La mirada del mendigo

29 mayo 2019

Pólvora mojada

Filed under: Economía — Nadir @ 0:13

Ya estoy de vuelta.

Tengo que agradeceros que con vuestros comentarios (ya que no con vuestras entradas :P) hayáis mantenido animado el chiringo. En las próximas semanas iré intentando desatascar los mil asuntos que he ido postergando, así que no podré más que ir subiendo alguna entrada rápida, como la que sigue.

Sobre el pulso comercial y algo más que están echando los colosos chino y gringo, es un lugar común en los medios de comunicación hacer referencia a un supuesto arma económica de destrucción masiva que tiene China: la amenaza de vender en tromba toda la deuda pública china que atesora para tumbar su valor y, por lo tanto, encarecer la financiación del rival. Sin embargo, añaden, es un arma inútil, ya que de emplearse sería lesiva para el propio interés de los chinos, pues reduciría el valor de sus reservas.

Esta chorrada la he leído hasta en la prensa salmón, que se supone deberían saber de lo que hablan, aunque realmente los periodistas económicos saben tanto de economía como los del motor de automoción (si la textura de los plásticos y la línea de los faros…).

Vamos a tratar de entender la naturaleza de este arma y qué riesgos tiene el retroceso de este cañón. Efectivamente, como todos sabemos China ha invertido la parte del león de su sistemático superávit comercial en comprar deuda usamericana, financiando de este modo el compulsivo consumo americano. También lo han invertido en inversión en la misma China (por ejemplo, tienen más kilómetros de Alta Velocidad que el resto del mundo junto, cuando USA aún está construyendo su primera línea), pero no se pueden pasar o sobrecalentarían la economía. Aún más. Así que, pues eso, se han puesto a compras bonos del tesoro gringo (T-notes) hasta superar a Japón como el primer tenedor de deuda pública usamericana.

Ahora bien, en represalia por las cabronadas que les está haciendo Trump (que quiere cerrar la brecha del déficit comercial por las malas o por las peores) ¿podría vender los bonos que atesora y hundir su valor? Es una idea estúpida, y no es precisamente por las pérdidas que se originaría sino simplemente porque no encontraría contraparte.

Hay otra forma de obrar mucho más inteligente. Si China desea deshacerse de parte de sus ahorros en dólares para diversificar sus reservas y, de paso, joder a su rival, la idea no es vender en tromba, sino gradualmente y sin levantar mucha polvareda (todo lo contrario al estilo del nuevo gabinete americano, que han convertido la Casa Blanca en algo más parecido a un reality show). De hecho, no se trata de vender, sino de comprar menos, usando parte de los dólares del vencimiento de los bonos que vencen para diversificar en otras monedas (o en oro, estrategia que llevan un tiempo implementando los rusos).

Esta menor presión compradora, efectivamente, depreciaría el valor de esa deuda. Pero esta pérdida es sólo contable, sobre el papel, lo cual es anecdótico tratándose de un banco central, y más el banco central de una economía planificada (está sometido al absoluto control del gobierno). En realidad, dejan simplemente que los bonos presentes lleguen a la madurez, cobran el interés pactado, y reinvierten la mayoría en nuevos bonos con un interés mayor. Esas pérdidas contables se traducen, en la realidad, en un incremento del coste de la deuda de su enemigo y, por lo tanto, mayores ingresos para el erario chino. Fijaos la conveniencia de ese movimiento: cumplen su objetivo de diversificar los activos de sus reservas, y al salir consiguen que el resto de deuda que queda rinda mayores intereses, y aún por encima joden a su enemigo encareciendo su financiación (de una deuda que ya es sideral).

Y este movimiento sólo puede hacerse gradualmente, con disimulo, pues una venta agresiva haría saltar las alarmas, sería tomado como un acto de guerra económica y le ofrecerían justificación a la FED para iniciar un programa de compra masiva de bonos públicos (id est, el banco central financiando al gobierno, el behemot neoliberal que sólo sería tolerable en tiempos de guerra) hasta enjugar toda esa sobreoferta. La jugada sería maestra por parte de los USA, pues amortizaría buena parte de su deuda a precios de saldo (en realidad, gratis, ya que tienen la impresora de billetes y no creo que el dólar sufriese mucho en ese escenario).

Es por lo tanto mucho más ventajoso para China obrar con prudencia, en vez de entrar al trapo que agita Trump. Y tan buen movimiento es el que os planteo que… es exactamente lo que China está llevando a cabo desde hace un tiempo. En 2018, por lo bajinis, redujo un 6% su inventario de deuda gringa. Y el 6% de uno de los volúmenes de capital más grandes del planeta es una barbaridad de dinero, que necesariamente tiene que provocar un reequilibrio de las magnitudes económicas.

La más evidente es una relajación de la cotización del dólar al haber menor presión compradora sobre los esos activos en dólares, sus bonos públicos. Paradójicamente, esta sería realmente una consecuencia positiva para USA para recuperar competitividad y cerrar la brecha comercial con el resto del mundo. Pero también significaría claudicar en su hegemonía para convertirse en un jugador más, aceptando que su divisa se someta a las mismas reglas que operan sobre las demás. Lo cual, a su vez, implica perder la capacidad ilimitada de financiar sus guerras por todo el mundo, sin que el dólar pague por sus desequilibrios presupuestarios.

Y esa es la contradicción en la que se encuentra inmersa la economía americana, por una parte necesita un dólar más débil para que su economía recupere competitividad, pero por otra parte no quiere renunciar a su papel como superpotencia, que antes que en los misiles intercontinentales se sustenta sobre la condición del dólar como divisa global (es esta característica la que permite costearse los misiles intercontinentales, las 90.000 toneladas de diplomacia…

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

20 mayo 2019

Huawei

Filed under: Economía — Nadir @ 21:05

El señor Grijalvo me pide entrada sobre la Trumpada del día, y hago un esfuerzo con el puto teclado táctil para cumplir mínimamente con el encargo.

De viaje apenas he podido leer algo, lo más evidente, pero parece que le van a hacer a Huawei lo que a ZTE: casi la hundieron por completo, y tuvo que llegar a un acuerdo para recibir componentes esenciales, multote de mil millones y vigilancia del gobierno gringo (lo que Huawei ha descartado que vaya a aceptar). Ahora bien, lo que no te mata, te hace más fuerte: como Huawei consiga aguantar el palo y haga popular un SO alternativo a Android, Google puede haber cavado su propia tumba (y yo sería el primero en independizarme de Google).

Por los procesadores no hay problema, ya que tiene sus propios diseños, acojonantemente buenos (los Kirin, tecnología de 7nm) y producidos por TSMC (Taiwan). Con todo, cambiar sobre la marcha un diseño para montar otros componentes me figuro que no será sencillo (romper los contratos de suministro de la noche a la mañana es un putadón que manda a cualquier empresa al tacho, pues se necesita tiempo para reorganizarlo todo, y mientras tanto las líneas de producción están paradas).

A ver qué dice Samsung, que lo intentó con Tizen. Si juntasen fuerzas los chinos, los coreanos y acaso los indios, para sacar un SO abierto (para evitar suspicacias de espionaje) para procesadores ARM, un equivalente de lo que es Ubuntu para X86, produciría un verdadero cataclismo en la industria. Si por el contrario Huawei se limita a crear su propio SO, sin lograr una alianza amplia que cree una masa crítica de usuarios, está sentenciada.

Luego queda, claro, la incertidumbre que ahuyentará a los potenciales clientes y va a laminar las ventas durante varios trimestres. Realmente, si sobrevive sería una verdadera heroicidad. Una forma muy poco fina de cargarse un rival que hacía mejores móviles que Apple.

A largo plazo, eso sí, la confianza de las empresas gringas como socios confiables ha quedado tocada. Y esto es muy serio.

Mientras tanto, Xi amaga con cerrar el grifo de las tierras raras, lo cual tendría efectos devastadores para sectores clave estadounidenses, muy en concreto el militar.

Veremos cómo le afecta a Europa este intercambio de tortas. Trump no puede iniciar una guerra comercial simultánea contra todo el mundo, ya ha indultado al acero canadiense, se espera que haga lo propio con el mexicano, y ha suavizado el tono con Europa y Japón, lo cual es coherente si piensa llevar su pulso comercial con China hasta el final.

+
+
+
+
+
+
+
+
+

10 abril 2019

Curiosa situación

Filed under: Economía — Nadir @ 9:08

A un paso de las generales, la izquierda se afana en mandarme a la abstención mientras que la derecha me empuja a votar con la convicción con que se encesta en un concurso de mates. El desprecio por unos se equilibra por la repugnancia que me causan los otros.

Ahora mismo, cualquier movimiento político dirigido por gente medianamente competente y honesta y con un programa coherente de base socialdemócrata y que se atreviera a ir aunque fuera sólo un pasito más allá, tendría mi voto asegurado. Vamos, es que sería su cheerleader, pompones incluidos.

Lo he estado avisando en algún comentario: nos estamos aprovechando de que la derecha está ofreciendo como candidatos a tres impresentables. El día que de la derecha surja una figura solvente, una Angela Merkel, centrada y con buena capacidad de gestión… tenemos derecha para un par de décadas por incomparecencia del adversario. Y puede que ese día haya llegado: el socioliberal Sánchez, más de derechas en lo económico que buena parte del PP pero bien preparado, sin estridencias y con buena imagen, puede convertirse en un presidente de larga duración, volviendo al viejo mecanismo de pedir el voto por la izquierda para ejecutar políticas de derechas, que es para lo que se resucitó esa empty shell que era el PSOE anterior a Suresnes con financiación extranjera. El votante preferirá, y con razón, lo malo conocido a los chisgarabises que se postulan desde la izquierda, y su política de ocurrencias.

Las consecuencias políticas y, por lo tanto, sociales de que la izquierda (no sólo Unidas Podemos, el virus es perfectamente reconocible en el BNG, ERC, Bildu…) abandone cualquier atisbo de dialéctica marxista para sustituirla por la palabrería del identitarismo postmoderno van a ser tremendas. Básicamente, no ser reconocidos por la clase trabajadora como una herramienta útil para mejorar su situación, ocupados en su universo paralelo de niñatos de clase media comprometidos.

Es lamentable ver cómo va decayendo el impulso de Aufstehen, que yo sepa hasta ahora el único intento de la izquierda europea para superar el tsunami de identitarismo gringo que la atenaza.

En resumen: falta una alternativa seria que oponer a la derecha, y no hay visos de que se vaya a reparar esta falta en el corto o medio plazo. No es ya el sentimiento de orfandad política, las consecuencias para el común de la población de una hegemonía socioliberal van a ser terribles. Terribles.

Demasiado bien traído para las oligarquías como para que se trate de una casualidad. Tengo que perfeccionar la idea de un voto-bomba…

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

8 abril 2019

Dolores se llamaba Lola

Filed under: Economía — Nadir @ 2:14

Apunte rápido. Comparto con vosotros algunos recortes de prensa:

China y Estados Unidos dejan atrás a Europa en inteligencia artificial

El expresidente de Google China: “No hay esperanza para el sector europeo de la Inteligencia Artificial”

Me vinieron a la cabeza dos cosas.

Una conferencia de Pedro Baños que subió Corvo hace unos días. Justo cuando dice ésto (1:02:30)

Y cuando Yosi canta…

Nos creemos que nuestro destino es ser ricos y prósperos ad perpetuum, por nuestra cara bonita.

Cuanto mayor es la escala temporal, con mayor exactitud se verifica que cada pueblo tiene lo que se merece. Y luego, podemos ir a lloriquearle a la historia o al maestro armero. De hecho, buena parte de lo que está ocurriendo políticamente en este continente son los pucheros de una región que está dejando de ser el ombligo del mundo y se resiste a asumir la realidad, pero tampoco hace nada significativo por impedirlo ya que ni tan siquiera ha llegado a reconocerlo, a diagnosticar el problema.

Hablo de Europa, pero casos como el de España o Italia ya parecen uno de estos vídeos de trompazos de YouTube, en el que sale alguien comportándose como un necio hasta que se piña, para solaz del resto del mundo. Tenemos buenos maestros: Argentina, México o Brasil eran sociedades comparativamente ricas en la primera mitad del siglo pasado.

Si queremos ser ricos, y ser pobre es aún peor de lo que suena, tenemos que merecérnoslo. Y dado el caso que el poco petróleo burgalés no nos da para salir y comprar empresas que generen riqueza en nuestro beneficio, sólo queda el conocimiento como fuente ILIMITADA de riqueza. Aquí sí que podemos decir eso de TINA: inversión masiva en ciencia y tecnología. O miseria, que es lo que recibirán las sociedades que se queden descolgadas.

Y ahora, podemos seguir hablando de gilipolleces.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

3 marzo 2019

Ojito con Japón

Filed under: Economía — Nadir @ 19:17

Cada vez es más evidente el caracter ovino del ser humano. Ovino, quiero decir, que nos comportamos como borregos. Una oveja bala, y tienes a todo el rebaño haciéndole coro. Andan todas dudosas por pasar, pero en cuanto pasa una allá van todas en tropel.

Desde hace años existe en la sabiduría popular el lugar común de que China se va a comer el mundo, y ahora cualquier tema global tiene que hacer referencia necesariamente al tema chino. Y ciertamente, el despegue chino es un caso de éxito de alcance mundial que, de ser mínimamente inteligentes, debería ser estudiado y reproducido en aquellos aspectos que pueda ser aprovechable. Cuando he mencionado esto, siempre hay un subnormal que salta con el obrero que trabaja por una escudilla de arroz, y el desgraciado que lo dice no podría permitirse alquilar más que la caseta del perro en los nuevos desarrollos inmobiliarios de Shanghai o Shenzhen.

Así que sí, es cierto, hay que tener un ojo en el despertar del dragón chino. Pero lo que increiblemente nadie se está dando cuenta es del renacimiento del que en los ’80 era el principal candidato para comerse el mundo, Japón, que murió ahíto de puro éxito en una burbuja inmobiliaria de proporciones siderales.

Japón ha sufrido lo que Richard Koo (economista jefe de Nomura, el principal banco de inversiones nipón) ha llamado una recesión de balance, fenómeno en el cual los actores económicos privados, particular y empresas, dan prioridad a restaurar su balance (dañado por el hundimiento en el valor de los activos al explotar la burbuja inmobiliaria y, tras ella, el resto de los activos), es decir, repagar deuda, antes que maximizar beneficios (el modo de funcionamiento normal de una empresa). En esas circunstancias, la política monetaria es tan irrelevante como actuar sobre los aleros de un avión cuando entra en barrena: una bajada de tipos, incluso hasta dejarlos al 0% (dinero gratis) no hace crecer la masa monetería (vía el multiplicador bancario) ni estimula la economía porque, simplemente, las empresas y particulares no toman esos préstamos. Porque su prioridad es devolver deuda, no asumir aún más apalancamiento. Hay que entender que muchas empresas se vieron de la noche a la mañana en quiebra técnica, esto es, su pasivo superaba a los activos, así que se callaron como putas y usaban cada yen que entraba en la caja en enjugar deuda, mientras las autoridades niponas hacían la vista gorda porque aplicar la ley llevaría a masacrar medio tejido productivo nipón, empresas que eran perfectamente competitivas, rentables y viables.

Y tal fue el susto que los japos se han pasado de frenada, han generado una conciencia social de aversión a la deuda, y ahora sus empresas son las que presentan balances más saneados, a diferencia de las del resto del mundo (usamericanas, europeas y las chinas ya son un caso aparte, que expliqué el otro día en una nota trascendental, de esas que pasan sin pena ni gloria porque no me cago en ningún Dios ni profeta).

En el caso de una crisis global en los títulos de deuda (no sé por dónde saltará la chispa, pero correrá como yesca seca por los mercados de renta fija de una punta a otra del globo), las empresas niponas son las que están mejor preparadas para soportar el tsunami y situarse en cabeza cuando toque el siguiente ciclo (algo similar a lo que ocurrió con China, que gracias al control estatal de la economía sobrellevó mucho mejor la crisis pasada y cuando empezaron a abrirse claros en el cielo, descubrimos que China estaba sólidamente asentada como segunda potencia económica mundial).

¡Oh! Sí, Japón tiene una deuda pública escandalosa, del 200ymucho%. Sí, es cierto. Como hemos dicho, en una recesión de balance la política monetaria es irrelevante, así que la única forma de sacar la economía a flote es con política fiscal, supliendo con gasto e inversión pública el consumo e inversión privados que dejan de realizarse, porque están obsesionados con quitarse de encima la deuda. Eso generó una enorme deuda pública que aún hoy sigue creciendo. Pero Japón no es Grecia, ni Argentina, ni tampoco España.

La mayor parte de la deuda pública japonesa está en manos de instituciones del propio archipiélago y, de hecho, cada vez más en manos del propio BoJ (y por lo tanto menos en manos de particulares). Es decir, Japón está monetizando deuda descaradamente, ese pecado mortal del neoliberalismo que llevaría según los profesores de economía de las facultades a la depreciación acelerada del Yen, la hiperinflación y la catástrofe. Sin embargo, el Yen sigue bastante estable (por un mecanismo parecido al caso del Renminbi, la tendencia depreciadora de la ampliación de la base monetaria es anulada por la tendencia a la apreciación debido al superávit comercial y por cuenta corriente). Y es que, cuando produces más riqueza que la que consumes, todo es mucho más sencillo. Japón no sólo tiene para financiarse a sí mismo, sino que, de hecho, tiene una posición inversora neta, financia a los demás (principalmente, USA).

Por lo demás, Japón disfruta de una enorme cohesión tanto étnica (demasiado, necesita y está empezando a recibir inmigración) como social. Una de las características del ethos de la isla es su conocido reconocimiento a la autoridad (que a mí me desquiciaría) de origen claramente feudal. Ahora bien, esta autoridad también está ligada, no como aquí, a una asunción de responsabilidad: el daimio asumía la obligación de cuidar de sus vasallos. Y efectivamente, Japón sufrió una crisis terrible y, sin embargo, no consintió que nadie quedase en la cuneta, manteniendo en lo peor de la crisis unas cifras de paro y exclusión social que serían la envidia de España pre-crisis (igualico que el concepto de cada uno se las apañe que exportan los gringos).

Su mayor amenaza es la pirámide demográfica y, como decía, parece que están superando recelos y aceptando que tienen que abrir las fronteras para aceptar trabajadores que dinamicen, no sólo la economía, sino también la sociedad y la cultura. Y la demografía, por supuesto.

Ésta es de las entradas que será interesante revisar dentro de unos años. De forma humilde y metódica, sin que los voceras y borregos reparen en ello, pero Japón está volviendo al terreno de juego y aún tiene mucho que aportar a los libros de historia. Si han escarmentado verdaderamente del militarismo y el expansionismo supremacista, puede ser ciertamente una página gloriosa.

¡Qué bonitos que son los zeritos!

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Página siguiente »

A %d blogueros les gusta esto: