La mirada del mendigo

11 julio 2017

Provincianismo se escribe con P de paro

Filed under: economía — Mendigo @ 0:24

Quiero presentaros la evolución de dos empresas que compiten, competían, en el mismo segmento: los electrodomésticos.

Una española, Fagor; y una china, Haier.

Muchos comprenderéis por qué me fijo en Fagor. Fagor pertenecía al grupo Mondragón, que era una mezcla rara entre empresa convencional jerarquizada, cooperativa e incluso algo de secta. Aún así, sabéis mi convencimiento de que la propiedad de las empresas debe ser de los trabajadores (creo firmemente que, correctamente llevado, conducirían a la forma más eficiente y efectiva de organización de la producción, ya que todo el mundo mira más por su caballo que no por el del amo) y, por lo tanto, tenía toda la ilusión en que ese proyecto triunfase.

Fagor se fue al tacho hace tres años, y fue comprada por el grupo Edesa, en lo que se vendió como la constatación del fracaso del modelo cooperativista. Pues a día de hoy, tres años después y después de enterrar muchos millones de dinero público en subvenciones (para eso sí que es muy eficiente el empresariado español, fundiendo el dinero de todos mientras se reparte buenos sueldos), Fagor está al borde de la desaparición.

Vamos a echar la vista unos años atrás, a 2005, para ponernos en antecedentes. En ese año, Fagor-Electrodomésticos tenía una cifra de negocio de 941 M€. Haier, por aquel entonces, facturaba unos 554 M€.

¿Cómo están hoy? Fagor-E. negociando con los trabajadores un ERE de extinción, tras declararse en concurso de acreedores.

En el pasado ejercicio, Fagor tuvo unas ventas de 126 M€ con unas pérdidas de 12 M€.

En resumen, ni como cooperativa ni como empresa convencional, simplemente Fagor era una mierda, fabricaba un producto deficiente, y se ha ido al tacho. No es una cuestión ideológica. No es nada personal, simplemente era una empresa con un desempeño deficiente en relación a las demás de su sector. Así de simple.

Su competidora china también ha sido recientemente noticia, pero llena las páginas salmón con un cariz muy diferente: Haier compra la división de electrodomésticos del gigante General Electric, convirtiéndose en el mayor fabricante del mundo.

El año pasado (aún sin consolidar su reciente compra), la multinacional china facturó 7.167 M€ y tuvo un beneficio de 315 M€.

Recapitulemos: Fagor Electrodomésticos pasó en 11 años de facturar 941 M€, a 126 M€ y estar quebrada. Haier ha pasado en ese mismo lapso de 554 M€ a 7.167 M€ y ser el mayor fabricante mundial de línea blanca.

Sí, claro, Haier se ha beneficiado de la creación de un inmenso mercado interno. Pero hacía años que estábamos en la UE, y Fagor tenía a su disposición el mayor mercado del mundo, al cual podía acceder sin ningún tipo de barrera arancelaria. Por oportunidades no habrá sido.

Y ahora, que entre cualquier bobito de discurso progre a explicarme las bondades de las PyMEs y de cómo hay que protegerlas porque no sé qué rollos del empleo. Y eso que Fagor no era precisamente una PyME, pero acabó sucumbiendo ante los gigantes del sector (Samsung, LG, Bosch, Beko, Whirpool, Electrolux…). Mientras que una pequeña marca china ha llegado a ser más grande que cualquiera de ellas (fabricando electrodomésticos de línea blanca, Samsung por ejemplo es mucho mucho más que su división de appliances).

Es sencillísimo: si Fagor no es competitiva, no es rentable. Y si Fagor no es rentable, se va al tacho y sus trabajadores a la calle.

Joder, que parece como si el paro fuera un fenómeno meteorológico. No, coño, el desempleo estructural que padece España tiene causas muy concretas, y al final se basa en que las empresas españolas no son capaces de mantener el tipo frente a la competencia en su sector. Desaparecen, mandan a los trabajadores a la calle y sube el paro. Y como no hay otras empresas que tomen el relevo y triunfen, ahí sigue el paro. Lo hemos disimulado poniendo ladrillos y sirviendo cervezas a los turistas, pero es que por esa vía nunca dejaremos de ser un país de albañiles y camareras. Es decir, un país de mierda (que ni siquiera es un país, sino un batiburrillo de ellos, pero dejemos la cuestión nacional para otro momento).

Es que esto lo entiende hasta un asqueroso futbolero. Si la selección (yo soy subnormal, subnormal, subnormal…) pierde partidos en la Eurocopa, en la Copa del Mundo o la mierda de competición que sea, se queda fuera del torneo. Kaput. Pues lo mismo con las empresas: si no consiguen hacerse hueco entre las mejores, no pasan a la siguiente ronda. Descalificadas. Ahí tenemos los 4 millones y pico de parados, más al menos otro millón más en el subempleo.

A pesar de tener unos sueldos de mierda en comparación con nuestros competidores directos europeos, no somos capaces de competir en muchos sectores. Precisamente por tener esos sueldos de mierda, que desincentivan la inversión para mejorar la productividad, ya que el kilo de obrero en España va muy barato. Beneficios a corto plazo, pero en 11 años estás fuera del terreno de juego.

Pero que nadie se crea que subiendo los sueldos, sin mejorar el desempeño de las empresas, es solución automática de nada. Los sueldos deberán subir como consecuencia del éxito de las empresas y del drenaje de ese descomunal reservorio de mano de obra que es el desempleo. Esos cuatro millones de parados hunden el mercado laboral (es hasta vergonzoso hablar de mercado en estas condiciones, el empresario impone su plato de lentejas y punto), y la prioridad absoluta es acabar con ese “ejército industrial de reserva” estimulando la actividad económica al menos al nivel de nuestros vecinos europeos (que tampoco es que…).

[Voz de político izquierdoso]: ¡Hay que proteger las PyMEs que son quienes crean empleo frente al monstruo de las grandes multinacionales!

Pero subnormal, es que el taller del tío Manolo es incapaz de competir con las multinacionales en cualquier producto con un mínimo de complejidad. No es capaz de llegar al mercado, no es capaz ni siquiera de cubrir la demanda en el mercado local (a ver qué PyME es capaz de fabricar una lavadora, y ponerla en la tienda con una calidad mínima y a un precio no disparatado). La mayoría de las PyMEs, de casi todo el puto sector servicios a excepción del comercio, le están dando servicio a esas grandes empresas. Y si no tienen la sede aquí, la tienen en otra parte y para allá que van los beneficios.

¡Ya quisieramos tener una Haier en España! O una Huwaei, o una Lenovo. Pero, tenemos una Fagor, porque no damos ni para hacer lavadoras.

El único problema de las grandes empresas, desde un punto de vista socialista, ES QUE NO SEAN DE PROPIEDAD PÚBLICA. Siéndolo… ancha es Castilla!!! ¿O acaso se enfrentó la Unión Soviética al fascismo, y luego al capitalismo, con PyMEs? ¿Se podía ser el segundo productor mundial de acero sin una descomunal industria siderúrgica planificada? Hasta ahora, con tooooodos los defectos, la URSS ha sido el ensayo más exitoso de plantear una alternativa real al capitalismo. De haber contado con los completos gilipollas de la progresía española y su arcadia feliz de pequeños productores colaborando e intercambiando productos en la plaza del mercado del pueblo, no habría durado ni dos telediarios. A ver si se creen que el acero para fabricar los T-34 y los KV-1 crece en la huerta (orgánica, por supuesto).

La mayor aplicación a gran escala de los ideales comunitaristas (que no comunistas) de volver todos a la bucólica vida del campo, la sencillez de trabajar la tierra, el honrado campesino feliz de mantener a su comunidad… murieron más de veinte millones de chinos de hambre. Y sobre el papel, las ideas de Mao eran preciosas, hasta poéticas. Pero una paja mental como quedó demostrado. Luego llegó Deng Xiaoping, su gato negro gato blanco, y se dejaron de tonterías. Y mira, ahora nos dan sopas con honda: ellos nos venden lavadoras, y nosotros contamos desempleados.

Porque ahora que ha caído Fagor, no sólo cae Fagor, caen cien empresas más de su ecosistema que le vendían piezas, le limpiaban la nave, le hacían las campañas de publicidad o le asesoraban legalmente. La caída de Fagor va a abrir un boquete en el tejido empresarial vasco. Y son trabajadores que verán reducida su capacidad de consumo, cotizaciones e impuestos que el Estado no será capaz de recaudar. Un círculo vicioso.

¿Y de quién es la culpa? Sí, ya lo veo, de los chinos, que trabajan por una escudilla de arroz. La última vez que oí eso, venía de una gilipollas que se rebaja a trabajar como (falsa) autónoma por un sueldo (no cabe hablar aquí de beneficio) que no llegaría ni para pagar el alquiler de la caseta del perro en Shanghai.

Por supuesto, también los alemanes, los usamericanos y los coreanos trabajan por una escudilla de arroz. No es porque Fagor hiciese desde hace años unos electrodomésticos de mala calidad, y se atreviese a venderlos a precios al nivel de la competencia internacional. No es porque los clientes dieran la espalda a la marca y se fueran a otras de más calidad y/o más baratas. No, la culpa es siempre de los demás. De Merkel, de Draghi, de los chinos, los japos y ahora, además, de los coreanos.

Pero nadie echará la culpa al provincianismo, a la incapacidad de pensar en grande, a ese neojipismo asqueroso que ha sustituido a la solidez ideológica y rigor intelectual.

Y aún saldrá algún imbécil diciendo que no hay que competir, hay que colaborar. Ya. Y vas a los chinos de Haier y les dices que te den un pedazo del pastel. Que hay que colaborar y ser amiguitos. Y te dirán que en qué colaborábamos con ellos cuando se morían de hambre por millones. Ahora van a colaborar hostias. Se han puesto las pilas, están haciendo las cosas bien y están tirando para adelante. Bien por ellos. Lo mismo que antes los coreanos. Lo mismo que antes los japos.

Un ejemplo: la Open Connectivity Foundation. Es un consorcio en el que participan las empresas del sector para crear estándares que aseguren la interoperatividad del Internet of Things (en el cual los coreanos están muy avanzados). Os propongo echar un vistazo a la membresía: Samsung, Cisco, LG, Haier, Intel, Qualcomm, Electrolux… así hasta más de 300 empresas. ¿Estaba Fagor entre ellas? No, claro que no, Fagor seguía fabricando (malos) electrodomésticos del siglo XX, mientras otras compañías invertían en prepararse para participar en la fabricación de los electrodomésticos del s.XXI. Hasta que, después de acumular sucesivos ejercicios en pérdidas, se le acabó la cuerda.

¿Alguien es capaz de localizar a una puta empresa española en esa lista?

Que sí, que muy bien, que el árbitro nos tiene manía. Y a fin de cuentas, viva er Beti, manque pierda.

Los españoles somos muy inteligentes, esforzados e imaginativos, la universidad española es fenomenal y nuestros estudiantes son codiciados en el mundo entero, pero todo es culpa de la conjura judeo-masónica-neoliberal, que nos impide el acceso al lugar de honor que nos corresponde entre las naciones. Y así podemos tirarnos otros cuantos siglos más, instalados en la negación de la realidad.

Cada pueblo tiene lo que se merece.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Anuncios

1 julio 2017

El despilfarro de lo público

Filed under: economía — Mendigo @ 15:13

A todos nos han enseñado que la empresa pública siempre conlleva una ineficiente gestión de los recursos, y que la forma de optimizarlos es subcontratar servicios en la empresa privada, intrínsecamente más eficiente.

Por casualidad, he encontrado un buen ejemplo:

La CAM paga 374€ al mes a una empresa de alquiler de maquinaria por el alquiler de las motosierras que usan sus brigadas forestales.

La noticia no especifica el modelo, pero vamos a coger la Mercedes de las motosierras, una Stihl. Dentro de su catálogo, una grandota, la MS271.

Sólo con echar un vistazo, la encuentro por 589€. Compárense con los 2.992€ que cuesta al año alquilarlas (campaña de 8 meses).

El contrato será legal; supongo. Pero no conozco a nadie, ni el más analfabeto de la aldea, que se le ocurra alquilar por 370€ al mes una herramienta que le cuesta menos de 600€. Vamos, con que le dure más de dos meses, ya le sale a cuenta comprársela.

A quien le sale a cuenta es al empresario que las alquila, claro. La rentabilidad de ese negocio debe ser de pelotazo urbanístico. Seguro que al cargo político que redacta y adjudica semejante contrato tampoco le sale mal la jugada.

¿En la Comunidad de Madriz son muy tontos, muy tontos, muy tontos? ¿O se pasan de listos?

Pero todo el mundo sabe que privatizando un servicio ahorramos dinero.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

19 junio 2017

Grupo de Estudio: Ha-Joon Chang

Filed under: economía — Mendigo @ 22:16

Quiero en esta entrada proponeros un experimento, de cuyo resultado podemos ir dándole continuidad con otros textos. Se trata de crear un grupo de estudio, análisis, debate sobre un texto que se proponga. Los temas serán los habituales en este espacio, economía, energía, religión, ecología… bueno, si estáis leyendo ésto ya sabéis más o menos qué os podéis esperar.

Los textos propuestos no siempre tendrán que compartir, ni siquiera en parte, la visión del autor. De hecho para el segundo capítulo os tengo reservado uno muy divertido, sugerido por uno de vosotros hace unas pocas entradas. De hecho, buena parte de los textos que iré proponiendo, los he leído gracias a vuestra recomendación personal.

El principal motivo de mantener abierto y activo este tugurio, es porque espero aprender en él. Tanto mientras preparo una entrada, como leyendo vuestros comentarios, he aprendido una enormidad de cosas por las cuales os estoy agradecido. Me siento muy orgulloso del buen nivel de los comentarios, sin duda mi mayor mérito es haberos reunido. Bueno, pues con este espacio me gustaría dar una vuelta de tuerca más, hacerlo un poco más académico, más organizado y sistematizado el debate. Por eso, vamos a centrarnos en un libro.

No espero comentarios generalistas de “pues me ha gustado o no me ha gustado”. Me importa tres cojones si os ha gustado o no. Lo quiero es que cada uno vaya aportando comentarios, con referencias al texto. Por ejemplo: en el capítulo 3, el autor dice que patatín, y entiendo que está confundido, porque patatán ton tin. O al revés, me parece muy interesante patatán, porque eso explica tal fenómeno o entronca con lo que dice tal autor, etc.

Para que sea fácil de seguir para el resto de compañeros, os ruego que organicéis bien las referencias, señalando el capítulo (la página no siempre es útil, si trabajamos con diferentes ediciones) y la cita.

Evidentemente, no a todo el mundo le interesará el libro propuesto. Se trata de que cada uno se sume al grupo, en la medida de vuestros intereses. Igual que como cualquier otra entrada del blog, no tenéis la obligación de opinar sobre todo, dejemos ese don para los putos tertulianos sacamuelas.

Igualmente, sé que el tiempo es un lujo, y que todos tenemos una retahíla de libros pendientes. No pienso ni mucho menos en decirle a nadie, “para mañana, los dos primeros capítulos”. De hecho, vuestras sugerencias de lectura, las que creo que me pueden interesar, a veces tardo meses, años en atenderlas. La entrada se queda abierta, para que quien quiera vaya comentando lo que se le vaya ocurriendo. Si es dentro de un año, pues dentro de un año. Al menos yo, sigo leyendo vuestros comentarios en entradas viejas, y aparecen en la barra lateral para que los demás puedan seguirlos (o podéis suscribiros a una entrada en concreto), así que el debate puede continuar mucho después de publicada la entrada.

Por supuesto, yo sólo intervengo como guardián del chiringo proponiendo el libro. Luego, mis apuntes sobre el libro, serán los de uno más y los iré añadiendo en comentarios. Ahora pondré un par de notas sobre los primeros capítulos, y según se vaya animando la cosa ya iré comentando los siguientes (no voy a hacer el gilipollas de escribir, si no veo que no hay interés).

En la medida de lo posible, intentaré proponer textos que puedan ser descargados de Internet, para no sobrecargar los presupuestos más ajustados. Lo que no siempre seré capaz es de asegurar que esté disponible en castellano. Para quien no domine el inglés, intentaré buscar al menos la referencia del libro impreso en lengua romance.

Y bueno, hasta aquí la exposición de esta propuesta, que espero que sea de vuestro interés. Ahora vamos a presentar al primer autor y libro propuestos.

+

Ha-Joon Chang es un economista coreano afincado en Londres desde los años ’80. Actualmente es profesor de Economía del Desarrollo en Cambridge. Para que os hagáis una idea de su línea, se parecería mucho a Juan Torres después de comerse un limón. XD

El libro que propongo es éste:

23 thing they don’t tell you about capitalism

Por cierto, que ha sido una sorpresa ver la portada que han escogido para su versión castellana:

Lo tenéis disponible en VO original (inglés, no temáis, además un soberbio inglés añejo) en la mulita y, seguramente, otras redes P2P. Hay otro archivo en castellano, pero no me lo he conseguido bajar por no encontrar fuentes, podéis probar vosotros.

Para los que están reculando al ver que empiezo proponiendo un libro de economía: por favor, empezadlo al menos. No es un libro que requiera unos conocimientos económicos previos, sino para el público en general. Como el mismo autor señala en el prefacio, la mayor parte de la economía se puede explicar simplemente acudiendo al sentido común (el menos común de los sentidos). No es que crea que os puede interesar. Es que afirmo, tajantemente, que os interesa.

Es como aquella viñeta gráfica (la debo tener guardada por ahí, en el externo, a saber) que está un hijo, al lado de la cama de su padre, en el hospital. El padre le comenta algo de la situación política, y el hijo le responde que ya sabe que no le gusta la política. ¡Toma, ni a mí la medicina! responde el anciano.

Como decía Alberto Montero, en expresión que se me quedó grabada ya hace muchos años (y es cuando empecé a interesarme por la economía): Tenemos que leer textos de economía como si fueran manuales de supervivencia.

Bien, Alberto sólo se equivocó en una cosa. Sobra el adverbio como. Son, para nosotros, manuales de supervivencia.

Si no entendéis lo que quiero decir, le preguntáis a la tipa ésta, que os lo explique:

O a cualquiera de la PAH. O de los que han sido despedidos con la nueva reforma laboral.

Si os lo propongo como primer libro, creedme, es por algo; perfectamente asequible, plantea cuestiones muy manidas de una forma muy original, cuestionando con gracia e inteligencia el discurso económico convencional (neoliberal).

Cuando menos, interesante leerlo, y creo un buen punto de partida para el debate.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

8 junio 2017

El taller del tío Paco

Filed under: economía — Mendigo @ 13:26

Una entrada breve, para criticar el provincianismo de la izquierda española, que abomina de las grandes empresas y elogia las PyMEs (<250 trabajadores), que son las que crean trabajo, etc, etc.

¡Como si el trabajo fuera bueno! Lo que necesita una empresa es crear riqueza, y si las PyMEs crean trabajo es entre otras cosas porque son ineficientes. A mayores, muchas de las PyMEs, su sentido es dar servicio a empresas más grandes. Si no existen las grandes, las pequeñas no tienen razón de ser. Y así es como llegamos a ese desempleo estructural que afecta a la economía española, por mucho que el ladrillazo lo disimulase por un tiempo.

En resumen, que empresas grandes, operando en una economía global tiene que haber. Lo principal es saber si su propiedad es pública o privada, si los beneficios se quedan y redundan en bienestar de todos o son entregados a accionistas de todo el mundo. Por poner un ejemplo, si SEAT es pública y española o sólo una división de una empresa alemana, hacia donde repatría sus beneficios y luego distribuye entre sus accionistas (que serán alemanes, usamericanos, chinos, árabes…).

Lo que está meridianamente claro para cualquiera con dos dedos de frente, es que el taller del tío Paco no es capaz de diseñar, fabricar y comercializar un vehículo que sea competitivo. Si lo intentase, tanto su precio como su tecnología estarían muy por encima y por debajo, respectivamente, de la competencia. Salvo segmentos nicho, no habría ningún tonto que pagase mucho más por una chatarra.

Esto, que parece tan sencillo, era anatema cuando lo comentaba en el grupo de Nuevo Modelo Productivo del Círculo de Economía de Podemos. Ya me cansé de oír botaratadas, parecía que estaba hablando con niños de 12 años con gominolas en la cabeza, y acabé por mandarlos a la mierda (e IU peleándose por ver quién es más perroflauta).

Esta breve entrada me ha surgido al comparar los costes de investigación y desarrollo (R&D) en el sector del neumático. Por ejemplo, una empresa finlandesa que es un modelo de buen hacer, Nokian Tyres, que no es precisamente una PyME (volumen de ventas de 1.400 millones de € y más de 4.000 trabajadores, ya quisiéramos tener una empresa española así en el sector). Nokian hace un esfuerzo y dedica a investigación, es decir, a labrarse un futuro, 20 M€. Sin embargo, aparecen los grandes del sector, Bridgestone y Michelin, y cada uno tiene un presupuesto de R&D de más de 700 M€. Con un esfuerzo investigador similar (2-3% de gastos en R&D sobre ventas) les permite tener un presupuesto para generar nuevas tecnologías, procesos y materiales descomunalmente superior. Lo que obliga a “pequeñas” firmas como Nokian a ir siempre a remolque, y no poder ofrecer tecnologías de vanguardia. Los grandes siempre son capaces de poner el mejor producto en el mercado, y cobrar un premium por él, con lo que cada vez tienen más recursos para seguir investigando… ¡Enhorabuena, hemos descubierto las economías de escala! Ahora, habrá que inventar las sopas de ajo… 😛

Si queremos alcanzar el nivel de prosperidad del mundo rico, necesitamos gigantes como Hitachi, Siemens, Samsung o Google. Con PyMEs dando servicio a las ramas locales de multinacionales extranjeras, a lo más que podemos aspirar es a jugar en segunda división, y depender eternamente de otros. Esto es absolutamente incontestable, salvo para los que viven en el infantil mundo de un cuento de haditas del bosque.

Ahora, lo que yo propongo es que estos gigantes (dos o tres, con otros veinte de menor tamaño), sean de capital público (realmente, o son públicos o no serán, porque la burguesía española ha demostrado no ser capaz de hacer dinero en sectores tecnológicos competitivos), siendo las PyMEs que les den servicio de propiedad colectiva o mixta (en las medianas, podría entrar el Estado como socio capitalista).

Me pregunto cómo quedaría un neumático fabricado en el taller del tío Paco, núcleo del modelo económico perroflautista…

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

7 junio 2017

Banco Popular ¡¡¡¡BOOOOM!!!!

Filed under: economía — Mendigo @ 11:32

Europa acaba con la pantomima y deja bien claro que el Popular es inviable. O era comprado en 24h o se echaba la persiana, lo cual pondría en duda el que desde tiempos de Zapatero se dice que es el sistema financiero más sólido de Europa, del mundo y de la Vía Láctea.

Nihil obstat. Accionistas palman. Bonistas de CoCos y deuda subordinada palman. Así es como debe ser.

Y ahora, que la realidad ha terminado por atrapar al cojo, me surgen algunas preguntas:

– ¿En qué lugar queda el gobierno, que por activa y por pasiva había dicho que el Popular era viable? Su palabra vale algo? Si no, ¿por qué los medios de comunicación consideran que su única labor es poner el micrófono en las ruedas de prensa?

– ¿Cuál es la finalidad de los test de stress, además de la obvia como broma pesada? (incluyendo la penúltima inyección de capital, se mostraba como la entidad española más sólida en el escenario adverso)

– ¿Qué responsabilidad deberá afrontar su dirección, primero encabezada con Ron y ahora con Gineb… Saracho, que llevan haciendo ampliaciones de capital al grito de que ésta será la última? (que las familias del Opus Dei cubrían con préstamos al 1% otorgados por el propio banco con aval de las mismas acciones, que viene a ser tan absurdo como tener hambre y comerte el brazo, o agarrarte a tu sombrero para no caer al precipicio). Saracho aún proponía una ampliación de capital más, de unos mil millones, que se sumaba a las 3 anteriores que habían levantado 5.400 millones, cuando Santander ha cifrado en 7.900 millones el agujero contable. Lo cual es notable cuando el valor de mercado del banco había bajado de los 1.300 millones en el momento en que la CNMV ha suspendido la cotización. Es decir, imagínate que las polillas te han hecho un agujerito en una manta de lana. Sólo que el agujerito del Popular era más grande que la propia manta, de hecho era 6 veces más grande (y eso después de remendarla con sucesivas ampliaciones de capital por valor de 5 veces su tamaño, capazos de dinero tirados por el inodoro).

– ¿Cómo le puede explicar la CNMV a los pequeños inversores que permitiese al banco acometers esas ampliaciones de capital que eran manifiestamente insuficientes para reflotar al banco, como pretendía la dirección? ¿Cómo esperó a suspender la cotización a que Bruselas afirmase que el rey estaba en pelotas?

– Y, por encima de todo, ¿Cómo demonios no se cae el edificio del Banco de España de pura vergüenza? El regulador bancario español ha sido incapaz de detectar que el sexto mayor banco por activos era en realidad un zombie, un muerto viviente, que seguía devorando recursos de la economía española. Postergar su entierro para salvar la cara del gobierno (cómo nos gustan las apariencias en Españistán), mientras se dedica a dar consejos sobre política fiscal o laboral, es de esas actuaciones irresponsables e incompetentes que deberían ser delictivas.

El sainete del Banco Popular debería acabar con directivos del propio banco, de la CNMV y del BdE en prisión y con multas ejemplares, por dolosa incompetencia en el ejercicio de sus funciones.

Y ahora veremos qué recompensa recibirá Ana Patricia del gobierno, por acceder a quedarse con el muerto (EDITO: los 5.200 M€ en créditos fiscales pueden ser una buena respuesta, créditos que de todas formas el Popular no podría usar por seguir dando pérdidas).

+

Hasta aquí, las preguntas maliciosas. Ahora viene la pregunta trágica: Popular está quebrado por su mala gestión del riesgo, con una cartera de activos (líneas de crédito, hipotecas, suelo y ladrillo adjudicado…) más tóxica que una ensalada de amanitas (phalloides y verna, también hay amanitas comestibles). ¿Qué pasa, que era especialista en contratar a los mayores descerebrados, que aceptaban financiar pufos infumables, que el resto de entidades prudentemente rechazaban? ¿Los empleados del Popular, directores, gestores de la central… eran muy tontos, muy tontos, muy tontos, en comparación con sus homólogos de otros bancos?

Es que me huele que no eran mucho menos inteligentes que los del resto de entidades, que la mierda del ladrillo se repartió más o menos equitativamente entre todas ellas, y que si el Popular es inviable, quiere decir que el resto de entidades allá se van. Las cajas quebraron porque no había accionistas a los que disgustar, total el dinero público no es de nadie, pero con las entidades privadas se ha tardado más en reconocer lo inevitable, literalmente hasta el último momento. No han podido aguantar más y el Popular ha sido la primera en caer. Las demás están comprando tiempo para rehacer su balance y volver a sacar la cabeza fuera del agua. Mientras tanto, los test de stress, el gobierno, el BdE y la CNMV afirmando que las que quedan, éstas sí, son de una solidez a prueba de bombas.

Si lo dice gente tan seria, tan trajeada ¿cómo algo puede salir mal?

Me fío más, mucho más, del gitano al que le acabo de comprar una sandía. No sólo es que es mucho más honrado que cualquiera de ellos. Es que también me parece que es mucho más inteligente.

Voy a abrir la sandía, y os cuento.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Página siguiente »

A %d blogueros les gusta esto: