La mirada del mendigo

11 abril 2016

¿Islam radical? Eso no existe

Filed under: religión — Mendigo @ 22:42

Sólo existe el Islam. Creo que lo explica bastante bien este orador:

El Islam ya está construido, y no tiene ninguna vía para modificarlo y adaptarlo a los tiempos. Si comentábamos que las vías de modificación de la Constitución Española establecidas en la misma suponen un blindaje de facto, en el Islam el cerrojazo está echado hasta para la última coma hasta el final de los tiempos.

El Islam es lo que Mahoma dijo y lo que Mahoma hizo, narrado en el Corán y los hadices. Exactamente eso.

El Corán es un libro muy recursivo, se refiere mucho a sí mismo (un argumento circular inválido como prueba para todo aquel que tenga dos dedos de frente). Una de sus primeras aleyas dice:

Es el Libro sobre el cual no cabe ninguna duda, es la guía para los piadosos.
Sura de la Vaca, 2

En la teología islámica, la idea que subyace bajo esta famosa aleya se expresa con el término qat’i, que viene a querer decir “lo que no está sujeto a interpretación”. El Corán se comenta (tafsir), pero no se interpreta, ya que (se supone que) es evidente y positivamente cierto como una operación algebraica (por cierto, término árabe, tuve en la carrera un compañero marroquí que era precioso cuando decía que teníamos que ir a clase de algébra). En realidad, esto es evidentemente falso pues desde su misma creación ha habido dudas y disputas acerca del significado de cada una de las aleyas.

No se espera del musulmán (textualmente, “el que se somete”) que interprete el Corán, no le está permitido, sino que lo acate e interiorice hasta confundirlo con su carne. Y el Corán y la Sunna, la coleción de hadices, hace muchos siglos que están codificados y un musulmán no puede obviarlos o endulzarlos. Puede, pero deja de ser musulmán.

Según el mismo Corán:

¿Creéis en una parte del Libro y rechazáis otra parte? Aquellos de entre vosotros que obren así sólo merecéis la ignominia en esta vida, y el Día de la Resurrección serán abandonados al más duro castigo, y Allah conoce bien lo que hacéis.
Sura de la Vaca, 85

Ahora, seamos razonables. Lo de no seguir tu religión al pie de la letra es algo propio de todos los feligreses, y por supuesto que hay musulmanes culturales que no están de acuerdo, por ejemplo, en que se deba azotar a una mujer adúltera, a pesar de que en el Corán está escrito claramente:

A la mujer y hombre adúlteros, castigadlos a cada uno con cien latigazos. Y no sintáis piedad piedad por ellos en la ejecución pues es Allah quien lo prescribe, si creéis en Allah y en el Juicio Final. Y que un grupo de fieles presencie el castigo.
Sura de la Luz, 2

Pero el Corán, a pesar de extenso, contempla un limitado número de casos (de hecho, se repite más que la cebolla, otras se contradice… así que tomarlo como fuente de jurisprudencia es una payasada). Para completarlo, están los hadices, que son la narración de dichos y hechos del Piojoso por sus compañeros de armas. En este caso:

El Mensajero de Allah dijo: recibid mis enseñanzas, recibid mis enseñanzas. Allah ha ordenado cómo debéis tratar a esas mujeres. Cuando un hombre soltero comete adulterio con una mujer soltera, deberás recibir cien latigazos y expulsados durante un año. Y en el caso de que un hombre casado cometa adulterio con una mujer casada, deberás recibir cien latigazos y ser lapidados hasta la muerte.
Sahih Muslim, 17:4191

Lo cual es perfectamente coherente con lo que encontramos en la Biblia:

Si se encuentra a un hombre acostado con una mujer casada, los dos morirán, el hombre que se acostó con la mujer, y la mujer; así quitarás el mal de Israel. Si hay una joven virgen que está comprometida a un hombre, y otro hombre la encuentra en la ciudad y se acuesta con ella, entonces llevaréis a los dos a la puerta de esa ciudad y los apedrearéis hasta que mueran; la joven, porque no dio voces en la ciudad, y el hombre, porque ha violado a la mujer de su prójimo; así quitarás el mal de en medio de ti.
Deuteronomio, 22: 23-24

Como no me canso de repetir, cristianismo e islam no dejan de ser refritos de la religión hebrea, la cual es a su vez un mejunje de diversas tradiciones religiosas, sumerias, egipcias, babilonias o de la propia cosecha semita.

Hace ya siglos que cristianismo y judaísmo sienten vergüenza sobre buena parte de lo que está escrito en sus Escrituras, y pasan de puntillas sobre ello o encuentran alambicados argumentos para justificar su inserción en un libro que se supone que es la Palabra de Dios, para no tener que enfrentar la dura disyuntiva entre transgredir las Sagradas Escrituras o convertirse en un monstruo criminal. En todo caso, algo de ese concepto patrimonialista de las relaciones queda en la sociedad, sólo hay que ver las estadísticas de mujeres víctimas de la violencia machista.

Entiendo que es muy duro para un creyente hacer una enmienda a la totalidad de su religión, y de todas las demás, que es lo que hemos hecho los que nos declaramos un día ateos. No todo el mundo tiene el suficiente coraje y vigor intelectual como para enfrentarse a la programación que le fue grabada durante su infancia. La civilización va permeando lenta y paulatinamente en la sociedad, relegando la religión a un rol de identificación cultural, desprovista de contenido (es divertido cuando en las encuestas de opinión, lees que buena parte de los que se dicen católicos, dudan de dogmas tan fundamentales como la Resurrección de Cristo o la vida eterna). Es una tendencia global, según se incrementa el nivel educativo, la gente es cada vez menos crédula. Y hay otro factor: según se incrementa el nivel de vida, existe seguridad alimentaria, un sistema de protección social… el ser humano no se siente tan desprotegido frente a un mundo azaroso y despiadado, y no tiene que buscar cobijo en la certidumbre de una superchería.

Sin embargo, este proceso de civilización es mucho más complicado para los musulmanes, ya que al formular las reglas de su secta (y si la Umma no es una secta, ningún otro grupo de chalados merece ese título), Mahoma advirtió contra esa relajación de costumbres que había podido observar en judíos y cristianos, exhortando reiteradamente a lo largo de su infecto libro a seguir sus enseñanzas a rajatabla, de la primera a la último, y sin rechistar.

Por supuesto que hay musulmanes que obran de esta forma, pero ateniéndose a lo prescrito por su propio libro revelado, no son musulmanes; sólo se lo hacen, aparentan serlo (y les espera un cruel castigo y patatín y patatán). Y en esto, después de leer el Corán un par de veces (y ya son ganas, como tomar jarabe de ricino) he de decir que los musulmanes rigoristas son honestos y consecuentes. Un musulmán no puede, si es musulmán, escoger qué parte del Qu’ran y de la Sunna cumple y cuál no, o buscar vericuetos o excusas para adaptar sus creencias a su realidad social.

Si, por ejemplo, nos es transmitido que Mahoma previno contra la música y los instrumentos musicales, debes apartarte de la música y punto. Lo duro de la cuestión es que el follacabras de Brest tenía razón. Puedes ignorar ese hadiz, por supuesto, en un país secular puedes hacerlo, no te va a pasar nada: pero no eres un musulmán, porque no sigues las enseñanzas y el ejemplo del profeta. Y ya te puedes poner como te pongas, pero ese hadiz está escrito desde hace mil cuatrocientos años y no se va a mover de ahí, así que o lo asumes o te apartas del Camino marcado por el Piojoso, pero el Islam no se va a mover.

Evidentemente, bajo esa premisa del cumplimiento íntegro (o, al menos, intención) del cuerpo doctrinal del Islam, el número de fieles baja mucho de los 1.300 millones que convencionalmente se le atribuyen. Afortunadamente, la gran mayoría de ellos efectúa un cierto grado de transacción entre civilización y humanidad, y respeto a su tradición religiosa. Es precisamente con este relativismo moral, que diría el amigo Ratzinger, contra el que lucha el rigorismo wahabita. Limpiar la práctica religiosa de desviaciones locales sincréticas e influencias del secularismo moderno, para retornar al Islam original recogido en los textos sagrados. Y cuanto más se pretende seguir el ejemplo y las enseñanzas del Piojoso, más peldaños se desandan en el camino de la civilización, para asemejarse al sanguinario rufián caravanero, salido del lugar de la tierra más parecido a un infierno, en lo más oscuro de la Alta Edad Media.

Por otra parte, la enmienda a la totalidad para un musulmán es algo reservado a héroes, pues supone un increíble desafío intelectual enfrentarse al tabú más profundamente grabado en la mente del niño, el más grave pecado que puede cometer un musulmán: salir de la secta. Quien consigue semejante proeza personal (y no es ninguna exageración, supone un dolor interno semejante al de la mariposa que sale de la crisálida) tiene que enfrentar a continuación una coerción externa: la apostasía es, además del mayor de los pecados, el peor de los delitos en una sociedad islámica. Y en aquellos países guiados por la ley islámica, sólo cabe una sentencia.

Así que, tenemos un problema. El Islam, que no es lo que tú quieras pensar de ella, sino la doctrina recogida en el Corán y los hadices, es incompatible con un estadio mínimamente avanzado de la civilización (de hecho, ya había sido superado de largo seis siglos antes de su redacción por el corpus legal latino, trece siglos antes por la filosofía griega, y catorce siglos antes por la sabiduría de Sidarta Gautama). O se defiende la libertad sexual o se defiende el Islam, ambas cosas es imposible (por poder, es posible, pero es una flagrante hipocresía, un fraude intelectual). Si tengo que elegir entre la corrección política o el rigor intelectual, no voy a decir que 3+2=4 por hacer más amigos en el Facebook (del cual, por otra parte, carezco).

Sé de mucha gente que, a las barbaridades del follacabras de la entrada, reaccionaría de forma muy diferente si fueran dichas por un monigote con alzacuellos. Allá cada uno con su honestidad intelectual, pero esta prostitución de nuestros principios nos va a costar al conjunto de la izquierda muy cara en forma de descrédito social. Es a la vez hilarante y vergonzoso que, a estas alturas, le regalemos a la derecha la bandera de la defensa de un Estado liberal y laico, de los derechos de la mujer o de las minorías sexuales. Un error histórico que pagaremos carísimo.

Y eso de que “…son sólo unos extremistas que malinterpretan el Islam…” es una mentira piadosa, cómoda, amable… pero con un pequeño defecto: es falsa. Una vez más: el Islam la doctrina contenida en el Corán y la Sunna, no cualquier otra cosa que nos queramos imaginar.

O se defienden los derechos de los homosexuales o se considera que el Islam es compatible con una sociedad abierta y tolerante; pero si haces ambas cosas al mismo tiempo, que sepas que eres un imbécil y un charlatán, también ambas cosas al unísono.

El Profeta (la paz sea con él) dijo: si encuentras a alguien haciendo aquello que hacía la gente de Lot [N.d.M: es decir, los habitantes de Sodoma], matad al que lo haga, y matad a quien se lo haga.
Sunan Abu Dawood, 38:4447

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

 

4 abril 2016

Definitivamente, somos gilipollas

Filed under: religión — Mendigo @ 15:07

Una colega comparte me manda un correo, con el anterior título y el siguiente enlace:

BOE – Currículo de la enseñanza de Religión Islámica de la Educación Infantil

Como creo que puede ser interesante comentar sobre ello, comparto la respuesta en abierto:

Sí, lo había leído. Y efectivamente, somos gilipollas. Menudo caballito de Troya nos están metiendo los barbudos, pagamos la difusión de su doctrina con nuestros impuestos.

Pero ¿qué se puede hacer? O todas o ninguna, no vas a hacer discriminaciones. Y todas, es imposible en un país en el que la Iglesia aún tiene mucho poder.:/

Mira, yo en esto soy ecuménico: me cago en Dios, me cago en todos los Dioses. Si hay un Dios que diga, por ejemplo, que una mujer menstruando es impura, me cago en él y en su puto profeta. Y me da igual el nombre y origen de ese Dios, y así me gustaría que la izquierda se comportase, fidelidad a los principios, no a las modas. Pero no, en la izquierda estamos aterrorizados de que nos llamen racistas si nos oponemos a la reacción cuando viene de fuera.

Que, en realidad, y es algo en lo que insisto mucho en el blog, estamos hablando de una única religión: la abrahámica. El cristianismo y el islam, es sus distintos colores y sabores, no son más que hijastros. adaptaciones culturales del credo hebreo.

Por ejemplo, tradicionalmente se ha estigmatizado la menstruación, asociándola con la impureza. La mujer y su sexualidad como fuente de pecado, el modelo de mujer es la virgen, la monja, que renuncia a su sexualidad. Asociar la regla a algo sucio y sórdido es sólo un carácter más de una sociedad patriarcal, y muy en concreto de la religión semita que detesta la misma esencia de mujer, y la relega al papel de mal necesario.

Este odio estaba inscrito muy hondo en la cultura popular; por ejemplo, una mujer con el periodo no debe ducharse, para no caer enferma. Se debe evitar mantener relaciones sexuales, pues la menstruación es algo sucio y repugnante. O una superstición muy curiosa: una mujer que tenga la regla, impura, no puede tocar la carne del cerdo recién sacrificado o ese estado de impureza se transmitirá a la carne del animal y se echará a perder toda la matanza, causando un gran quebranto a la economía familiar. Esta superstición de aldea le venía muy bien a la lobita, pues como sabes detestaba todo lo relacionado a la matanza: así que, cuando llegaba el día, oh!, no puedo participar porque tengo la regla. Y quedaba excluída de la faena sin necesidad de discutir y sin ningún reproche. Claro, también la casualidad de que coincidiese año tras año la matanza con su periodo ya le empezaba a escamar a su madre.😉 Pero ante la duda, y el terror de que se pudriesen los jamones, prefería curarse en salud y mantener a la niña alejada de la zorza.:)

Esta continua difamación del cuerpo femenino, por supuesto, tiene un origen. Aunque ya nadie lea la Biblia, el libro sagrado para el judeocristianismo, si abrimos el Levítico podemos leer:

Cuando una mujer tenga flujo, si el flujo en su cuerpo es sangre, ella permanecerá en su impureza menstrual por siete días; y cualquiera que la toque quedará inmundo hasta el atardecer. También todo aquello sobre lo que ella se acueste durante su impureza menstrual quedará inmundo, y todo aquello sobre lo que ella se siente quedará inmundo. Cualquiera que toque su cama lavará su ropa, se bañará en agua y quedará inmundo hasta el atardecer. Y todo el que toque cualquier cosa sobre la que ella se siente, lavará su ropa, se bañará en agua y quedará inmundo hasta el atardecer. Sea que esté sobre la cama o sobre aquello en lo cual ella se haya sentado, el que lo toque quedará inmundo hasta el atardecer. Y si un hombre se acuesta con ella y su impureza menstrual lo mancha, quedará inmundo por siete días, y toda cama sobre la que él se acueste quedará inmunda. Si una mujer tiene un flujo de sangre por muchos días, no en el período de su impureza menstrual, o si tiene un flujo después de ese período, todos los días de su flujo impuro continuará como en los días de su impureza menstrual; es inmunda. Toda cama sobre la cual ella se acueste durante los días de su flujo será para ella como la cama durante su menstruación, y todo sobre lo que ella se siente quedará inmundo, como la impureza de su impureza menstrual. Cualquiera que toque esas cosas quedará inmundo; lavará su ropa, se bañará en agua y quedará inmundo hasta el atardecer. Cuando ella quede limpia de su flujo, contará siete días; después quedará limpia. Al octavo día ella tomará consigo dos tórtolas o dos pichones, y los traerá al sacerdote a la entrada de la tienda de reunión. El sacerdote ofrecerá uno de ellos como ofrenda por el pecado y el otro como holocausto. Así hará expiación el sacerdote por ella delante del Señor a causa de su flujo impuro. Así mantendréis a los hijos de Israel separados de sus impurezas, para que no mueran en sus impurezas por haber contaminado mi tabernáculo que está entre ellos. Esta es la ley para el que tiene flujo y para el hombre que tiene una emisión de semen, contaminándose por él, y para la mujer que está enferma por causa de su impureza menstrual, para el que tenga un flujo, sea hombre o mujer, y para el hombre que se acueste con una mujer inmunda.
Lev 15:19-33

PALABRA DE DIOS
TE ALABAMOS, SEÑOR

Y Dios nos sigue aleccionando del comportamiento que debemos seguir con los ciclos menstruales de la mujer:

Habla a los hijos de Israel y diles: “Cuando una mujer dé a luz y tenga varón, quedará impura por siete días; como en los días de su menstruación, será impura.”
Levítico 12:2

Y no te acercarás a una mujer para descubrir su desnudez durante su impureza menstrual
Levítico 18:19

Si alguno se acuesta con mujer menstruosa y descubre su desnudez, ha descubierto su flujo, y ella ha puesto al descubierto el flujo de su sangre; por tanto, ambos serán cortados de entre su pueblo.
Levítico 20:18

[…] y no come en los santuarios de los montes ni levanta sus ojos a los ídolos de la casa de Israel, ni amancilla a la mujer de su prójimo, ni se acerca a una mujer durante su menstruación.
Ezequiel 18:6

En ti se ha descubierto la desnudez del padre, en ti han humillado a la que estaba impura por su menstruación
Ezequiel 22:10

David envió mensajeros y la tomó; y cuando ella vino a él, él durmió con ella. Después que ella se purificó de su inmundicia, regresó a su casa.
2 Samuel 11:4

+

Afortunadamente, no queda prácticamente nadie en Europa que lea la Biblia y, aún menos, pretenda conducir su vida conforme las normas de conducta en ella expuestos (afortunadamente, o estaríamos aplicando la pena de muerte por lapidación por cosas tan banales como ir a recoger leña en el día consagrado a Dios).

Efectivamente, la Biblia es una completa bazofia moral, un libro propio de una sociedad tribal demente que debería reproducirse como documento etnográfico, curiosidad científica pero por razones históricas (porque es NUESTRA superstición) sigue encuadernándose en ediciones de lujo y tratándose con respeto supersticioso. Aunque no leyéndolo, ni siquiera en misa se atreven ya a reproducir esos pasajes, avergonzados de su propio libro sagrado, de las revelaciones más antiguas de su Dios, limitándose a leer y comentar el mucho más light opúsculo que añadieron los cristianos, con los hechos de su profeta elevado al rango de Dios, una versión occidentalizada del dogma hebreo.

Por ejemplo, en el caso de la menstruación, los médicos, los maestros, han llevado a cabo campañas de ilustración de la población, para erradicar la idea de la menstruación como una enfermedad o una vergüenza, sino como un proceso natural de la mujer, durante el cual puede seguir haciendo una vida completamente normal. Llevamos décadas limpiando el cuerpo de la mujer (el deseo, el clítoris, el orgasmo, la menstruación…) de toda la basura que la religión patriarcal había echado sobre ella durante siglos. Y parece que lo íbamos consiguiendo.

Pero ahora están llegando a Europa gentes con otra religión, la hermanastra adaptada a la cultura árabe. Es la misma mierda, pero en caracteres cúficos. Y tenemos un problema, porque algunos aún siguen leyendo y asumiendo las enseñanzas de su libro sagrado: otra completa ruina moral y, además, en este caso, intelectual. Nota curiosa: la calidad de la encuadernación suele ser proporcional a la calidad del contenido, sin duda para compensar.

Y, por supuesto, el Piojoso en su reproducción deficiente del dogma hebreo, transmite ese odio a la condición femenina, también en cuanto a la menstruación:

Así, en el puto Q’ram podemos leer:

Y si te preguntan acerca de la menstruación, di: “Es una impureza”. Absteneos, pues, de mantener relaciones maritales con vuestras mujeres durante el menstruo, y no mantengáis relaciones con ellas hasta que dejen de menstruar, y cuando se hayan purificado hacedlo como Allah os ha permitido [por la vía natural]; ciertamente Allah ama a los que se arrepienten y purifican.
2:222

La idea es siempre la misma: la mujer que menstrua es impura, inmunda, y si en una aldea gallega se la aparta de participar en la matanza, en el mundo musulmán se la excluye del rezo e incluso no puede tocar un Q’ram, ni siquiera recitarlo en voz alta para no contaminar su sabiduría con su inmunda boca. No sólo no puede entrar a la mezquita, muchísimo menos acercarse a la Kaaba, o por ejemplo su ayuno en estado de impureza no tendrá validez.

Pero las mujeres que menstrúan que se alejen del lugar de la oración.
Mutafaqun ‘Alahi

Psicológicamente debe ser duro, ¿eh? Sentirse durante una semana al mes como una inmundicia andante, no sólo física, sino teológica. Verdaderamente una religión demente.

La cuestión es que, lo que era un signo de atraso e ignorancia a superar cuando era practicado por las viejas de aldea, ahora es parte de una cultura muy respetable contenido en un libro sapiencial como el Corán que debemos respetar, so pena de ser acusados de racistas, xenófobos y malajes por el buenrollismo. Lo mismo con la acupuntura, el reiki, los inventos milagrosos de Tesla, la avanzada astronomía de los mayas y demás mamarrachadas .

Vale. En la progresía está de moda mofarse de los ultras del Opus Dei, pero mucho cuidado con hacer lo mismo con el sermón de un imán, aún más reaccionario. Bueno, realmente me preocupo bastante poco de las modas, y mis principios tienen unas raíces ya demasiado desarrolladas como para irlos trasladando según las conveniencias.

Pues señores, yo sigo diciendo que no me he movido ni un ápice de mi posición. La superstición, organizada o no, que pretenda denigrar a la mujer por su misma esencia de mujer, es una bazofia que debe ser combatida dialécticamente y desalentada desde las instituciones públicas, también la enseñanza o la seguridad social, haciendo cursillos y seminarios para erradicar esos prejuicios machistas).

Pero ¡no! Se sigue dando entrada a las religiones en el currículo escolar, inoculando su superchería entre la trigonometría y el análisis sintáctico, doctrina puesta al lado de la ciencia, en un mensaje claro al alumno del lugar que le corresponde. Ya teníamos bastante con la basura judeocristiana para, ahora, ampliar el currículo para los alumnos musulmanes, como si no tuvieran suficiente con haberlos metido de cabeza en el caldero de la poción mágica desde que nacieron. Por si están poco adoctrinados, dos tazas más de ideología del odio sectario en la escuela. Porque en eso consiste exactamente el Q’ram y, si hay alguna duda, podemos abrirlo y comentarlo capítulo por capítulo, en el que la retórica es siempre la misma: nosotros los creyentes, los que se someten y humillan, frente a los demás, los que rebeldes, los obtusos y criminales que no reconocen en Mohammad al enviado de Allah.

Y quisiera que alguien me dijera en qué demonios le beneficia a la integración de un niño inmigrante que deje sus cursos de batería, aduciendo que su Dios se lo exige, porque la música es haram. ¿Qué provecho puede sacar una niña en aprender que, en cuanto tenga la regla, se cubrirá de suciedad a ojos de Dios y del mundo, una boñiga con patitas? Os lo pegunto totalmente en serio ¿cuál es el beneficio pedagógico de enseñar en horario escolar la Shahada?

¿No sabéis lo que es la shahada? Esperad, que os la muestro:

Estamos viendo que existe un problema de integración entre los inmigrantes musulmanes en las sociedades occidentales, que no presentan inmigrantes de otros orígenes. Una dificultad de integración que es aprovechada por la extrema derecha para lanzar una campaña de odio al inmigrante, creando un clima que dificulta aún más la integración de los recién llegados, recluyéndose en su cultura de origen (enlace muy interesante) y provocando su autosegregación. Y apostamos por remarcar (o permitir que el dinero saudí refuerce) aquello que nos diferencia, una ideología supremacista que les impide hacer suyo lo mucho de bueno que hemos conseguido en Europa estas últimas décadas, manteniendo sus rasgos culturales que no entren en conflicto con la dignidad humana. Ni más ni menos que como hemos hecho nosotros, pues rechazar la superstición de las viejas ante la menstruación no ha hecho que mi compañera sea menos gallega. Pero consideramos, paternalmente, que los inmigrantes no son capaces de este proceso civilizatorio sin partirse por la mitad como fruta demasiado madura. Y por el otro lado, hay intereses en seguir manteniendo controlada a las masas populares aún después de salir de sus países de origen, como un ejército de zombies con la mirada perdida hacia la Meca.

Pues venga, enseñemos en horario escolar que el Q’ram es la palabra textual de Dios, de la cual es gravísimo pecado dudar. Y hagamos como que no sabemos que en ese Q’ram se dicen cosas tales como:

Creyentes, no intiméis con nadie ajeno a vuestra comunidad. Si no, no dejarán de dañaros. Desearían vuestra ruina. El odio asomó a sus bocas, pero lo que ocultan sus pechos es peor. Os hemos explicado las aleyas. Si razonarais…
3:118

Creyentes, no toméis como amigos a los judíos y a los cristianos. Son amigos unos de otros. Quien de vosotros trabe amistad con ellos, se hace uno de ellos. Allah no guía al pueblo impío.
5:51

Creyentes, no toméis a los infieles como amigos, en lugar de tomar a los creyentes. ¿Queréis dar a Alah un argumento manifiesto en contra vuestra?
4:144

Los infieles son para vosotros un enemigo declarado.
4:101

Toda una oda al sectarismo, lo mejor que puede leer un niño en edad escolar para sentirse integrado en su nuevo medio social.

Bravo.

Si en el fondo, las religiones son buenas; son algunas ovejas descarriadas, que las malinterpretan.

El comunismo sólo consigue igualarnos a todos en la pobreza.

Todos los ismos son iguales.

Feminismo y machismo son la misma cosa.

Los extremos se tocan.

La libertad de uno acaba donde empieza la de los demás… y demás filosofía de parvulario.

 

+

+

+

+

+

+

+

+

 

28 marzo 2016

Bretaña, un grupo de niños y un follacabras

Filed under: Música,religión — Mendigo @ 1:48

Leyendo una entrevista a Zineb (adoro las mujeres valientes), sale a colación este vídeo del imam de Brest (capital del Finistère, provincia occidental de la Bretaña francesa) catequizando a un grupo de niños:

Procuro traducirlo y ponerlo en contexto. El imam de la mezquita de Brest hace referencia a este hadiz (citas de Mahoma), narrado por Al-Asha’ri y recogido por Ibn Hibban y Ibn Majah): “Aparecerá gente de mi Ummah [comunidad de creyentes] que beberán alcohol dándole otro nombre. Se tocarán para ellos instrumentos musicales y mujeres cantarán para ellos. Allâh les engullirá entonces en la Tierra y hará de ellos monos y cerdos.”

A continuación, la transcripción del sermón, como buenamente he podido cogerla. Ruego sean reportadas las omisiones y errores, para depurarla.

… cuando habla de la música en el Qur’an al karim (el Noble Corán), recordó que es la palabra de Shaitan (el Diablo, Satanás). Cuando, en qué momento recordó que es la palabra de Shaitan. Por lo tanto, quien ama la música, quien escucha la música, ¿qué está escuchando, de hecho?
-Shaitan.
-Shaitan. Escuchan al diablo.
– [un niño da otra respuesta, no pillo el qué]
-Espera. Ellos escuchan a Shaitan. Y no se bromea con la religión, ¿de acuerdo?
– Pero aquí el profeta dijo [¿?¿?¿?] que beberán alcohol, pero dijeron “no, no es alcohol”, le dieron otro nombre. Estamos de acuerdo. Y dice en el mismo hadiz, “y habrá instrumentos musicales”, atendedme, “y habrá instrumentos de…”
– música
– de música. Y existen instrumentos musicales, incluso en países musulmanes, existen o no.
– Sí
– El profeta dijo “habrá instrumentos musicales”. Y el profeta dijo “habrá personas y mujeres que van a cantar”. Que van a cantar y van a escuchar. Vamos a recomenzar desde el principio, habrá gente que beberá alcohol, le podrán dar otro nombre, eso existe. Habrá gente que va a escuchar, tocar instrumentos musicales. ¿Eso existe?
– Sí
– Sí. Instrumentos musicales.
Yo toco la batería
– ¿Tú tocas la batería? ¿?¿?¿? Allah, tú vas a dejar de tocar la batería. Si tú estás convencido y si quieres dejarlo, si no, haz lo que quieras. ¿De acuerdo?
– … la batería?
– No hables. Soy yo el que habla. ¿De acuerdo? Continuamos, entonces, la música. Además de la música, ¿qué más dijo? ¿Habrá cantantes (femeninas) o no?
– Sí
– Habrá cantantes (femeninas). Entonces, aquellos que van a utilizar el vino aunque le den otro nombre. ¿Habéis incurrido vosotros en ello?
– No
– No. Alhamdulillah (Gracias a Dios). Alhamdulillah. Segunda cosa. Aquellos que van a utilizar instrumentos musicales. ¡Ah! Ya no contesta nadie. Entonces habrá gente que van a utilizar instrumentos musicales. ¿De acuerdo? Continuamos. A aquellos que los utilicen, los respetamos, pero en todo caso, reconocemos lo que el profeta, alaihi as-salatu wa-s-salam (la paz y la oración estén con él) dijo. La tercera cosa, habrá gente que va a cantar, particularmente mujeres. ¿Me seguís? ¿Y qué es lo que les va a ocurrir? El profeta, aquel que habla [¿?¿?¿?], cuando el profeta habla, es una revelación de la palabra de Allah. El profeta no miente ¿estamos de acuerdo? Sólo dice la verdad ¿estáis seguros de eso o no?
– Sí
– ¡Seguros!
– Sí.
– ¿Estáis seguros de eso? Estáis seguros. El profeta no miente jamás.
– Sí
– De acuerdo. ¿Qué es lo que ha dicho el profeta sobre esa gente, sobre esa categoría de gente? Bien, el dijo “ellos serán engullidos por la tierra”.
¿Por qué?
– Ellos serán transformados en simios y cerdos.
– Él…
– El que ha dicho esto es el profeta Muhammad, [otra fórmula que no pillo] … seguimos y os calláis. ¿Eso qué quiere decir? Quiere decir que hay gente que han olvidado de tal manera a Allah, que han escuchado tanto la voz de Shaitan, y han persistido en ello, que hay una categoría de personas que van a ser tragadas por la tierra. Aquí, sea con un derrumbe, un terremoto, y Allah [va a tocar no sé qué…], y no es que vaya a haber un terremoto porque alguien escucha música, sino en ciertos casos, porque la gente escuchaba y persistía demasiado, escuchaba música. Estamos de acuerdo. Por lo tanto, esto es un riesgo; y puede ser tragado por la tierra. Segundo punto, Allah va a transformar a algunos en monos y cerdos. ¿Quién quiere ser transformado en monos y cerdos? ¿A quién le gustaría ser transformado en mono y en cerdo?
– No
– ¡Nadie! Y bien ¿a quién le gusta la música?
– (un niño levanta la mano)
– ¿Aún te gusta la música? Continuamos. Aquí, el que le gusta la música, es al que le gustaría ser transformado en mono y en cerdo.
– [burlas]
– ¿De acuerdo? ¡Ah, claro! Porque se nos dice “me gusta la música”. Y eso quiere decir que si te gusta la música, te gusta algo, te gusta todo lo que eso te va a aportar. Así que, si te gusta la música, debes asumir, me gusta la música […] Yo escucho a alguien decir “me gusta la oración”. Si te gusta la oración, vas a merecer todo lo que tiene relación con la oración: el paraíso, Jannah [el mismo significado, pero en árabe], ver a Allah, disfrutar del paraíso, los jardines del paraíso te esperan. Y entonces aquellos que quieren lo haram [lo vedado, el pecado], aquellos que se relacionan con Shaitan, aquellos que les gusta la música ¿son amados por Shaitan o por Allah?
– Shaitan
– Por lo tanto cada uno debe hacer su elección. La música es la voz de Shaitan. La música, Allah la destesta. La música, los compañeros [¿?¿?¿?] la detestan. Los instrumentos musicales, son haram. Por lo tanto, hemos estado hablando de música. ¿Todos los árabes son musulmanes?
– No, hay cristianos.
– No, nada de cristianos. Pero hay personas que no son árabes que son musulmanes. ¿Y todos los musulmanes son árabes?
– No
– No, estamos de acuerdo. Por lo tanto, poco importa en qué se cante la música, sea en árabe, en francés, en turco, o… poco importa. Porque a partir del momento que hay canto, y hay instrumentos musicales ¿de acuerdo? Si escucháis violín, o tambor, o sintetizador, o de violín… escucháis instrumentos, es…
– Haram
– Es haram. Estamos de acuerdo.

+

Si controláis el francés y tenéis ganas de seguir las andanzas de este subnormal, hay una terrorífica conversación radiofónica (porque también tiene su propio programa de radio, no escatimamos en medios) con una niña de 9 años que lleva el hiyab.

Me parece detestable que semejante individuo tenga acceso a la educación (adoctrinamiento) infantil. Está contraprogramando el esfuerzo que los profesores de esos niños hacen en la escuela para conseguir formar su inteligencia y capacidad crítica como individuos autónomos. Me gustaría ver la cara de la profesora de música de esos niños, cuando le suelten que la música es pecado (haram).

Entiendo que lo anterior es una forma de abuso infantil, hay más formas de abuso infantil que el abuso sexual, y las consecuencias sobre la conducta de esos niños pueden ser más graves que si los sometiera a tocamientos.

La mejor respuesta que se me ocurre a esa enfermedad mental llamada Islam viene del mismo Brest:

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

5 febrero 2016

Una nueva religión: la libertad

Filed under: religión — Mendigo @ 2:38

Sé que suena casi a una provocación, pero ¿y si creamos una nueva religión?

Las religiones tienen una serie de prerrogativas y privilegios de orden legal e incluso fiscal (exoneración de ciertos impuestos) sobre otras ideologías. Bien, pues troleemos la ley para forzar un “aquí jugamos todos, o se rompe la baraja”. Si el sentimiento religioso tiene una protección especial, bañemos en religión nuestra doctrina para acceder a ese club.

No es difícil, hasta la mayor de las idioteces es capaz de lograr tal reconocimiento.

Sí, ya sé que estáis pensando en el Monstruo del Espaghetti Volador. Básicamente se trata de eso, aprovecharnos de las prerrogativas que tiene una ideología una vez que es considerada como religión. Pero en vez de tener un culto bufo, podríamos desarrollar toda una “teología” y cuerpo doctrinal en torno a nuestra divinidad.

Estoy pensando en un culto que pudiera ser compartido por mucha gente a lo largo y ancho de todo el orbe, y nos diera oportunidad de plantear toda una filosofía de vida en torno a él. No se trata de celebrar procesiones (que también puede haber, para quien le guste más el teatrillo), sino de escribir mucho sobre las bases doctrinales de nuestra religión, y exigir respeto para quien la ofenda o la mancille (incluso por vía legal). De hecho, no estoy hablando de ninguna religión nueva, sino del culto a una Diosa con más antigüedad que el cristianismo (exactamente, adquirió carácter divino en el 238 a.C en Roma, pero era venerada en la Hélade desde mucho antes).

Con ustedes, la Diosa Libertas (Ελευθερία, una advocación de Artemisa, en el panteón griego).

Exactamente, estoy proponiendo deificar el concepto de libertad, para recabar en su condición de Diosa el misto respeto que bajo la forma del Dios Padre semita se exige a la obediencia y el patriarcado. Pensadlo bien, la libertad podría ser un agregador por encima de las fronteras, lenguas y tradiciones culturales. Un concepto universal que es, al mismo tiempo, anhelo común de los pueblos.

En cuanto a su personificación, no partimos de cero. Tenemos su efigie presidiendo la entrada por mar a la capital del mundo, mientras que su busto lleva iluminando el anverso de las monedas durante dos milenios.

Denario acuñado por Lucio Junio Bruto (sí, el de Tibi tandem, Brutus?)

+

El pastafarismo no puede tener mayor recorrido, más allá de la sátira. Sin embargo, ¿habéis pensado el alcance de desarrollar una religión que diviniza el concepto de LIBERTAD?

Al fin y al cabo, es la libertad (y no ningún otro Dios) quien dio vida a la Humanidad. Efectivamente, es con su don que nos escindimos de la Naturaleza, superando el determinismo que impone sobre el resto de las especies. Es la libertad la que nos hace hombres y mujeres, es ella el único bien supremo. La muerte, supremo mal, es la privación absoluta de libertad. El mal es la restricción, la privación de libertad, que es lo que las demás religiones han extendido por el mundo durante milenios. Y el culto a la libertad, hija de la razón y la vida, buscará ponerle remedio.

Podríamos generar un discurso potente, universalmente atractivo y que, además, estaría legalmente protegido. El ser considerado legalmente como una confesión garantiza el acceso a una inmunidad y unos nada desdeñables privilegios legales que podríamos usar como caballo de Troya para socavarlos. Si proclamamos a la Libertad como nuestra Diosa, podríamos declararnos en objeción de conciencia contra toda obligación legal que ofenda o transgreda la teología libertaria. Por ejemplo, podríamos pedir la revocación de la Ley Mordaza por atentar contra nuestro credo.

Y a diferencia del pastafarismo, no podrían decirnos que no nos tomamos nuestra religión en serio, no menos que los fieles de cualquier otra.

Sé que parece una idea de bombero, como mi propuesta de una SICAV para pobres, pero lo digo completamente en serio. Además, es que creo que podría tener éxito: de entrada, la libertad es un concepto más atrayente que la doctrina islámica del miedo o la cristiana de la culpa. No ofrece la vida en otro mundo, pero si la dignidad en éste. Esta jugada nos permitiría confrontarla con la religión abrahámica, un credo para espíritus serviles (al-Islām (الإسلام) = la sumisión; muslim (مسلم) = el que se somete).

¿Qué tenemos que perder? Nada.

¿Y que ganar? Si la cosa triunfa, podemos cargarnos los privilegios que tiene la Iglesia y resto de cultos importantes, o forzar a tener nosotros los mismos privilegios. ¿Os imagináis una asignatura de pensamiento libertario como alternativa a la hora de Religión Católica?:)

Tanto sí como sí no, podemos divertirnos tocándole los huevos a nuestra Santa Madre.

+

Hablando de madres y diosas. Cierro esta propuesta, con ánimo que por una vez encuentre respaldo, con el lenguaje de los dioses: la música. Nuestra Diosa Ελευθερία (Αρβανιτάκη) cantando al lado de la Gran Diosa Madre, Cesária Évora:

+
+
+
+
+
+

3 febrero 2016

Fuck me in the ass cause I love Jesus

Filed under: religión — Mendigo @ 8:30

Lo encontré en un vídeo musical sin subtítulos, pero es muy jodido entenderlas cuando se embalan. Así que, al menos con mi nivel, aún necesito de muletas.

+

En éste, en cambio, los subtítulos están de más:

+

No es sólo por pasar un buen rato. El humor blasfemo y sacrílego es divino, ya que es el ácido que corroe el oropel de santidad que da brillo y relumbrón a las tonterías teológicas y las permite pasar por el tracto intestinal de la inteligencia inalteradas. Una vez deteriorada esa capa de sacralidad inviolable, el contenido, expuesto a los elementos, se pudre y descompone como madera vieja.

412

+

Éste me encanta:

(aunque yo no cambiaría sólo el navegador, sino todo el puto Sistema Operativo: Windows sucks!)

Página siguiente »

El tema Rubric. Blog de WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 339 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: