La mirada del mendigo

5 febrero 2016

Una nueva religión: la libertad

Filed under: religión — Mendigo @ 2:38

Sé que suena casi a una provocación, pero ¿y si creamos una nueva religión?

Las religiones tienen una serie de prerrogativas y privilegios de orden legal e incluso fiscal (exoneración de ciertos impuestos) sobre otras ideologías. Bien, pues troleemos la ley para forzar un “aquí jugamos todos, o se rompe la baraja”. Si el sentimiento religioso tiene una protección especial, bañemos en religión nuestra doctrina para acceder a ese club.

No es difícil, hasta la mayor de las idioteces es capaz de lograr tal reconocimiento.

Sí, ya sé que estáis pensando en el Monstruo del Espaghetti Volador. Básicamente se trata de eso, aprovecharnos de las prerrogativas que tiene una ideología una vez que es considerada como religión. Pero en vez de tener un culto bufo, podríamos desarrollar toda una “teología” y cuerpo doctrinal en torno a nuestra divinidad.

Estoy pensando en un culto que pudiera ser compartido por mucha gente a lo largo y ancho de todo el orbe, y nos diera oportunidad de plantear toda una filosofía de vida en torno a él. No se trata de celebrar procesiones (que también puede haber, para quien le guste más el teatrillo), sino de escribir mucho sobre las bases doctrinales de nuestra religión, y exigir respeto para quien la ofenda o la mancille (incluso por vía legal). De hecho, no estoy hablando de ninguna religión nueva, sino del culto a una Diosa con más antigüedad que el cristianismo (exactamente, adquirió carácter divino en el 238 a.C en Roma, pero era venerada en la Hélade desde mucho antes).

Con ustedes, la Diosa Libertas (Ελευθερία, una advocación de Artemisa, en el panteón griego).

Exactamente, estoy proponiendo deificar el concepto de libertad, para recabar en su condición de Diosa el misto respeto que bajo la forma del Dios Padre semita se exige a la obediencia y el patriarcado. Pensadlo bien, la libertad podría ser un agregador por encima de las fronteras, lenguas y tradiciones culturales. Un concepto universal que es, al mismo tiempo, anhelo común de los pueblos.

En cuanto a su personificación, no partimos de cero. Tenemos su efigie presidiendo la entrada por mar a la capital del mundo, mientras que su busto lleva iluminando el anverso de las monedas durante dos milenios.

Denario acuñado por Lucio Junio Bruto (sí, el de Tibi tandem, Brutus?)

+

El pastafarismo no puede tener mayor recorrido, más allá de la sátira. Sin embargo, ¿habéis pensado el alcance de desarrollar una religión que diviniza el concepto de LIBERTAD?

Al fin y al cabo, es la libertad (y no ningún otro Dios) quien dio vida a la Humanidad. Efectivamente, es con su don que nos escindimos de la Naturaleza, superando el determinismo que impone sobre el resto de las especies. Es la libertad la que nos hace hombres y mujeres, es ella el único bien supremo. La muerte, supremo mal, es la privación absoluta de libertad. El mal es la restricción, la privación de libertad, que es lo que las demás religiones han extendido por el mundo durante milenios. Y el culto a la libertad, hija de la razón y la vida, buscará ponerle remedio.

Podríamos generar un discurso potente, universalmente atractivo y que, además, estaría legalmente protegido. El ser considerado legalmente como una confesión garantiza el acceso a una inmunidad y unos nada desdeñables privilegios legales que podríamos usar como caballo de Troya para socavarlos. Si proclamamos a la Libertad como nuestra Diosa, podríamos declararnos en objeción de conciencia contra toda obligación legal que ofenda o transgreda la teología libertaria. Por ejemplo, podríamos pedir la revocación de la Ley Mordaza por atentar contra nuestro credo.

Y a diferencia del pastafarismo, no podrían decirnos que no nos tomamos nuestra religión en serio, no menos que los fieles de cualquier otra.

Sé que parece una idea de bombero, como mi propuesta de una SICAV para pobres, pero lo digo completamente en serio. Además, es que creo que podría tener éxito: de entrada, la libertad es un concepto más atrayente que la doctrina islámica del miedo o la cristiana de la culpa. No ofrece la vida en otro mundo, pero si la dignidad en éste. Esta jugada nos permitiría confrontarla con la religión abrahámica, un credo para espíritus serviles (al-Islām (الإسلام) = la sumisión; muslim (مسلم) = el que se somete).

¿Qué tenemos que perder? Nada.

¿Y que ganar? Si la cosa triunfa, podemos cargarnos los privilegios que tiene la Iglesia y resto de cultos importantes, o forzar a tener nosotros los mismos privilegios. ¿Os imagináis una asignatura de pensamiento libertario como alternativa a la hora de Religión Católica? :)

Tanto sí como sí no, podemos divertirnos tocándole los huevos a nuestra Santa Madre.

+

Hablando de madres y diosas. Cierro esta propuesta, con ánimo que por una vez encuentre respaldo, con el lenguaje de los dioses: la música. Nuestra Diosa Ελευθερία (Αρβανιτάκη) cantando al lado de la Gran Diosa Madre, Cesária Évora:

+
+
+
+
+
+

3 febrero 2016

Fuck me in the ass cause I love Jesus

Filed under: religión — Mendigo @ 8:30

Lo encontré en un vídeo musical sin subtítulos, pero es muy jodido entenderlas cuando se embalan. Así que, al menos con mi nivel, aún necesito de muletas.

+

En éste, en cambio, los subtítulos están de más:

+

No es sólo por pasar un buen rato. El humor blasfemo y sacrílego es divino, ya que es el ácido que corroe el oropel de santidad que da brillo y relumbrón a las tonterías teológicas y las permite pasar por el tracto intestinal de la inteligencia inalteradas. Una vez deteriorada esa capa de sacralidad inviolable, el contenido, expuesto a los elementos, se pudre y descompone como madera vieja.

412

+

Éste me encanta:

(aunque yo no cambiaría sólo el navegador, sino todo el puto Sistema Operativo: Windows sucks!)

20 enero 2016

Mientes, Bergoglio, y lo sabes

Filed under: religión — Mendigo @ 14:24

Cita:

La violencia del hombre contra el hombre está en contradicción con cualquier religión digna de este nombre, y en especial con las tres grandes religiones monoteístas.

Jorge Mario Bergoglio (de nombre artístico, Francesco I)

Bergoglio quiere alcanzar al ciudadano chino-tibetano Tenzin Gyatso (título nobiliario: 14º Dalai Lama) como máquina de decir simplezas, lo suficientemente ampulosas y ataviadas de boato para dar apariencia de sabiduría.

+

Pero en este caso, ya no se trata de una botaratada santurrona, sino de una evidente, flagrante mentira.

Supongo que Bergoglio sabrá que el Corán tiene algo que ver con la religión islámica. Pues no hay más que abrirlo para encontrarnos aleyas llamando a la violencia sectaria:

Matadles donde deis con ellos, y expulsadles de donde os hayan expulsado. La sedición es más grave que matar. No combatáis contra ellos junto a la Mezquita Sagrada, a no ser que os ataquen allí. Así que, si combaten contra vosotros, matadles: ésa es la retribución de los infieles.

Sura de La Vaca, aleya 191

También me figuro que alguna vez habrá abierto la Biblia, la cual es una colección de crímenes sin nombre en nombre del aborrecible Yahveh hebreo:

Entonces el Señor hizo llover sobre Sodoma y Gomorra azufre y fuego que descendían del cielo.Así destruyó esas ciudades y toda la extensión de la región baja, junto con los habitantes de las ciudades y la vegetación del suelo. Y como la mujer de Lot miró hacia atrás, quedó convertida en una columna de sal.

Libro del Génesis 19:26 (el Génesis (בְּרֵאשִׁית) es el primer libro de la Torah (תּוֹרָה))

Y la Biblia alguna relación tendrá con el cristianismo, así como la Torah como el judaísmo. Vamos, digo yo. Otra cosa es que te avergüences, en el s.XXI, de lo que en esos nefastos libros está escrito, y pretendas salir por peteneras para que no se venga abajo el tinglado. Una tarea que desquiciaría al buen Heracles, tratar de hacer compatible la violencia que preconizan esos textos revelados (y, por lo tanto, inmutables) con el nivel ético propio del s.XXI, que la civilización ha ido alcanzando tras tropezar tantas veces en la trampa del odio promovido e incitado por la religión.

Muchachas armenias crucificadas en Deir el Zur (actual Siria) por militares turcos, en 1916. Un episodio más del genocidio armenio perpetrado por el gobierno otomano para lograr la homogeneidad religiosa y étnica de su decadente Imperio.

Es la misma localidad que vuelve a estar de actualidad por noticias como ésta: El Estado Islámico secuestra a unos 400 civiles en la ciudad siria de Deir el Zur.

Pero nada de esto tiene que ver con la religión, nos dicen…

El Corán, el Talmud y la Biblia no tienen nada que ver con la religión. Nada en absoluto.

Y la izquierda gafapasta se une en la celebración de estas tres religiones de paz en su mundo Teletubbie. ¡También en cuanto a las religiones estaba el viejo Marx errado!

+

Pero.. ¡alto! Me doy cuenta que Bergoglio hablaba de “la violencia del hombre contra el hombre”, y en el ejemplo del Génesis que he puesto es el infame Yahveh el que masacra directamente a seres humanos, como un niño cabrón haría con unas hormiguitas. No hay problema, basta con abrir la Biblia por otra página y en seguida saltan nuevos ejemplos. A ver qué os parece éste, del Libro del Éxodo 32:27-28 (en la religión hebráica, Libro de los Nombres (שמות) o segundo libro de la Torah):

Cuando Moisés vio el desenfreno del pueblo –porque Aarón le había tolerado toda clase de excesos, exponiéndolo así a la burla de sus enemigos– se paró a la entrada del campamento y exclamó: “¡Los que están de parte del Señor, vengan aquí!”. Todos los hijos de Leví se agruparon a su alrededor, y él les dijo: “Así habla el Señor, el Dios de Israel: Que cada uno se arme de su espada; recorran el campamento pasando de una puerta a otra, y maten sin tener en cuenta si es hermano, amigo o pariente“. Los levitas cumplieron la orden de Moisés, y aquel día cayeron unas tres mil personas del pueblo. Entonces Moisés dijo: “Reciban hoy la investidura sacerdotal de parte del Señor, uno a costa de su hijo, otro a costa de su hermano, y que él les de hoy una bendición”.

+

La idea de limpieza étnica y genocidio está constantemente presente en las religiones abrahámicas, como la historia nos recuerda.

Hallaréis a otros que desean vivir en paz con vosotros y con su propia gente. Siempre que se les invita a la apostasía, caen en ella. Si no se mantienen aparte, si no os ofrecen someterse, si no deponen las armas, apoderaos de ellos y matadles donde deis con ellos. Os hemos dado pleno poder sobre ellos.

Sura de las mujeres, aleya 91.

Insisto: la religión es una enfermedad mental de tipo social, como la adición a sustancias estupefacientes.

+
+
+
+
+
+
+
+

17 enero 2016

Religulous

Filed under: religión — Mendigo @ 2:30

He subido vídeos de Pat Condell o Richard Dawkins. Pero… ¿había subido este documental?

Sé que lo vi hace tiempo, pero creo que no había escrito reseña sobre él. Bueno, pues sin inventar la sopa de ajo, es divertido y bastante instructivo (especialmente sobre la USAmérica profunda, aunque también tiene la escena con los locos inventos kosher que es desternillante).

+
+
+
+
+
+

8 enero 2016

La religión estupefaciente

Filed under: religión — Mendigo @ 5:23

Leyendo un artículo en la prensa me encontré con esta foto. Es de 1940 y, realmente, podría ser de casi cualquier rincón del mundo. Me conmovió la normalidad que exhala la composición: las compañeras de una oficina posando juntas para una foto, nada más cotidiano y banal.

La foto está sacada en Haifa, y las mujeres son casi todas palestinas, excepto dos, que son judías (os dejo adivinar cuáles, aunque realmente es indiferente, y así debería ser). Transcurridos 70 años, esta normalidad se ha roto, hasta convertir a una foto así en imposible.

+

Sigo leyendo la prensa, y me encuentro con este otro artículo: La persecución religiosa más brutal jamás contada.

En este caso, las víctimas es el pueblo asirio, cristianos árabes, pero existen sobrados casos en la historia en que los cristianos ejercen el papel de verdugos. Os copio la información que dio The New York Times sobre el pogromo de Kishinev, ya comenzado el s.XX.

Aquello fue un plan organizado a la espera de la masacre general de judíos al día siguiente de la Pascua Rusa. La multitud fue liderada por los sacerdotes y el grito general de «matar a los judíos» durante las marchas se escuchó por toda la ciudad. Los judíos fueron tomados totalmente desprevenidos y fueron masacrados como corderos. El número de muertos fue de 120 y los heridos unos 500. Las escenas de horror que asistieron a esta masacre son indescriptibles. Los bebés fueron literalmente destrozados en pedazos por la multitud, frenética y sanguinaria. La policía local no hizo ningún intento para reprimir el reinado del terror. Al atardecer, las calles estaban llenas de cadáveres amontonados y heridos. Los que pudieron escapar, huyeron aterrorizados, y la ciudad está ahora prácticamente desierta de judíos.

+

Y los judíos, a su vez, han recurrido a la limpieza étnica y el exterminio cuando han tenido ocasión:

(foto de la masacre de Sabra y Chatila)

+

Periódicamente vemos que una de las partes procura pintar al contrario como asesinos sanguinarios, que se ensañan injustamente con los corderitos de su credo. Más allá de este relato sectario, un análisis objetivo de la historia nos revela ejemplos sobrados de cómo el hombre es movido al crimen por la religión y sus textos sagrados, sean los del judeocristianismo o del islam.

El mismo NYT trataba hace poco el linchamiento de una mujer en Kabul, acusada de quemar celulosa prensada y parcialmente teñida:

Cuando Karl Marx dijo aquello de Die Religion ist das Opium des Volkes, iba bien encaminado, pero fue inexacto. Es cierto que los efectos de la religión pueden asemejarse a los del opio, pero sólo para algunas de sus manifestaciones acomodaticias, cuando la religión está envejecida y cuarteada como cuero viejo tras siglos de práctica y asimilación cultural.

Sin embargo, hay ocasiones en las que alguien retira esa costra de tradición y costumbre, dejando la religión en carne viva, tal y como vino al mundo. En estos casos, despojada del sedimento que fueron depositando siglos de civilización sobre la revelación, la religión no se asemeja al opio.

Mirad de nuevo el vídeo. ¿Diríais que los agresores han consumido opio? No, la turba se ha metido algo mucho más peligroso, algo que los ha despojado de su humanidad y los ha convertido en perros aventando la sangre de su presa. El Pentágono estuvo experimentando en los ’60 y ’70 con drogas para crear el soldado perfecto, inasequible al cansancio o al desaliento, sanguinario con el enemigo, con una racionalidad limitada al objetivo de su misión, sin reservas morales o problemas de conciencia. Tras algunos experimentos de campo, abandonaron el proyecto pues lo que habían creado se asemejaba más a una fiera, un perro de presa despiadado y atormentado.

Algo así es el islam wahabita. No es el opio del islam cultural o el conservadurismo cristiano que podíamos encontrar en el mundo que conoció Marx, hasta bien entrado el s.XX. No, estos parece más bien que van de anfetas; pero muy chungas, algo que sea capaz de convertir a personas en algo peor que alimañas: el islam que se está expandiendo por el mundo alimentado por los petrodólares se asemeja en sus efectos al MDPV, la droga caníbal.

Ciertamente, hay religiones opiáceas, pero otras tienen efectos aún peores para quien las consume, y para los que deben convivir con el drogadicto.

A propósito, hablando de anfetas y barbudos: Detenido en el Líbano un príncipe saudí con 2 toneladas de anfetaminas para los yihadistas del Estado Islámico.

+

Como es fácilmente constatable, existe una clara correlación entre fe y depravación, religiosidad y subdesarrollo económico y social. La religión es un escollo, una rémora, en la singladura de la Humanidad en el proceso civilizatorio: en el momento más insospechado puede hacer encallar el navío y abrir una vía de agua que eche por tierra nuestros progresos y esperanzas.

Kabul en la dulce normalidad de los ’70:

(más fotos del Afganistán sin talibanes aquí)

Así como estoy convencido de que, algún día, la Humanidad reconocerá la apropiación privada de los medios de producción como un robo y al trabajo asalariado como una forma de esclavismo, también estoy seguro que algún día la religiosidad será considerada como una patología psicológica de tipo social, como la ludopatía, el alcoholismo, o un trastorno de ansiedad debido a un entorno de trabajo agresivo. Un desorden o trastorno mental que produce la alienación del individuo, generalmente asociado al adoctrinamiento en la infancia. Una educación dogmática y represiva que puede dar lugar, de adulto, desde patologías de orden sexual a sesgos cognitivos imposibles de franquear debido a lo temprano de la manipulación, una percepción alterada de la realidad análoga al consumo de estupefacientes.

La religión pone grapas en la conciencia, es una circuncisión de la mente que restringe la capacidad de conducir la propia vida de forma autónoma. La manipulación del niño deja un costurón en la libertad del adulto.

+
+
+

La religión abrahámica es una enfermedad social que lleva tres mil años bañando al mundo en sangre. Por un mundo libre de superstición, sea en su forma popular o socialmente organizada en religiones.

Por cierto, el título completo de la canción de Dissidenten es: Truth is the only religion. Nothing ever changes, except Gods and fashions.

+
+
+
+
+

Página siguiente »

El tema Rubric. Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 333 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: