La mirada del mendigo

1 octubre 2022

El juego de las diferencias

Filed under: Información,Internacional — Nadir @ 1:03

Os propongo el siguiente juego, acerca del sabotaje a los Nordstream. Encontrad las diferencias en la narrativa entre El Diario y Libertad Digital. Buscadlas entre El País y el ABC, El Mundo o El Confidencial. Todas estas publicaciones y otras tantas más, haciendo piruetas dialécticas para convencer al lector de que, aunque no tenga ningún sentido, el responsable es Putin.

Yo no sé quién ha sido, pero estoy seguro de quién no ha sido: ni Alemania ni Rusia. Sencillamente porque ambos países gobiernan las válvulas que gobiernan el gasoducto y las bombas que impulsan el gas. No necesitan dinamitarlo en una operación furtiva: les basta con cerrar la espita. Como de hecho ha ocurrido: ninguno de los dos estaba en funcionamiento en el momento de la explosión, Alemania no llegó a certificar el II, mientras que Rusia alegaba problemas técnicos para ir bajando el caudal en el I (y recordando que el II estaba disponible). Es un proyecto que beneficia a ambos países y por eso se desarrolló. Y lo hizo con la virulenta oposición de los competidores que eran puenteados: Ucrania y Polonia como países de tránsito, que dejaban de ser necesarios, y EEUU como proveedor.

Tanto Rusia como Alemania tenían la posibilidad de cerrarlo a voluntad (a estas alturas, lo de cumplir los contratos tras una pila de sanciones es lo de menos) pero también de abrirlo cuando volviera a haber acuerdo entre las partes (para que funcione se necesita la voluntad de emisor y receptor, como es lógico). Ya no tienen esa posibilidad. Alemania ya no puede titubear y rectificar su postura sobre las sanciones al gas natural ruso, sólo huir hacia adelante y abrazar el LNG que le llegue de EEUU. Ante la postura dubitativa de Berlín han dinamitado el puente, han quemado las naves, para evitar la tentación de dar media vuelta. ¿Quién? El candidato más obvio es EEUU, pero Polonia (o incluso los bálticos) tiene un gobierno lo suficientemente desquiciado para atreverse a una acción semejante contra un teórico aliado.

Entre los medios generalistas de ámbito estatal, sólo he encontrado una excepción a la reproducción fiel del argumentario de la OTAN: La Base, albergado por el diario Público.

+

Por curiosidad, y armado de traductor, me he dado un paseo por la prensa alemana:

De ser un país capaz de montarte una guerra mundial por un quítame allá esas pajas, al pringao buenista que le revientan una infraestructura energética estratégica y ni es capaz de alzar la voz, y aún se afana en exculpar al culpable, la Alemania de hoy sólo me produce desprecio. Hasta tal punto su aparato político-mediático está controlado y sometido a intereses de lo que ellos llaman Ausland. Como el nuestro, sólo que el Medgaz lo hemos volado nosotros solitos, el gobierno español con su servilismo a lo que le dictan desde Serrano, 75.

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

29 septiembre 2022

Los equilibrios en el mercado matrimonial

Filed under: Sociedad — Nadir @ 8:52

Esta entrada viene a cuento de un intercambio epistolar a raíz de este documental ya añoso sobre los vaqueiros de alzada, en el que una mujer comenta que «vale más llevar palos que dormir sola».

A lo que mi corresponsal comenta:

Esa frase dice mucho. Muchas mujeres que, por miedo a la soledad o a verse absolutamente indefensas en la vida, se juntaban con cualquier hombre que se lo pidiese.

Hoy el segundo factor, el de la indefensión, casi ha desaparecido, pero el miedo a la soledad no.

Y yo replico, en abierto para abrir el debate:

¿Muchas mujeres se juntaban con cualquier hombre que se lo pidiese? Ni de coña, el mercado matrimonial era tan duro o más que ahora (pues ahora es más flexible). De hecho, sería incluso más cierto que muchos hombres se juntaban con cualquiera que estuviera dispuesta a aceptar, pues la soledad no es propia de un sexo. Por otra parte, sabemos que las hembras son más selectivas porque son el cuello de botella reproductivo.

El éxito en el mercado matrimonial, antes como ahora, depende de las piezas con las que acudas a la partida, y también como sepas jugarlas. Belleza/juventud y posición social/capital son los principales activos. Y se produce un intercambio según lo que ofrezca y persiga cada jugador. En el caso de matrimonios concertados, los jugadores son los padres.

En las capas más bajas de la población, el hombre generalmente aportaba una mayor capacidad de esfuerzo y, por lo tanto, mayor capacidad de generación de riqueza, además de ese servicio de protección. La mujer se beneficia de ese exceso de riqueza para dar posibilidades de supervivencia a la prole. A cambio, ocupa en estas sociedades una posición subalterna. Lo mismo que ocuparía un anciano o un tullido, por su menor capacidad de generar riqueza.

Luego, este trato, se reviste de todo tipo de justificaciones sociales y queda cristalizado en la tradición.

Con la revolución industrial, la diferencia de musculatura pasa a ser irrelevante. El Estado ya garantiza la seguridad de los individuos, y finalmente con los anticonceptivos modernos la mujer toma el control de sus ciclos reproductivos. Cambian las condiciones, equilibrando el terreno de juego. Y la sociedad responde a ese cambio, porque ya se acude al mercado matrimonial con otras cartas. Y la tradición (parte de la cual es la religión) queda como un conocimiento disfuncional, porque lo que funcionaba en el mundo de nuestros abuelos ya no es válido en el día de hoy. Pero como también serían disfuncionales un tipo de relaciones liberales e igualitarias en el mundo de ayer. Que nuestros ancestros no eran ni tan tontos ni tan malvados, sencillamente se adaptaban, y adaptaban sus estructuras sociales, al entorno.

Por simplificarlo, si ayer el hombre podía decir: tú traes a casa menos comida, pero ¿quieres mandar como yo? No hay trato. Y no se produce el emparejamiento. En el de hoy, la mujer puede decir: yo traigo a casa tanto dinero como tú, pero ¿pretendes seguir mandando? No hay trato. Y tampoco se produce el emparejamiento. Y el mercado, el conjunto de los jugadores, corrigen sus expectativas para que esos emparejamientos se efectúen.

Lo que es un error es querer interpretar las relaciones sociales de ayer con los valores surgidos de las condiciones actuales, como pretende el puritanismo postmoderno. Es tan anacrónico como censurar a tal figura histórica porque poseía esclavos, por poner un ejemplo. Habrá un día en el que el trabajo asalariado sea abolido, pero será igualmente un error censurar al empresario de hoy, pintándolo como malvado explotador. Habrá mejores y peores personas, a pesar de que efectivamente, su posición en la cadena de valor permite apropiarse de parte del valor del trabajo de sus empleados en compensación por el valor del capital aportado (lo que conocemos como capitalismo). Era la forma de organización del trabajo en esa sociedad concreta y sencillamente empresarios y trabajadores jugaban sus cartas en el tablero de juego existente. Hay que superarla (no será gracias a la bazofia de partidos de neo-izquierda), pero el día de mañana será un error mirar al pasado, nuestro presente, desde su perspectiva.

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

26 septiembre 2022

Quemando las naves

Filed under: Internacional — Nadir @ 16:30

No he leído en ninguna parte las consecuencias de la integración de esos cuatro oblast en la Federación Rusa, como es previsible (en las condiciones en que han sido convocados y tienen lugar, su resultado es irrelevante, una pantomima, por mucho que sea cierto que la mayoría sí esté de acuerdo con la integración, especialmente Donets y Lugansk).

A ver si lo entendemos: una vez que la Duma apruebe la integración y sea firmada la anexión por el Presidente, eso es Rusia. Al menos según la legislación rusa. Eso quiere decir que Putin no es que tenga la posibilidad de usar toda la capacidad militar del Estado para defender ese territorio: tiene la obligación de hacerlo.

Tras ello, se cierra la puerta a un intercambio de cromos en una posible negociación, abandono Jerson y Zaporiyia y tú reconoces mi control sobre Donets y Lugansk. Ahora ni Putin ni nadie puede negociar esas provincias, más que en las cláusulas de un tratado de rendición, tras la derrota de la Federación Rusa. Pero ya sabéis qué implica la derrota de Rusia en una guerra total. ¿Lo sabéis, no? Es importante que sepamos con lo que estamos jugando.

Con estos «amigos de Ucrania», quien quiere enemigos: han atizado un conflicto que se podría haber saldado con el retorno de Donets y Lugansk al control ucraniano a cambio de autonomía (acuerdos de Minsk), a provocar que Kíev pierda el control de cuatro oblast (además de las decenas de miles de muertos por ambos bandos, que es lo importante, no la mierda de banderitas). Y veremos cómo acaba la cosa porque aún quedan otros cuatro oblast históricamente rusos, Jarkov, Dnipropetrovsk, Mikolaiev y Odesa, que Rusia podría integrar sin mucha oposición local (más allá no irá, porque sólo le aportaría problemas).

Con este movimiento, Putin se ha encadenado al barco y ya sólo puede o prevalecer o perecer en el intento. El gobierno ruso ve la apuesta de Washington y la sube. Ahora veremos cuál es el próximo movimiento gringo, pero probablemente siga escalando para desangrar en lo posible al oso atrapado en la celada que han tramado (cuanto más lo pienso, más diabólico me parece el plan) . Como comentábamos en la entrada pasada, la percepción de peligro de EEUU es mucho más baja, así que tiene todos los incentivos para continuar subiendo la apuesta. ¿Hasta cuándo?

Y ojito, que este movimiento de Rusia puede que sea, efectivamente, una muestra de debilidad. Se han dado cuenta que, a medio plazo, no pueden ganar una guerra enfrentándose al material suministrado por una coalición de Estados que representan buena parte del PIB mundial, usando como peones a un país de 50 millones de imbéciles fácilmente manipulables. Así que han tomado esta decisión para otorgarse la capacidad legal de recurrir a armamento nuclear o, al menos, convencional estratégico, que me figuro que será lo que empecemos a ver en las próximas semanas.

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

22 septiembre 2022

¿La solución a la guerra? DEMOCRACIA

Filed under: Internacional — Nadir @ 13:08

Por cierto, yo me parto el culo con la hipocresía reinante. Ahora vamos a ir a una guerra nuclear para defender la integridad territorial de Ucrania, un país con una historia de 20 años. ¿Y la integridad territorial serbia, para desgajarle un Kosovo que no deja de ser un protectorado de la OTAN? ¿Para cuándo va Israel a respetar la integridad territorial siria y devolver los altos del Golán? ¿Para cuándo EEUU dejar de robar el petróleo de Deir ez Zor y retirar sus tropas? Anda, que… Si la ciudadanía del Donbass quiere mayoritariamente reintegrarse en Rusia (porque al Este del Dnieper eso siempre fue territorio ruso), y es normal porque el ejército ucraniano lleva 8 años bombardeándolos, mientras que ven que Rusia les protege ¿quién coño puede oponer algo? ¿Qué cojones significa democracia para las alimañas de Washington y Bruxelles? Tan demócratas como Putin, más belicistas que el enanito ruso y, además, hipócritas sin límite ni mesura. Y se pueden permitir ese nivel astronómico de hipocresía, de incoherencia, porque controlan los medios de manipulación. Es decir, el relato. El puto relato.

Yo propongo una vía para terminar esta guerra, antes de que nos salpique a todos. La única legítima: la democracia. Un alto al fuego y celebrar referendum con garantías en cada oblast en disputa, para que la ciudadanía decida en qué Estado quiere vivir, o si prefieren el camino de la independencia. ¿Quién se atreve a permitir a la ciudadanía hablar, expresarse en sus mayorías? De los grandes centros de poder, ninguno: ni Moskvá, ni Kíev, ni Washington, ni Beijing ni Bruxelles. Ya sabemos cuál es la opinión de Madrid. Pues Kíev, tras el golpe de Estado ultraderechista del EuroMaidán, hicieron un «a por ellos, oé», pero con artillería y carros, en vez de con mandriles con porras.

Luego, como decía Aznar, hay cosas que están por encima de la voluntad popular. La estructura del Estado. El régimen socioeconómico. Las relaciones geoestratégicas. Al final, qué coño, sólo podemos elegir el color del partido político que nos miente y nos roba. Y aún tienen la desvergüenza de llamarle a eso democracia. E insisto, se pueden permitir este nivel de mentira porque controlan los medios, el diccionario, el relato. La guerra es la paz, la libertad es la esclavitud, la ignorancia es la fuerza.

Nunca hemos salido del concepto feudal del Estado, con un poder central que acumula territorios y gentes que en ellos viven, a un Estado moderno constituido por la libre voluntad de los ciudadanos para dotarse de autogobierno (una quimera). La voluntad de los ciudadanos, de los pueblos, es irrelevante en esta guerra, como lo ha sido en todas las pretéritas. Este trozo es de Ucrania. Este trozo es de Rusia. No, tal territorio es de aquellos que lo habitan, y éstos deberán decidir libremente cómo se organizan. Esto es lo único legítimo. Pugnar por el control de un territorio con la razón de la fuerza, el derecho de conquista, no lo es. Ni para Rusia, ni para Ucrania, ni para Israel, ni para EEUU.

La historia no legitima nada. Sólo la voluntad de los ciudadanos de hoy es relevante.

Democracia.

Que no tiene, por cierto, nada que ver con la partitocracia (una forma de oligarquía) con que la confunden interesadamente. Lo repetiré de nuevo: Democracia es lo que su etimología revela. Si el pueblo no gobierna, si el pueblo no es quien más ordena, NO ES DEMOCRACIA.

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

21 septiembre 2022

Siguiente escalón

Filed under: Varios — Nadir @ 15:57

La OTAN ha hecho lo posible primero por forzar a Rusia a mover pieza en Ucrania, y luego por escalar la guerra. Y lo ha conseguido. La única forma que tiene Rusia de enfrentar la movilización general en Ucrania (país que no nos olvidemos tiene 1/3 de la población rusa, es más pequeño pero no es precisamente pequeño) es decretar una movilización parcial. Y, del mismo modo, también tendrá que dar un paso más en el armamento utilizado para equilibrar el material suministrado por la OTAN al ejército ucraniano. Es decir, Rusia cada vez está más empantanada, y el gobierno sostiene una apuesta más fuerte, en esta guerra.

Todo va según el plan previsto, congratulations!

EEUU está sangrando a Rusia sin exponer un soldado (sin coste político, por lo tanto) y por una cantidad de dinero irrisoria para la magnitud de la gesta que, en buena parte, es aportada por sus esbirros europeos.

Ahora bien, estamos ante un juego del gallina. ¿Cómo ha pensado Washington resolverlo? Porque es obvio que por la vía de la escalada se acabará recurriendo a armamento estratégico. Para Washington es muy cómodo jugarlo pues no va dentro del coche que se dirige al precipicio, e incluso está haciendo caja con ello. Y esto es un problema, porque su aceptación del riesgo es, por lo tanto, mucho más alta que la que los que vivimos en este subcontinente podemos aceptar. Y son quienes dirigen esta orquesta, sobre esto no caben muchas dudas.

Todo esto, se hubiera ahorrado si el gobierno ucraniano hubiera respetado los acuerdos de Minsk (básicamente, autonomía para el Donbass a cambio de reintegración en Ucrania) y abandonar las pretensiones de integrarse en la OTAN (es decir, convertirse en una amenaza existencial para Rusia) .

Poroshenko dijo que firmó sólo como artimaña para ganar tiempo y armarse, y Merkel corroboró la afirmación. Todo muy honorable.

Todo esto no hubiera tenido lugar si los europeos hubiésemos construido un sistema de seguridad conjunto, tomando en consideración las necesidades rusas, sin injerencias de países que creen que Dios les ha dado potestad para reinar sobre el resto de naciones del orbe, y manejan a los pueblos como peones en un tablero para perpetuar su hegemonía.

Esta guerra es criminal, como todas, pero especialmente absurda, artificialmente generada. Cuanto antes se detenga este dislate, mejor para Ucrania, para Rusia y para Europa.

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

Página siguiente »

A %d blogueros les gusta esto: