La mirada del mendigo

7 junio 2018

Las víctimas del sionismo

Filed under: Internacional — Nadir @ 7:54

En Israel se lleva años incubando una ideología supremacista, que no por irónico es menos acertado relacionar con el nazismo (no existe diferencia esencial entre el concepto de lebensraum y el sionismo). En el arco político israelí hemos asistido a la pérdida de apoyos acelerada de partidos de izquierda que abogaban por una resolución negociada del conflicto, y el laborismo ha tenido que sucumbir a la estrategia belicista de la derecha para no ser relegado a la insignificancia. Es evidente que la sociedad israelí, que se ve en posición ganadora, no quiere acuerdos ni compromisos, sino la derrota final. La demografía de esa sociedad, en la cual los ultraortodoxos ganan rápidamente terreno, sólo puede conducir a un enrarecimiento ulterior del ambiente.

Como el exterminio masivo del pueblo palestino es inviable, la política israelí consiste en ir ganando territorio, dejar que transcurra el tiempo para afianzar las nuevas usurpaciones y mover la frontera unos kilómetros más allá. Entretanto, genera y agudiza unas condiciones de vida insoportables en los territorios palestinos, para forzar a la población al exilio (aquellos que tienen la posibilidad) o someterse a una muerte en vida en una cárcel de muros y chekpoints.

Es una imperiosa necesidad preguntarse la clase de veneno que fluye por la sociedad israelí, que llega a turbar de tal forma el juicio de un soldado para que, apostado tras los muros de hormigón de una torre de vigía, fije la cruz de la retícula de la mira telescópica de su fusil en el pecho de una joven enfermera que se acerca con los brazos en alto y la bata blanca a asistir a la penúltima víctima.

Para detener los actos de barbarie extrema, es necesario identificar, comprender y desactivar la ideología de deshumanización y odio que los genera. Y ya podemos estar hablando de las atrocidades del Estado Islámico, de las Waffen-SS, de la Force Publique de Leopoldo II en el Congo o del Tzáhal usando munición fragmentadora (al entrar en el cuerpo se abren para maximizar el daño, y en vez de un orificio de salida limpio dejan un boquete) para dispersar una concentración de manifestantes desarmados frente a un muro que se erige, necesario es decirlo, dentro de un territorio que legalmente es, a un lado y a otro, Palestina.

Razan es el rostro hermoso de las víctimas, pero sin duda no es el único, ni siquiera entre el personal médico. En lo que va de año son ya 140 personas abatidas por disparos israelíes, además de miles de heridos de diferente consideración, desde intoxicados por el humo de los gases lacrimógenos a personas con miembros amputados debido al uso de la mencionada munición. Sin duda, según las protestas continúen y sean reprimidas de esa forma criminal, los números seguirán engordando y, con ellos, la espiral de odio y venganza en que está sumida una tierra asolada desde hace siglos por el monoteísmo semita.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Anuncios

4 junio 2018

O declive do segundo nivel das entidades de poboación

Filed under: Sociedad — Nadir @ 0:16

Ninguén pode sorprenderse se falo da despoboación do rural, de como as aldeas van quedando valeiras, de como os rapaces liscan dalí como fume de carozo buscando unha oportunidade nas vilas e só quedan os vellos.

Este proceso, que non é propio de Galicia senón mundial, coñécese como éxodo rural e é consecuencia do cambio de modelo económico dun baseado na agricultura a outro máis avanzado nos sectores industrial e de servizos. O dito, ata aquí, nada novo.

O que quería comentar nesta entrada é como este proceso de despoboamento das aldeas, agora empeza a afectar ás vilas. Teño que dicir que a idea desta entrada vina clara en Francia, onde o proceso de concentración da poboación está máis avanzado e é doado apreciar a evidente decadencia das vilas por debaixo dos 100.000 habitantes.

Aínda que vou exemplificar coa realidade que teño máis de preto, penso que é igualmente válido para outros países e rexións do Estado. A provincia de Ourense se estructura demográficamente en torno á capital, e catro vilas principáis: O Barco de Valdeorras, O Carballiño, Verín e Xinzo de Limia. Logo quedan algunhas vilas menores, que aínda sufren máis deste fenómeno, como Ribadavia, Allariz ou Maceda.

O proceso é moi doado de explicar: a xente vai baixando das aldeas, as veces a estas vilas, ou directamente ás cidades ou a emigración. E as vilas foron enchéndose desa xente, xeralmente nova, que viña das aldeas e mercaba un piso pola comodidade de vivir perto do traballo, de facer a compra no súper e de que os nenos no tiveran que andar co autobús para ir ó cole. E as vilas medraron.

Pero ese fluxo esgotouse. Nas aldeas xa non queda xente nova, e os vellos que están xa non pensan en saír da súa casa. O saldo negativo dos últimos rapaces en marchar e vellos que van morrendo, compénsase parcialmente con xubilados de Madriz, Barcelona, Alemaña ou Francia que voltan, refán a casa dos avós para pasar nela tempadas. Pero os xubilados non adoitan ter unha tasa de fertilidade moi alta, así que é un parche temporal, o canto do cisne das aldeas antes de desaparecer engulidas polo monte.

As vilas, pola súa banda, medraron con parte dos que escapaban das aldeas, e vai uns anos atoparon o equilibrio entre esas parellas novas que chegaban das aldeas e os que, a súa vez, marchaban da vila ó remataren o bacharelato para non voltar xamáis (agás en vacacións, claro). Pero algo cambiou nestes últimos anos: como diciamos, o fluxo das aldeas rematou, e a atonía económica das vilas puxa a máis rapaces a saír da vila tal e como os seus pais baixaron das aldeas a esa vila, buscando un futuro mellor ante a ausencia de espectativas se ficaban na casa. E aquí temos o cambio de tendencia, a poboación das principáis vilas alcanzou o máximo vai uns anos, e agora comenza un progresivo pero inexorable declive, que como no caso das aldeas se retroalimenta porque ninguén quere ser o último que quede na aldea. Cada vez as vilas ten unha poboación máis envellecida, unha economía menos activa e máis baseada nas pensións (que van sufrir, xa están sufrindo unha perda de poder adquisitivo e isto non fixo máis que comezar) e o ambiente social propio dun xeriátrico. Os mellores, os máis capaces, varudos, despertos van marchando, deixando tras de sí unha sociedade ferida de morte.

Agora é o turno de apoiar todo o devandito con datos.

Imos ó INE e sacamos os datos de poboación para esas catro grandes vilas da provincia máis e tres concellos da súa comarca. O patrón en tódolos casos é sempre o mesmo: os concellos do rural van perdendo poboación a un ritmo lento pero continuo (nun proceso que comezou a mediados dos ’50, hai concellos que dende aquela ata hoxe perderon máis das tres cuartas partes dos veciños), e chega un momento no que a poboación da súa vila de referencia acada o seu máximo é, a súa vez, comeza a perder poboación.

+

+

+

Insisto, falamos destas vilas ourensanas como poderíamos falar de Elda, Trujillo, Astorga ou Calatayud. E as seguintes en caer serán as pequenas capitáis de provincia (de novo, só hai que mirar a Francia) para concentrar toda a actividade económica e, polo tanto, os postos de traballo e a poboación nas cidades de máis de 300.000 habitantes (que en termos europeos é o límite para empezar a considerarse unha cidade, pero na medida asiática con eses trescentos mil habitantes só serían villorrios de terceira fila).

Por suposto, aínda que non é mala cousa xa que as sociedades urbanas son máis eficientes e dinámicas, este proceso de decadencia das vilas terá importantes consecuencias sociáis, económicas (unha moi evidente é no eido inmobiliario: hai máis casas que xente querendo habitalas, así que os prezos vanse afundir agás nas grandes vilas) e mesmo culturáis (aínda que hai quen o fai, non ten moito sentido facer un magosto nun parque de Vigo).

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

28 mayo 2018

Turquía como modelo de Estado policial

Filed under: Sociedad — Nadir @ 23:15

Autoritaria, represiva, integrista, corrupta hasta la médula… España es una alumna aventajada de Turquía, como ejemplos de democracias en vías de demolición.

+

¡QUE SE VAYAN!

Diagonal – El país que tenía demasiada policía

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

24 mayo 2018

Una alternativa al eucalipto

Filed under: Ecología — Nadir @ 0:39

Realmente, no considero que haya que dar ninguna alternativa al cultivo del eucalipto, más allá de la cárcel para quien lo desempeña por delito ecológico. Pero en un alarde de bondad y altruismo impropios de este sitio, vamos a procurar ofrecer una alternativa más ventajosa.

En economía es muy popular el concepto de “coste de oportunidad”. Aplicado al caso del cultivo del eucalipto, supone que aunque esta actividad económica pueda generar riqueza, su ocupación del territorio impide que se puedan desarrollar otros usos del suelo, acaso más rentables, como el turismo o la agricultura. Sin duda más rentables, y vamos a desarrollar este punto.

Vamos a calcular el rendimiento de una unidad de superficie destinada al cultivo del eucalipto. Sobre una tierra especialmente fértil, en la cual se puede prever una velocidad de crecimiento alto, podemos estimar éste en unos 24 m³/ha al año para el Eucaliptus globulus (el demandado por la industria de la celulosa).

A un precio de venta en torno a los 25€/m³, que seguramente seguirá bajando según llegue el turno de cortar las decenas de miles de nuevas hectáreas que se han plantado en el Noroeste peninsular, es fácil llegar a una cifra base de los ingresos esperables de una finca con eucaliptos: 600€ por hectárea y año.

Y esto es lo que mucha gente ignora: que realmente el eucalipto no deja apenas dinero (al productor) a no ser que se se planten extensiones inmensas (una hectárea, lo apunto para quien no esté muy ducho en unidades agronómicas, son 10.000m²). Es decir, ocupando todo el monte y no sólo las tierras más productivas, pero en este caso su tasa de crecimiento baja, y los ingresos son mucho menores.

La clave de su cultivo es que estos ingresos por la venta de madera se transforman casi completamente en beneficios, ya que la inversión en su plantación es mínima (el precio de las yogurteras es bajísimo) y los gastos de mantenimiento nulos. Es más, tras la primera corta, rebrotan del pie ahorrando en lo sucesivo esos mínimos gastos de plantación.

+

Ahora, voy a plantear un ejemplo de uso alternativo de una finca. En vez de dedicarla al monocultivo de eucalipto, vamos a calcular los ingresos que podemos esperar si la dedicamos a fruticultura (como podría decir a huerta o a pastizales, es sólo a título de ejemplo). Cuando estuve en Extremadura el año pasado, me satisfizo pasearme por el valle del Jerte y ver cómo están sacando adelante un proyecto centrado en el cultivo del cerezo que está devolviendo la vida a la zona. Una cosa que me llamaba poderosamente la atención en esos pueblos es que había… niños jugando en las calles, adolescentes emburriciados con el móvil, chavalería en suma. Para los que conocéis el ambiente de las aldeas en el Noroeste peninsular, en las que el más joven es un solterón que pasa de la cincuentena, era sin duda un cambio notorio y esperanzador.

Así que, para mi ejemplo, tomo una buena variedad de cereza, con una producción media de 25 t/ha. La Sunburst es una cereza de calibre enorme (hasta 30mm) y excelente sabor, muy valorada en el mercado. Ya sabemos cómo están los precios al productor, pero podemos estimar un precio de venta mayorista de 2 €/kg, para alcanzar los 5€ al llegar al consumidor. Es decir, estaríamos hablando de ingresos por hectárea sobre los 50.000€ al año. Compárese con los 600€ del eucalipto.

Creo que ahora comprendéis el concepto de coste de oportunidad de plantar eucalipto.

Con estos rendimientos económicos por hectárea tan altos, podemos llegar a un acuerdo con la Naturaleza: nos quedamos con la mitad de las tierras, con la ventaja de poder escoger las más productivas, las más aptas para la agricultura, liberando la otra mitad para que se recuperen (previa eliminación de especies alóctonas que impiden su regeneración) los ecosistemas propios de cada zona. Hacemos un aprovechamiento económico inteligente y eficaz de la mitad, para permitirnos el lujo de no esperar rendimientos de la otra mitad, reservándola para disfrute y solaz de contar con ecosistemas íntegros. Esta sí que es una estrategia ganadora.

Pero aún hay que hacer más comentarios. Como decía, podríamos esperar ingresos de 50.000 €/ha en un cultivo frutícola, pero esto no son beneficios. De esta cifra hay que detraer innumerables gastos que no son los menores los gastos de plantación, los tratamientos de plaguicidas y fertilizantes, y sobre todo, la mano de obra de las labores de poda y recogida. Al final, el beneficio para el productor es una cifra mucho menor de esos 50.000 €/ha, pero es muy importante darse cuenta que esos gastos en los que incurre el propietario, son ingresos de otras personas (el del almacén de productos agrícolas, el mecánico que arregla el tractor o el enorme volumen de mano de obra necesario en la cosecha). Todo ello se traduce en una creación de puestos de trabajo y mayor actividad económica en la zona, que contrasta fuertemente con la pobreza que deja la economía del eucalipto, que sólo necesita de una cuadrilla que llega cada 15 años para talar y cargar los árboles.

Hemos cogido el ejemplo de las cerezas, como podríamos hablar de manzanos (40 t/ha), perales (30 t/ha), melocotoneros (25 t/ha), albaricoqueros (20 t/ha), ciruelos (lo mismo). O frutos secos como castaños, nogales, almendros o avellanos. O viticultura. O cultivos hortícolas como los tomates, judías, alcachofas y un descomunal et cetera.

Como resumen de todo lo anterior, es importante fijar la idea que una tierra dedicada a su aprovechamiento agrícola genera riqueza en dos órdenes de magnitud superior a la que genera el cultivo del eucalipto. Riqueza que ciertamente no revierte toda en el propietario, sino que se distribuye entre varios agentes económicos de la zona, incrementando el nivel económico general de la comarca. Riqueza que permitiría liberar terreno para la regeneración ecológica, hoy dedicado casi en su totalidad al aprovechamiento económico más destructivo (el valor ecológico de un eucaliptal es nulo).

¿Cuál es entonces, la razón por la que el eucalipto colonice cada vez mayores extensiones de la Iberia atlántica, en vez de dedicar las tierras a la mucho más rentable (personal y socialmente) agricultura? En resumidas cuentas, por dos pecados extendidos en esta tierra: la ignorancia y la holgazanería. Llevar una explotación agrícola moderna implica dedicarle mucho tiempo y esfuerzo, aprender mucho y ser avispado para aplicar lo aprendido al caso concretísimo de tu explotación. La agricultura profesional exige una persona capaz de estudiar, trabajar, invertir y luchar por su futuro, desde luego no el modelo de parásito embrutecido y analfabeto que encontramos en nuestros pueblos.

Por el contrario, el cultivo del eucalipto no precisa tener ningún conocimiento especial, basta hacer un hoyito e ir plantando el contenido de las yogurteras, y desentenderte hasta 15 años después, que levantas el teléfono y ya te viene a buscar la madera. De hecho, buena parte de los malnacidos que hacen unos euritos con el expolio de su tierra ni siquiera viven en donde tienen los árboles, sino que hacen su vida en la ciudad mientras siembran la destrucción en las tierras que un día trabajaron sus abuelos. La venta de los árboles les supone un feliz complemento a la renta familiar cada cierto tiempo.

Con este panorama, a uno sólo le queda fantasear cuántos puestos de trabajo se podrían crear si sustituyésemos los monocultivos forestales, modelo económico que nos reservó la dictadura, por cultivos hortícolas o frutícolas, liberando tierra para que la Naturaleza pudiera reconquistar sus dominios. Cuántos jóvenes no tendrían que emigrar, por poder encontrar trabajo en sus comarcas, frenando la despoblación y la caída de la natalidad. Un país más rico, con menos desempleo y unos ecosistemas de los cuales poder sentirse orgulloso. En pocas palabras, otro modelo para el rural alternativo a la producción de madera barata para la producción de pasta de celulosa (ENCE) o tableros de aglomerado (FINSA).

Dedicando a mejor fin la proverbial feracidad de nuestra tierra, podríamos estar dando de comer a media Europa.

Como siempre, cada pueblo tiene lo que se merece.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

17 mayo 2018

Metalurgia social y productivismo

Filed under: Sociedad — Nadir @ 14:37

Estoy muy contento de la fecunda charla a la que han dado lugar estas últimas entradas. Así es un verdadero placer tener un blog. Para que no decaiga la conversación, la abro en una par de hilos que me parece que pueden tener recorrido. Aunque eso ya depende de vosotros.

El primero es lo gracioso que me parece un término usado por Maju: productivismo (no lo intentéis buscar en el diccionario), que suele venir asociado con otro término casi intercambiable: desarrollismo. Ambos términos son similares a “payo” o “gentil”, es decir, los usa un pequeño grupo social, en este caso la secta decrecentista, para referirse a todo y todos los que no siguen su fe. Esto es, por lo general en toda sociedad humana presente o pretérita ha existido el convencimiento de que el desarrollo económico y el progreso científico y tecnológico era un fin loable que redundaba en mejores condiciones de vida para la población (según el caso, unos más que otros).

Culturas y civilizaciones que han triunfado en la historia, lo han logrado antes que nada por triunfar en esta carrera por el conocimiento, lo cual les aportó los recursos tecnológicos, organizativos y materiales para imponerse sobre otras más atrasadas. Este proceso sigue activo, aunque afortunadamente las rivalidades no se solventan de forma cruenta. Ahora bien, perder en esa carrera no es mucho más llevadero que perder una guerra.

Otra cuestión, en este caso a cuenta de un comentario de Emilio cuya respuesta postergué para darle mayor visibilidad y recorrido a la discusión. Emilio decía que… “China tiene una ventaja que casi ningún estado grande o mediano del mundo tiene, mas del 90% de su población es de la misma etnia.”

Tiene mucha razón, aunque no es el único caso, y muy cerca tiene dos ejemplos aún más homogéneos étnicamente: Corea (las dos) y Japón.

Pero no sé hasta qué punto esto es una ventaja. Lo es desde luego respecto a los Estados creados artificialmente por las potencias coloniales. Un ejemplo que suelo sacar es Ruanda y Burundi, pero quizá el mejor sea Afganistán: pastunes, hazaras, tayikos y uzbekos, cada grupo viviendo de espaldas al resto. Así es imposible ir a ninguna parte (lo mismo podríamos decir de estados europeos como Bélgica o… España). Son grupos consolidados cada uno tirando de la manta a su lado.

Por eso siempre he defendido que los Estados tengan una cierta homogeneidad, como pueblo que se reconoce en sí mismo una identidad, para que las líneas de fractura política no sean étnicas sino ideológicas.

Ahora bien, considero que la escasísima inmigración en, por ejemplo, Japón, es un obstáculo para su desarrollo (quizá no tanto económico como social y cultural). La llegada de individuos de otras culturas, integrándose en la de acogida (es decir, no formando guettos o grupúsculos aparte, que actuarían como facciones al estilo de Afganistán), enriquece la sociedad obligándola a cuestionar y replantearse aspectos de su propia cultura, lo cual la empuja a progresar en un proceso que podríamos denominar “dialéctica social”. Si sólo departes contigo mismo, es dudoso que puedas llegar muy lejos en la senda del conocimiento.

Por lo tanto, podríamos decir que la inmigración es positiva en una cierta medida, a partir de la cual crea rivalidades étnicas que tensionan la sociedad. Podemos pensar en la inmigración magrebí en Francia o Bélgica, pero mucho más próximo es el fenómeno de los maketos y los charnegos: las sociedades vasca y catalana sentían amenazada su identidad con la potente ola de inmigración que venía de otras partes de España trayendo consigo otra lengua, costumbres e idiosincrasia, y reaccionaron contra ella en forma de nacionalismo periférico.

La cuestión es que esta proporción de población inmigrante que maximiza la función progreso no es un % fijo, sino que tiene una fuerte relación de las condiciones en que se produzca. Evidentemente, la disposición de la población local a aceptar individuos en su seno de otra cultura (racismo y xenofobia), así como la disposición de los migrantes para integrarse en la sociedad de acogida (no me cansaré de repetirlo: el islam, el orgullo paleto, es un obstáculo a la integración en países de mayoría no islámica).

En una entrada reciente hacía la metáfora de los inmigrantes como esas pequeña proporción de elementos que entran en una aleación para conferirle mejores propiedades (resistencia, ductilidad…). Si nos pasamos con el cromo o el vanadio, por ejemplo, tendremos un acero quebradizo.

Se puede modificar ese máximo de población inmigrante deseable, con actuaciones que faciliten la integración como evitar la concentración de la población inmigrante en determinados barrios/municipios, en los cuales reproducen el estilo de vida de sus lugares de origen y en el que no hay puntos de contacto con la población local para que se produzca un intercambio provechoso. Evidentemente, es mucho más sencilla la integración cuando existen afinidades culturales, como el caso del idioma con inmigrantes procedentes de Hispanoamérica, o la idiosincrasia en el caso de los magrebíes (más allá del auge fundamentalista que está convirtiendo en estatua de sal las sociedades del Norte de África, existe más similitud en la forma de afrontar la vida con los del otro lado del Mediterráneo, que con los pueblos al Norte de los Pirineos).

Evidentemente, facilitar el acceso a educación, ayudas y la disponibilidad de puestos de trabajo a los recién llegados facilita su rápida integración (evita la margninalidad, que conduce a la delincuencia); y del modo contrario un fenómeno endémico como el desempleo en España dificulta la integración, especialmente entre aquellos estratos más bajos de la población que ven (no erróneamente) a los recién llegados como rivales en el mercado laboral, con un efecto deflacionista sobre los salarios (estupendo para las clases medias que se pueden permitir tener un portero o una asistenta, por eso son estas clases medias las más entusiasmadas con el multiculturalismo, poder ir a cenar a un paki…).

Este fenómeno explica buena parte de lo que está ocurriendo en Europa en la esfera política (Marine, BrExit…), y pone a la izquierda en un dilema existencial: o renunciar a una pieza clave de su ideario como el internacionalismo, o renunciar a su ADN social que es la clase obrera. Vivimos una época de contradicciones, en que es la clase obrera la que reclama políticas restrictivas de la inmigración. Pero una sociedad cerrada es necesariamente una sociedad conservadora.

Por otra parte, todo este análisis es siempre desde el punto de vista del beneficio de la sociedad receptora. Es decir, mirándonos el ombligo. También habría que tener en cuenta las necesidades de las sociedades de origen: por una parte pierden a su fracción de la población más valiente, esforzada, preparada (y para ver qué es lo que queda tras un intenso periodo emigratorio, no tenéis más que ver la esclerosis de la sociedad gallega). Pero no podemos negar que a nivel personal la emigración supone una alternativa vital ante un futuro sin esperanza. Y a corto plazo, las remesas de divisas que los emigrantes mandan a las familias son el sostén de no pocas economías nacionales (México, Filipinas o el mismo Marruecos).

Como resumen, yo creo que la clave está en reconocer que es factible una política de puertas abiertas: la sociedad tiene un límite en su capacidad de integración, sobrepasado el cual surgen los problemas (el medio perfecto para el auge de movimientos identitarios, ultrarreaccionarios en uno y otro bando). Sólo Nigeria tiene casi 200 millones de personas, la mayoría jóvenes en edad núbil y con una altísima tasa de fecundidad (como no la controlen ya, es una verdadera bomba demográfica). Por otra parte, cerrar fronteras y que cada uno se las apañe no es una actitud éticamente admisible.

En este caso, la cuadratura del círculo es bastante sencilla: programas potentes de ayuda al desarrollo (en África no hay debate sobre “productivismo” o “decrecentismo”, esto último sonaría a humor negro). Es decir, nada que ver con la miserable política actual, que más bien está diseñada para beneficiar a las empresas españolas que a las sociedades receptoras. Estas ayudas deberían estar ligadas a la consecución de unos hitos en el desarrollo político y social (expansión de la democracia, de los derechos civiles, independencia judicial, lucha contra la corrupción…) para que no caigan en saco roto, e ir preparando la sociedad para el crecimiento autónomo. Aunque claro está, antes de dar lecciones a nadie, si queremos tener una cierta autoridad moral y que no se nos cachondeen en las narices, quizá deberíamos empezar por adecentar nuestra propia casa.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

« Página anteriorPágina siguiente »

A %d blogueros les gusta esto: