte en la calle porque el lugar en donde trabajabas no era rentable según los sacrosantos principios del libre mercado. Alguien se iba a cabrear mucho. ¿Os suena esta historia?

Como bien sabemos por experiencia propia siempre hay un grupo que se beneficia del desmantelamiento del estado. No es muy difícil imaginar que en el caso que nos ocupa fueron los altos cargos del FLN, amigos, amantes y familias quienes sacaron provecho de esta situación. Ya tenemos la estructura de clases típica de este tipo de países: la élite encabezada por los militares y el resto de la población dividida entre una minoría que esperaba las migajas del régimen y aquellos que esperaban el momento oportuno para ajustar cuentas. En este escenario sólo es cuestión de tiempo abrazar el óctuple sendero del 7.62 mm.

FLN

El mes octubre de 1988 acabará siendo conocido como el “octubre negro”. Manifestaciones, huelgas y ataques a cualquier cosa y persona que representase al FLN o al estado argelino. El gobierno de Benjedid y sus militares actuaron como suele ser habitual. Sembraron las calles de Argel con cientos de muertos, pero el miedo ya acechaba a los poderosos. Benjedid no tardó en darse cuenta del error que había cometido. Un referéndum en vista a una reforma constitucional que permitiese ciertas libertades políticas en el país parecía un buen remedio para aplacar la ira popular. Sobre todo si esta operación le permitía a Benjedid depurar a la vieja guardia del FLN, eliminar la presencia en el estado de muchos de sus miembros y asegurarse su propia supervivencia. Con los partidos políticos legalizados y el FLN muy debilitado nadie hubiese creído que al mes negro le iba a suceder el “decenio negro”, que es como se acostumbra a llamar en aquel lugar a la década de los noventa.

Las elecciones municipales del 12 de junio de 1990, las primeras libres desde la liberación, marcaron el comienzo de esa década dominada por el terror. Todavía recuerdo como en la prensa europea aparecía por primera vez el nombre del Frente Islámico de Salvación (FIS). Arrasaron en esas elecciones municipales, especialmente en las zonas más pobladas del norte del país. A muchos de nuestros todólogos les pilló por sorpresa y parecen que llegaron a creer que el FIS nació por generación espontánea. Si se hubieran dignado a visitar los mercados de los barrios de las periferias de las grandes ciudades de Argelia hubiesen observado algo muy significativo: el enorme trapicheo que había con ciertas cintas de cassette que no contenían precisamente música raï. Miles de esas cintas se escuchaban día y noche por todos los lugares, en claro dialectal egipcio, lo propio de los discípulos de Qutb. No deja de ser curioso que la cúpula del ejército infravalorara a las gentes del FIS y les dejara tomar sus alcaldías sin presentar resistencia. Para estos altos oficiales los miembros del FIS no eran más que una panda de garrulos que sólo sabían soltar soflamas religiosas. Les regalaron un tiempo muy valioso que el FIS aprovechó para organizar un movimiento a gran escala contra el gobierno. Ni más ni menos que todo un año hasta las primeras elecciones legislativas. Y saltaron todas las alarmas, en la segunda vuelta podía ganar el FIS y tomar el gobierno, todo ello a pesar de los enormes esfuerzos que se habían hecho para beneficiar a los candidatos del moribundo FLN. Todos sabemos como un poder militar arregla estos pequeños problemas: ley marcial con cualquier excusa, deponer al gobierno y posponer sine die una elecciones hasta que se convirtiesen en “sus elecciones”. Pero fueron tan inútiles, pese a todos los chanchullos que hicieron para beneficiar al FLN, que cuando convocaron “sus elecciones” a finales del 1991 volvió a ganar el FIS, esta vez con suficientes escaños como para realizar reformas constitucionales. Esto ya no se podía tolerar.

En esta ocasión se actuó con contundencia. Miles de cargos políticos y seguidores del FIS fueron arrestados y enviados a los “campos” situados en el interior del Sahara. Los que escaparon no dudaron en tomar las armas contra el gobierno de Argel. Así se inició uno de los conflictos civiles más crueles que se han conocido en nuestros tiempos. No vamos a entrar a hablar de la guerra civil argelina, por sus características merecería un texto aparte. Lo que si hay que tener muy en cuenta es la marca que dejó en la sociedad argelina. Entre los más de 100.000 muertos que se cobró el conflicto se encuentran numerosos miembros de la facción más progresista de la sociedad argelina; profesores, periodistas, escritores, etc. Ambos bandos acabaron con la poca lucidez que podía quedar en el país.

Durante esa década de los noventa, el gobierno de Argel no había dejado de actuar en términos políticos. Benjedid perdía el puesto, tres presidentes en dos años, buena muestra de la inestabilidad que existía en esos tiempos en los que no tardaron en dar paso al ministro de defensa. Dos elecciones, 1995 y 1997, señaladas como fraudulentas por la oposición y, por fin, las curiosas elecciones de 1999. Un viejo guardia del FLN llamado Bouteflika se presentaba a esas elecciones como único candidato, los candidatos rivales se retiraron como protesta por los fraudes en el proceso. Por supuesto Bouteflika ganó, lo mismo que en los tres procesos electorales que tuvieron lugar hasta nuestros días.

Las noticias de la guerra inundaban todos los medios y sucesos de gran importancia pasaban desapercibidos. Si hay algo más peligroso que un muyahidín armado hasta los dientes es un tipo trajeado con un reluciente MBA de una prestigiosa universidad extranjera. Sobre todo si acaba como ministro y se le ordena negociar con el FMI. Todo argelino de cierta edad se acordará de aquel 1996 y lo que llegaron a significar los “ajustes estructurales”: importantes recortes en sanidad, educación e infraestructuras, bajada del salario de los funcionarios, cierre de industrias, etc. Lógicamente aumentó el paro, un problema crónico en Argelia, la vida se volvió muy difícil y el descontento no dejó de aumentar. Siempre me ha resultado muy curioso que las mayores masacres de la guerra civil sucediesen precisamente en estos años. Y sé de buena tinta que no soy el único que guarda ciertas sospechas sobre la actuación del gobierno en relación a esas masacres.

Al comenzar el nuevo siglo los auténticos señores del país, la cúpula del ejército y de los servicios secretos, se habían hecho con todos los resortes del poder. Ahora, con Bouteflika como hombre de paja, llegó el momento de acabar con la guerra civil. Algunas amnistías por aquí junto a una muy oportuna desactivación de algunos grupos insurgentes por allá y asunto zanjado. Pero sin pasarse, al fin y al cabo el miedo al regreso de los islamistas es uno de los principales pilares del régimen. Una escisión del siempre sospechoso Grupo Islámico Armado (GIA) acabó por fundar el Grupo Salafista para la Predicación y el Combate, quienes acabarían llamándose al-Qaeda del Magreb Islámico (AQMI). Estos últimos ya nos deben sonar tras los últimos atentados ocurridos en algunos países del Sahel. Ciertamente la guerra civil había finalizado pero continuarían los ataques y atentados aunque en mucha menor intensidad que en la “década negra”. Sea como sea, el conflicto nunca ha sido resuelto.

Llegados a este punto habría que hacerse una pregunta fundamental para entender lo que está ocurriendo en Argelia y lo que está por venir: ¿Cómo es posible que el régimen, marcado por la corrupción y bien conocido por su capacidad de saquear el país, haya sobrevivido durante estas dos últimas décadas?

 

17 noviembre 2019

Dejemos que gobierne Vox

Filed under: Política — Nadir @ 0:03

Empezamos con Bolivia, concediendo mis felicitaciones a la autoproclamada. Parece que esto de la autoproclamación es la nueva moda, como la de enseñar los tobillos; lo de presentarse a unas elecciones y lograr el respaldo mayoritario del pueblo son cosas viejas, aburridas, del pasado. Y no podemos negarle a esta pija oxigenada cierta legitimidad constitucional. Si el ejército, la policía y milicias armadas por los terratenientes expulsan a las tres primeras autoridades del país (el presidente, el vicepresidente y la presidenta del Senado), obviamente la presidencia interina recae sobre la cuarta autoridad. Que no haya quorum porque tampoco los senadores del partido más votado se les permite acceder a las sesiones es sólo un detalle accidental más. Por estas fruslerías no vamos a escribir en las notas de prensa ese término tan feo de “golpe de Estado”. Debemos usar un lenguaje inclusivo.

Alguien se podría preguntar que si esto no es un golpe de Estado, seguido de una brutal represión, en qué queda el concepto de golpe de Estado. En la postmodernidad, hay términos que se elongan cual chicle mascado, y otros que se reducen hasta hacerlos inoperantes. No, lo que ha ocurrido en Bolivia no ha sido un golpe de Estado, sólo un traspaso de poderes algo turbulento, pero nada fuera de la normalidad constitucional. Cualquier día lo vuelven a intentar también aquí en España (y si lo intentan no tardarían tres años, ni tres días en conseguirlo, con el grupito de niñatas chillonas que tenemos en la izquierda).

A la postre, buena parte de lo que nos ocurre es debido a nuestra incapacidad de comprender que el gobierno es un patrimonio de la derecha por Ley Natural. Cuando la izquierda lo alcanza, saltando todos los obstáculos interpuestos, es una usurpación, una irregularidad temporal hasta que las aguas vuelven a su cauce y el poder vuelve a manos de su legítimo propietario por derecho divino (por cierto, hay que ser muy choni para acudir a la ceremonia de autoproclamación con una Biblia con tapas fucsias). Hay que terminar con la perniciosa idea de que democracia es el gobierno por la voluntad del pueblo, y que el voto de un indio del Chaco vale tanto como el de un “blanco” (¿de verdad se creerán que son blancos?) de la ciudad de Santa Cruz. Democracia es el gobierno sólido y estable de los candidatos de orden designados por las oligarquías, de acuerdo a las constituciones, leyes, reglamentos y normativas creadas a tal efecto, y es responsabilidad del pueblo refrendar la elección votando conforme se les enseña en los medios. En España, cuando el pueblo no ha aprendido bien la cartilla y se equivoca al votar, se repiten elecciones. En Bolivia, a los latifundistas se les acaba la paciencia y sacan al ejército.

Por supuesto, que el salar de Uyuni, la mayor reserva de litio del planeta, el oro blanco necesario para dar carpetazo a la dependencia del oro negro, esté en territorio boliviano es irrelevante para entender lo que está ocurriendo. Que Bolivia tuviera un proyecto conjunto con Alemania para desarrollar esa riqueza, proyecto al que se le dio carpetazo sólo dos días antes de iniciar la revuelta es una mera coincidencia.

A nadie se le debería escapar que quien controle el litio, controlará la industria de la automoción en las próximas décadas. Aunque la prensa mundial está jugando estos días a chuparse el dedo. No sorprende a nadie que el cuartel general de los golp… de los demócratas y constitucionalistas fuera, de nuevo, la embajada de Estados Unidos en La Paz.

La democracia en Bolivia es un precio barato a pagar por tener coches eléctricos asequibles, al fin y al cabo para hacer una tortilla hace falta romper huevos, y más se rompen asegurando el suministro de petróleo. De ahí la pragmática posición de los gobiernos occidentales, unos promoviendo y otros desentendiéndose de ese “traspaso de poder tumultuoso” (el libro de estilo de El País es ahora un manual de neolengua) de un gobierno incómodo a otro más afín a sus intereses.

También mención especial merece la prensa patria, constitucionalista y demócrata, que se alinea perfectamente con los intereses económicos y políticos de quienes cortan el bacalao como giralda al viento. Aquello de comprobar las fuentes antes de dar veracidad a un hecho es algo que acaso se dé en las facultades de periodismo en primero, pero luego es obliterado en las redacciones de esa prensa de orden. De nuevo, el principal mérito de un periodista de Internacional es chuparse el dedo y dar por buenas las notas de prensa de los organismos oficiales, sin sospechar que pueden albergar propósitos espurios. El periodista vive en el mundo idílico donde todo es lo que parece, y no merece la pena hacerse preguntas incómodas. Su trabajo se limita a poner el micro con el logo de la cadena en las ruedas de prensa, y ya las jerarquías del periódico dictarán la línea argumental que conviene transmitir a la plebe.

¿Caída en ventas y clics? ¿Desprestigio del periodismo? Ilusiones…

Y felicidades también a la pandilla neofeminista. Ya el mundo es mejor, pues tenemos a otra mujer ocupando el sillón presidencial, tras arrebatárselo a un machirulo privilegiado opresor. En su condición de mujer, es decir, ser de luz, podemos estar seguros que promoverá la concordia, el diálogo y el acuerdo en contraposición a las actitudes violentas e intransigentes que son propias de los hombres. Machos alfa programados para el enfrentamiento, mientras que las mujeres han sido dotadas por la Naturaleza para la ternura y los cuidados, al menos eso es lo que nos dice el neofeminismo aunque no deje de ser la relectura del viejo sexismo con un cambio de valores.

Celebremos pues esta nueva conquista de las mujeres, nueva clase social oprimida, y pasemos por alto que para llegar a ese puesto, la nueva presidenta de Bolivia tuvo que pasar por encima de otra mujer, la presidenta del Senado.

A fin de cuentas, qué más da una que otra. Lo importante en este nuevo mundo postmoderno es su identidad sexual o racial, no su compromiso político que, en todo caso, es consecuencia de esa identidad y, al igual que ésta, es fluido. Como los principios de Julius.

+

Y ahora que estamos hablando en serio, vamos a comentar el resultado de las elecciones españolas. Como era de esperar, volvimos a estar en la casilla de salida, con la relación entre bloques más o menos estancada. Al final, Pedrito y Pablito, en el papel de dos tontos muy tontos, hicieron rápidamente posible lo que decían imposible, y al resto se nos quedó cara de gilipollas pensando ¿y no podrían haberlo hecho antes?

La única diferencia es el trasvase de votos de Ciudadanos al PP y Vox, curioso para un partido que se definía de centroizquierda, aunque más entendible si dejamos de autodefiniciones tontas (como la de Aznar y su “centro reformista” para llamarle a su ideología facha y casposa). Ciudadanos era un partido ultranacionalista, y otro aún más ultra le ha robado la cartera, y estamos compitiendo por ver quién es más español.

Estaba en el guión que Falanjito se despeñara y heredara el puesto la Pepona. Con su desparpajo y su carita pizpireta yo creo que logrará resucitarlo, al menos para negociar una rendición honrosa e integrarse en el PP manteniendo los galones de su Consejo Mayor. Pero la noticia ha sido el ascenso de Vox a la tercera fuerza política. Al menos el mamarracho de Iglesias no ha soltado la patochada de la “alerta antifascista” para escurrir el bulto de su propia responsabilidad política. Por cierto, dijo que entraba en política para dos legislaturas y ya van tres, y con una señora hipoteca por pagar me temo que tenemos coletas para rato. Si es que la consorte no se cansa de serlo, lo denuncia por haberle tocado una teta sin permiso y acaba empurado, sin carrera política ni curro alternativo, sin chaletón, pero con la mitad del hipotecón por pagar y pasando una pensión por unos críos que podrá volver a ver cuando hagan la mili. No me digáis que no sería cómica la imagen, Iglesias como apoderado de Vox en Galapagar (o en Orcasitas, Villaverde, Parla o donde pudiera alquilar un pisucho).

Y ya, acabando las felicitaciones, tenemos que reservar una buena partida para Vox y, en especial, para su jefe de filas. Tiene mérito cómo un puto nini, lameculos y mediahostia ha sido capaz, con un lavado de imagen, de presentarse como un aguerrido soldado de los tercios. Está claro que en España somos tan artísticos que ansiamos convertir hasta nuestra vida política en un género literario. El esperpento.

Pero lo más cómico del fenómeno facha es su distribución geográfica:

Vox es un PP extremo en muchos sentidos, no sólo en el ideológico. Si la base social del PP estaba en los dos extremos de renta de la población, la burguesía acaudalada y los palurdos analfabetos a quienes engañan agitando la banderita y el crucifijo, en Vox esta tendencia es aún más notoria. A Vox le votan en los barrios pijos de Madriz (también Galapagar), pero también y sobre todo en la España profunda más cabestra. Porque más allá de ideologías, yo comprendo que alguien pueda ser facha, puede tener disculpa, ¿pero tonto? ¿TAN TONTO? Si ves el programa económico de Rassemblement National o del PiS polaco, son partidos de ultraderecha con un fuerte sesgo social y proteccionista (como corresponde al fascismo). Pero el programa económico de Vox es ultraliberal hasta lo cómico. Que un asqueroso destripaterrones vote a un partido que tiene por destino manifiesto el desmontar todo el edificio de protección social del cual se beneficia, es de una estupidez inenarrable. Precisamente vota masivamente a Vox la España más atrasada, que no es andrajosa por las mismas políticas distributivas con las que quieren terminar, por las transferencias de renta desde la España desarrollada e industrializada a la cual detestan por no hablar en castellano. Es ridículo, absurdo, hilarante.

Como superespañoles que son, me parece fantástico que no acepten el dinero de separatistas y proetarras. ¿O qué zonas se iban a beneficiar más de una bajada generalizada de presión fiscal? Las más ricas, obviamente. ¿Y a costa de quién? Mirad el mapa anterior. Al dedillo, lo replica al dedillo. En su estupidez y malevolencia, tiran piedras contra su mismo tejado.

Porque si reduces el tipo tributario de las rentas más altas, el dinero que dejan de pagar:
a) lo tenemos que poner los demás
b) obliga a recortes en los servicios públicos si queremos mantener el equilibrio fiscal
c) se reemplaza con nuevas emisiones de deuda, que es exactamente el resultado que ha tenido la rebaja fiscal de Trump en Gringolandia.

Y reducir los impuestos directos para subir los indirectos (la recomendación típica de todo neoliberal) es una medida regresiva que castiga más a quien dedica mayor proporción de sus ingresos al consumo. Es evidente. Pero claro, es evidente para el que sabe leer y hace uso más o menos habitual de esa competencia.

¿En Cádiz, en Murcia, en Almería votando ultraliberalismo? ¿Cómo creen que se sufragan las transferencias de renta interregionales si no es con impuestos? Con ellas mermadas, sólo dependientes de la riqueza que generan, la actividad económica en estas regiones (en las cuales el Estado suple la falta de actividad económica privada) se vería gravemente dañada y su nivel de vida sería más próximo al de Rabat que al de una capital europea. Con el programa de Vox en la mano, su privatización de servicios públicos, infrafinanciación de protección social acompasado de aumento del gasto militar (y novilladas, que no falten, que para eso sí que sirve el dinero público), muchos de sus votantes, analfabetos absolutamente inútiles en una economía moderna, poco más que un saco de carne, quedarían desamparados y en una situación económica crítica, que hasta ahora el Estado consigue evitar.

¿Y qué decir de los queridos agricultores del mar de plástico o la huerta murciana? Con explotaciones que sólo son rentables gracias al proteccionismo arancelario, por el cual los consumidores pagamos precios más altos a cambio de que ellos tengan algo que hacer en la vida, ya que no sirven para estudiar. Por favor, quiero neoliberalismo y librecambismo a ultranza, que se inunden los mercados con importaciones agrícolas baratas, que mi bolsillo lo agradecerá.

¿Y su fobia del extranjero pobre? En su miserable condición, buscan a alguien más desgraciado que les sirva de compensación psicológica. Venga, vamos a echar a todos los inmigrantes, que no quede ni uno. Y tendrá que ir a recoger las fresas o los tomates el empresario, acompañado de su puta madre y la aún más puta de su hija choni. Verás qué bien se lo pasan en la atmósfera tóxica bajo los invernaderos, una verdadera cámara de gas de fitosanitarios en un ambiente cerrado, con alta humedad y temperatura que estimula la transpiración. A ver cómo recoge la familia Garrúlez de El Ejido las toneladas de verduras que factura. Y si ven que no pueden ellos solos, que le pidan ayuda al parado de larga duración gaditano, que entre Españoles es de rigor ayudarse.

Y como colofón, el de tanto pensionista facha que está recibiendo mucha más riqueza que generó estando activo. Lo bien que les hubiera venido que el sistema de pensiones hubiera sido de capitalización, como el que implantó Pinochet (ojo, pero no para los militares, que siguieron con uno de reparto) y ahora propone Vox en España. Yo estoy encantadísimo de la vida de no tener que cotizar para pagarle a tanto viejo facha su pensión. ¿Neoliberalismo? Dos tazas, me cago en Dios, dos tazas.

Es como un negro con el capirote del Ku-Kux-Klan, es que no se puede ser más tonto.

Así que, por favor, dejemos que Vox gobierne con arreglo a su programa electoral; que nos vamos a echar unas risas de ver a muchos de sus votantes rebuscando comida en los cubos de basura.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

10 noviembre 2019

Sediciosos

Filed under: Política — Nadir @ 0:04

Els herois del 2 de maig de 1808 eren uns sediciosos.

Efectivament, pel Tractat de Fontainebleau de 1807 el rei d’Espanya Carles IV acceptà l’entrada a Espanya de les tropes de Napoleó, per tant l’aixecament del dos de maig va anar en contra de la llei, que aleshores era el que li sortia al rei dels dallons (avantatges de la monarquia absoluta que patíem des de 1715).

Va resultar, emperò, que el poble no volia tenir per allà unes forces d’ocupació que parlaven diferent, per tant pensaven diferent i ens espoliaren de valent (la Dama d’Elx va ser un dels souvenirs que se’n dugueren), per tant era ben comprensible que… ei, un moment! Que aquesta descripció encaixa prou amb la nostra situació: estam ocupats per una gent que parla diferent, pensa diferent i ens imposa el dèficit fiscal més gran d’Europa.

La diferència està en que no ens hem posat a matar mamelucs.

Pere Morey Servera

+

Fusilado de la página personal del señor Grijalvo. A la reflexión final yo añado: porque la tecnología militar ha evolucionado tanto que ahora es impensable un enfrentamiento equilibrado entre un ejército regular y una masa popular armada y adiestrada de forma improvisada. De hecho, ya fue demasiado tarde en el ’36.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

9 noviembre 2019

Sobre la democracia

Filed under: Política — Nadir @ 23:23

Retomo estos vídeos, ya conocidos en este espacio, pero tan apropiados como entonces.

+
+
+

Y añado un enlace:

Jean Rousseau – El contrato social

Este libro, con el que se funda la teoría política moderna, divide los sistemas políticos entre legítimos (electivos) e ilegítimos (impuestos, los gobernantes no son elegidos). Dentro de los legítimos, distingue entre democracia, aristocracia y monarquía, según sean muchos, unos pocos o uno sólo el gobernante, ojo, siempre elegido por el pueblo, porque de lo contrario estaríamos hablando respectivamente de una oclocracia, oligarquía o tiranía.

El soberano puede, en primer lugar, confiar el depósito del gobierno a todo el pueblo o a su mayoría, de suerte que haya más ciudadanos magistrados que simples particulares. A esta forma de gobierno se da el nombre de democracia. O puede también reducir o limitar el gobierno, depositándolo en manos de los menos, de manera que resulten más ciudadanos que magistrados. Este sistema toma el nombre de aristocracia. Puede, por último, concentrar todo el gobierno en un magistrado único de quien los demás reciben el poder. Esta tercera forma es la más común y se llama monarquía o gobierno real.

A renglón seguido, desaconseja la democracia más que para pueblos pequeños y pobres, recomendando la monarquía para naciones grandes y ricas. Pero lo que queda meridianamente claro leyendo a Rousseau, y en general toda la literatura política hasta tiempos recientes en que se hizo el cambalache semántico, es que democracia es el gobierno directo del pueblo, y que un gobierno parlamentario representativo NO es democracia (sino aristocracia). Puede ser legítimo (en la medida en que sea representativo, que tampoco, ni el Congreso ni muchísimo menos el Senado), puede ser preferible a la democracia en algunos o todos los supuestos, pero NO ES DEMOCRACIA.

Así que empecemos a llamar a las cosas por su nombre.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

20 octubre 2019

DIVAGACIONES: Impuesto de Sucesiones

Filed under: Economía,Historia,Información,Política,Sociedad — Emilio Fernandez @ 17:38

Con permiso de Nadir, voy a intentar  sacar algún post de vez en cuando, sobre temas que me llaman la atención. No serán entradas técnicas ni de expertos, sino cosas que me vienen a la mente y que comparto con vosotros para que reflexionemos y compartamos opiniones y si fuera el caso discutamos sobre ello (https://dle.rae.es/?id=DtuofiJ). Lo llamo divagaciones porque sinceramente llamarlo reflexiones sería darle una categoría que creo que los post que haré no la tienen. Aquí empiezo con la primera

¿Quién no ha escuchado, leído o visto la campaña contra el impuesto de sucesiones? Me gustaría saber quién la financia, es una buena campaña, una inversión a corto/medio plazo, solo superada por la del corredor mediterráneo (ahí sí que le han metido pasta, comunicar los puertos por tren, ole ole y ole). Supongo que todos sabréis  de qué impuesto hablo, posiblemente el más conocido y odiado, vamos muy resumidamente a ver sus antecedentes. (Si queréis saber más ya sabéis dónde tenéis que buscar).

Creo que el primer antecedente de este tipo de imposición fiscal lo hallamos en Roma (¿qué raro no?). El muy y mucho rojo de Octavio parece ser que fue quien definitivamente organizó la vicesima hereditatium, extraigo de http://www.ridrom.uclm.es/documentos14/rendo14_pub.pdf

“La doctrina mayoritaria estima que este impuesto se organizó definitivamente bajo Augusto, existiendo al principio fuerte resistencia, principalmente por parte del Senado, a su implantación, si bien al final de su gobierno esta resistencia se habría superado. Este tributo fue introducido por medio de una lex Iulia de vicesima hereditatium cuya fecha se sitúa en el siglo 6 d.C., si bien la particular norma no se conserva. Las noticias que tenemos provienen de Dion Casio 56,288 y del Panegiricus de Plinio el Joven 37-409. Dion Casio narra que cuando los ciudadanos romanos estaban agobiados con el impuesto sucesorio del 5% y parecía probable un levantamiento por parte de los mismos, Augusto envió una comunicación al Senado haciendo una oferta a sus miembros a buscar algunas fuentes de otros ingresos. Lo hizo, no con la intención de abolir el impuesto, sino para que cuando ningún otro método pareciese mejor, el Senado debiera ratificar la medida, sin censura alguna. Prohibió incluso a Germánico y Druso tomar la palabra ante el Senado, para que nadie pudiera acusarlo de haber ejercido la más mínima influencia sobre el Senado. Hubo mucha discusión y algunas propuestas se presentaron a Augusto por escrito y cuando se enteró de que los senadores no estaban dispuestos a someter las herencias a ninguna forma de imposición, cambió y propuso restablecer un impuesto sobre los bienes y las casas. Sin especificar la tasa del impuesto, ni el modo de cobro, envió a los hombres en todas partes para hacer una lista de los bienes, tanto de los particulares como de las ciudades. Al temer que este impuesto -tributum soli- fuera mayor que el 5%, el Senado aceptó el impuesto sucesorio al 5% y de esta forma fue votada la Lex Iulia vicesima hereditatium, bajo el consulado de M. Aemilius Lepidus y L. Arruntis Nepos, en el año 6 d.C.”

Statue-Augustus.jpg

El rojeras de Octavio

No iba a copiar tanto, pero estas historias siempre me han gustado, 😉

En España, según extraemos del mismo artículo y de otras fuentes, podemos decir que el primer impuesto estatal sobre la herencia lo estableció otro rojeras, un tal Carlos IV. Podéis leer el artículo si queréis saber los tipos impositivos, a quién afecta, excepciones, etc. La verdad que es bastante interesante. Actualmente es un impuesto en manos de las autonomías y varía mucho; su cuantía depende de cada comunidad. Aquí tenéis información

https://es.wikipedia.org/wiki/Impuesto_sobre_Sucesiones_y_Donaciones_(Espa%C3%B1a).

Bueno, después de esta  introducción vayamos a la miga, al porqué de esta entrada, impuesto de sucesiones sí o no.

En primer lugar decir, que en el mundo socialista que imagino es un impuesto que no tendría cabida, ya que los bienes inmuebles no serían de propiedad privada, las viviendas solo existirían en régimen de alquiler, y por supuesto  ni grandes ni medianas fortunas, y qué coño, ni pequeñas fortunas. Solo se podrían heredar bienes muebles y hasta cierta cantidad de ahorros, muy poco por cierto. Ante esto lógicamente el estado debería proporcionar lo suficiente para mantener en un nivel básico a todo el mundo. Tampoco me voy a enrollar mucho más, en resumen, el impuesto de sucesiones en mi paraíso socialista no tiene aplicación. Pero como no existe ni existirá y cada vez veo más lejos cualquier estado de este tipo hablemos de lo que tenemos ahora mismo.

IMPUESTO DE SUCESIONES: DE ENTRADA, NO

03_01_OTANno.jpg

Pero que grandes…

Por supuesto que no, pero muy al contrario de lo que suponéis. No es no por las muchas chorradas que nos cuentan, como que es injusto (y el IVA, o cualquier otro sí), que es doble tributación (como que no pago IVA cuando ya pagué IRPF, o mejor pagar IVA del impuesto eléctrico, eso sí que mola), u otras gilipolleces que nos podemos encontrar aquí https://stopimpuestosucesiones.org/verdades o aquí https://stopimpuestosucesiones.org/mentiras , algunas completamente gilipollas. Al final lo que no recauden por este tipo de impuestos lo recaudarán por otro lado, quitarán patrimonio o sucesiones, y lo meterán en tasas  a combustibles, en IVA o donde sea, que ahí sí que lo pagaremos todos. ¿Por qué tenemos que tratar este tipo de ingresos o transferencias de propiedades con un tributo especial? Que se aplique la figura impositiva ya existente. ¿Por qué si te transfieren un piso de un muerto a un vivo tiene derecho a pagar menos que entre dos vivos?, ¿por qué si ingresas equis dinero pagas menos si lo heredas o te lo donan que si te lo ganas trabajando?, considerémoslo un ingreso más y apliquemos IRPF. No queréis taza, pues taza y media, el impuesto de sucesiones me parece injusto, pero no pagar por una trasmisión  o ingreso me parece que es el acabóse. Lógicamente, esto último todos sabemos quién lo plantea y a quién le interesa, y qué hace la izquierda: verlas venir. Desde que tengo memoria la batalla entre la izquierda y la derecha (y más aún entre sindicatos y empresarios) es como un combate de boxeo en el que uno de ellos lanza golpes sin parar a ver si da alguno, y el otro está a verlas venir esquivando o procurando que el daño sea el menos posible, pero sin lanzar ninguno. Estamos paralizados, no tenemos ningún rumbo, cosas que hace 50 años planteaban los socialdemócratas ahora son vistas como si fueran ideas soviéticas, se ha moderado tanto el discurso que al final se ha perdido lo esencial. Este tipo de cosas son una más, no somos capaces de contraatacar, otra pequeña batalla perdida, otra más, y cada vez y sin darnos cuenta nuestra gente está más a la derecha.

Página siguiente »

A %d blogueros les gusta esto: