La mirada del mendigo

1 agosto 2015

Mάθημα

Filed under: Uncategorized — Mendigo @ 15:08

matemática.
(Del lat. mathematĭca, y este del gr. τὰ μαθηματικά, der. de μάθημα, conocimiento).

Seguimos con Grecia pensando en España, esta vez para sugerir un artículo que, por su descarnada simplicidad, me ha encantado: The Simple Math Behind Greece’s Complicated Situation

Procedo a su traducción, para hacer más accesible su lectura a todo el mundo:

++++++++++

La vida es realmente simple, pero insistimos en hacerla complicada
Confucio

La Navaja de Ockham es un principio frecuentemente mencionado que afirma que cuando nos encontramos ante una colección de aparentemente complejas posibilidades, la aproximación o explicación más sencilla es la más probable. Mientras el BCE y los griegos disputan sobre los términos de otro rescate, usaremos este principio filosófico para comprender descarnadamente la acuciante situación de Grecia.

La relación de deuda/PIB es una de las medidas más básicas y populares que empleamos para determinar la capacidad de un Estado soberano de atender el pago de su deuda. Considerad un Estado que tenga una relación deuda/PIB del 100%, y un equilibrio presupuestario (excluyendo el pago de intereses). En tal Estado, se puede afirmar que el tipo de interés de su deuda debe ser igual al índice de crecimiento del PIB, para que la proporción deuda/PIB se mantenga constante.

En este ejemplo, unas tasas de interés del 2% y un crecimiento del PIB del 1%, conducirían a un incremento de la relación deuda/PIB hasta el 101%. Como ahora la proporción es superior al 100%, el tipo de interés medio a pagar por la deuda debe reducirse por debajo del crecimiento del PIB para retornar a ese nivel del 100% e impedir así que siga subiendo el ratio.

A una relación deuda/PIB del 150%, un 2% de interés de la deuda requeriría una tasa de crecimiento del 3% para mantener la relación estable.

Grecia tiene actualmente una relación deuda/PIB = 170% y, según los términos del rescate que se están negociando, es probable que crezca por encima del 200%. Así que aplicando el mecanismo antedicho, la tasa de crecimiento de la economía griega ha de ser superior a 1,7 veces el tipo de interés al que se financie, para mantener el equilibrio de esta medida. [N.d.M: Luego para reducir paulatinamente el peso de esa deuda, rebajándola hasta niveles tolerables, habría que reducir los tipos medios a los que se financia el Estado, y/o espolear la economía con incrementos ulteriores por encima de ese multiplicador x1,7 sobre los tipos, y/o generar superávits primarios, lo cual a su vez comporta incrementar la recaudación y/o reducir los gastos e inversiones del Estado griego].

A continuación, algunos datos que nos permitirán hacernos una idea de la capacidad del Estado griego de hacer frente a su deuda:

– Desde 1970, la mayor tasa de crecimiento de la economía griega por periodos de un lustro, ha sido del 1,5% anualizado, con una media del 0,46%. Durante los últimos diez años, la media ha sido de -0,5%.

– Desde 1997, el tipo de interés más bajo en periodos de 5 años del bono griego a 10 años ha sido del 3,41%, con una media del 7,5%. Durante los últimos 10 años, el tipo medio anual del bono a 10 años griego ha sido del 8,16%.

+++++++++

COMENTARIO: Como todos sabéis, el Estado griego no acude al mercado para colocar su deuda (por eso se acogió al primer rescate, porque sus costes de financiación se disparaban con tipos del 20%), sino que es acordada con el FMI o el EFSF (European Financial Stability Facility). Debería ser un dato bastante simple, pero, sin embargo, no he encontrado dos informaciones iguales para responder a la pregunta ¿Cuánto está pagando Grecia por los rescates? (rescate de la banca privada alemana y francesa, que pudo descartarse de la basura griega transfiriéndosela al BCE, pero también la misma banca griega, que usa los mismos papelitos como colateral para acceder a financiación). Yo tenía entendido que el segundo rescate fue en una condiciones especialmente ventajosas, de un interés del 1,5% y con periodo de carencia hasta el 2022, pero luego leo informaciones que complican mucho más esta cifra.

La cuestión es que es un dato crucial, pues como hemos visto es determinante para considerar la deuda griega como impagable o no. Pero demos por buena la cifra del 1,5%: esto exige que Grecia crezca de forma sostenida durante años, décadas, al 3%, mientras está sometida a una depresión fiscal para conseguir ligeros superávits primarios para ir reduciendo progresivamente el monto de la deuda.

Los griegos tendrían que hacer muchas cosas bien, para que tal proeza fuera posible (también se puede montar otra burbuja inmobiliaria, pero aunque funcionase, en el largo plazo es un tipo de crecimiento insostenible y, como hemos visto, incluso perjudicial).

Cualquier cifra por encima de 1,5% (ni qué decir de los tipos del 5% e incluso del 7% del primer rescate) convierte a la deuda griega en matemáticamente impagable. Y como dice el viejo adagio: lo que no puede ser, no puede ser y, además, es imposible.

Al final, irónicamente, los actores que han propuesto una salida real, mejor o peor, pero real a la tragedia griega son Schäuble y Varufakis. Sólo desde una ruptura de la actual dinámica de endeudamiento creciente se puede comenzar a construir una solución para Grecia. Lamentablemente, ha ganado la solución comodín de la clase política: instalarse en la negación y darle otra patada a la deuda, a ver si el engendro aguanta hasta la próxima legislatura y, el que venga detrás, que arree.

Si sólo fuera Grecia…

Si sólo fueran las administraciones públicas las que recurren al patadón, y ya veremos dónde vuelve a caer y cómo lo toreamos…

El día que se cierre el grifo de la financiación, aunque sea por unos meses, a nivel global, no habrá maquillaje contable que pueda disimular que buena parte de los balances, tanto públicos como privados, son propios de un zombie económico que se resiste a morir vampirizando más recursos de los que aún quedan con vida.

El hostión de descubrir que el rey va desnudo va a ser tal, que sacará a la Tierra de su órbita.

15 junio 2015

Tecnofobia

Filed under: Uncategorized — Mendigo @ 10:36

Por comodidad, seguimos aquí con los comentarios de la otra entrada, ya que veo que el tema del decrecentismo os pone. Y, la verdad, ya me costaba seguir el hilo de la conversación.

“¿seguiríamos consumiendo y arramblando como si no hubiera un mañana?, ¿el hecho de disponer de una ilimitada energía dentro de un sistema expansivo/consumista no seria como pisar el acelerador en el camino al desastre?” –> No es tanto el sistema sino el nivel de civilización. Yo observo que los nuevos frentes tecnológicos (nanotecnología del C, por ejemplo) tienen una menor presión sobre el medio que, por ejemplo, la industria pesada propia de principios del siglo pasado, e incluso ésta menor que la ridículamente bucolizada vida de las sociedades agroganaderas.

Es más, veo que la curva de crecimiento vegetativo de la población en función del desarrollo de la sociedad, un equilibrio con altas tasas de natalidad y mortalidad, luego un avance científico que desequilibra la mortalidad y, tras unas décadas/siglos de crecimiento de la población, la sociedad termina por reaccionar y equilibrar naturalmente con un descenso de la natalidad (y cada vez esa fase transitoria es más breve). Bien, pues ese mismo esquema también es apreciable en la presión sobre los recursos y el medio natural. Pasada una fase de consumismo ciego, el siguiente paso de la civilización es ser conscientes de los límites del planeta y adoptar un patrón de progreso compatible con la sostenibilidad.

Por poner un símil, lo mismo que el niño que no ha probado nunca el alcohol pasa a ser un jovenzuelo borrachuzo (yo mismo podría ser un estupendo ejemplo) que se bebe lo primero que pilla, tol día pedo, y la meta es beber cada vez más. Y cuando el crío madura, no es que deje de beber alcohol (esa es la solución infantil de alguna religión), sino que discrimina lo que bebe, y cambia cantidad por calidad.

Ese estado superior de civilización están entrando en él los países centroeuropeos y escandinavos (como siempre). Detrás vamos los mediterráneos y usamericanos, aún imbuidos en la idea de que más es mejor (burro grande, o no ande, la divisa de la industria de Detroit). Y luego, las sociedades más atrasadas que aún no se han emborrachado de consumo pero lo desean con todas sus fuerzas. Ese desajuste de nuevo rico entre capacidad de consumo y nivel cultural es similar al que ocurrió con la natalidad y la mortalidad, y la mayor amenaza, pero temporal, al medio.

La solución que propone el decrecimiento es aumentar la mortalidad. Es decir, retroceder a una época pre-industrial de privaciones, de necesidades insatisfechas. Mi propuesta es seguir progresando para llegar a una nueva etapa de equilibrio con el medio, a semejanza del equilibrio demográfico.

Y ésta es la verdadera salvación del planeta, un mundo más tecnológico, más desarrollado, y no menos. Porque el retroceso, el volver al campo con las cabras, supone una mayor presión sobre el medio. El modelo de sostenibilidad es Suecia, no Marruecos.

Ahora no tengo tiempo, pero podéis buscar una gráfica de la evolución de la intensidad energética (ratio energía primaria/PIB) en Europa. El incremento de consumo energético, como el del crecimiento de la población, se ha detenido y empieza a menguar. Y este patrón empieza, sobre todo, en los países más desarrollados (luego seguido por nosotros, pero debido a la crisis). Es decir, la tendencia en las sociedades avanzadas es a crear más riqueza con menos energía.

Dicho en otras palabras: la maldición malthusiana de la población creciendo de forma incontrolada, reproduciéndonos como conejos (o bacterias), o del uso siempre creciente de recursos…es un mito. Además es un mito viejo, decimonónico, tecnófobo, no sólo conservador sino profundamente reaccionario y elitista (si no hay recursos para todos, para quién serán?). Un mito que la historia ha demostrado su falsedad, pues cuando las sociedades evolucionan, equilibran naturalmente su natalidad y su necesidad de recursos.

Venga, busco rápidamente unas gráficas para ilustrarlo. El consumo baja…

…a pesar de que el PIB crece. Luego se reduce la intensidad energética de nuestras sociedades:

El mismo patrón que con la población, equilibrio, crecimiento descontrolado y…otro nuevo equilibrio. La solución no es la demonización del progreso científico-médico que permite que más niños sobrevivan al parto e incremente la esperanza de vida, ni mucho menos la condena del desarrollo económico que sostiene la alimentación de más población. La solución se encuentra adelante en el desarrollo histórico, no hacia atrás.

El ejemplo lo tengo a la puerta de casa: los dos grandes problemas ecológicos que afectan a esta tierra (que cada uno analice su zona) son, por este orden, la repoblación con eucaliptos y pinos, y los incendios forestales. La repoblación con especies de ciclo corto es un cultivo forestal destinado a alimentar una de esas viejas industrias de las que hablaba, la del papel. Buena parte de la producción de papel puede ser eliminada con la digitalización en todos los órdenes de la sociedad, la educación, la administración, la empresa. La otra gran agresión son los incendios, que vienen de la ganadería tradicional, extensiva, buscando nuevos pastos; del modo de vida rural, que tiene como entretenimiento la caza; el desbroce de fincas…

Si Galicia está hecha una puta mierda no es porque seamos un polo industrial acojonante, no es por la modernidad, sino por todo lo contrario: por el atraso, económico, social y tecnológico. En cambio, puedo ir al polígono industrial de Gasteiz y, a pocos kilómetros, disfrutar de un entorno tan bien conservado como Urbasa (y a otros pocos kilómetros, el polígono industrial de Iruña). Puedo estar en uno de los sitios más industrializados del mundo, el curso medio del Rhin, y tener a ambos lados espacios naturales tan fantásticos como los Vosgos o la Selva Negra. Y un poco más allá, Stuttgart, la capital mundial del automóvil. Sí se puede.

Es, por lo tanto, radicalmente falso que progreso y desarrollo comporten destrucción del medio. Es justo lo contrario, atraso, pobreza e ignorancia, el germen de la destrucción de los ecosistemas. El decrecimiento, la reversión del proceso de creación de más riqueza que permitan un desarrollo ulterior y el progreso de la sociedad no comportaría pues menor, sino mayor presión sobre el medio natural (en la lucha por la supervivencia los aspectos medioambientales se relegan a un segundo plano).

Que, por cierto, empiezo a estar hasta el nabo de tanto ecologismo filosófico, pero sobre los problemas concretos de los ecosistemas concretos luego somos cuatro gatos. Mucho postureo de urbanita.

9 junio 2015

También, ya es casualidad

Filed under: Uncategorized — Mendigo @ 10:57

Éste es sólo un apunte sobre un tema que Francisco Veiga toca de pasada en la entrevista que le hizo Jot Down (gracias, Fouche).

Era algo en lo que no había caído y tiene su miga. Me explico gráficamente; ésta es la distribución aproximada del islam shii, fijaos que en Arabia Saudí está presente en la costa del Golfo Pérsico.

+

Y ahora, otro mapa de la región, con la posición de los principales campos de petróleo:

Efectivamente, el grueso de las reservas árabes, la zona más rica del mundo en crudo, entre ellas el macroyacimiento de Ghawar, está en territorio de la despreciada minoría chií del reino saudí. Sin esa franja, Arabia Saudí pasaría a ser un productor de segundo orden mientras que un hipotético Estado chií se convertiría automáticamente en riquísima nueva potencia petrolera. Lo mismo reza en el vecino Bahrein, una mayoría shií gobernada feudalmente por la familia real, suní.

Y ahora se entiende mejor la saña con la que los Saud persiguen a todo lo que huela a shií, sea en Yemen, en Siria, en el Líbano (Hezbollah), en Iraq o en Irán. El hilo conductor de su política es debilitar la influencia de éste último en la región, pues la identifican correctamente como la gran potencia shií, que podría promover e incluso dar apoyo a una rebelión shií en sus territorios.

Y si triunfare, la asquerosa petromonarquía saudí se quedaría con una mano delante y una detrás; con un costosísimo aparato administrativo y militar que sufragar, basado en las prebendas y las dádivas, y sólo un extenso y deshabitado mar de arena sobre el que reinar. En cuanto se interrumpiere el flujo de limosnas con el que riegan ese sistema, todo el sistema caería y las cabezas de la familia real pronto adornarían la verja de algún edificio público.

Es por ello que promueven por todo el mundo una doctrina militante del sunismo, el wahabismo y, cuando ya tienen un buen número de energúmenos bien adoctrinados, les facilitan los recursos materiales para que lleven a cabo esa extensión de la política exterior saudí por otros medios. En Yemen interviene directamente el ejército saudí, pero en otros lugares estaría mal visto y emplean sus milicias islamistas para socavar el poder e influencia shií en la zona.

No tanto por visceralidad sectaria. El leit motiv de la política exterior saudí, que incluso les lleva a alinearse con Israel, no es la conflagración en todos los escenarios con el shiismo y su campeón persa. Ése es el medio, ahora lo he comprendido. El fin último y yo diría que único de su política es preservar su control sobre los yacimientos de crudo de la cuenca del Golfo Pérsico.

¿Ideología? ¿Religión? ¡Quia! El vil metal…

+++++

PERDÓN, PERDÓN, PERDÓN, PERDÓN.

Sin darme cuenta, he enlazado a otro artículo. Como ambos los leí uno a continuación del otro, me he confundido entre ellos. El que me puso tras la pista del crudo shií es éste de Ramonet – La nueva geopolítica del Petróleo.

Mis disculpas y bueno, a los que hayáis leído la entrevista a Veiga, también es muy interesante, espero que con ese sepáis perdonarme. :)

7 junio 2015

Los surcos del azar

Filed under: Uncategorized — Mendigo @ 21:45

Acabo de terminar de leer el último (que yo sepa) trabajo de Paco Roca: Los Surcos del azar.

Este dibujante cuenta la historia de un soldado republicano de La Nueve, desde la desesperada huida desde el puerto de Alicante a los campos de trabajo de Omán, la toma de Bizerta, el desembarco en Normandía y la entrada en París.

Es un cómic, pero cuidadosamente preparado por el autor, con el asesoramiento del historiador Robert Coale. La ventaja es que, al ser novela gráfica, se lee de corrido; eso la hace accesible a un público mucho más amplio, que tiene alergia a los libros sin dibujitos (nos estamos infantilizando). Pero el formato no supone en modo alguno una banalización de la historia que, si bien está novelada, sigue de forma fiel los acontecimientos.

Y si esta entrada va de descubrimientos, de los libros nos vamos a la música. Acabo de conocer este grupo raiano (son de Olivença, ni Portugal, ni España, sino todo lo contrario): Acetre. No es exactamente música popular con los sonidos y los trajes de otras épocas, sino una adaptación de esas melodía y temas al momento actual (como podría ser La Bruja Gata o los mismos Berrogüeto). Y…bueno, mejor escuchadlo y juzgad por vosotros mismos.

1 junio 2015

Un apunte local

Filed under: Uncategorized — Mendigo @ 12:02

Hace un par de meses presentaba el destrozo causado en el río Tâmega, además de por el vertido de basuras, por la tala indiscriminada de árboles de ribera, dejándola desprotegida ante riadas además la profunda alteración que supone en el medio ripícola.

En otras palabras, dejaron las márgenes del río mondas y lirondas, llevándose toda esa madera y, aún por encima, cobrando un pasta por ello (esos 110 kilos, son sólo en una parroquia, pero esta desfeita se llevó a cabo en numerosas parroquias de varios concellos).

Hasta ahora lo que había visto con mis paseos. Pues ahora, por casualidad, voy a tropezar con la enésima noticia de corrupción en los consistorios gallegos.

Ediles de Verín están vinculados a los mayores contratistas municipales

[…] prevaricación del regidor al inflar presuntamente los precios de las obras adjudicadas a la empresa Vipeca Obras y Servicios, SL, cuyo administrador es socio-copropietario de terrenos edificables en Verín del concejal de Infraestructuras, Medio Ambiente y Servicios Generales […]

Y más abajo se detalla que “más del 90%” de las infraestructuras las hace Vipeca, “tanto las que están incluidas en convenios con las Consellerías de la Xunta como las de la Confederación Hidrográfica del Duero”.

¡Acabáramos! Así que el vandalismo que paga la Confederación Hidrográfica del Duero es adjudicado a la empresa de cabecera del PP local.

Cuando subí la entrada, la titulé Sinopse galega. No me imaginaba hasta qué punto era un buen compendio de la situación de corrupción, caciquismo, desastre ecológico y garrulismo en que vive sumida la Galicia rural.

Página siguiente »

El tema Rubric. Blog de WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 268 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: