La mirada del mendigo

12 septiembre 2016

Quo vadis Gallaecia

Filed under: economía — Mendigo @ 22:55

Hace un añito largo que publiqué un análisis de la evolución del peso de la economía de las diferentes CCAA en el conjunto del Estado español:

Fraga hizo mucho por Galicia: empobrecerla

Ahora, y con motivo de las próximas elecciones, quería centrarte exclusivamente en ella, usando al conjunto de España como benchmark o punto de referencia natural (a fin de cuentas, todas las comunidades comparten un mismo gobierno central).

Empiezo con el mismo gráfico que puse en aquella entrada, pero tomando sólo en cuenta Galicia en relación al resto de España.

pib2

No puedo remontarme más atrás por la necesidad de contar con datos homogéneos. La interpretación creo que es evidente, se trata de calcular la participación de la economía gallega, medida por su PIB, en el conjunto de la economía española. Como me parecía una información relevante (y muy propensa a ser deformada por la subjetividad con que la ciudadanía trata estos temas) he añadido el partido en el gobierno en cada legislatura.

Hasta aquí, no hay opinión, sólo datos positivos. Las duración de las legislaturas es de público conocimiento, y los datos del PIB son ofrecidos por el INE. Me he limitado a hacer un cociente entre el valor gallego y el español, y expresarlo como porcentaje. Es irrefutable que la economía gallega ha perdido peso en el conjunto de la economía española. Ha pasado por periodos de euforia y de debacle económica como el resto de España pero, en el largo plazo, podemos concluir taxativamente que la economía gallega ha tenido un peor desempeño que el Estado del cual forma parte.

Es evidente que, habiendo disfrutado o sufrido el mismo gobierno central, el mérito o la culpa de la evolución diferencial habrá que buscarla en los timoneles que se han sentado en el Pazo de Raxoi, así como en la propia sociedad que parasitan.

Sobre este gráfico, quiero hacer una precisión: está falseado. La realidad ha sido mucho más dura e irá a peor. Y ahora, me explico: la base económica de Galicia, con una población tan envejecida, son las pensiones. Y las pensiones no muestran ningún comportamiento diferencial con el resto de España y, de hecho, han sido un estabilizador (y en muchas familias, un salvavidas para varias generaciones) ante el embate de la crisis, que se hizo notar mucho más en aquellas zonas con mayor actividad económica en las cuales fue más acusada la pérdida de empleo. Si prescindiéramos del cómputo de las pensiones en el cálculo del PIB, la pérdida de tracción de la economía gallega sería aún más evidentes.

Por otra parte, con la dependencia cada vez mayor de las pensiones, y la descorrelación de éstas con la inflación tramada por este gobierno (con una formulita tecnócrata como cortina de humo para ignorantes acomplejados), la consecuencia inevitable será que Galicia se empobrezca cada vez más.

Sin embargo, el PIB es sólo una medida económica estadística bastante contestada. Las consecuencias del progresivo debilitamiento de la economía gallega tienen una consecuencia cuya medida es incontrovertible: la población. Una economía anémica que es cada vez menos capaz de ofrecer un puesto de trabajo con condiciones satisfactorias para las nuevas generaciones que va dando esta tierra, es la causa principal de esta enfermedad crónica en Galicia que es la emigración: jóvenes cruzando el Padornelo o Pedrafita para labrar su futuro en otras tierras, un futuro que Galicia les niega. Igual que sus abuelos embarcaban en Vigo camino de las américas, hoy embarcan en Lavacolla o el Sá Carneiro camino de Londres, Bruselas, Hamburgo…

Galicia sufre una sangría crónica de sus mejores mujeres y hombres, las más arrojadas y capaces, que salen buscando unas oportunidades que aquí no existen, unos puestos de trabajo que la economía gallega no genera.

poblacion2

Los gobiernos se suceden, pero la tendencia permanece ya que se trata de un problema estructural, de falta de un modelo económico que genere riqueza suficiente para que Galicia pueda mantener a sus hijos. Desde hace doscientos años la economía gallega va por detrás de su demografía, y la válvula de escape es la emigración. Y lo más terrible es que es un problema que se retroalimenta, pues los que parten son en su inmensa mayoría jóvenes en edad núbil, que formarán su familia allende los mares. Sus hijos ya no hablarán gallego ni celebrarán el magosto, y Galicia será sólo el lugar de vacaciones al que los llevan sus padres para que vean a los abuelos. Cuando éstos mueran, o los niños tengan edad suficiente para no tener que acompañar a sus padres de veraneo, perderán todo contacto con Galicia.

Una economía anémica es la principal causa de una demografía esclerótica, cada vez con menos nacimientos. Tenemos una de las tasas de natalidad más bajas del mundo, y no porque la tasa de fertilidad sea muy diferente al del resto de España, sino porque sencillamente hay una menor proporción de mujeres jóvenes.

Y ahora os presento el último gráfico, que a cualquiera con dos dedos de frente le debería poner los pelos de punta.

edad2

La interpretación es también inmediata: el número de menores de 15 años, dividido entre el número de mayores de 65 años. La tendencia es pavorosa, cada vez menos niños, muchos menos que la media española (ya de por sí preocupante), y una mayor proporción de viejos (el 50% que hemos alcanzado quiere decir que ya hay dos jubilados por cada crío).

Ya no es sólo el evidente problema al que se enfrenta una sociedad con semejante tasa de dependencia, no ya la sostenibilidad del sistema de pensiones sino de toda la estructura económica, con una población activa cada vez más reducida teniendo que generar riqueza para mantener el edificio en pie.

Pero no, me refiero a algo aún más trascendental: ¿Qué futuro puede esperarse de una sociedad sin niños?

El envejecimiento de la sociedad gallega condiciona el carácter de la sociedad, menos dinámico y emprendedor, una sociedad conservadora y conformista. Somos el geriátrico de España, ya de por sí uno de los Estados más envejecidos del mundo. Esta sociedad achacosa es incapaz de adaptarse al ritmo de un mundo febrilmente cambiante, perdiendo comba en el mercado global y quedándose relegada económicamente, lo cual refuerza la necesidad migratoria de otra generación de jóvenes que tomarán la vía del exilio económico, quedando aquí los viejos y cerrando así la espiral a los infiernos de un país moribundo.

Esto es mucho más que un juego partidista. Por supuesto que debe apartarse al PP del gobierno gallego por una simple situación de dignidad y supervivencia como pueblo, pero no avizoro en el resto de programas de gobierno ninguna señal que me haga pensar en la posibilidad de revertir este fenómeno. El proceso de empobrecimiento –> despoblación –> envejecimiento –> empobrecimiento no se romperá con ocurrencias o acciones puntuales. Se necesita poner los cimientos de una nueva economía gallega basada en el conocimiento, el oro negro del siglo que hemos estrenado. El enunciado del problema permanece inalterable desde hace dos siglos: necesitamos generar la suficiente riqueza (y redistribuirla) para dar de comer a los que nacen en esta tierra, y aún tener un sitio que ofrecer a quien viene de fuera porque faltan manos, colmando de esta forma el boquete de nuestra pirámide demográfica.

Enunciarlo es sencillo, pero es un primer paso. La sociedad gallega ni siquiera ha dado este primer paso, satisfecha en su apacible agonía. Por otra parte, la mediocre clase política no está a la altura de tamaño desafío, principalmente porque la misma sociedad no percibe su urgencia. La estúpida rana se cuece a fuego lento hasta que ya está demasiado débil para escapar.

Una sociedad pensionista, completamente dependiente de las transferencias de la administración central, irá perdiendo la esencia de su ser hasta convertirse en completamente irrelevante incluso a escala peninsular, para finalmente desaparecer de la Historia como pueblo, como tantos otros cayeron en el olvido.

locura

Fuentes:
INE
IGE
DatosMacro.com

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

8 julio 2016

Galicia no tiene futuro

Filed under: autodeterminación,economía — Mendigo @ 2:26

Es de todos bien sabido que el gran motor económico gallego, especialmente en la Galicia rural, son las pensiones. Ningún país de los que componen España depende tanto de ellas, son el gran pilar maestro que sostiene el edificio económico y social.

Todos hemos oído el augurio: en 2018, el fondo de pensiones se agotará si mucho no cambian las cosas en el mercado laboral (y yo creo que sí que van a cambiar, pero a peor). Una vez agotado, sólo quedará la vía del recorte en las pensiones, o que el Estado haga una aportación a la Seguridad Social vía unos presupuestos generales ya deficitarios (o saque de ésta alguna prestación, como las pensiones por viudedad u orfandad, que proponía el PP, cargándola de nuevo a los PPGG).

Y aunque no fuera por el déficit de la SS, sería simplemente por el efecto erosivo en el poder adquisitivo de la fórmula de actualización de las pensiones, ya desligadas del IPC, que tramó el ejecutivo conservador.

Toda pérdida de poder de compra de las pensiones se va a traducir en empobrecimiento directo, no sólo del perceptor de esa pensión, sino de toda la sociedad. Por supuesto, esto se verificará en todo el Estado, pero aquí con mayor inmediatez y crudeza que ningún otro sitio, por la importancia relativa que tienen en el conjunto de la economía.

Con una demografía atrofiada y una falta de expectativas de desarrollo profesional, que fuerza a los jóvenes a emigrar, podemos aseverar sin atisbo de pesimismo que GALICIA NO TIENE FUTURO.

Ya habíamos publicado una serie de gráficos demostrando cómo Galicia ha ido perdiendo paulatinamente peso en la economía española en los últimos veinte años.

Esto no es una opinión, es la constatación de un fenómeno que ya ha ocurrido. Pues bien, este fenómeno, lejos de remitir, se intensificará por las razones descritas.

Por otra parte, no me queda más que recordar que cada pueblo, tiene ni más ni menos que lo que merece (es paradógico la misma Galicia rural, envejecida, empobrecida, embrutecida y absolutamente dependiente de las pensiones para sobrevivir, sea el gran granero electoral del PP).

+
+
+
+
+
+
+

Por cierto, con este panorama, a ver de qué forma podría plantearse una alternativa viable hacia la independencia de Galicia, si cada vez nuestra economía es más dependiente de las transferencias del resto del Estado por la bajísima proporción de población activa. Habría que haberlo planteado hace muchos años, cuando todavía el centralismo no había chupado toda la savia humana de esta tierra. Ahora, con buena parte de los profesionales gallegos diseminados en la emigración, es inimaginable. Falta inteligencia, preparación, y ya fallan las fuerzas, como corresponde a un país de viejos.

 

+

+

+

+

+

29 junio 2016

Capitalismo

Filed under: economía — Mendigo @ 19:38

Hablando del absurdo económico, la discusión se acaba yendo por los Cerros de Úbeda, como a mí me gusta. Y quisiera resaltar un hilo que abre Emilio, sigue Escaiguolquer, al que le añado mi respuesta.

Emilio – Lo gracioso del asunto es que mientras compramos su deuda (al final el BCE es de todos los europeos, aunque solo lo dirigen para una selecta minoría) estas empresas siguen dando suculentos dividendos. […] ¿Por qué, si esta empresa necesita que le compremos su deuda, sigue dando dividendos?

Escaiguolquer – Pero eso es exactamente el capitalismo. No el modelo abstracto de creación, distribución y consumo de valor, sino el modelo completo, que incluye la reproducción del sistema social en conjunto.

Mendigo – En realidad el capitalismo no es lo que está enunciado en los libros de economía, como un sistema equilibrado basado en incentivos a la inversión en forma de retornos y blablablabla. El capitalismo real es un sistema de latrocinio de unas élites que manejan todos los hilos y siempre consiguen llevar, de una forma u otra, el agua a su molino. Sin reglas ni normas, más que la acumulación de capital. Todo camino que lleve a ese fin, es parte del capitalismo, sea la investigación y la innovación, sea la dictadura, el saqueo o el genocidio.

Eso de que el beneficio compensa el riesgo, para justificar la reproducción del capital, es una gilipollez. Si incurres en riesgo, es que eres un mindundi. Los realmente gordos, no corren ningún riesgo. Fijaos en Florentino: el almacén estratégico de Castor o en el túnel de Pertús. Si el proyecto es un éxito, gana dinero operándolo. Y si no, el Estado lo rescata y ganó dinero construyéndolo. O ganas o ganas. Eso es el verdadero capitalismo. Si tienes opción de perder, no eres un capitalista, eres un pringao.

26 junio 2016

Más que una entrada, un comentario sobre el Brexit

Filed under: economía,internacional — Mendigo @ 23:40

José Manuel me pide que abra un hilo sobre el Brexit, pero lo cierto es que no tengo mucho que decir al respecto.

Realmente, no creo que vaya a ser para tanto. A ver, UK siempre ha estado torpedeando cualquier avance en la integración europea, así que que se salga es más bien una ayuda en este proceso (que sea un proceso deseable o no, es ya harina de otro costal que deberíamos discutir aparte). Por otro lado, no me cabe en la cabeza que ahora vayan a librar una guerra comercial UK con sus antiguos socios. No tendría ningún sentido. Habrá un acuerdo sin aranceles, al estilo noruego. Sí que habrá, me figuro, una pequeña erosión en el comercio entre ambos bandos, por la burocracia y las regulaciones divergentes, pero nada grave o insalvable.

El único efecto significativo estimo yo que lo va a sufrir la City. Claro, porque seguirá habiendo libre transferencia de mercancías, habrá ciertas limitaciones y papeleos para las personas, pero sería unos imbéciles redomados si los europeos no aprovecharan para establecer cánones al flujo de capitales con la isla (y sus paraísos fiscales). Así que, parte del negocio de la City se quedaría en Frankfurt, París y Dublin (el HSBC se retraerá más a su origen en Hong Kong). Que no es moco de pavo, la City supone un buen pellizco del PIB inglés, y es la fuerza que sostiene los precios disparatados del sector inmobiliario londinense, que ahora corregirán con fuerza.

Y queda la cuestión de ver si se sigue hablando en inglés en las instancias comunitarias. Inglaterra pierde por una parte relevancia (más que relevancia, la palabra es influencia), pero por otra parte gana autonomía.

Bueno, esto es todo lo que se me ocurre. Lamento si no es muy sesudo ni original. Más bien es una excusa para ahora daros a vosotros la palabra y que sigáis debatiendo.

Y ahora no me jodáis que os vais a quedar callados!

23 junio 2016

Absurdo económico

Filed under: economía — Mendigo @ 13:29

Arranca el programa del BCE para comprar deuda de empresas privadas. A diferencia de la deuda pública, el BCE se ha permitido comprar no sólo en el secundario, sino incluso acudir a las nuevas emisiones. Bueno, ya puesto, el Bank of Japan está comprando directamente acciones del Nikkei para mantener las cotizaciones.

Es curioso lo poco que se habla de esta decisión, cuando menos anómala (realmente, hace diez años a todo el mundo le hubiera parecido hasta grotesca). Y cuando se habla, en la prensa económica, se comenta de todo menos lo obvio.

Vamos a repasar un poco algunas de las verdades de maese Pero Grullo, que no leeréis en la prensa salmón:

– Esta decisión beneficia a las grandes empresas (las que emiten deuda, y pagan para que las calificadores les pongan nota, pues el ECB sólo puede comprar aquellas que estén en grado de inversión) sobre las pequeñas, que no tienen acceso a los mercados de renta fija y sólo tienen acceso a la mucho más cara financiación bancaria.

– Pero no beneficia a todas las grandes por igual, sino que como es evidente se verán más beneficiadas las empresas más apalancadas sobre las que tienen un balance más prudente. Por ejemplo, Telefónica está colocando bonos a 10 años al 1,4%, cuando hace unos pocos años tenía que pagar el 9%. Evidentemente, esto supone para una empresa tan endeudada como Timofónica que se le abran las puertas del cielo, el rebajar el coste medio de su deuda tiene un impacto directo y glorioso en su cuenta de resultados. Los intereses que deja de pagar al abaratarse el crédito, van directos a beneficios. Lo que antes era una apalancamiento insostenible, se convierte en una carga mucho más liviana.

Esta colocación de bonos al 1,4% (y a 0,75% los de 6 años) están ya afectados por el anuncio de este programa, pues si bien las compras empiezan ahora, los inversores sabían desde hace meses que podían comprar en el primario, y luego se lo revenderían a mejor precio al BCE, pues era de esperar que al entrar semejante elefante en el mercado, hundiese los tipos. Comparad los intereses que debe pagar una gran empresa, con lo que le cuesta a una PyME una hipoteca, un aval o una línea de crédito. Y quizá el modelo de negocio de esa PyME es más claro y despejado que no el mamotreto de Timofónica. ¿Competencia desleal? Pues se lo explicáis a Mario Draghi.

– Las empresas estaban pasando el mal trago de una borrachera de deuda, y para curar la resaca se les enchufa una botella de orujo en vena. Claro, así es más liviana la borrachera, se aligera el peso de la deuda, pero como ocurrió con la anterior bajada de tipos para hacer que fuera más digerible para Alemania la reunificación… estamos incitando de nuevo, más que nunca, al apalancamiento desmesurado, enloquecido. Una especialidad de las empresas españolas y sus fantásticos gestores que, incapaces de lograr para sus empresas crecimiento orgánico, se van de compras por el mundo para hacerse con todo tipo de activos a precios absurdos (Britney Spears, Alierta, Brufau, Francisco González…). Pero en el caso de nuestros casposos próceres, tal orgía de compras tiene un sentido: a mayor tamaño de empresa, mayor remuneración se conceden. Compran tirando de la Visa Oro, sin preguntarse cómo harán el día de mañana para pagar la factura. El que venga detrás, que arree. Y mientras tanto, alardeando de buenos gestores al mostrar cómo crece la empresa. Sí, vaya si crece, pero es que el pasivo crece aún más rápido. Y estaba a punto de venírseles encima cuando de nuevo ha llegado la mano providencial de Draghi. Lástima, si hubiera aguantado un poco más Abengoa, podría haber salvado la bola de partido y aguantar unos añitos más.

Porque es todo lo que el BCE está concediento: tiempo para poner las cuentas en orden, o para endeudarse todavía más. Pero ni el BCE ni el Sumo Hacedor pueden hacer que un modelo de negocio que no es rentable (como el pufo de Abengoa), se convierta en una empresa viable. No de forma permanente, el truco de ilusionismo monetario no puede desafiar a la gravedad eternamente.

Y digámoslo de una maldita vez: la gran mayoría de las empresas (especialmente españolas) son máquinas de perder dinero, y lo disimulan endeudándose más y más y comprando cosas para justificarlo. Patada a seguir, y ya veremos dónde cae. La política acomodaticia del BCE promete combustible para varios años más (el plazo medio de maduración de la deuda barata que ahora mismo las empresas están emitiendo, mientras se frotan las manos), sin una estrategia de salida ¿algún día piensa desinvertir?

Realmente es cómico, porque el capitalismo está en plena huida hacia adelante. Y esta huida sólo tiene dos finales posibles:
– que algún día la música deje de sonar, cada empresa se vea obligada a afrontar su situación financiera, lo cual conducirá al mayor terremoto económico de la historia, un armagedón de proporciones bíblicas (y cada día que pasa la bola se hace más grande). Reconocer el valor de mercado de los activos sería como que se estropee el compresor del camión de los helados en plena canícula sevillana.

– o, por miedo a desencadenar el cataclismo, seguir alimentando sine die la locomotora de expansión monetaria, con los bancos centrales copando todo el mercado de renta fija, luego de renta variable, hasta convertirnos en una economía… socialista. Donde todos los activos sean propiedad del Estado, pues es la única forma de sostener su valor adulterado.

JOAS JOAS JOAS JOAS JOAS JOAS JOAS JOAS

No me digáis que no tiene gracia la cosa. El capitalismo financiero, para evitar la catástrofe (una destrucción de valor inaudita en todos los mercados, renta fija, variable, inmobiliaria, materias primas… porque la burbuja de activos es ya global, precisamente todo el capital expulsado de sus caladeros habituales por los bancos centrales se ha dirigido al resto de mercados), tiene que emprender una huida desesperada a un sistema intrínsecamente estable.

Se ponen corbatas y tacones altos por lo mismo que el cura sotana: para disimular, pues todo el sistema es una enorme payasada.

Tengo estropeada la bola de cristal, pero mi intuición femenina me dice que esto va a acabar… como el rosario de la aurora.

En fin, yo voy tomando asiento con estas señoras para ver el espectáculo (el esperpento, más bien).

risa

+
+
+
+
+
+
+
+
+

NOTA II: No tengo ni idea de dónde está sacada esta foto, pero, snif, snif… piedra de buena cantería… me da a mí que me suena esta forma de construir. Y qué bonita, la mano de la vieja del medio.

Y ahora, otro montón de crucecitas para mandar a la mierda los putos anuncios.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Página siguiente »

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: