La mirada del mendigo

8 diciembre 2016

Candado

Filed under: política — Mendigo @ 13:18

Genial Mora:

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

2 diciembre 2016

Trump, el antisistema

Filed under: internacional,política — Mendigo @ 3:14

Hacía una par de días que me rondaba una entrada por la cabeza, pero veo que desde Guerra Eterna me la han arrebatado: Trump recicla votos de trabajadores en un Gobierno de multimillonarios.

A mí sólo me queda mostraros la evolución de la cotización de Goldman Sachs (¿recordáis?: “the governments don’t rule the World, Goldman Sachs rules the World“) desde el momento en que se conoció la elección de Trump:

goldman

Impresionante. Algo muy serio tiene que pasar para el mayor banco de inversión del mundo crezca un 25% extra en menos de un mes.

Es alucinante que haya alguien tan burro, incluso para el american standard, que haya comprado la idea de que un multimillonario xenófobo y reaccionario iba por fin a defender los intereses de la clase obrera (Main Street) contra los de Wall Street (la corporate class, lo que yo llamo nobleza económica o, empleando el término clásico, alta burguesía).

Se puede ser de derechas, se puede ser de izquierdas. Lo que debería estar prohibido es ser imbécil. Está claro que en EEUU buena parte de la población tiene la inteligencia y cultura política de una alpargata.

A diferencia de España, claro, en la que apreciamos que el votante-tipo del PP$O€ es una persona sin estudios, subempleado, en el paro o jubilado, y del último decil de renta. El tipo de persona más interesada en que se recorte en educación, sanidad, pensiones o prestaciones sociales, vamos.

Es lo malo, que cuando hablamos de democracia, nos olvidamos de la composición social real de nuestra sociedad (el “efecto Hommer”).

Sin formación e información, no puede haber Democracia.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

25 octubre 2016

Esto viene de lejos

Filed under: política — Mendigo @ 23:26

Cuando se celebró Suresnes en el año 74, el PSOE era una empty shell. En la lucha contra el franquismo desde el exilio el PCE era la fuerza hegemónica y, dentro de España, la actividad del PSOE era irrelevante o nula. En este congreso unos jóvenes procedentes del interior (Felipe, Guerra, Chaves…) dan un golpe de mano para arrebatarle las riendas del PSOE a los viejos del exilio.

Se hacen con las riendas del PSOE, que a estas alturas era sólo un cascarón vacío. En lenguaje de hoy, podríamos decir que compraron (se hicieron con) una imagen de marca potente. Como la taiwanesa Foxconn cuando compró a Microsoft el derecho de usar la marca Nokia o la china Geely compró el emblema  de Volvo. Las siglas, el logo era el mismo; pero el contenido político no tenía nada que ver con el partido de Negrín y Largo Caballero. Como coger una caja de bombones y, una vez vacío su contenido, se rellena de galletas. Por mucho que el envoltorio siga siendo de bombones, es en realidad una caja de galletas, como es obvio.

El pensamiento político de estos chicos que venían de dentro tenía mucho más que ver con el falangismo de Ramiro Ledesma que con la socialdemocracia de Willy Brandt, y eso lo supimos después, cuando gobernaron: autoritarismo y violencia policial, nacionalismo españolista y pesebrismo por justicia social. Nunca hubieran ganado unas elecciones presentándose como La Falange, y lo que hicieron fue colonizar unas siglas históricas para poder poner en práctica los principios del Movimiento (para lo cual contaron con todo el apoyo que necesitaron de las oligarquías patrias e internacionales).

De esta forma tan ingeniosa, se conjuró el peligro de que el PCE se convirtiera en el partido hegemónico de la izquierda durante la democracia, así como lo había sido durante el franquismo. Durante el régimen fascista hubo dos corrientes enfrentadas en su seno: los falangistas (ninguneados una vez acabó la guerra) y los tradicionalistas , a la cual se sumaron los tecnócratas liberales a partir de los 60. Los últimos fueron el germen de la UCD, que pasados varios cambios de siglas acabaron uniéndose con los más reaccionarios del régimen en lo que acabó siendo el PP. Mientras tanto, la pata social del régimen se convertía en el PSOE, cuyos referente político no era ya el marxista Pablo Iglesias, sino los Dionisio Ridruejo, Salvador Merino y Manuel Hedilla, los falangistas descontentos y críticos con el matiz burgués y iba adoptando el régimen.

De esta forma, el franquismo se pudo perpetuar de manera fluida, siendo el Congreso una representación de las corrientes políticas que ya existían en la estructura de la dictadura, en la que se integró fácilmente la burguesía catalana y vasca y un PCE boqueaba por resistirse a la indiferencia política a la que le condenaban inexorablemente las matemáticas que subyacen bajo el muy bien estudiado sistema electoral remachado en el núcleo duro de la Constitución, creando Izquierda Unida.

Y el resto, no hace falta recurrir a los libros de historia porque lo hemos vivido: la OTAN de entrada no, la reconversión industrial, la violencia policial y la tortura en comisarías, el GAL, el corporativismo, el clientelismo pesebrista, el nepotismo y corrupción sin límite que Roldán elevó a la categoría de arte, la asunción del Concordato y la dilación sine die de la autofinanciación de la Iglesia Católica, el bajar los impuestos también es de izquierdas, y se los bajas a las grandes fortunas, el artículo 135…

 

+

+

+

+

+

 

15 septiembre 2016

A Galicia do PP

Filed under: política — Mendigo @ 20:23

Un bo resumo do modelo de país da dereita.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Comentar esta foto daría para encher páxinas e páxinas. O fulano pretende escribir en castelán (a lingua seria, a lingua do poder), pero non sabe porque non é a súa…

+
+
+

Tomadas ámbalas dúas nunha mesma aldea desa Galiza profunda na que están os cimentos da base social do PP (neste concello, 69% dos votos nas últimas xeráis). Desa Galiza cuxo voto vale máis do dobre có da Galiza urbana, e non por casualidade.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

O modelo de progreso que a dereita propuxo xa vai medio século para Galicia (no inverno, só quedan dous viciños nesta aldea).

Todo apunta que o PP revalidará goberno, coa inestimáble axuda de C’s (que ten a mesma xenreira pola cultura galega que un gato pola auga) coa maioría da cidadanía galega votando inequívocamente en contra dese goberno. É irónico como a burguesía españolista das cidades, por natureza demográficamente débil, rexe o destino de Galicia coa imprescindible colaboración da clase social que máis noxo lle da: o pailán de aldea.

Se non goberna a maioría é que goberna unha minoría. E a iso non se lle pode chamar Democracia. Neste caso, é unha palurdocracia.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

14 septiembre 2016

Datos son amores, y no buenas razones

Filed under: política — Mendigo @ 12:40

Como otras tantas veces, en los comentarios surgen debates tanto o más importantes como el tema principal.

Comenta O Toucinho:

 Tenemos que conseguir que la evaluación de una gestión esté más basada en datos cuantificables que en sensaciones sobre esos datos creadas con titulares de prensa.

 

Exacto. EXACTO.

Es una frase tan redonda que impresiona. Sólo le he encontrado un pequeño fallo. Le falta una palabra, que el autor por el contexto de la discusión da por sobreentendida. La frase completa sería “… la evaluación de una gestión política…”. ¿Por qué es importante esta palabra? Para remarcar que la gestión política es la excepción en la cual una gestión no está evaluada según parámetros técnicos.

Por ejemplo, en una empresa. El gerente se presenta ante los accionistas, y les pide que avalen su gestión en este ejercicio y que le renueven su confianza… sin presentar unas cuentas auditadas. ¿Es esto siquiera concebible? Confiad en mí por lo guapetón que soy, os mando unas hojitas en papel couché con mi jeto y unas líneas generales para el ejercicio que viene, y lo pasado, pasado está.

¿Qué pasaría en esa situación? ¿Cuál sería el futuro de un CEO que se comportase de forma tan absolutamente irrespetuosa con los propietarios de la empresa? No duraba en el puesto ni un segundo, lo echaban a patadas de la empresa.

Algo más cotidiano. Un administrador de fincas que se presente a la reunión de vecinos sin aportar el balance de cuentas. Porque no es necesario, lo importante es la confianza que inspira con su porte distinguido y su gesto de campechana superioridad. Las cuentas están bien llevadas, todo está en orden ¿o acaso alguien se atreve a dudar de ello? Quizá en alguna comunidad cuele, pero por lo general, con que haya un vecino que no esté acomplejado y tenga un poco de mundo, ese administrador sale de la misma forma que el gerente del anterior ejemplo: a patadas.

Entonces ¿cómo es posible, por todos los demonios, que un maldito político se presente a la reelección, sea como alcalde, presidente autonómico o del gobierno central y no presente un documento con el balance de su gestión?

Por poner un ejemplo, ¿a mí de qué me sirve ver que el alcalde de mi pueblo ha realizado tales obras (es lo único que saben hacer los alcaldes, ni siquiera se les ocurre que con el presupuesto se pueda hacer otra cosa), si no viene acompañada del dato de cuánto ha endeudado al consistorio para realizarlas?

Un equipo de gobierno que entre y se encuentre con una deuda desorbitada, si tiene dos dedos de frente, procurará generar superávit para reducirla antes que ahondar en el hoyo y endeudarse aún más. Pero claro, eso quedará en los vecinos como que “ese alcalde no hace nada, era mucho mejor el otro, que mira todo lo que hizo”. Esto es un incentivo perverso para el endeudamiento y el despilfarro.

Por eso, propongo que por ley, al final de cada legislatura, la administración saliente deba mandar una carta a todos los vecinos con un modelo normalizado en el que consten las principales obras realizadas, la empresa adjudicataria y su coste. El balance contable y su variación en esa legislatura (si la deuda ha crecido o ha menguado, desglosándola en deuda comercial, bancaria o titulizada). Y un sucinto desglose por partidas de la cuenta de ingresos y gastos (transferencias con el Estado, recaudación, nóminas, inversiones, suministros, intereses y amortización de deuda…). Que los vecinos se acostumbren a corresponsabilizarse de un patrimonio público que es también suyo, y que tiene efectos directos sobre los servicios que disfruta y los impuestos que paga.

Y el ciudadano que tenga interés en una partida, anotación contable o adjudicación en concreto, que pueda entrar en la página de la administración en concreto y encontrar allí toda la documentación, hasta del último bolígrafo comprado. Estamos en el año 2016, la contabilidad hace años que está informatizada. Los datos de los organismos públicos deben ser públicos. Hasta el último céntimo de dinero público debe ser rastreable. Todo en modelos normalizados para facilitar la auditoría ciudadana, y obligado por ley para cada ejercicio de toda administración o empresa pública.

ESTO SÍ QUE ES DEMOCRACIA. Sin información, sin debate sobre unos datos concretos, no puede hablarse de Democracia sino concurso de popularidad del instituto, que es exactamente el circo que tenemos ahora.

Al final, se basa en una cuestión de respeto. La clase política nos ha perdido el respeto, o más bien nunca nos lo ha tenido, heredera de aquélla que gobernaba sin rendir cuentas ante nadie. No se consideran nuestros empleados a los cuales confiamos la gestión del Estado, sino que se siguen creyendo los elegidos por Dios (y ahora, también por el pueblo) para gobernarnos.

Esto debe cambiar. Debe quedar meridianamente claro quién es el soberano, quién sirve a quién. Todo candidato debe presentar un currículo completo, en el que conste algo tan básico (especialmente para el gobierno central) como el dominio de idiomas extranjeros. Hasta para el puesto de último pelagatos se pide al menos inglés, y hay ofertas de trabajo que piden bilingüe en dos idiomas y con conocimientos de un tercero, para un sueldo de 800€ (verídico, visto con estos ojitos que se han de comer la tierra) y se puede gobernar la 12ª mayor economía del mundo, con un presupuesto superior al cuatro de billón de euros… sin idiomas y sólo con una licenciatura en Derecho. Con ese currículo, muchos no pueden aspirar más que a reponedor de supermercado. Muchos que no tengan un papi Magistrado al cual la dictadura le debe un favor.

Por ley, todos los candidatos deberían pasar un test de inteligencia y hacer públicos los resultados en cada una de las áreas. Realmente, me interesaría ver los resultados de ese portento intelectual que tenemos como presidente, el Registrador de la Propiedad más joven de España, una memoria prodigiosa que en cuatro años de Vicepresidente del gobierno, ocho como candidato del PP y otros cuatro como Presidente, no ha sido capaz de alcanzar siquiera una competencia lingüística B1 (la de un niño de Bachillerato) en inglés.

Como es obvio, la formación, la experiencia y la capacidad intelectual de los candidatos son datos cuyo publicación debería ser requisito imprescindible para que los ciudadanos opten por unos u otros para entregarles la responsabilidad del gobierno, sabiendo a quién están contratando.

 

 

 

 

 

 

Página siguiente »

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: