La mirada del mendigo

20 enero 2016

Mientes, Bergoglio, y lo sabes

Filed under: religión — Mendigo @ 14:24

Cita:

La violencia del hombre contra el hombre está en contradicción con cualquier religión digna de este nombre, y en especial con las tres grandes religiones monoteístas.

Jorge Mario Bergoglio (de nombre artístico, Francesco I)

Bergoglio quiere alcanzar al ciudadano chino-tibetano Tenzin Gyatso (título nobiliario: 14º Dalai Lama) como máquina de decir simplezas, lo suficientemente ampulosas y ataviadas de boato para dar apariencia de sabiduría.

+

Pero en este caso, ya no se trata de una botaratada santurrona, sino de una evidente, flagrante mentira.

Supongo que Bergoglio sabrá que el Corán tiene algo que ver con la religión islámica. Pues no hay más que abrirlo para encontrarnos aleyas llamando a la violencia sectaria:

Matadles donde deis con ellos, y expulsadles de donde os hayan expulsado. La sedición es más grave que matar. No combatáis contra ellos junto a la Mezquita Sagrada, a no ser que os ataquen allí. Así que, si combaten contra vosotros, matadles: ésa es la retribución de los infieles.

Sura de La Vaca, aleya 191

También me figuro que alguna vez habrá abierto la Biblia, la cual es una colección de crímenes sin nombre en nombre del aborrecible Yahveh hebreo:

Entonces el Señor hizo llover sobre Sodoma y Gomorra azufre y fuego que descendían del cielo.Así destruyó esas ciudades y toda la extensión de la región baja, junto con los habitantes de las ciudades y la vegetación del suelo. Y como la mujer de Lot miró hacia atrás, quedó convertida en una columna de sal.

Libro del Génesis 19:26 (el Génesis (בְּרֵאשִׁית) es el primer libro de la Torah (תּוֹרָה))

Y la Biblia alguna relación tendrá con el cristianismo, así como la Torah como el judaísmo. Vamos, digo yo. Otra cosa es que te avergüences, en el s.XXI, de lo que en esos nefastos libros está escrito, y pretendas salir por peteneras para que no se venga abajo el tinglado. Una tarea que desquiciaría al buen Heracles, tratar de hacer compatible la violencia que preconizan esos textos revelados (y, por lo tanto, inmutables) con el nivel ético propio del s.XXI, que la civilización ha ido alcanzando tras tropezar tantas veces en la trampa del odio promovido e incitado por la religión.

Muchachas armenias crucificadas en Deir el Zur (actual Siria) por militares turcos, en 1916. Un episodio más del genocidio armenio perpetrado por el gobierno otomano para lograr la homogeneidad religiosa y étnica de su decadente Imperio.

Es la misma localidad que vuelve a estar de actualidad por noticias como ésta: El Estado Islámico secuestra a unos 400 civiles en la ciudad siria de Deir el Zur.

Pero nada de esto tiene que ver con la religión, nos dicen…

El Corán, el Talmud y la Biblia no tienen nada que ver con la religión. Nada en absoluto.

Y la izquierda gafapasta se une en la celebración de estas tres religiones de paz en su mundo Teletubbie. ¡También en cuanto a las religiones estaba el viejo Marx errado!

+

Pero.. ¡alto! Me doy cuenta que Bergoglio hablaba de “la violencia del hombre contra el hombre”, y en el ejemplo del Génesis que he puesto es el infame Yahveh el que masacra directamente a seres humanos, como un niño cabrón haría con unas hormiguitas. No hay problema, basta con abrir la Biblia por otra página y en seguida saltan nuevos ejemplos. A ver qué os parece éste, del Libro del Éxodo 32:27-28 (en la religión hebráica, Libro de los Nombres (שמות) o segundo libro de la Torah):

Cuando Moisés vio el desenfreno del pueblo –porque Aarón le había tolerado toda clase de excesos, exponiéndolo así a la burla de sus enemigos– se paró a la entrada del campamento y exclamó: “¡Los que están de parte del Señor, vengan aquí!”. Todos los hijos de Leví se agruparon a su alrededor, y él les dijo: “Así habla el Señor, el Dios de Israel: Que cada uno se arme de su espada; recorran el campamento pasando de una puerta a otra, y maten sin tener en cuenta si es hermano, amigo o pariente“. Los levitas cumplieron la orden de Moisés, y aquel día cayeron unas tres mil personas del pueblo. Entonces Moisés dijo: “Reciban hoy la investidura sacerdotal de parte del Señor, uno a costa de su hijo, otro a costa de su hermano, y que él les de hoy una bendición”.

+

La idea de limpieza étnica y genocidio está constantemente presente en las religiones abrahámicas, como la historia nos recuerda.

Hallaréis a otros que desean vivir en paz con vosotros y con su propia gente. Siempre que se les invita a la apostasía, caen en ella. Si no se mantienen aparte, si no os ofrecen someterse, si no deponen las armas, apoderaos de ellos y matadles donde deis con ellos. Os hemos dado pleno poder sobre ellos.

Sura de las mujeres, aleya 91.

Insisto: la religión es una enfermedad mental de tipo social, como la adición a sustancias estupefacientes.

+
+
+
+
+
+
+
+

17 enero 2016

Religulous

Filed under: religión — Mendigo @ 2:30

He subido vídeos de Pat Condell o Richard Dawkins. Pero… ¿había subido este documental?

Sé que lo vi hace tiempo, pero creo que no había escrito reseña sobre él. Bueno, pues sin inventar la sopa de ajo, es divertido y bastante instructivo (especialmente sobre la USAmérica profunda, aunque también tiene la escena con los locos inventos kosher que es desternillante).

+
+
+
+
+
+

8 enero 2016

La religión estupefaciente

Filed under: religión — Mendigo @ 5:23

Leyendo un artículo en la prensa me encontré con esta foto. Es de 1940 y, realmente, podría ser de casi cualquier rincón del mundo. Me conmovió la normalidad que exhala la composición: las compañeras de una oficina posando juntas para una foto, nada más cotidiano y banal.

La foto está sacada en Haifa, y las mujeres son casi todas palestinas, excepto dos, que son judías (os dejo adivinar cuáles, aunque realmente es indiferente, y así debería ser). Transcurridos 70 años, esta normalidad se ha roto, hasta convertir a una foto así en imposible.

+

Sigo leyendo la prensa, y me encuentro con este otro artículo: La persecución religiosa más brutal jamás contada.

En este caso, las víctimas es el pueblo asirio, cristianos árabes, pero existen sobrados casos en la historia en que los cristianos ejercen el papel de verdugos. Os copio la información que dio The New York Times sobre el pogromo de Kishinev, ya comenzado el s.XX.

Aquello fue un plan organizado a la espera de la masacre general de judíos al día siguiente de la Pascua Rusa. La multitud fue liderada por los sacerdotes y el grito general de «matar a los judíos» durante las marchas se escuchó por toda la ciudad. Los judíos fueron tomados totalmente desprevenidos y fueron masacrados como corderos. El número de muertos fue de 120 y los heridos unos 500. Las escenas de horror que asistieron a esta masacre son indescriptibles. Los bebés fueron literalmente destrozados en pedazos por la multitud, frenética y sanguinaria. La policía local no hizo ningún intento para reprimir el reinado del terror. Al atardecer, las calles estaban llenas de cadáveres amontonados y heridos. Los que pudieron escapar, huyeron aterrorizados, y la ciudad está ahora prácticamente desierta de judíos.

+

Y los judíos, a su vez, han recurrido a la limpieza étnica y el exterminio cuando han tenido ocasión:

(foto de la masacre de Sabra y Chatila)

+

Periódicamente vemos que una de las partes procura pintar al contrario como asesinos sanguinarios, que se ensañan injustamente con los corderitos de su credo. Más allá de este relato sectario, un análisis objetivo de la historia nos revela ejemplos sobrados de cómo el hombre es movido al crimen por la religión y sus textos sagrados, sean los del judeocristianismo o del islam.

El mismo NYT trataba hace poco el linchamiento de una mujer en Kabul, acusada de quemar celulosa prensada y parcialmente teñida:

Cuando Karl Marx dijo aquello de Die Religion ist das Opium des Volkes, iba bien encaminado, pero fue inexacto. Es cierto que los efectos de la religión pueden asemejarse a los del opio, pero sólo para algunas de sus manifestaciones acomodaticias, cuando la religión está envejecida y cuarteada como cuero viejo tras siglos de práctica y asimilación cultural.

Sin embargo, hay ocasiones en las que alguien retira esa costra de tradición y costumbre, dejando la religión en carne viva, tal y como vino al mundo. En estos casos, despojada del sedimento que fueron depositando siglos de civilización sobre la revelación, la religión no se asemeja al opio.

Mirad de nuevo el vídeo. ¿Diríais que los agresores han consumido opio? No, la turba se ha metido algo mucho más peligroso, algo que los ha despojado de su humanidad y los ha convertido en perros aventando la sangre de su presa. El Pentágono estuvo experimentando en los ’60 y ’70 con drogas para crear el soldado perfecto, inasequible al cansancio o al desaliento, sanguinario con el enemigo, con una racionalidad limitada al objetivo de su misión, sin reservas morales o problemas de conciencia. Tras algunos experimentos de campo, abandonaron el proyecto pues lo que habían creado se asemejaba más a una fiera, un perro de presa despiadado y atormentado.

Algo así es el islam wahabita. No es el opio del islam cultural o el conservadurismo cristiano que podíamos encontrar en el mundo que conoció Marx, hasta bien entrado el s.XX. No, estos parece más bien que van de anfetas; pero muy chungas, algo que sea capaz de convertir a personas en algo peor que alimañas: el islam que se está expandiendo por el mundo alimentado por los petrodólares se asemeja en sus efectos al MDPV, la droga caníbal.

Ciertamente, hay religiones opiáceas, pero otras tienen efectos aún peores para quien las consume, y para los que deben convivir con el drogadicto.

A propósito, hablando de anfetas y barbudos: Detenido en el Líbano un príncipe saudí con 2 toneladas de anfetaminas para los yihadistas del Estado Islámico.

+

Como es fácilmente constatable, existe una clara correlación entre fe y depravación, religiosidad y subdesarrollo económico y social. La religión es un escollo, una rémora, en la singladura de la Humanidad en el proceso civilizatorio: en el momento más insospechado puede hacer encallar el navío y abrir una vía de agua que eche por tierra nuestros progresos y esperanzas.

Kabul en la dulce normalidad de los ’70:

(más fotos del Afganistán sin talibanes aquí)

Así como estoy convencido de que, algún día, la Humanidad reconocerá la apropiación privada de los medios de producción como un robo y al trabajo asalariado como una forma de esclavismo, también estoy seguro que algún día la religiosidad será considerada como una patología psicológica de tipo social, como la ludopatía, el alcoholismo, o un trastorno de ansiedad debido a un entorno de trabajo agresivo. Un desorden o trastorno mental que produce la alienación del individuo, generalmente asociado al adoctrinamiento en la infancia. Una educación dogmática y represiva que puede dar lugar, de adulto, desde patologías de orden sexual a sesgos cognitivos imposibles de franquear debido a lo temprano de la manipulación, una percepción alterada de la realidad análoga al consumo de estupefacientes.

La religión pone grapas en la conciencia, es una circuncisión de la mente que restringe la capacidad de conducir la propia vida de forma autónoma. La manipulación del niño deja un costurón en la libertad del adulto.

+
+
+

La religión abrahámica es una enfermedad social que lleva tres mil años bañando al mundo en sangre. Por un mundo libre de superstición, sea en su forma popular o socialmente organizada en religiones.

Por cierto, el título completo de la canción de Dissidenten es: Truth is the only religion. Nothing ever changes, except Gods and fashions.

+
+
+
+
+

17 diciembre 2015

على محمد باقر النمر

Filed under: religión — Mendigo @ 2:31

Os propongo analizar esta noticia: Arabia Saudí ejecutará a más de 50 presos condenados por terrorismo

Incluso haciendo a un lado las muy oportunas suspicacias que levanta el sistema judicial saudí, que no ofrece ninguna garantía procesal; aún asumiendo que esos 50 hombres son despiadados carniceros y consumados criminales…matarlos es añadir un crimen sobre otro crimen. Es un crimen cuya culpa recae sobre la conciencia de la sociedad que lo consiente y en cuyo nombre se comete el asesinato. La pena de muerte, el asesinato judicializado, es quizá el peor de los crímenes, el más frío y alevoso, el engranaje implacable del Estado aplastando la vida de una persona. Persona, pues por grandes que sean sus crímenes no se pierde su condición de ser humano.

Yo comprendo que habrá algún débil mental para el cual lo anterior le parezca contradictorio, ya que en entradas anteriores defiendo vehementemente la necesidad de aplastar el yihadismo, y ahora califico de crímenes los “ajusticiamientos” (qué tendrá que ver ese salvajismo con la justicia) de unos terroristas. No creo que llegue siquiera a paradoja: el respeto que le profeso a la vida humana implica detener la acción de un criminal, especialmente cuando se espera que su actividad criminal pueda continuar de no impedírselo.

Por supuesto, esta acción de cancelar el peligro debe ser proporcional a la amenaza, y empleando la menor violencia posible. Es algo muy sencillo: por ejemplo, se conoce la existencia de un violador en la ciudad. Creo que no habrá nadie que no esté de acuerdo en que la policía debe buscarlo y detenerlo, para impedir que continúen sus ataques. Ahora bien, eso no justifica acribillarlo a balazos, sino reducirlo y ponerlo a disposición judicial.

No cuento nada nuevo ni extravagante, ¿verdad?

La cuestión es que en el Califato salafista no existe un poder capaz de detener a los criminales e impedir las matanzas, ya que…ellos son el poder. Es ridículo pensar que puede ir un policía iraquí a Mosul y detener a un yihadista por pertenencia a banda armada. No, tiene que ir el ejército iraquí y entablar combate, porque lo que tiene en frente son tropas bien pertrechadas, respaldadas por la maquinaria de un (embrión de) Estado.

Es en este escenario, cuando es legítimo el empleo de la violencia. Como en el ejemplo del violador, no se trata de ordenar un bombardeo de saturación (carpet bombing) sobre la ciudad de Mosul (como se hizo, por ejemplo, sobre Dresde). No todo está permitido, incluso contra el nazismo. La respuesta habrá de ser, también en este caso, proporcional a la amenaza y procurando producir el menor número de muertes. Incluso entre los mismos combatientes enemigos, pues su condición de enemigo no los despoja de su condición de persona. Desgraciadamente, no existe otra forma de reducir a un ejército que matando, al menos a muchos de sus componentes hasta lograr la rendición (por cierto, nota curiosa, se están rindiendo los lugareños, mientras que los yihadistas extranjeros se suicidan, o asesinan a los compañeros que huyen o se rinden).

Y matar, mata igual un misil lanzado desde un avión de la OTAN que el disparo de un artillero árabe y musulmán. Por ejemplo, aquí tenéis como suenan las 72 huríes que vienen al encuentro de este oficial muŷāhid (ﻣﺠﺎﻫﺪ) mientras narraba las satisfacciones de la vida yihadista.

Ya sabemos que Occidente asesina a millones cada día, pero éste no es uno de ellos. Para alivio de vuestra conciencia, no se trataba de un misil occidental sino un ordinario mortero del ejército regular sirio, disparado por un artillero con mucha puntería o mucha potra para colarlo en la trinchera.

Realmente, me da lástima el pobre desgraciado, adoctrinado en el odio y la violencia. Pero no dudo de la necesidad de impedir que él y su gente sigan extendiendo el terror e imponiendo su ideología sobre los pueblos que van ocupando militarmente. Desgraciadamente, esto es la guerra, es el camino que han tomado. Estoy convencido de la necesidad de matar a la serpiente, ahora que acaba de salir del huevo. La capacidad infecciosa del virus yihadista es enorme, por el sustrato que el wahabismo ha creado. Ya hay tropas del Estado Islámico en Egipto (el Sinaí, tierra de nadie) y patrullan abiertamente territorio libio (en la foto, Bengasi) en flamantes Toyota recién salidos del concesionario.

Pero la necesidad de luchar militarmente contra el Estado Islámico, Ahrar Al-Sham, Jabhat al-Nusra y demas caterva yihadista no es aplicable en Arabia Saudí, donde sí que hay un Estado en pie que es capaz de capturar a los terroristas y un sistema penitenciario que permite detener sus crímenes sin necesidad de acabar con su vida. Habiendo otra posibilidad de evitar el crimen, recurrir al asesinato es otro crimen. Habiendo sido capturado y, por lo tanto, anulado el peligro, ensañarse con el reo es un asesinato vil e injustificable.

+
+
+
+
+

Y volvemos al principio de la entrada. Todo lo anterior, ha sido dicho incluso dando por hecho que esos 50 condenados por terrorismo sean realmente criminales sanguinarios, culpables de numerosos crímenes, asesinatos, violaciones, torturas…

Bien. Os voy a presentar a uno de estos desalmados, se llama Ali Mohammed al-Nimr (على محمد باقر النمر).

Nacido en la Arabia propiedad de la familia Saud en una familia chií, sobrino del activista por la democracia y los Derechos Humanos Nimr Baqr al-Nimr, también condenado a muerte; e hijo de Mohammed Baqir al-Nimr, editor de la revista الواحة(Oasis).

El joven Ali fue detenido en 2012…copio: su único delito fue difundir a golpe de teclado de su Blackberry, cuando tenía 17 años, los actos de protesta que exigían la llegada de la democracia a su país bajo la monarquía absolutista.

Según el comunicado de la FIDH (Federación Internacional de Derechos Humanos): “Al Nimr fue detenido durante una protesta contra el Gobierno (suní) en la ciudad chií de Qatif y acusado, entre otras cosas, de “participar en una manifestación ilegal, insultar al rey y pronunciar sermones religiosos que perturban la unidad nacional”

La condena, ratificada por la Corte Suprema, es de decapitación a espada, para luego volver a coser la cabeza al cuerpo y crucificarlo para exponer su descomposición al público, como medida de advertencia. Su destino será compartido por otros seis jóvenes que también fueron detenidos en esas protestas.

El mejor aliado de Occidente en la zona.

felipe-vi-da-el-pesame-al-rey-salman-en-un-breve-encuentro-en-riad

La Marea – Gobierno y Casa Real rechazan pronunciarse sobre la ejecución en Arabia Saudí de Ali al-Nimr

¿Qué puedo añadir a la información que circula en la red sobre esta enésima barbarie del régimen feudal saudí?

Quizá ésto os parezca interesante. No sé si recordáis esta entrada: También, ya es casualidad.

Arabia Saudí abarca un territorio enorme, pero los pozos de petróleo se concentran en la franja costera frente al Golfo Pérsico.

Es decir, el 100% de la producción petrolera de Arabia Saudí proviene de una única provincia: ash-Sharqīyah (الشرقية, la provincia oriental). El resto del país es arena ardiente sin ningún valor. Cero. Nada. Sin esa provincia, el viejo Salmán podría acabar limpiando parabrisas en los semáforos de Baghdad o Damasco.

Y ya es casualidad que, de todas las provincias del inmenso reino, sea la única de mayoría chií. Y que, precisamente, el tío de Ali sugiriese la secesión de esa provincia si la monarquía Saudí no abría un proceso democratizador.

+
+
+
+
+

Os dejo con una clasificación de los sistemas judiciales proporcionalmente más criminales. El podium se lo lleva la dictadura de Teodoro Obiang. Y en las siguientes posiciones de honor, los campeones suní y chií. Estos son los datos de 2014, pero este año el nuevo rey ha querido empezar con buen pie su mandato y ya ha firmado 151 ejecuciones en lo que va de año, lo que aúpa a los saudíes a la segunda posición del campeonato de matarifes. Recordamos que en la Arabia controlada por la familia Saud no existe un Código Penal, sino que un Tribunal Islámico impone condenas según su interpretación de la sharia (y las oportunas indicaciones de la famiglia).

pena de muerte

Eso sí, que de 22 países de la tabla del horror, 13 sean musulmanes, de los más devotos, es una mera casualidad. Sugerir otra cosa es islamofobia. Repetid conmigo: el Islam es una religión de paz.

+

Para más información sobre la pena de muerte en el mundo:
Amnistía Internacional
Death Penalty Worldwide

+

Y en concreto, sobre su aplicación en la Tierra Santa del Islam:

El defectuoso sistema saudí facilita las ejecuciones a una escala masiva. En muchos casos, a los acusados se les negó el acceso a un abogado y, en algunos, fueron condenados a partir de “confesiones” obtenidas mediante tortura y otras vejaciones. Entre los enviados al patíbulo, figuran además menores de edad y discapacitados.

Según Amnistía Internacional, al menos 175 personas fueron condenadas a muerte entre agosto de 2014 y junio 2015, lo que supone una persona cada dos días. […] Según el sistema saudí, inspirado en la “sharia” (legislación islámica), se castiga con la muerte el asesinato, la violación, el robo, la apostasía y el tráfico de drogas.

Desde 1985 al menos 2.208 personas han perdido la vida tras el veredicto de los clérigos saudíes. El 48,5 por ciento de los ajusticiados en la cuna del wahabismo -caldo de cultivo de organizaciones como Al Qaeda o el autodenominado Estado Islámico- eran extranjeros que a menudo no tuvieron acceso a un traductor durante el juicio y fueron obligados a firmar documentos -incluido confesiones- que no entendían. Amnistía Internacional alerta de que ante la ausencia de código penal, las vagas definiciones citadas en la “sharia” favorecen los fallos arbitrarios y provocan sentencias contradictorias.

4 diciembre 2015

El odio a la libertad

Filed under: internacional,religión — Mendigo @ 21:42

Os presento un poema del escritor palestino Ashraf Fayadh (اشرف فياض‎).

Asilo
Asilo: Aguantar de pie al final de una cola…
Recibir un mendrugo de pan.
¡Aguantar!: Algo que mi abuelo solía hacer…sin saber el porqué.
¿El mendrugo?: Tú.
¿La tierra natal?: Una postal que poner en la cartera.
Dinero: Papeles que portan imágenes de gente importante.
La foto: Un sustituto hasta tu regreso.
Y el regreso: Una criatura mitológica…de los cuentos de tu abuela.
Fin de la primera lección.

+

Este poema (original en árabe, traducido del inglés) está extraído de su colección de poemas “Instrucciones en el interior” publicado en 2008. Es precisamente esta colección de poemas la causa para ser acusado de apostasía (ridda) y condenado a muerte en el país donde reside: la Arabia de la familia Saud. El resto de cargos que se le imputan son surrealistas: blasfemia, difundir el ateísmo, dudar de la resurrección, tener relaciones con mujeres, ser irrespetuoso con el Piojoso y amenazar la moralidad Saudí.

Cabe preguntarse cuál es la diferencia entre la Arabia de los Saud, el aliado de Occidente en la región, y el Estado Islámico.

En el ámbito legal, ninguna, ya que ambos se basan en la Sharia, para la cual la apostasía es el más grave de los delitos, castigado invariablemente con la muerte (excepto en caso de haber obrado bajo coacción o deficiencia mental del reo).

La Sharia está basada en las enseñanzas del Corán…

La ira de Dios pesará sobre el que abre su corazón a la infidelidad. Le espera un castigo terrible.
Sura de la Abeja 6:106

…de los hadices

Yo los habría hecho matar, de acuerdo con el dicho del Profeta: “a quien cambie de religión, matadlo”.
Sahih al-Bukhari, 4:52:260
Sahih al-Bukhari, 9:84:58

…y la extensa jurisprudencia islámica que existe confirmando la pena capital para la apostasía.

El Corán, y resto de literatura que produjo, es una excrecencia moral, un insulto contra la recta razón, que durante siglos ha servido de justificación a todo tipo de barbaries (el Tanaj hebreo, lo que aquí llamamos Biblia, es igual de nefando).

El texto legislativo más excelso no ha sido dictado por ningún Dios, sino que nos lo otorgamos a nosotros mismos, simples mortales, tras constatar el horror que el ser humano en su bestialidad y fanatismo era capaz de generar.

En su artículo 18, reza:
Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia.

Esto es sabiduría, civilización, bonhomía. El Corán es barbarie, y ya lo era cuando vio la luz (el derecho romano le antecede en varios siglos, y Solón en casi un milenio).

Arabia Saudí no ha firmado la Declaración Universal de los Derechos Humanos, ya que (y es su posición oficial) entraría en conflicto con la Sharia.

Estoy de acuerdo con esta afirmación. Es más, es evidente. También es evidente que un grupo o comunidad religiosa que dificulta, impide, en suma criminaliza la egresión es, por definición, una secta. Un club en el que puedes entrar cuando gustes, pero tienes prohibida la salida, es una prisión. El Islam, esa religión de paz. Una enfermedad mental, una pesadilla.

Y, por cierto, ningún sentimiento de superioridad, pues no está tan lejos el tiempo en que aquí también se mataba a los poetas por atentar contra la moral impuesta por el clero, otro clero, el mismo, en suma.

+

+

+

Acabo con más versos del poeta. Deben ser muy valiosos, pues ha de pagar por ellos con su vida. Y no es ninguna broma; ésto es a lo que se enfrenta Ashraf:

+
+
+

El bigote de Frida Kahlo

Voy a ignorar el olor a barro, y la necesidad de reprender la lluvia, y la quemadura que hace mucho se asentó en mi pecho.
Busco consuelo, pero mi situación no me permite interpretar tus labios de la forma que quisiera.
O quitar las gotas de niebla de tus pétalos rojizos.
O disminuir los niveles de obsesión que me sobrepasan cuando me doy cuenta de que no estás a mi lado ahora.
Y no estarás… cuando me vea obligado a justificarme frente al agotador silencio de la noche.
Tan sólo actúa como si la tierra fuera silenciosa, como la vemos a la distancia,
y que todo lo que ha sucedido entre nosotros no fue más que una mala broma que ha llegado demasiado lejos.

¿Qué piensas de los días que pasé sin ti?
¿De las palabras que se evaporaron tan rápido desde mi gran dolor?
¿De los nudos que se depositaron en mi pecho como algas secas?
Olvidé decirte que he crecido acostumbrado a tu ausencia.
Y que los deseos pierden el camino hacia tus anhelos.
Y mi memoria se erosiona.
Y que aún estoy persiguiendo la luz, no para ver, sino porque la oscuridad es aterradora, incluso si nos hemos acostumbrado a ella.

¿Será suficiente mi disculpa?
Por todo lo que ha sucedido mientras intentaba inventar buenas excusas.
Por todas las veces que los celos han brotado en mi pecho,
Por cada vez que la angustia arruinó uno de mis días oscuros,
¡Por cada vez que dije que la Justicia tendría cólicos menstruales y que el Amor era un hombre idiota con disfunción eréctil en el otoño de su vida!

Tendré que dejar de lado mi memoria
Y pretender que duermo bien.
Tengo que arrancar las preguntas
Que han venido a buscar una razón de ser, para obtener respuestas convincentes.
Las preguntas que, por motivos muy personales, han llegado después del fracaso de la puntuación habitual.

¡Deja que el espejo explique lo bella que eres!
Deshazte de tu polvorienta pila de palabras,
Respira profundamente y recuerda lo mucho que te amé,
Y cómo todo se convirtió en un gran rayo que pudo haber causado un gran incendio…
En una bodega vacía.

+

Aunque no esté de moda últimamente decir estas cosas:

¡LIBERTAD!

+
+
+
+
+

« Página anteriorPágina siguiente »

El tema Rubric. Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 339 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: