La mirada del mendigo

15 agosto 2019

Higos

Filed under: Ecología — Nadir @ 10:59

Me doy cuenta que, con tantos temas tediosos o desagradables, hace tiempo que no hablo de naturaleza. Realmente, en la naturaleza encuentro la base firme que me permite soportar mis contactos con la sociedad.

Aprovecho la ocasión entonces para presentaros este vídeo, que me ha emocionado. Como sabéis, una de mis aficiones es la agricultura, más exactamente la fruticultura, que como muchas veces he remarcado es lo contrario a la ecología, aunque no dejas de tratar con seres vivos sujetos a interacciones determinadas por el medio natural. Pues bien, en éste se explica la polinización de los higos, para entender las diferencias entre las variedades partenocárpicas (que no precisan de polinización) y los cabrahigos. Que a su vez pueden ser uníferas o bíferas… ¿creéis que hablo en chino? No os preocupéis, tras ver este vídeo os quedará todo claro (subtítulos en castellano y portugués; Sacadura, su autor, es de Caldas da Rainha).

Creo que os resultará interesante a los que os complacéis con la naturaleza. Y con sus frutos (qué buenos están los higos, la hostia).

Un argumento recurrente de Dawkins es la extrañeza que le produce que la humanidad siga refocilándose en la superstición, necesitando de explicaciones míticas del mundo, cuando las explicaciones científicas no sólo son rigurosas, es que además son fascinantes. La realidad es maravillosa, sorprendente y mágica, infinitamente más interesante que las patochadas que se inventaba el cerebro humano cuando no tenía ni herramientas ni método para estudiarla.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

12 agosto 2019

¿A quién conviene esta paranoia?

Filed under: Sociedad — Nadir @ 11:47

La de las mafias de rumanos y albanocosovares que venían a desvalijar pisos, sin duda, a los fabricantes de alarmas y proveedores de seguridad privada.

Si ridículo era el miedo infundido en la chusma por medios de comunicación contra esa invasión de hordas salvajes venidas de los Balcanes… ¿qué decir de éste enlace?

Guía para hombres: acciones para conseguir una sociedad en la que las mujeres vivan sin miedo

Por favor, leedlo, es cortito. Es necesario comprender la mentalidad de la secta identitaria. Luego diréis que yo exagero, que soy pesado con el tema, que el desbarre del postmodernismo identitario no es para tanto, que soy yo que estoy susceptible por todas estas pendejadas… Mirad la situación en USA: eso es lo que nos espera como no paremos la mamarrachada que están importando los modernitos.

El miedo esclaviza. Unos medios crean miedo del inmigrante, otros miedo del varón, todos ellos siguen la misma consigna de crear una sociedad de pusilánimes aterrorizados por un imaginario entorno hostil, que se postren sollozando a los pies del poder para sacrificar la libertad (especialmente la ajena, la del supuesto grupo agresor) por conseguir una ilusoria seguridad.

Mención especial a la nueva acepción postmoderna de feminismo, que de promover la superación de los clichés sexuales (el género), pasa a exacerbar los modelos tradicionales hasta el esperpento: macho agresor y damita indefensa y aterrorizada ante su imponente presencia; ambos no pueden compartir espacios sin que se desencadene una agresión. Curioso que la única sociedad que comparte este extremismo sexista con la chaladura postmoderna sea la saudí.

La realidad es que España es uno de los Estados más seguros, y cada vez lo es más, aún a pesar del alarmismo interesado que promueven los panfletos identitarios progres y fachas, para mantener cohesionado a sus respectivos auditorios.

Vamos a hacer un experimento. Volved a leer el artículo, pero en vez de leerlo en clave de género, cambiadlo a clave racial. Las normas para que un negro no asuste a las jóvenes blanquitas. ¿De qué clase de sociedad estamos hablando? Puestos a generar prejuicios, hagámoslo a lo grande: malvados machos, sí, pero negros, moros, gitanos… así podemos reunir las fobias de unos y otros y redactar un artículo que podría ser publicado indistintamente en ElDiario o en OKDiario. Diferente audiencia, mismo rigor intelectual, mismo mecanismo: inocular el miedo en un segmento de la población exacerbando los peligros sin contextualizarlos, para crear en el receptor la sensación de amenaza por parte del grupo social dibujado como agresor.

Desvergonzadamente, bajo el nombre de “feminismo” están empaquetando una ideología represiva y terriblemente reaccionaria. El nuevo modelo de mujer: un títere asustadizo y ofendidito, que precisa de ayuditas para no descomponerse como muñeco de paja tras la tormenta. Si a un individuo sano le haces caminar con muletas, acabará renqueando.

Cuando estoy por el campo, celebro el desparpajo de muchas ancianas, alguna casi centenaria, con las que me paro a charlar; valientes, esforzadas, resueltas, desenvueltas… que si cagan un pedo parten por la mitad a estas monitas “liberadas” por el neofeminismo (y los monitos que las acompañan).

¿Liberadas?

Sometidas, alienadas, aterrorizadas, reprimidas.

Idiotizadas.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

9 agosto 2019

Evergreen

Filed under: Sociedad — Nadir @ 14:24

Evergreen es un colegio del estado de Washington, en el cual en 2017 hubo unas protestas sobre las cuales el cineasta Mike Nayna grabó este documental.

Aquí la segunda y la tercera entregas.

El origen de estas protestas se basa en el “día de la ausencia”, un día en el cual los estudiantes y profesores no-blancos se ausentaban (a la manera de la huelga feminista) para remarcar su importancia en la comunidad escolar. Pero ese año cambió el guión, y la Comisión de Igualdad “sugirió” que ese día, los que debían quedarse en casa serían los alumnos y profesores “no racializados” (aka rostros pálidos).

Un profesor de biología escribió un correo electrónico mostrando su rechazo a esta decisión que entendía discriminatoria (ya que está prohibido decir racista, pues según el nuevo credo sólo un blanco puede ser racista) y que protestaría acudiendo ese día a su puesto de trabajo. Y… bueno, se lió parda. Os dejo con el documental.

La maniobra de estos grupos de postmodernos zelotes es propia de enajenados religiosos o de pseudoreligiones totalitarias: la difamación y el linchamiento social. Los activistas postmodernos, incitados por algunos miembros del claustro (atentos al papel estelar de la gorda con el perrito), acusaron al profesor rebelde de “racista” y pidieron su despido. Como ocurre en estos casos, nadie quiere salir a defender a un racista. Algo habrá hecho… La cuestión es que Bret Weinstein es de hecho antiracista, tal y como le definió cuando salió a defenderle una de sus alumnas, negra, antes de ser increpada y silenciada como alienada por el supremacismo blanco (que es el heteropatriarcado criminal traducido a la cuestión racial) por los activistas.

Lo que no era el profesor es postmoderno ni cobarde, y cual Galileo no quiso bailarles el agua con sus delirios irracionales. Y eso le costó el puesto (a él y a su mujer, Heather, que también aparece en el vídeo). Los otros tres miembros de la mesa son, supongo que los reconoceréis, los cruzados que emprendieron la mayor trolleada a las revistas académicas de estudios sociales postmodernos desde Sokal.

En España apenas se plantea la problemática racial. No es que seamos como puede ser Eslovaquia o Hungría, países racialmente homogéneos (a excepción de sus comunidades gitana). Precisamente somos racialmente muy diversos, cans do palleiro, y vemos con naturalidad marcadas diferencias de rasgos raciales. Ya no sólo entre regiones, incluso en una misma aldea puedes encontrarte desde pieles muy pálidas a pelos negro azabache, una tez oscura con ojos verdes, etc. Hemos recibido poca inmigración y no muy alejada de nuestro patrón mestizo (sudamericanos y magrebíes), así que el problema racial aquí no parece que pueda tener mucho recorrido (en todo caso el problema de integración no es racial, sino cultural, con el islam). Pero en USA es otra historia, negros y chicanos contrastan fuertemente con los WASP de origen centroeuropeo, y una cultura de segregación racial hace que aún no existan muchos puentes entre comunidades. Un punto curioso son los asiáticos, que suelen ser integrados por el identitarismo junto con los blancos, porque no son proclives a prestarse a sus juegos victimistas.

Por eso, quería mostraros estos vídeos para que os deis cuenta que exactamente los mismos argumentos que aquí se reproducen en cuanto al género (construcción social autopercibida del sexo), en USA se reproducen además con la raza. Cuando hablan de feminismo o antiracismo, no es tal. Es postmodernismo. Y todo aquel que se enfrente a su doctrina del postmodernismo identitario va a ser injuriado como racista, machista u homófobo, según de la identidad de la que estemos tratando. Como es el caso.

Un ejemplo muy claro en el vídeo que os paso: en varios momentos los activistas explicitan que la cuestión no es considerar si tal persona, institución o comportamiento es o no es racista. Hacerse esa pregunta ya de por sí es racista. Que es racista está fuera de toda discusión, pues así lo dice San Foucault y sus apóstoles en algún versículo. La única cuestión legítima es determinar de qué forma es racista.

Como fácilmente se puede ver, es exactamente el mismo mecanismo mental que aquí reproduce el neofeminismo postmoderno: la cuestión no es si un hombre es machista. Todos y todo es machista, no solo los hombres sino también las estructuras sociales (el cis-heteropatriarcado opresor). La cuestión estriba en analizar de qué forma cualquier aspecto de la vida social discrimina a las mujeres. Que las discrimina está fuera de cuestión, o serás catalogado de machista, agresor o maltratador de las mujeres (etarra o amigo de los que matan). Por lo absurdo, siempre traigo el mismo ejemplo, el análisis de impacto de género del soterramiento de la M-30 (o la desratización con perspectiva de género) y cómo fue defendido sin vergüenza por Eduardo Garzón.

Los que han nacido con la carga genética equivocada sólo podemos o cambiarnos de sexo (reasignar nuestra sexualidad) para pasar al bando de la luz o, al menos, humillarnos y reconocer nuestra culpa colectiva.

Si, la misma Yolanda Domínguez que llama “igualdad” a la discriminación y humillación. Son una panda que van de modernitos traduciendo puntualmente todas las chaladuras postmodernas que leen en páginas gringas. ¿O acaso crees que la majarada de la “cultura de la violación” viene de un análisis erudito y sosegado de la sociedad española y su cultura? Va a ser que no. Leyeron en los manifiestos de los SJW (que es como se llaman las juventudes postmodernas) lo de “rape culture”, que ni siquiera considero que tenga validez ni remotamente en una sociedad (que son decenas de ellas) como la usamericana, y se la adjudicaron directamente si ulterior análisis crítico a la sociedad española. Y puedo albergar alguna duda de que en alguna de los grupos sociales gringos pueda haber rastro, pero en la sociedad española no existe tal cosa como cultura de la violación. Ni mucho menos. Antes bien son conductas puntuales que reciben una clara y unánime repulsa social. El violador es uno de los tipos de delincuentes más denostados en nuestra sociedad.

Esta es la realidad de la sociedad española. Otra cosa es lo que cuente el Profeta y reproduzcan sus fieles.

El postmodernismo dice que hay opresión estructural (en todo tiempo, lugar y circunstancia, pues Foucault estaba muy por encima de la necesidad de demostrar sus afirmaciones), así como el Evangelio que el Sol gira en torno a la Tierra, así que el cometido de sus acólitos es buscar micromachismos y microracismos en todas partes y, cuando se encuentra uno, representar un apoteosis de victimismo. Como seguidores de Nostradamus, hacen al sesgo de confirmación un monumento pues por cada microagresión detectada hacen una ordalía al sistema opresor supremacista y heteropatriarcal.

Así pues, pongámosle nombre a la doctrina: postmodernismo. Pues muchos de los que se dicen feministas ni siquiera conocen a qué amo están sirviendo. Exactamente, la versión de la “French theory” que desarrollaron los “estudios culturales” interseccionales en las universidades usamericanas.

Y tengamos un ojo puesto en las chaladuras identitarias que se dan en gringolandia, porque los (post-)modernitos de aquí tardan en reproducirlas lo que tardan en traducirlas al neocastellano.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

6 agosto 2019

¿Clases o categorías sociales?

Filed under: Sociedad — Nadir @ 11:41

Izquierda postmoderna: las mujeres son un colectivo sometido y explotado por un sistema heteropatriarcal.

Tasa de mortalidad ajustada en UK:

Esperanza de vida al nacer en Inglaterra y Gales:

Esperanza de vida al nacer en Italia:

Esperanza de vida al nacer en España y Andalucía:

¿Un colectivo oprimido y explotado que vive más y con mejor salud que sus opresores y explotadores? ¡Qué extraño!

+
+
+

Izquierda clásica: ésta es la forma que adopta la explotación (y de lo que no está de moda hablar, debate desplazado por los identitarismos).

 

 

Seis años, la diferencia entre Marruecos y Finlandia, entre las clases de una misma sociedad.

 

 

 

+

Por cierto, en la primera tanda de gráficos lo que se aprecia es la ventaja biológica femenina (las niñas tienen un sistema inmune más eficaz, los hombres tiene sólo una copia del cromosoma X que los hace más proclives a enfermedades genéticas transmitidas en este, al no poder depurarlo con la otra copia, mayor propensión de enfermedades coronarias…), sumado a una propensión menor de las mujeres a adoptar conductas de riesgo y hábitos poco saludables (tabaquismo, alcoholismo…), más la menor exposición a muertes prematuras por accidente o enfermedad profesional en el entorno laboral, más causas violentas en conflictos armados o violencia particular.

En las series más antiguas, estas ventajas eran compensadas por la elevada mortalidad puerperal (la gran batalla a la que se enfrentaba toda mujer varias veces en su vida) y una peor nutrición en tiempos de escasez (que ciertamente es una discriminación sexista pero no deja de tener una parte racional, por asegurar la capacidad de la principal fuerza de trabajo) que acaban igualando las tornas. Este sesgo ha sido borrado y es evidente que hoy en día las mujeres tienen menos amenazas vitales que los hombres.

La diferencia no es pues el sexo. Es ese concepto tan viejuno de clase social que unos y otros quieren enterrar a pesar de seguir siendo una herramienta perfectamente útil para describir la realidad. No se puede decir lo mismo de las categorías identitarias.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

3 agosto 2019

El coste de la energía eléctrica

Filed under: Energía — Nadir @ 12:23

Creo que a todos nos ha dejado mudos la última subasta fotovoltaica en Portugal: si el primer día de subasta se bajaron los precios a 20€/MWh, que ya era todo un récord mundial, el segundo día los precios marcaron en algún lote unos alucinantes 14,8€/MWh.

Para que os hagáis una idea, en el mercado mayorista ibérico el MWh ronda los 60€, y nosotros lo pagamos a 160€. En la Zapaterada, el BOE marcó una retribución para la fotovoltaica de 360€ (que tendremos que seguir abonando durante 25 años, y el déficit de tarifa ya va por 40.000 millones, tanto como lo invertido en AVE). Ahora sí empieza a tener sentido la instalación masiva de capacidad fotovoltaica, en el 2007 fue una animalada que va a pesar sobre la tarifa eléctrica y, por lo tanto, la competitividad de la economía durante cuarto de siglo.

Vamos a explicar algunas cosas, para comprender mejor estos precios. Al igual que le pasó hace unos años al sector eólico, el sector fotovoltaico sufre una descomunal sobrecapacidad que ha tirado los precios abajo. Ello se debe, principalmente, a la decisión del gobierno chino de retirar subvenciones a las renovables, lo cual ha provocado un frenazo en el descomunal ritmo de inversión, hundiendo la demanda global.

Si las empresas chinas (Goldwind es la más grande pero no la única) llevan años hundiendo los precios en el sector eólico, en el sector fotovoltaico la situación es demencial. Hasta el punto que no creo que haya algún productor de células fotovoltaicas en beneficios en todo el mundo. Todos asumen pérdidas enormes vendiendo por debajo del coste en una carrera suicida por hacerse con un trozo mayor del mercado, al mismo tiempo que siguen incrementando su capacidad. Como ya hemos comentado, este apalancamiento infinito lo pueden hacer las empresas chinas que cuentan con respaldo del gobierno, sin más límite que el firmamento. En el resto del mundo, al llegar a ciertos niveles de deuda empiezan los vértigos y el mal de altura.

Con el cambio de política energética china, no tan favorable a las renovables (su avidez de energía es tal que estiran de todas las ubres a la vez, carbón, nuclear, eólica, solar…), el stock y la sobrecapacidad de los fabricantes fotovoltaicos han hundido los precios y puesto a las empresas con menos músculo financiero al borde del precipicio.

Pero ni siquiera esta caída, no, perdón, desplome de los precios de los paneles sirve para explicar los precios marcados por las últimas subastas en varias partes del mundo (India, Arabia, USA y ahora Portugal rompiéndolo todo). Incluso con los precios de saldo que hoy tienen los paneles, las cuentas no salen. Y eso es porque las pujas no se calculan con el precio actual de los paneles, sino con el que estiman haya dentro de unos años (tres, en la subasta portuguesa), que es cuando deben estar listos los proyectos. Con ello, hay compañías que han adquirido lotes especulando (en toda la plenitud del significado) que los precios seguirán bajando fuertemente y que, lo que ahora es inviable, dentro de tres años sea muy provechoso. De hecho, muchas de esas empresas (como sucedió con el último concurso eólico en España) no piensan construir nada, sino simplemente revender el proyecto cuando la visibilidad del beneficio sea mayor. Quizá hagan los trabajos de preparación del terreno, transformación, anclajes… y esperen al último momento para instalar los paneles.

En el caso portugués, la apuesta supone el riesgo de perder la fianza (que representa algo menos del 10% del coste de la instalación si se llega a construir) si al final no se construye, pero el aliciente de ganar mucho más si se cumple su pronóstico de que los precios seguirán reduciéndose fuertemente de aquí a 2022. El tiempo dará o quitará razones, y por supuesto yo no tengo elementos de juicio para arriesgar una opinión al respecto (quienes saben muchísimo más que yo han estado asesorando a los pujadores).

Por lo tanto, y ahora viene la segunda parte de este artículo. ¿Son un espejismo estos precios, que desaparecerán según la industria ajuste la capacidad productiva? ¿O es una tendencia sólida que aún no ha encontrado fondo? La respuesta es, insisto, que no lo sé, el futuro está por escribir y yo no tengo información suficiente para interpretar sus designios. Lo que sí que podemos afirmar es que por fin la eólica y la fotovoltaica (pero no la termoeléctrica) ya han entrado en la pomada.

Euro arriba, euro abajo, su horquilla de precios ya se entremezcla con las tecnologías convencionales.

¿Quiere esto decir que el mundo será eólico y/o fotovoltaico? No, por supuesto que no, ambas energías siguen afectadas por su principal debilidad: la incertidumbre de suministro. No dejarán de ser tecnologías de apoyo, y nunca la parte central de la red, mientras no se resuelva el problema del almacenamiento en volumen y coste. Y por ahora está muy lejos de solventarse (las hidráulicas reversibles no son muy eficientes y su capacidad es limitada, y con todo son con diferencia la mejor opción actualmente).

No todo es el precio medio, sino la capacidad de producir electricidad a voluntad, en el momento en el que el pool marca precios más altos: de ahí viene la rentabilidad de una instalación. Por lo tanto, seguiremos necesitando potencia convencional. Ahora bien, con estos precios es de esperar que la potencia eólica y fotovoltaica instalada se dispare, arrinconando progresivamente en el pool a las otras tecnologías.

Así como antes encarecían el recibo, ahora al entrar sin prima pero con prioridad de conexión (dentro del Régimen Especial) sacan a las tradicionales del pool, abaratándolo. Además, a diferencia de las grandes centrales térmicas, nucleares, hidroeléctricas… las barreras financieras de entrada (una forma de moat) a los nuevos proyectos son mucho más bajas, permitiendo a más empresas competir en el pool (aunque las tradicionales también están invirtiendo muy agresivamente en renovables, incluso las petroleras como Repsol o Galp piensan reciclarse en este segmento), rompiendo el oligopolio. Para las eléctricas esto es nefasto, más oferta y más diversa, bajando aún más el factor de carga de sus flamantes ciclos combinados. Sólo el advenimiento del coche eléctrico podría añadir la demanda que salvara sus cuentas de la catástrofe que se les avecina.

Y ojito porque el sistema eléctrico ibérico está unificado (aunque por ahora la potencia añadida en esta subasta es anecdótica, esto puede ser sólo el principio).

+

Para terminar, os dejo con unos cuantos enlaces de la Wikipedia:

Cost of electricity by source
Base load
Load following power plant
Peaking power plant

De los cuales saco una cita para desesperación del magusfismo antinuclear:

Modern nuclear plants with light water reactors are designed to have strong maneuvering capabilities. Nuclear power plants in France and in Germany operate in load-following mode and so participate in the primary and secondary frequency control. Some units follow a variable load program with one or two large power changes per day. Some designs allow for rapid changes of power level around rated power, a capability that is usable for frequency regulation. A more efficient solution is to maintain the primary circuit at full power and to use the excess power for cogeneration.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Página siguiente »

A %d blogueros les gusta esto: