La mirada del mendigo

25 noviembre 2016

El esperpento

Filed under: economía — Mendigo @ 20:05

Normalmente suelo centrarme en el cúmulo de imbecilidades características de la progresía. Debe ser porque cada uno debe procurar mantener limpia su casa y la ajena le importa un bledo. De la derecha directamente paso, por considerar que no tiene remedio. Pero hay cosas que ya claman al cielo.

Veamos.

Los republicanos usamericanos llevan dando la turra durante años con el insostenible endeudamiento público, reclamando políticas de austeridad que cuadrasen gastos e ingresos, reducción del estado y todo eso. La deuda es su gran Behemot, y a cuenta de ella se han comportado como verdaderos hooligans negándose a ampliar el techo del gasto, con negociaciones al límite en el Congreso para que la mayor economía del mundo pudiera pagar las nóminas. De hecho, durante días estuvieron cerrados museos, bibliotecas y otros organismos federales hasta que un acuerdo en la Cámara de Representantes permitió desbloquear las partidas para pagar su reapertura.

Y mucho ojito, porque realmente USA sí que tiene un problema con la deuda, y lo que menos debe hacer nadie en esas circunstancias es sembrar dudas acerca de su capacidad para hacerla frente. El espectáculo montado por los neocon, esos patriotas, estaba exponiendo peligrosamente a la economía gringa en la mira de los mercados financieros. De hecho, puede ser una profecía autocumplida, porque sembrando la duda sobre una deuda, hace incrementar su coste, lo cual la mete en la espiral de la insostenibilidad.

Y después de todo ese esperpento, gana contra pronóstico un candidato republicano, y su programa electoral se basa en reducción de impuestos (especialmente el impuesto de sociedades y el de la renta a las grandes fortunas, al reducir su tramo más alto) junto con una enorme licitación de obra pública y aumento del presupuesto militar. Vamos, una política fiscal expansiva de libro.

A mí se me queda cara tonto, con cómo es posible que haya gente con la cara tan dura (como aquí el PP, cuando se movilizaba contra la subida del IVA de ZP, y luego, dos tazas).

Vamos a ver, yo entiendo que se pueda ser discípulo de Keynes, de Hayek, de Kalecki o de Friedman. Cada uno que razone como mejor pueda y sepa, y exponga sus tesis. Pero con honor. Lo que no se puede es sostener una postura, hacerlo con celo fundamentalista, y cuando cambian las tornas darle la vuelta a tu discurso, como si fuera un calcetín.

Sigo sin entender cómo hay quien puede vivir sin honor, sin palabra.

Pues nada, ahora tendremos que ver cómo la mayoría republicana en el Congreso acepta, ahora sí, ampliar el techo de deuda una y otra vez a un ritmo sin precedentes (si el cretino de Trump cumple siquiera parte de lo prometido).

Al final, el mundo es un esperpento, en el que los mayores infames festejan sus disparates.

+

Por cierto, si echáis un vistazo a los mercados de renta fija mundiales, parece que hemos entrado en un cambio de ciclo. De hecho, ya tardaba en reventar la burbuja de bonos. La subida de las rentabilidades va a pillar a muchas economías (públicas, privadas y familiares) con el pie cambiado. Es decir, atiborradas de deuda en la época de bonanza.

A partir de ahora, los vencimientos de deuda empezarán a caer como las piezas del Tetris, cada vez más rápido y sin saber dónde coño colocarlo (refinanciarlo). Y poco a poco ahogándose hasta el GAME OVER final.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

24 noviembre 2016

Una de aceites

Filed under: automoción — Mendigo @ 18:55

Una entrada rápida, que ahora no tengo tiempo de más.

Es un apunte de colegueo, nada de temas trascendentes ni sesudos. Simplemente es para haceros partícipes de un pequeño descubrimiento, por si también vosotros sois de buscar buenos productos más allá de las marcas publicitadas. En este caso, se trata de un aceite… de automoción.

El mundo de los aceites es bastante pringoso (chiste fácil), hay mucha tontería. Aquí en España la publicidad ha impuesto a Repsol, que produce lubricantes de lo más mediocres, mientras que en el panorama internacional quien corta el bacalao es la gringa Mobil 1 (marca comercial de ExxonMobil), la angloholandesa Shell, la francesa Motul y la británica Castrol. Pero en realidad, hay decenas de fabricantes, muchos no tan conocidos, la mayoría más baratos, y con una calidad que muchas veces está a la par.

Bueno, pues aquí está mi recomendación:
Recambium (marca blanca de esa página de repuestos) 5W30 Long Life

Cualquier cuñao te dirá que no eches marcas desconocidas al motor, que ande vas con eso, que es una mierda, etc. Resulta que este aceite es el mismo que el AD SCC 5W30 que muchos talleres compran al por mayor (bidones de 200l y tanques de 1.000l) y luego te facturan como si le echasen oro molido.

Pero AD tampoco lo fabrica, claro, ellos son sólo unos mayoristas que surten a talleres y tiendas de automoción (el que sea un poco tuercas, seguro que le suena, tienen franquicias por toda España).

Y bueno, ¿cuál es el fabricante? Pues este aceite lo fabrica Q8, que es la marca comercial de la Kuwait Petroleum Corporation.

En concreto, se trata del Q8 Formula V Long Life 5W30.

Si a tu cuñado le vas con este botecito de litro tan cuco de una marca tan exótica, seguramente su opinión sea bastante distinta. Pues en realidad el contenido de ambas latas es el mismo. Se trata de un ACEA C3 que cumple con la norma VW 504.00/507.00 (lista de aceites con esta certificación, no es muy larga ya que sólo la pueden superar aceite xW30 con un HT/HS >3,5 cP, es decir, aceites muy fluidos a 100ºC pero con una gran resistencia al cizallamiento a 150ºC, y cumplir ambas restricciones es bastante buen indicador de la calidad de un aceite).

Lo menciono porque es la norma más exigente que existe a día de hoy (sólo en resistencia a la oxidación la RN0720 es algo más estricta), mucho más que las ACEA (europea), SAE (gringa) o JASO (japo) que nadie se molesta en verificar. Es decir, ACEA sólo emite unos criterios técnicos, pero luego es cosa de cada fabricante probar su propio producto y decir si cumple o no con ellos. Bueno, creo que los japos sí que tienen un registro, pero las otras dos es cada fabricante el que declara, sin ninguna clase de verificación por un laboratorio independiente, que realmente cumple las especificaciones. Vamos, que te fías de la honradez [risas] de las petroleras que los fabrican (ya gastarán millones en publicidad para convencerte que te venden maravillas).

Al menos, las marcas otorgan las certificaciones (cobrándolas bien, por supuesto) previo análisis de una muestra (que es otra chorrada, porque pueden enviar para analizar un aceite que luego no es el que envasan, pero vamos, los mismos fabricantes de coches hacen lo mismo al pasar los test de homologación, así que..). En fin, que nos chupamos el dedo. Ya podía hacer lo mismo la AEAT con mi declaración de la renta, dar por bueno lo que yo les cuente. Pero ahí ya el Estado está más avispado, porque los ciudadanos podemos engañar, pero las grandes multinacionales no. Claro. En fin.

Bueno, a lo que vamos. No es el mejor aceite del mundo pero sí que es un sintético de calidad más que notable para el precio que tiene y es válido para muchas aplicaciones (es un 5W30 con una viscosidad altilla, cerca de un 5W40, por lo tanto casi de uso universal). Quizá la única pega que le veo en las especificaciones es un índice de viscosidad bastante bajo (sensibilidad de ésta a la Tª), pero luego tiene una viscosidad a -30ºC correcta (es un 5W), así que no parece que haya problemas en el arranque en condiciones invernales.

Como comprenderéis, yo no me saco nada de todo esto. Hace un par de meses ni conocía la página, siempre he usado aceite del Carrefú que, por cierto (también os lo chivo), lo fabrica Total-Elf España en su planta de Valdemoro (de hecho, os chivo que el Carrefour 5W30 es el Elf Evolution 900 SXR😉 , pero el Q8 es bastante mejor).

Sólo es un truco para que, si os convence, os ahorréis unos lereles al cambiar el aceite y no se los deis a departamentos de marketing de grandes petroleras (se mueran) o a aprietatuercas ladrones que se aprovechan de la ignorancia y buena fe de sus clientes. Es más, cambiar el aceite y filtro es la típica operación que todo el mundo debería saber hacer en su coche, y que conviene hacer uno mismo para asegurarse que se hace bien, asegurándose que cae hasta la última gotita del aceite viejo (en los talleres suelen aspirarlo, lo cual desaconsejo vivamente). Eso sí, luego atención dónde tiráis ese aceite, porque es terriblemente contaminante.

Y si tenéis alguna otra información interesante, yo encantado de escuchar buenas ideas. Y si os interesa adentraros en el tema de la tribología para automoción, os recomiendo esta página: Bob is the oil guy.

+
+
+
+

PS. Sugiero una idea de negocio para una administración que no sepa qué hacer con su presupuesto, y se le ocurra que quizá podría dedicarlo a crear una empresa, dar trabajo a unos pobres técnicos e ingenieritos (que también tenemos que comer) y, de paso, a crear riqueza (se podría financiar con sus propios recursos, y no depender tanto de impuestos). Crear una empresa de análisis de aceites (o, de un modo más amplio, de productos del sector de la automoción), que publicase estudios y comparativas de estos productos. A falta de una entidad certificadora independiente con algo de credibilidad, una empresa de capital público que ganase reputación de rigor e independencia en sus análisis. El modelo de negocio podría ser emitir informes de pago (por ejemplo, 3€ para descargarse tal artículo sobre aceites) o publicar todo en abierto, y sacar dinero de la publicidad que insertes.

De verdad, me he leído el Catecismo de cabo a rabo, y os puedo asegurar que crear una empresa con capital público, no aparece por ningún lado. No es ningún pecado.

Por ejemplo, sería muy interesante para moteros de todo el mundo pasar el test JASO 904:2006 a aceites de coche, para saber cuáles tiene modificadores de fricción y cuáles no, y pueden ser utilizados en embragues húmedos (la mayoría de las motos, especialmente las japo). Y así terminar con la tontería de los aceites especiales de moto, otro sacacuartos de las petroleras. Os garantizo que ese informe, en inglés, se iba a vender como rosquillas (y que a más de un directivo de petrolera le iba a arder el estómago).

+

PS II: Amplío la idea anterior. Montar una colecta, que es exactamente el término para un proyecto de financiación colectiva (lo que los ignorantes llaman un crowdfunding, a ver si respetamos la lengua castellana) para hacernos con unos cuantos motores nuevos de numeración correlativa, de un modelo que sea muy común (un 1.5 dci, el famoso 2.0 TDI…). A cada uno le echamos un aceite diferente, siempre respetando las especificaciones del fabricante. Montamos los motores en un banco (con freno electromagnénico, para procurar aprovechar toda esa burrada de energía que vamos a gastar), conectamos la electrónica, el sistemas de refrigeración a un intercambiador de calor que mantenga el refrigerante a una temperatura óptima y… los ponemos al régimen de potencia máxima, durante horas, días, hasta que revienten. Cuando revienten, calculamos cuánto han aguantado con cada aceite y los abrimos para tomar los datos de cómo están de cotas los árboles de levas, segmentos, cojinetes, apoyos del cigüeñal, etc.

Se recogen todos los datos, se hacen los comentarios pertinentes, se maqueta bien y se publica en .pdf en versión multilingüe (gratis para los donantes). Os aseguro que se iba a vender como churros en un día de fiesta.

Con el dinero recaudado, se hace al revés. Fijamos un aceite y lo que cambiamos son los motores. Compramos motores de diferentes fabricantes pero del mismo segmento, y los ponemos todos al régimen al que entreguen una potencia concreta (por ejemplo, motores de 105, 108 y 110CV los ponemos al régimen en que entreguen 100CV). Y lo mismo, mantener régimen a ver cuál tarda más en explotar. Y luego se abre y ver qué es lo que ha cedido primero y cómo están el resto de órganos.

Bien explicado y documentado, con cuadros bien claritos, buenas fotos, buena maquetación… y lanzas la bomba. A la semana siguiente saben de la existencia de tu empresa hasta en Nueva Guinea, tienes una reputación que hace temblar a las marcas y hasta el Dalai Lama estará pendiente de lo siguiente que publiques.

¡Enhorabuena! Ya tienes una empresa de éxito. ¿A que es fácil?

Pero falta la primera inversión. Quizá con lo que cuesta una colocar una traviesa de AVE…

+
+
+
+
+
+
+
+
+

21 noviembre 2016

Aduana de emisiones

Filed under: ecología,energía — Mendigo @ 19:31

Siempre reconforta que un profesor de economía en London Nosequé Nosecuantos te dé la razón. Me refiero a lo que escribí hace casi ya un añito sobre La política fiscal, la teoría de juegos y el cambio climático.

Con la elección (minoritaria y, por lo tanto, ilegítima) de Trump, la resolución del problema cada vez es más complicada.

Y, de nuevo, (nada) humildemente, sugiero cuál puede ser la solución: que la UE establezca una política arancelaria (o recargos arancelarios) en función de las emisiones imputables de los distintos bienes. Una economía muy contaminante, debería afrontar mayores aranceles para vender en Europa. Como sugiere el artículo, se puede crear un “club” de países de bajas emisiones entre los cuales se reducirían o eliminarían las barreras comerciales, mientras que se establecería un cinturón sanitario con aquellos países que logran ventajas competitivas envenenando la atmósfera, común a todo el planeta.

Si conseguimos que los grandes productores del mercado Asiático (China, Japón y Corea) entren en esta dinámica, podemos dar la partida por ganada. Y si EEUU empieza una guerra comercial con Oriente como pretende Trump, tienen en el clima la excusa perfecta (como si la necesitaran) para pagarle con la misma moneda.

De esta forma, introducimos un poderoso incentivo para la reducción de emisiones (que además iría marcando el grupo de países más avanzado en la descarbonización de la economía).

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

20 noviembre 2016

Sumideros

Filed under: ecología — Mendigo @ 23:35

Habréis visto muchas veces lo que se conoce como Curva de Keeling, la concentración de CO2 en la atmósfera:

La tendencia es evidente, pero no sé si os habéis percatado de la forma en dientes de sierra que tiene la curva. ¿A qué se deben esas oscilaciones de periodicidad anual? Es la marca que deja la respiración de la Tierra. En los meses cálidos en el Hemisferio Boreal (donde se encuentran la mayor parte de la superficie emergida del planeta), la actividad biológica de los vegetales se acelera, retirando CO2 de la atmósfera. Al llegar el frío, esta fábrica de oxígeno se ralentiza, recuperando el máximo invernal del año anterior y añadiéndole un poquito más. La sucesión de todas esas oscilaciones estacionales, en el largo plazo, es una curva con una tendencia nítidamente ascendente debido a las emisiones antropogénicas. Aunque la escala en el largo plazo de ambos fenómenos es diferente, fijándonos sólo en un año, es importante darse cuenta de la capacidad de fijación de CO2 que tienen esos pulmones verdes.

Tratando del cambio climático, siempre se pone el acento, y con razón, en las fuentes de emisión de gases de efecto invernadero (CO2, CO y CH4, principalmente). Sin embargo, en ocasiones pueden ser los sumideros la forma más eficiente de lucha contra el calentamiento global. Por ahora, la reacción más poderosa que conocemos para fijar el CO2 atmosférico es ésta: CO2 + H2O –> C6H12O6 + O2. Exacto, es la reacción global de la fotosíntesis (exactamente, la fotosíntesis oxigénica, hay otra basada en el azufre y no en el carbono, propia de algunas bacterias). Básicamente, una reacción endotérmica (necesita de la luz solar) que consigue crear azúcares con los que la planta construye sus estructuras, a partir del CO2 atmosférico y del agua, obteniendo oxígeno como subproducto de la reacción.

Efectivamente, la respiración de las plantas y del mismo suelo invierte ese proceso durante las horas de oscuridad, consumiendo O2 y liberando CO2. Sin embargo, el balance es positivo para la primera reacción. De hecho, hace unos 2.000 millones de años la atmósfera del planeta estaba envenenada de CO2 procedente de la actividad geológica y fueron las cianobacterias, una de las formas más básicas en las que se manifiesta la vida, las que empezaron a retirar ese CO2 de la atmósfera y, mediante la fotosíntesis, devolver oxígeno, incrementando paulatinamente su concentración hasta hacer posible la aparición de otras formas de vida más complejas, que necesitaban ese oxígeno para poder respirar. Piénsalo de otra forma: el oxígeno que estás respirando inconscientemente no siempre estuvo ahí, algún día fue el desecho de una planta o un alga en su proceso de crecimiento y formación de estructuras. La gran mayoría del oxígeno molecular que hace de la atmósfera terrestre respirable, ha sido liberado por un ser que la clorofila ha teñido de verde.

¿A qué viene esta introducción? ¿Dónde quiero ir a parar?

Os lo cuento. Quiero ejemplificar entre la aproximación del ignorante que utiliza temas ecológicos o climáticos para poner pose de comprometido, y las vías que realmente son eficientes y significativas para resolver un problema. Un ejemplo lo expliqué con el problema de las tres amigas: al final, la que menores emisiones asociadas tenía, de largo, era la urbanita que pasaba de rollos ecológicos, mientras que la ambientalmente concienciada y la amante del rural multiplicaban sus emisiones de CO2e.

Ahora os quiero poner un ejemplo real de imbéciles jugando a la ecología. El otro día me entero que en una villa del Sur de Ourense, había un debate sobre ¿adaptación? al cambio climático. Por entonces estaba en la aldea, así que pensé en acudir, claro. Pero luego pensé un poco más, y como ya me conozco el percal, acabé concluyendo que lo mejor que podía hacer por el cambio climático (y mi salud mental) era no coger el coche para ir a Verín.

Acerté de pleno. De hecho, el nivel de insensatez rebasó mis ya altas expectativas: además de los consabidos paneles solares (sabía que iban a salir, son el protagonista estelar de toda operación de lavado de imagen que se precie) y demás palabrería al uso, alguien propuso que el concello adquiriese un autobús eléctrico, para fardar ante los asistentes a los (inexistentes) congresos que se celebren en la villa. Postureo, postureo, postureo. Cuando me enteré de las conclusiones del “simposio”, bullían en mí los impulsos homicidas.

Vamos a ayudar a estos cabestros y darles unas líneas de actuación si es que de verdad, que no, quieren reducir las emisiones de efecto invernadero. Como comentamos con el caso de las tres amigas ¿cuál sería la recomendación para una villa de la Galicia profunda? Aumentar la densidad de población. Es decir, por medio de las herramientas que un Concello tiene a su alcance, el IBI (para machacar las ya construidas) y el PXOM (para dar cerrojazo a que se construyan más), limitar la expansión de la villa según el modelo portugués de “vomitona con tropezones”, con un paisaje de casas con jardincito (lo que aquí llamamos chalé) esparcidas en derredor. Igualmente, un ayuntamiento tiene otra herramienta fiscal tremendamente potente para poner coto a las emisiones de CO2e: el IVTM, el impuesto de circulación. Desligándolo de un parámetro arbitrario y obsoleto como la “potencia fiscal” (que no es potencia sino una función de la cilindrada) y haciéndolo proporcional a las emisiones de CO2 homologadas (mucho más altas en los SUV y 4×4) lograríamos promover una reducción enorme en las emisiones. Y no sólo no gastaríamos ni un duro de las arcas municipales, sino que éstas se llenarían a cuenta de los vecinos que perseverasen en su despilfarro energético.

¡Ah, carallo! Ecologistas sí, pero en su justa medida. La medida en la que no nos afecte a nuestra legítima necesidad de ostentación.

Y, sin embargo, éstas serían las actuaciones significativas: en el ejemplo de las tres amigas, una reducción de emisiones de entre un 47% (caso de la pija concienciada que vive en un chalet), y un 73% (la que vive en la aldea y baja a trabajar a la villa) si conseguimos que fijen su residencia en el casco urbano.

Sé bien que las anteriores medidas es extremadamente improbable que sean implementadas por consistorio alguno, al menos hasta que no se resuelva el problema de origen que aqueja a la sociedad española y que en la Galicia profunda es una pandemia: el palurdismo. El atraso cultural que hace que construyamos nuestra vida en torno al qué dirán, una existencia que encuentra su sentido en escalar peldaños de la pirámide social en vez de en lograr la satisfacción íntima del desarrollo personal. Seguimos siendo una sociedad atrasada, nuestra vida está determinada por el parecer de la tribu. Somos, en suma, unos paletos (y eso no se arregla comprando un SUV con llantas de 18″).

Bueno, disculpad esta digresión.

Las medidas propuestas en la anterior entrada, ciertamente limitarían en gran parte las emisiones de CO2e. Pero aún hay otro tipo de actuaciones que, en un medio rural como el que nos ocupa, serían prioritarias. Y a cuenta de esto venía la introducción. Me parece cínico, ofensivo, una burla que alguien de la raia seca plantee con el candor que da la ignorancia la cuestión de cómo contribuir a paliar el cambio climático (supongo que se referirían a eso, porque adaptarse a él, sería tan fácil como poner un aire acondicionado, de puro analfabetos es que no saben ni expresarse).

¿Qué pueden hacer estos tipiños, aún antes de aumentar la densidad de población? La respuesta es clara: ¡DEJAD DE QUEMAR EL MONTE!

Señores, que estamos en el epicentro de la actividad incendiaria gallega; qué poca vergüenza hay que tener para hablar de paneles fotovoltaicos cuando cada año arden cientos de hectáreas de pinares y monte bajo en la comarca. Sabemos que el CO2 generado por los incendios supone la quinta parte de la contribución global antropogénica de gases de efecto invernadero.

Dejémosnos de zarandajas y echemos cuentas:
Se estima que las emisiones de CO2e (CO2, pero también CO, un agente de calentamiento global aún más activo) en un incendio forestal en nuestros montes (depende mucho de la densidad vegetal) suponen 45 toneladas por hectárea.

En sólo unos días del final de Septiembre, ardieron en la puta provincia de Ourense 6.000 hectáreas, así que podemos estimar que (además del daño ecológico) se liberaron a la atmósfera 270.000 toneladas de CO2e. Sólo en los incendios. Incendios que no surgen por generación espontánea, sino que son provocados por gentes del lugar respaldados por una popular de tolerancia y justificación (más el silencio de la omertá gallega). Por cierto, en la foto aparece, rodeado de llamas, el castillo renacentista que domina la villa de Verín.

La provincia tiene 335.000 habitantes, de los cuales podemos hacer una aproximación en cuanto a su perfil de emisiones: 2/5 viven en el casco urbano, 1/5 en la periferia de las villas y ciudad de Ourense, y los otros 2/5 en las aldeas, la mitad de los cuales bajan a trabajar cada día a las villas de referencia (la otra mitad los integro con los urbanitas, a pesar de que su consumo en calefacción es muy superior).

– Con unas emisiones asociadas de 1.910 kg Co2e/año, los urbanitas (y aldeanos que no se desplazan) suponen unas 384.000 toneladas de CO2e.
– Con 3.619 kg de CO2e/año, los pijos de las urbanizaciones y chalés suponen 242.000 toneladas (suponiendo sólo un quinto de la población).
– Y los descomunales 7.058 kg de CO2e/año para los que van cada día de la aldea a la ciudad: 473.000 T/año. De nuevo, sólo son 1/5 de la población, y su consumo energético es superior al de los 3/5 que no necesitan el coche para su actividad diaria).

Entre todos, podemos suponer que las actividades domésticas de los ourensanos suponen una emisión de 1,1 millones de toneladas de CO2e. Supongamos que la escueta actividad industrial (aunque en Ourense aún hay un polígono industrial bastante considerable, aunque devastado tras la crisis económica) añada un tercio más de emisiones. Redondeando, 1,5 MT de CO2e por las actividades humanas. A lo cual los incendios añaden 0,27 MT más.

¿Quieres reducir las emisiones de CO2? Fácil. No tienes que hacer nada, sólo dejar de hacer: deja de quemar el monte. Y no, no vienen de Talavera de la Reina o Calatayud a prender fuego, son los mismos paisanos del lugar los que lo provocan y lo encubren (con una excepción, tengo fuertes sospechas a que también vienen de Portugal, porque es el camino que toma la mayor parte de la madera quemada).

Reduciendo la criminalidad incendiaria a niveles homologables con el resto del Estado, y ya no digo niveles europeos, estamos limitando de un plumazo un 18% de las emisiones. Una reducción enorme (podéis ver los objetivos voluntarios que se plantearon en la Cumbre de París, la mayoría se compromete a vagas promesas de incrementos moderados) que pasa simplemente por acabar con los incendios forestales.

¿Parece poco? ¿Queremos ir a más?

Pues entonces, la solución no es comprar un autobús eléctrico, sino algo tan humilde y prosaico como ésto:

Pero la cacharrada de baterías de litio no tiene la capacidad de obrar un milagro como éste:

Que quizá le parezca poca cosa al berzotas que se extasía con el último juguete tecnológico, pero ésta y sus compañeras tienen un potencial descomunal en la lucha contra el cambio climático. Y aquí volvemos a los sumideros, y a la biocaptura del CO2.

Bailan mucha las cifras según el clima y las especies, pero en Europa se estima que un bosque joven fija 5 toneladas de CO2 por hectárea y año. Es decir, si en vez de gastar en hacer el paripé (gañanes que hacen su vida de cara a la galería, qué modernos somos que tenemos un autobús eléctrico aparcado 360 días al año), invertimos en regenerar el medio natural, algo tan sencillo como comprar sacos de bellotas (es mucho más eficiente en el género Quercus sembrar que transplantar, y con los 500.000€ que cuesta un autobús eléctrico pequeñito se puede pagar mucho puto saco de bellotas) y conratar unas cuadrillas de trabajadores que las vayan sembrando en las áreas degradadas por los recurrentes incendios, obtendremos una captura significativa de CO2.

¿Cuán significativa?

Bien, sabemos que la superficie forestal de la provincia suman 575.476 ha, de las cuales 319.627 ha están arboladas y el resto están baldías e hirsutas tras el paso de incendio tras incendio (conozco como pocos ese territorio, y seguramente son más). Si comenzamos por ellas la regeneración ambiental, sembrando semillas de Quercus (carballo, rebolo, cerquiño, aciñeira y sobreira), Acer, Fraxinus, Betula… podremos tener durante las próximas décadas un sumidero descomunal de CO2.

Los números son apabullantes: 1,28 MT de CO2e/año. Es decir, compensaríamos casi completamente las emisiones de CO2e de la actividad humana en la provincia (un 85% de reducción es brutal). Con las medidas propuestas de eficiencia energética (una vez más, incrementar la densidad poblacional) podríamos ofrecer un caso único en el mundo: tendríamos una emisión de CO2 neta NEGATIVA. Es decir, con la campaña masiva de reforestación, seríamos un sumidero neto de gases de efecto invernadero.

Por supuesto, cualquier territorio boscoso y poco poblado lo es; pero contando la campaña de reforestación entre las actividades humanas (poner una cubierta vegetal donde no la hay, y hay zonas de la provincia en riesgo de desertificación), seríamos una de las pocas sociedades que pasó de ser un cáncer para el medio natural a ser su salvación.

Claro que para eso, habrá que esperar a que las ranas críen pelo y la España profunda se alfabetice, lo que antes ocurra.

+

NOTA: por supuesto, el mismo objetivo de captura del CO2 se puede cumplir plantando pinos, eucaliptos o paulownias en vez de especies autóctonas. Pero no parece muy lógico luchar contra la amenaza medioambiental (y humana) que supone el cambio climático, destruyendo lo que quede de ecosistemas. Vendría a ser un absurdo como curar una enfermedad matando al paciente. Claro, muerto el perro, se acabó la rabia. Y los bosques arden porque están llenos de árboles, como dijo Bush y piensa el 99,99% de palurdos que habitan esta tierra (el monte arde porque está sucio).

+

NOTA 2: Está muy extendido un tipo de racismo que no deja de ser un complejo de inferioridad, una manifestación de impotencia frente a un pueblo que está haciendo muchas cosas bien (y, sin duda, muchas mal): los chinos. Si en la anterior entrada os mostraba quién se había convertido en tiempo récord en líder destacado en la fabricación e instalación de aerogeneradores (hace tan sólo un lustro, si alguien me lo hubiera dicho me hubiera reído en su cara, y mira). Ahora os desvelo qué Estado es el que abandera, de largo, la reforestación (cuando en la mayoría del mundo la tendencia es a seguir perdiendo superficie arbolada). Efectivamente, China.

Lo de compadecerse de los pueblos atrasados se nos da que te cagas, sobre todo a la progresía. Ahora bien, cuando uno de esos pueblos se levanta por sus propios medios y amenaza nuestra hegemonía… entonces ya no somos tan multiculturales. Pues haríamos bien en tomar lecciones de todo lo que en Asia están haciendo mejor que nosotros, y esforzarnos en difundir todo lo que nuestra sociedad tiene aún que aportar (que es muchísimo, y no nos damos cuenta).

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

12 noviembre 2016

Entre la espada y la pared

Filed under: internacional — Mendigo @ 13:54

El sistema electoral usamericano, uno de los más binarios del mundo, incluso más que el británico basado en los counties (sólo hay espacio para dos partidos, el resto de candidatos son sólo figurantes pues no tienen ninguna opción) puso a los electores entre la espada y la pared.

Porque, os traslado la pregunta de haber tenido la posibilidad ¿qué hubierais votado? A Trump no, estoy seguro. ¿Entonces? ¿A Hillary? ¿Abstención, voto nulo? Se puso a los electores en un callejón sin salida, y cualquiera de las alternativas era trágica.

Sin querer desmerecer los méritos de Trump, que sin ninguna duda es el presidente más cretino de la historia de los USA, eso nadie se lo quita. Pero ¿y la señora Clinton? Esa víbora ha votado siempre a favor de invadir y bombardear, fueran guerras promovidas por una administración demócrata o republicana. Sabemos que estaba comprometida con Israel y las petromonarquías en continuar suministrando armas a las milicias yihadistas suníes (a estas alturas, prácticamente no quedan otras fuerzas que se opongan al régimen de Damasco) e impedir que la aviación rusa y siria aprovechasen su superioridad (monopolio) aérea estableciendo una zona de exclusión aérea. Para ello, inevitablemente hubieran tenido que enfrentarse contra las fuerzas rusas, motivo real por el que Rusia había trasladado a un grupo de combate encabezado por el portaaviones Kuznetsov, como estuvimos comentando hace poco.

Es evidente que la elección de un neofascista como Trump va a tener damnificados. Naturalmente, los sin papeles. La idea de la deportación masiva es, además de inmoral, inviable y contraproducente (la propia economía, que necesita esos empleos informales, se desplomaría). Seguramente habrá miles, decenas de miles de deportaciones, pero es fantasioso pensar en esos 11 millones de deportaciones. Lo que conseguirá es tener a esa fuerza laboral aún más aterrorizada y, por consiguiente, disciplinada y explotada.

America First. Y efectivamente, será todo el continente y especialmente los ciudadanos de aquel Estado que se apropia de su nombre, los que primero van a sufrir las consecuencias de haber elegido a un showman por presidente (además mucho ojito, los republicanos tienen mayoría en las dos cámaras, va a ser un presidente sin contrapesos, dato muy relevante). Por ejemplo, la retirada del programa ObamaCare, un incipiente sistema público de salud muy timorato, aún basado en las intocables compañías de seguros de salud (un sistema público-privado, de esos que tan de moda están en el PP$O€), va a llevar la ruina a más familias, y a costar vidas de aquellos que no tengan los recursos para costearse una atención médica. Tanto tienes, tanto vales.

USA era un Estado socialmente subdesarrollado, y con Trump se profundizará más en ese subdesarrollo. Pero tampoco con Hillary, la candidata de Wall Street, podríamos esperar otra cosa: la lucha de clases estaba ganada en favor del 1% desde que Sanders fue vencido por la señora Clinton. Sí, probablemente con ella el desmantelamiento de toda estructura de protección social no habría sido tan descarnado, incluso se vio obligada a prometer una subida de impuestos para las rentas más altas (la campaña de Sanders ha cambiado muchas cosas, y puede que su siembra dé frutos dentro de algunos años) en contra de la bajada de impuestos de Trump, camuflada (igual que aquí) como una “simplificación” tributaria, reduciendo el número de tramos. Con Clinton hubiera sido como nosotros con el P$O€, nos harían igualmente un fisting, pero con guante de terciopelo.

Por poner un ejemplo del gusto de los que os interesa el tema energético: es evidente que Trump va a potenciar el sector de los hidrocarburos en detrimento de las energías renovables. Muy en concreto, está descontado que no va a prorrogar las subvenciones a la generación de la eólica, por mucho que USA tenga abundantes recursos en sus Rocosas.

wind-in-usa

EEUU ya es un segundón en la producción de aerogeneradores. Entre los grandes, sólo tiene a General Electric, mientras que en Europa tenemos Vestas, Siemens, Gamesa (que se va a unir con el anterior, creo que excepto su JV de offshore), Nordex… las japos las fabrica Hitachi, los indios tienen a Suzlon, y los chinos tienen a la que en tiempo récord se ha convertido en el mayor fabricante mundial: GoldWind.

wind-pr-2016

Por supuesto, la nueva línea política negacionista va a abundar más en relegar a la eólica a curiosidad técnica, quedando la ingeniería americana descolgada en este sector en favor de la ingeniería china y europea. Es sólo un ejemplo de cómo la torpeza estratégica de un candidato cuasi analfabeto a quien más va a afectar, a medio-largo plazo, es a la propia economía usamericana que ya es, de por sí, una de las peor adaptadas para afrontar una transición energética (es la economía, excluyendo el palurdismo ostentoso y dilapidador de las petromonarquías, que más energía consume para generar una unidad de riqueza).

De todas formas, lo mismo que puedo decir en el caso gallego o español, es de perfecta aplicación aquí: cada pueblo tiene ni más ni menos que lo que se merece. Han elegido a Trump, con su pan se lo coman, y lo siento por las víctimas que deje a su paso.

Ahora bien, en el conjunto del mundo, quizá os sorprenda si os digo que podemos sentirnos aliviados respecto a la amenaza que suponía la otra alternativa. Si recapitulamos lo que ha sucedido en el mundo desde la SGM, veremos que buena parte de las guerras han sido instigadas, promovidas o directamente perpetradas por EEUU en una política de barrer el suelo a los pies de las potencias rivales (la URSS, luego Rusia, y China, y últimamente y a un nivel regional, Irán). ¿Empezamos la lista? Sin ánimo de ser exhaustivo: Corea, Vietnam, el mismo Irán, Chile, Afganistán, Angola, Iraq y, últimamente, Ucrania y Siria. Todos ellos han sido episodios del Gran Juego, en el cual USA (y sus acólitos, entre los cuales nos encontramos) procuran avanzar en el tablero obligando a retirarse a las otras potencias. Este enfrentamiento indirecto no terminó con la caída del Telón de Acero, y con el resurgir económico de Rusia se ha intensificado de nuevo. Por eso Hillary, totalmente imbuida de las reglas del Juego, prometía elevar la apuesta en forma de presión militar, aún a costa de generar más tensión e inestabilidad en el mundo.

Trump es un bonobo de comportamiento impredecible (Juan Manuel me corrige, los bonobos son primates de naturaleza sociable), pero sii (si y sólo si) cumple con las escasas líneas de política internacional que ha ido desgranando, abandonando el papel de gendarme del orbe, podemos esperar un relajamiento de la tensión internacional que conduzca a un menor número de guerras y conjure la amenaza de una guerra OTAN-Rusia (que sólo sería mundial en el muy poco probable caso que China decidiera tomar parte).

Lo cierto es que los usamericanos tienen una dilatada experiencia escogiendo a botarates para Jefe de Estado. El primero de la lista en tiempos recientes de esos presidentes-deficientes fue Ronald Reagan. Ahora sabemos que el histórico dueto que formó con la Iron Lady (con Milton Friedman de director de orquesta) fue tóxico para los intereses de la clase trabajadora a un lado y a otro del Atlántico. A quien más daño hizo Reagan fue a los propios ciudadanos usamericanos, especialmente a las clases medias y bajas, el 99%. Y cuando creíamos que nada podría ser más vergonzoso que Reagan, eligieron al hijo de Bush (que por cierto, luego nos reiremos de la dinastía norcoreana, pero entre los Kennedy, los Bush y los Clinton…). Más tonto y no nace, el retoño de los Bush, pensábamos. Esto es dificilmente superable, a no ser que nombren a un mandril como Presidente de los Estados Unidos. Equilicuá, aquí tenemos a Trump.

Sin embargo, quiero dejaros con una frase del cada vez más autocrático Vladimir Putin, felicitando a Trump por su victoria, porque yo creo que tiene la clave de lo que intento explicar:

… la construcción de un diálogo constructivo entre Moscú y Washington basado en los principios de igualdad y respeto mutuo y en tener en cuenta de forma real las posiciones de cada parte responde tanto a los intereses de ambos países como de toda la comunidad mundial.

Es decir, deja de estar permanentemente haciéndome la cama, respetemos las posiciones en el tablero sin perseguir ulteriores avances, y tengamos la fiesta en paz.

En realidad, respetar el statu quo actual es ya una gran victoria para el atlantismo.

Las únicas bases militares que Rusia tiene en el extranjero (ahora que la de Sebastopol ha sido integrada en el territorio de la Federación) son el puerto de Tartus y el aeropuerto de Hmeimim, ambas en Siria. No me parece una exigencia desproporcionada el que Rusia quiera conservarlas y se movilice para defenderlas. Es temerario acorralar al oso y ponerle en la tesitura de tener que luchar.

Por cierto, el mapa anterior creo que copia uno que vi hace tiempo.

Aquí un poco más ampliado.

Ya que es inevitable el gobierno de Trump, prefiero aferrarme a la esperanza de que una tregua en el Gran Juego posibilite la relajación de tensiones y que enmudezcan las armas. Por supuesto, no se puede dar nada por seguro pues ya Bush Jr. llegó a la Casa Blanca con la promesa de menor intervencionismo.

Y la labor que nos queda es luchar por profundizar la democracia, erradicando sistemas electorales amañados que obligan a elegir entre susto o muerte, minando la oportunidad de que alternativas socialmente avanzadas puedan ser relevantes. La desafección por la política no es la respuesta, si tienes un tigre hambriento en la habitación no te salvarás dándote media vuelta. Los problemas no desaparecen ignorándolos.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

« Página anteriorPágina siguiente »

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: