La mirada del mendigo

23 junio 2015

El símbolo y la idea

Filed under: política,religión — Mendigo @ 2:23

Juramento de posesión del alcalde de Brunete (no sin mi totem!):

Un curioso ejemplo de cómo la adoración a un símbolo es a un tiempo transgresión de la idea a la que hace referencia.

“Pero yo os digo: No juréis de ninguna manera, ni por el cielo ni por la tierra […] que sea vuestro hablar sí o no. Porque lo que va más allá de esto, procede del Maligno”
Mateo 5:33-37

Mira que los Evangelios dicen pocas cosas claras y sí un cúmulo de vaguedades. Ahora, para algo que queda nítida y terminantemente prohibido, y los que se dicen seguidores de esa idea se afanan y ufanan en transgredir su letra y sentido, de las formas más pomposas y alambicadas que son capaces de idear. ¿No son exquisitamente ridículos, estos católicos?

Y en esta ocasión, punto para el Evangelista: para quien tiene honor, huelgan esas ceremonias y juramentos. Para quien no lo tiene, también están de más.

¿Necesito explicarlo? Es un absurdo lógico. Es como preguntarle a alguien ¿eres un mentiroso? Si la persona es honesta, contestará que no. Y si es un mentiroso, no le importará una mentira más, y contestará también que no. En cualquiera de los casos, obtenemos la misma respuesta, por lo tanto es baladí formular la pregunta.

Pues lo mismo con todo esa parafernalia de juramentos y promesas. Todos la hacen, corruptos y honrados, y todos se comportarán en adelante según su condición, independientemente de ceremonias, juramentos por lo más sagrado con crucifijo en medio y demás alharacas. Es sólo un rasgo supersticioso (¿alguien cree que le quemará la mano que posa sobre la Biblia al perjuro? hasta un niño sabe que no) que heredamos de tiempos oscuros y los indigentes intelectuales le siguen dando importancia al rito sin parar a razonar sobre su absoluta inanidad.

Una cosa tienen de ventaja los musulmanes sobre los cristianos: suelen leer alguna vez su libro sagrado. Uno se llega a preguntar qué queda de cristiano en el catolicinismo. Agarran la botella con iracundo, dogmático, supersticioso frenesí, derramando todo su contenido.

No tiene visos de divinidad esa colección de digresiones que añadieron al Tanaj para conformar la Biblia. Ahora bien, tiene algún pasaje interesante, inteligente e incluso poético (la ley se hizo para el hombre, y no el hombre para la ley). Es una pena que los seguidores de la tradición de la tribu, la religión del poder (llamada catolicinismo en España, ortodoxia en Grecia…) no se hayan aprovechado en nada de ellos. Es tan sagrado su puto librito, que ni lo abren.

19 junio 2015

¡Que viva la menstruación!

Filed under: política — Mendigo @ 11:00

[mexican accent]
-¡Que viva la menstruación!
– Mano, tú estás confundido. Querrás decir ¡Que viva la revolución!
– Pues eso, manito. ¡Que corra la sangre!

[/mexican accent]

Es un chiste muy malo, lo sé, pero me acordé de él cuando leía lo del concejal madrileño dimitido por subir unos chistes al twitter hace cuatro años.

Así que los chistes eran de mal gusto. Ya. Es que el humor consiste en producir un contraste violento en la articulación de la sociedad, sus valores, sus tabúes y sus reglas. Por eso, se recurre a temas que generalmente son tratados en otro nivel de comunicación, lo sagrado, lo escatológico, lo sexual, la convención moral del momento, introduciéndolos en un contexto inhabitual. Esa sorpresa por encontrar elementos en un contexto que no es el habitual, es lo que provoca ese cortocircuito de las neuronas, esa chispa que es la risa. Un reflejo de nuestra inteligencia ante lo grotesco.

En este mundo tan memo, nos van a tipificar como delito hasta el humor. Hace unos días escríbía lo de Espronceda ante la Audiencia Nazional. Pues me quedé corto. Aún no salgo de mi asombro ante la himaláyica cordillera de hipocresía que supone que personajes de la extrema derecha, como la duquesa o el ministro del interior, se rasguen las vestiduras por un chiste racista.

¿Esa sensibilidad extrema no la podría desarrollar el ministro en sus funciones como organizador de la represión en la valla de Melilla? Esa piel tan fina, que con una broma es herida, ¿no se cae a pedazos con la campaña de acoso a inmigrantes por los uniformados?

Ver a la Espe mesándose los cabellos por esos dos chistes, es como ver a una vieja puta fingiendo ruborizarse cual colegiala por escuchar una palabrota.

Miedo me da el imaginar el tipo de chistes que ese par pueden contar en sus ambientes de confianza. Eso sí, llevan toda su vida en política y sus perfiles en la redes sociales son manejados por profesionales. No caerán en el error de un activista que hace cuatro años ni por asomo se planteaba tener responsabilidades institucionales.

¡ARG! Nauseas, me ha dado este tema. Sí, ya sé que está comentado y más que comentado, pero es que no tenía que desahogar el mal cuerpo que se me ha quedado después de esta olímpica muestra de falsedad, impostura e hipocresía. Nos someten a la dictadura de lo políticamente correcto.

Yo, desde luego, no voy a participar en esta farsa. Quien no sabe distinguir cuándo se está de bromas, y cuándo de veras, es que no tiene inteligencia para haber salido todavía de la primaria. Lo cierto es que nunca me han gustado los chistes racistas, por que siempre me han parecido parte de algo mucho más siniestro que viene detrás. Pero del resto, me encanta el humor sobre cualquier tema, especialmente los más bestias. Me encanta el humor gore. ¿De mal gusto? ¡Pues claro, coño, es un chiste, no una cuaderna vía de Berceo!

Ahora, eso sí, alabo la profesionalidad que despliega el Partido Popular. Muy buen trabajo de rastreo (cuenta con medios para ello, vía financiación ilegal) entre los trapos viejos de los candidatos, en perfecta sintonía con los medios de comunicación, para hacer de una anécdota sacada de contexto, una categoría que define al individuo. El resto de su trayectoria política, no pesa nada al lado de esa anécdota.

Lo digo totalmente en serio, esta gente son profesionales de la política. Salen al campo a ganar, no se puede entrar en el ruego político con la candidez de caperucita y su cestita y su tarrito de miel para la abuelita, porque te crujen.

Aps, mira, esto me da ocasión de ejemplificar a cuenta del humor. Por ejemplo, el fácil recurso a lo escatológico, tabú en todas las sociedades:

Claro, el humor consiste en usar unos elementos conocidos, y remover el tarro para presentarlos en un orden alterado al usual:

Para ello, tenemos que pervertir el modelo de pureza que es caperucita, y relativizar la maldad del lobo, que pasa al papel de víctima:

O burlarse de ese modelo de inocencia:

(me acuerdo de una muy buena, pero no la he encontrado)

La encontré!!!

Y para terminar, la que más me ha gustado, una ejemplo de humor inteligente.

Pero siempre, siempre, el humor tiene que ser irreverente: en este caso, con la literalidad del cuento, con los roles y el sistema de valores que consagra.

Bueno, que como siempre me voy por los cerros de Úbeda.

El ataque mediático sigue con otra concejala, Rita Maestre. Y eso sí que no. No todos los imputados son iguales, no es lo mismo estar imputado por meter la mano en la caja, como por defender los derechos públicos, en este caso una separación real, efectiva, entre la esfera administrativa y la religiosa. Hay casos en que estar imputado es un orgullo, como fue el caso del alcalde de Seseña contra el Pocero, o el caso de Rita. Esta mujer puso la cara (y las tetas) por mis derechos, y es por eso mismo sí que me representa; de hecho, es por esa trayectoria de activismo por lo que los ciudadanos madrileños la han aupado a ese lugar.

Ojalá que esta imputación no se sustancie en una condena, pero si así fuera, la portavoz debería llevarla a gala como un veterano muestra sus heridas de guerra. Y, por supuesto, sufragar colectivamente la pena que le fuera impuesta.

Y como diría Krahe…¡Olé, tus tetas!

Y ahora vamos a lo serio. Después de todo ese cúmulo de mierda del circo político, y es que sólo nos parecemos a gringolandia en lo peor, apenas llama la atención la consideración que Manuela Carmena hizo sobre el programa con que se presentó: “un conjunto de sugerencias pero que no todas se podían entender como presupuestos de implicación programática activa”

Realmente, lo de “presupuestos de implicación programática activa” me parece aún más alambicado que la “indemnización en diferido” de Cospedal sobre Bárcenas. Eso es lanzar un montón de palabras al aire para disimular las vergüenzas, pervertir la función del lenguaje para ocultar la realidad, en vez de para revelarla. En otras palabras, engañar al que se deje con este malabarismo lingüístico.

Así que el programa ya no es un contrato ciudadano, sino una sugerencia, que humildemente el pueblo sisea al oído del líder (lideresa) para que ésta, en su suprema sabiduría, tome de esas sugerencias lo que estime oportuno, haciendo de su capa un sayo. Espe se presentaba sin programa, y Carmena, con un montón de sugerencias. Es decir, también sin programa, sin contrato. Y ahora, investida del poder del Dios del parlamentarismo, tiene manos libres para actuar a su antojo.

¿Y la legitimidad? ¿Dónde queda?

¿Y la democracia? ¿Por dónde para?

¿Esa es la regeneración democrática que proponen? Pues para ese camino, no hacía falta tanta alforja…

Conste que no culpo necesariamente a Carmena de no llevar a cabo aquellos puntos del programa que se consideren poco oportunos. Y no digo que lo de crear un banco lo sea ni lo deje de ser, simplemente es un tema que requiere de un estudio muy serio, que no se hizo al incluirlo en el programa, ni se ha hecho ahora para descartarlo.

Y es que tenemos que dejar de una vez de tratar la política con ese talante de boy-scout. El ejercicio de gobierno es una tarea muy seria, de una tremenda complejidad, que requiere de un estudio pormenorizado de los costes y consecuencias antes de tomar una decisión, antes de proponerla a la ciudadanía en el programa.

Eso sí, lo que esté en el programa va a misa o, si se ve que es imposible cumplirlo, se convocan nuevas elecciones. ¡Lo que no puede ser es que tomen decisiones de gobierno que no cuentan con mandato ciudadano! No se elige a personas, se elige a personas para que desarrollen unas políticas, explicitadas en el programa electoral.

Existe una responsabilidad moral, ya que las consecuencias de políticas desacertadas pueden ser muy duras para los ciudadanos. El bienestar de las personas dependen de la inteligencia con que se gobierne; hay muchas personas que dependen de esas decisiones, y eso exige rigor a la hora de tomar decisiones de gobierno.

O acaso, criticamos que se teja toda una red de AVE sin estudios de viabilidad, ¿pero proponemos la creación de un banco municipal sin ellos? Porque mi intuición, mi ideología, en mi medio oigo que eso es lo fetén. Pues entonces estamos en la misma categoría intelectual de los que llenaron España de edificios extravagantes sin utilidad, aeropuertos sin aviones y alta velocidad con parada en pueblos de 1.000 habitantes.

Igual que creo que en el trabajo, el buen ambiente no tiene por qué estar reñido con el rigor, que la seriedad no es sinónimo de profesionalidad pero sí antónimo de buen humor, es decir, que tener cara palo no te hace más diligente en tu trabajo (recordemos, el humor es la tache de rousseur de la inteligencia, un cambalache de significantes y significados, una exquisitez de las mentes inquietas). Pues de la misma forma, la construcción colectiva de un programa no puede estar reñida con el rigor. Un programa no puede ser el cajón de sastre de las ocurrencias de cada cual, que son metidas dentro o no según la popularidad de tal tema (ya lo estoy viendo, mañana mismo a cerrar todas las nucleares y sustituirlas por paneles solares). Esto ni es serio ni tiene puta la gracia. Porque luego, quedamos en ridículo.

Un programa debe estar constituido de medidas con una coherencia interna, que formen parte de un todo al cual queremos tender y que hemos demostrado, calculado, que nos dirige a un objetivo posible y deseable, tras analizar todos los considerandos. Esta labor debe ser colectiva, sí, pero también rigurosa. No veo oposición, sino al contrario, en ambas condiciones. No basta con que una propuesta sea popular, se debe someter al análisis, tejerla con el resto del programa (por ejemplo ¿habrá presupuesto para todo? ¿es políticamente coherente con otras actuaciones?). El programa no puede ser un conjunto de puntos aislados sino un bloque sólido de propuestas interconectadas. Su elaboración puede ser colectiva, y su aprobación debe ser democrática (dentro de las bases de cada partido), pero no se puede convertir en la payasada que han hecho (y ahora se ha demostrado) en Madriz.

Yo propongo que la confección de un programa sea cuestión de varios equipos, amplios y multidisciplinares (como es obvio), que den lugar a varios proyectos de programa. Presentados estos proyectos, se les somete a un periodo de críticas entre pares, transacciones con otros programas, aportaciones de la ciudadanía y, cuando estos bloques homogéneos hayan sido pulidos, se presenten a la militancia para que escoja uno entre ellos para presentarse a las elecciones.

De hecho, en buena lógica, el equipo del programa ganador debería ser el responsable de defenderlo en las elecciones y aplicarlo si éstas se ganan. Se presenta un programa, unas ideas, no unos tipiños.

Por otra parte, considero que el programa debería ser antes que el partido. Es poco serio tener un programa para cadas elecciones, porque es el programa el que define a un partido. Yo concibo el partido como el instrumento político para ejecutar un programa, por lo que éste debe ser preexistente. Esto da una respetabilidad que no tiene ahora ningún partido político. Éste es nuestro programa, nuestro modelo de sociedad, y lo seguirá siendo dentro de cuatro años, y dentro de veinte. Se puede ir actualizándolo, adaptándolo a las circunstancias, añadiendo o quitando detalles aquí y allá, pero el núcleo del programa permanecerá incólume al pase del tiempo.

La otra opción es la mamarrachada que han hecho en varias candidaturas municipales:

Compromisos programáticos a incluir en un programa de izquierdas, por ejemplo, creación de un banco público municipal. 1, 2, 3, responda otra vez. Tiempo!

¿Eso es democrático? No, eso es idiota. Y cuando tienes oportunidad de gobernar, te das de bruces con la realidad. El pensamiento mágico es muy propio del infantilismo de la izquierda: pensar que con desear las cosas basta para que se hagan realidad.

+

Para terminar y ambientar un poco este exabrupto en forma de entrada, una muestra de cómo pueden entender el ska unos tipos tan garrotes como los rusos:

¡La voz del fulano es genial! Una registro vocal digno, por ejemplo, de cantar la canción del pirata. Muchos excesos para destrozar tan minuciosamente su voz ¡Me encanta! ¡Harto estoy de voces aflautadas de nenazas con la permanente, cuánto daño sus chilliditos de rata histérica han hecho al rock!

Pues eso…
[mexican accent]
¡Que viva Zapata!
[/mexican accent]

16 junio 2015

Preto

Filed under: fotos — Mendigo @ 12:01

Subo un feixe de fotos que quitei en paseos curtos, sen sair da Galiza. Son imaxes, por dicilo dalgún xeito, de andar por casa.

+
+
+
+ (more…)

15 junio 2015

Tecnofobia

Filed under: Uncategorized — Mendigo @ 10:36

Por comodidad, seguimos aquí con los comentarios de la otra entrada, ya que veo que el tema del decrecentismo os pone. Y, la verdad, ya me costaba seguir el hilo de la conversación.

“¿seguiríamos consumiendo y arramblando como si no hubiera un mañana?, ¿el hecho de disponer de una ilimitada energía dentro de un sistema expansivo/consumista no seria como pisar el acelerador en el camino al desastre?” –> No es tanto el sistema sino el nivel de civilización. Yo observo que los nuevos frentes tecnológicos (nanotecnología del C, por ejemplo) tienen una menor presión sobre el medio que, por ejemplo, la industria pesada propia de principios del siglo pasado, e incluso ésta menor que la ridículamente bucolizada vida de las sociedades agroganaderas.

Es más, veo que la curva de crecimiento vegetativo de la población en función del desarrollo de la sociedad, un equilibrio con altas tasas de natalidad y mortalidad, luego un avance científico que desequilibra la mortalidad y, tras unas décadas/siglos de crecimiento de la población, la sociedad termina por reaccionar y equilibrar naturalmente con un descenso de la natalidad (y cada vez esa fase transitoria es más breve). Bien, pues ese mismo esquema también es apreciable en la presión sobre los recursos y el medio natural. Pasada una fase de consumismo ciego, el siguiente paso de la civilización es ser conscientes de los límites del planeta y adoptar un patrón de progreso compatible con la sostenibilidad.

Por poner un símil, lo mismo que el niño que no ha probado nunca el alcohol pasa a ser un jovenzuelo borrachuzo (yo mismo podría ser un estupendo ejemplo) que se bebe lo primero que pilla, tol día pedo, y la meta es beber cada vez más. Y cuando el crío madura, no es que deje de beber alcohol (esa es la solución infantil de alguna religión), sino que discrimina lo que bebe, y cambia cantidad por calidad.

Ese estado superior de civilización están entrando en él los países centroeuropeos y escandinavos (como siempre). Detrás vamos los mediterráneos y usamericanos, aún imbuidos en la idea de que más es mejor (burro grande, o no ande, la divisa de la industria de Detroit). Y luego, las sociedades más atrasadas que aún no se han emborrachado de consumo pero lo desean con todas sus fuerzas. Ese desajuste de nuevo rico entre capacidad de consumo y nivel cultural es similar al que ocurrió con la natalidad y la mortalidad, y la mayor amenaza, pero temporal, al medio.

La solución que propone el decrecimiento es aumentar la mortalidad. Es decir, retroceder a una época pre-industrial de privaciones, de necesidades insatisfechas. Mi propuesta es seguir progresando para llegar a una nueva etapa de equilibrio con el medio, a semejanza del equilibrio demográfico.

Y ésta es la verdadera salvación del planeta, un mundo más tecnológico, más desarrollado, y no menos. Porque el retroceso, el volver al campo con las cabras, supone una mayor presión sobre el medio. El modelo de sostenibilidad es Suecia, no Marruecos.

Ahora no tengo tiempo, pero podéis buscar una gráfica de la evolución de la intensidad energética (ratio energía primaria/PIB) en Europa. El incremento de consumo energético, como el del crecimiento de la población, se ha detenido y empieza a menguar. Y este patrón empieza, sobre todo, en los países más desarrollados (luego seguido por nosotros, pero debido a la crisis). Es decir, la tendencia en las sociedades avanzadas es a crear más riqueza con menos energía.

Dicho en otras palabras: la maldición malthusiana de la población creciendo de forma incontrolada, reproduciéndonos como conejos (o bacterias), o del uso siempre creciente de recursos…es un mito. Además es un mito viejo, decimonónico, tecnófobo, no sólo conservador sino profundamente reaccionario y elitista (si no hay recursos para todos, para quién serán?). Un mito que la historia ha demostrado su falsedad, pues cuando las sociedades evolucionan, equilibran naturalmente su natalidad y su necesidad de recursos.

Venga, busco rápidamente unas gráficas para ilustrarlo. El consumo baja…

…a pesar de que el PIB crece. Luego se reduce la intensidad energética de nuestras sociedades:

El mismo patrón que con la población, equilibrio, crecimiento descontrolado y…otro nuevo equilibrio. La solución no es la demonización del progreso científico-médico que permite que más niños sobrevivan al parto e incremente la esperanza de vida, ni mucho menos la condena del desarrollo económico que sostiene la alimentación de más población. La solución se encuentra adelante en el desarrollo histórico, no hacia atrás.

El ejemplo lo tengo a la puerta de casa: los dos grandes problemas ecológicos que afectan a esta tierra (que cada uno analice su zona) son, por este orden, la repoblación con eucaliptos y pinos, y los incendios forestales. La repoblación con especies de ciclo corto es un cultivo forestal destinado a alimentar una de esas viejas industrias de las que hablaba, la del papel. Buena parte de la producción de papel puede ser eliminada con la digitalización en todos los órdenes de la sociedad, la educación, la administración, la empresa. La otra gran agresión son los incendios, que vienen de la ganadería tradicional, extensiva, buscando nuevos pastos; del modo de vida rural, que tiene como entretenimiento la caza; el desbroce de fincas…

Si Galicia está hecha una puta mierda no es porque seamos un polo industrial acojonante, no es por la modernidad, sino por todo lo contrario: por el atraso, económico, social y tecnológico. En cambio, puedo ir al polígono industrial de Gasteiz y, a pocos kilómetros, disfrutar de un entorno tan bien conservado como Urbasa (y a otros pocos kilómetros, el polígono industrial de Iruña). Puedo estar en uno de los sitios más industrializados del mundo, el curso medio del Rhin, y tener a ambos lados espacios naturales tan fantásticos como los Vosgos o la Selva Negra. Y un poco más allá, Stuttgart, la capital mundial del automóvil. Sí se puede.

Es, por lo tanto, radicalmente falso que progreso y desarrollo comporten destrucción del medio. Es justo lo contrario, atraso, pobreza e ignorancia, el germen de la destrucción de los ecosistemas. El decrecimiento, la reversión del proceso de creación de más riqueza que permitan un desarrollo ulterior y el progreso de la sociedad no comportaría pues menor, sino mayor presión sobre el medio natural (en la lucha por la supervivencia los aspectos medioambientales se relegan a un segundo plano).

Que, por cierto, empiezo a estar hasta el nabo de tanto ecologismo filosófico, pero sobre los problemas concretos de los ecosistemas concretos luego somos cuatro gatos. Mucho postureo de urbanita.

11 junio 2015

Algo debe ter a tristeza, cando parece felicidade

Filed under: Música — Mendigo @ 11:10

Fermosa definición da saudade, ese sentimento de doce amargura ó contemplar o abismo da existencia que non ten traducción a ningunha outra lingua.

A Ponte do Demo

Algo debe ter a tristeza
cando parece felicidade.
Ledán xurdindo da auga
e Minla a agardar a súa amizade.

Bos días, amor, boas noites
miña morte que vai río abaixo
e xa non verte, e ti chorando
maldito pacto co diaño.

Serei a túa escrava para sempre
se ti levantas unha ponte
que me faga salvar a distancia
que me agacha a túa morte.

Quen será, quen, de facer iso
quen será de levantar a ponte
quen senón o río do olvido
o río do amor e o da morte.

Mais só unha noite por diante
tiña o diaño noite de arcos,
unha noite soa e tan curta
que o galo cantou sen fracaso.

Non chores, os froitos do amor
tan escuros como indescifrables,
velahí tes a túa ponte
case chega ó final, e tocarte.

E ver o corpo que ti amaches,
a morte e a felicidade
que perdiches e que gañaches
Minla querida, a soedade.

E o tempo en adeus se detivo
que nunca o final agardaches.
Tempo, tolo do destino
que lentamente choraches.

+++++++++++

En Pontedeume, de onde son estas rapazas, cóntase unha lenda que explica a construcción dunha ponte salvando o río Eume. O demo ten unha longa carreira como enxeñeiro de pontes, hai mil lendas como ésta por toda a cristiandade. Unha ponte, especialmente as tendidas a gran altura sobre un abismo, é unha estructura de pesadas pedras penduradas do aire. Se iso non cae, ten que ser cousa do diaño (o mesmo que agora aínda pensamos de que un avión levante o voo, seica parece maxia).

Ó caso é que os Andrade, poderosísima familia da nobreza galega, orixinaria das terras do Eume, tiñan unha filla chamada Minla que namorou dun pastor que vivía doutro lado do río. Ledán, como se chamaba o rapaz, tiña que cruzar a nado o río para verse polas noites coa rapariga. Unha noite de trebón, na cal o Eume baixaba moi fero, Ledán non foi quen de acadar a outra beira e afogou.

Minla, desesperada por ir ó encontro do seu amigo morto, conxura ó demo para que lle axude a salvar o río, en troco da súa alma. O diaño acepta a avinza e promételle levantar unha ponte, pero Minla pon unha condición: a ponte terá que estar rematada antes da alborada. Púxose o diaño ó chollo, pero cando cantou o galo, él aínda estaba rematando o último arco. Deste xeito, a rapaza puido conservar a súa alma e ir chorar xunto o corpo do seu amado.

(unha das pontes nas Fragas do Eume, pero esta é moito máis moderna que a lenda)

« Página anteriorPágina siguiente »

El tema Rubric. Blog de WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 261 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: