La mirada del mendigo

15 agosto 2019

Higos

Filed under: Ecología — Nadir @ 10:59

Me doy cuenta que, con tantos temas tediosos o desagradables, hace tiempo que no hablo de naturaleza. Realmente, en la naturaleza encuentro la base firme que me permite soportar mis contactos con la sociedad.

Aprovecho la ocasión entonces para presentaros este vídeo, que me ha emocionado. Como sabéis, una de mis aficiones es la agricultura, más exactamente la fruticultura, que como muchas veces he remarcado es lo contrario a la ecología, aunque no dejas de tratar con seres vivos sujetos a interacciones determinadas por el medio natural. Pues bien, en éste se explica la polinización de los higos, para entender las diferencias entre las variedades partenocárpicas (que no precisan de polinización) y los cabrahigos. Que a su vez pueden ser uníferas o bíferas… ¿creéis que hablo en chino? No os preocupéis, tras ver este vídeo os quedará todo claro (subtítulos en castellano y portugués; Sacadura, su autor, es de Caldas da Rainha).

Creo que os resultará interesante a los que os complacéis con la naturaleza. Y con sus frutos (qué buenos están los higos, la hostia).

Un argumento recurrente de Dawkins es la extrañeza que le produce que la humanidad siga refocilándose en la superstición, necesitando de explicaciones míticas del mundo, cuando las explicaciones científicas no sólo son rigurosas, es que además son fascinantes. La realidad es maravillosa, sorprendente y mágica, infinitamente más interesante que las patochadas que se inventaba el cerebro humano cuando no tenía ni herramientas ni método para estudiarla.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

23 abril 2019

Galiza progresa

Filed under: Ecología — Nadir @ 23:05

Eu pensaba que tiña visto de todo tirado nas caldeiras e na beira dos ríos, pero sempre hai espazo para a sorpresa.

Un escáner! Non sei quen de vós comentou que o de tirar merda nos camiños era cousa dos vellos das aldeas, que seguían coas antigas costumes… Pois os velliños das aldeas coido que non usan escáner. E non ten fillos pequenos para regalarlles…

Esto é sinal que a modernidade empeza a chegar a Galicia. Xa non só tiran cociñas, lavadoras e neveiras, agora xa se pasaron ás novas tecnoloxías. XD

Aínda que Galiza é unha terra de costumes arraigadas, e a neveira vella tirada monte abaixo é un clásico que no se pode perder:

+

+

E cousas máis raras que teño atopado nos meus paseos polo monte.

Tampouco Pondal o faría moito mellor.

+

E xa para rematar, vou contarvos un chiste. Vai a Xunta… e promove a prantación de máis piñeiros. E Telegaita emite unha publicidade, con guión de FINSA e pagada por todos nós, xustificando esta promoción e glorificando as reforestacións de piñeiro.

Se quen tiña que promover a recuperación ecolóxica e a promoción de especies autóctonas, bótalle máis leña ó lume (tamén en sentido literal), é que todo está perdido. O 100% do territorio está dispoñible para xerar a materia prima das madereiras, nomeadamente ENCE e FINSA. É o que ter non ter industria, e ver marchar ós mozos a traballar fora, non hai marxe de manobra para cambiar o modelo productivo da madeira de baixa calidade (especies de ciclo corto e pequenos diámetros para triturado) a outros de alto valor engadido (bioenxeñería, nanotecnoloxía…).

Somos pobres, tampouco hai coñecementos para iniciar outros negocios, e hai que seguir co destino manifesto que lle adxudicaron a Galicia: proveer ós mercados de madeira barata.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

14 abril 2019

Catalunya (I)

Filed under: Ecología,Fotografía,Política — Nadir @ 9:52

Voy dando salida a tandas de fotos de antiguos viajes, para intentar que no se agolpen. En esta ocasión, las del viaje el año pasado a Catalunya, en pleno procés.

Después de la ofensiva mediática para convencerme de lo malos que eran los catalanes, en concreto aquellos que querían romper España, tenía curiosidad por ir a conocerlo de primera mano viajando por la Catalunya profunda.

Y, la verdad, en pocos viajes me he encontrado tan a gusto con la gente. En general, encantadora (de hecho, tristemente, creo que ponían especial énfasis en demostrar que no eran tan malos como decían los sucios periodistas).

El nacionalismo se popularizó en el s.XIX como recambio de un mecanismo agregador que empezaba a fallar a la hora de dirigir a las masas: la religión. Es por eso que digo que el invento del Estado-nación no deja de ser un sucedáneo de la religión de siempre, la invención de un nuevo Dios al que adorar. Y lo cierto es que funciona, y hoy en día la gente toma peor una ofensa al nuevo Dios que al Antiguo. De hecho, es bastante común escuchar blasfemias contra el Dios judío, ahora bien, blasfemar contra España levanta las iras de sus creyentes. Que siendo la religión del Estado, son prácticamente todos excepto allá donde tienen otro Dios.

Pretender explicar que el Estado es sólo una entidad administrativa creada por el hombre a efectos de su mejor gobierno, un mero instrumento de la sociedad, es tan inútil como hacerle ver a un musulmán la evidencia de que Mahoma era un charlatán que usaba el truco de las revelaciones (siempre tan oportunas a sus intereses) para sostenerse en su posición de caudillo de un grupo de malhechores analfabetos dedicados al bandolerismo.

Pero no todas las religiones son iguales. En el catecismo de la intolerante religión española figura la prohibición de que sus súbditos adoren a otro Dios o, al menos, que lo consideren por encima de la adoración que merece la patria española. Ningún catalán intentará convencer a un murciano que reniegue de España para adorar la senyera, sin embargo, el españolismo quiere imponer su religión entre aquellos que tienen otro referente nacional distinto al español. Y para divulgar su fe cuenta con una generosa y bien dotada tropa de sacerdotes mediáticos más, cuando esos herejes no se aviniesen a razones, el ejército y las fuerzas policiales para meter en cintura a los idólatras. Imponen la rojigualda como los misioneros imponían el crucifijo.

La cuestión es que, curiosamente, al menos el Dios catalán tiene algún soporte real: existe una cultura catalana, la cual es una realidad inaprensible y difusa imposible de circunscribir con fronteras. Pero existe, que es más de lo que podemos decir de España. España es una realidad administrativa sin significado sociológico, si tratásemos de describir una “cultura española” sería la agregación de las diversas culturas preexistentes a su creación.

+
+
+
+ (more…)

4 abril 2019

La nueva normalidad gallega

Filed under: Ecología — Nadir @ 21:29

Que saque esta foto desde mi casa no deja de ser parte de la normalidad aquí en el Sur de Galicia.

Que la saque en Marzo, es parte de la nueva normalidad. Y es que desde que desde que entró el año, en el Norte peninsular no ha dejado de arder.

Insisto: esto no es un incendio aislado. Es un problema estructural de causas concomitantes, y que sólo puede tener una solución política: desactivar los intereses que existen en que el monte arda (pastos, madera barata, caza, desbroce, trabajo en las brigadas…). Solución que ninguna fuerza política se atrevería a implementar por no perder votos en el rural (aún habiendo fuerzas que no tienen votos que perder).

+

Esta entrada la dejo programada, que estaré unos días fulaneando por ahí. Pero os dejo deberes. Entre la audiencia existe un alto nivel de cultura ecológica. Pues bien, el encargo consiste en analizar la siguiente foto.

No me he tenido que ir muy lejos, ni es un paisaje ciertamente excepcional, sino el aspecto que ofrece buena parte del monte gallego tras siglos de ganadería extensiva e incendios recurrentes.

El lugar, si tenéis curiosidad, son los montes por encima del antiguo balneario de Requeixo, entre los concellos de Monterrei y Cualedro (la zona cero de la actividad incendiaria, el sitio más espantoso que jamás he encontrado, y mira que he recorrido el continente). Recuerdo ir con mi padre de pequeño, y todo este monte estaba atiborrado de una frondosa vegetación, de forma que donde ahora veis piedras, era una poderosa muralla verde: la naturaleza se había regenerado gracias al éxodo rural que permitió que se relajase la presión sobre grandes superficies de monte.

Pero si investigamos cuál era el aspecto en 1956, en el vuelo americano, nos encontramos que estaba tan pelado como lo está ahora (meted las coordenadas: 41.918579, -7.517107, quitad de la vista de mapa el catastral, que sólo molesta y habilitad la comparación, Swipe).

Todo lo anterior nunca lo encontraréis en letra impresa, pues supone derribar el ídolo de los guardianes de las esencias de la nación, pero es la clave de la actividad incendiaria en el noroeste peninsular: los incendiarios están tratando de recuperar el paisaje que existía antes de la ola de emigración que empezó precisamente en los ’50 (prácticamente una desbandada, sólo quedaron en las aldeas los cuatro tontos que no servían para otra cosa). Los viejos conciben, y transmiten a su prole, la idea de que es deseable un paisaje “despejado” (desolado), que así es como deben ser las cosas. Y perciben la regeneración natural del monte como una amenaza: el monte nos come, sólo hay bicherío.

A fin de cuentas, el origen último de los incendios está en el odio profundo que siente el aldeano por la Naturaleza.

Por supuesto, ya sé que la televisión os ha vendido otra cosa sobre las gentes del campo.

Este es el sentido de este blog, ofreceros además una píldora roja. Estudiad el tema y decidid quién os ofrece la explicación más coherente.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

17 marzo 2019

Carta aberta a un político galego

Filed under: Ecología — Nadir @ 1:52

Vai só unhas horas que quitei esta foto. É na parroquia de Sabuguido, no concello de Vilariño de Conso, e está sacada dende os restos doutro incendio nunha prantación de piñeiros baixando a Pradocabalos. Ardeu monte baixo, nun día de forte vento con múltiples focos, e tiveron que empregarse 7 helis e 4 camións. Pagados por todos. Entre subvencións e lumes, saen caras de carallo esas putas ovellas.

Feitas as introduccións e xa postos en situación, paso sin máis dilación ó corpo da carta.

Diríxome a ti, político. Político de esquerdas, porque ós de dereitas xa saben que nunca van ter o meu voto. Ti, que non perdes oportunidade en lembrarnos o moi comprometido que estás coa natureza. Castrón de merda, que empregas o medio natural para facerche o traxe de progre; ti, bandullo con pernas, porco noxento, que confundes ecoloxía con xardinería. Levamos dende que comezou Xaneiro con lumes no sistema central. Non son sucesos illados, é un problema estructural que, polo tanto, só ten unha solución política: desactivar os intereses confluentes que existen en que o monte arda tódolos anos. E que é o que propós, saco de merda? Máis medios, máis coordinación e máis prevención. Porque os lumes se apagan en inverno, verdade, porcallán? A mesma merda que diría a dereita se estivera no teu posto, e non vai estar porque sodes tan inútiles que mesmo a cleptocracia do PP semella mellor oferta ca vosa.

Seica son poucos, sete helicópteros. E o monte arde porque hai árbores, que dicía o parvo do gringo, pero é que nesas serras vai séculos que xa non quedan árbores. Así que, que queredes quitar? Se quitades o monte baixo, só quedan as pedras. Exactamente, o que persiguen aqueles que prenderon eses focos. Mudan os adobíos, pero conservades a mesma mentalidade de sambesuga co medio natural que os vosos pais.

Logo virán reptando os xornalistas do réxime a explicarnos que a culpa é da pertinaz sequía e das altas temperaturas. En Marzo, con xeadas e cando vai menos dunha semana estivo arroiando ata que a terra botaba a auga fora. E se son da Sexta, engadirán que é o cambio climático. Faran coa realidade una camisa perfecta para que saias ben na foto. Pero ós que vivides do conto sempre se vos olvida un pequeno detalle: quen provocou o lume? Iso non, non é relevante. Como vai un xornalista, un político, a cal máis besta, adicar o seu valioso tempo a dar resposta a esa pregunta? Maís motobombas, máis helicópteros, máis cuadrillas rozando o monte. Como non sae do voso peto, ladróns…

E cando xa non queda outra que falar da autoría, porque xa non hai xeito de iñorar o elefante na habitación, artellades desculpas fantasiosas, terrorismo, mafias, xente mala… todo por non pronunciar o que todos sabemos: son a xente das aldeas, esa mesma xente que os refugallos humáns da TVG amosan como esforzados veciños loitando contra as chamas. E estou seguro que sodes tan parvos para creer as mesmas mentiras que fabricades, a vosa cobardía intelectual chega a tanto e máis.

E todo. Para que? Por non molestar ó voto rural, porque para sentar as vosas nádegas de porco no sitial precisades do sobrerrepresentado voto das aldeas. Procurades, devecedes polos votos dos mesmos que provocan os lumes e o seu medio, e esa é a verdadeira razón pola que calades e desviades a atención. Por iso nunca van rematar os lumes, porque para arranxar un problema o primeiro é identificar as causas. E vós, fillos de puta, cagóns de merda, non tedes coraxe para tomar a palabra e coller o touro polos cornos. Porque no manual do perfecto politicastro, lección número un, está escrito con letra grosa: agradar a todo o mundo e non molestar a ninguén. Así se gañan eleccións… e se perde a dignidade. Bo negocio, debes pensar, moinante.

Vouche dar un bo consello, porque es tan babeco que nin sabes ler unha enquisa sociométrica. A ti, político de esquerdas, non che vai votar ningún deses palurdos das aldeas que queiman o monte para ter pastos; para rozar sen esforzo para afastar a natureza, que detestan, do limiar da súa casa; para ter traballo nas cuadrillas de inútiles que montan os concellos cos lambecús do alcalde. Non é tan difícil de entender. Non che van votar fagas o que fagas, ou mellor dito, por moito que deixes de facer. Nunca. Endexamáis. Ti tes que buscar o voto dos palurdos das vilas, e perdes o tempo procurando non alporizar ós que cheiran a esterco. Porque o final, con tanto procurar lamberlle o cú a todo o mundo, nin chee votan uns, pero deixan de votarche os outros. E quedas como estabas, pero sen honra. Porque ti, pedazo de bosta, es unha peza necesaria para que a economía do lume se perpetúe. O teu silencio, a túa complacencia, os teus esforzos por atopar novas fórmulas de falar de lumes sen sinalar ós responsables, son cómplices. E mentres ti e os teus compañeiros subhumanos da dereita sigades nas institucións, esta terra seguirá ardendo tódolos anos. Cousa que, ben sabemos, impórtavos tres carallos. Como ó resto da sociedade que vos vota.

Chegan novas eleccións, e non penso ofrecervos a coartada para que sigades enchendo a andorga a costa miña. Ofrecedes o mesmo prato de frasca que a dereita, máis unha xerra de hipocresía.

+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

Página siguiente »

A %d blogueros les gusta esto: