La mirada del mendigo

17 diciembre 2015

على محمد باقر النمر

Filed under: religión — Mendigo @ 2:31

Os propongo analizar esta noticia: Arabia Saudí ejecutará a más de 50 presos condenados por terrorismo

Incluso haciendo a un lado las muy oportunas suspicacias que levanta el sistema judicial saudí, que no ofrece ninguna garantía procesal; aún asumiendo que esos 50 hombres son despiadados carniceros y consumados criminales…matarlos es añadir un crimen sobre otro crimen. Es un crimen cuya culpa recae sobre la conciencia de la sociedad que lo consiente y en cuyo nombre se comete el asesinato. La pena de muerte, el asesinato judicializado, es quizá el peor de los crímenes, el más frío y alevoso, el engranaje implacable del Estado aplastando la vida de una persona. Persona, pues por grandes que sean sus crímenes no se pierde su condición de ser humano.

Yo comprendo que habrá algún débil mental para el cual lo anterior le parezca contradictorio, ya que en entradas anteriores defiendo vehementemente la necesidad de aplastar el yihadismo, y ahora califico de crímenes los “ajusticiamientos” (qué tendrá que ver ese salvajismo con la justicia) de unos terroristas. No creo que llegue siquiera a paradoja: el respeto que le profeso a la vida humana implica detener la acción de un criminal, especialmente cuando se espera que su actividad criminal pueda continuar de no impedírselo.

Por supuesto, esta acción de cancelar el peligro debe ser proporcional a la amenaza, y empleando la menor violencia posible. Es algo muy sencillo: por ejemplo, se conoce la existencia de un violador en la ciudad. Creo que no habrá nadie que no esté de acuerdo en que la policía debe buscarlo y detenerlo, para impedir que continúen sus ataques. Ahora bien, eso no justifica acribillarlo a balazos, sino reducirlo y ponerlo a disposición judicial.

No cuento nada nuevo ni extravagante, ¿verdad?

La cuestión es que en el Califato salafista no existe un poder capaz de detener a los criminales e impedir las matanzas, ya que…ellos son el poder. Es ridículo pensar que puede ir un policía iraquí a Mosul y detener a un yihadista por pertenencia a banda armada. No, tiene que ir el ejército iraquí y entablar combate, porque lo que tiene en frente son tropas bien pertrechadas, respaldadas por la maquinaria de un (embrión de) Estado.

Es en este escenario, cuando es legítimo el empleo de la violencia. Como en el ejemplo del violador, no se trata de ordenar un bombardeo de saturación (carpet bombing) sobre la ciudad de Mosul (como se hizo, por ejemplo, sobre Dresde). No todo está permitido, incluso contra el nazismo. La respuesta habrá de ser, también en este caso, proporcional a la amenaza y procurando producir el menor número de muertes. Incluso entre los mismos combatientes enemigos, pues su condición de enemigo no los despoja de su condición de persona. Desgraciadamente, no existe otra forma de reducir a un ejército que matando, al menos a muchos de sus componentes hasta lograr la rendición (por cierto, nota curiosa, se están rindiendo los lugareños, mientras que los yihadistas extranjeros se suicidan, o asesinan a los compañeros que huyen o se rinden).

Y matar, mata igual un misil lanzado desde un avión de la OTAN que el disparo de un artillero árabe y musulmán. Por ejemplo, aquí tenéis como suenan las 72 huríes que vienen al encuentro de este oficial muŷāhid (ﻣﺠﺎﻫﺪ) mientras narraba las satisfacciones de la vida yihadista.

Ya sabemos que Occidente asesina a millones cada día, pero éste no es uno de ellos. Para alivio de vuestra conciencia, no se trataba de un misil occidental sino un ordinario mortero del ejército regular sirio, disparado por un artillero con mucha puntería o mucha potra para colarlo en la trinchera.

Realmente, me da lástima el pobre desgraciado, adoctrinado en el odio y la violencia. Pero no dudo de la necesidad de impedir que él y su gente sigan extendiendo el terror e imponiendo su ideología sobre los pueblos que van ocupando militarmente. Desgraciadamente, esto es la guerra, es el camino que han tomado. Estoy convencido de la necesidad de matar a la serpiente, ahora que acaba de salir del huevo. La capacidad infecciosa del virus yihadista es enorme, por el sustrato que el wahabismo ha creado. Ya hay tropas del Estado Islámico en Egipto (el Sinaí, tierra de nadie) y patrullan abiertamente territorio libio (en la foto, Bengasi) en flamantes Toyota recién salidos del concesionario.

Pero la necesidad de luchar militarmente contra el Estado Islámico, Ahrar Al-Sham, Jabhat al-Nusra y demas caterva yihadista no es aplicable en Arabia Saudí, donde sí que hay un Estado en pie que es capaz de capturar a los terroristas y un sistema penitenciario que permite detener sus crímenes sin necesidad de acabar con su vida. Habiendo otra posibilidad de evitar el crimen, recurrir al asesinato es otro crimen. Habiendo sido capturado y, por lo tanto, anulado el peligro, ensañarse con el reo es un asesinato vil e injustificable.

+
+
+
+
+

Y volvemos al principio de la entrada. Todo lo anterior, ha sido dicho incluso dando por hecho que esos 50 condenados por terrorismo sean realmente criminales sanguinarios, culpables de numerosos crímenes, asesinatos, violaciones, torturas…

Bien. Os voy a presentar a uno de estos desalmados, se llama Ali Mohammed al-Nimr (على محمد باقر النمر).

Nacido en la Arabia propiedad de la familia Saud en una familia chií, sobrino del activista por la democracia y los Derechos Humanos Nimr Baqr al-Nimr, también condenado a muerte; e hijo de Mohammed Baqir al-Nimr, editor de la revista الواحة(Oasis).

El joven Ali fue detenido en 2012…copio: su único delito fue difundir a golpe de teclado de su Blackberry, cuando tenía 17 años, los actos de protesta que exigían la llegada de la democracia a su país bajo la monarquía absolutista.

Según el comunicado de la FIDH (Federación Internacional de Derechos Humanos): “Al Nimr fue detenido durante una protesta contra el Gobierno (suní) en la ciudad chií de Qatif y acusado, entre otras cosas, de “participar en una manifestación ilegal, insultar al rey y pronunciar sermones religiosos que perturban la unidad nacional”

La condena, ratificada por la Corte Suprema, es de decapitación a espada, para luego volver a coser la cabeza al cuerpo y crucificarlo para exponer su descomposición al público, como medida de advertencia. Su destino será compartido por otros seis jóvenes que también fueron detenidos en esas protestas.

El mejor aliado de Occidente en la zona.

felipe-vi-da-el-pesame-al-rey-salman-en-un-breve-encuentro-en-riad

La Marea – Gobierno y Casa Real rechazan pronunciarse sobre la ejecución en Arabia Saudí de Ali al-Nimr

¿Qué puedo añadir a la información que circula en la red sobre esta enésima barbarie del régimen feudal saudí?

Quizá ésto os parezca interesante. No sé si recordáis esta entrada: También, ya es casualidad.

Arabia Saudí abarca un territorio enorme, pero los pozos de petróleo se concentran en la franja costera frente al Golfo Pérsico.

Es decir, el 100% de la producción petrolera de Arabia Saudí proviene de una única provincia: ash-Sharqīyah (الشرقية, la provincia oriental). El resto del país es arena ardiente sin ningún valor. Cero. Nada. Sin esa provincia, el viejo Salmán podría acabar limpiando parabrisas en los semáforos de Baghdad o Damasco.

Y ya es casualidad que, de todas las provincias del inmenso reino, sea la única de mayoría chií. Y que, precisamente, el tío de Ali sugiriese la secesión de esa provincia si la monarquía Saudí no abría un proceso democratizador.

+
+
+
+
+

Os dejo con una clasificación de los sistemas judiciales proporcionalmente más criminales. El podium se lo lleva la dictadura de Teodoro Obiang. Y en las siguientes posiciones de honor, los campeones suní y chií. Estos son los datos de 2014, pero este año el nuevo rey ha querido empezar con buen pie su mandato y ya ha firmado 151 ejecuciones en lo que va de año, lo que aúpa a los saudíes a la segunda posición del campeonato de matarifes. Recordamos que en la Arabia controlada por la familia Saud no existe un Código Penal, sino que un Tribunal Islámico impone condenas según su interpretación de la sharia (y las oportunas indicaciones de la famiglia).

pena de muerte

Eso sí, que de 22 países de la tabla del horror, 13 sean musulmanes, de los más devotos, es una mera casualidad. Sugerir otra cosa es islamofobia. Repetid conmigo: el Islam es una religión de paz.

+

Para más información sobre la pena de muerte en el mundo:
Amnistía Internacional
Death Penalty Worldwide

+

Y en concreto, sobre su aplicación en la Tierra Santa del Islam:

El defectuoso sistema saudí facilita las ejecuciones a una escala masiva. En muchos casos, a los acusados se les negó el acceso a un abogado y, en algunos, fueron condenados a partir de “confesiones” obtenidas mediante tortura y otras vejaciones. Entre los enviados al patíbulo, figuran además menores de edad y discapacitados.

Según Amnistía Internacional, al menos 175 personas fueron condenadas a muerte entre agosto de 2014 y junio 2015, lo que supone una persona cada dos días. […] Según el sistema saudí, inspirado en la “sharia” (legislación islámica), se castiga con la muerte el asesinato, la violación, el robo, la apostasía y el tráfico de drogas.

Desde 1985 al menos 2.208 personas han perdido la vida tras el veredicto de los clérigos saudíes. El 48,5 por ciento de los ajusticiados en la cuna del wahabismo -caldo de cultivo de organizaciones como Al Qaeda o el autodenominado Estado Islámico- eran extranjeros que a menudo no tuvieron acceso a un traductor durante el juicio y fueron obligados a firmar documentos -incluido confesiones- que no entendían. Amnistía Internacional alerta de que ante la ausencia de código penal, las vagas definiciones citadas en la “sharia” favorecen los fallos arbitrarios y provocan sentencias contradictorias.

4 diciembre 2015

El odio a la libertad

Filed under: internacional,religión — Mendigo @ 21:42

Os presento un poema del escritor palestino Ashraf Fayadh (اشرف فياض‎).

Asilo
Asilo: Aguantar de pie al final de una cola…
Recibir un mendrugo de pan.
¡Aguantar!: Algo que mi abuelo solía hacer…sin saber el porqué.
¿El mendrugo?: Tú.
¿La tierra natal?: Una postal que poner en la cartera.
Dinero: Papeles que portan imágenes de gente importante.
La foto: Un sustituto hasta tu regreso.
Y el regreso: Una criatura mitológica…de los cuentos de tu abuela.
Fin de la primera lección.

+

Este poema (original en árabe, traducido del inglés) está extraído de su colección de poemas “Instrucciones en el interior” publicado en 2008. Es precisamente esta colección de poemas la causa para ser acusado de apostasía (ridda) y condenado a muerte en el país donde reside: la Arabia de la familia Saud. El resto de cargos que se le imputan son surrealistas: blasfemia, difundir el ateísmo, dudar de la resurrección, tener relaciones con mujeres, ser irrespetuoso con el Piojoso y amenazar la moralidad Saudí.

Cabe preguntarse cuál es la diferencia entre la Arabia de los Saud, el aliado de Occidente en la región, y el Estado Islámico.

En el ámbito legal, ninguna, ya que ambos se basan en la Sharia, para la cual la apostasía es el más grave de los delitos, castigado invariablemente con la muerte (excepto en caso de haber obrado bajo coacción o deficiencia mental del reo).

La Sharia está basada en las enseñanzas del Corán…

La ira de Dios pesará sobre el que abre su corazón a la infidelidad. Le espera un castigo terrible.
Sura de la Abeja 6:106

…de los hadices

Yo los habría hecho matar, de acuerdo con el dicho del Profeta: “a quien cambie de religión, matadlo”.
Sahih al-Bukhari, 4:52:260
Sahih al-Bukhari, 9:84:58

…y la extensa jurisprudencia islámica que existe confirmando la pena capital para la apostasía.

El Corán, y resto de literatura que produjo, es una excrecencia moral, un insulto contra la recta razón, que durante siglos ha servido de justificación a todo tipo de barbaries (el Tanaj hebreo, lo que aquí llamamos Biblia, es igual de nefando).

El texto legislativo más excelso no ha sido dictado por ningún Dios, sino que nos lo otorgamos a nosotros mismos, simples mortales, tras constatar el horror que el ser humano en su bestialidad y fanatismo era capaz de generar.

En su artículo 18, reza:
Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia.

Esto es sabiduría, civilización, bonhomía. El Corán es barbarie, y ya lo era cuando vio la luz (el derecho romano le antecede en varios siglos, y Solón en casi un milenio).

Arabia Saudí no ha firmado la Declaración Universal de los Derechos Humanos, ya que (y es su posición oficial) entraría en conflicto con la Sharia.

Estoy de acuerdo con esta afirmación. Es más, es evidente. También es evidente que un grupo o comunidad religiosa que dificulta, impide, en suma criminaliza la egresión es, por definición, una secta. Un club en el que puedes entrar cuando gustes, pero tienes prohibida la salida, es una prisión. El Islam, esa religión de paz. Una enfermedad mental, una pesadilla.

Y, por cierto, ningún sentimiento de superioridad, pues no está tan lejos el tiempo en que aquí también se mataba a los poetas por atentar contra la moral impuesta por el clero, otro clero, el mismo, en suma.

+

+

+

Acabo con más versos del poeta. Deben ser muy valiosos, pues ha de pagar por ellos con su vida. Y no es ninguna broma; ésto es a lo que se enfrenta Ashraf:

+
+
+

El bigote de Frida Kahlo

Voy a ignorar el olor a barro, y la necesidad de reprender la lluvia, y la quemadura que hace mucho se asentó en mi pecho.
Busco consuelo, pero mi situación no me permite interpretar tus labios de la forma que quisiera.
O quitar las gotas de niebla de tus pétalos rojizos.
O disminuir los niveles de obsesión que me sobrepasan cuando me doy cuenta de que no estás a mi lado ahora.
Y no estarás… cuando me vea obligado a justificarme frente al agotador silencio de la noche.
Tan sólo actúa como si la tierra fuera silenciosa, como la vemos a la distancia,
y que todo lo que ha sucedido entre nosotros no fue más que una mala broma que ha llegado demasiado lejos.

¿Qué piensas de los días que pasé sin ti?
¿De las palabras que se evaporaron tan rápido desde mi gran dolor?
¿De los nudos que se depositaron en mi pecho como algas secas?
Olvidé decirte que he crecido acostumbrado a tu ausencia.
Y que los deseos pierden el camino hacia tus anhelos.
Y mi memoria se erosiona.
Y que aún estoy persiguiendo la luz, no para ver, sino porque la oscuridad es aterradora, incluso si nos hemos acostumbrado a ella.

¿Será suficiente mi disculpa?
Por todo lo que ha sucedido mientras intentaba inventar buenas excusas.
Por todas las veces que los celos han brotado en mi pecho,
Por cada vez que la angustia arruinó uno de mis días oscuros,
¡Por cada vez que dije que la Justicia tendría cólicos menstruales y que el Amor era un hombre idiota con disfunción eréctil en el otoño de su vida!

Tendré que dejar de lado mi memoria
Y pretender que duermo bien.
Tengo que arrancar las preguntas
Que han venido a buscar una razón de ser, para obtener respuestas convincentes.
Las preguntas que, por motivos muy personales, han llegado después del fracaso de la puntuación habitual.

¡Deja que el espejo explique lo bella que eres!
Deshazte de tu polvorienta pila de palabras,
Respira profundamente y recuerda lo mucho que te amé,
Y cómo todo se convirtió en un gran rayo que pudo haber causado un gran incendio…
En una bodega vacía.

+

Aunque no esté de moda últimamente decir estas cosas:

¡LIBERTAD!

+
+
+
+
+

2 diciembre 2015

El precio de la carne

Filed under: internacional,religión — Mendigo @ 1:20

El Estado Islámico edita una cuidada revista en inglés: Dabiq. En su nº4 (The Failed Crusade), tiene un interesante reportaje acerca del soporte teológico de la esclavitud en el Islam, con especial énfasis en la esclavitud sexual femenina (concubinato). Lo tenéis en la página 14: The revival of slavery before de Hour [se refiere a la hora del Juicio Final].

Traduzco un párrafo, que sirve de conclusión tras una buena colección de citas teológicas para sostener su tesis.

Antes de que Shaytān [el demonio islámico, Satanás] revelase sus dudas a los estúpidos y timoratos, cada uno debería recordar que esclavizar a las familias de los kuffār [infieles] y tomar a sus mujeres como concubinas es un aspecto firmemente establecido de la Sharī’ah [Ley Islámica], y aquel que lo rechace o se burle de ello, estaría rechazando o burlándose de los versos del Qur’ān y de las narraciones del Profeta (sallallāhu ‘alayhi wa sallam) [quiera Allah honrarle y garantizarle la paz, es una fórmula de elogio] y, por lo tanto, apostatando del Islam.

Y, a continuación, trae la siguiente cita del Corán (¡la palabra del mismísimo Allah!):

Bienaventurado … aquel que oculta sus partes pudendas, excepto a sus mujeres y a aquellas cuya recta mano posee [sus concubinas], pues con ellas no hay deshonor…
Sura de Los Creyentes 23:5-6

Bueno, os dejo seguir con las revistas, son bastante interesantes para conocer la psicología que anima este movimiento yihadista. Se les podrán achacar mil cosas, pero no la falta de sinceridad en su retorno al mensaje original de Mahoma.

¿Y cuál es la aplicación práctica de todo este rollo teológico?

Un poco más extenso, de la BBC:

Y bueno, hay un montón de testimonios sobre la esclavitud sexual de mujeres (y niñas) yazidis o árabes.

Para ordenar este mercado, el gobierno terrorista ha promulgado un edicto:

Es una tabla de precios de esclavas sexuales, cuya autenticidad ha sido verificada por la Comisionada de la ONU sobre violencia sexual.

El gráfico es terrible, toda una definición del patriarcado:

Mujer como trozo de carne que se va desgastando con el uso. Pero hay una cosa más terrible aún: su bajo precio. En Roma, por ejemplo, un esclavo era una propiedad muy valiosa, equivalente al desembolso que hoy supondría comprarse un coche. Esclavas a $100…es indicio de un mercado con sobreoferta.

Si os horrorizáis con la primera columna, en mi opinión, no creo que se planteen violar un bebé. Simplemente la retendrán como esclava doméstica hasta su primera menstruación (bueno, quizá no esperen tanto), que será cuando empiecen a violarla siguiendo el ejemplo del Piojoso con Aisha, su preferida.

Nota: Espero que nadie sugiera que pueda darse otro nombre a la relación sexual entre una niña de 9 años y un hombre de 56, que contaba su “esposo” en aquel momento (algún desgraciado lo intenta justificar).

Así lo relata la propia Aisha según el hadiz de Sahih al-Bukhari, considerado el libro más fiel tras el Corán. Todos los exégetas coinciden en el relato, excepto al-Tabari, que fija la fecha de la consumación del matrimonio en los diez años.

Narra Aisha: mi madre, Um Ruman, vino a mi mientras yo estaba jugando en un columpio con mis amigas. Ella me llamó y acudí, sin saber qué era lo que quería. Ella me tomó de la mano y me condujo hasta la puerta de la casa. Yo estaba sin aliento, y cuando lo recuperé, ella tomó algo de agua y me frotó la cara y la cabeza. Entonces, me introdujo en la casa. Allí dentro vi algunas sirvientas que me dijeron “Los mejores deseos, la bendición de Allah y buena suerte”. Entonces mi madre me confió a ellas y me prepararon. Inesperadamente, el Apóstol de Allah vino a mi por la mañana y mi madre me hizo sentar en su regazo. En aquel tiempo yo era una niña de 9 años de edad.
Bukhari V,58:234

Narra Aisha: el Profeta me desposó cuando yo tenía seis años y consumó el matrimonio cuando yo tenía nueve años, y estuve con él durante nueve años (i.e. hasta su muerte).
Bukhari VII,62:64

En el Imperio Romano, se promulgó una ley prohibiendo el uso sexual de los esclavos menores de 12 años. Siglos más tarde, un caravanero analfabeto reconvertido en señor de la guerra con dotes de ventrílocuo, no tenía tantos miramientos hacia su “esposa” como los romanos con sus esclavos.

En la foto de cabecera, niña Yazidí.

14 noviembre 2015

Una religión de paz

Filed under: religión — Mendigo @ 15:03

Por supuesto, ahora vendrá la versión oficial a decir que ésta no es la verdadera faz del islam. Lo cual es una aseveración políticamente correcta e intelectualmente muy cómoda; pero tiene un defecto: es falsa.

Como siempre, en este blog rechazamos la dictadura de lo políticamente correcto y acudimos a las fuentes que nos puedan explicar el móvil del atentado de ayer. Y en este caso, qué mejor fuente que el Noble Corán, cuyas aleyas describen a la perfección lo que ocurrió en Paris:

No erais vosotros quienes les mataban, era Alah Quien les mataba. Cuando disparabas, no eras tú quien disparaba; era Alah el que disparaba, para hacer experimentar a los creyentes un favor venido de Él. Alah todo lo oye, todo lo sabe.
Sura del Botín, aleya 17

Que no crean los infieles que van a escapar. No podrán.
La misma sura, versículo 59

¡Profeta, anima a los creyentes al combate! Si hay entre vosotros veinte hombres tenaces, vencerán a doscientos. Y si cien, vencerán a mil infieles, pues éstos son gente que no comprende.
La misma sura, aleya 65

Matadles donde deis con ellos, y expulsadles de donde os hayan expulsado. La sedición es más grave que matar. No combatáis contra ellos junto a la Mezquita Sagrada, a no ser que os ataquen allí. Así que, si combaten contra vosotros, matadles: ésa es la retribución de los infieles.
Sura de La Vaca, aleya 191.

Un poco más abajo (216) de esta infumable sura:

Se os ha prescrito que combatáis, aunque os disguste. Puede que os disguste algo que os conviene y améis algo que no os conviene. Alah sabe, mientras que vosotros no sabéis.

E insiste e insiste en patrocinar la guerra:

Id a la guerra, tanto si os es fácil como si os es difícil. Luchad por Alah con vuestra hacienda y vuestras personas. Es mejor para vosotros. Si supierais…
9:41

A lo cual podemos oponer otra cita del Califa: “Malditas sean las guerras, y malditos aquellos que las promueven”

Seguimos con las arengas militares…

Verdaderamente Alah ama a aquellos que luchan por Su Causa en formación de batalla, como si ellos fueran una estructura sólida.
Sura de Las Filas, aleya 4.

La religión del exterminio:

Cuando hayan transcurrido los meses sagrados, matad a los infieles doquiera los encontréis. ¡Capturadles! ¡Sitiadles! ¡Tendedles emboscadas por todas partes! Pero si se arrepienten, hacen la azalá (oración) y dan el azaque (limosna), entonces ¡dejadles en paz! Alah es indulgente, misericordioso.
Sura del Arrepentimiento, aleya 5.

Combatid contra ellos hasta que dejen de induciros a apostatar y se rinda todo el culto a Alah. Si cesan, Alah ve bien lo que hacen.
Sura del Botín, aleya 39.

Por cierto, si os preguntáis por qué esta sura lleva tal título, el título de las suras lo toman de la primera aleya (versículo), que en este caso es…

Si te preguntan por el botín, di: «El botín pertenece a Alah y su Profeta». ¡Temed, pues, a Alah! ¡No disputéis por él! ¡Obedeced a Alah y a su Profeta si sois creyentes!

Muy esclarecedora del carácter del movimiento religioso instaurado por este caravanero analfabeto resentido.

Ésta otra aleya es de gran relevancia sociológica, para explicar el sectarismo integrista, un verdadero escollo para la integración:

Creyentes, no intiméis con nadie ajeno a vuestra comunidad. Si no, no dejarán de dañaros. Desearían vuestra ruina. El odio asomó a sus bocas, pero lo que ocultan sus pechos es peor. Os hemos explicado las aleyas. Si razonarais…
3:118

Creyentes, no toméis como amigos a los judíos y a los cristianos. Son amigos unos de otros. Quien de vosotros trabe amistad con ellos, se hace uno de ellos. Alah no guía al pueblo impío.
5:51

Creyentes, no toméis a los infieles como amigos, en lugar de tomar a los creyentes. ¿Queréis dar a Alah un argumento manifiesto en contra vuestra?
4:144

Incluso hasta el punto de renegar de la propia familia:
Creyentes, no toméis como amigos a vuestros padres y a vuestros hermanos si prefieren la incredulidad a la fe. Quienes de vosotros les consideran amigos, ésos son los impíos.
9:23

¿Alguien dijo secta? Parece que sigue al pie de la letra su definición, grupo del que es fácil entrar pero muy difícil salir (la apostasía es el mayor de los crímenes, en el Islam), que procura aislar al individuo para que no reciba más que información de un sólo signo, y que le exige una sumisión absoluta (tal es la traducción del término Islam).

Los infieles son para vosotros un enemigo declarado.
4:101

La dialéctica de todo el Corán es la oposición entre el “nosotros”, los que se someten a lo que les cuenta el caravanero, y el “ellos”, los kuffar o infieles, malvados por antonomasia:

A quienes desmientan Nuestros signos les alcanzará el castigo por haber sido perversos.
6:49

Los kuffar, los idólatras, somos los payos, el resto de la Humanidad que no creemos en el Piojoso debido a nuestra inferioridad intelectual…

Los incrédulos son como cuando uno grita al ganado, que no percibe más que una llamada, un grito: son sordos, mudos, ciegos, no razonan.
2:171

… nos están reservados una pléyade de castigos, a cual más estrambótico:

A quienes no crean en Nuestros signos les arrojaremos al fuego del infierno. Siempre que se les consuma la piel, se la repondremos, para que gusten el castigo. Alah es poderoso, sabio.
4:56

Le espera el Infierno donde se le dará a beber una mezcla de pus y sangre, a grandes sorbos, que apenas podrá tragar. La muerte vendrá a él por todas partes, sin que llegue a morir. Le espera un duro castigo.
14:16-17

Una buena muestra de lo que habitaba en el cerebro degenerado de este huérfano harapiento convertido en señor de la guerra, que usaba sus capacidades de ventrílocuo para granjearse la cohesión de su banda.

Es curioso, porque en su fuero interno los musulmanes saben que el Corán les miente. Porque si los kuffar fuéramos abominables y obtusos criminales como repetidamente nos retrata, no saldrían de su paraíso musulmán donde la palabra de Allah es respetada y reina la concordia, para arribar a nuestras tierras, plagadas de degenerados e idólatras.

Es la religión del miedo y la amenaza. Ni una sola vez, que yo recuerde, se menciona en el Corán la palabra amor, ni para los hombres ni a la divinidad. A Allah no se le ama, se le teme y obedece (es la proyección divina de un señor feudal, modelo de majestad en la Arabia del s.VI). No hay resquicio para el amor en todo el texto, pero el miedo y el castigo, con sus sinónimos y derivados aparece, sin embargo, continuamente. Es un texto binario, similar a la educación que recibe un perro: si levantas la patita, galletita. Si meas en la pata de la mesa: zurra. Condicionamiento de Pávlov.

La galletita:

Que quienes cambian la vida de acá por la otra combatan por Alah. A quien, combatiendo por Alah, sea muerto o salga victorioso, le daremos una magnífica recompensa.
4:74

Ríos de vino, muchachas siempre vírgenes…promete lo que sus soldados quieren escuchar: un burdel para borrachos.

Es muy importante leer el Corán, para poder comprender el comportamiento de aquellos que aprenden a leer de niños con la primera sura, hasta tatuárselo en su memoria. Por ejemplo, ésta aleya sirve para explicar la generosidad de los millonarios saudíes en financiar al Estado Islámico:

A quienes atesoran oro y plata y no lo gastan por la causa de Alah, anúnciales un castigo doloroso. El día que esos metales se pongan candentes en el fuego de la Gehenna (infierno) y sus frentes, costados y espaldas sean marcados con ellos: «Esto es lo que atesorabais para vosotros. ¡Gustad, pues, lo que atesorabais!»
9:34-35

Podemos seguir ad nauseam (que es lo que este texto infame causa):

Querrían que, como ellos, no creyerais, para ser iguales que ellos. No hagáis, pues, amigos entre ellos hasta que hayan emigrado por Alah. Si cambian de propósito, apoderaos de ellos y matadles donde les encontréis. No aceptéis su amistad ni auxilio.
4:89

Hallaréis a otros que desean vivir en paz con vosotros y con su propia gente. Siempre que se les invita a la apostasía, caen en ella. Si no se mantienen aparte, si no os ofrecen someterse, si no deponen las armas, apoderaos de ellos y matadles donde deis con ellos. Os hemos dado pleno poder sobre ellos.
4:91

No dejéis de perseguir a esa gente. Si os cuesta, también a ellos, como a vosotros, les cuesta, pero vosotros esperáis de Alah lo que ellos no esperan. Alah es omnisciente, sabio.
4:104

Preparad contra ellos toda la fuerza, toda la caballería que podáis para amedrentar al enemigo de Alah y vuestro y a otros fuera de ellos, que no conocéis pero que Alah conoce. Cualquier cosa que gastéis por la causa de Alah os será devuelta, sin que seáis tratados injustamente.
8:60

Combatid contra quienes, habiendo recibido la Escritura, no creen en Alah ni en el último Día, ni prohíben lo que Alah y Su Enviado han prohibido, ni practican la religión verdadera, hasta que, humillados, paguen el tributo directamente.
9:29

Es inútil seguir, todo el carácter del texto es del mismo tenor: sométete a mi voluntad o las vas a pasar putas. Es un libro despreciable, liberticida, además de continuamente ofensivo para los que estamos fuera de su comunidad. Recomiendo fervorosamente, una vez más, su lectura. No propongo ninguna traducción en concreto, pero si sugiero que os hagáis con una (o varias) ediciones comentadas, pues hay múltiples referencias culturales que nos son desconocidas.

Su lectura me recuerda poderosamente al Mein Kampf, cuyos autores tienen un poderoso parecido: hombres menudos y miserables en su mediocridad, pequeños odres de resentimiento y odio que exigen postración y obediencia ciega, anhelan el poder omnímodo sobre sus vasallos para superar su complejo de inferioridad.

¿Y entonces? ¿Qué concluimos? ¿Que los musulmanes son malos malísimos que hay que expulsar en otra cruzada? No, por supuesto que no. Los musulmanes son, en su inmensa mayoría, personas honradas que, como el resto de los seres humanos, aspiran a ganarse la vida como puedan sin molestar a los demás. La cuestión es que son pacíficos, a pesar de su religión, porque pesa en ellos más el poso de civilización que la doctrina de barbarie que les inculcaron de niños. Durante siglos las sociedades musulmanas han ido progresando, de forma paralela a las cristianas, desactivando o relegando al olvido aquellas partes de su doctrina que incitan a la violencia y la intolerancia. Probablemente engañándose y tergiversando sus textos sagrados; en todo caso es saludable que, poco a poco, la civilización y la razón le haya ido ganando espacio a la bestialidad de la revelación divina. El problema surge cuando ciertas escuelas rigoristas (wahabismo) dentro del islam han logrado la preeminencia dentro del mundo suní gracias al soporte político y financiero que les ofrecen las petromonarquías (los Saud no admiten ningún refugiado sirio, pero ofrecen dinero para levantar 600 mezquitas más en Alemania…administradas, como todas las demás que financian, por su gente). Y la lectura textual de este compendio de malos humores conduce a barbaridades como la de ayer, o las que cotidianamente cometen en las partes de Siria o Iraq bajo control de las milicias islamistas.

La forma de rechazar el frentismo que emana del Islam no es reproducirlo y seguirle el juego, alimentando la dialéctica nosotros-ellos, ocultando bajo el saludable rechazo al patriarcado y el fanatismo un mal disimulado racismo (porque ciertamente hay raza humana inferior: los racistas).

Respeto máximo a las personas, crítica despiadada a toda ideología sexista, sectaria, liberticida y totalitaria. Combativos frente a la intolerancia y el afán de dominación por la violencia, venga del fascismo o del islamismo; contra todas las violencias y coerciones a la libertad, vengan de donde vengan. Y en el terreno social, acogida fraternal e integración, evitando la formación de guettos en los que se pueda reproducir esa dialéctica dual, nosotros contra ellos. Y eso exige dedicar presupuesto, a escala interna, y promover el desarrollo y la democracia, y no a sátrapas y señores de la guerra, en el mundo musulmán.

Pues buena parte del auge del islamismo se debe a que han sido utilizados por las potencias occidentales para combatir la emergencia de un movimiento socialista laico que, entre otras atrocidades, sugería la nacionalización de la producción petrolera, además de la escolarización de las niñas y la sustitución de la tradición (sharia) como fuente de derecho. Desde Marruecos y Argelia, a Afganistán e Irán, pasando por el Kurdistán, esos procesos modernizadores locales fueron aniquilados por Occidente para mantener sometidos esos pueblos con el opio coránico. Pero en ocasiones, el tiro sale por la culata y el perro muerde la mano que lo adiestró y alimentó.

En contraposición a la ideología del odio y la xenofobia, Nur Muhammad Taraki, Mehdi Ben Barka, Abdullah Öcalan, Ali Ferzat o Raif Badawi , todo luchador por la libertad, el progreso, la razón es mi hermano, independientemente de su lengua, sus rasgos faciales o la pigmentación de su piel.

En el ataque al Charlie Hebdo, además de Wolinski, Charb y otros dibujantes, los islamistas asesinaron a Mustapha Ourrad, que trabajaba de corrector para la revista (es decir, un argelino corrigiendo a los franceses el uso de su propio idioma). Nacido en Beni Yenni (la cabila argelina), huérfano como el profeta, aquí se acaba cualquier similitud: persona elegante y erudita que gustaba de leer a Nietzche.

En la izquierda somos tan miopes y acomplejados que nos cuesta identificar quiénes son de los nuestros. En vez de apoyar a aquellos que luchan por la emancipación de sus pueblos, demostramos nuestra tolerancia y comprensión para con sus verdugos (algún cretino incluso justificándolos). ¿Por? ¿Por exotismo progre, por el miedo a que nos llamen racistas? ¡No todos los norteafricanos ni árabes son islamistas, maldita sea! ¡Ya está bien de identificar etnia, nacionalidad y religión, siguiendo precisamente el programa islamista! ¿Acaso toleramos aquí que se identifique, como hace muy pocos años era oficial, españolidad y catolicismo? En la izquierda, en vez de proteger al verdugo islamista, por muy exótico que resulte, deberíamos apoyar a los que luchan por que sus pueblos se libren de su yugo…como nosotros de la tutela de nuestra Santa Madre Iglesia en un proceso que aún no podemos dar por concluido.

Con motivo del ataque al Charlie Hebdo colgué un artículo de Zineb el Rhazoui, periodista que trabajaba allí, demoledor contra esta clase de progresía: Filántropos y fascistas.
¿Acaso es menos marroquí por no llevar velo? ¿Acaso esta profesional no responde a nuestros prejuicios de cómo debe ser una mujer magrebí? Porque a esta gente, que está procurando que sus sociedades avancen, les estamos dejando una y otra vez con el culo al aire cuando corremos a justificar una y otra vez el islamismo, considerando a los islamistas como únicos interlocutores y genuinos representantes del mundo árabe y magrebí y disculpan al islam cada vez que se comete una atrocidad inspirada en las aleyas del Corán.

Y es que al final, la gran razón que impide aplicar al Artículo 510 del Código Penal (delitos de odio) al Corán, es que es un refrito de otro libro, tanto o más violento e inmoral, llamado Tanaj o, en estos lares: la Biblia. Otro desagradable texto que nos resulta tan difícil de superar a nuestras sociedades como el Corán a las del otro lado del Mediterráneo.

Y es que vemos la paja en ojo ajeno…

Para ulteriores explicaciones: Dios es amor.

+

4 noviembre 2015

As putas cabazas

Filed under: cousas,religión — Mendigo @ 1:14

Cando era un rapaz, os meus pais aproveitaban calquera ponte para virnos a Galicia. E na ponte dos Santos, xuntabamonos os colegas e facíamos o magosto. Pero non era esa parvada de manter un morto en formol e sacalo en procesión unha vez o ano, para “manter vivas” unhas tradicións que morreron xa vai anos. Non, non era iso. De feito, rexeito o mesmo concepto de tradición, como feito cuia razón para repetilo é que foi repetido durante xeracións, entrando nun argumento circular. Para min, o feito de que sempre se fixeran as cousas dun mesmo xeito xa é razón dabondo e, a falta doutras que asenten a súa validez no tempo, para procurar facer as cousas doutro xeito. A tradición apesta, fede a falta de imaxinación e autonomía do pensamento.

Pero non era o caso. Nós non celebrabamos nada, senón que dun xeito natural aproveitabamos que tiñamos a disposición castañas (abondaba con dar un paseo e xa voltabas con varios kilos, moitos castiñeiros arderon daquela) e viño novo, xa que aquí todo o mundo ten un souto e un bacelo. Tampouco facíamolo nun día sinalado, senón cando cadraba, cando nos petaba.

Tampouco gardabamos o ritual, pois ás castañas, viño novo e augardente, engadíamoslle uns chourizos e algunha pataca para facer nas brasas, unha sembra de pan, unha ficha de costo… Se chovía, buscabamos algún galpón abandoado e alí facíamos lume (eu adoitaba ser, por certo, o encargado de que aquilo prendera). E, se todo saía ben, cos bandullos contentos e as ánimas no estado de irmandade universal que propicia o viño, remataba a velada nalgún recuncho da casupa, acariñando unhas tetas por debaixo do xersei.

O que agora que está morto chamámoslle tradición tiña un sentido, unha lóxica, unha razón de ser. Non pretendiamos facer ningunha recreación etnolóxica do patrimonio inmaterial galego…só pasalo ben. Aquilo estaba vivo. Vai pouco vin como facían uns bullotes no medio da rúa en Pontemierda. Pero iso non era facer o magosto, aquilo era facer o parvo. Todo ben disposto, os cidadanciños co seu cornete de castañas e o seu vasiño de plástico, de pé na beirarúa, á luz das farolas. Seica máis cómodo que facela un souto, máis perde a máxia, o sentido. Se fixeramos a broma de lixar as maos á mantenta coa cinsa e pasala pola faciana dalgún paisano, remataríamos detidos e cunha denuncia por agresión e reclamando indemnización por barnarlle o abrigo.

Agora os rapaces xa non fan o magosto. Agora os imbéciles de mestres ensináronlles a celebrar o halloween (non hai nada máis pailán cun mestre, agás un traballador social). E alí van, na data sinalada, a repetir de novo o mesmo chiste que o ano pasado, e o anterior, e…esperar que siga tendo graza. Supoño que é o bo de ser subnormal, ter os miolos dunha sardiña, que unha cousa repetida até a nausea pode seguir parecéndolles divertida. Eu nunca souben atoparlle a chispa a Chiquito de la Calzada, cando todo o mundo escachaba a rir cando alguén o imitaba. Entón parecíame que me faltaba algo que os demáis tiñan. Agora decátome que era o revés.

Só unha cousa boa ten o halloween: xa que é unha tradición que nasceu morta, non cabe laiarse da sua morte. No mundo xurdido da revolución dos polímeros, mesmo os sentimentos, as emocións e os referentes culturáis son artificiáis, como flores de plástico. Persoas de poliuretano con sentimentos de poliestireno reticulado e ánimas de baquelita. O samaín céltigo non sobrevivíu á travesía oceánica, e ó cadáver engadíronlle nos USA ese toque groseiro, paleto, bobalicón, inane, inconfundible de gringolandia. Precisamente os USA, que a súa vantaxe comparativa ó nacer como Estado independente era non ter tradicións, partir dunha folla en branco. E ese refrito é o que a ditadura do bo rollito vai copiar. Maaaaaanda carallo, non haberá costumes interesantísimas no mundo adiante (poderíamos ter unha cada ano, e non repetir en séculos) para irmos fixar nesa parvada. O cinema fai miragres, frau Riefenstahl sí que foi unha verdadeira profetisa.

Nin de neno gustei en poñer disfrace, de feito odiaba esas parvadas que xa comezaban a introducirse na escola e prefería mil veces unha xornada cotiá coas súas clases de mates e lingua, e logo a porfiar tras dun balón no recreo. Supoño que é por iso que no armario do señor enxeñeiro non hai nin unha garabata, nin un só traxe. Son tan rico que podo permitirme o luxo de non levar reloxo, de saír de casa sen o puto móbil ó que non lle fago nin puto caso porque non preciso nada de ninguén, e quen queira algo de min, xa volverá a chamar se lle peta. Teño o privilexio de vestir como me peta a diario (pouco máis que cubrir a miña desnudez co primeiro que atopo no caixón) e mandar a tomar polo cu a quen me rompe os collóns. Nin Deus nin amo.

Sempre rexeitei as celebracións relixiosas, a parafernalia baleira e os disfraces ridículos que se repite cada ano como epidemia de gripe. ¿Como non ía entón desprezar as celebracións da nova relixión da Gran Parvada, a ditadura do calendario que obriga a ser feliz uns días sinalados e, o resto do ano, a levar unha existencia de insecto? Estéticamente é preferíbel unha sancristía que un bar de moda con música para que salten os monos e cabazas recortadas en cartón laranxa nas paredes. A lo menos a iconografía relixiosa é moito máis elaborada, leva séculos de vantaxe á parafernalia postindustrial e postmoderna e, nalgún momento entre oficios, podes atopar silencio nunha igrexa ou mesquita. Non hai espazo para o silenzo na subcultura do consumo na que vivimos, só unha cadea infinda de estímulos sensoriáis.

As veces, cando entro nalgunha igrexa románica, disfruto dos seus volumes, do xogo de luces e sombras, das toneladas de silencio que me embargan; coido que unha sociedade atea debería promover a construcción de espazos como estes, de reflexión e contemplación. Temos bibliotecas, pero non é o mesmo concepto. Poderían ser salas anexas, unha para pacer e outra para rumiar. Polo de agora, o templo que eu emprego para o meu recollimento é a montaña, a profundidade dun bosque, o estruendoso silencio dun areal ó fondo dos cantís (algún queda sen ser profanado).

Penso que estoume a poñer serio de máis. E non era isa a miña intención, nin quero dar a impresión de ser un anacoreta nin nada semellante. Son festeiro e bulideiro como o que máis, gústanme as motos, o wisky e as mozas, non necesariamente nese orde. Mais ainda me conmove unha humilde flor á beira do camiño, mesmo murcha, e aínda son quen de diferencialas e preferilas sobre os conxuntos floráis plasticosos, falsedade perfeitamente patética, de consulta de dentista ou abogado. Gústame a troula mais non as parvadas.

Por certo, cóntovos o que se me veu agora á caluga. A conta do que vos contaba dos etílicos magostos da miña adolescencia, dinme de conta que nunha noite reuníanse os tres tabús que son resumo das supersticións da variante árabe da relixión xudea: comer porco, beber viño e desfrutar libremente do sexo. Como os ateos non cremos en paraísos celestiais, xa podían deixarnos festexar o que podamos na terra. Que por certo, sempre me chamou a atención canto pode ser de parvo un Deus como Allah/Yahveh que, cando dicta un libro para servir de guía ós homes, en vez de prevenir de calquera acción ruíns sobre as mulleres como a violación, o repugnante crime que é a tortura ou a explotación humana máis crúa que é a escravitude, cantas desgracias tivera aforrado a Humanidade se os Deuses tiveran lembrado proscribir eses e outros males…non, esquécense diso e, no seu lugar, dictan regras supersticiosas sen contido ético (a ética baséase na relación do invididuo cos demáis; comer, beber e folgar son accións éticamente neutras, non provocan ben nin dano no próximo). De feito, o sexo consentido en todo caso será un ben, xa que procuras pracer ó teu amante.

O certo é que entendo ós fundamentalistas musulmanes. Se non podes disfrutar da comida, da bebida e do candor da pel e as súas humidades, se toda a túa vida é unha continua represión dos devezos do corpo e do espírito, indo pola vida como os nenos avanzan pola mariola, tremendo pisar as caselas ou lousas halal, a idea de rematar todo isto e buscar a saída ó carcere dunha vida segundo os preceptos do Corán cinguindo un cinturón de explosivos empeza a semellar apetecible. E pareceríame un espléndido espectáculo de fogos de artificio senón fora porque queren facer o camiño á nada acompañados das súas vítimas. Como un cura amargado, a relixión fixo unha merda da súa vida e ten que vir a foder a dos demáis, levando por diante a da xente que sí que lle ten aprezo e non quere estragala con fanatismo e contos de vellas. Na miña vila, iso chámaselle envexa.

Corvos de tódalas relixións, se non queredes participar da festa, a lo menos non veñades a amolar. Quen queira que celebre o halloween segundo os ditados da Santa Madre Catódica, quen queira que celebre o samaín, o día dos Putos Defuntos, o magosto ou simplemente que festexe a vida segundo lle pete, de forma salvaxe ou domesticada. E os cretinos do nihilismo teísta, lexionarios ou yihadistas, que fagan bo o seu proclamado amor á morte e marchen a bailar coa osuda pola súa conta e nos deixen os demáis continuar coa festa en paz.

Ваше здоровье!

+
+
+

Dame unha cunca de viño, para mollar a garganta… (de quen era esa canción?)

viño

« Página anteriorPágina siguiente »

El tema Rubric. Blog de WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 333 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: