La mirada del mendigo

30 marzo 2015

Traducción

Filed under: ecología — Mendigo @ 23:07

Engado traducción-resumo do anterior artigo para os non galegofalantes:

Las tres principales amenazas y agresiones al medio natural en el noroeste peninsular son, por este orden:

1.- las repoblaciones con alóctonas (es decir, todas)
2.- los incendios
3.- los que no saben establecer prioridades (ver los dos primeros puntos).

Otra conclusión: en todas partes se crían puercos. El Estado es el más grande y gordo de ellos (dicho más finamente, el principal delincuente ambiental).

Y corolario: No es el progreso, sino el atraso, la miseria y la incultura la gran amenaza para la conservación de los ecosistemas. Galicia es un país subdesarrollado; para revertir la situación en que se encuentran sus ecosistemas, es ineludible sacarla del subdesarrollo económico, intelectual y social.

En el primer mundo está prohibido introducir especies invasoras, y mucho menos repoblar con ellas. En el primer mundo a nadie se le pasa por la cabeza provocar un incendio, más que a algún demente que acaba pronto en un psiquiátrico. En el primer mundo alguien que lleve su tractor a un río, con el volquete lleno de basura, y lo descargue esperando que la crecida se lo lleve, merece el desprecio de todo el pueblo (aún más importante que la denuncia subsiguiente).

Yo no quiero ni un punto menos para Galicia que los alemanes, los daneses o los checos quieren para su tierra.

Sinopse galega

Filed under: ecología — Mendigo @ 0:04

Vai moito que non subo fotos, como tamén que non emprego o galego neste blogue. Imos rachar coa costume para presertarvos un fato de fotografías que, malia ser dun mesmo lugar, penso que fan un bo resumo do que é a Galicia de hoxe (e insisto, por extensión, do resto de Estado, pero procuro falar do que sei, da realidade que poupo a cotío).

Támega 1

Velaquí tendes o río Tâmega, preto desa liña arbitraria, imaxinaria, que separa España e Portugal partindo en dous a Galicia.

Téñovolo dito moitas veces: a Galicia sen mar, afastada das correntes de turistas e abandoada por todos, mesmo a súa xente, foi un espazo riquísimo en termos de biodiversidade, no cal se embrazan as zonas climáticas atlántica coa mediterránea, o morno clima costeiro é endurecido pola continentalidade dunha Castela que se venta tralas portelas. Daquela, aquí aínda atopamos carballos e loureiros ó carón de cerquiños, aciñeiras, sobreiras ou érbedos.

Támega 2

Pero hai que atopalos, nuns recunchos aínda non desnaturalizados. O resto desta terra está enchida de especies invasoras, piñeiros e eucaliptos, crime ecolóxico promovido polo poder e consumado polos fillos desta terra. Malos fillos, que deste xeito fanan á súa nai.

E a foto? Ben, quedou curiosa. Mais, se non lle dou un toque de Gimp, xa xurden algúns elementos que distinguen a Galicia real da imaxinaria que amosan as propagandas de viaxes. Fixádevos un pouco máis na foto. Abaixo á esquerda, iso branco…unha botella de plástico, supoño que de glifosato ou lavavaixelas, pola forma e cor. E máis á esquerda, un toco de varias pólas, máis ben troncos. Quen cortou esa árbore? Logo volo explico.

O certo é que, cando quitaba a foto, non me tiña decadado deses dous elementos, procurei escoller o encuadre para que saíse bonito o río.

Veña, imos mudar de encuadre:

Támega 3

Diferente a paisaxe, non si? Pois non me movín máis de dez pasos, entre unha e outra. E o certo é que ésta reflicte mellor o estado de conservación do río que as primeiras. O Tâmega (sí, emprego a grafía portuguesa porque ata chegar ó Douro percorre medio Portugal) nace limpo na serra central ourensana (agora algo menos coas obras do AVE) e chega limpo até as vilas de Verín e Oímbra. O pasar por elas deixa de ser río para ser unha cloaca fedorenta (se fose no vrao, estar nese mesmo sitio produciríame vascas polo cheiro). Onde foron os cartos que Europa deu para depuradoras? Ó peto de tantos corruptos como medran nesta terra.

Támega 4

Se dis algo, do estado do río, a resposta é: total, se iso vai todo para os portugueses… :/ Cando un se atopa con razoamentos desta clase, non queda máis que calar. É imposible discutir con subhumanos, animáis ou humáns levados á animalidade pola miseria e a iñorancia de xeito interesado. A unha besta podes xunguila ó tiro, un home libre non se deixa.

Támega 5

Botar entullos e todo tipo de lixo ó río é costume destas terra, tan respeitada como o Entroido (teño atopado nas beiras ordenadores, lavadoras, microondas, rodas, bicicletas, cociñas, bonecas…). Facíano os seus abós, pero daquela todos os materiáis eran orgánicos (madera, feltro, cánabo…) ou de meteorización ou degradación sinxela (ferro, arxela, lousa…). O mundo de hoxe é o reino dos plásticos, mudaron os materiáis máis non as costumes.

Non o fai todo o mundo, por suposto. Os que fan tal son o peor de cada aldea, de cada vila. Os máis iñorantes, torpes, aqueles que aínda azorran a bestialidade ó que foi reducido o galego para mellor domeñalo e servirse da súa forza de traballo. Son estas bestas as que queiman o monte para velo “limpo”, son eles os que prantan eucaliptos porque dan cartos máis rápido, os que pon lazos para cazar o xabaríl ou veleno para matar ó raposo. Son esta clase de animáis bípedos, o lumpen galego, sen letras nin luz que acenda o seu maxín, vivindo nunha economía de subsistencia baseada na depredación da Natureza; no seu horizonte cultural aínda non chegou a revolución neolítica.

Mais non sería grave, parvos hai en todos os pobos do mundo. A traxedia de Galicia é que son esta caste de homínidos de ollar bóvido e intelixencia á poulo os que gobernan nas aldeas e, por extensión, na Galicia rural. Son eles os que deciden a paisaxe galega, se isto arde ou non, se eses carballos van para leña e poño eucaliptos. No outono e inverno percorren coa escopeta os seus dominios, dando morte a toda forma de vida salvaxe (para que só quede a súa enriba da terra) e, para rematar, decoran a paisaxe devastada coas cores dos seus refugallos. A Galicia de hoxe é obra deles, a súa creación destrucción.

Atila vive, é galego, e reina en Galicia.

É rei coa pasiva complicidade da Galicia urbana, sempre de costas ó agro, o cal despreza, e totalmente allea a todo o que non sexa o seu mundo de centros comerciáis e terrazas de moda.

Agora quería amosarvos outra imaxe do mesmo río, uns metros máis alá:

Támega 6

Non vedes nada estraño? Non vos parece moi despexada a ribeira? A foto está reescalada, pero axúdovos un pouco:

Támega 7

Cada sinal vermella indica un pé que foi cortado, deixando a beira núa e desprotexida fronte ás enchentes.

Unha foto da outra beira:

Támega 8

E quen fixo tal falcatruada? O delincuente ecolóxico, o depredador do medio natural é o mesmo responsable de que Galicia sexa unha sementeira de piñeiros e eucaliptos: o Estado. Neste caso, a Confederación Hidrográfica del Duero (sí, o Tâmega pertence á bacia do Douro). A Confederación dos collóns gasta cartos públicos en “limpar” as beiras, pero coidadiño coa definición do termo “limpar” no seu diccionario.

Para eles limpar é:
– desbrozar, como se a matogueira, as silvas, a fraguiza o carón do río fose basura, e non (non sei cantas veces o teño dito) parte inherente dun ecosistema. De tódolos xeitos, até o urbanita máis pailán sabe que o único que consigues cortando unhas silvas é…que medren máis. Efectivamente, dende que pasaron os “limpadores” vai un par de anos, a maraña de silvas está como cando a cortaron, ou aínda máis mesta. O “técnico” que dirixíu esa “actuación” nin tan sequera sabía iso.
– meter unha excavadora para nivelar o terreo e procurar dirixir o río (procurar, logo o río acaba rindo dos seus esforzos e atallando por donde lle peta, e máis se deixaron as beiras sen a protección das raíces).
– cortar a maioría das árbores de ribeira (amieiros, salgueiros, amendoeiras…) que teñan algún valor comercial, para complementar coa súa venda os cartos que reciben do Estado (cos beneficios, poderían facer o resto de balde).

Que non entra na súa definición de “limpeza”? Retirar os desperdicios botados ó río, latas, botellas de plástico, bolsas…que seguían ahí tras o paso das brigadas de limpeza (ás veces, troceadas polas desbrozadoras).

Poño un exemplo do traballo dunha desas cuadrillas “de limpeza”: seica atoparan unha batería de camión, e botárona ó lume que fixeran cos restos de rozar a beira (penso que lle quitei fotos, sería cousa de buscalas). Unha batería, composta de placas dun metal pesado altamente contaminante, como o chumbo, nun electrolito de ácido sulfúrico. Un dos elementos cotiás máis contaminantes, e non se lles ocorre outra cousa que queimala a un paso dunha corrente de auga. Os limpadores. Os limpadores de toda árbore aproveitable.

E a pregunta que vos facedes… Canto se leva a empresa adxudicataria por desbrozar as beiras, cortar a maioría das árbores e facer unha senda fluvial con excavadora, onde antes había un camiño de pescadores?

Támega 9

678.189€ no Concello por enmendarlle a plana ó río, abater as árbores máis valiosas, cortar e queimar todo o demáis até que este máis despexado que o paseo marítimo de “Sanjenjo” e deixalo tan porco como estaba ó principio (porque o problema son os vertidos urbáns sen depurar, máis a merda que os porcalláns dos que falaba antes lle botan).

Dito doutro xeito: gastar cartos públicos en agredir o ecosistema ripícola.

Velaquí tendes o resumo da sociedade galega (extrapolable ó resto de Estado sen mudar unha coma, pero eu falo do que vexo, do que me toca vivir), a explicación do estado no que se atopan os ecosistemas: unha masa brutal e iñorante que prea sobre a Natureza, extraíndo dela todo o que lle poda procurar algún beneficio (pastos, caza, pesca, leña, cogumelos…) sen procurar facer esa extracción compatible coa conservación do entorno. Se hai que queimar se queima, se hai que plantar eucaliptos se plantan, se algo pode contaminar a terra ou a auga non se pensa duas veces.

Como retorno, a terra e o mar, a Natureza é para eles un inmenso vertedoiro, unha escombreira onde botar o lixo. Esta costume tan propia, tan viva nas aldeas galegas, do vertedoiro á saída da aldea, unha pendente por onde guindar os reboutallos podémola seguir até as aldeas mesolíticas costeiras: concheiros a veces de metros de altura ó carón das estructuras de habitación, que eran os refugallos do seu xantar cotiá (bivalvos). O ser humano leva 14 milenios botando o lixo ás portas de casa, e hai lugares do mundo que aínda o seguen a facer, non evolucionaron.

É por este tipo de costumes (de porcallán) que se coñece unha sociedade subdesenrolada. Como a galega. Por moito que logo aparquen os Merches de segunda mao no adro da aldea. Analfabetos até a miola dos ósos.

Este zócolo social, o peor de cada aldea, é quen rexe nelas e a base social sobre a que se constrúen as maiorías políticas (Galicia profunda na que o PP acada o 80% dos votos). A burguesía, de seu menos numerosa, ó chegar a democracia representativa apoiou nos estratos máis baixos da sociedade para conformar maiorías nas cámaras, que non na sociedade. Os gobernos saídos desde enxendro político, a forza demográfica do máis baixo do eido rural dirixido por os señoritiños de cidade, adoptan o peor dos caracteres de ámbalas dúas clases sociáis (un anano malicioso subido ás costas dun xigante parvo e cego, dirixindo os seus movementos). Son os gobernos da corrupción, do furto, do nepotismo, da arbitrariedade e do crime ecolóxico. O goberno da barbarie, o reino de Atila.

Os gobernos saídos desta avinza entre os dous cabos da sociedade non son conservadores, senón reaccionarios; e procuran o beneficio dunha das partes, sen facer nada que lle moleste os pailanciños de aldea, deixándolles tranquilos na súa bestialidade. Queredes queimar Galicia de punta a punta? non tomarei medidas políticas para atallar as causas. Queredes poñer eucaliptos? Sen problema ningún, como se poñedes baobads. Queredes vivir na merda? Polas administración como se afogades nela, podedes seguir botando lixo que non caerán multas e, moito menos, virá ninguén do concello a limpala.

Pola outra banda a burguesía queda libre para explotar, roubar, e facer mil ladroízos enchendo o peto cos cartos públicos, que o paleto (moitos deles viven en vilas e cidades) non se mete en política (mais vota bipartidismo como vai comungar). Impórtalles que encheran a Mariña de cutrechalets? Impórtalles que a ría de Vigo esté contaminadas por metáis pesados (cobre, chumbo, cadmio e cinc), que o teixedal de Casaio esté ameazado polas louseiras, que as dunas de Corrubedo estean ameazadas polo ladrillo, que Galicia fose a comunidade na que menos medrara o PIB ou que tal concelleiro da Pokemon fixera negocio do seu cargo? Por suposto que non! Eles só queren seguir vivindo no seu mundo, sen números, sen letras, sen ideas complexas (sociedade, democracia, cidadanía, ecoloxía…), na bestialidade.

A burguesía das cidades decatouse que ó único que aspira esta clase de palurdos (que non son todos na aldea, nen todos son de aldea, senón os máis túzaros, buzacos e indoutos da sociedade) é que os deixen tranquilos na súa miseria. Progreso? Desenrolo? Tenlle medo, non o aturan; o que queren é sacar uns cartos aquí e alá (tratando a Natureza como aves de prea coa calaza) para seguir vivindo na única vida que coñecen, que comprenden e na que están seguros.

18 enero 2015

Boletáceas

Filed under: ecología — Mendigo @ 10:19

Acabo de terminar un trabajo de chinos, y espero que sea sólo el principio. Quería crear en un archivo un resumen de las características macroscópicas de las principales setas. He empezado por las boletáceas (Boletus, Leccinum, Suillus…vamos, los boletos de toda la vida, antes de ser repartidos entre varios géneros) por ser una familia muy sencilla de reconocer: generalmente son de generoso tamaño y no tienen láminas sino tubos; y por albergar muchas especies de excelente paladar y pocas realmente peligrosas, ninguna mortal. Con las amanitas, por ejemplo, pocos juegos.

El archivo es un .ods, el estándar internacional de hojas de cálculo (no, no es .xls aunque a veces lo parezca, por el poder de Microsoft). Lo podéis abrir con LibreOffice o cualquier otra suite ofimática, y creo que últimamente Microsoft ya da soporte para este formato libre (pero no estoy seguro, hace ya más de una década que rompí amarras con el gigante de Redmond y ya no sé ni por dónde van sus productos).

Como veréis, he hecho una primera clasificación entre las que su carne azulea (o vira al rosa, o al rojizo) al corte, y las que permanecen inmutables. Como nota curiosa: ese viraje al azul se produce por la oxidación de un alcohol, el boletol, presente en algunas de ellas. Aunque hay dichos populares sobre ello, que una seta azulee o no, no es indicador ninguno de su comestibilidad (lo siento, no hay trucos fáciles, no hay atajos en el enrevesado y fascinante mundo de las setas). Luego, entre ellas, distingo entre las de carne blanca, amarillenta y amarilla. Y dentro de ellos, los que tienen poros que enrojecen al madurar.

De esta forma, cerramos mucho más el abanico de posibles candidatas a estudiar, sistematizando así la identificación. A la postre, la mejor identificación es combinar el estudio de los rasgos macroscópicos con el análisis al microscopio de la esporada (y ya el argumento definitivo es el análisis genético), pero eso ya sería ir demasiado lejos para las pretensiones de este humilde, miserable aficionado.

Espero que os pueda ser de utilidad. Los aplausos, para las páginas de las cuales he tomado los datos (Fungipedia.org, FichasMicológicas.com, Boletales.com y Amanitacesarea.com). Los errores, que seguro los habrá, son propios. Los que localicéis, os ruego que los comentéis para ir subsanándolos.

El enlace:
https://mega.co.nz/#!04MlSQBC!ODRW1caSccqWeR2jpGiamoMyrJDD5vwY0eqCT_gyN6Q

Mi intención es seguir, dentro de un tiempo, con otros géneros “importantes”, como los Agaricus, Lepiotas, Lactarios o Amanitas. Si alguien quiere sumarse y lo vamos completando entre todos… (si hubiera interés, podemos crear un grupo para ir modificando el archivo colaborativamente).

AVISO: Evidentemente, hablando de setas lo primero que se pide es cesta, navaja y…prudencia. Y recordar que buena parte de los envenenamientos por su ingesta no se deben a la propia toxicidad de la especie, sino a que las setas (como los bivalvos, en el mar) tienen una gran tendencia a acumular tóxicos en sus tejidos, por eso son tan buenos indicadores ecológicos. Por eso, nada de recoger setas en las cunetas de carreteras ni pistas, ni cerca (por debajo de) explotaciones agrícolas (aún peor si son “tradicionales”, “ecológicas” y “orgánicas”, pues recurren a dosis masivas de compuestos cúpricos y sulfúricos para proteger sus cultivos, que luego se acumulan en el suelo y los acuíferos).

NOTA I: Como podéis ver, en algunas añado comentarios sobre qué especies son más comunes y cuáles más raras. Si nos encontrásemos una de éstas, sugiero que se deje en su sitio, pues su valor es mayor en su hábitat que en nuestro plato, por mucho que sean especies que se vendan muy caras (por ejemplo, Boletus regius, esquilmado por los que más que setas, ven billetes saliendo del suelo). Con una cámara de fotos se disfruta tanto o más de una seta que comiéndosela (si entendieran esto tanto garrulo con escopeta…).

NOTA II: Esto de las setas, como lo del marisco, es una prueba más de la imbecilidad de la gente. El mismo tipo humano que rechazaría hace un siglo y pico probar un boleto o una cigala o, de hacerlo, sería avergonzado y a escondidas por ser alimento de muy baja consideración (las setas eran la carne del pobre, y el marisco era el recurso de viudas y huérfanos de marineros para no morir de hambre), es el mismo que hoy en día no sólo se deleita consumiendo uno y otras sino que procura aventarlo para que todos se enteren de su refinado paladar y nutrida billetera.

Efectivamente, el uso de fruits de mer y champignons en la cocina, tabú en los pueblos de origen céltico, fue introducido en los albores de la gastronomía profesionalizada en la corte francesa, y de ahí llegaron, con más de un siglo de retraso, a las cartas de los restaurantes españoles y sólo muy recientemente a la cultura popular.

En suma, el sabor de un edulis o una nécora no ha cambiado, lo que ha cambiado es el parecer de la gente, siempre tan sugestionable, tan imbécil. Al fin y al cabo, la alimentación también está sujeta, como tantas otras cosas, a las modas. Las cuales son seguidas por los cretinos sin criterio propio que encuentran referencias en un criterio externo; es decir, la inmensa mayoría.

7 diciembre 2014

Ós cogordóns

Filed under: cousas,ecología,lengua — Mendigo @ 16:49

Un debuxo do Carrabouxo de vai uns días:

carra22-11-141

Encantoume. Por certo, o cogordo (ou cogordón, ou choupín noutras partes de Ourense) é o nome que recibe a Macrolepiota procera (e as súas primas, a mastoidea e a rhacodes, coas que as veces a xente trabúcase). É un dos meirandes cogumelos e dos máis doados de atopar, á beira dos camiños, baixo as xestas o nunha touza.

+
+
+

E seguindo con esta entrada totalmente intrascendente, vai pouco estiven renovando sistema operativo (Lubuntu 14.10, Ubuntu co contorno LXDE) e busquei unha nova imaxe para o escritorio (antes tiña unha rá de Costa Rica). Velaquí tendes o meu novo compañeiro:

Snowy-Owl-HD-Wallpapers

Esta preciosidade é un bufo nival (Bubo scandiacus), unha especie do Círculo Polar Ártico (que algún día pensamos ir visitar no seu hábitat).

+
+
+

E para rematar, outra do Carrabouxo que describe como ningunha a política lingüística da Xunta:

carra23-10-14

Ninguén lle ten máis xenreira ó galego que os que vivindo nesta terra foron educados na lingua de Castela, empezando polo presidente da Xunta, o fillo do carniceiro de Vilardevós. Antes aprenderían chinés que facer o esforzo de aprender galego, e como son incapaces de aprender chinés… Un castelán non odia o galego, como moito, élle indiferente. A verdadeira zuna ó galego é a que lle ten moita xente que nasceu ou vive aquí. Prexuizos de novo rico que non quere ir de aldeán, sumado á preguiza mental de estudar unha nova lingua. E este tipo de xente é o que ten a obriga legal de defender e fomentar o galego…como se pos a Rouco a promover o uso do condón.

2 diciembre 2014

La industria y su falta de glamour

Filed under: ecología,economía — Mendigo @ 11:02

Últimamente me estáis dando mucho la paliza con el decrecentismo. Supongo que es la moda del momento, como las pulseritas de gomas. Bueno, pues habrá que tratar ese tema. En vez de contestar cada mensaje individualmente, procuraré tratar el tema conjuntamente, para poder debatirlo.

Como introducción, hoy ya no me queda tiempo, dejo un comentario que le hice a Eduardo Garzón. Como sabéis, o deberíais saber si estáis interesados en estos temas de política económica, Eduardo está últimamente haciendo bandera del Trabajo Garantizado, un concepto muy potente que puede prender como la paja seca (si en IU hay restos de vida inteligente, harían bien en agarrarlo como antídoto anti-Podemos para procurar recuperar algo de voto…antes de que Podemos les robe la patente y les deje con un palmo de narices).

Bueno, pues al hilo de toda esa serie de artículos sobre el Trabajo Garantizado, muy recomendables (algunos con comentarios míos aún más recomendables :) ) surgió el tema de la industria, del tratamiento que se le da en la izquierda española a la industria. En resumen: no parecen darse cuenta que el movimiento obrero (que en sus inicios también fue en España campesino) es la cuna de los movimientos de la clase trabajadora y su punta de lanza desde entonces. No logro comprender por qué existe esa aprensión hacia todo lo que se refiere a la producción industrial. Izquierda caviar, postmodernismo, o simplemente gafapastismo, pero percibo una gran hostilidad al sector productivo en sectores que precisamente debieran defenderlo y promocionarlo, pues en él se encuentra su base social.

Error táctico pero también estratégico, porque cualquier posibilidad de revertir la depresión económica en la que estamos inmersos y mejorar la situación económica de la gente, pasa por una proceso de reindustrialización. Efectivamente, una economía basada en la agricultura y el turismo implica necesariamente un tipo de sociedad muy concreto, con ciudadanos de baja formación y trabajadores con poca capacidad organizativa, sólo se puede construir una democracia de baja calidad. El modelo de quien esto propone serían países como Egipto. Todo un modelo a seguir, sin duda.

Bueno, para no alargarlo más por ahora, os copio el comentario que dejé en el blog de Alberto, para seguir discutiendo sobre el tema aquí (está mucho más movido). Sólo a mí se me ocurre hacer un comentario más largo que la propia entrada del autor. Primero, obviamente, os recomiendo leer la entrada a la cual da lugar este comentario (y, si aún no lo habéis hecho, os recomiendo seguir el tratamiento de este tema, el Trabajo Garantizado, que ha hecho Alberto).

Mi contestación, que también es contestación para los acólitos decrecentistas que pululáis por aquí: :P

+
+
+

No señalo los acuerdos sino las discrepancias:

-Entra las “actividades verdaderamente agresivas para la biosfera” mencionas la “generación de energía nuclear”. ¿Podrías mencionar algún estudio científico que respalde esa afirmación? Que la producción eléctrica mediante centrales nucleares tenga una especial incidencia en el bioma. Incidencia por supuesto que la tiene (por eso hemos de volcarnos en el ahorro), la derivada de la ocupación del suelo de la central, la minería del uranio y el gasto energético de las centrifugadoras, principalmente. Pero, en comparación con cualquier otra forma de generación eléctrica (sí, incluidas las renovables), es la que menor huella ecológica produce, la menos lesiva para el medio natural por unidad de energía eléctrica generado.
Haciendo una cuenta rápida:
https://esmola.wordpress.com/2013/03/05/el-coste-ambiental-de-la-energia-electrica/
Éste es aún más corto, y también usé tu estrategia de provocación en el título:
https://esmola.wordpress.com/2013/04/05/energia-nuclear-salvando-vidas/

– Alabo que diferencies desarrollo social, e incluso crecimiento económico, de consumo de recursos. Yo también estoy en esa pelea. Ahora bien, sigues tratando con desapego a la industria. Disculpa si te asocio ideas que no son tuyas, pero entiendo que tu mensaje es “el TG cubriría un tipo de necesidades sociales que no son trabajo productivo”. Que viene a ser como decir “es el trabajo productivo el contaminante, el agresivo con el medio natural, pero yo eso no lo propongo, eso es malo para la Tierra”.
De alguna forma, veo reproducida la idea preconcebida, típica de dibujo animado, de la industria como una nave negra con una alta chimenea soltando un humo aún más negro, y por el otro lado con una cañería que vierte un agua verde a un río. Y peces muertos alrededor.

No te digo nada que tú no sepas: hay industrias e industrias. E incluso dentro de un mismo sector, hay formas y formas de hacer las cosas. Con legislaciones bien redactadas y un control severo, se pueden lograr y de hecho se logran reducciones espectaculares de polución. Por supuesto, requieren de inversiones y tecnología (y voluntad política para forzar esos cambios).

Con ello no quiero decir que la actividad industrial sea inocua para el medio natural: la industria transformadora emplea unas materias primas y, con el concurso de la energía, además de los bienes terminados puede producir residuos y deshechos. Ahí debemos centrarnos, en reducir la necesidad de insumos y energía, y en minimizar la producción de residuos, por medio de cambios en los procesos, en las tecnologías y/o en los bienes producidos / demandados.

Un ejemplo: Podemos introducir en la industria automovilística una norma para el reciclaje de componentes, por ejemplo, salpicaderos. O una nueva tecnología de catálisis para reducir los inquemados (contaminación). O normativas que limiten la masa y la sección frontal de los vehículos para reducir el consumo y mejorar la seguridad vial. O promover un tipo de vehículo modular de componentes estandarizados (como un PC, para entendernos) para aumentar la reparabilidad y, por lo tanto, la longevidad del vehículo. Podemos, en fin, dejar de fabricar coches y fabricar bicicletas.

Pero algo tenemos que fabricar, aunque sean suelas para los zapatos! Porque tratar a la industria como esa sucia hija ilegítima, además de un error político (pues es la tradicional base de la fuerza obrera) y económico (los sectores extractivo y productivo, primario y secundario, son la base sobre la que se asienta el terciario), es de una hipocresía rampante: dejamos de producir cosas, para que se produzcan en la otra parte del globo. No contaminamos aquí, que somos muy limpios, para contaminar diez veces más en las antípodas.

De hecho, hay sectores industriales que pueden promover una disminución de la presión antrópica sobre la biosfera. Por ejemplo, una fábrica de bicis. O más exótico: un instituto de investigación sobre materiales que permitan desarrollar baterías con mayor densidad energética que faciliten la adopción del vehículo eléctrico.
Sé que la imagen de la industria no es tan cool como la de los servicios. Un obrero industrial no tiene el glamour de un actor de teatro. Pero el actor necesita, también él, un soporte material para su vida (igual que el obrero necesita cubrir unas necesidades inmateriales que quizá el actor colme). Desde la alimentación y el vestido a la lámpara que cuelga del techo o el autobús que coge para acudir al teatro. Son cosas que si no las producimos nosotros, habrán de producirse fuera. La suerte de charlar contigo es que no te tengo que explicar el rollo de la balanza comercial. :)

Te ruego una cosa: no me clasifiques. Vale, éste fulano defendiendo la energía nuclear y la industrialización, es un… Te equivocarías si piensas así. Amo la Naturaleza como nadie, no como idea sino de forma muy concreta; soy un madrileño que se largó de la ciudad porque no soportaba estar rodeado de materia inerte, siempre que puedo estoy paseando rodeado de vida, en ocasiones estoy semanas en la montaña, sin tener ningún contacto humano más allá de mi compañera. Pero también soy ingeniero industrial, y analizo las consecuencias de tal o cual actividad más allá del prejuicio.

Te pongo un ejemplo muy sencillo: me gusta viajar, y creo que conozco bastante bien Europa. Si fuera como sugieres, que la industria y la energía nuclear son las grandes amenazas de la vida natural ¿qué me encontraría en Francia, quien obtiene el 70% de su energía eléctrica de la fisión del átomo? ¿o en Alemania, las gran locomotora industrial y exportadora europea? Según esos prejuicios, una naturaleza devastada, aniquilada por ese modernismo que se separa de la ley natural (¿divina? ¿hemos mordido la fruta del conocimiento que nos aparta del estado de felicidad beatífica natural?).

Pero no es cierto, de hecho me corroe una envidia malsana del estado de sus masas forestales autóctonas, siendo países con una alta densidad poblacional (sobre todo Alemania). Y ya la barbaridad mayor del decrecentismo (ésta no te la imputo, no te preocupes) es querer oponer actividad laboral a preservación del medio natural. ¿Entonces Austria, el país con el desempleo más reducido y una potencia turística precisamente por la preservación de sus valores ambientales?

Y vuelvo a Galicia, no precisamente el rincón más industrializado de Europa, sin una central nuclear ni remotamente cerca, y ¿qué me encuentro? ¿Un vergel? Debería ser así, siguiendo el planteamiento de que a menos actividad económica, especialmente productiva, menor daño a la Naturaleza. Sin embargo los ecosistemas terrestres gallegos están devastados, especialmente por los sucesivos ciclos de incendios y repoblaciones con especies alóctonas (pino y eucalipto). Ya quisiera para mí tener algo como la Selva Negra, a sólo unos pocos kilómetros del Stuttgart, la capital industrial alemana. O los Vosgos, en la otra orilla del río sinónimo de desarrollo industrial: el Rhin.

Esto no quiere decir que la energía nuclear sea la panacea, ni que la industria por muchas regulaciones que tenga sea inocua. Pero es una prueba de que su existencia NO ES SIGNIFICATIVA para el estado de conservación del medio natural. Quod erat demonstrandum. :)

Tú temes a las centrales nucleares, yo temo mucho más a un rebaño de ovejas o, peor aún, de cabras. Y creo que sé de lo que hablo.
Hay incluso quien teme ver actividad económica, bajo desempleo! Yo tiemblo con las consecuencias del atraso y la incultura, sumadas al desempleo y la desesperación económica en el rural, donde las peonadas con las brigadas de incendios dan de comer a muchas familias.

Analiza las amenazas REALES que tienen en el Estado español los ecosistemas, que si están en el estado actual no es precisamente por la industria ni por las nucleares. Rigor, Eduardo, rigor. No sólo en el análisis económico, también debes aplicar ese mismo rigor en el análisis ambiental. A quien tiene arritmias, no pide cita al otorrino para revisarse por si acaso hubiera perdido algo de capacidad auditiva. No, va al cardiólogo, y cagando hostias, porque es una amenaza vital.

Se ve que el medio natural nos duele menos, que nos ponemos a elucubrar con chorradas mientras que descuidamos lo perentorio.

Un saludo, compañero!

Página siguiente »

El tema Rubric. Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 258 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: