La mirada del mendigo

15 junio 2019

Relativismo epistémico

Filed under: Religión — Nadir @ 10:41

A veces, lo clava.

Yo os propongo crear un grupo de traducción para pasar las viñetas de Jesus & Mo al castellano.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

12 junio 2019

Nuclear versus eólica

Filed under: Energía — Nadir @ 15:06

Un comentario en la pasada entrada cuestiona la decisión de Finlandia de ampliar su central de Olkiluoto añadiendo un tercer reactor del tipo EPR (European Pressurised Reactor, una evolución de un PWR para hacerlo más eficiente y, sobre todo, seguro).

Este reactor es puesto siempre como ejemplo por los magufos por la retahíla de retrasos y sobrecostes que ha sufrido, igual que su hermana de Flamanville-3 (por lo que sea, la de Olkiluoto suele salir más), para argumentar contra la energía nuclear.

Como sabéis, me encanta hablar de energía y, aún más, contaros cosas que suenan a blasfemia a oídos de la sociedad bienpensante y el discurso magufo dominante. En el comentario se propone como alternativa ventajosa a ese tercer reactor de Olkiluoto la eólica marina (la central nuclear de Olkiluoto está en el golfo de Botnia, un lugar de aguas someras muy ventoso en principio muy apropiado para desarrollar este tipo de proyectos).

Yo no tengo nada contra la eólica, antes bien me parece (a diferencia de la payasada fotovolaica) una tecnología muy a tener en cuenta en un mix de generación equilibrado. En cualquier caso, son sistemas distintos para distintas necesidades, y lo inteligente es tener un mix de producción diversificado que permita cubrir las deficiencias de una tecnología respaldándola con otra. En la eólica el problema es muy evidente: no siempre sopla el viento. Sin embargo, los consumidores, tanto industriales como domésticos esperan tener suministro siempre, no a veces. Una sociedad moderna es incompatible con los apagones.

Pero ya que se menciona, vamos a hacer la comparación y ver si podemos llegar a alguna conclusión sobre si estuvieron o no acertados los fineses en encargar ese nuevo reactor.

Lo primero, vamos a presentarlo. La central nuclear de Olkiluoto lleva funcionando desde los años ’80 con dos reactores BWR de 800 y 890MW. El nuevo reactor es de 1600MW, así que supone duplicar la potencia de la planta. Al tener unos ciclos de servicio extendidos, también se espera que produzca más energía que los otros dos juntos. Estamos hablando de 14,3 TW*h al año.

El comentario plantea dudas sobre si algún día llegará a terminar su construcción. Bien, su construcción ya ha terminado. De hecho, durante el mes de Junio está siendo cargado y se espera conectarlo a la red en Octubre para iniciar las pruebas. Un calendario parecido al de su gemelo de Flamanville-3, y con algo de retraso respecto a sus hermanos chinos. El reactor de Taishan-1 entró en funcionamiento el año pasado, y se espera que éste ya se conecte a la red el de Taishan-2 (es significativo que los chinos acaben un año antes la construcción de dos EPR, haciendo empezado un año más tarde).

Bien, vamos a buscarle alternativa a este tercer reactor finés entre los proyectos de eólica marina. Yo propongo el mayor de UK y de Europa en funcionamiento, el de London Array en el estuario del Támesis, otro lugar ventoso y de aguas someras, un buen emplazamiento para este tipo de energía (un factor de capacidad de 45,3% suena a fábula en casi cualquier lugar de la península). Es un macroparque con 175 máquinas de 3,6MW.

Sabemos que la producción media anual de este parque eólico es de unos 2,5 TW*h. Es decir, que para generar la misma cantidad de energía eléctrica que el nuevo reactor finés necesitaríamos unos 6 parques como el del London Array.

El London Array se iba a ampliar, pero se desechó la idea por su impacto en las aves marinas (en especial en el colimbo chico, Gavia stellata, que tiene en el estuario del Támesis un lugar de invernada).

Cae por su propio peso cuál de las dos opciones causaría un mayor impacto directo en los ecosistemas locales, si la construcción y operación de un nuevo reactor o la de seis gigantescos parques eólicos marinos en el Golfo de Botnia. Lo mismo reza si analizamos las emisiones de carbono asociadas, aunque aquí la diferencia no es tan grande pues son las dos tecnologías de menor huella de carbono.

Ahora vamos a hablar de costes, tema que tanto parece preocupar a los ecolojetas mientras desatienden argumentar el impacto ambiental de una central nuclear y eluden considerar el de las alternativas.

El reactor de Olkiluoto-3 era el primer EPR en ser construido, causa principal de las modificaciones de diseño que acarrearon tantos retrasos y sobrecostes. Sabemos el coste de Olkiluoto-3: Areva, estimated that the full cost of building the reactor will be about €8.5 billion.

Del London Array sólo conocemos, sin embargo, su inversión inicial, que podemos darla por buena: The backers agreed on an initial investment of €2.2 billion.

Recordemos, necesitamos casi 6 parques (5,7 siendo exactos) como el del estuario del Támesis (suponiendo que el factor de capacidad sea semejante, condición que se puede dar en el el Golfo de Botnia) para obtener una producción total equivalente. Total. Pero sometida a las condiciones variables del viento. Un EDP trabaja a piñón fijo durante 4 años. A diferencia de la eólica, es una fuente de energía confiable que sirve para estabilizar la red y consumir la potencia inductiva introducida precisamente por los aerogeneradores.

Hagamos cuentas:

5,7 * 2,2 G€ = 12,6 G€

Ya sale bastante más caro que el Olkiluoto-3. Pero estaríamos suponiendo que ambas instalaciones van a tener el mismo periodo de actividad, lo cual dista mucho de ser cierto. La vida útil de un parque eólico marino son 15-20 años (se están desmantelando ya los que se construyeron a principios de siglo). Un EPR está diseñado y licenciado para 60 años.

Es decir, tendríamos que multiplicar por 3 la cifra anterior, pues cuando se desmantele el parque eólico habría que construir otro, y otro más pasados otros veinte años (como máximo).

5,7 * 2,2 G€ * 3 = 37,8 G€ disponer durante 60 años de una cantidad equivalente de energía (en volumen, no en fiabilidad) a la que producirá Olkilouto-3 (8,5 G€). ¿En serio se puede argumentar desde el magufismo antinuclear que la construcción del reactor finés sale cara? ¿Cara en relación a qué? ¿A su alternativa eólica? Es evidente que no.

Por supuesto, estamos hablando de costes de construcción. El coste de operación de una central nuclear no es barato (no siendo el coste del combustible la mayor partida, a diferencia de las térmicas convencionales). El de un parque eólico marino tampoco, el medio marino es muy duro con la maquinaria y el mantenimiento se debe hacer con helicópteros y barcos grúa (por eso, para reducir los costes de cimentación y mantenimiento, se tiende a crear parques con menos máquinas más grandes).

Ya para terminar, insisto: la energía nuclear, operada en las condiciones de seguridad actualmente exigibles, no es la alternativa más barata (a estos precios lo es el carbón). Pero es la tecnología que menos impacto tiene sobre el medio natural, tanto directo por las compactas dimensiones de una central nuclear y sus instalaciones accesorias en relación a su enorme capacidad de generación, como indirecto por la pequeña huella de carbono de la minería y procesado del mineral de uranio (de nuevo en relación a la energía aportada). En cuanto a los RAA con los que tanto miedo se ha metido, no representan ningún problema ecológico: se enfrían en la piscina de la central y luego se guardan en vasijas de acero en un edificio con ventilación natural no mayor a cualquier nave de un polígono industrial, el ATC (lo explico con algo más de detenimiento en la respuesta al primer comentario de esta entrada).

Por todo ello, me resulta inconcebible la incoherencia del magufismo antinuclear de pretender relacionar sus prejuicios con algún indeterminado objetivo ecológico. De ecológico nada, precisamente la campaña de desinformación y demonización de la energía nuclear, que ha frenado el desarrollo y la investigación en el campo de la fisión nuclear (hasta que la fusión tome el relevo) es responsable en buena medida del mayor desastre ecológico de nuestra era: el cambio climático. Alemania es un buen ejemplo de las consecuencias del magufismo: se volcó en la fotovoltaica como alternativa a la nuclear, y el resultado es que han aumentado el consumo de carbón y las emisiones de CO2 (y por ello buscan conectarse a Rusia con el Nordstream 2), además de que el coste del kWh es uno de los más altos del continente (el segundo, tras la eólica Dinamarca).

Afortunadamente, toda esa charlatanería magufa ha afectado principalmente a Occidente. Mientras tanto, en el resto del mundo

Start Reactor Model Gross MWe

2019 Belarus, BNPP Ostrovets 1 VVER-1200 1194
2019 China, CGN Fangchenggang 3 Hualong One 1180
2019 China, CGN Hongyanhe 5 ACPR-1000 1119
2019 China, CGN Yangjiang 6 ACPR-1000 1086
2019 China, CNNC Fuqing 5 Hualong One 1150
2019 China, China Huaneng Shidaowan HTR-PM 210
2019 China, CGN Taishan 2 EPR 1750
2019 Finland, TVO Olkiluoto 3 EPR 1720
2019 France, EDF Flamanville 3 EPR 1650
2019 Korea, KHNP Shin Kori 4 APR1400 1400
2019 Korea, KHNP Shin Hanul 1 APR1400 1400
2019 Russia, Rosenergoatom Pevek FNPP KLT40S x 2 70
2019 Russia, Rosenergoatom Novovoronezh II-2 VVER-1200 1200

2020 Belarus, BNPP Ostrovets 2 VVER-1200 1194
2020 China, CGN Hongyanhe 6 ACPR-1000 1119
2020 China, CGN Fangchenggang 4 Hualong One 1180
2020 China, CNNC Tianwan 5 ACPR-1000 1118
2020 China, CNNC Fuqing 6 Hualong One 1150
2020 China, CGN Bohai shipyard ACPR50S 60
2020 India, Bhavini Kalpakkam PFBR FBR 500
2020 Japan, Chugoku Shimane 3 ABWR 1373
2020 Korea, KHNP Shin Hanul 2 APR1400 1400
2020 Slovakia, SE Mochovce 3 VVER-440 471
2020 UAE, ENEC Barakah 1 APR1400 1400

2021 Argentina, CNEA Carem25 Carem 29
2021 China, CNNC Tianwan 6 ACPR-1000 1118
2021 Pakistan Karachi/KANUPP 2 ACP1000 1100
2021 Slovakia, SE Mochovce 4 VVER-440 471
2021 UAE, ENEC Barakah 2 APR1400 1400
2021 USA, Southern Vogtle 3 AP1000 1250

2022 India, NPCIL Kakrapar 3 PHWR-700 700
2022 India, NPCIL Kakrapar 4 PHWR-700 700
2022 India, NPCIL Rajasthan 7 PHWR-700 700
2022 India, NPCIL Rajasthan 8 PHWR-700 700
2022 Pakistan Karachi/KANUPP 3 ACP1000 1100
2022 Russia, Rosenergoatom Kursk II-1 VVER-TOI 1255
2022 Russia, Rosenergoatom Leningrad II-2 VVER-1200 1199
2022 UAE, ENEC Barakah 3 APR1400 1400
2022 USA, Southern Vogtle 4 AP1000 1250

2023 Bangladesh Rooppur 1 VVER-1200 1200
2023 China, CNNC Xiapu 1 CFR600 600
2023 Korea, KHNP Shin Kori 5 APR1400 1400
2023 Russia, Rosenergoatom Kursk II-2 VVER-TOI 1255
2023 Turkey Akkuyu 1 VVER-1200 1200
2023 UAE, ENEC Barakah 4 APR1400 1400

2024 Bangladesh Rooppur 2 VVER-1200 1200
2024 Korea, KHNP Shin Kori 6 APR1400 1400

2025 India, NPCIL Kudankulam 3 VVER-1000 1050
2025 UK, EDF Hinkley Point C1 EPR 1720

2026 India, NPCIL Kudankulam 4 VVER-1000 1050
2026 Japan, EPDC Ohma 1 ABWR 1383

+

NOTA: Antes de que nadie diga que eso era antes, pero ahora los costes eólicos han bajado una barbaridad (lo mismo se podría decir también de la construcción de un EPR, ahora que los primeros ya han sido construidos y el diseño depurado).

El último parque británico en ser comisionado del que tengamos datos (Abril del 2018) ha sido el de Rampion, de 400 MW en aguas del canal. Coste:
Construction of the wind farm was completed in 2018 at a cost of £1.3 billion.

Es decir, 1,5 G€. Esto es, 3,65 €/W.

Notablemente cerca y aún por encima de los 3,49 €/W del London Array en 2013.

+

NOTA 2: Si tenemos en cuenta, tenemos en cuenta todo. El EDP es un magnífico reactor, pero caro dentro del panorama internacional. Rosatom tiene el VVER-1200, de 1200 MW, que también es un reactor de generación III+, como el EDP. Buscando datos, están construyendo dos reactores en Bangladesh (central de Roopur) por 11,17 G€.

Eso supone bajar de los 5,31 €/W del EDP a los 4,65 €/W del VVER-1200.

Y mucho ojo con comparar estas cifras con las que acabo de dar de eólica. Porque el factor de capacidad de un reactor nuclear es del 99%, mientras que como vemos en el mejor de los emplazamientos un aerogenerador no pasa del 50% (lo normal en la península suele ser andar por el 30-35%). Y, como decíamos, la vida útil de una central nuclear es más del triple que la de un aerogenerador marino.

+

NOTA 3: Para ser precisos en el cálculo del parque eólico. Una vez pasado esos 20 años de vida útil y desmantelado podrían aprovecharse las cimentaciones para los nuevos aerogeneradores, reduciendo el coste total (que en el caso de la eólica marina es entre un tercio y un cuarto del total). Ahora bien, tendrían que ser máquinas de envergadura equivalente, no aprovechando los avances de la industria hacia máquinas de mayor área barrida por el rotor (y por lo tanto, torres más altas, mayor peso y mayores exigencias de cimentación).

Y puestos a ser puristas, habría que estudiar el coste de desmantelar tres parques eólicos y una central nuclear. Aunque también la central nuclear se puede renovar y construir en el emplazamiento una más moderna.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

11 junio 2019

La dictadura de los ofendidos profesionales

Filed under: Sociedad — Nadir @ 16:58

Esto ya alcanza extremos absurdos, y deberíamos levantar un dique contra la imbecilidad policorrectista que emana de gringolandia.

En el juego de las identidades victimizadas ninguna, ninguna, tiene tanta capacidad para imponer un veto a toda crítica como el lobby judío (ni las locas del coño, los racializados, ni siquiera los barbudos). Todo fundamentalismo tiene al humor, expresión sublimada de la inteligencia, como su enemigo eterno. Estos días se ha cobrado una víctima con más de un siglo de historia: las viñetas de The New York Times.

El decano periódico anuncia que dejará de publicar viñetas de contenido político en su versión internacional, después de que ya las hubiera retirado de su versión usamaricana.

El detonante han sido las furibundas críticas recibidas por la publicación de esta viñeta, mostrando a un ciego Trump siendo guiado por un perro con la cara de Netanyahu (un buen resumen de la política gringa en el Medio Oriente, por eso escuece):

En esta ocasión humillarse no fue suficiente, las disculpas no fueron aceptadas y la tormenta (del consabido “antisemita” se pasó directamente al “filonazi” para referirse al TNYT) no arreció hasta que los viñetistas fueron despedidos (todos, no sólo el que dibujó la viñeta, y así se curan en salud) y se suprimió el humor gráfico (en ocasiones, la sección más seria, honesta e inspirada) de las páginas del periódico más importante e influyente del mundo. Queda claro que hay temas que es mejor no tocar, y cuanto más crece su número menos espacio queda para la libre expresión.

Malos tiempos para el humor, y para la libertad en general.

Y por supuesto, como toda gilipollez que hace gringolandia, es copiada aquí por tanto soplapollas que quiere ir de moderno. Barbitas, tobillos al aire y gesto escandalizado. Hemos rescatado del armario el lápiz rojo del censor, y a esto le llamamos modernidad. Involución y debilidad mental, digo yo.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

9 junio 2019

Ocupar la plaza

Filed under: Política — Nadir @ 14:31

Una breve nota para resaltar un mecanismo que opera, cada vez con más intensidad, en el debate ideológico. Creo que es sencillo comprobar, acudiendo a la memoria o a la hemeroteca (o la videoteca, como en la pasada entrada), cómo los discursos se van simplificando y, por lo tanto, empobreciendo. Del arte de las ideas, igual que del pictórico, han desaparecido los matices y los colores se usan según salen del tubo (ni eso saben hacer los artistas de hoy). El panorama ideológico es una suerte de archipiélago de islotes, ocupados por las propias huestes y desde los cuales se amenaza y defiende a y de los islotes rivales, mientras que con otros se tejen alianzas.

Estos islotes ideológicos son cada vez más concordantes; una pieza de doctrina se canta a coro a modo de salmodia, y pasado un tiempo se pone de moda otro salmo. Por supuesto, la discrepancia conlleva la expulsión del islote y el ostracismo al islote rival. Como en el discurso religioso, la discrepancia es considerada herejía para no poner en cuestión el dogma que mantiene emergido el islote.

Y, a lo que quiero llegar hoy: una vez que un grupo logra el control del islote, se hace con el control de la etiqueta, del concepto, de la identidad. Esa apropiación del pendón es la que permite que la disidencia interna sea censurada y reprimida como enemigo de la comunidad. No es nada nuevo, las críticas al comportamiento vil de la curia eclesiástica no fueron rebatidas por aquellos cuyos comportamientos indecentes señalaban como tales, sino como ataques a la Iglesia y a Cristo por parte de herejes guiados por el demonio. Este rasgo de patrimonialización del grupo por parte del núcleo dirigente también fue heredado por la nueva religión del nacionalismo: aquellos que se oponían al fascismo eran tildados de antiespañoles.

El empobrecimiento del discurso que provoca esta mecánica de heretización (yo también sé crear neologismos, sin necesidad de seguir como un burro lo que dictan desde gringolandia) conlleva un ambiente polarizado, exento de matices y fanatizado (identitario, es decir, cada cual asume la doctrina como parte inherente de su ser, la tan cacareada identidad).

Quizá todo lo anterior es demasiado obscuro, pero con un ejemplo se entenderá perfectamente. Greenpeace se hace con la etiqueta, la bandera del ecologismo.

Inciso: El término ecología es sistemáticamente usado de forma impropia, pues ecología es la ciencia que tiene por objeto de estudio las relaciones entre los seres vivos, sin implicar ningún tipo de actividad en la protección de éstos. Aunque con la naturaleza cabe decir eso de que conocerla es amarla, son conceptos diferentes y lo que llamamos ecología, es más correcto denominarlo ambientalismo (con su correspondencia en la anglosajona environmentalism).

Una vez que Greenpeace se hace con el mando en plaza, todo lo que critique a Greenpeace o sus posturas, va en contra de la ecología, de la naturaleza y del planeta. Llevándolo a la parodia (aunque cada vez la situación es más burlesca y la realidad puede acabar superando a la broma), si no te gusta su logo es que estás a favor de que apaleen a los bebés de foca.

Una de mis sorpresas como editor de este blog es que, después de haber escrito artículos sobre los temas más escabrosos, sobre sociedad, política y religión, y como bien sabéis tratándolos con una buena dosis de dinamita, como es mi costumbre, las dos entradas que han resultado más polémicas, con comentarios de un nivel de agresividad notable eran… las más técnicas, sobre los híbridos (especialmente la del Prius fue un esperpento) y la fotovoltaica. En esta última me enteré que, en realidad, estoy a sueldo de la patronal eléctrica. Por mucho que miro el extracto, no logro ver mi nómina por ninguna parte…

Yo también había crecido con prejuicios sobre la energía nuclear, a la cual como todo buen izquierdista debía mirar con reticencias. Y también creía a pies juntillas eso de la simbiosis del hombre y la naturaleza en las comunidades tradicionales que vivían en una Arcadia feliz y cuyo matrimonio había roto la agroindustria. Mito judeocristiano del paraíso terrenal y cómo somos expulsados por comer la manzana del conocimiento.

Pero había algunas piezas que no acaban de casar en mi cabeza. Si las sociedades tradicionales, el mundo de mis abuelos, había logrado esa sostenibilidad con el medio natural ¿cómo es que cuando veía fotos antiguas los montes, hoy arbolados, estaban completamente pelados? No acabé de reconocer la evidencia sin antes sufrir dolores de parto para alumbrar la idea de que quizá el mundo maniqueo que me habían contado, con la industrialización como origen de todos los males (la manzana) que nos alejó de la sabiduría tradicional en la que vivíamos felices (con una esperanza de vida menor a la actual en Etiopía) en comunión con la naturaleza, era una falacia. Que la agricultura y ganadería tradicionales tenían una baja productividad, lo cual obligaba a dedicar hasta el último rincón de tierra a la producción de alimento. Y aún así pasaban hambre, mientras que hoy, con el doble de población, comemos más de lo suficiente y aún nos da para exportar, aún a pesar de haber abandonado buena parte de las tierras sobre las que (cuando las malditas repoblaciones forestales con alóctonas no lo han impedido) ha avanzado la frontera natural, recuperando sus antiguos dominios.

Sin embargo, desde el islote del ecologismo se percibe el éxodo rural como una tragedia y se promueve el neorruralismo, contra toda evidencia lógica o empírica.

Cobertura del suelo en 1910:

Y en 2010, un siglo más tarde:

En verde oscuro, área arbolada.

Con el tema nuclear perdí la inocencia de forma más gradual y metódica, según estudiaba física nuclear y política energética en la carrera. De tal forma que pude llegar a la conclusión, completamente fundamentada, de que la energía nuclear es la forma menos intrusiva en el medio natural de producir energía eléctrica (y ni se me pasa por la cabeza etiquetarla como ecológica). No es barata, especialmente si se quiere operar en las exigibles condiciones de seguridad, pero es sin duda la menos lesiva. Y el empeño del ecologismo magufo por desinformar ha provocado la retirada de fondos para seguir investigando y promoviendo su desarrollo, lo cual ahora pesa como una losa sobre las emisiones de CO2 globales.

Y hay más asuntos en los que discrepo del discurso ecolojeta actual, la fotovoltaica (la tecnología de mayor huella de carbono imputada más allá de las de combustión), los biocombustibles (otra ocurrencia “ecologista” que ha provocado un desastre ecológico con los cultivos de palma), las renovables (la hidroeléctrica es al mismo tiempo renovable y la más lesiva), el coche eléctrico (tal y como está planteado, otro caso en que es peor el remedio que la enfermedad)…

La cuestión es que ¿dónde me sitúa esta discrepancia? En la herejía. Me di cuenta conversando con un conocido, a cuenta de la energía nuclear. Él ha comprado todo el pack verde, del mundo natural del cual nos hemos escindido y ahora estamos pagando las consecuencias de nuestro pecado. La tecnología nuclear y la manipulación genética son, por supuesto, los dos peores pecados capitales. Según yo trataba de explicarme, y eran cuestiones completamente irrefutables de carácter técnico, me iba dando cuenta por su expresión que ya me había catalogado como miembro del islote rival: de los antinaturaleza. Un negacionista del cambio climático que se divierte torturando gatitos.

Yo, que me paso todo el tiempo que puedo en contacto con la naturaleza y con una vida más frugal que cualquier papanatas decrecentista.

Es triste. Es cansino. Es simplón hasta la náusea.

Cuando una doctrina está en desacuerdo con la realidad, el problema no lo tiene la realidad. Es tan absurdo como quien conduciendo borracho se enfada porque alguien ha puesto un árbol delante de su coche.

El discurso actual es tan poco riguroso que sólo se me ocurre adjetivarlo de religioso. Es pura charlatanería.

Otro ejemplo completamente actual es el neofeminismo identitario que ha ocupado la plaza del feminismo y se ha adueñado de su estandarte. Con lo cual, toda crítica a su discurso histriónico es asimilada como una crítica al feminismo propio de quien desprecia a las mujeres, justifica maltratos y ampara violaciones.

Es muy interesante este fenómeno. Lo importante es hacerse con el control del concepto, con el sitial de Pedro. Una vez asegurado, te permite condenar como herejía, ataque a la cristiandad, toda disidencia; anatemizarla y, de ser posible, exterminar la mala semilla de la faz de la tierra. Si acaparas el concepto de “feminismo”, te permite asociar todo ataque como una agresión a las mujeres. Una vez controlado el islote “ecologista”, puedes difundir con el pueril maniqueísmo de “lo natural” toda clase de estupideces anticientíficas: los que se atrevan a discutirlas son esbirros de la farmaindustria, de la agroindustria o del lobby nuclear.

Con el triunfo de la izquierda alternativa sobre la clásica o científica nos estamos hundiendo en el piélago tenebroso de los prejuicios, en el que las emociones sustituyen a la razón y el dogma a la verificación empírica. De seguir esta dinámica, no quedará persona instruida que pueda seguir apoyando a esta nueva izquierda política y su religiosidad new-age. Los que tengamos fuertes convicciones ideológicas no seremos reclutados por la derecha, y quedaremos en un limbo de orfandad política.

Es terrible.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

6 junio 2019

Puente Ojea

Filed under: Religión — Nadir @ 17:48

Me pasa Daniel este fragmento de Gonzalo Puente Ojea, entre otras mil cosas presidente honorífico de Europa Laica.

Me turba especialmente cuando proclama…

A ver cuando el hombre se decide a ser mayor de edad. Hemos llegado al final del S.XX recuperando lo que habíamos ya superado históricamente y volviendo a una etapa de sentimentalismo emotivo, que es una forma eminentemente infantil de abordar los grandes problemas del hombre.

Qué lamentable opinión hubiera tenido de esta sociedad de principios del s.XXI, en la cual se ha encumbrado a la subjetividad como principio rector de todo lo humano, donde la razón y la realidad son tratadas con desconfianza o directamente animosidad.

Y dicho de paso: ¡qué raro sería hoy escuchar en televisión a personas cultas departiendo en un ambiente sosegado y respetuoso! Ahora los eruditos callan y los mastuerzos vociferan.

+

Para no ser menos, acompaño esta entrada que el capullito de alhelí me ha puesto en bandeja con otro vídeo, que muchos seguramente ya conoceréis:

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Página siguiente »

A %d blogueros les gusta esto: