La mirada del mendigo

13 junio 2021

La basura del P$O€

Filed under: Política — Nadir @ 13:02

Uno de los personajes que me resultan más repulsivos de la política española es el perrillo faldero de Sánchez, quien quiso recompensar su fidelidad durante la travesía por el desierto, no con una cena en un restaurante caro o un obsequio gracioso. No, Sánchez agradeció favores personales otorgándole un cargo y un sueldo pagado con el dinero de todos. Así yo también soy generoso.

Pero realmente, el menoscabo en las cuentas públicas que supone pagar un sueldo de ministro a quien de otra manera, por sus méritos, tendría difícil superar los mil euros, es lo de menos. Es mucho peor el daño que supone poner a un botarate, al cual el apelativo mediocre le queda grande, al frente de un ministerio como el de Fomento (ahora renombrado con el circunloquio rimbombante de Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, en el mundo postmoderno la batalla está en el lenguaje, en el envoltorio).

Y, de esta forma, como pago con dinero y cargo público, es como un berzotas que a lo más que llegó es a sacarse la diplomatura de Magisterio, cuya única experiencia laboral es haber ejercido de maestro de educación física durante tres meses como interino antes de pasar a mejor vida (liberado sindical), gestiona un presupuesto superior a los 16.000 millones de euros. Sólo de pensarlo me entra congoja.

Lo de poner a una enfermera al frente de una empresa de tecnología militar (entre otros nombramientos chuscos) ofende a la inteligencia, que un licenciado en Filosofía fuera titular de la cartera de Sanidad nos ha salido muy caro, y por supuesto poner al profe de Educación Física en Fomento no nos saldrá gratis. La incompetencia, la falta de preparación palmaria para el ejercicio del cargo, provoca errores en la asignación de recursos y diseño de políticas públicas. La mala gobernanza, la ineptitud del almirantazgo, al cual se ingresa por otras razones distintas a la capacidad, es el mal que lleva condenando desde hace siglos a España a una posición subalterna entre las naciones.

Un ejemplo de la ocurrencia del maestro de educación física es la pretensión de añadir peajes a las autovías, con un modelo que se ha demostrado que sólo beneficia a las empresas concesionarias de los tramos: buena parte del dinero recaudado en las autovías portuguesas se fue en instalar los pórticos e infraestructuras que hacen posible ese pago, los intercambios interregionales se resintieron (muy en concreto las visitas de españoles, y sé muy bien de lo que hablo que vivo a un paso de la raia) y aumentó la accidentalidad al derivar a las nacionales parte del tráfico.

El P$O€, como el PP (partido que habría sido ilegalizado como organización criminal de no contar con el control del aparato judicial) y, en general, la política de partidos, es un sistema caciquil-mafioso que usa las instituciones públicas para colocar a afines, pagar deudas políticas (la ministra de Hacienda es la cuota a pagar al P$O€ de la Gusanita Díaz para lograr la paz) y recompensar favores, con desprecio indisimulado por la buena gestión del patrimonio común.

Ábalos es el perfecto ejemplo de lo que tantas veces he lamentado en estas páginas: el sistema partitocrático es un filtro para expulsar a la excelencia académica, la competencia profesional y la rectitud ética; y promocionando a trepas, aduladores e ineptos de toda calaña, hábiles en tejer una densa red de relaciones cruzadas entre indignos que comparten un mismo fin: vivir del dinero público de una forma que sería les inconcebible en otro ámbito de la economía, en completa disconformidad con sus méritos y formación.

Si obligásemos a pasar por un test de inteligencia y un examen de cultura general a todos los altos cargos del Estado (y luego, de las CCAA, diputaciones y acabamos con los ayuntamientos) ¿qué nota creéis que obtendría el Ministro de Fomento? Yo apuesto a que sería el más burro del gobierno, y estaría en el top ten si en la prueba incluyésemos a los miembros del legislativo. Podríamos examinar, como grupo de control, a un grupo de ciudadanos escogidos aleatoriamente. A ver en qué lugar quedaba la premisa por la cual la soberanía debe ser delegada en un grupo de escogidos (ὀλίγος) y no ejercida directamente por el conjunto de la ciudadanía.

Pero esta entrada ni siquiera era para hablar del palafrenero de Pedro Sánchez, sino de cómo Ábalos reprodujo la misma mecánica corrupta que le colocó al frente de un ministerio, aupando a su vez al cargo de Asesor del Ministro de Fomento a… esperad que os explique de dónde viene mi interés.

Leía en Menéame la noticia de que el alcalde de León (también del P$O€), con motivo de la visita del profesor de educación física a la ciudad (¡qué honor!), había enumerado las carencias en infraestructuras de transporte en una alocución pública que (a pesar de su tono más que correcto y considerado, podéis ver el vídeo en el enlace) desagradó al botarate; debía esperar el consabido discurso de adulación al uso y no un alcalde defendiendo los intereses de los vecinos.

En un episodio que bien podría haberse desarrollado en la España franquista, fue el número dos del Ministerio a reconvenir al alcalde inoportunamente honesto y a exigirle sumisión a la jerarquía. Se trata del lugarteniente de Ábalos, investido formalmente con el cargo de Asesor del Ministerio (sueldo base de 60.000€ más complementos y mamandurrias). Y lo hizo haciendo no sólo exhibición de su cortesía y verbo florido, sino también de su concepción del ejercicio de la responsabilidad pública: “Todavía me quedan tres años para joderte“.

Entonces, me puse a “investigar” (teclear su nombre en el cajetín del buscador y echar un ojo a los primeros resultados) quién era ese Asesor del Ministerio que amenazaba como un energúmeno al alcalde de una capital de provincia y antiguo Reyno. Podéis hacer vosotros lo propio: Koldo García Izaguirre.

Si es una ignominia, un insulto a la ciudadanía que un garrulo como Ábalos ocupe una cartera ministerial, y una de las de mayor dotación presupuestaria, esperad a saber quién es su asesor. Y es que normalmente el cargo de asesor, especialmente en aquellas carteras ocupadas por alguien que es completamente ajeno al sector (poder pedirle al maestrillo que nos cuente lo que sabe de puentes atirantados o locomotoras de carga), es que sean expertos en su ámbito que suplan la ignorancia del capitán para que el barco no naufrague.

Me temo que no es el caso.

No.

Si Ábalos es un analfabeto funcional, su corpulento Asesor es prácticamente un analfabeto integral. Es un matón sin escrúpulos, que ejercía de portero en un prostíbulo (el Rosalex de Pamplona) hasta que subió de categoría al ser escolta de Nicolás Redondo. A partir de ahí le llevó a tener relación con el PSN e incluso llegó a ser concejal en Huarte (por eso digo que es analfabeto integral, pues lee a trompicones, como un niño de primaria, la frase con la que jura el cargo). Todo ello a pesar de contar con un historial delictivo propio del energúmeno irascible y violento que demostró en León: fue condenado a dos años y cuatro meses de cárcel por fracturar el cráneo a una persona y abandonarlo inconsciente tras la paliza que le propinó junto con otros tres seguratas (Koldo es el que más pegaba), y posteriormente indultado por el gobierno Aznar a instancias del P$O€ (con el más que probable argumento de ser un Sansón que detestaba el independentismo).

El PSN recompensó sus servicios como gorila del P$O€ contra el entorno abertzale incluyéndolo en la lista de las europeas del 2015. No salió elegido, pero sería interesante preguntarle a quien confeccionó la lista qué podría aportar este mostrenco en el Europarlamento allá en Bruxelles.

Y, para más befa al interés general, Ábalos nombró a este personaje Consejero en RENFE de la misma forma que Calígula nombró cónsul a su caballo. Hay que tener muy poco tacto y menos sesera para hacer este enchufe cuando está llegando a su final el juicio por el accidente de Angrois, en el que las familias de las víctimas culpan a la mala gestión de las empresas públicas RENFE y ADIF. Y, para mejorarla, nombras a… eso, de Consejero. Inconcebible qué es lo que puede pasar por la cabeza del maestro de educación física.

Por supuesto, si empiezas a tirar del hilo, salen más enchufes. Ábalos también metió en el Ministerio de Fomento a la mujer de Koldo, con su misma nula formación y experiencia en el “sector de las grandes superficies”. El poder político como varita mágica que transforma la vida de aquellos a los que beneficia en su arbitrariedad.

Pero es que la misma mujer de Ábalos dejó su puesto (en excedencia, eso no se le escapa) como policía municipal (el ministro buscó como compañera a alguien compatible con su talla intelectual) para ser tesorera (con la misma formación para ello que todos los demás aquí relacionados, el triunfo de los burros de la clase) de una fundación que recibió 5 millones de € de subvenciones públicas, creada por Ábalos y al frente de la cual está su suegro (también policía local). Al mismo tiempo, desempeñaba también el cargo de Asesora (otra más) en la Delegación del Gobierno en Madrid, dirigida por el hoy ministro de Cultura y muy afín a Ábalos (a quien debe el puesto; tú me ayudas y yo te ayudo, mercadeando con los puestos en la administración en una forma perfectamente reconocible para un ciudadano de la España decimonónica).

Cabe destacar que Carolina, su mujer, aprobó las oposiciones por el ayuntamiento de Valencia (tras suspender las de Denia, Xirivella, Manises y Riba-Roja) cuando Ábalos era concejal de ese ayuntamiento y Carolina su joven prometida (es 16 años más joven). Se casaron dos meses después.

No es sólo que Ábalos sea intelectualmente ramplón. Es que es un indecente. Ambos rasgos suelen ir asociados, propios de individuos de baja condición.

La corrupción del P$O€ en todo su esplendor, como en los mejores tiempos de Roldán y Juan Guerra.

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

+

17 comentarios »

  1. Y pq la oposicion no denuncia esto, pues pq cuando llegue su TURNO esperen el mismo comportamiento, q se callen, y solo descamisarse cuando el escandalo explota. Y los periodistas?. Si desde casita buscando un poco das con semejante clientela, imaginate investigando a fondo. DEMOCRACIA, en fin.

    Comentario por Emilio Fernandez — 13 junio 2021 @ 15:53 | Responder

    • Para buscar la basura de este tipo, el buscador me enlazaba medios de derecha. Igual que si intento buscar la basura del PP me dirigiría a medios de izquierda. Me gustaría encontrar algún día un medio que prueba a hacer periodismo.

      Por otro lado, me entristece tener la certeza de que si el Asesor, en vez de abrirle la cabeza a un hombre, se la hubiera abierto a una mujer, hoy lo tendría mucho más difícil para seguir en el cargo. Las defensoras de la igualdad se le echarían a la yugular. Porque feminismo es igualdad ¿verdad?

      Comentario por Nadir — 13 junio 2021 @ 17:09 | Responder

      • Cuando encuentres
        ese “medio” periodístico
        ya nos dirás cuál es.

        Comentario por Juan Manuel Grijalvo — 13 junio 2021 @ 18:08 | Responder

        • Me parece una labor tan fútil como salir a la plaza con un candil a plena luz del día buscando un hombre.

          Comentario por Nadir — 14 junio 2021 @ 9:13 | Responder

    • La Muy Leal Oposición de Su Majestad no denuncia la situación porque el sistema que le ha dado la cartera ministerial a este hombre lo pusieron en marcha ellos. En este país hay unas leyes sobre los procedimientos para adjudicar obras públicas que favorecen a unas pocas constructoras. En su día, dichas empresas pactaron con el Pepé una versión actualizada del famoso “caminito”. Bien pronto, vieron que era muy laborioso tratar con todos los jefecillos, jefecielos, jefetechos y jefesuelos locales, y sugirieron a la Alta Jerarquía del Partido Gobernante que designara un interlocutor que fijase unas tarifas y se encargase de comunicar a los caciques locales qué contratos procedía autorizar, promover y bendecir. Ese interlocutor fue Francisco Álvarez-Cascos, el mismo político que ahora está procesado en Asturias por un supuesto delito continuado de apropiación indebida.
      Cuando el nunca bien ponderado Zapatero entró en La Moncloa no le dijeron quién mató a Prim. Le dijeron que tenía que nombrar otro interlocutor para las constructoras, y seguir administrando el “caminito”. Lo adivinó usted: le dio la cartera a José Blanco López, por razones que no sabemos, ni sabremos nunca, pero que, visto lo visto, podemos intuir. Y Rajoy se la dio a Ana Pastor Julián. Sorprendentemente, tampoco tenía los conocimientos técnicos y jurídicos que conviene tener para ejercer un cargo con tantas responsabilidades técnicas y jurídicas. Yo tengo una hipótesis, que tal vez se confirme, y tal vez no, si llego a visitar Cubillos.
      Ahora, Nadir nos ha explicado quién es Ábalos y quién es su “asesor”. Todo me hace pensar que los dos seguirán ejerciendo sus “competencias” mientras el Pedrusco siga en La Moncloa.

      [11 de Julio de 2021 – Sorpresa: Ábalos no sigue en el machito. Menos mal que lo mío no era una afirmación rotunda, ni profética. Sólo un “Todo [lo poco que sé] me hace pensar”.]

      Y también que, salvo imprevistos, el/la próximo/a ocupante/a de la Presidencia del Superior Gobierno designará al/a la ministro/a del ramo siguiendo exactamente los mismos criterios de selección, porque dichos criterios no los marcan los poncios de turno. Vienen impuestos por unas constructoras que llevan décadas financiando imparcialmente -e ilegalmente- a todos los partidos que se han dejado financiar, es decir, a todos.

      [11 de Julio de 2021 – Tendré que investigar la trayectoria de Raquel Sánchez Jiménez.]

      Comentario por Juan Manuel Grijalvo — 13 junio 2021 @ 17:56 | Responder

      • Muy buen comentario. El cargo de Ministro de Fomento es el equivalente supervitaminado al de Concejal de Urbanismo en un ayuntamiento de la costa: una perita en dulce, en este caso de proporciones pantagruélicas.

        Esto es lo que ocurre cuando delegamos la soberanía. No sólo la actividad legislativa, sino el nombramiento del ejecutivo. Ábalos, como el resto de ministros, no le debe el puesto a la ciudadanía, sino a Sánchez. Pues que pague Sánchez su sueldo, y lo encargue de cuidarle su casa (la verdad es que portero/jardinero es un cargo más adecuado a sus capacidades).

        Comentario por Nadir — 14 junio 2021 @ 9:51 | Responder

        • Esto viene a cuento aquí:

          Pregunta de Juan Manuel Grijalvo:

          ¿Mantienes esto de que no podemos proponer medios de transporte baratos porque si no de qué van a trincar los políticos?

          Respuesta de Agustín Morales:

          Lo mantengo. Es una realidad triste. Para engañar al ciudadano no sería necesario. Busca a alguien especialmente culto y suéltale en una conversación que el metro de Sevilla costará X/10 (siendo X la cantidad correcta) y añádele “¿No te parece un escándalo?”

          Vete a buscar a otra “eminencia” (que no esté metido en temas de ingeniería, se entiende) y dile que ese mismo metro costará 100x y añádele, por ejemplo: “Puede parecer una cifra elevada, pero no lo es en relación a los presupuestos generales del Estado”.

          No creo que ninguno de los dos te contradiga.

          Ahora bien, para engañar a las empresas, a las auditorías, etcétera… ya hace falta hilar más fino. Pero el hilo es más fino en relación a lo fina o lo basta que sea la ropa, por tanto son necesarios proyectos con tantos ceros que mareen a las consultorías… A día de hoy todavía nadie sabe cuánto se “trincó” por el tema del AVE de Sevilla. Todos los sevillanos estamos muy contentos por el AVE, pero la cantidad estafada oscila entre cero y tropocientos, dependiendo del periódico que leas.

          Alguien dirá que para que lo que digo sobre “trincar” sea cierto hay que presuponer una cierta ambición y maldad en los políticos. La ambición, que no siempre es mala, ya la tienen: nadie llega a político sin ambición. La maldad pueden tenerla o no, pero pienso que el dinero tiene una influencia tan grande sobre las personas que, en ciertos casos y manteniendo el temple, debería tratarse como atenuante, locura transitoria, o incluso enajenación mental. El gran problema no es el robo del político en sí, sino el que te quieran implantar un proyecto inadecuado, que no tenga futuro o en el caso que nos ocupa… que pudiera haber sido ¡cinco veces más barato!. Pienso que esto debería investigarse aún más que los robos de los políticos.

          >>>

          Comentario por Juan Manuel Grijalvo — 14 junio 2021 @ 19:46 | Responder

          • Obviamente, cuanto mayor la obra, más dinero se queda entre las uñas de los políticos. Por eso tenemos las mejores infraestructuras de Europa, con autovías donde con la carga de vehículos que tienen ni por asomo habrían sido ni planteadas en Alemania o Suecia. Aeropuertos en pequeñas capitales a 80km de otro ya construido, y paradas de AVE en pueblos de 80 habitantes (Otero de Sanabria).

            Comentario por Nadir — 15 junio 2021 @ 9:30 | Responder

  2. Jose Luis Torrente se llama el ministro.

    Comentario por seorxx — 14 junio 2021 @ 15:12 | Responder

  3. Lo de los peajes en las autovías, yo no descartaría que al gobierno superprogre que tenemos se lo haya “sugerido” alguien desde Bruselas, en contrapartida por los dineritos para la recuperación postCOVID. Lo cual no quita nada de estulticia y burricie al ministro aludido.

    Comentario por Pisgfostio — 14 junio 2021 @ 18:18 | Responder

    • Sí, una de las condiciones es lograr la autofinanciación de la red viaria. Pero hay alternativas, como la Vignette, que se aplica en muchos países centrales (Suiza, Austria…). De todas formas, la Vignette anula ya la estamos pagando: Impuesto sobre los Vehículos de Tracción Mecánica. Transferida a los ayuntamientos y que estos despilfarran en estupideces y corruptelas sin ninguna relación con la red viaria. Yo comprendo la necesidad de imputar íntegramente el coste de la infraestructura al transporte de viajeros y mercancías por carretera, para igualarlo con el ferrocarril. Pero esto se puede hacer por dicho impuesto, recuperado por el Estado. Amén que los camiones y autobuses están pagando el Impuesto Especial de Hidrocarburos y el tren no (bien porque sea eléctrico, bien porque su gasóleo no está gravado), impuesto que piensan subir aún más. Lo que no puedes es plantear meterle un palo al fulano que coge un tramo de autovía todos los días para ir a trabajar, esto es una cerdada. Primero, porque los coches prácticamente no desgastan la vía. Segundo, porque ese fulano, entre unos y otros impuestos (queda por mencionar el impuesto de matriculación y el IVA del propio vehículo), ha pagado más que de sobra su parte alícuota de la construcción y mantenimiento de esa vía. Al final, a las empresas de transporte se les compensará fiscalmente. Así que la factura acabará recayendo entre los que no tenemos ninguna culpa en el deterioro del firme que obliga a su mantenimiento (si los coches lo degradan poco, te digo yo las motos…).

      Comentario por Nadir — 15 junio 2021 @ 9:25 | Responder

      • Una muestra de lo que están haciendo en la India para mover contenedores en tren:

        Un detalle interesante es que allí tienen vía ancha, ocho milímetros más ancha que la ibérica.

        Aquí, gracias a los desvelos del P$O€, tenemos unas vías nuevas de ancho Stephenson

        que son inútiles para las mercancías, porque las pendientes son las que son.

        Quizá tendría que seguir trabajando en la “segunda temporada” de ferrocarriles,

        pero ahora mismo la veo como un ejercicio inútil que sólo conduce a la melancolía.

        Comentario por Juan Manuel Grijalvo — 15 junio 2021 @ 11:53 | Responder

  4. Es tremendo todo lo que sacas en esta entrada, y lo más tremendo es que ya no me sorprende. Ya has hablado varias veces de la falta de preparación de los prebostes pagados con dinero público y me temo que nunca será suficiente. En España la inmensa mayoría está acostumbrada a tragar con todo. Algo habría que hacer para acabar con esto, pero haría falta una mayoría política suficiente que implicaría a PP y PSOE, con lo que no tengo esperanzas. A mí se me ocurren cosas como que los ministros de un Gobierno sean nombrados por un Presidente pero que tengan que ser refrendados en el Parlamento, que tengan que defender su propuesta, empezando por explicar la formación y experiencia que tienen para llevarla a cabo y que hablen de con qué equipo cuentan. Pero eso implica transparencia en la gestión, y por ahí no se pasa. Por supuesto hay muchas otras maneras, seguro que mejores, más sencillas… Lo que sea, menos este oscurantismo de que lo único que cuenta es la fidelidad al jefe del partido.

    Otro asunto es la falta de espíritu crítico con estas cosas, por qué no hay una prensa que lo denuncie, por qué no hay un estrato social suficientemente grande capaz de denunciar estas cosas aunque sean de los “tuyos”… A esta mesa democrática que debería ser un país le faltan muchas patas para sostenerse, a la que te apoyas un poco se inclina y se cae todo lo que hay sobre ella.

    Y aunque mal de muchos no es consuelo para nadie, esta mañana en el desayuno me topé con una entrevista a la ministra francesa de “transición energética”. Es el ministerio en el que estuvo Hulot, y en el que ahora está Barbara Pompili, que conforme hablaba se notaba que no tenía ni idea de lo que estaba diciendo, no aportaba ninguna cifra de nada en absoluto, la periodista tenía que decirle lo que costaba cada cosa porque ella no sabía nada. Formación: diplomada en ciencias políticas. Profesión antes de entrar en política: ninguna. Asunto capital sobre la mesa del ministerio: la decisión de si se construye o no una nueva central nuclear y de cuántos molinos se quieren instalar en Francia. Aquí la historia es que nombran a alguien que no está preparado no para robar, sino para que haga lo único que puede hacer: nada, dejar pasar el tiempo. Y el que venga después que apechugue con la decisión.

    Comentario por Aurora — 15 junio 2021 @ 16:30 | Responder

  5. […] peajes en las autovías. Lo de los peajes es algo que ha estado intentando el gobierno desde que el infame Ábalos asumió la cartera (para contentar a las constructoras que financian sus partidos, porque en […]

    Pingback por El repago de las carreteras | La mirada del mendigo — 18 junio 2021 @ 11:57 | Responder

  6. […] Pero ahora vamos a ir más allá de este individuo y de su evidente cara lítica. Porque aún siendo este caso especialmente bochornoso y descarnado, como corresponde a la inteligencia de ambos protagonistas, no deja de ser un hecho muy común en la política española, como veíamos en el caso de Ábalos y su matón. […]

    Pingback por Toni Cantó sí que tiene mérito | La mirada del mendigo — 9 julio 2021 @ 0:06 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: