La mirada del mendigo

10 octubre 2019

Identificación 1

Filed under: Ecología — Juan Manuel Grijalvo @ 0:30

Um…

Hace unos días vi estas aves.

Parecen palomas,

pero quizá no sean domésticas.

Voilà…

20191003_153637 (1)

Bueno, ya me decís…

>>>

9 octubre 2019

Identificación 0

Filed under: Ecología — Nadir @ 22:18

Con esta entrada, queda inaugurada una nueva sección de esta insigne página. La mecánica no puede ser más sencilla, cualquiera de nosotros sube una foto de un bicho, seta, planta… y el resto trata de identificarla. Si queréis regalo Sugus, pero creo que lo interesante es que el concurso sirva como excusa para hablar un poco de la especie y aprender a indentificarla. El objetivo último es estimular el conocimiento y cariño por la naturaleza, porque como bella señora, conocerla es amarla.

En este concurso no es importante la calidad estética de la foto, y ya de antemano pido disculpas por ella. Sirva también de elogio a los que, armados con potentes teleobjetivos y aún más poderosa paciencia, logran llenar el cuadro con el bicho en cuestión y aún logran componer una bella escena. Desde luego, no es mi caso y me basta usar la cámara para documentar lo que voy viendo en mis paseos campestres, y ya me siento muy satisfecho si al aumentar la imagen se puede reconocer algo.

Y como ya he hablado de más, como siempre, y el camino se recorre andando, aquí os presento el primer bicho:

+

+

+

+

Como pista, os diré que es el Vlad Tepes de las aves.

+

Y ya para terminar. Mientras esperamos que se acabe el mundo y haya esa crisis energética y civilizatoria ¿qué os parece si vamos echándole una mano a la naturaleza para recuperarse de sus heridas? Las bellotas están empezando a caer, y detrás vienen los arces, tilos, abedules, laureles, serbales, espinos y acerolas… Es tristemente probable que sin desplazaros mucho conozcáis una zona degradada, sea por incendios, movimiento de tierras, antiguo pastoreo, un labradío abandonado, etc. Así que dos y dos son cuatro. Podéis serviros de una azadilla o simplemente de un palo puntiagudo para hacer el agujero. Profundidad: vez y media el largo de la semilla. Buscar la protección de algún matorral, pues el sol del próximo verano podría freír las hojas tiernas.

Está muy bien preocuparse por la naturaleza como concepto, pero tampoco está de más llenarse las uñas de bendita tierra.

NOTA: De hecho, según el nivel de degradación, lo más recomendable sería sembrar semilla de matorral: toxos, xestas, carqueixas, codesos, cantroxos… o lo que sea propio de vuestra zona, para que vaya preparando el terreno para las especies de mayor porte. En mis pinitos de agricultor me he dado cuenta que no hay tierra tan fértil como la que se crea bajo los toxos. Cuando un garrulo rebuzna que hay que “limpiar el monte”, habría que abrirle la cabeza y limpiar su pobre contenido con nanax y amoniaco. La suciedad a erradicar es la ignorancia y el palurdismo.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

31 agosto 2019

Petición en Change.org

Filed under: Ecología — Nadir @ 13:28

He creado una petición en Change.org

Os ruego que la leáis y, si tenéis a bien, la apoyéis. Juntos podemos conseguirlo, y hacer de éste un mundo mejor.

Votad, es urgente, antes de que ésta atacada por los haters de siempre.

+

ACTUALIZACIÓN

Como me temía, ha sido denunciada y retirada. Así que por continuar la gracia, la copio y pego para que, al menos, quede constancia de mi sugerencia.

Propongo la necesidad imperiosa del sacrificio cruento de todas las mascotas, a la par que sus dueños. Las primeras, por suponer una pesada y creciente carga para los recursos del planeta, no sólo pero principalmente su alimentación, pero también los cuidados sanitarios y toda una industria de complementos. Semejante consumo de recursos y emisiones de CO2e asociadas no justifican el servicio de sustituto emocional de las relaciones humanas, que podrían ser desempeñados con ventaja por las mucho más eficientes e higiénicas mascotas cibernéticas.

En cuanto al exterminio de sus zoofílicos amos/amantes, el exterminio tiene por objeto aportar la selección natural que en nuestra especie está gripada.

Se propone como medio de exterminio la desmembración y posterior evisceramiento. Con los despojos, se podría fabricar compost para abonar los campos de cultivos forrajeros destinados a la alimentación de veganos.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

29 agosto 2019

Cousiñas

Filed under: Ecología,Religión — Nadir @ 8:28

El señor Grijalvo me pasa un par de cosas que quería compartir con vosotros. Este vídeo de Nasser es bastante conocido:

Es una contundente muestra de la involución vivida en el mundo musulmán en el último medio siglo, involución reaccionaria promovida por Washington y sufragada por Ryad.

+

Y ahora, una viñeta. ¿Cuál creéis que es el método más eficiente?

Vamos a hablar un poco de cada una de ellas.

La primera está realmente bien, y llevo siglos promoviéndola como la verdadera alternativa al transporte urbano (compatible con el colectivo). Ahora bien, para que sea posible hay que afrontar problemas como un precio de la vivienda que expulsa a la clase obrera a la periferia de las ciudades. No se le puede pedir a nadie que recorra 40km diarios de ida, y otros tantos de vuelta, por una autovía o una ronda de circunvalación.

Sobre la segunda, y sin negar que efectivamente la producción de carne es menos eficiente en la producción de calorías. Sin embargo, queda mucho margen para reducir emisiones. La producción de alimentos sólo supone el 12% de las emisiones de efecto invernadero en España (y somos exportadores), 2/3 de las cuales el sector ganadero.

Por supuesto, se debe avanzar en la reducción de la comida que se desperdicia, no ya por parte del usuario (tirar comida siempre lo he considerado como un pecado), sino sobre todo en origen (producción que acaba pudiéndose en el suelo por defectos estéticos). Pero yo tengo claro que alterar mi menú será el último esfuerzo y, si algún día la situación es tan desesperada que obligue a realizarlo, me consideraré verdaderamente pobre. No poder comer en cantidad y calidad es signo indiscutible de pobreza. Sin embargo, en absoluto es necesario ese esfuerzo para reducir las emisiones a unos niveles inocuos con el clima.

Lo que me empieza a molestar es que se cuestione la necesidad de que la población acceda a proteínas de origen animal, mientras nadie se le ocurre poner el ojo en una población que necesariamente debe llevar una dieta carnívora: perros y gatos. En los países desarrollados, este sucedáneo del afecto familiar está requiriendo una cantidad cada vez mayor de recursos, no sólo pero principalmente en la alimentación. Antes de sugerir que sobran personas, deberíamos empezar por eliminar las mascotas. Si no somos capaces de saciar nuestra necesidad de dar y recibir cariño entre los de nuestra especie, pues buscarnos una mascota cibernética, tipo Tamagochi.

Sobre el afeitado en seco de la corporate class, ésta no tiene ninguna culpa. Ninguna. Su objetivo es conseguir beneficios (ni siquiera eso, es apropiarse de los magros beneficios), y está bien que así sea. La culpa, toda ella, es de la clase política que diseña y conmina a cumplir las condiciones de contorno en las cuales se debe desarrollar la actividad económica de las empresas. ¿Y quién se deja engañar, dándole la coartada del voto a una clase política conchabada con la burguesía para relajar y soslayar esa legislación, adaptándola a sus intereses?

Ahí tenéis la diferencia entre una nación próspera y orgullosa y una monarquía bananera, naranjera y turistiquera.

En cuanto la última, el dibujo hace una buena representación del fin último del reciclaje: un bálsamo para conciencias. Fijaos en la cara de satisfacción y autocomplacencia de estar salvando el mundo. Pues no, con el sistema actual, lo eches en el contenedor que lo eches, la basura va a acabar en el mismo lugar: ardiendo. En el mejor de los casos, en una incineradora, con unos tratamientos de reducción de emisiones y produciendo algo de electricidad. Si elegiste reciclar, probablemente ardiendo libremente en una nave de almacenamiento en uno de las decenas de incendios “accidentales”. Irrelevante, pero realmente, si nos ponemos quisquillosos, casi mejor que no recicles.

Plástico. Puedes reciclar vidrio, que ése sí que es rentable, aunque el ahorro energético respecto a producir la botellita respecto a la materia prima es menor (del 20%). Con el vidrio, lo verdaderamente interesante es la recuperación, sistema hace años en vigor en varios países europeos y que realmente beneficia al consumidor (el contenido sale mucho más barato). Por cierto que en Alemania ya está en vigor la recuperación también del plástico, lo cual permite homogeneizar por tipos de plástico y hacer acaso rentable el reciclaje. Sin embargo, el vídrio y sus mil vidas debería ser el envase por defecto. Eso sí que marca la diferencia en emisiones.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

21 agosto 2019

Neoecologismo

Filed under: Ecología — Nadir @ 12:47

Así como el neofeminismo despliega retórica del feminismo clásico para acabar defendiendo posturas sexistas (discriminación por sexos allí donde no cabe), e incluso posiciones que hubieran sido calificadas hace diez o veinte años como abiertamente machistas (las mujeres son débiles mentales que están continuamente agredidas por menudencias que las traumatizan); también cabe hablar del neoecologismo, que basándose también en unos pocos prejuicios maniqueos erróneos (modernidad mala – rusticidad deseable…) degradan el esfuerzo por proteger lo que nos queda de ecosistemas, alentando conclusiones absurdas movidos por sus fantasmas.

En la pasada entrada mencionaba el uso de la madera para calefacción, recurso efectivamente renovable que como todo lo bio- hace las delicias de la progresía (los publicistas de Danone tienen bien calados a esta clase de imbéciles). Pero ahora os propongo el siguiente ejemplo de neoecologismo, en el espacio de ecología del medio de cabecera de la secta postmoderna: El Diario.es.

Un árbol de California es el que más contaminación elimina en el País Vasco

Se refiere al pino de Monterrey (P.radiata), plantado en toda Bizkaia para alimentar las papeleras del Nervión para sustituir a las masas forestales vascas basadas en el roble. Con las mismas razones pueden también bendecir al eucalipto, y con mayor razón porque además de hoja perenne tiene un metabolismo más acelerado y mayor superficie foliar.

Y este publirreportaje del sector de la madera vasco no es publicado en el ABC o La Razón sino que aparece en una sección de neoecologismo de dicho medio escrito.

Precisamente fue uno de los artículos neoecológicos el que me puso sobre aviso, ya hace años, de la deriva irracionalista (postmoderna) de ese medio:
Heridos, hambrientos, ateridos: ayudando a los animales en la naturaleza.

Recuerdo mi sentimiento de estupefacción al leer semejantes desatinos. Es la misma situación que enfrentarse a los dogmas religiosos: no hay por donde cogerlos, falta una base racional sobre la cual desarrollar el debate.

Ya lo siento, sé que os estoy dando la chapa día sí y día también con el postmodernismo, pero es que es clave para entender chaladuras como el antiespecismo. Los animales son el último descubrimiento de grupo social oprimido por la progresía, al cual se le aplica la misma plantilla de relaciones de poder que vemos con mujeres, minorías raciales o sexuales. Y en el medio de Escolar tenemos ejemplos a cual más estrafalario:
5 razones por las que las luchas antiespecista y LGBTQIA+ deben ir juntas

Permitidme que os copie un párrafo de una de estas majaradas: Compañeras vacas.

La acción consistía en establecer un paralelismo figurativo entre la violencia ejercida hacia los animales bajo explotación humana, en particular, las vacas, y la violencia machista de que son objeto las mujeres en un contexto heteropatriacal. Desde determinados enfoques feministas el patriarcado está basado de forma crucial en la explotación de los sistemas sexuales y reproductivos de las hembras humanas, del mismo modo que la explotación de los demás animales está, parcialmente, radicada en la explotación de los sistemas reproductivos de las hembras de otras especies. De ahí, el slogan “Feministas contra la explotación de nuestras compañeras”. […] Si somos feministas debemos, efectivamente, rechazar toda la consideración y trato discriminatorio, así como luchar por el desmantelamiento de los patrones de opresión y subordinación que afectan a diferentes sujetos oprimidos por el heteropatriarcado, que se manifiestan, por ejemplo, en su cosificación, ya se trate de humanos o no humanos.

O este otro: El feminismo ha de ser antiespecista

[…] no perpetuar patrones antropatriarcales y supremacistas: la lucha para acabar con el supremacismo masculino -en lo rural o en cualquier otro lugar- no puede incluir el supremacismo de especie. […] Cuando proponemos un feminismo antiespecista lo hacemos planteando un ideal de lucha global que intente acabar con la dominación de las mujeres y con la del resto de oprimidas, incluidos los animales. Se puede ser feminista mientras se cosifica y explota a los animales. Es una posibilidad, en tanto que es posible ser feminista y reproducir en nuestro cotidiano una serie de conductas patriarcales, o es posible ser feminista blanca y seguir ignorando que tenemos un privilegio de enunciación respecto a nuestras compañeras racializadas. Pero, ¿es esto digno de reivindicar? La respuesta es no. Nos guste o no. El rigor nos exige aceptar que es cosificación, dominación y violencia por motivo de raza, especie, capacidades, etc.
[…]
Kimberlé Crenshaw acuñó en 1989 el término ‘interseccionalidad’ para explicar que los modelos clásicos de opresión basados en raza, origen, género, orientación sexual, etc. no actúan independientemente unos de los otros, sino que están interrelacionados y se solapan. Un año más tarde, Carol J. Adams relacionó directamente el feminismo y el especismo en su libro La política sexual de la carne, donde explica la intersección entre la explotación de las mujeres y la de los animales, mostrando la conexión entre los valores patriarcales y el consumo de la carne de otros animales. Si las opresiones están interconectadas, las luchas contra estas opresiones deberían, idealmente, estarlo también.

¿Qué estamos leyendo aquí? Una y otra vez, la misma retórica postmoderna, más presente en nuestros días en las sociedades occidentales que el puto Corán en las sociedades musulmanas, mucho más que la puta Biblia en los tiempos del nacionalcatolicismo. Y de la cual El Diario.es (pero no sólo) es el medio de promoción por antonomasia. Una herramienta más de la izquierda infiltrada y ocupada por los postmodernitos.

Y entre ballenas, nucleares y ahora el especismo, el ecologismo está en boca de todos y goza de estupenda imagen. Pero cuando toca ir a arrancar eucaliptos, sembrar bellotas o convencer a algún aldeano que no corte más carballos ¡qué solo me encuentro! Ecologismo sin ecosistemas, ecologismo de galería, ecologismo postmoderno.

Quedaos con el palabro: antropatriarcal. Me temo que no será la última vez que lo escuchemos.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Página siguiente »

A %d blogueros les gusta esto: