La mirada del mendigo

2 septiembre 2021

Robinia pseudoacacia

Filed under: Ecología — Nadir @ 15:22

Hablaba el otro día de una planta invasora, la Phytolacca americana. Pues bien, llevo todo el verano espantado de su capacidad invasora, ocupando espacios en los que el año pasado no estaba. Allá donde hay terrenos frescos, se adueña del lugar con su impresionante porte (llega a tres metros, que no está mal para una planta bianual) sombreando a la vegetación autóctona.

Y lo que más me cabrea es que esta amenaza ecológica, seria, que exige una actuación urgente porque cada año que pasa expande su distribución y será más difícil erradicarla, no consigue ni enarcar una ceja a los redundantes departamentos de “medio ambiente” de consejerías, concejalías y ministerios.

Lo he dicho mil veces, el “medio ambiente” (redundante término) ha devenido una abstracción a la cual servir con otras conjeturas postecologistas (en cuanto todos tengamos paneles solares en casa y un coche eléctrico en el garaje, el planeta sonreirá agradecido). No es ese espacio que pincha, que ensucia, que zumba y aguijonea, que se resiste a ser transitado; la Naturaleza, en suma. Ecosistemas concretos, con sus problemáticas concretas. Eso lo detesta todo el mundo, y el objetivo de esos departamentos de medio ambiente es humanizarlo, domeñarlo, convertirlo en un espacio al servicio del hombre.

Así, el modelo de “medio ambiente” que tienen en su pútrida cabeza es un jardín tapizado de césped y florecitas y salpicado de esbeltos arbolitos. Le pones un estanque con barcas y ya es el modelo perfecto. El monte real, con árboles retorcidos en dura pugna por un rayo de sol, con ramas secas derribadas cerrando el paso, en las que se entrelazan zarzas, hiedras y madreselvas, con helechos o brezos que crecen por encima la cabeza del atribulado intruso, eso lo detesta todo el mundo. Es maleza, es suciedad, un monte “abandonado” que hay que “cuidar” y “limpiar”. Unos con la desbrozadora de cadenas o de martillos acoplada al tractor, y con una caja de cerillas y una mecha los otros, los que no tienen dinero para comprar máquinas.

Insisto, insisto, insisto: el problema de base es que la sociedad se divide en dos grupos según su relación con el medio natural: los que lo ignoran y los que lo detestan. Estos últimos son los que se dicen amantes del medio ambiente y promueven actuaciones para domesticarlo y ponerlo a su servicio.

Subo una foto que saqué el otro día, pues me pareció un estupendo resumen del problema.

Vemos cómo las cuadrillas de matarifes contratadas por el Concello o la Confederación Hidrográfica (se suplementan en la barbarie) han pasado por esta ribera desbrozando y cortando tres de los cuatro pies del desdichado amieiro (Alnus glutinosa) y, con ello, difundiendo en las espadas de sus motosierras el hongo (Phytopthora alni, entre otros) que está masacrando la especie. Al pie que queda, ya fuera de encuadre, sólo le quedan unas pocas hojas y un par de telediarios.

¿Cuál es el porqué de semejante atentado ecológico, pagado para más rechifla con los fondos de “medio ambiente”? Básicamente, dejar el río accesible para los pescadores, y con la vista despejada para los veraneantes. Luego hablan de control de crecidas y mierdas benditas, que si supieran leer se habrían enterado de que es precisamente la vegetación de ribera la que conserva la geometría del cauce y fuerza al río a no salirse de madre. Que la vegetación en el resto de la cuenca, vegetación autóctona y no plantaciones de pinos o laderas periódicamente quemadas para pastos, es la que retiene el agua y evita que en eventos de lluvias fuertes llegue a la vez al cauce. Y que, en todo caso, las crecidas son fenómenos naturales de un curso fluvial vivo, activo, y no presentan ningún problema mientras haya la prudencia elemental de no edificar en dichas zonas inundables.

¿Y qué sustituye al venerable y detestado amieiro? Lo tenéis en primer plano, una Robinia pseudoacacia, otra invasora muy frecuentemente usada por los animales que ocupan la concejalía de “medio ambiente” (por no llamarla parques y jardines), al más inteligente de ellos habría que darle de comer en la maseira, para poblar los espacios que previamente han despojado de vegetación autóctona. Es una especie arbórea de porte medio originaria de la costa Este de gringolandia, que destaca por sus bonitas flores y agudas espinas.

Y yo me pregunto qué clase de residuo fecal tienen por cerebro los alcaldes y concejales que cifran el éxito ecológico en lograr que sus vecinos separen correctamente sus basuras para aumentar el valor añadido del producto, y reducir la necesidad de mano de obra, de las empresas que conforman la mafia del reciclaje; pero, al mismo tiempo, se encogen de hombros viendo cómo sus queridos vecinos llenan de eucaliptos las fincas del abuelo, o se desentienden ante el avance de las especies invasoras tan temibles como las acacias o la Phytolacca, o incluso las promueven introduciendo especies como la que da título a esta entrada u otras en pleno medio natural.

NOTA: Las fotos de semejante salvajada están tomadas en un bosque de ribera que es LIC, ZEC y lCdlB (los Cojones de la Bernarda) dentro de la Red Natura 2000, 2037 y 3003, capicúa y seguimos para bingo.

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

1 septiembre 2021

Deshumanización sexista

Filed under: Sociedad — Nadir @ 1:51

Leo en prensa: Colau ofrece 50 plazas iniciales para acoger a mujeres y niñas afganas en Barcelona

Pero vamos, que no es sólo cosa de la giliprogre de Colau, desde el extremo centro también se adhieren a la ideología del victimismo femenino: Madrid ofrece 25 plazas de acogida para mujeres afganas en Vallecas

Y, por supuesto, el gobierno: Robles pedirá a los ministros de Defensa de la UE volver a Afganistán para rescatar a mujeres, niñas y colaboradores

Esto es demencial. ¿Nadie se da cuenta de la barbaridad que estamos cometiendo? Se trata de aplicar al sexo la discriminación racial por la cual la vida y el bienestar de unos seres humanos son más importantes que la de otros. ¿Somos los hombres seres inferiores? ¿menos valiosos, prescindibles, fungibles? Sí, la respuesta es sí, aunque no se verbalice pero es la premisa necesaria para llegar a semejante discriminación.

Lo explicó perfectamente la vieja pajarraca:

«En 2017 en Madrid no hubo más que 16 homicidios. Eso es absolutamente ejemplar, pero hay algo que me preocupa muchísimo: de esos 16 homicidios,nada menos que cinco fueron mujeres. Eso es terrible»

Los otros 11 debían ser ratas, por lo visto.

Desde luego me preocupa el recorte de libertades que supone el advenimiento de un gobierno que aplique la sharía, y ciertamente es especialmente coercitivo para las mujeres. Un gobierno más, porque no es el único en el mundo que la aplica, alguno de los cuales amigo y aliado. Y otras tantas legislaciones emanan expresamente de dicha ley islámica. Que a ver si nos aclaramos, porque por un lado es una bella cultura sapiencial de paz y amor, y luego tenemos que rescatar a mujeres de sus garras cuando es aplicada fielmente. ¿Ein? ¿Coherencia? ¡Quia!

Que por cierto, es curioso que en las sociedades en las cuales más intensamente se promueve el islam (o, para el caso, el cristianismo, el judaísmo, el hinduísmo…), más criminales se vuelven (los dos campeones del islam suní y chií son líderes mundiales en ejecuciones, mientras que el integrismo cristiano es el baluarte ideológico de la pena de muerte en el continente americano). Quizá eso nos dé una pista del carácter de estas ideologías.

Pero volviendo a la deshumanización sexista de la moda feminista. Su credo victimista reza que en todo lugar y circunstancia, la mujer es siempre víctima. Como magistralmente relató Killary Clinton (qué curioso, otra mujer):

Women have always been the primary victims of war. Women lose their husbands, their fathers, their sons in combat.

No pensemos en hombres y mujeres, describamos el eructo de la pajarraca en clave racial. En Madrid hubo 16 homicidios. Eso es ejemplar. Pero la tragedia es que, de esos 16, 5 eran blancos. Eso es terrible.

El racismo es con los rasgos raciales lo que el sexismo con los rasgos sexuales, discriminación por caracteres físicos en aquellos ámbitos en los que debería ser irrelevante. Como, por ejemplo, en la atención en una operación humanitaria. Que hay que ser miserable.

Volvamos de nuevo a la clave racial: hay un desastre humanitario, y desde los poderes públicos se muestran muy orgullosos de privilegiar la atención a las víctimas blancas, a pesar de ser la población negra la que ha sufrido más duramente las consecuencias del desastre.

Porque aunque su doctrina feminista estipule lo contrario, la realidad se impone: los que están amenazados por la fulgurante conquista talibán son mayoritariamente hombres (periodistas, profesores, policías, funcionarios y profesionales liberales en general, desde escritores a informáticos y humoristas). Y, de hecho, la abrumadora mayoría de las ejecuciones de las que tenemos conocimiento, son de varones.

Y recuerda mucho a la repercusión mediática del rapto de las niñas de Chibok por Boko Haram (qué bonito es el islam), sin atender que había sido una deferencia de los milicianos a las estudiantes en razón de su sexo. Porque en otras ocasiones en que los ataques fueron a colegios masculinos, los estudiantes fueron asesinados. Aunque esos crímenes contra niños, en vez de niñas, no merecieran la atención de la prensa.

Un sesgo informativo continuo para refrendar la ideología del poder, que aún se vende como muy revolucionaria y transgresora. Por eso es compartida por la entente mediática, la práctica totalidad de la clase política (con la extrema derecha haciendo de outsiders y cosechando éxitos con ello) y es catecismo de obligado estudio en las mejores universidades. Por su capacidad de socavar las bases del actual modelo social, no te jode…

Para cerrar, cabe recordar la anécdota de la niña afgana pastún que hizo de portada del National Geographic. Una foto icónica. Cuando la encontraron 17 años más tarde en un campo de refugiados en Pakistán, les soltó una bofetada de realidad: ella prefería el gobierno de los talibán, bajo el que había una cierta seguridad.

Y como ella, la inmensa mayoría de hombres y mujeres de ese Estado fallido, musulman@s devot@s, que están conformes con el modelo de sociedad que han impuesto los yihadistas. Como en el sunistán mesopotámico, otro modelo de guerra relámpago de un grupo de monjes soldado que cabalgaban a hombros de una sociedad fanatizada por décadas de promoción del wahabismo en las mezquitas y madrazas financiadas con petrodólares (en este caso, atizado el furor bélico por el revanchismo sectario sobre la población chií).

Todo racista, todo sexista, es un ser inferior. Por mucho que esté de moda, es bazofia intelectual. El feminismo es bazofia sexista y el islam es excrecencia retrógrada, y uno se pregunta de qué clase de basura está rodeado para adoptar semejantes despropósitos como credo que guía su existencia.

A saber cuál será la próxima subnormalidad que se pondrá pondrán de moda. Tiemblo.

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

29 agosto 2021

¿Electricidad o gas?

Filed under: Energía — Nadir @ 9:58

A ver cuando tengo tiempo de subir una entrada más trabajada y sustancial. Hoy sólo os copio los resultados de los precios de la energía aplicados sobre una aplicación de las más comunes: cocinar, cuestión que concita cierto interés por los contertulios.

Tenemos básicamente dos tipos : la cocina de combustión con fogones de gas, que puede ser a GLP en bombonas (butano, generalmente) o gas natural (es decir, metano con algo de propano y etano, canalizado). Y las cocinas de inducción, que se basan en las corrientes inducidas (también conocidas como corrientes de Foucault, el físico del s.XIX no el charlatán del s.XX) en el recipiente (que debe ser ferromagnético) por un campo magnético alternante.

No descarto las antiguas vitrocerámicas de resistencia por tener una eficiencia menor (no sólo calientan el recipiente, sino también el entorno). Sin embargo, siendo la energía la misma, electricidad, en poco tiempo la cocina de inducción recupera el mayor coste de adquisición, siendo además de eficiente, más cómoda y segura.

Hablando de eficiencias. Tras leer aquí y allá, supongo que la cocina de combustión ronda el 50% para ambos gases, por 75% para la eléctrica de resistencia y 90% para la eléctrica de inducción.

Ahora, los datos crudos. Lo presento a día de hoy, pero cualquiera puede adaptarlo a los precios que crea más representativos de lo que va a venir. Las pilas de mi bola de cristal están gastadas.

Precio butano: 15,37€ la botella de 12,5kg (precio regulado, las ligeras está liberalizado). Como sabemos que cada botella contiene 159,75 kWh de energía química (en realidad un poquito menos por el gas talón que siempre acaba quedando en ella), podemos ofrecer el precio de la energía de ese butano: 0,0962 €/kWh

Precio gas natural:

TUR 3.1 (consumo<5.000 kWh/año): 0,0499 €/kWh

TUR 3.2 (consumo>5.000 kWh/año): 0,0423 €/kWh

A lo que hay que sumar el término fijo que sube respectivamente a 51,12 €/año y 96,24 €/año.

Precio electricidad:

2.0 TD : 0,278 / 0,186 / 0,153 €/kWh en los horarios punta, meseta y valle, respectivamente.

Y no nos olvidemos del término de potencia: 44,06 €/(kW*año)

+

¿Cómo queda la clasificación tras pasar esos precios por el tamiz de la eficiencia?

Butano: 0,192 €/kWh

Gas Natural: 0,0998 / 0,0846 €/kWh

Resistencia: 0,371 / 0,248 / 0,204 €/kWh

Inducción: 0,308 / 0,206 / 0,17 €/kWh

+

En principio, la balanza parece decantarse por el gas natural, luego el butano (el propano tiene un coste energético similar, es un poco más barato pero también su combustión es un poco menos energética) y, finalmente, las eléctricas. Teniendo cuidado de esquivar el tramo horario más caro de la electricidad (difícil para cocinar), la electricidad y el butano podemos decir que la inducción y el butano allá se van en coste.

Pero ahora tendremos que añadir el término fijo o de potencia, y éste ya depende de las circunstancias personales de cada cual. Por ejemplo, en mi caso, que usaré unas 2 o 3 bombonas de butano al año (unos 35€), no me compensa pagar 51,12€ fijos por el privilegio de que estar conectado a la red de gas natural. Pero a quien tenga una caldera individual con gas natural, es decir, que ya está enganchado, obviamente le conviene tener todo lo posible funcionando con esta energía (porque el término fijo lo va a pagar igual).

Podría haber una duda también entre butano y la cocina de inducción, sin duda más cómoda (no hay que mover bombonas, mucho más cómoda de limpiar, aunque la cocina del butano tiene la ventaja de no tener que andar mirando el reloj para encender los fogones). Eso ya que cada cual lo valore, yo como soy muy rata rechazo subir mi potencia contratada para acomodar el nuevo consumo, pues como poco tendría que subir mis 2,3 kW a 4,8kW (y justito), lo cual me encarecería el término de potencia 110€ al año. Dificilmente justificables cuando ya digo que con 35€ de butano al año ya cubro mis necesidades de cocina.

Que por cierto, lo que es injustificable es ese “término de potencia” que nos clavan las eléctricas, pues la distribuidora no tiene que incurrir en ningún coste añadido si yo subo el consumo instantáneo al electrificar mi cocina. Consumiré más energía eléctrica (pena de destierro al que llame “luz” a la electricidad, son fenómenos físicos completamente diferentes) y, con ello, retribuiré la mayor capacidad de generación requerida y el mayor uso de las redes.

Al final, el tener un término fijo que vas a pagar independientemente del consumo desincentiva el ahorro y la eficiencia energética. En mi caso (unos 50 kWh/mes), la mayor parte del recibo es el término de potencia; y, si volviéndome un manirroto despreocupado duplicase mi consumo, sólo vería encarecerse el recibo unos pocos euros. En vez de duplicarse, como sería intuitivo si hubiera una proporcionalidad directa entre consumo y coste, como sucede en el resto de artículos que adquirimos, pongamos manzanas en una frutería, y el frutero también tiene unos costes fijos que cubrir para mantener abierta la persiana. ¿Alguien entendería que el frutero nos cobrase un canon fijo al mes, para retribuir la posibilidad de ir a su tienda a comprar? Pero las fruterías, a diferencia de los suministros urbanos, no funcionan en régimen de oligopolio.

Y qué decir del monopolio sobre el suministro de agua, cuando me facturan un mínimo de 15m³ al mes cuando sólo consumo 3. Podría quintuplicar mi consumo y seguiría pagando prácticamente lo mismo. Está claro que, con esta estructura de tarifas (muy del provecho de las eléctricas), los que procuramos minimizar nuestro impacto en el entorno lo hacemos por convicción, no por interés económico. La existencia de un término fijo viene a reconocer que somos idiotas, y que viva el despilfarro.

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

24 agosto 2021

Una gracieta que tiene maldita la gracia

Filed under: Sociedad — Nadir @ 13:15

Leyendo noticias sobre la ausencia de casos locales de carallovirus en China, se me ha ocurrido una conclusión divertida: los chinos prefieren ponerse una vez rojos, mientras que en occidente preferimos ponernos ciento amarillos.

No sólo los chinos, también otras sociedades orientales están demostrando su buena gobernanza ante la epidemia, pero por el tamaño y distribución de su población, con áreas densamente pobladas, sin duda el caso chino es destacable.

Y aquí, haciendo como que no pasa nada hasta que pasa, yo ya hago lo suficiente y la culpa es de los demás, ya vamos por la quinta ola y las que nos quedan. ¿Qué veo a mi alrededor? Bazofia que no es capaz de adaptar su conducta a unas nuevas circunstancias, que sigue realizando los mismos comportamientos con la inteligencia de un insecto, movido por el peso de la costumbre y la incapacidad de comprender la naturaleza de la amenaza.

Y no es sólo la amenaza personal que supone la incógnita de cómo reaccionará el organismo, aún vacunado, a la enfermedad (tengo constancia de casos de COVID persistente en individuos de mediana edad vacunados). Es que cada contagio es una nueva oportunidad (en realidad, billones de ellas) para que el virus ensaye mutaciones que le permitan reproducirse con mayor efectividad en un entorno de huéspedes inmunizados parcialmente con las vacunas (lo de ponerse una y rechazar el segundo pinchazo debería ser lisa y llanamente ilegal, pues estamos ofreciendo nuestro organismo como campo de ensayo al virus para esquivar esa inmunidad).

Esto es como descifrar una clave por fuerza bruta, cuantas más infecciones, más posibilidades tenemos de crear, con nuestra estupidez, un supervirus que cause una masacre. El SARS-CoV-2 tiene una buena base, muy contagioso pero con una capacidad mortífera lo suficientemente retrasada para dar tiempo a proseguir la cadena de infecciones. Sólo le falta ponerse a punto en este proceso de evolución acelerada a escala planetaria. La variante delta viene a ser un virus en fase beta. Como consiga alcanzar una versión de producción…

+

NOTA: Una forma de tomar el buen camino sería empalar al siguiente encargado de tienda que pusiera en el escaparate el letrero de “COVID protected” o necedades semejantes, tras forzarlo a ingerir el bote de gel hidroalcohólico (la moderna agua bendita, que exorciza los malos espíritus) que puso a la entrada. En serio, empalado. Ensartado en una estaca frente a su puto negocio, como escarmiento a su estupidez.

Un pelín expeditivo el método pero yo creo que así la gente iría pillando el concepto. Y es que ya hace tiempo que hemos sobrepasado el límite tolerable de subnormalidades. La redoma ya rebosa.

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

16 agosto 2021

La belleza del islam

Filed under: Religión — Nadir @ 13:35

Islam es dominio, es poder y sumisión al mismo, es conquista, la razón de la fuerza, por mucho que cuando no tiene suficiente se muestre conciliador y juegue la carta del victimismo, tal y como en su día hizo el Piojoso.

Y no nos movamos a engaño. Esta progresión fulgurante, igual que el Estado Islámico en las partes suníes de Siria e Iraq, es imposible sin un sólido respaldo popular. En una población adoctrinada desde la cuna (por eso las religiones se desviven por acceder a los niños desde que dejan los pañales), es muy difícil levantarse en armas contra la voluntad de Allah.

Por otra parte, ha quedado en evidencia que “Afganistán” es un término vacío para dar nombre a una provincia del Imperio Británico, pero sólo mueve lealtades cuando es respaldado con dólares. A la que se esfuman los dólares, la gente sigue manteniendo las fidelidades familiares y tribales, donde está su identidad. Afganistán, más allá de los funcionarios que viven de ese concepto, no existe. Existen los pastunes (a ambos lados de la línea Durand, de ahí el apoyo clave de Pakistan), los tayikos, los uzbekos, los baluchis y los hazara, y ni siquiera estos pueblos están organizados como un solo ente, sino coalición de varios clanes. Cuando un movimiento religioso como los estudiantes islámicos ha unificado a la etnia mayoritaria, y ha llegado a acuerdos con las tribus del norte, todo el territorio del Estado fallido ha caído como fruta madura, y sólo quedan los reductos montañosos de los hazara que, inevitablemente, terminarán por caer.

Señores, no es por atizar la culpa del malvado hombre blanco. Cada pueblo tiene lo que se merece y esta gente ha hecho un enorme esfuerzo por apearse del tren del desarrollo y la modernidad. Ahora bien, la base de lo que ha concluido hoy con la toma de Kabul la plantaron los anglosajones con:

  1. La creación de entidades políticas sin respetar las fronteras culturales. Pero bueno, realmente así han sido creados todos los Estados del globo, por la razón de las armas y no por la voluntad de un pueblo. Si en España aún estamos así, y fue creado en el s.XV, cómo no lo van a estar en los nuevos estados creados hace poco más de cien años.
  2. El apoyo económico, político y militar de USA a los muyahidín (singular, muyahid) para derrocar a un gobierno amigo de la URSS, por mucho que fuera un gobierno civilizado y los milicianos que financiaban la peor escoria sobre la faz de la Tierra (que, al final, acabaron mordiendo la mano de quien los alimentó). La historia no se repite pero rima, y la misma táctica de alimentar el islamismo para socavar apoyos del enemigo geopolítico la hemos visto desplegar en Siria y Libia.

Así que ahora, con los “afganos”… que con su pan se lo coman. Que disfruten de su dar-al-Islam ya que no supieron defender sus libertades contra la barbarie islámica (por mucho que la ficción del Estado afgano fuera una maquinaria corrupta y disfuncional). Lo que es inaceptable es otra avalancha de refugiados a Europa huyendo del mismo palurdismo islámico que luego pretenden que sea respetable y respetado una vez asentados aquí. En Europa ya hemos tenido una larga historia de fundamentalismos cristianos que han regado el continente de muerte y sufrimiento, como para importar la versión de la otra orilla del Mar Intermedio del pútrido judaísmo. Quien pretenda venir a dar-al-harb con su paletismo islámico bajo el brazo, que se abstenga y se quede en las tierras regidas por la ley del Profeta. Es lo mejor para todos. Luego, quien quiera progresar y superar el oscurantismo de su tierra natal, siempre habrá que hacer un esfuerzo y apretarse un poco.

Hay doctrinas que son incompatibles con una sociedad moderna y civilizada, que siempre tendrán como objetivo revertir los avances sociales e instaurar su reinado del terror. El fascismo es una de ellas, y el islam es otra. Ambas deben ser ilegalizadas, pues de triunfar ellos, proscribirán o exterminarán a todos los demás.

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

« Página anteriorPágina siguiente »

A %d blogueros les gusta esto: