La mirada del mendigo

22 abril 2017

Ni Dieu ni maître

Filed under: política — Mendigo @ 0:48

Comparto un documental sobre el anarquismo que acaba de ser publicado en el canal Arte (sólo disponible en francés o alemán, no estaría de más intentar subtitularlo).

Ni Dieu ni maître – Une histoire de l’anarchisme (1/2)
Ni Dieu ni maître – Une histoire de l’anarchisme (2/2)

Las gracias se las dais a Wen por aportarlo. Yo sólo completo la entrada con otro documental ya con algunos añitos:

Y con la canción que sirve de cierre a cada una de las partes:

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

17 abril 2017

La Clave

Filed under: política — Mendigo @ 13:58

Os sugiero que le echéis un vistazo a este debate sobre el anarquismo:

+

+

Se trata del programa La Clave, en la Televisión Española de 1984.

Quiero comentar el programa y, en los comentarios, ya podemos seguir en los contenidos. He de decir que, escuchándolo, me he quedado sobrecogido. Claro, yo este programa lo conocía, pero cuando se emitía yo era sólo un mocoso. Veía que mi viejo lo seguía con interés, y yo procuraba prestarle atención pero era imposible, había demasiados conceptos que no comprendía y, unido a las horas en las que se emitía acababa mortalmente aburrido o directamente frito en el sofá (mi padre ya me trasladaba a la cama, que era donde amanecía). Ahora, algo menos mocoso y con la ventaja que me da la comparación con el tiempo presente, veo el programa de Balbín con otros ojos. Desorbitados, por cierto.

Las diferencias son enormes, desde anécdotas de la época como la tipografía de Spectrum o el consumo de tabaco en un plató, a temas más sustanciales como la posibilidad de hablar durante dos horas y media de política, con un nivel intelectual realmente destacable, y que sepan a poco sin necesidad de recurrir al espectáculo circense (insultos, interrupciones y falacias que dinamitan cualquier debate serio). Un maravilloso ejemplo de cómo no hace falta caer en lo pueril o lo soez para generar interés, sino que la aproximación, aunque necesariamente superficial debido a la limitación de tiempo, seria y rigurosa a una cuestión es suficiente para captar la atención de un espectador. Eso sí, se le exige al espectador que piense, y posea una mínima cultura previa. No es el caldo de los cerdos que se sirve hoy en día a un espectador convertido en eso, un cerdo que es cebado con los desperdicios que le echan.

Es curioso cómo a una sociedad con un nivel cultural mayor, le corresponden unos medios de comunicación con un nivel cada vez más pordiosero (hablamos de televisión, pero lo que Losantos y Cebrián han hecho para arrastrar por el lodo y la inmundicia el oficio de periodismo en la radio y la prensa respectivamente es difícilmente superable). La explicación es bastante sencilla: la televisión se está convirtiendo en la forma de ocio de las clases bajas, cómoda y barata, que no tienen dinero para pagarse “experiencias” más excitantes, ni cultura para interesarse por contenidos intelectualmente más exigentes y desafiantes.

Con esto, termino la introducción y os invito a ver el programa y, si os place, continuar el debate en los comentarios. No lo había dicho hasta ahora, pero cuenta, en otros, con la adorable presencia de Federica Montseny, con la garrotilla de una anciana y el ímpetu de una moza, aprovechad la emocionante posibilidad de escuchar a un pedacito de nuestra historia que han querido sepultar en el olvido.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

8 diciembre 2016

Candado

Filed under: política — Mendigo @ 13:18

Genial Mora:

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

2 diciembre 2016

Trump, el antisistema

Filed under: internacional,política — Mendigo @ 3:14

Hacía una par de días que me rondaba una entrada por la cabeza, pero veo que desde Guerra Eterna me la han arrebatado: Trump recicla votos de trabajadores en un Gobierno de multimillonarios.

A mí sólo me queda mostraros la evolución de la cotización de Goldman Sachs (¿recordáis?: “the governments don’t rule the World, Goldman Sachs rules the World“) desde el momento en que se conoció la elección de Trump:

goldman

Impresionante. Algo muy serio tiene que pasar para el mayor banco de inversión del mundo crezca un 25% extra en menos de un mes.

Es alucinante que haya alguien tan burro, incluso para el american standard, que haya comprado la idea de que un multimillonario xenófobo y reaccionario iba por fin a defender los intereses de la clase obrera (Main Street) contra los de Wall Street (la corporate class, lo que yo llamo nobleza económica o, empleando el término clásico, alta burguesía).

Se puede ser de derechas, se puede ser de izquierdas. Lo que debería estar prohibido es ser imbécil. Está claro que en EEUU buena parte de la población tiene la inteligencia y cultura política de una alpargata.

A diferencia de España, claro, en la que apreciamos que el votante-tipo del PP$O€ es una persona sin estudios, subempleado, en el paro o jubilado, y del último decil de renta. El tipo de persona más interesada en que se recorte en educación, sanidad, pensiones o prestaciones sociales, vamos.

Es lo malo, que cuando hablamos de democracia, nos olvidamos de la composición social real de nuestra sociedad (el “efecto Hommer”).

Sin formación e información, no puede haber Democracia.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

25 octubre 2016

Esto viene de lejos

Filed under: política — Mendigo @ 23:26

Cuando se celebró Suresnes en el año 74, el PSOE era una empty shell. En la lucha contra el franquismo desde el exilio el PCE era la fuerza hegemónica y, dentro de España, la actividad del PSOE era irrelevante o nula. En este congreso unos jóvenes procedentes del interior (Felipe, Guerra, Chaves…) dan un golpe de mano para arrebatarle las riendas del PSOE a los viejos del exilio.

Se hacen con las riendas del PSOE, que a estas alturas era sólo un cascarón vacío. En lenguaje de hoy, podríamos decir que compraron (se hicieron con) una imagen de marca potente. Como la taiwanesa Foxconn cuando compró a Microsoft el derecho de usar la marca Nokia o la china Geely compró el emblema  de Volvo. Las siglas, el logo era el mismo; pero el contenido político no tenía nada que ver con el partido de Negrín y Largo Caballero. Como coger una caja de bombones y, una vez vacío su contenido, se rellena de galletas. Por mucho que el envoltorio siga siendo de bombones, es en realidad una caja de galletas, como es obvio.

El pensamiento político de estos chicos que venían de dentro tenía mucho más que ver con el falangismo de Ramiro Ledesma que con la socialdemocracia de Willy Brandt, y eso lo supimos después, cuando gobernaron: autoritarismo y violencia policial, nacionalismo españolista y pesebrismo por justicia social. Nunca hubieran ganado unas elecciones presentándose como La Falange, y lo que hicieron fue colonizar unas siglas históricas para poder poner en práctica los principios del Movimiento (para lo cual contaron con todo el apoyo que necesitaron de las oligarquías patrias e internacionales).

De esta forma tan ingeniosa, se conjuró el peligro de que el PCE se convirtiera en el partido hegemónico de la izquierda durante la democracia, así como lo había sido durante el franquismo. Durante el régimen fascista hubo dos corrientes enfrentadas en su seno: los falangistas (ninguneados una vez acabó la guerra) y los tradicionalistas , a la cual se sumaron los tecnócratas liberales a partir de los 60. Los últimos fueron el germen de la UCD, que pasados varios cambios de siglas acabaron uniéndose con los más reaccionarios del régimen en lo que acabó siendo el PP. Mientras tanto, la pata social del régimen se convertía en el PSOE, cuyos referente político no era ya el marxista Pablo Iglesias, sino los Dionisio Ridruejo, Salvador Merino y Manuel Hedilla, los falangistas descontentos y críticos con el matiz burgués y iba adoptando el régimen.

De esta forma, el franquismo se pudo perpetuar de manera fluida, siendo el Congreso una representación de las corrientes políticas que ya existían en la estructura de la dictadura, en la que se integró fácilmente la burguesía catalana y vasca y un PCE boqueaba por resistirse a la indiferencia política a la que le condenaban inexorablemente las matemáticas que subyacen bajo el muy bien estudiado sistema electoral remachado en el núcleo duro de la Constitución, creando Izquierda Unida.

Y el resto, no hace falta recurrir a los libros de historia porque lo hemos vivido: la OTAN de entrada no, la reconversión industrial, la violencia policial y la tortura en comisarías, el GAL, el corporativismo, el clientelismo pesebrista, el nepotismo y corrupción sin límite que Roldán elevó a la categoría de arte, la asunción del Concordato y la dilación sine die de la autofinanciación de la Iglesia Católica, el bajar los impuestos también es de izquierdas, y se los bajas a las grandes fortunas, el artículo 135…

 

+

+

+

+

+

 

Página siguiente »

A %d blogueros les gusta esto: