La mirada del mendigo

22 junio 2017

Ceifeiros

Filed under: Historia — Mendigo @ 20:52

Caín por casualidade nun artigo sobre a ceifa (a seitura ou sega, que din máis ó Norte), e nel achéi unha referencia a unha entrada do Libro de Defuntos dunha parroquia de Valladolid (Cuenca de Campos) alá polo século XVIII.

“En onze días deel mes de Enero de este presente año se enterro en esta iglesia de Santa María del Castillo de Cuenca de Campos un mozo de edad de diez y seis años pobre en el ospital, llamado Gregorio dixo ser de la Raya del reyno de Galicia y no le entendimos el apellido ni el lugar, estuvo siriviendo en Villavarros con Fernando Ceynos el año pasado esto lo pongo por si viene alguna persona preguntando por dicho Gregorio y en fee de ello lo firme fecha ut supra dicha y recivio todos los Sacramentos de confesion Communion y extremauncion”

Estiven botando unha ollada ó documento do cal o autor tirou esta cita, e aínda hainos máis tristes, como o dun rapaz de 10 ou 11 anos, que morreu ó caerlle un cabalo enriba. Por se tendes a curiosidade, é este: Galicia e a sega en Castela ó longo dos tempos.

Con todo, fiquei coa congoxa de imaxinar ese neno feito home antes de tempo, que foi buscar a vida máis aló das Portelas e atopou a morte. Un rapaz que morreu ó carón de facianas descoñecidas que falaban nunha lingua estrana.

Non sei se ás veces podemos decatarnos do duras e miserentas que eran as condicións de vida das clases populares non vai tanto tempo. E dalí vimos. Os nosos antergos non eran caudillos celtas como imaxinaba Pondal, senón homes e mulleres cos cadrís rebentados de traballar a terra.

No artigo que vos dicía, fai referencia, como non, o famoso poema de Rosalía: Castellanos de Castilla. E aínda que a realidade que describe é certa e ben documentada, os traballadores galegos eran tratados como gando polos propietarios casteláns, o certo é que non era por seren galegos, senón pobres. Ó que Rosalía non chega, tampouco se lle pide, é a explicar por que miles de traballadores galegos tiñan a necesidade de ir buscar o sustento fora da Galicia, na vendima, na ceifa ou permanentemente na emigración. Cómprer falar entón do caciquismo, da estrutura da propiedade, do analfabetismo pandémico… razóns ás que non é doado atoparlles acomodo na métrica dos versos.

Os galegos en Castela non eran tratados peor que os xornaleiros de Andalucía, Extremadura ou o Alentejo na súa terra. E mesmo a submisión na que vivían os que na Galiza traballaban para un señor, só pódese comparar coa posición social dun can. O que Rosalía expón como xenreira nacional, non é outra cousa que loita de clases.

Porén, supoño que por eu mesmo ser fillo dun raiano (ou raioto, forma máis despectiva, os máis pobres entre os galegos), sentinme apesarado de imaxinar a aquel rapaz morrendo. De que aldea sería? De seguro que a coñezo.

É imperativo identificar e corrixir as razón que puxaban os mozos e mozas máis fortes e feros a saír da súa terra, que lles negaba o pan e o futuro, e aínda llos segue negando.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

28 febrero 2017

Martillo del liberalismo

Filed under: Historia — Mendigo @ 20:53

Andaba repasando fotos antiguas para preparar un nuevo viaje, y me topo con la escacharrante lápida de este paisano, que debió ser algún pariente de Manolito (el de Mafalda).

+

+

Pues sí que tiene un cierto parecido:

Para mi sorpresa, he encontrado la foto en la web del Senado, porque resulta que el obispo de Plasencia fue también senador por Gipuzkoa.

Eso, una curiosidad histórica de un pasado no tan lejano del que deberíamos guardar recuerdo, pues explica los acontecimientos del pasado más próximo que configuran nuestra realidad actual.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

23 enero 2017

Distribución del machismo por provincias a finales del s.XIX

Filed under: Historia — Mendigo @ 1:19

Leyendo este artículo sobre el proceso alfabetizador llego a un jugoso dato: la tasa de analfabetismo por provincias:

Las provincias están enumeradas por tasa de alfabetización total, y en el mapa destaca un núcleo de alta alfabetización (en relación al resto de España, no al resto de Europa) en Castilla La Vieja, Madrid y Euskal Herria. Sobre estos datos se pueden proponer muchos comentarios, como relacionarlos con la estructura de propiedad del campo (pequeños propietarios frente a jornaleros de latifundios), o cómo este mapa copia con bastante exactitud los resultados de PISA. Lo cual es notable, que esa rémora se traslade a través de tres siglos, aunque tampoco nos debe sorprender si no se han modificado las circunstancias de base que provocan este retraso educativo y, a la postre, el subdesarrollo.

Pero ahora no quería tratar de eso, sino que quería aprovechar otra parte de la tabla: los datos vienen desagregados por sexos. Y, si echamos un vistazo a ambas columnas, en ocasiones hay una enorme diferencia entre las tasas de alfabetización de hombres y mujeres. Desde los 4 puntos de Gipuzkoa a los 47 de Soria.

Esta diferencia es un reflejo exacto del machismo o, usando un término más exacto, el sexismo en una sociedad. Efectivamente, la diferente tasa de alfabetización se debe al diferente rol social que la sociedad espera que desempeñe el individuo de acuerdo a su sexo; vamos, la definición de sexismo, esto es, de discriminación o segregación por sexos, correspondiéndole a la mujer un papel subordinado para cuyo desempeño no es necesaria la alfabetización. Luego, con el progreso, se atemperaría la afirmación con que, no es tan necesaria, limitando su educación a los niveles primarios (leer, escribir y las cuatro operaciones) y dejando los estudios superiores como campo casi exclusivo de los hombres.

Os dejo la serie de datos, una vez sustraído el porcentaje de analfabetismo masculino al femenino:

Guipúzcoa 4.14
Jaén 7.59
Cádiz 7.87
Granada 8.65
Málaga 8.69
Cuenca 9.1
Sevilla 10.62
Valencia 10.9
Córdoba 11.69
Alicante 11.86
Islas Canarias 12.14
Almería 13.47
Badajoz 13.61
Murcia 13.78
Huelva 14.29
Illes Balears 15.82
Navarra 15.92
Castellón 15.92
Albacete 16.25
Ciudad Real 17.96
Tarragona 18.7
Toledo 19.37
Vizcaya 19.41
Álava 21.38
Cáceres 21.83
Lleida 21.98
Zaragoza 23.01
Madrid 23.32
Salamanca 23.92
Barcelona 24.22
Girona 27.12
Rioja 28.6
Ávila 28.71
Huesca 28.74
Teruel 29.91
A Coruña 31
Valladolid 31.91
Ourense 31.97
Segovia 32.63
Lugo 34.85
Guadalajara 36.37
Palencia 36.72
Cantabria 37.46
Asturias 38.17
Pontevedra 40.61
Burgos 40.87
Zamora 43.87
León 45.93
Soria 47.15
Media 22.56

Lo que es un error sería interpretar los resultados como que tal provincia es más machista que otra, porque ya lo era tu abuelo y blablabla. No es tan fácil ni inmediato. Por ejemplo, en Granada la diferencia de alfabetización entre hombres y mujeres es muy baja. Pero no por su espíritu igualitario, sino porque eran casi todos analfabetos. Por supuesto que había sexismo, sólo que era apreciable en otros patrones de conducta.

Igualmente, según la alfabetización se fue generalizando, las diferencias entre sexos se volvieron a cerrar. De lo cual no podemos concluir que se erradicara el machismo (aunque sin duda ayudó, el determinismo sexual es propio de las sociedades tradicionales, que el progreso supera), sino que tendríamos que rastrearlo en otros indicadores, porque con una alfabetización prácticamente universal ya este indicador no es útil. Pero sí que es útil ver la diferencia en este momento histórico, tercer cuarto del s.XIX en el que en buena parte de España ya se ha extendido el proceso alfabetizador a la generalidad de la población, para observar cómo el énfasis educativo tiene una marcada discriminación sexual: los niños, con mucha mayor preferencia sobre las niñas, son los que acuden a la escuela.

Es muy notable el caso de provincias como Burgos, Soria o Palencia en las que las tasas de analfabetismo masculino son incluso menores que en la capital, y con un analfabetismo femenino generalizado. Por el otro lado, tambien es destacable el igualitarismo (muy relativo) en otras provincias como Gipuzkoa, Cádiz, Cuenca o Sevilla que, encontrándose en esa zona de transición en el que el esfuerzo alfabetizador empieza a generalizarse a toda la población (y, por lo tanto, donde más claras podrían ser las políticas segregacionistas), mantienen la diferencia entre sexos muy limitada respecto a otras zonas.

Eliminando los datos en los que el analfabetismo es generalizado y, por lo tanto, de donde no se pueden extraer consecuencias sobre la incidencia de discriminación sexista en el acceso a la educación, y aplicando todas las salvedades posibles (al fin y al cabo, es una foto fija en la que están agregadas todas las cohortes de población, sumándose los efectos de varios impulsos alfabetizadores de distinto signo, quedaría mucho que trabajar sobre esos datos) aún nos queda una borrosa imagen del machismo en la España decimonónica.

He de decir que para mi sorpresa, se aprecia claramente un mayor machismo en la zona castellana, asturleonesa y galaica, en relación al mundo mediterráneo, levantino y meridional. Y para mayor sorpresa, sólo unas décadas después de la sublevación del tradicionalismo yihad… quiero decir, carlista, el pueblo vasco es la excepción en el Norte al sexismo en la educación. Lo cual choca con mi percepción (en base a un conocimiento muy superficial, sin duda) de la relevancia de la adscripción sexual en el comportamiento social en la sociedad vasca incluso de hoy (por ejemplo, no es tan habitual, o no lo era hasta hace poco, que la existencia de cuadrillas o pandillas de amigos mixtas, y las relaciones entre ambos sexos no me parece que tengan la naturalidad que en otras partes).

En fin, ahí os queda la estadística y de mis comentarios, pues tomad lo que creáis conveniente y añadid lo que se os ocurra en los comentarios.

Y si nada de todo ello os ha parecido interesante, al menos que no os vayáis de aquí de vacío:

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

26 noviembre 2016

Antes que nada, un revolucionario

Filed under: Historia — Mendigo @ 12:08

Ahora los medios trazarán una caricatura del personaje, con puros y uniforme. Hablarán de él, para no dejar que se escuche lo que tenía que decir:

Podías estar de acuerdo o no, pero era alguien a quien merecía la pena escuchar. Un fósil de una época en el que las palabras procuraban revelar y no ocultar, conocer y no engañar.

+
+
+

Cierro con la misma cita, de la entrada que le dediqué cuando abandonó la presidencia:

Revolución es sentido del momento histórico; es cambiar todo lo que debe ser cambiado; es igualdad y libertad plenas; es ser tratado y tratar a los demás como seres humanos; es emanciparnos por nosotros mismos y con nuestros propios esfuerzos; es desafiar poderosas fuerzas dominantes dentro y fuera del ámbito social y nacional; es defender valores en los que se cree al precio de cualquier sacrificio; es modestia, desinterés, altruismo, solidaridad y heroísmo; es luchar con audacia, inteligencia y realismo; es no mentir jamás ni violar principios éticos; es convicción profunda de que no existe fuerza en el mundo capaz de aplastar la fuerza de la verdad y las ideas.

Fidel Castro

Que la tierra te sea leve, compañero.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

25 julio 2014

Gorriones tras os falcones

Filed under: Historia — Mendigo @ 13:27

Orino sobre todos los símbolos, escudos, himnos y banderas; y por extensión me cisco en celebraciones, efemérides y días del santoral católico o laico, empezando por el 1 de Mayo y terminando por mi propio cumpleaños.

Chorradas.

Por supuesto, el 25 de Julio, como Brassens unos días antes, yo me quedo en mi muelle cama o, como hoy, madrugo para dar un paseo por un resquicio de la Galicia que aún queda por devastar.

Esta entrada es para disculparme por la redundancia de proponeros dos textos sobre esta tierra en un día como hoy. El primero, de Brais Fernández en Público.

¿Cómo es posible que en Galiza gobierne el Partido Popular después del Prestige, la corrupción, y su escaso aprecio por la cultura nacional del país? Precisamente, en la pregunta está la respuesta: el PP gana porque es un partido corrupto, en el sentido gramsciano del término. El filósofo italiano explicaba que la corrupción es una forma de gobierno y que como toda forma de gobierno, también se basa en integrar al subalterno. La red caciquil del PP le ha permitido tejer una red de intereses de arriba a abajo, donde el cacique no aparece como un ladrón, sino como un benefactor.

+
+
+

El segundo texto, un interesante artículo de Carlos Barros sobre la página más digna de la historia de Galicia:

Los testigos emplean a menudo el lema “todos a una” para describir cómo se produjo el asalto a las fortalezas y la confrontación militar con los caballeros recalcitrantes; expresión muy de la época que explica al fin y al cabo el éxito de la insurrección popular. Unidad y solidaridad son conceptos que están muy presentes entre los protagonistas irmandiños, al igual que sucede en cualquier otra revuelta o revolución de raíz popular, en especial cuando pasan por sus etapas ascendentes. Frente a la desunión de los señores de Galicia que se robaban y saqueaban los unos a los otros, a los “tiempos rotos” preirmandiños como sinómimo de tiempos de guerras, robos y violencias, los rebeldes ofrecían y practicaban la unidad de la hermandad, la unidad de los pueblos y de la gente común, la unidad del reino contra las fortalezas. Los testigos subrayan a menudo el hecho de que “andubieron juntos” como una característica básica del movimiento irmandiño, intimamente relacionada con la vastedad de la participación de la población en él. Aspecto primordial del levantamiento social de 1467, que lo va a diferenciar de los habidos anteriormente, es por ello la solidaridad efectiva entre los campesinos y los ciudadanos, entre unas y otras hermandades y localidades del reino de Galicia: “la dicha hermandad se favoresçía con gente de otros lugares a otros y de otros a otros”. Sobra decir la importancia militar que tuvo el hecho de la ayuda mutua entre los insurrectos de diferentes localidades y provincias. Una de las novedades históricas de la sublevación de la hermandad de 1467 es, en una palabra, su carácter netamente gallego: el sujeto principal es el pueblo y los vasallos de Galicia, quienes actuando conjuntamente contra los señores, caballeros y prelados de Galicia, desarrollan su revolución en el ámbito geográfico y político del reino de Galicia, organizando un nuevo poder autónomo, las Xuntas da Santa Irmandade do Reino de Galicia, de las cuales procede como es lógico, desde el punto de vista histórico, la actual Xunta de Galicia. [N.d.M: Procede el nombre de la institución, pero por su composición y actividad se reconoce como representante de la nueva nobleza económica gallega]

La evidente intervención en 1467 de la gente común, esto es, de aquellos que políticamente estaban al margen de las instancias de poder y que socialmente pertenecían a los estamentos no privilegiados de la población, es un hecho histórico excepcional; ya dijimos que raramente sucede más de una vez en la historia de un pueblo, e implica un fuerte protagonismo de la multitud en la revuelta. La insistencia de los documentos en que “todos” los vasallos eran contra sus señores, y que el conjunto de la gente del reino intervino en la insumisión, que adoptó por ende un carácter “irresistible”, según reconocen sus propios adversarios, resulta corroborada por los brillantes resultados militares de los irmandiños en 1467-1468.

[…]

Un símbolo gráfico de la bondad, la santidad y la voluntad de victoria de los ejércitos irmandiños son las banderas blancas que portaban, que algunos malintencionados llamaban “sudarios”. Pero ninguna imagen expresa mejor el sentido histórico de la revuelta de la Santa Irmandade que la metáfora siguiente: “les oía dezir que los gorriones abían de correr tras los falcones”. Así consta en la declaración de un vecino de Betanzos, testigo visual de los sucesos de 1467, que para que no quede duda del significado atribuido a dicha frase, añade a continuación que “bió que los de la dicha hermandad corrían tras de los dichos caballeros hasta que los hizieron yr de dicho Reino”. Además de una vívida representación colectiva de la rebelión irmandiña como una marcha triunfal, dicha metáfora popular revela de un golpe las motivaciones justicieras, antiseñoriales e igualitarias de los gorriones-insumisos que una vez depuestos y arrojados del reino los señores-halcones, y bien destruidas sus fortalezas-nidos de malhechores, quedan ellos, los comunes gorriones, dueños del Reino de Galicia, a partir de ahora un reino de paz, justicia, seguridad, unidad y solidaridad, gobernado por la Santa Irmandade…

+
+
+

Como reza el epígrafe de este otro artículo sobre a Santa Irmandade:

Al río que todo lo arranca le llaman violento, pero nadie llama violento al lecho que lo oprime
Bertolt Brecht

Página siguiente »

A %d blogueros les gusta esto: