La mirada del mendigo

8 diciembre 2019

Mareta

Filed under: Música — Nadir @ 1:41

Lo que menos me podía esperar viendo una peli coreana es que la escena final y los créditos se iluminen con… hostia, esto me suena, creo que es de Savall… Pues sí, una nana alicantina, interpretada por Montserrat Figueres y su hija Arianna.

Mareta, mareta, no’m faces plorar,
compra’m la nineta avui qu’es el meu sant.
Que tinga la nina hermosos els ulls,
la cara molt fina i els cabells molt rull.

Marieta, Marieta jo es cantaré
una cançoneta que ta adormiré.
Dorm-te, neneta, dorm si tens son.
Dorm-te, neneta, dorm si tens son

La verdad, después de ser reconocido en todo el mundo como el gran especialista de música renacentista y barroca, que por fin España se acordase que existía con ese premio, no me extraña que Jordi Savall lo rechazara. Yo lo hubiera recibido para acto seguido limpiarme el culo con él. Eso sí, no hay nadie en España que no sepa quién es Bisbal.

Cada pueblo no tiene menos de lo que se merece, y sí frecuentemente mucho más. Pero es una irregularidad, una injusticia, a la cual la historia acaba poniéndole término.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

2 diciembre 2019

Foucault en la universidad

Filed under: Sociedad — Nadir @ 0:54

o por qué los chavalitos de hoy son tan asquerosos.

Ése es el sujeto de estudio del libro que acabo de terminar. Por supuesto, su título y contenido es exquisitamente correcto, pero a fin de cuentas es de lo que viene a hablar. El libro en cuestión:

Lo pueden encontrar en las mejores librerías, como la mulita y en la librería Genesis.

No os esperéis ningún denso tratado de psicología o sociología, es un libro cortito y sencillito lleno de obviedades o de lo que, hasta hace poco, eran obviedades que caían por su propio peso.

Lo trágico es que un ejercicio de sentido común tan básico se haya convertido en completamente necesario para tratar con una hornada de críos que van ingresando en las universidades sin sacarse el chupete, y salen de ellas (especialmente de las facultades de letras, que siguen rebajando su nivel académico cuando parecía que habían tocado fondo) convertidos en ofendiditos profesionales, acólitos de la nueva religión postmoderna. Gracias a la revelación de San Foucault & co., la sociedad está constituida por categorías sociales a las cuales se pertenece por ciertos rasgos somáticos (sexo, raza, preferencias sexuales) y determinan el rol en ella en una relación de opresores y oprimidos.

Esto lo digo yo, los autores se guardan muy mucho de blasfemar contra el nuevo Mesías, el Profeta y sus Escrituras. Sólo sugieren tímidamente que algo está pasando en el clima de los campus. Ellos identifican el problema con la promoción actual de tres axiomas, bajo los cuales son educados los putos críos. A saber:

What doesn’t kill you makes you weaker. Es decir, procurar por todos los medios que los críos crezcan sin exponerlos a ideas contrapuestas o perturbadoras que provoquen en ellos la ansiedad de poner en tela de juicio sus prejuicios. Una juventud pueril e intelectualmente cobarde exige a sus mayores que los protejan de la diversidad ideológica, que amenaza su paz espiritual. Aunque se llame postmodernismo en Occidente, era de habitual aceptación en sociedades premodernas occidentales y hoy podemos ver su poder censor en acción en las sociedades musulmanas. En su cobarde búsqueda de seguridad ideológica, estos bebés con vello púbico no dudarán en llevarse por delante las libertades civiles, en concreto las de los demás.

Always trust your feelings. El axioma central del postmodernismo, la máxima exaltación de la subjetividad mientras que el método empírico y, en definitiva, la ciencia son puestos bajo sospecha. De este segundo axioma nacen aberraciones como que sea la subjetividad del sujeto la que determine su condición de víctima, y no los hechos objetivos. Y con la sensibilidad entrenada para reconocer microagresiones que refrenden la teoría de una categoría social fuente de opresiones, las microagresiones son reportadas por las cuestiones más disparatadas.

Life is a battle between good people and evil people. El postmodernismo es tan moderno como el sacerdote Mani, la lucha del bien con el mal, la luz y las tinieblas. Por supuesto, el fiel siempre se sitúa del lado de la luz, sin necesidad de demostración previa, igualico a las pelis de Hollywood. Su bando es el del bien y cualquier oposición debe ser satanizada, exterminada, pues viene de los profundos infiernos. Allahu akbar! Todo lo que no les baila el agua es machista, racista, supremacista, fascista… ponen el cartelito y debate concluido. Y esta clase de pensamiento sectario pre-filosófico, pre-civilizado y pre-racional ha sido de nuevo importado a Occidente por lo que se viene a llamar post-modernismo.

Hay ciertas afirmaciones que deberían chirriarle a un lector que se sitúe dentro de lo que podríamos llamar “izquierda clásica”, pero desde luego habremos de aplaudir el contenido que intenta ser a la alt-right, pero sobre todo a los SJW (social justice warriors, los postmodernitos, la neoprogresía), como el insecticida a las cucarachas.

Esta entrada queda abierta para que aquel que lo haya leído o quiera leer, pueda entrar y debatir algún punto o pasaje. Como digo, yo habría cosas que pondría entre paréntesis, pero obviamente no es mi libro y entiendo, porque fui educado en otra época, que hay gente que piensa diferente a mí y no tienen cuernos ni rabo. Es más, admito que hay libros escritos desde otras coordenadas ideológicas de los cuales se puede sacar provecho. Sin embargo, voy a terminar esta entrada señalando algo en lo que no estoy en modo alguno de acuerdo con los autores. Ellos consideran que el fenómeno de los niñatos berreones es propio de las facultades americonas, y como mucho del mundo anglosajón (siendo UK un alumno aventajado de bobaliconería políticamente correcta). Pero desgraciadamente no es cierto: queriendo estar a la vanguardia de la moda, los niñatos españoles copian no sólo las tendencias en el vestir, sino también en el pensar, enseñando los tobillos aunque haga un frío que pele y haciendo traducciones literales de las payasadas de sus compañeros gringuitos.

Por citar algunos ejemplos de traducción literal, se rasgan las vestiduras identificando una rape culture en una de las sociedades del mundo con menos casos de agresiones sexuales a mujeres. Vemos el mecanismo en acción: la teoría dice que hay opresión, así que sólo queda aguzar el ingenio para identificar agresiones. Pero nunca poner en duda la teoría. ¿Fanatismo? Simple irracionalidad. Me recuerda a una anécdota muy curiosa, en una página que no he vuelto a localizar, de comentarios sobre el Corán. Un lector pregunta si puede tomar miel, pues el médico le dice que nones (es diabético, y la miel es prácticamente glucosa pura) pero el Corán dice que lejos de ser perniciosa, es buena. La respuesta del asno erudito islámico: si el Corán dice que sana, es que sana. Allah no puede estar errado. Palabra de Dios, te alabamos, Señor.

Pero no son sólo las transcripciones directas de una realidad social a otra sin mediar estudio previo, sino la misma traslación a la lengua de Castilla de términos anglosajones adaptados a martillazos, y que evidencian el origen de la doctrina que la neoprogresía promueve. Por ejemplo, el sempiterno empowerment que no hay imbécil que no lo incluya en uno de cada dos párrafos traducido como empoderamiento. Empoderar existía en castellano, pero con otro significado (sinónimo de apoderar). La RAE ya se ha plegado al nuevo barbarismo. Empoderar es sin duda la palabra de moda. Pero no es la única que la secta ha adoptado de sus manuales en inglés: sorority, performative, racialized… repiten como un lorito lo que les va llegando del país de la hamburguesa.

Aquí os dejo un ejemplo de SJW en acción en estas tierras: La UDC suspende las jornadas sobre prostitución «pola imposibilidade de garantir a seguridade». Y a los pocos días este otro: Un centenar de estudiantes intenta boicotear, sin éxito, una charla sobre la prostitución en la Universidad Carlos III de Madrid.

Un grupo de chavalines intenta impedir que se desarrolle una charla dentro de un seminario de “teoría crítica” (es decir, postmodernismo social). Esto es, dentro del fundamentalismo surge un grupo de jóvenes aún más integristas que intentan negar el derecho a expresarse de los primeros. Esta dinámica, del acólito devorado por la misma cizaña que ha sembrado la vemos mil veces repetida estos días. Nada es suficientemente puro para estos nuevos zelotes. El Estado Islámico es sólo la versión para musulmanes de un fenómeno mundial, una epidemia de fanatismo y estupidez. Su sectarismo, que es su fuerza, al mismo tiempo devora la organización en un clima paranoico de permanente caza de brujas, excomulgando a todo el que se queda atrás en un proceso de inflación doctrinario constante (el nivel de chaladura va in crescendo hasta un finale strepitoso)

Porque tiene cuajo, mucho cuajo, que unos críos pretendan enseñarle lo que es la prostitución a mujeres que llevan décadas estudiándola y/o ejerciéndola. Y obviamente nadie les limita su derecho de opinar lo que deseen, por mucho que a su edad deberían gritar menos y escuchar más (si sabes más que nadie ¿qué haces en la universidad?). Supongo que esa vehemencia es propia de los años y la ignorancia de las cosas del mundo que los caracteriza, y a fin de cuentas por esa enfermedad todos hemos pasado. Ahora bien, cuando en su fanatismo se creen con el divino derecho de negarle a los demás el uso de la palabra, pues su causa es justa y Santiago cabalga a su lado… hemos pasado cinco pueblos el nivel de lo tolerable.

De nuevo, vuelve a recordarme un comentario de una colega que estudió en Inglaterra, que se quejaba de que en su facultad estaban hartos de que llegaran los del grupo de estudios islámicos, arrancasen del tablero de anuncios toda la información de conciertos, fiestas y demás, para poner su mierda proselitista. Este tipo de convicción, en la que un grupo se cree en la posesión absoluta de la verdad y, por lo tanto, es legítimo imponérsela a los demás está en el origen de dictaduras fundamentalistas, sean de corte religioso y/o nacionalista (la Patria como sucedáneo de la divinidad). En plata, estos niñatos que van de muy izquierdosos tienen comportamientos fascistas.

A fin de cuentas, sé que esto es pasajero. El postmodernismo, postestructuralismo, teoría interseccional y demás nombres de la hidra no deja de ser una moda pseudointelectual más, como otras que han adoptado las clases medias en su snobismo analfabeto para distinguirse de la chusma no iniciada en los arcanos de ese conocimiento especial, revelador, en el cual logran su vulgar epifanía. Pero es como el tabaco u otros vicios, en cuando se generaliza, pierde su lustre exclusivista y ya las élites buscan otra patochada más como marcador social. El espacio que ocupa hoy el postmodernismo lo ocupaba hace poco el psicoanálisis; quien no tenía un psicoanalista no era nadie en la buena sociedad. De hecho, aún hay quien sigue desarrollando esa disciplina pseudocientítica, por ejemplo un charlatán muy famoso de nombre Jordan Peterson. Anterior en el tiempo fue la moda por el ocultismo, que empezó con personajes como Madame Blavatsky, pero que aún estaba de actualidad en los ’50 con investigaciones serias sobre parapsicología y telequinesia. Más atrás en el tiempo no debía ser necesario buscar mentecateces en las cuales depositar la fe, pues ya la religión proveía de un enorme repositorio. Y es que cuando el hombre deja de creer en Dios, cree en cosas aún más estúpidas.

Pero que sea transitoria no quiere decir que sea fugaz ni inofensiva, y especialmente a la izquierda esta modita del postmodernismo le va a hacer un siete, pues este hatajo de imbéciles insiste en no sólo alinearse con, sino apoderarse del concepto de “la izquierda”. La efervescencia de este tipo de niñatos gilipollas fue providencial para que resultara elegido un botarate como Trump, el peor candidato posible. Pero cuando a un currela blanco, que malvive en una caravana ganando unos dólares aquí y allá, un niñato de Yale ($76.000 de matrícula al año) le espeta que es un privilegiado opresor, vota a Trump como si estuviera en un concurso de mates. Y es completamente entendible por mucho que, objetivamente, sea un error de acuerdo a sus intereses de clase. Porque encima de cornudo, apaleado (add insult to injury, en sus términos).

Realmente, la situación de gran parte de la población usamericana es entre miserable y desesperada, y si la working class lograse aunar fuerzas podían montar una república soviética al norte del Río Grande. Por ello es providencial para la corporate class una doctrina que impide que el redneck y el obrero blanco del rust belt se puedan unir al negro de Boston y al chicano de Nuevo México para imponerse sobre las élites con su peso demográfico. Al sistema neoliberal implantado en USA (y progresivamente copiado en este lado del charco) sólo le puede salvar una teoría sexista y racista, que siembre la desconfianza entre la clase trabajadora, compuesta en su mayoría por varones genéticamente violadores y blancos culturalmente supremacistas de los cuales mujeres, negros y latinos deben desconfiar por principio.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

28 noviembre 2019

El problema de las emisiones en los nuevos motores de gasolina

Filed under: Tecnología — Nadir @ 22:02

Una entrada breve, de aclaración, que surge al darme cuenta que las anteriores se han quedado un poco cojas al tratar de explicar por qué los nuevos motores de gasolina (que son prácticamente todos de inyección directa y turbocomprimidos) tienen problemas de emisiones, hasta el punto de que es común que un coche de gasolina actual (también híbridos) contamine más que un Diesel equivalente.

Si no sabes de qué va toda esta historia, te sugiero pinchar en la categoría de Tecnología y empezar a leer.

Recapitulemos un poco. La inyección directa llegó primero al mundo del Diesel con los TDI en los 80 (en realidad es mucho más antigua, de hecho los primeros Diesel eran inyección directa, pero se abandonó en la automoción ligera por su alta rumorosidad), y en estos últimos años se ha generalizado también en los gasolina. La idea de mover los inyectores de los colectores de admisión a la cámara de combustión es permitir un control más preciso del combustible inyectado, en el momento preciso.

A diferencia de los Diesel, que funcionan en exceso de aire, los gasolina (los MEP, motores de encendido provocado, es decir, con bujías o Ciclo Otto, todo esto también vale para motores de combustibles gaseosos) trabajan próximos a la mezcla estequiométrica, esto es, una proporción fija de combustible (gasolina, metano, butano…) y comburente (el O2 del aire) para que la combustión sea eficiente. Sin embargo, este límite se supera con la inyección directa, permitiendo que los MEP puedan funcionar con dosados pobres. Esto se debe a que el inyector crea una región (una nube) en la cámara de combustión donde la relación sí es la estequiométrica, siendo el resto del espacio en la cámara ocupado por aire.

O, al menos, esta es la teoría. En la práctica esta mezcla estratificada, que es el nombre técnico, no es tan perfecta. Hay regiones de la nube en las cuales falta O2 para completar la reacción, teniendo como consecuencia un incremento en las emisiones de:
– CO, un gas tóxico que se produce en las combustiones en atmósfera reductora, pobre en oxígeno, en vez de la forma completamente oxidada, el CO2 (prácticamente inerte)
– las temidas partículas de hollín (PM), originadas por una combustión incompleta del combustible debido a esa falta de O2

El aumento en la emisión de partículas también tiene otra razón. Veréis, para que la reacción de combustión se produzca de forma eficiente, los reactivos deben estar en fase gaseosa. Con el oxígeno no hay problema, pero con los combustibles líquidos empieza a haberlo. Ahora entenderéis por qué con el gasóleo (un aceite) hay que inyectarlo a presiones tremendas (en el common rail se alcanzan presiones hasta de 2.500 bar, que es una locura), debemos atomizarlo al extremo para facilitar su paso a fase gaseosa y que pueda reaccionar rápida y completamente con el oxígeno. Con la gasolina, inyectando en los colectores no teníamos ese problema: el chorro de combustible se unía al caudal de aire y, cuando ingresaba en la cámara de combustión, ya se había vaporizado. Pero al inyectar dentro de la cámara, hemos reducido el tiempo que tiene el chorro de gasolina para vaporizarse, y la realidad es que no lo llega a hacer completamente (especialmente en dos casos muy concretos, a alto régimen porque no da tiempo, y a bajo régimen y plena carga porque el motor no consigue aspirar suficiente aire ni crear una turbulencia que ayude a mezclarlos), quedando microgotitas que, al pasar el frente de llama por ellas, se transforman en esas partículas de hollín. Y recordad: los motores de gasolina giran más rápido que los Diesel de igual cilindrada, de ello ahí radica su ventaja: más potencia (que es par por velocidad de giro) con menor peso. Son motores más ligeros debido a que soportan menores esfuerzos, merced a su menor relación de compresión (relación del volumen del cilindro cuando el pistón se encuentra en el PMI, es decir, abajo, y en el PMS, arriba).

¿y por qué hablo de la Rc? Porque está directamente relacionada con el último contaminante que, siendo propio de los motores Diesel, vuelve a repuntar en los gasolina: los NOx. Como los habituales del blog sabréis ya de memoria, los óxidos de nitrógeno se originan cuando se juntan oxígeno y nitrógeno molecular (es decir, aire) a altas presiones y temperaturas. Es decir, las condiciones que se dan en un motor Diesel debido a que trabajan a mayores relaciones de compresión (no tienen bujía, son motores de encendido por compresión, usan la presión en el interior de la cámara según el pistón sube y comprime la mezcla para inflamarla). Ahí está la ventaja de los Diesel, porque cuanto mayor es la Rc, mayor es su rendimiento termodinámico. Ahora sabéis la razón de que los Diesel consuman menos.

¿Qué buscaban los fabricantes con la inyección indirecta? Acercarse a los consumos de los Diesel con un ciclo Otto y, para ello, aumentaron la relación de compresión (os recomiendo a los interesados estudiar los motores SkyActive de Mazda, elegancia de diseño es buena ingeniería). El problema para hacerlo es que, en un gasolina, esto provoca la detonación (y no combustión) del combustible, el temido picado de biela que puede destruir un motor en poco tiempo. Pero inyectando en la cámara de combustión, enfriamos la mezcla (calor latente de la gasolina al vaporizarse) justo en el lugar y momento que deseábamos, retrasando la detonación. ¡Bien! De esta forma podemos tomar los dos caminos clásicos en la búsqueda de potencia: aumentar la Rc y adelantar el encendido.

Y sí, la teoría funciona, los motores de gasolina de inyección directa tienen cifras de potencia específica (potencia en relación a la cilindrada muy altas). Pero… si quieres parecerte a un Diesel, también empiezan a aparecer los problemas de un Diesel. Con un turbocompresor aumenta el rendimiento volumétrico (en plata, eres capaz de meter a empellones más aire en cada pistonada); aumentando la relación de compresión aumenta el rendimiento (esa mayor cantidad de aire que hemos aspirado, es constreñida en un espacio más exiguo); pero mayores presiones en la cámara de combustión comportan… óxidos de nitrógeno (esa parte no esperéis escucharla en el vídeo publicitario anterior, pero lo he añadido porque las animaciones son muy buenas, ya me gustaría haber estudiado así motores).

Para evitar esos NOx hay que recurrir un engendro como la EGR (impuesta a los Diesel ya en la Euro IV, y que los nuevos gasolina por las razones enunciadas empiezan a montar), que ensucia el motor y destroza la respuesta a bajo y medio régimen (cuando está funcionando). Para los que no sepáis lo que es, consiste en coger parte de los gases de escape, calientes, pobres en oxígeno y muy sucios, y volverlos a meter al motor, mezclados con el aire limpio, fresco (y, por lo tanto, más denso) y oxigenado que debería estar aspirando. No, no es broma, así funciona la EGR. Puedes hacer la prueba tú mismo: ponte de frente a otra persona, nariz con nariz, y respirando lo que la pareja exhala. A ver cuántos segundos tardas en apartar la cara, agobiado. Falta oxígeno. Esa es la clave.

La EGR viene a ser como intentar arroparse con una manta demasiado corta: si tiras de ella para tapar el bozo acabas descubriendo los pies. Haces recircular los gases para reducir los NOx, pero aumentas el CO, las partículas el consumo y, por ende, el CO2 debido a una deficiente combustión. Dicho de otra forma, por seguir teniendo derecho a entrar en las ciudades con nuestro coche, estamos aumentando el consumo y emisiones de CO2 sobre un 15-20% (al menos en motores Diesel, es lo que se recupera con una reprogramación al anular la válvula EGR y la válvula de mariposa de admisión que le da servicio, más las preinyecciones y demás filigranas inyectoras que dejan de centrarse en la eficiencia para obsesionarse con los NOx, que la prensa ha convertido en la única sustancia contaminante que sale de un tubo de escape).

Espero que este artículo haya servido para explicar de forma comprensible el origen de las emisiones contaminantes de los motores de gasolina. Ahora, vuestro turno: comentarios, dudas… no quiero que nadie se pierda.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

25 noviembre 2019

Phytolacca americana

Filed under: Ecología — Nadir @ 23:24

Hoy quiero presentaros otra especie invasora que también es bastante común, al menos por estos pagos. Por el nombre, ya os podéis imaginar la procedencia. Suele encontrarse en prados y zonas húmedas, y por su gran tamaño hacerse con el control del terreno imponiéndose a otras especies autóctonas.

Las fotos las saco de la Wiki, y el texto de este artículo.

Phytolacca americana es una especie de la familia Phytolaccaceae.

Este arbusto de madera blanda se trata a muchas veces como una planta vivaz, es una gran semi-suculenta herbácea que crece hasta 3 metros de altura. Sin embargo, la planta debe tener un par de años antes de que la raíz sea lo suficientemente grande como para soportar este tamaño. El tronco es a menudo rojo como la planta madura. Vertical, con tallo central a principios de la temporada. Los cambios en la propagación y la forma horizontal, se dará más adelante con el peso de las bayas.

Las hojas son alternas, con textura gruesa con moderada porosidad. Las hojas pueden llegar a cuarenta centímetros de longitud. Cada hoja es entera. Las hojas son de color verde medio y suave.

Inflorescencia en racimo alargado con numerosas flores blancas que van seguidas de bayas azul purpúreo en otoño. Las flores tienen 5 piezas regulares con estambres verticales y son hasta de 5 mm de ancho. Tienen los sépalos blancos como pétalos sin pétalos verdaderos, en pedículos blancos y pedúnculos en un racimo, que se oscurecen como los frutos de las plantas. Floración en Julio y Agosto.

El fruto es una baya de color púrpura oscuro brillante en racimo. Las frutas son redondas con una tapa plana y dentada inferior. Las bayas inmaduras son de color verde, volviéndose blancas y púrpura negruzco.

La planta tiene una gran raíz primaria blanca que crece en profundidad y se extiende horizontalmente.

Phytolacca americana Es nativa del este de América del Norte, el Medio Oeste y la Costa del Golfo, con poblaciones más dispersas en el lejano Oeste. Península Ibérica: en zonas costeras y territorios del interior con clima suave.

Hábitat y Distribución
Bosque o en zonas naturales, malezas en áreas perturbadas, en los campos, cercas, zonas bajas, claros, lugares de desecho, bordes de caminos. Las semillas no requieren estratificación y son dispersadas por las aves que se alimentan de bayas.

Nombre común: Hierba carmín, Granilla, tintilla, uvas de América, baya de tinta, baya paloma, cáncer de jalapa, espetón de maleza americano, hierba roja y solanácea americana.

Toxicidad
Todas las partes de esta planta son muy toxicas para el ganado y los seres humanos, y se considera una de las principales plagas de los agricultores. Las intoxicaciones eran comunes en el este de América del Norte durante el siglo 19, sobre todo por el uso de tinturas para preparados antirreumáticos y de la ingestión de las bayas y raíces que se confunden con la chirivía y la alcachofa de Jerusalén. Las muertes son actualmente poco comunes, aunque hay casos de vómitos y catarsis.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

23 noviembre 2019

Musk superándose

Filed under: Tecnología — Nadir @ 15:52

La gente se ha quedado con la anécdota de los cristales rotos en la presentación de la pickup de Tesla.

Pero ese es el menor de los detalles. De hecho, me parecería aún peor que no se hubiesen roto (un cristal blindado pesa un mundo, y estamos hablando de un vehículo de uso civil, no militar).

La atrocidad llegó antes (minuto 2), cuando empezó a justificar su “diseño” con una argumentación, digamos, rocambolesca. Que un chasis autoportante o en escalera no hace ninguna otra función. ¿?¿?¿? ¿Y qué otra función hacen el motor, el cambio de marchas o un volante? Que son un peso muerto, como un saco de patatas. ¿Y las baterías?

La genial idea es move the mass to the outside. Es decir, exactamente la premisa opuesta al buen diseño de un vehículo, que procura concentrar las masas sobre el centro de gravedad para elevar la rigidez del conjunto y disminuir los momentos de inercia en todos los ejes.

A renglón seguido, el bocachancla aclara cuál es la idea que tiene en mente: we create a exoskeleton. Ah, vale, acabáramos. Parecía que estaba dando una justificación técnica, y lo que está haciendo es una performance publicitaria con palabrería pseudocientífica para vender su crecepelos infalible.

Voy a explicar sucintamente cuál es la función del chasis de un coche. Tenemos dos ejes, cuatro ruedas no siempre apoyadas en el mismo plano, y debemos unirlos con una estructura lo suficientemente rígida para soportar los esfuerzos de tracción/compresión pero, sobre todo, flexión a los que estará sometida, especialmente la de un todoterreno.

Mirad esta foto:

En este momento, el chasis está siendo sometido al mismo tipo de esfuerzo que vosotros realizáis para escurrir un calcetín después de caer en un río. Para realizar este trabajo, se requiere una estructura que una los dos ejes de la forma más directa posible:

El chasis de escalera, lo que distingue a un todoterreno serio de una patochada para SUVnormales.

Además de todo ello, el chasis debe ir recogiendo el peso de motor/cambio, pasaje y carga (prolongación de la escalera, en la foto). Ya está, con esto ya podríais rodar. El resto de la chapa es un mero envoltorio, para proteger de las inclemencias del tiempo y hacer bonito (más allá de alguna tubería extra para protección de los pasajeros en caso de impacto lateral o vuelco).

¿Qué pasa si move the stress to the outside skin? Que necesitamos mucho más material para igualar la rigidez. Como posible, es posible, pero sería estúpido. Incluso para Tesla. Por eso NO es el camino que ha tomado, y la comparativa con la aeronáutica y el stressed-skin design es para caérsele la cara de vergüenza. El fuselaje de un avión une de la forma más directa posible las superficies de sustentación y de control, que es donde se producen los esfuerzos. Igual que un chasis de escalera hace en un coche.

+

Es falso que la carrocería del pickup de Tesla tenga una función estructural relevante. ¿Cómo la podría tener, si está llena de agujeros por todos los lados? Agujeros llamados puertas, capot, maletero y, encima, techo acristalado.

¿Cuál es el único plano que no está agujereado? El piso, exactamente donde se encuentra el verdadero chasis del Cybertruck y que no será muy diferente al del S (lógicamente reforzado):

Una aproximación a los diseños de chasis en cajón de Colin Chapman en los primeros Lotus, propia de los vehículos eléctricos (puesto que en ese cajón van las baterías, bien separadas del habitáculo, sólo porsiaca).

El resto del envoltorio sólo juega un papel secundario en la rigidez del conjunto, igual que cualquier otro chasis autoportante. Es acojonante la capacidad de este pollo en inventar la sopa de ajo.

Sin embargo, y por eso os traigo el caso, la vergonzosa teletienda que se montó el aussie es muy interesante, no desde luego en la parte técnica sino sociológica. Tesla lleva años vendiéndole coches al pijo de California y ahora quiere hacer lo mismo con el paleto de Nebraska. ¿Qué ha quedado en su cerebro de hamburguesa al ver esa presentación? Exoskeleton, bullet proof, armor glass, rocket steel, corre más que un 911 y jala más que un F150, al que deja empequeñecido (y ya es un puto mamotreto). Más que un vehículo de trabajo, es un transporte de tropas futurista, el Hummer del futuro. Así es como se vende, y estoy convencido que puede funcionar en ventas. La cosmovisión del gringo rural se reduce a un entorno en rápida transformación que percibe como hostil, amenazante, del cual defenderse con armas, muchas armas. El coche apropiado para semejante cabestro es, desde luego, algo muy poderoso, agresivo, militar. Una maza de derribo como argumento de venta de un automóvil, cuando crees que ya lo has visto todo…

La pregunta que se debe estar haciendo cualquier persona razonable del mundo civilizado es ¿para qué quiero que mi coche sea a prueba de balas? Entre las prioridades que yo tengo a la hora de comprarme un coche, lo de que sea blindado no figura en las doscientas primeras posiciones. Que sea ligero, sin embargo, está entre las tres primeras (las otras dos son que se tenga bien en curva y que sea barato).

Por ahora es sólo un concept (los discos de freno necesitan refrigeración, y un volante de rueda completa está muy visto, pero es mucho más funcional), aún quedan años para que ese engendro entre en línea de producción, y ya vendrá el tío Paco con las rebajas de especificaciones y/o aumento de precio. Pero The Show Must Go On y Musk necesitaba sacar otro conejo de la chistera para mantener tranquilos a los acreedores y entusiasmados a los accionistas. Gringos. Porque cualquiera que no tenga bacon and eggs dentro del cráneo debe haber sufrido vergüenza ajena, un verdadero bochorno, al ver la teletienda de ayer, mezcla de remake cutre de Mad Max y peli porno gay. Lo de los cristales rotos es lo de menos.

Y no nos olvidemos, todo esto es save the planet y muy ecofriendly. Los designios de Dios son inescrutables…

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Página siguiente »

A %d blogueros les gusta esto: