La mirada del mendigo

16 agosto 2016

Las ovejas más caras del mundo

Filed under: ecología — Mendigo @ 12:28

De nuevo, vuelve a arder el Concello de Cualedro. Como el año pasado, como el anterior… como todos los veranos desde hace muchos años. Y no es el primero de este verano, ni seguramente será el último (de hecho, aún queda lo peor, el tramo final del verano, donde se concentra la actividad incendiaria).

Si la Península es (con Grecia) el lugar con más incendios forestales de Europa, y Galicia es sin duda el lugar con más incendios forestales de España. De lejos. Imaginad el estado en que se encuentra el municipio con mayor reincidencia de fuegos de toda Galicia. Bueno, no hace falta que os lo imaginéis, podéis echar un vistazo al Google Maps. La sucesión de incendios, año tras año, hace que esta zona esté en proceso de desertificación (se pierde la fracción orgánica del suelo por escorrentía, y sólo queda la granulometría más gruesa y, en ocasiones, la misma roca madre queda expuesta). Un desierto en Galicia, parece broma, pero es muy triste.

Veamos los medios movilizados para sofocar el último incendio: “…3 técnicos, 12 agentes, 35 brigadas, 16 motobombas, 3 palas, 7 helicópteros y 5 aviones.”

Contando que cada hora de helicóptero le cuesta a la Xunta 6.000€, podéis echar cuentas del coste para el Estado que supone alimentar al rebaño de 20 o 30 ovejas (existen otras causas, pero en esa zona la motivación principal de los incendios es crear pastos nuevos).

Notable, porque el coste de una oveja viene a ser poco más de 50€. Y para alimentar a un rebaño valorado en 1.000 o 2.000€, el año pasado un viejo provocó un incendio que supuso unos costes para el erario público de 5 millones de euros. Alimentar a cada oveja del viejo, nos costó a los gallegos 250.000€, que tuvieron que naturalmente detraerse de otras partidas (100 millones de € todos los años en extinción, que bien invertidos en educación sí que podrían poner fin al garrulismo incendiario).

En serio ¿qué sentido tiene esto? Que nos estemos gastando millones de € en apagar incendios en el culo del mundo, aldeas pobladas por cuatro acémilas que no son capaces de salir de la animalidad en la que crecieron. Incendios que, además, ya ni siquiera amenazan valores naturales, pues la reiteración incendiaria ha convertido esta otrora fértil tierra en una sucesión de navas y terrenos baldíos.

Me parece ridículo seguir jugando a este juego: un palurdo provoca un incendio, y la sociedad gallega pone los medios para apagarlo. Y así una y otra vez. El aldeano con un mechero, y tenemos que movilizar hidros, helis, camiones, paleadoras… y personas que se juegan la vida para apagarlo. No tiene sentido. Total, para evitar que arda hoy lo que va a arder mañana, y pasado mañana…

Por lo tanto, me reafirmo en la idea de cuál es la solución final a este choteo que se traen los palurdos todos los veranos: que la Xunta (y el gobierno central, porque los Canadair son del Ministerio de Defensa, y también intervienen la UME) pase la factura de la extinción al concello afectado.

En municipios normales, donde el incendio se debe a una imprudencia, un accidente, y es un hecho aislado, el quebranto económico a las arcas municipales será puntual y perfectamente solventable. Sin embargo, aquellos concellos en los que existe una reiteración de incendios, tendrán que sacar ese dinero de otras partidas del presupuesto. Así, los costes recaerán sobre las zonas donde se producen, en vez de repartirlos entre todos. Si el monte es privado para repartir beneficios de sus repoblaciones de pinos y eucaliptos, que también lo sea para hacer frente a la factura de la extinción de incendios en ellos.

De esta forma, se hará justicia. Los municipios en los que sus habitantes sean civilizados y tengan un modelo sostenible de ordenación del territorio progresarán, y aquellos poblados por bestias bípedas se empobrecerán. Y quizá cuando vean que el ayuntamiento no tiene dinero para parchear la carretera que va a la aldea, o que las farolas no se encienden porque la compañía eléctrica ha cortado el suministro por impago, empiecen a cambiar de actitud. O no, en cualquier caso, se harán daño a sí mismos y a su tiera, y no al conjunto de Galicia como hasta ahora.

Los actos deben traer consecuencias, y que cada pueblo reciba lo que se merece. Quizá al fin así se aprenda a actuar con responsabilidad.

Lo que más gracia me hace es que, en muchas ocasiones, esas ovejas de alimentación millonaria están, encima, subvencionadas con fondos de la PAC. Estamos subvencionando el atraso y la destrucción del medio natural: cuánto bien harían esas subvenciones creando institutos de investigación o un semillero de empresas tecnológicas, para retener en Galicia los jóvenes brillantes, y no mantener la sopa boba a cuatro viejos cerriles y malintencionados.

Porque el principal culpable de esta situación no es tal o cual palurdo, el verdadero responsable es la ignorancia y la miseria. La solución al carnaval incendiario de todos los años es traer el desarrollo a Galicia, pues una persona con estudios y un buen trabajo, no se dedica a ir dejando una mecha encendida atada a unas cerillas con cinta aislante bajo unas xestas.

+

+

+

+

+

 

23 julio 2016

El futuro pasa necesariamente por aquí

Filed under: ecología,religión — Mendigo @ 14:22

La ordenación del territorio de forma rigurosa, sin lugar para ambigüedades ni equívocos, deslindando las zonas agrícolas, urbanas-industriales y forestales. Y, a continuación, legislar de forma que cada propietario de fincas forestales sea responsable de la eliminación de las especies vegetales alóctonas. Las sanciones por omitir este requerimiento serán desde un apercibimiento e información de las especies invasoras detectadas, a duras multas en el caso de no atender esta obligación. En el caso que esta introducción sea premeditada, añadiendo penas de cárcel para los casos más graves, que modifiquen sustancialmente el ecosistema original.

Se puede dejar un periodo transitorio de 10 años para las especies maderables, para que el propietario pueda recoger la última “cosecha” de los árboles que estuvieran ya plantados. Cuando los propietarios no puedan o quieran hacer frente a las sanciones, se expropiará el terreno sin ninguna contraprestación más allá de considerar satisfecho el pago de la deuda, pues será la administración a la que se adjudique la que deberá hacer frente a los gastos de eliminación de las especies foráneas.

Estas medidas regirán indistintamente que el propietario lo sea a título personal, colectivo (comunidades de montes y demás reatas de mulas) o público (en el caso de un monte de titularidad pública, cuya administración responsable sea condenada al pago y no pueda o quiera hacer frente, la propiedad pasará a la administración inmediatamente superior (es decir, un monte municipal pasará a ser autonómico, y los autonómicos a estatales).

He repetido muchas veces que estoy convencido que algún día, veremos la propiedad privada del capital, el trabajo asalariado en beneficio de un empresario o accionistas como una forma de explotación humana, tan moralmente intolerable como ahora nos resulta el esclavismo. No sé cuando, seguramente ya no estemos ninguno de nosotros aquí, pero llegará el día en que el la reproducción del capital será considerada una forma de apropiación indebida del esfuerzo del trabajador, un robo, una forma de delincuencia y, como tal, abolida en todo el mundo empezando por los países socialmente más desarrollados.

También estoy plenamente convencido que más pronto que tarde, más de lo que muchos se figuran, la Humanidad habrá superado definitivamente la religión como forma organizada de superstición. Supongo que siempre quedarán restos de irracionalidad, tabús, supercherías y creencias pseudocientíficas, arrinconadas por la generalización de la educación; pero no serán ya el edificio articulado e institucionalizado que presentan las religiones tal y como las conocemos, cuyas mastodónticas estructuras simplemente se vendrán abajo cuando la erosión del progreso y la indiferencia general las aboque al colapso. Los niños, dentro de unos siglos, seguirán estudiando a Platón o Aristóteles, Spinoza, Kant, Nietzsche pero ya no sabrán de Moiseses, Jesuses ni Mahomas más que en las clases de historia.

Quizá incluso perviva como objeto de estudio el budismo, la única religión que conozco que tiene un sistema filosófico propio del cual se pueden obtener algunas enseñanzas aprovechables (por mucho que haya sido recubierta de superchería y folcklore hasta resultar irreconocible el mensaje de Sidartha). El Nirvana (que no es un lugar sino un estado) es asimilable a lo que unas décadas más tarde, en la Hélade, los epicúreos y estoicos llamaban ataraxia (ἀταραξία)

El judaísmo es una bazofia moral. El cristianismo es la mezcla de esa bazofia con neoplatonismo helenístico. Es curioso, porque la figura de Jesús me recuerda mucho a la de esos musulmanes intelectualmente cobardes que procuran casar su fe con la modernidad, que viene a ser como procurar juntar dos sustancias inmiscibles, agua y aceite, razón y dogma, humanismo y teísmo, quedando una emulsión indigesta. Sobre el islam… bueno, al menos el cristianismo tiene la ventaja de haber tenido como fundador a un fulano que, al menos, sabía leer y había tenido acceso a una instrucción si quiera básica sobre humanismo filosófico, que procuró adaptar sin atreverse a romper con la religión de sus mayores. Si el cristianismo es la helenización del judaísmo, podríamos resumir el islam como una versión especialmente áspera y obtusa de la religión nacional judía, un remake grosero del Talmud (que ya de por sí es un refrito de mitos mesopotámicos, que un grupo de follacabras nómadas dedicados al pastoreo y al pillaje fue incorporando con el devenir de los siglos).

Dentro de unos años, los niños se asombrarán de lo estúpidos que podían ser los hombres del pasado, creyendo en fábulas grotescas y mal hiladas. Pero ellos no habrán sido sometidos a una reprogramación de sus mentes infantiles, no es que serán más inteligentes, sino simplemente que no habrán tenido un sistema educativo y una sociedad que no habrá abusado de ellos. Con la desaparición de las religiones, se habrá derribado un gran muro que separa y enfrenta a las personas y los pueblos. Quizá tarden más en caer otros sucedáneos de la religión, fósiles de la sociedad tribal como el patriotismo.

Como inciso, os cuento una anécdota, en mi opinión, muy esclarecedora: ayer se veía una columna de humo desde el pueblo, lo de todos los años, vaya, y me ve mirarlo un hombre que pasaba, y me comenta “é o mesmo, iso xa é Portugal”. Otras veces que me he quejado del vertido de inmundicias al río, acabo escuchando el mismo eructo intelectual: si todo eso va para Portugal. Por cierto, al final, el incendio de ayer estaba bastantes kilómetros del lado de acá de la raia. Aunque a decir verdad, ahí ya no queda nada (arde un año sí, uno no), así que ya puede arder todo lo que quiera.

Bueno, retomo el hilo principal de la entrada. Para cualquiera que se acerque al estudio de la Historia, le debería resultar evidente que la Humanidad asciende por el camino del progreso, apoyándose en el conocimiento, que es acumulativo. Sin embargo, esta senda no es de un único sentido, y en ciertos lugares y momentos históricos el progreso puede ralentizarse, e incluso un resbalón nos puede hacer retroceder a trompicones los escalones ganados durante décadas o siglos (y ciertamente la religión ha sido siempre un freno para el desarrollo social de las sociedades, como sería de esperar en una institución que basa su legitimidad en la tradición: la abolición del esclavismo, la emancipación de la mujer, la democracia…el progreso humano siempre tuvo como Némesis a la Iglesia). Sin embargo, al aumentar la escala temporal, el avance neto del proceso civilizatorio es innegable; no sólo en el ámbito tecnológico sino también ético o político.

Por lo tanto, sé que algún día estos tres puntos, hoy en día quiméricos, serán alcanzados e incluso superados. En realidad, ya lo están siendo por avanzadillas aquí y allá. Sobre la superación del capitalismo es evidente que ha habido ensayos muy serios (de los cuales deberíamos estar estudiando y tomando nota, de sus aciertos y aún más de sus errores). El avance de la irreligiosidad en el mundo es evidente, por mucho que el dinero insuflado desde USA o las petromonarquías para hacer proselitismo de sus mejunjes judaicos consiga frenarlo e involucionar en algunas sociedades en su ámbito de influencia. En cuanto a la prohibición de introducir especies alóctonas, y muchísimo menos de forma sistemática y masiva como las repoblaciones de pinos y eucaliptos en la Península… bueno, eso no es ningún futuro utópico sino la normalidad allende los dominios de Pirene (curioso que la principal formación montañosa ibérica conserve un nombre griego de mujer, Πυρήνη). En algún momento no quedará más remedio que reconocer la barbarie y bestialidad de nuestro modelo forestal y adoptar lo que es norma desde hace décadas en cualquier lugar medianamente civilizado. Desde hace más de un siglo la biología nos previene y alerta sobre la peligrosidad de introducir especies foráneas, y el valor de la preservación de los ecosistemas de forma inalterada. Esto lo sabemos todos, hasta el más mastuerzo sabe que repoblar con eucaliptos es un crimen ecológico. Podemos seguir haciéndonos los sordos, como que no va con nosotros, pero más pronto que tarde tendremos que reconocer la iniquidad de nuestro modo de proceder con la Naturaleza, y soportar el coste electoral que supondrá quitarle el caramelo del dinero sin esfuerzo al rural, a costa de la devastación de todo un país: Galicia. Y Norte de Portugal, y Asturias, y occidente andaluz…

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

11 julio 2016

Unos carteles

Filed under: ecología — Mendigo @ 19:53

Cuando voy por el campo, a veces me encuentro con carteles informativos curiosos. Unas veces te informan de rutas, otras de la geomorfología del terreno, curiosidades etnográficas… Para no detenernos demasiado, lo que hago es sacarle una foto y luego ya lo leo con calma al llegar a casa.

Reorganizando fotos, he encontrado algunos que quería compartir con vosotros.

Los dos primeros los tomé en una misma pateada en Piris. Traduzco del francés:

Desde el final de la etapa neolítica (hace unos 5.000 años), existe una actividad pastoral en el valle [N.d.M: de Izourt, como digo uno de los valles pirenáicos]. Ésta se ha desarrollado paulatinamente y conoció su apogeo a mediados del s.XIX provocando una deforestación máxima, verdadera catástrofe ecológica. En la Edad Media, el pastoreo era una de las bases de la vida de las aldeas de la parte alta del valle, así como la agricultura de montaña sobre bancales y las diferentes actividades forestales: la actividad humana era silvo-agro-pastoral.

Rebaños de varios miles de cabezas subían en verano, algunos dependientes de grandes abadías cistercienses, como la de Boulbonne situada cerca de Maseras, al Norte de la comarca de la Arièja) [empleo toponimia original occitana]. Desde principios del s.XIX, un gran número de familias abandonaron el valle en el vasto movimiento conocido como el “éxodo rural”. Desde entonces, las actividades pastoriles han ido perdiendo intensidad.

[Sigue hablando de los orris (lo que aquí llamamos chozos) y demás aspectos de la vida pastoril pirenáica.

El bosque antropizado
Desde que el hombre ha extendido su actividad en el medio montano, los paisajes ha sido completamente remodelados. El pastoreo, más tarde la fabricación de carbón vegetal para la metalurgia (desde la Antigüedad, pero sobre todo a partir del fin de la Edad Media) han provocado una deforestación a gran escala.

El paisaje forestal tal como lo conocemos hoy es, por lo tanto, producto de estas actividades humanas. Las especies vegetales ya no son las mismas que en un contexto natural y se aprecia igualmente que al altitud de los bosques es mucho más baja que era antes de que el hombre interviniera en el paisaje: hasta los 1.600m en la actualidad, cuando antes la masa boscosa llegaba hasta los 2.400m según la vertiente.

Antes de las modificaciones humanas, se podía observar a los pinos silvestres remontar hasta la cima de las montañas. Hoy, tras muchas reforestaciones, los volvemos a encontrar y, en ocasiones, algunas especies nuevas como las piceas y los alerces. Como podéis observar, el abedul es omnipresente: está reconquistando las pendientes. En los terrenos roturados, las hayas han podido rebrotar desde el tocón (a diferencia de los abetos). Nuevos hayedos se han formado y sustituido el bosque mixto de hayas y abetos original.

+

Un buen recordatorio para los que profesan la fe decrecentista, según la civilización es el germen de todo mal y la solución es la vuelta a la utopía agropastoril, reincidiendo en la patraña de que todo tiempo pasado fue mejor. Pues no, el pasado fue una mierda, desde el punto de vista humano, pero también del ecológico. Con una población seis veces superior a la del siglo pasado, un éxodo rural inverso significaría la inmediata y completa aniquilación de los ecosistemas que aún, mal que bien, se conservan. El único camino para satisfacer las necesidades humanas al mismo tiempo que llegar a un equilibrio con la ecosfera es progresar en el camino de la civilización. Alemania es un buen ejemplo. Bastante involución tenemos ya con los follacabras.

+

Y ahora, otro cartel que saqué en Eslovaquia (con Eslovenia, los dos países con bosques mejor conservados que he visitado, la antítesis de la masacre galaica). Me falta conocer Escandinavia, espero que no tarde mucho en caer. Traducido del eslovaco… (es broma, está también en inglés).

Los bosques cubrían aproximadamente el 80% de la superficie del valle de Šútovská y las praderas subalpinas por encima de la línea de bosque, el otro 20%. La mayor parte de los bosques se benefician del 5º grado de protección, el más alto, estando el resto bajo el 3er grado de protección, susceptibles de explotación comercial racional [racional es lo último que se me ocurriría para describir al sector forestal gallego y sus cortas a matarrasa de ejemplares alóctonos jóvenes]. Gracias a la figura de protección y la inaccesibilidad del lugar, grupos forestales con un alto grado de estabilidad y valor genético han sido preservados en este valle. En el pasado, los bosques situados a más altura crecían a 1.450m. Por encima, había una extensión continua de pino enano. [fijaos cómo han cambiado las alturas, estamos en Centroeuropa].

En el s.XVI, durante la colonización de los válacos, la cota de los bosques descendió debido a al pastoreo. Los pastores cortaron y quemaron los bosques, para aumentar la extensión dedicada a pastos. De esta forma, en algunos lugares la línea de bosque descendió más de 450m. El pastoreo intensivo continuó en el valle de Šútovská hasta 1980. La actividad humana negativa afectó también a la composición del bosque. En algunas partes del valle, los bosques mixtos originales fueron reemplazados por monocultivos de piceas con una estabilidad mucho menor comparados con los bosques mixtos originales. En la actualidad, la misma Naturaleza reemplaza los bosques de piceas por bosques genéticamente originales con una composición estable.

En este área, los bosques mixtos originales consisten en la llamada mezcla de los Cárpatos, que consiste en una mezcla de haya y abeto con piceas y otras especies como el arce blanco, el tilo, el carpe, el fresno, el abedul, el pino, el serbal, etc. Actualmente, las caducifolias (60%) prevalecen sobre las coníferas (40%). El árbol más abundante es el haya, seguido de los bosques de piceas en declive, abeto, pino negro y arce blanco. Cerca de los arroyos se pueden encontrar alisos, sauces y otras especies. En los ¿canchales? y terrazas rocosas crecen comunidades de pino albar, abedul y tejo. Se puede encontrar un bosque de pino enano en la localidad de Úplaz. La proporción de especies arbóreas ha variado según las condiciones climáticas pero básicamente ha preservado siempre el carácter de bosque mixto de hayas, abetos y piceas.

A principios del s.XX el sector forestal empezó a preferir la silvicultura de piceas por ser árboles con de tronco recto y con poco ramaje, que proporcionan una gran cantidad de madera de calidad y fácil manejo. Los bosques mantenidos en el Parque Natural se asemejaban cada vez más a monocultivos. Estos bosques así modificados tenían una estabilidad y resistencia muy interior frente a agentes bióticos y abióticos. Gradualmente, la perniciosa composición de los bosques empezó a cobrarse su precio. Los monocultivos fueron afectados por el viento y la nieve, que siempre implican enormes pérdidas para la industria forestal cuando se basa en bosques de piceas debido a su sistema radicular y su baja estabilidad [Insisto, esto es Europa Central, aquí no es raro ver toda una calva en la montaña, con troncos enormes partidos de cuajo o desraizados por un golpe de viento]. Otro factor negativo, sustancias contaminantes en la atmósfera [me figuro que se refiere a la lluvia ácida] se añadió en la segunda mitad del s.XX. A causa de sus impactos, la estabilidad y resistencia de los ecosistemas boscosos decreció cada vez más, siendo cada vez más afectados por plagas de hongos e insectos lignífagos. Debido a los impactos de estas condiciones negativas, el estado de salud de los bosques empeoraba continuamente. Hoy en día, los impactos negativos individuales se solapan y agregan para causar un máximo efecto perjudicial para la salud de los bosques.

La administración del Parque Nacional procura fomentar la repoblación en varios pisos, siguiendo la composición natural de especies, y usando semillas de las variedades locales que son más resistentes y adaptadas a las condiciones climáticas de los Montes de Krivánska Malá Fatra. Un bosque estratificado en diferentes pisos es más resistente a los vientos, la nieve, los escarabajos de la madera y los hongos en comparación con un monocultivo, mucho más inestable y vulnerable.

+

¿A que suena extrañamente civilizado para nuestros oídos? Os puedo asegurar que el sitio es tan bonito que dan ganas de echarse a llorar. Eso es un Parque Natural, y no la mamarrachada que tenemos por ejemplo das Fragas do Eume, una mala broma, con el 85% de su extensión dedicado al cultivo de eucaliptos o pinos, y atravesado por un río embalsado , es decir, muerto (el Eume). O el de a Serra do Xurés, que si el anterior es de risa esto ya ni siquiera mueve a ella, pues no queda ya nada que quemar, están las peñas desnudas. Un lugar yermo, calcinado, horroroso, pero que con desvergüenza lo siguen manteniendo como Parque Natural. O el Invernadeiro, un monocultivo de pinos antiguamente propiedad de Papelera Española, con menos diversidad biológica que un patatal. En comparación con el estado de los bosques eslovacos (o eslovenos, o austriacos, o italianos, o franceses, o alemanes…), España es una ruina, y Galicia, una alcantarilla. Afortunadamente, existe Portugal para consolarse de que aún podría haber una mierda mayor.

Imaginarse semejante política de conservación en un Parque Natural gallego exige de un esfuerzo que podría provocarme una luxación en la imaginación, así que prefiero ni intentarlo. Aquí seguimos en que “el monte arde porque está sucio y/o abandonado” y hay que mandar a cuadrillas a “limpiarlo” (el sotobosque es una parte inherente del ecosistema boscoso, tan importante o más que las especies de gran porte), o la sempiterna cantinela de la oposición, de que hacen falta más inversiones contra incendios (cuando tenemos más aeronaves en Galicia que en toda Alemania junta, y cuantas más hay, más arde… como es lógico, más intereses hay en que arda).

En realidad, según la conciencia popular gallega se sigue viendo a la Naturaleza como un estado “salvaje”, “abandonado”, plagado de “bicherío”, que el hombre tiene la obligación de someter, sojuzgar y domeñar. Para eso lo puso Yahveh sobre la Tierra, para poner orden sobre la Creación. El estado satisfactorio es un paisaje humanizado de leiras de millo e patacas, y si hay árboles que estén bien ordenaditos en hileras con todo el matorral eliminado, de forma que sea vea a través de ellos de punta a punta de la plantación. Y que den dinero, si no, fuera con ellos y se plantan otros que crezcan aún más rápido.

Este es el modelo de ordenación forestal que rige en Galicia, el que cada cual haga lo mejor para su bolsillo de la perspectiva más cortoplacista y obtusa… inclusive dentro de la fantochada de Parques Naturales. Y este modelo está bendecido por todas las fuerzas políticas, todas, no vayan a peligrar los votos del rural.

Insisto: La solución es civilización, no aún más barbarie.

6 julio 2016

Noticia idiota del día

Filed under: ecología — Mendigo @ 0:49

Pero esta es especialmente injusta y absurda:
La mayoría de los gallegos apoya regular el flujo de turistas para proteger el paisaje

¿?¿?¿?¿? ¿Qué carallo tendrá que ver el flujo de turistas, con las principales amenazas a su patrimonio natural y etnográfico? Además ¿qué paisajes debemos proteger? Pone de ejemplo una foto de los molinos del Barosa, aquí al lado. ¿Qué vemos detrás de esos molinos? Una plantación de eucaliptos. Pues eso. Qué van a hacer los turistas? ¿Liarse a cabezazos con los molinos, o a mordiscos con los eucaliptos?

Cuánto cinismo, hipocresía y estupidez.

En rigor, el titular correcto debería ser: “La mayoría de los turistas apoya regular el flujo de gallegos para proteger el paisaje”

Pues los que provocan los incendios forestales, no son los turistas. Los que tiran el televisor y la nevera al río, no es gente que viene de fuera. Los que repueblan con pinos y eucaliptos, no son precisamente los mesetarios que llenan Samil y Playa América. No vienen los catalufos a poner lazos o cebos con veneno para matar lobos, jabalíes o el bicho que caiga. No es culpa de los guiris que aterrizan en Peinador que el centro de las aldeas se esté hundiendo, mientras que se extienden los cutrechalets con finca en lo que antes eran huretas y prados. No es el Conseil régional de Bretagne, el que han promovido en las últimas décadas la urbanización de la costa y la eucaliptización de los montes gallegos. En Bretaña no hay eucaliptos, y podría haberlos porque su clima es calcado al nuestro. Y hace décadas que han impuesto un cerrojazo a la urbanización en la costa, mientras que procuran mantener el patrimonio arquitectónico popular (y evidentemente el sacro, civil y militar).

Ahora el problema van a ser estos malvados turistas, que amenazan ese paraíso artificial que sólo está en los panfletos publicitarios de la Xunta y la imaginación de los que no se atreven a separarse más de 500m de su coche.

El problema son los de fuera. En Galicia, no teníamos ningún problema hasta que vinieron a joderlo todo. La culpa es de los demás. La honestidad intelectual es un lujo inaccesible.

Maaaaanda carallo, que pouca vergoña.

13 abril 2016

Eucaliptos na Galiça: pasemos ó contraataque

Filed under: ecología — Mendigo @ 1:28

Antes de nada, escusarme polo eido exclusivamente galego da seguinte entrada. Cando falo da ameaza do eucalipto, é válido tanto na Galiza, como en Asturies, Extremadura, Portugal, Huelva ou Euskadi. Pero neste caso, vou prantexar empregar un tipo de arma, a legal, para loitar contra a praga das repoboacións con alóctonas. Ó tratarse da Lei de Montes de Galicia, esta arma só é válida no territorio da unidade administrativa chamada Comunidade Autónoma de Galicia.

Todo o mérito desta entrada é para ADEGA (Asociación para a Defensa Ecolóxica de Galiza). Na súa páxina podemos atopas uns modelos de denuncia para poñer en coñecemento da administración delitos ecolóxicos dos que teñamos constancia (verquidos a ríos, tala de árbores de ribeira, batidas de lobos…).

Captura_de_pantalla_2014-09-01_a_las_22.01.27-big

Neste caso vou centrarme na denuncia de plantacións ilegáis de alóctonas (e xa é vergoña que poda ser legal introducir masivamente unha especie invadora, cun tremendo potencial colonizador, no medio natural). Para o cal, os de ADEGA ofrecen este modelo de denuncia.

O único que voy facer agora e comentar os aspectos da Lei de Montes de Galicia para saber en qué casos unha plantación forestal é ilegal e podemos proceder a denunciala. Para iso é cómodo saír ó campo co GPS, marcar a posición e, o chegar a casa, identificar os datos da parcela que queremos identificar con SIGPAC (o podemos consultala in situ, cun móvil con GPS). Penso que xa está ben de saloucar, rosmar, queixarse pero resignarse e non facer ren. Propóñovos facer algo, e algo significativo, para deter a destrucción do medio natural e rural na Galiza: DENUNCIAR.

Imos espelicando os artigos da Lei que son de interese na nosa denuncia:

Artigo 58. Uso e actividade forestal
1. Para os efectos desta lei, enténdese por uso forestal calquera utilización de carácter continuado do monte que sexa compatible coa súa condición.
2. Para os efectos desta lei, enténdese por actividade forestal toda acción material relativa á conservación, mellora e aproveitamento dos montes –tanto madeireiros como non madeireiros–, pastos, caza, cogomelos, aromáticas, froitos etc., así como a subministración de servizos como o sociorrecreativo, paisaxe, protección dos recursos hídricos, do aire e do solo e da cultura e do coñecemento forestal.
3. As modificacións entre os usos forestais e agrícolas serán consideradas, para os efectos desta lei, como cambios de actividade.

Dicir isto e non dicir nada é o mesmo. A continuación veremos cales son as graves consecuencias da debilidade intelectual do lexislador, pola súa falta de concreción na definición de “uso forestal”: converte a Lei nun coladeiro.

+

Artigo 59. Cambio de uso forestal
1. O cambio de uso forestal dun monte, cando non veña motivado por razóns de interese xeral […] terá carácter excepcional e requirirá informe favorable do órgano forestal e, de ser o caso, do titular do monte. […]
3. En terreos afectados por incendios forestais, non se poderá producir un cambio de uso en trinta anos. […]

Con este artigo podemos denunciar os casos nos que emprégase o lume en masas forestáis para crear pastos para o gando. Tamén nos casos que, tras o lume, quérese labrar e plantar calquera outra cousa. Iso sí, haberá que demostrar que, antes do lume, ahí había árbores. Supoño que requerindo os datos históricos dos vós fotogramétricos poderíase determinar. E se non… sacar fotos, fotos e máis fotos.

+

Artigo 60. Cambios de actividade forestal a agrícola
1.
a) No caso de superficies poboadas por matogueiras ou especies do xénero Acacia, poderanse realizar, logo de comunicarllo á Administración forestal, en superficies de ata 15 hectáreas. Para superficies maiores, será necesaria autorización da Administración forestal.
b) Nos restantes casos, poderanse realizar cambios de actividade forestal a agrícola en superficies de ata 5 hectáreas, poboadas por especies non [autóctonas], ou especies [autóctonas] con idades medias inferiores a dez anos, logo de comunicarllo á Administración forestal. No caso de constituír enclavados en superficies arboradas, terán unha cabida mínima de 1 hectárea. En superficies maiores de 5 hectáreas, será necesaria autorización da Administración forestal, logo da xustificación da actividade agrícola por parte do promotor.
c) En superficies poboadas por especies [autóctonas] con idades medias superiores a dez anos, precisarase de autorización da Administración forestal, logo da xustificación da actividade agrícola por parte do promotor.
[…]
3. Tamén poderá realizarse, logo da autorización dos propietarios dos terreos e da Administración forestal, o cambio de actividade forestal a agrícola co fin de mellorar o hábitat das especies cinexéticas.

Este artigo non é moi importante, porque son poucos os casos nos que se quere expandir a superficie cultivable; de feito son cada vez máis os terreos agrícolas abandoados ou reforestados con eucaliptos e piñeiros. Con todo, cómpre saber que só é legal gañarlle terreo ó monte tras comunicar (se as árbores son noviñas) o pedir autorización (se as árbores son vellas), e nunca se nos últimos trinta anos houbo un lume.

+

E chegamos á miola do asunto! Aquí está a clave para botar atrás moitas plantacións de eucaliptos, así que atentos.

Artigo 61. Cambios de actividade agrícola a forestal
Soamente os terreos rústicos de uso agrícola en estado de manifesto abandono e que estean adscritos a un banco de terras agrarias ou instrumento semellante, por un período de polo menos dous anos, se poderán forestar, logo de comunicarllo á Administración forestal, cando cumpran algún dos seguintes supostos:
a) Que estremen con terreos forestais, cando se utilicen frondosas caducifolias.
b) Que constitúan enclaves de ata 5 hectáreas en superficie arborada, utilizando frondosas caducifolias.

En resumo: sómentes podemos plantar especies forestáis nun terreo agrícola, en casos moi restrinxidos (terras abandoadas e postas a disposición no banco de terras), e introducindo frondosas caducifolias (non necesariamente autóctonas, como Quercus rubra, Paulownia sp. ou Juglans nigra). Noutros termos: a posibilidade de facer unha plantación LEGAL de piñeiros ou eucaliptos nun terreo agrícola é NUNCA.

Pero feita a lei, feita a trampa. Grazas á necidade ou ferfidia do lexislador, a Lei deixa unha porta aberta. Porque… como sabemos se un terreo é de uso agrícola e, polo tanto, e ilegal a súa forestación? A súa definición non aparece ningures, e só se pode colexir por relación coa definición de uso e actividade forestal que fai no artigo 58, tan ampla que prácticamente abrangue todo.

Coméntolles o caso á xente de Adega, para obter unha definición legal unívoca de qué parcela é considerada como forestal ou agrícola e esta é a resposta:
-Se o concello ten PXOM, os usos da parcela son os que indique este.
-No resto dos casos non é tan doado. Os usos veñen determinados en moitos casos polo aproveitamento actual, ou polo que a administración lle consta que é o uso actual (através da información do SIXPAC, por exemplo). Os códigos que indica a Lei de Montes referidos a pastos e prados, están sendo interpretados pola administración como susceptíbeis de albergar aproveitamentos forestais, xa que o terreo, tecnicamente é considerado “monte”. Son os terreos de vocación agrícola os que non son susceptíbeis de albergar plantacións forestais (sen solicitude previa e autorización expresa).
Como ves, neste segundo caso a ambigüidade é grande e segue a ser cuestión de interpretación. De feito casos similares denunciados teñen acadado respostas diferentes dependendo do distrito forestal no que se tramitaran. E se non concordas coa interpretación que da a Xunta, pois vaite ao contencioso…

Polo tanto, queda a xuízo do funcionario que queira (ou non queira) cursar a denuncia, determinar se a parcela é de uso agrícola e, polo tanto, é ilegal a plantación ou non. Dependemos da arbitrariedade dunha administración que xa sabemos o pouco interese que ten en frear a eucaliptización dos nosos montes, antes ben ó contrario. Con todo e con iso, haberá casos absolutamente evidentes nos que o funcionario de turno terá que botar por terra a súa honra (un burócrata ten diso?) para determinar que unha parcela non era de uso agrícola, e agora plantaron ringleiras de eucaliptos.

+

Artigo 67. Condicións que deben cumprir as repoboacións forestais

1. Quedan prohibidas as repoboacións forestais en solo urbano, de núcleo rural, no solo urbanizable delimitado e no rústico de especial protección agropecuaria, agás os casos expresamente recollidos nesta lei.

Interesante, porque moitas veces os eucaliptos chegan até as mesmas casas

2. Queda prohibida a sementeira ou a plantación, mesmo de pés illados, […] con exemplares do xénero Acacia e calquera outro sen aproveitamento comercial relevante que se determine mediante orde da consellaría competente en materia de montes.

Realmente, xa ninguén planta mimosas. Agora o que cómpre facer, o desafío que non acepta a puta Xunta, é exterminar as introducidas, porque van gañando terreo as especies autóctonas (noraboa, tarde comprendiron o que é unha especie invasora!)

4. Quedan prohibidas as reforestacións e as novas plantacións intercaladas co xénero Eucalyptus naquelas superficies poboadas por especies [autóctonas], mesmo con posterioridade ao seu aproveitamento ou á súa afectación por un incendio forestal. Esta prohibición non será aplicable nos casos de rexeneración posterior á plantación ou rexeneración, en piso inferior ou sotobosque, de especies [autóctonas].

Esta última frase introduciuna un fillo de puta. Porque toda especie, mesmo o impoñente carballo, algún día foi un pequeno arboliño integrado no sotobosque, e máis se é privado da luz polos eucaliptos. Basta cortar as árbores e, as que saían do pé, serán durante anos sotobosque, rexeneración posterior á plantación. Con todo, este punto do artigo tamén ten moita importancia para denunciar algunhas plantacións que se están facendo (irónicamente, é legal cortar carballos e plantar por riba eucaliptos, pero non plantalos respeitando as árbores que houbese; boa proba da traxedia que é por ó raposo a coidar as galiñas, ter un lexislador iñorante e/ou malicioso).

5. As novas plantacións que se realicen co xénero Eucalyptus superiores ás 5 hectáreas precisarán de autorización da Administración forestal. Non será aplicable ás masas preexistentes de Eucalyptus nos supostos de reforestación ou rexeneración desa superficie, ou que estean incluídas na planificación dun instrumento de ordenación ou de xestión forestal aprobado pola administración.

É un papeliño, un trámite burocrático, o funcionario de turno pon un selo e xa está beicido legalmente o atentado ecolóxico. Amén.

7. A repoboación forestal en montes catalogados de utilidade pública e nos montes patrimoniais priorizará as especies [autóctonas], e terá como obxectivo preferente o protector, ambiental e social, agás que na aplicación de programas de mellora e produción xenética sexa precisa a utilización doutras especies.

Despois de corrixir os erros sintácticos, este parágrafo podería ser de algunha utilidade nalgún caso, pese á limitación do etéreo concepto de “priorizar”. A que cheiran as nubes?

+

Artigo 68. Distancias das repoboacións
1. As novas repoboacións forestais que teñan lugar a partir da entrada en vigor desta lei deberán gardar as distancias sinaladas no anexo 2 desta lei a outros terreos, construcións, instalacións e infraestruturas.

Consultar o devandito Anexo II. Para piñeiros e eucaliptos: 10 metros a outras parcelas que non sexan tamén forestáis, a 15 metros de ríos, a 30 metros de vivendas…

+

Artigo 86. Pastoreo
11. Con carácter xeral, prohíbese o pastoreo en terreos forestais que resulten afectados por incendios forestais, de conformidade co disposto na Lei 3/2007, do 9 de abril, de prevención e defensa contra os incendios forestais de Galicia.
12. No Rexistro Público de Terreos Forestais de Pastoreo inscribiranse de oficio como zonas prohibidas as superficies queimadas naquelas parroquias definidas como de alta actividade incendiaria incluídas nas zonas declaradas como de alto risco de Galicia […]

A realidade é que o castrón que quemou unha finca (e centos máis delas) na que tiña prantados carballos, bidueiros, algunha concheira… logo meteu as vacas a aproveitar o queimado. Avisei o SEPRONA, e non fixeron res. Que eran días de vacacións, que non sabían chegar… doulles as coordenadas do GPS exactas e me sae o funcionario prevaricador con que eles non empregan esas coordenadas… incríble as excusas que escoitei para non ir e coller o fulano coas vacas pastando no queimado tan só uns meses antes. Como para ir trinta anos despóis dun incendio a dicirlles nada! A Galiza das moquetas do Pazo de Raxoi, e a Galiza real que temos que aturar os que non vivimos no mundo paralelo da realidade oficial que nos vende Telegaita.

+

Artigo 88. Servizos do monte
4. Para a sinalización, prohíbese cravar ou esgazar con calquera elemento, manual ou mecánico, as árbores de forma tal que se lles produzan dano ou feridas, agás aquelas que se produzan como consecuencia dos labores de sinalamento para o seu posterior aproveitamento.

É un tema moi menor, pero é interesante saber que existe este punto. Vai nada seguín un roteiro que tiñan sinalizado marcando coa macheta exemplares de pradairos até a cerna.

+

Artigo 92. Dos aproveitamentos madeireiros
1. Os propietarios de montes ou terreos forestais privados que desexen realizar neles aproveitamentos de madeira ou leña terán que solicitar a preceptiva autorización do órgano inferior competente en materia forestal por razón do territorio.
2. Quedan exceptuados da obriga sinalada no punto anterior deste artigo os aproveitamentos para uso doméstico, que necesitarán dunha comunicación á Administración forestal, nos termos que se determinen mediante orde da consellaría competente en materia de montes.

Comunicación para cortar unha árbore, e autorización para cortar moitas. Como dicía antes, é un trámite administrativo máis. O pouco que queda de vexetación autóctona vai converténdose en cinza nas tradicionáis cociñas, lareiras e chimeneas, de novo coa beizón administrativa.

+

E, para rematar, o único artigo doutra Lei, a Ley de Costas.

Artículo 47. Actuaciones sujetas a autorización.
3. La tala de árboles se podrá permitir siempre que sea compatible con la protección del dominio público, cuando exista autorización previa del órgano competente en materia forestal y no merme significativamente las masas arboladas, debiendo recogerse expresamente en la autorización la exigencia de reforestación eficaz con especies autóctonas, que no dañen el paisaje y el equilibrio ecológico.

É dicir, que en ningún caso poderíase trala corta introducir eucaliptos a 100m da costa. O que pasa é que, na Galiza, XA NON QUEDA ÁRBORES AUTÓCTONAS que cortar á beira do mar, así que simplemente este artigo ten o mesmo valor que prohibir a importación de mangos e papaias producidos en Finlandia. Pois moi ben.

Página siguiente »

Blog de WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 351 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: