La mirada del mendigo

28 enero 2021

Infantilismo

Filed under: Energía — Nadir @ 4:16

Estoy hastiado ya de tanta tontería. A la ideología de “izquierda” se le ha desmontado toda su estructura, privándola de soporte y rellenando el cascarón vacío de toda simpleza que quede a mano. Así, de la lucha de clases entre obreros y patrones se pasa a un discurso antagonista entre los malvados Marvel de turno (las farmacéuticas, las petroleras, las eléctricas…) y el consumidor, nuevo sujeto político.

Y coño, tengo yo buena gana de defender a Iberdrola, Endesa y la puta que las parió, pero lo que no puedo aguantar son más paridas. Estos últimos días el precio del kWh ha sido lugar común para que los vengadores del consumidor oprimido saquen brillo a sus medallas. Cualquiera que conozca el sector energético, debe escuchar en silencio, alzar los ojos al cielo y callar, no vayan a acusarle de connivencia con el enemigo. Porque en el debate político actual sólo puede haber dos bandos. Dos bandos y ni atisbo de inteligencia.

Lo que ha pasado no es más que la consecuencia natural de tener un mix eléctrico con una gran presencia de eólica y fotovoltaica. En estos fríos días de invierno, con buena parte de la península bajo la influencia anticiclónica, los aerogeneradores estaban parados y los paneles no producían prácticamente nada (tampoco es que en verano produzcan gran cosa). Con lo cual, para cubrir ese consumo tan alto, al zócalo de producción de la bendita nuclear tenía que sumársele la entrada de los ciclos combinados y la hidroeléctrica. Y, obviamente, no lo hacen gratis. Las tecnologías que son capaces de producir electricidad a demanda, se aprovechan de esa ventaja para ofertarla cuando los precios son altos, y otras opciones han quedado fuera de juego. Joder, es tan sencillo de entender como que el mismo artículo es más caro en un 7-Eleven o en una tienda de gasolinera que en un Mercacona. Cuando no hay otra opción, porque es de noche o festivo, debes pagar ese extra por la disponibilidad del artículo fuera del horario comercial. O pasar sin él.

Lo más ridículo es que esas quejas suelen venir de la misma pandilla que vocifera con cerrar nucleares y térmicas, y fiarlo todo a las renovables. Uno escucha cada cosa… Eso sí, el mismo imbécil espera y exige que el sistema le permita encender los radiadores cuando tenga frío, y además que lo haga a buen precio. Porque leyó en alguna parte que la energía renovable es gratuita.

Estoy harto de tanto infantilismo. Los deseos no dan forma a la realidad; la realidad está ahí, impertérrita, y es el individuo quien debe conocerla y someterse a ella. Esto lo aprendíamos de niños, pero ahora empiezan a gobernar bebés con vello púbico, que han crecido con la cultura Disney del querer es poder y demás voluntarismos.

La misma clase de mierdas que prefieren arriesgarse al contagio a abrir las ventanas y ventilar la estancia, medida básica de higiene conocida desde principios del siglo anterior y olvidada a principios de éste por una generación que no tolera ni el frío ni el calor, pues ha crecido en un medio artificial a una temperatura constante. Esa misma clase de mentes delicuescentes en cuerpos quebradizos es la que reclaman un sistema eléctrico compuesto exclusivamente de renovables. Oh! Es que hasta deseo ver eso, cuando la próxima calma invernal tire abajo el sistema y tengan que estar a oscuras, en una habitación fría, sin que funcione ningún artilugio electrónico. ¿Cuánto aguantarían antes de empezar la ola de suicidios, incapaces de aguantar el invierno a pelo? ¿Dos, tres días? La situación de calmas anticiclónicas invernales puede durar semanas.

De verdad, en el pecado (de la idiocia) va su condena. Cuando escucho tanta bobada, me gustaría que realmente se llevasen a cabo. Y poder contemplar el resultado.

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

25 enero 2021

España es un pozo de inmundicia

Filed under: Sociedad — Nadir @ 22:37

Como os daréis cuenta, ya es que ni para escupir sapos y culebras me apetece abrir una nueva entrada. Para qué, si no hay nada que hacer. Procuro aislarme del lodazal político español, por una mera cuestión de higiene mental. Desde hace tiempo ya ni visito medios españoles, grotesca y ostentóreamente dedicados a convencer y no a informar. Bloomberg lo han hecho de pago, así que uso principalmente Reuters como medio para obtener una visión general, y luego ya busco completar la información en medios especializados en cada región geográfica y área de actividad.

Pero es que la fetidez de la sociedad española me persigue. Lo de arriba es el pantallazo de la primera plana que aparece al abrir la página de Reuters. Es la enésima vez que me ruborizo de pura vergüenza cada vez que tenemos el honor de salir en portada. Y ya no es la clase política, porque ésta no es sino un reflejo de la sociedad que parasita. Lo afirmo con rotundidad: el problema principal de la sociedad española es que no nos han enseñado nuestros padres, nuestros maestros, lo que es el honor. El concepto de honor, de honestidad, es desconocido dentro de nuestras fronteras. Otros pueblos han desarrollado un código de ética ciudadana, la virtus romana, la ἀρετή griega o la 正直 japonesa. No es que todos los ciudadanos la respeten, por supuesto, pero es asumido por el conjunto de la sociedad como un ideal, y quien se aparta de él es visto con desprecio.

Y luego está España.

Lo importante es que no te pillen.

Todo el edificio social español está construido sobre la base de las relaciones nepóticas, una maraña de favores cruzados que permiten escalar posiciones en un ambiente caciquil en el que es la adulación, y no el conocimiento, el valor de cambio. En España opera un mecanismo de selección social en el que los más infames prosperan, dando como necesario resultado una sociedad corrupta hasta el tuétano.

Después de los casos de autoridades (así les llaman, aunque carecen de toda autoridad, ni intelectual ni mucho menos moral) que hacen uso de su poder (y aquí está la clave, lo hicieron porque pudieron, porque el Estado les dio una influencia, una capacidad) para acceder cuanto antes a la vacuna, un bien limitado y que, por lo tanto, implica necesariamente privar de él a personas que la necesitan mucho más por su edad o condición física. Ante de este acto de cobardía, de vileza, os propongo como contraejemplo el vídeo de la entrada anterior. Frente a miserables que cifran muy alto el valor de su vida a costa de los demás, también hay otros que la exponen por defender la otros, desconocidos. Estos últimos, son perseguidos en España mientras se premia, celebra y condecora a los primeros, que copan los altos cargos y magistraturas del Estado.

No quiero cerrar esta entrada mostrando mi desprecio generalizado a la sociedad española, sin dejar de relatar una anécdota personal. Un par, ahora se me viene a la memoria otra, ambas relacionadas con la administración. En la primera, a finales de primavera, entro en un organismo público y me recibe una funcionaria chillando que a dónde iba. Cara de interrogante, y la fulana me indica que tengo que echarme el puto gel hidroalcohólico, que viene a ser la versión moderna del aceite de serpiente. Todo esto, la muy descerebrada, sin mascarilla. Continúo  mi periplo kafkiano a la planta conveniente, y pierdo una hora y cuarto de mi vida contemplando un espectáculo de incompetencia, abulia y concienzudo desorden. 4 funcionarios, 3 charlando de su vida en alegre corrillo en toda esa hora y pico mientras la otra buscaba mi legajo. Cuando la primera se dio por vencida, otra la relevó en la labor de pesquisa y la primera se unió a la amena charla. Sólo una del grupo, tres mujeres y un hombre, por decir algo, llevaba mascarilla. Pues bien, cuando salgo, bastante incómodo por la situación de peligro que supone estar en ese edificio habitado por completos cretinos, me encuentro a la verdulera del gel hidroalcohólico que sale a tomar el cafetito (la consabida horita y pico que escamotean a cuenta del contribuyente). Pues la muy subnormal, que iba unos metros delante de mí, veo que es poner el pie en la calle y… ¡ponerse la mascarilla! ¿?¿?¿?¿? ¿Hay un concurso de ver quién es más imbécil para entrar en la función pública?

Y segunda anécdota, ésta de hace tres días. Llamo a otro organismo público (yo ya no me persono en ninguna parte que no sea no sólo necesario, sino urgente). Me responde una chica, le comento el objeto de mi llamada, y me dice que ahora me pasa con su compañera. Lo siguiente es un torrente de toses, que inconscientemente me hacen apartar con aprensión la oreja del teléfono. Tras varios segundos, se recupera, aclara la garganta y me pregunta qué deseo. No había terminado de explicárselo cuando otro acceso violento de tos interrumpió la conversación. Cuando volvimos a recuperar el hilo, se disculpó amablemente (al menos en este caso no era ni desagradable ni demasiado inepta), comentándome que había estado, ya sabes, con esto del virus cuatro días de baja en su casa, pero que ya se encontraba mejor. ¿?¿?¿?¿? En ese momento sentí terror, al pensar que esa tipa estaba en una oficina llena de gente, y con un servicio de atención al público.

Después de casi un año con la mierda esta del virus ¿es que no hemos comprendido nada de nada?

De verdad, yo soy muy consciente de mis limitadas capacidades. Sé que no soy un genio y ni mucho menos un santo, pero… ¿es que estoy rodeado de subnormales? No, no, lo afirmo. Hace mucho tiempo que lo sospechaba pero el carallovirus ha tenido la amabilidad de confirmármelo. El grueso de la sociedad está compuesto de subhumanos, de imbéciles integrales siguiendo a pies juntillas la definición del término. Ya no carentes de honorabilidad, sino de un atisbo de inteligencia, de una chispa que ilumine su vida animal, abocada al progreso en la escala social de la manada y la deglución de bienes materiales.

+

+

+

+

+

+

+

+

 

23 enero 2021

Si te dicen que caí

Filed under: Internacional — Nadir @ 22:14

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

16 enero 2021

En el próximo capítulo…

Filed under: Sociedad — Nadir @ 0:49

Busco unas pilas no muy gastadas para ponérselas a la bola de cristal y ser capaz atisbar entre las brumas del futuro.

Veo… veo… veo una clase política renuente al desgaste político de tomar medidas que les supongan un coste electoral.

El futuro inmediato, ya presente, es endurecer las restricciones para frenar la resaca navideña. Así lo habíamos previsto y no creo que merezcamos el título de profeta por adivinarlo (en Navidades cenamos con el abuelito, y en Febrero lo enterramos). Las encerronas, por supuesto, tendrán su efecto y rebajarán de nuevo el índice de reproducción por debajo de la unidad. Esto parece el juego de la oca,de vuelta una y otra vez a la casilla de salida. Es ridículo.

Pero vamos a subirle la potencia a la bola, a ver si nos puede mostrar algo más lejano en el tiempo. Sí, ya me parece ver algo. En primavera, con el número de casos contenido por la encerrona y ya los viejos vacunados, nuestros queridos gobernantes abrirán las puertas de par en par y dejarán que el virus campe a sus anchas. Como la mortalidad en las franjas etarias <65 años es mucho menor, serán unas cifras de muertos diarios políticamente asumibles (la sociedad ya está acostumbrada a unos pocos cientos), que no justificarán mantener medidas de distanciamiento social con un elevado coste económico y electoral.

Y al que la enfermedad le pille de través, pues qué se le va a hacer, no vamos a sacrificar la economía por un puñado de casos. Si con cifras de cientos de muertos diarios pugnan por tomar las medidas mínimas, con decenas de muertes se mantendrá la obligatoriedad de las mascarillas (los tapabocas que ahora se llevan, y no sirven más que para evitar la multa) y poco más.

O al menos, es lo que veo en la bola mágica, veremos si es más o menos mendaz que la oligarquía gobernante de la que nos hemos dotado.

Y yo vuelvo a insistir: no deberíamos estar dándole al virus tantas oportunidades para reproducirse, mutar, y probar combinaciones para ver si logra dar con la adecuada, se convierte en un supervirus, y se carga a media humanidad antes de morir de éxito. No parece inteligente darle tantas oportunidades al enemigo, en vez de acabar con él de raíz.

De nuevo, considero la estrategia china como la más prudente y diligente. Y, en general, la de los países de la región (siguiendo sistemas socioeconómicos extremadamente distintos, ahora no va de eso).

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

13 enero 2021

Fashion Victims

Filed under: Tecnología — Nadir @ 21:58

Entrada rápida para comentar acerca de la absurda moda de los neumáticos gigantescos, que los fabricantes montan (como prácticamente el resto de la configuración de su producto) por una pura cuestión de imagen.

Viene a cuento de estos divertidos vídeos:

Hoy se estila, especialmente en la mamarrachada de los SUV (que es como la Heineken, la cerveza de quien no sabe de cervezas, y ni siquiera le gusta), diseñar los coches con unas ruedas gigantescas.

– Anchuras enormes, 225, 235, 245… que antes estaban reservadas a coches de muchos cientos de caballos y conductores con capacidad para exprimirlos, montadas por pura estética en coches familiares. Ridículos. Esas anchuras no sólo incrementan el consumo de combustible, también incrementan la tendencia al aquaplaning (en lluvia esos neumáticos tienen un comportamiento muy peligroso, es crítico cambiarlos sin esperar a llegar al límite de desgaste legal). Y como vemos, en barro y nieve no agarran nada (porque el neumático no se clava, patina, al disminuir la presión entre neumático y superficie).

– Diámetros descomunales (17, 18 e incluso 19″) que, unido a la anchura, aumentan el peso del conjunto. No sólo del vehículo, sino de las masas no suspendidas, lo cual impacta directamente en la eficacia de la amortiguación. Además, más masa a más distancia del eje aumenta el momento polar de inercia: más dificultad para acelerar o frenar. Y, por último, aumenta el efecto giroscópico: resistencia a cambiar de dirección e introducción de un par de vuelco al hacerlo.

– Perfiles ultrabajos (45-40-35) hacen al neumático proclive a deformaciones y llantazos (incongruente con la pretendida imagen campera que compran los SUVnormales), además de limitar la capacidad de amortiguación (por eso son pneuma-ticos y no ruedas macizas como en los inicios de la automoción). Así, esta función queda encargada en exclusiva a muelles y amortiguadores, que deben ser menos firmes para no hacer la conducción insufrible, con los movimientos parásitos que eso conlleva.

Desde un punto de vista ecológico es absurdo: aumentamos el consumo de combustible, y también de goma en la fabricación de esos rodillos negros. Una parte pasa al ambiente en forma de contaminación por micropartículas al rodar, y lo que queda al cambiarlo plantea un serio problema para su reciclaje.

Para la economía, estoy aburrido de ver SUVnormales con sus enormes ruedones que, cuando toca el primer cambio, ponen las ruedas Nisu más cutres porque no se pueden permitir unos buenos neumáticos. Y éstos son la parte más determinante en el comportamiento del vehículo, más que el mismo coche. Además, hay quienes cuando se enteran del precio de los neumáticos, apuran el cambio, lo cual es temerario con estas anchuras en cuanto caiga un buen chaparrón.

Y precisamente en cuanto al comportamiento, la mayor anchura proporciona un incremento del grip en seco que no lo necesita el 99,99999% de los conductores, que van pisando huevos (si de verdad quisieran correr, no se comprarían un SUV) y empeora todo lo demás.

Como curiosidad, os dejo las medidas usadas en el WRC, bestias de casi 400CV pilotados radicalmente a un nivel que sacaría el corazón por la boca a cualquier mortal.

Si, tienen menos goma que la que monta el más cutre de los SUV, llevado por un totolhaba para ir al Carrefú o una zurraspa para cargar con su puta prole hasta el colegio.

Cada vez me asquea más el camino que está tomando la automoción.

+

+

+

+

+

+

+

+

 

Página siguiente »

A %d blogueros les gusta esto: