La mirada del mendigo

31 agosto 2015

La solución final a los incendios forestales en el NW peninsular

Filed under: ecología — Mendigo @ 9:33

En primera página de los periódicos está el incendio de Cualedro (Ourense). A cualquiera de la zona que le preguntéis, os dirá “¿incendio en Cualedro? ¡Pues vaya noticia!”

Esto no lo cuentan los periódicos, así os lo explico yo. En Galicia, como todo el mundo sabe, se dan buena parte de los incendios foresstales de todo el Estado (el 53%, seguidas de las limítrofes León, Zamora y Asturias, juntas explican el 70% de ellos). Pero esta distribución no es homogénea, sino que hay concellos que registran sistemáticamente, año tras año, la mayor parte de los incendios.

Normalmente se arguye diciendo que Galicia arde por su enorme masa forestal, pero la cuestión es que precisamente en estos municipios ya no quedan a penas árboles que arder (los que sobreviven al paso de las llamas por estar en las márgenes de cursos de agua). Os invito a daros un paseo con el Google Maps por el Concello de Cualedro y verificar lo que asevero. Toda esa zona que abarca los concellos de Oímbra, Cualedro, Baltar, Calvos de Randín, y algunas freguesías del otro lado de la raia…es el infierno, la devastación absoluta. Tras décadas sufriendo incendio tras incendio, toda esa zona de la raia seca es, sin lugar a dudas, el lugar más horrendo que he encontrado jamás (y, como sabéis, me recorro con fruición Europa de punta a punta). Aunque pueda parecer increíble en Galicia, hay zonas en riesgo de desertificación, toda vez que la concatenación de incendios han despojado al suelo de su fracción orgánica, dejándolo reducido al esqueleto, las piedras. En concreto, Cualedro, lleva ardiendo este verano un día tras otro; como el anterior, y el otro… La única diferencia es que éste se ha salido de madre y ha quemado muchas hectáreas, y es por eso que sale en las noticias y por eso os enteráis, pero no del reguero de pequeños incendios que año tras año consumen el monte hasta las piedras. Lo que ocurre en esa zona es absurdo, aberrante, hasta para el nivel de tolerancia a los incendios forestales de un gallego.

¿Qué es lo que arde? ¿Viciosos bosques de robles milenarios con los que la imaginación mesetaria se figura que está cubierta Galicia? No, arden los toxos y las xestas, el monte bajo que ha salido tras el último incendio. La concatenación de incendios no permite que medre vegetación de mayor porte. Toda esa zona, Cualedro, Baltar…es un erial, vayas por donde vayas sólo ves retamas saliendo de los restos calcinados del último incendio.

¿Por qué arden los montes? El monte no arde, no existe la combustión espontánea, al monte lo queman. ¿Quién? Hace tiempo ya procuré dar respuesta a esa pregunta (pregunta que evita hacerse la clase política y su apéndice, la fiscalía, y eluden vergonzosamente los medios de comunicación). Pues los pastores, para conseguir pastos; los cazadores, para mejor abatir a sus presas; las madereras (muchas lusas) para conseguir madera barata; los mismos que luego los apagan, para asegurarse un puesto de trabajo en una zona donde es un bien terriblemente escaso…o simplemente, cualquier aldeano que usa el fuego para desbrozar.

Aquí debemos hacer un alto y poner en antecedentes la situación. El NW peninsular es la región que más se ha envejecido y empobrecido en las últimas décadas. Debido a la emigración masiva ante la pertinaz falta de oportunidades, las aldeas se han despoblado y hoy sólo están habitadas por viejos. Debido a problemas estructurales que ningún gobierno se ha propuesto acometer (el microfundismo, en primer lugar) el sector agrícola no es rentable y todos los campos que antaño estaban cultivados, se abandonaron. Hoy sólo queda una agricultura de subsistencia y algunos pequeños rebaños de ovejas (nada que ver con los enormes rebaños castellanos), principalmente para cobrar la subvención y acabar de cotizar para la jubilación.

Este proceso de abandono del campo no tendría que ser necesariamente malo, el éxodo rural fue común a toda Europa y la Naturaleza reconquistó terrenos que le habían sido arrebatados para la agricultura. La cuestión es que una fase intermedia es la aparición de monte bajo, que prepara los suelos para la entrada de las especies arbóreas autóctonas. Pero en Galicia, este patrón de reforestación natural se detuvo. Por una parte, se promocionó la plantación de especies forestales industriales como el pino (en el interior) y el eucalipto (en la costa), desplazando a las especies autóctonas e impidiendo su retorno (los monocultivos forestales son el mayor atentado contra la conservación de los ecosistemas terrestres, mucho peor aún que los incendios).

Por otra parte y cerrando el círculo de destrucción, está el recuerdo del rural de cómo era el paisaje antes de la gran emigración (la demografía gallega se despeñó a partir de los años 60): un horizonte despejado de huertas, pastos y campos de labranza, agricultura de baja productividad para alimentar a una gran densidad de población (Galicia ha sido históricamente el vivero de seres humanos para repoblar medio mundo, desde las Alpujarras a la Pampa).

Este recuerdo ha generado la idea de que “el monte está sucio” y “el monte nos come”, que es como describen el proceso de reforestación natural tras el abandono de tierras.

No puedo comprender, pero intento describir ese desasosiego que les entra a los paisanos cuando empiezan a ver crecer arbustos y, tras ellos, robles, encinas, fresnos, alisos… a unos pocos cientos de metros de sus casas. Con una mentalidad que se puede calificar con rotundidad de medieval, entienden que los bosques, la Naturaleza, representa la barbarie, la antítesis de la civilización, y luchan por dominarla y acallarla, humanizando el paisaje si no ya con cultivos, al menos con fuegos periódicos que mantengan la frontera natural a raya (41 incendios en lo que va de año en el Concello de Cualedro, 14 de ellos sólo en la misma aldea, creo que debería ser razón suficiente para pensar que algo extraño pasa allí).

Por favor, os ruego que volváis a visitar el Google Maps y recorráis la provincia de Ourense. Internet os permite constatar el efecto del proceso descrito, sin tener que fiaros de mi palabra.

Podéis cruzar virtualmente la frontera y seguir por todo el Norte de Portugal hasta o Douro, cultural y sociológicamente tierras hermanas.

Ahora quiero proponeros unas cuentas. Galicia gasta cada año en torno a 100 millones de euros en extinción. Cataluña, con una extensión semejante y también bastante incidencia de incendios, gasta en esta partida sobre la cuarta parte. En Aragón, la octava parte; en Extremadura, un tercio; la descomunal Andalucía, la quinta parte.

Y no nos hemos salido de España. Vamos a confrontar más crudamente estos cien millones que se gasta Galicia saliendo de nuestras fronteras. La región francesa de la Aquitania, con una superficie forestal similar a la gallega, se gasta 4 millones de euros en la extinción. El Québec, una provincia canadiense con una extensión que triplica la de toda España y una superficie forestal cientos de veces superior a la gallega, emplea 45 millones de euros. Rusia, el país más extenso, con la cuarta parte de la superficie forestal del planeta y en el cual los incendios representan un severo problema, gasta 1.200M€ de lucha contra los incendios (y les parece mucho). Fijaos en la proporción, Rusia gasta 12 veces más que Galicia en extinción de incendios, siendo 600 veces más grande.

Podemos estimar que el presupuesto del servicio de extinción de incendios, debería ser de unos 1-2 millones de euros por provincia. Allá donde habita gente más o menos civilizada, que no provoca incendios: la Diputación de Bizkaia, 2M€ de presupuesto; la de Araba, 1,3M€; y es que no me imagino a un vasco, como no me imagino a un alemán, quemando su propia tierra (como imaginar a un hijo abofeteando a su madre). En cambio, en Galicia, llevamos siglos siendo enseñados a odiarnos a nosotros mismos; a despreciar, malvender y aniquilar nuestro patrimonio natural, descuidar y avergonzarnos de nuestro patrimonio cultural (lingüístico, histórico-monumental y etnográfico). Como nota curiosa: hace unos días se molestaba un paisano porque le sacase fotos a la arquitectura tradicional de su aldea, ya casi toda en ruinas, y no a los horteras chalés con parcelita que había en las afueras; “sólo sacáis lo malo”, me reconvino ese palurdo).

Así pues, el presupuesto del servicio de prevención y extinción de incendios de una comunidad con 4 provincias que no estuvieran habitadas por gallegos, debería ser de unos 8, redondeemos en 10 millones de ouros. Es decir, la décima parte de lo que todos los años se quema en el altar de la estupidez galaica (y leonesa, y sanabresa, asturiana y portuguesa).

Volvemos al incendio de ayer en el culo del mundo, también conocido como Cualedro (46,11% de paro, que explica muchas cosas). Público nos cuenta que:

[…] Para controlar este fuego, han sido desplazados un técnico, nueve agentes forestales, 20 brigadas, 13 motobombas, dos palas, seis helicópteros y nueve aviones. También han acudido miembros de la Unidad Militar de Emergencias (UME).

ACTUALIZO:
La consellería detalló también el operativo empleado: 3 técnicos, 49 agentes forestales, 108 brigadas, 47 motobombas, 8 palas, 11 helicópteros y 9 aviones

Y es cierto, a los militares me los crucé por la autovía a eso de las 17:00. Iban con maquinaria pesada para hacer cortafuegos. En cuando al enjambre de aviones y helicópteros, eso parecía una peli de Vietnam, sólo faltaban las Walkirias.

Ahora, echad cuentas. Cada hora de vuelo de los helis sale por un kilo (6.000€ para los que seáis más peques), los hidros por 4.000€, 230€ por brigada. El fuego ya estaba activo (se ve desde media provincia) a eso de las 9:00 y al caer la noche seguía ardiendo.

Y todo, para apagar un fuego en una zona sin ningún valor ecológico, paisajístico o de ninguna otra clase, paisaje lunar con aldeuchas despobladas que, todas juntas, no valen ni lo que una motobomba (ayer ardieron dos, por suerte no hubo víctimas mortales).

Y yo me pregunto, y avanzo por fin a mi conclusión final ¿por qué el Estado (vía Ministerio de Defensa), y sobre todo los presupuestos gallegos, tienen que cargar con unos presupuestos de extinción, cuando la mayor parte de los incendios son provocados por los lugareños y concentrados en unos concellos muy concretos? ¿Por qué un ciudadano de la Galicia urbana, la que genera riqueza, tiene que ver lastrados los presupuestos, detraídas de otras partidas que pudieran impulsar el crecimiento (con esos 100M€ se podría duplicar el presupuesto de I+D de las universidades gallegas), para jugar al juego de yo prendo y tú (o yo mismo) vienes a apagarlo? No es justo, para con aquellos que no participan de esa cultura, de ese negocio estacional de los incendios forestales. Cada vez menos estacional, pues ya se prende fuego hasta en Diciembre (he visto monte, blanco por la helada, ardiendo…mucha gasolina le debieron echar para que aquéllo ardiese).

Por lo tanto, yo propongo: que los gastos de extinción de los incendios se carguen al concello en cuestión. En vez de premiar a los concellos incendiarios con más inversiones y puestos de trabajo, castigarlos pagando la extinción de los fuegos que sus mismos vecinos provocan. La inveterada política del palo y la zanahoria, o más técnicamente, de promover comportamientos deseables, premiando a aquellos concellos que sepan proteger sus valores naturales y castigando aquellos habitados por energúmenos (y no, no viene nadie de Cádiz, de Toledo, ni siquiera de Becerreá o Cuntis a quemar en Cualedro).

Entiendo que todo ayuntamiento puede sufrir un incendio, pero si ése es esporádico, simplemente la factura de su extinción será un bache presupuestario que se podrá repartir en los presupuestos de varios años, vía financiación. Ahora bien, en aquellos concellos en que los incendios son recurrentes, el entretenimiento de todos los veranos, verán cómo el dinero para otras partidas disminuye para atender a la afición incendiaria de sus vecinos. Democracia es responsabilizarse de las propias decisiones colectivas y asumir las consecuencias.

De esta forma, allí donde persista y se obcequen en esta manía incendiaria, verán cómo los servicios que presta el ayuntamiento decaen (carreteras sin arreglar, equipamiento urbano deteriorado, tasas más altas…) y los pueblos se empobrecen. De igual forma, aquellos que vivan en zonas bien protegidas, donde no se reproduzca ese negocio del fuego, verán cómo sus pueblos medran, son más prósperos debido al excedente del presupuesto que no se dedica a extinción, se puede dedicar a otros cometidos (por ejemplo, mejorando su excelencia en biodiversidad, promocionando el agroturismo o una silvicultura sostenible y compatible con el bosque autóctono, poniendo en valor esa riqueza natural que han sabido conservar).

Diluyendo la extinción de incendios en los presupuestos de las comunidades y del Estado, no estamos generando ningún sistema de incentivos para erradicar de una maldita vez de la conciencia popular esta costumbre, tan gallega como la queimada (humor negro). De hecho, con el flujo de dinero de la extinción de incendios, estamos promocionándola, máxime en una zona empobrecida donde el desempleo es endémico.

No deja de ser una consecuencia más de la mayoría de edad política de un pueblo. Por lo mismo que, por ejemplo, no estoy de acuerdo con que el Estado rescate a la Comunidad Valenciana, pues un pueblo que ha elegido mayoritariamente un modelo político y económico para su región basado en el ladrillazo, la economía espectáculo de F1, regatas, parques de atracciones y edificios extravagantes, todo ello trufado de corrupción, debe apencar con las consecuencias de sus decisiones. Los valencianos con las suyas, los gallegos con A Cidade da Cultura, etc, que todos tenemos motivos sobrados para avergonzarnos. Votar desgobierno y corrupción no puede salir gratis, y de la misma forma el resto de los gallegos, de los españoles, no deben gastar millones de euros en apagar una y otra vez lo que unos cafres de una aldeucha de mierda se empeñan en quemar verano tras verano. Los fuegos que provocan los de Cualedro, que paguen su extinción los de Cualedro (la otra opción sería aún más dura, que los apaguen los de Cualedro, y si tiene que arder el municipio de lado a lado, que arda, que tampoco se pierde nada…con asegurar la evacuación de las personas, allá se apañen ellos con lo que armaron).

Pongamos el caso de un incendio de una vivienda en una ciudad. Yo entiendo que pueda existir un servicio de bomberos para prestar servicio ante este tipo de casos fortuitos. Pero si siempre es la misma vivienda la que arde, porque el cretino de su dueño provoca el fuego, me parece de lo más justo del mundo pasarle la factura de la extinción al propietario. No consideraría apropiado que la ciudadanía tuviera que costear un servicio de bomberos sobredimensionado, porque un vecino en concreto se decida a quemar todos los años su vivienda. Pues para los incendios forestales, reza lo mismo.

Podríamos argüir que no sería justo que vecinos que no causan incendios, sufran las consecuencias de sus vecinos desalmados. Pero también hay muchísimos valencianos que, retomando el ejemplo, execraban del modelo económico que les imponían. Lamentablemente, las consecuencias de las decisiones de una sociedad también recaen sobre aquellos que se opusieron a ellas, sean positivas o negativas.

En cualquier caso, si es cierto que los incendiarios son una minoría, la comprensión, cuando no connivencia es común en todo el medio rural, pues todos participan de la idea de que “el monte está sucio” (muy similar a la boutade de Bush Jr, de que los bosques arden porque tienen árboles). Por poner otro ejemplo, cuando estando mi compañera en su aldea llegó otro incendio, procuró evitar que salvase la carretera como pudo, sofocándolo con unas xestas. Sólo un chaval se prestó para ayudarla; el resto del pueblo estaba riéndose de ella y diciéndole “deixa que arda, muller!”. Así que lamento romper la imagen que os crean los medios de abnegados vecinos luchando a brazo partido contra las llamas. Estos vecinos, que observan con pasividad, suprema indiferencia el avance de las llamas, sólo procuran apagarlo cuando, como ayer, se les va de las manos y el fuego amenaza sus propiedades. Pero si sólo es el monte que arde…ellos tan satisfechos.

NOTA: Un aplauso a la increíble, inaudita estupidez, ineptitud de la fiscalía y la Guardia Civil que no son capaces, no ya de detener a los culpables y frenar este fenómeno recurrente, sino ni tan siquiera de ofrecer una explicación solvente a la sociedad de sus causas, para poder artillar una solución política. Arde una y otra vez, y son los únicos que no se enteran (o fingen no enterarse) ni del quién ni del cómo. Sólo sabiendo que se va a seguir cobrando un sueldo seguro a pesar de los nulos resultados de su trabajo se puede lograr ser tan metódicamente incompetente como los miembros del SEPRONA.

NOTA II: ¿Cuál es el beneficio de tener a militares (no me refiero por supuesto a la UME o a los valientes pilotos de los Canadair) gastando gasóleo mientras apatrullan carretera arriba, carretera abajo? ¿Han logrado alguna detención de algún incendiario? ¿Han siquiera logrado un descenso estadístico en el número de focos? Hasta mi cochiño pisa más la tierra que las motos de los primeros y los aguerridos todoterrenos militares de los segundos. Desde luego mis sandalias, mil veces más que sus botas. Así, motorizados y ruidosos, cubriendo un espacio descomunal ¿cómo van a atrapar in fraganti a alguien que se mueve por los caminos y veredas de su propio pueblo? Esa ridícula idea sólo se le puede ocurrir a quien jamás ha salido de la moqueta de su despacho (creo que fue de cierto hijo de falangista con pelo postizo, pero mi memoria puede fallar así que no lo afirmo con rotundidad).

NOTA III: El dinero tirado en echar al monte sin ton ni son a pistoleros a la búsqueda (inútil ¿cuántos están en la cárcel?) del incendiario, sería mucho mejor invertido en campañas de concienciación y de educación ambiental en el medio rural (abride escolas…). En enseñar a los adultos el valor de esa tierra que desprecian y, sobre todo, a los niños a que no reproduzcan los comportamientos de las bestias de sus padres: verbi gratia, tirar la nevera vieja al cauce del arroyo, la televisión en la cuneta de una pista, disparar a cualquier cosa que se mueva y poner lazos y cebos envenenados a los que se hayan escapado y, finalmente, provocar incendios en cuanto las retamas que salen del anterior incendio ya impiden ver en lontananza.

Pero el enemigo no es tanto la gente del rural, sino la incultura, la miseria y el caciquismo con que se les ha castigado desde siglos atrás, reduciéndolos a un estado próximo a la animalidad. Éstas son, realmente, las verdaderas y últimas causas de los incendios, el elemento diferencial que explica por qué los bosques gallegos arden y los vascos y navarros, no. Es contra ellas que hay que combatir a muerte. Meter a alguien en la cárcel, además de que sólo van a coger al único desgraciado que se dejó atrapar, no va a dar solución a un problema que es de naturaleza sociológica y solución política. Cultura y progreso, mucho mejor que helicópteros y motobombas. Nadie con estudios y un buen trabajo, nadie que ame su tierra se dedica a provocar incendios en ella.

Alemania es sin duda, también en esto, un modelo a seguir.

NOTA IV: Hay que terminar con la cultura de complicidad ante los incendios, útiles para “limpiar el monte”; erradicar la tóxica idea de que el monte arde porque “está sucio” o “no se cuida”. Estos comentarios tan populares, también entre la clase política, comparten razones con los incendiarios al identificar maleza = suciedad. Pues no, el sotobosque es una parte inherente del ecosistema boscoso, tan valiosa como las especies de gran porte, que dan alimento y cobijo a sinnúmero de especies. Si lo eliminas, no tienes un bosque (un ecosistema íntegro) sino una plantación de árboles. Es un error muy típico en Galicia, donde todo m² es susceptible de ser dedicado a este cometido, sin que quede resquicio en este sistema para las especies autóctonas (de ciclo largo), desplazadas por la necesidad acuciante de monetizar en breve tiempo la inversión con los pinos y eucaliptos. Otro dato de crucial interés para comprender el fenómeno: en Galicia, a diferencia de otras partes España y Europa, el 96% del monte es de propiedad privada, y el propietario (normalmente comunal, las malhadadas comunidades de montes, recua de mulas tordas) quiere dinero ya, sin consideraciones ambientales que tampoco la Xunta exige. Barra libre para convertir los carballales gallegos en un monocultivo de pinos y eucaliptos al servicio de FINSA y ENCE.

Un bosque no se “limpia” (no existe el concepto de “suciedad” en la Naturaleza), un bosque se le deja evolucionar inalterado. Los bosques estaban ahí mucho antes de que nuestra especie evolucionase y saliese de África, pueden existir perfectamente sin nuestra ayuda.

El bosque no arde si no lo queman.

Pero en Galicia no tenemos bosques, tenemos plantaciones de árboles. Ésa es la gran desgracia.

+

ACTUALIZO: Los alcaldes de los concellos afectados pedirán, como era previsible, la declaración de zona catastrófica. Subvenciones para premiar a los concellos incendiarios, por lo bien que lo han hecho, para que sigan repitiendo la jugada como todos los años. Indemnizaciones que saldrán de los bolsillos del resto de los gallegos que tienen pasatiempos menos fogosos.

+

ACTUALIZO II:
El comité estimó en unos 50M€ las pérdidas en el incendio -esta cifra es la mitad del gasto del operativo antiincendios para esta campaña en Galicia-.

Haciendo una sencilla operación aritmética, sabiendo que el ayuntamiento de Cualedro tiene 1808 habitantes, tocarían a 27.654€ por vecino si la factura de la extinción se pasase a los particulares. A lo que habría que sumar la factura del resto de los otros 40 incendios. ¿Merece la pena que esa minuta sea subvencionada por toda la sociedad gallega? Si fuera un accidente, un desastre natural…desde luego, por el principio de solidaridad. Pero sabiendo que esos incendios son provocados, reiterados…

+

ACTUALIZO III: ¡¡¡Vuelve a arder Cualedro!!! Tras dos días de calma tras el incendio, pensando que ya se habrían asustado de su propia bestialidad y que podríamos acabar el año tranquilos, ayer (3 de Septiembre) volvían a la carga con el 42º incendio en ese concello en lo que va de año.

Esto ya es una burla. Se están burlando de toda la sociedad gallega, mientras torean a las fuerzas de seguridad como si fuera una novillada.

+

ACTUALIZO IV: Detenido un octogenario, acusado de provocar el incendio de Cualedro. Los artefactos incendiarios no eran más que una colilla rodeada de cerillas, unido todo con cinta aislante. El aldeano incendiario es vecino de A Saceda (Cualedro), aldea cercana al origen de los incendios. Ahora queda dilucidar el origen de los otros 41 incendios, pues este hombre quemaba en su aldea, pero no tenía ningún interés en quemar en la otra punta del municipio.

Ahora lo importante no es cebarse en el anciano, sino procurar comprender las razones que le llevaron, a él como a tantos otros, a incendiar su pueblo.

XA BASTA!!! ASSEZ!!!! ENOUGH IS ENOUGH!!!!

110 comentarios »

  1. Mendigo, leo lo que escribes sobre incendios (hoy de matorral, otras veces de las plantaciones de eucaliptos) y me identifico contigo al 100%. Voy colgar un enlace a este artículo en mi muro de facebook (aunque la gente pasa de estos temas, y lo que gusta en facebook son los vídeos de gatitos). [por cierto, ¿por qué no tienes cuenta en facebook? aunque lo que gusten sean los gatos, tendrías más difusión, no?]. Cuando leo lo que escribes me identifico y pregunto (como seguro que te preguntas tú), ¿por qué me empeño en vivir en Asturias, una tierra donde “los bosques, la Naturaleza, representa la barbarie, la antítesis de la civilización, y [sus habitantes] luchan por dominarla y acallarla”? Asturias, como Galicia, está llena de fantásticas casas de arquitectura tradicional en ruinas…. con un adosado alicatado hasta el techo recién construido al lado. ¿Por qué? ¿La culpa la tienen los alcaldes, los arquitectos o los habitantes? ¿O Madrid? ¿O la cultura/falta de ella? ¿O la economía/pobreza? Viví 20 años fuera (eeuu, y otros puntos de la península) y vi muchos paraisos mucho más naturales que este (y que no alardean de ello como hacemos en Asturias), y ahora estoy otra vez aquí. Y a pesar de la bilis que me sale cada vez que veo eucaliptos (es decir, todos los días a todas horas, salvo cuando subo por encima de los 1000 m), y cada vez que oigo lo de “Asturias paraíso natural” ¿por qué me empeño en vivir en Asturias? ¿por qué no emigro definitivamente? ¿Son las raíces? Supongo que a ti te pasará algo similar, sigues viviendo en Galicia, tierra donde “llevamos siglos siendo enseñados a odiarnos a nosotros mismos; a despreciar, malvender y aniquilar nuestro patrimonio natural, descuidar y avergonzarnos de nuestro patrimonio cultura”. ¿Somos masoquistas o hacemos de capitanes de barco que son los últimos en abandonar la nave, y hasta el último momento creen que se puede salvar? Algún día llegará el punto de inflexión y la mayoría empezará a apreciar lo que tiene (y a actuar y a votar en consecuencia) y ese es nuestro objetivo, supongo, tirar de la gente en esa dirección. ¡Y no me digas que estás pensando en emigrar de Galicia porque me dejas sin argumentos para quedarme aquí!

    Comentario por asidres — 31 agosto 2015 @ 12:32 | Responder

    • Muy buenas, compañero.

      En realidad, soy yo el que puede suscribir hasta la última coma tu comentario. ¿Por qué sigo viniendo a esta tierra que detesto y amo tanto? O que la amo tanto a pesar de todo lo que hacen sus gentes para que la deteste. Ourense para mí, es la medida de la belleza, en mi nada objetiva opinión, el lugar más bonito del mundo hasta que lo destrozaron, a la vista de los pocos retazos que quedan.

      He pensado mil veces en emigrar, ciertamente. No sé si, al final, acabarán consiguiéndolo.

      La impotencia al ver cómo destrozan su tierra me corroe. A lo más que llego es a publicar unas líneas, si se me ocurriera de qué forma podría hacer despertar a estas acémilas…

      Por cierto, no te quejes. En Asturias empieza a haber algunos conceyus que prohíben en eucalipto. En Galicia, no hay un sólo alcalde que se atreva (o población lo suficientemente civilizada que lo aúpe al puesto). De hecho, aquí está permitido repoblar con lo que te salga de la puntal nabo (ahora están con las Paulownias, de origen chino), mientras que en Asturias creo que aún están prohibidas muchas especies de eucalipto (ojalá que siga, pues el globulus no soporta la altura/frío de, como indicas, el interior asturiano).

      Somos un cojo apoyándose en otro cojo, cada uno con su desgracia…:/

      Comentario por Mendigo — 31 agosto 2015 @ 15:56 | Responder

      • Esperemos que cojos apoyándose en otros cojos lleguen lejos. Mira lo que hacen los estorninos y los peces cuando se juntan en grupos de miles para defenderse del agresor. Pero mientras seamos media docena….. “malament”, como dicen los catalanes. Lo bueno de internet es que nos ayuda a unirnos ¡Mucho ánimo, y a seguir evangelizando! Y la otra pregunta que te hacía: por qué no tienes cuenta en Facebook? Hablando de estorninos, te dejo aquí un enlace de un excelente blog de un amigo que seguro que te interesa. http://www.naturalezacantabrica.es/2014/12/los-depredadores-las-presas-y-el-efecto.html

        Comentario por asidres — 31 agosto 2015 @ 18:19 | Responder

        • Facebook? Sí, sí está en mi lista de “cosas por hacer”. Justo detrás de “unirme al Opus Dei” y “cambiarme de sexo”. XDDDDDDDDDDDDDDDDD
          No, de ninguna forma, es algo que detesto. Ya me creé una cuenta en twiter porque algunos me lo pidieron, porque les resultaba cómodo seguir las publicaciones…pero es automática, nunca he tuiteado o retuiteado nada, de hecho ni siquiera sé cómo hacerlo, hace años que ni entro por ahí.

          Que vamos, puede ser una herramienta interesante como cualquier otra, pero me pilló atravesado desde el principio.

          Lo que de que somos una docena…no te creas, no te creas. En realidad, todo el mundo está asqueado de los “ucalitos” excepto…los que sacan dinero con ellos. Hasta te diría que somos mayoría los que los detestamos. La cuestión es que, como no nos representa un interés económico directo, dejamos que una minoría de cabestros decida qué paisaje deben tener nuestros montes. Esa es la cruda realidad, si realmente nos importara nuestro entorno, no se ponía ni uno más. Siempre pongo el mismo ejemplo ¿cuántos eucaliptos hay plantados en Francia, Alemania, Holanda…? Y toda la fachada atlántica de esos países tiene buenas condiciones para su cultivo… pero no son tontos, dejan que seamos los pueblos del tercer mundo los que destrocemos nuestros ecosistemas plantando alóctonas.

          Gracias por presentarme el blog de tu colega, lo estoy leyendo y me encanta. Otro amante de la vida natural, que cunda el ejemplo!

          Comentario por Mendigo — 1 septiembre 2015 @ 13:54 | Responder

          • Entendido, lo del facebook jajajaa. Seguimos con el blog, no problem! Ánimo!

            Comentario por asidres — 2 septiembre 2015 @ 23:26 | Responder

            • Aunque hay que reconocer que en facebook es más fácil divulgar ideas e incluirse en grupos, etc, así como compartir artículos interesantes como este. Si un día cambias de opinión ahí estaré también.

              Comentario por asidres — 2 septiembre 2015 @ 23:33 | Responder

              • Sí, tengo algún colega que lo emplea como herramienta de divulgación política. Nada de airear la vida personal como hace la mayoría de la gente. Yo es que soy muy celoso de mi intimidad, y me causa espanto comprobar cómo se expone la gente a cambio de nada. Increíble. Pero sí, usado con inteligencia puede tener también utilidad.

                Quizá incluso me lo replantee. Aunque supongo que, cuando lo haga, ya habrá pasado la moda del Facebook y la gente estará en otro lugar.😄 Buf! Y estoy ya mayor como para andar siguiendo las modas…

                Comentario por Mendigo — 3 septiembre 2015 @ 0:26 | Responder

    • Amén

      Comentario por Ricardo — 2 septiembre 2015 @ 19:27 | Responder

  2. Reblogueó esto en Baladring.

    Comentario por @VJNacher — 31 agosto 2015 @ 14:09 | Responder

    • Me alegro que te gustara.😉

      Comentario por Mendigo — 31 agosto 2015 @ 15:58 | Responder

      • Digamos que siempre me pregunté por qué suele pasarles lo mismo a los mismos.
        Aclarado. Muchas gracias!

        Comentario por @VJNacher — 31 agosto 2015 @ 21:40 | Responder

        • Hombre, yo dejé de creer en las casualidades cuando era crío. Si todos los años, año tras año, unos ayuntamientos concretos de unas zonas concretas concentran la actividad incendiaria…algo habrá detrás, ¿no?

          Comentario por Mendigo — 3 septiembre 2015 @ 0:27 | Responder

          • Totalmente, pero las sinrazones detrás de las “casualidades” varían según el lugar, y lo de Galicia no lo acababa de pillar. Por poner un ejemplo, en Valencia se sabía de antemano el nombre del constructor, pero aquí no parecía el caso.
            Dicho de otra forma, siempre hay en el fondo miopía (en el sentido económico) e incentivos perversos, pero estos últimos varían según el lugar y su (in)cultura.
            Lo dicho, muy claro tu artículo, se agradece.

            Comentario por @VJNacher — 3 septiembre 2015 @ 7:54 | Responder

  3. No puedo estar más de acuerdo contigo, lo comparto con tu permiso en mi muro.

    Comentario por Marieta — 31 agosto 2015 @ 22:43 | Responder

    • Gracias, compi.

      A ver si logramos que algún día cambien las mentalidades y se respete y proteja lo poco que quede ya de patrimonio natural.

      Comentario por Mendigo — 1 septiembre 2015 @ 13:55 | Responder

  4. Sólo constatar la rabia que entra al ver que, verano tras verano, arde Galicia. Este verano hemos sufrido incendios en un bosque cercano por parte del que creemos un incendiario. Sin embargo, ante personas como ésta no hay campaña de concienciación que valga; máxime cuando su entorno cercano es igualmente criminal y los ampara y encubre. Juegan la baza de la falta de identificación; y ante eso sólo se me ocurre organizar seguimientos o rastreos de sospechosos de prender fuego para pillarlos infraganti y aportar pruebas a la policía. Pero esto no es fácil ni en lo rural ni en lo urbano, teniendo en cuenta la edad media de los residentes, o la dificultad de por sí en que se presenten voluntarios para tareas tan poco agradecidas.

    Parar los fuegos a corto plazo pasa por medidas contra el bolsillo como las que planteas sobre los ayuntamientos, o medidas penales en un caso extremo. A largo plazo, para lo que no se han corrompido, la educación es desde luego el camino.

    Comentario por Chica de los suburbios — 1 septiembre 2015 @ 0:37 | Responder

    • Buenas, compañera.

      Alabo tu buena disposición a aportar soluciones. Realmente encomiable, veo que tú también quieres acabar con esta desgracia. Lo malo, es que la solución es muy difícil. Por ejemplo, dices de hacer un seguimiento a los sospechosos. ¿Y quién identifica a los sospechosos? Tú, yo, que no conocemos a nadie del pueblo? Ellos, los mismos del pueblo, saben, si no quién ha sido, quién ha podido ser. En los pueblos todo se sabe, dónde estabas a según qué horas, qué intereses tienes, te qué pie cojeas… Pero, como dices, en un pueblo nadie va a ir a denunciar. Nadie. En buena parte, por miedo, porque luego te vas a encontrar todos los días con el acusado, más toda su familia. Y no quieres que un día te arda la casa con tu familia dentro (en la Galicia profunda hay algunos especímenes de mucho cuidado).

      Además, es muy difícil pillar a alguien. Muchas veces tiran los artefactos incendiarios desde el coche. Y eso es sólo un instante, ven que no viene nadie y zas, desde la ventanilla. Cuando empiece a arder (suelen llevar mecha de chisquero o algo que retarde la combustión), ellos ya están en el bar del pueblo tomándose un vino. O incluso a pie. Si notan que hay alguien siguiéndoles, simplemente no sacan el mechero y siguen andando. Además de que son gente que se conocen hasta la última senda y pueden dar esquinazo a cualquiera que no sea del pueblo e intente seguirlos.

      Son delitos que, por su naturaleza, la mayoría van a quedar siempre impunes. Sólo cogen a gente con trastornos mentales, tan poco inteligentes que se dejan atrapar. Pero mira en Cualedro, por ejemplo: arde todos los años, de Julio a Septiembre casi todos los días. Y, sin embargo, que yo sepa, nunca han cogido a nadie.

      Comentario por Mendigo — 3 septiembre 2015 @ 0:38 | Responder

  5. Pero ti que sabrás urbanita do carallo

    Comentario por Taracido — 1 septiembre 2015 @ 1:07 | Responder

    • O que eu sei, amoseino. O que ti sabes, ves tamén de amosalo: estás mesturando as dúas linguas, baldrán! A 2ª do futuro do verbo saber é “saberás”.😛

      Non dixeches nada de proveito. Se tes algunha información de quen é quen prende lume nos montes…compártea! Algo inconfesábel? Alguén da túa familia, e por iso estás tan anoxado? Conta, conta, iso que sabes…

      Comentario por Mendigo — 1 septiembre 2015 @ 14:53 | Responder

  6. Muy interesante tu artículo. Aunque, eso sí, un poco duro. Ojalá que lo absurdo del ser humano llegara a su fin y estas cosas dejaran de ocurrir. Para mi un monte limpio es, sin lugar a dudas, aquel que rebosa vida, plagado de una gran variedad de árboles y animales que los habitan. En fin. Gracias por tu artículo.

    Comentario por Juan Martínez Chacón — 1 septiembre 2015 @ 1:58 | Responder

    • Gracias a ti, Juan!

      Yo no creo que sea duro por hacer uso del lenguaje. Duro es ver cómo una recua de mulas destruyen la tierra que amas para, total, sacar cuatro duros de ella (pan para hoy…). Es muy duro ver arder un rinconcito donde unos días antes estuviste durmiendo la siesta, embebido en la Naturaleza. Duro es pensar que pasarán cientos de años para que, con suerte, vuelva a recuperar el esplendor de lo que un día fue. Que ya no lo podrán disfrutar mis hijos, ni los que ellos a su vez tengan.

      Honestamente: creo que no he sido duro, sino que como sociedad hemos sido demasiado complacientes con unos comportamientos que nos privan a todos de la riqueza de nuestros bosques. A todos, también a ti, porque esto, aunque seas de fuera, también es tuyo. Y hay alguien que decide por ti, el paisaje que debe tener esta tierra.

      Venga, a cuidar lo que nos queda y…

      Un saludo!

      Comentario por Mendigo — 1 septiembre 2015 @ 14:59 | Responder

  7. Mañana me compro un sombrero y me lo saco ante vosotros. No suelo comentar mucho sobre lo que leo, pero leer lo que yo pienso, escrito por otra persona, bien merece mi más sincero agradecimiento, aunque no sirva de nada, Galicia seguirá ardiendo, yo seguiré llorando al ver arder nuestra pequeña selva, nuestros mágicos montes, hogar de nuestras maravillosas “lendas”
    Quise escribir para dejar constancia de mi opinión y decir, que tampoco te olvides de nuestra costa, de esos queridos pescadores furtivos o no tan furtivos. Sin olvidar esa marea negra que asolo la costa de Galicia, me duele en el alma a día de hoy recordad lo que decían algunos de los marineros en mi tierra cuando miles de personal corrían a ayudar mientras “esos” se llenaban la panza de vino y cerveza “¡¿nunca mais!? mais un, diredes, que aquí tase ben” (¿nunca mas? diréis mas uno, que aquí se esta bien) por tener un sueldo sin necesidad de trabajar gracias a las desproporcionadas subvenciones que en su momento dio el estado.
    A todo esto siempre diré, a mi pesar, que Galicia no tiene los habitantes que se merece. Pero ni España en general los tiene, matamos toros de forma cruel, ahorcamos galgos cuando no los queremos, somos el país de los ninis, de las miles de casas vacías, de la destrucción de las energías limpias y de todo lo que huela a progreso, además por supuesto del presidente que reniega de sus raíces (como el gallego inculto y medio, lo siento necesitaba decirlo). Somos de mente débil y pobre desde antes de los “Irmandiños” cuando nos juntamos para defender nuestros derechos y después nos dejamos dividir por avaricia, o que podíamos ser hoy día potencia mundial si no nos dedicásemos a matar indígenas, los reeducásemos y los siguiésemos matando, o si al menos, no fundiésemos todo el oro que les robábamos, o por ultimo y mas reciente, cuando con la republica se nos abrían las puertas de una nueva mentalidad y libertad, se cerraron de golpe por todas las razones que la incultura puede asumir.
    Cierto es que el gallego es difícil de definir pero creo que es mas la culpa del español mediocre, gallego no parlante, que del gallego que lo habla y lo respeta.
    La falsa apariencia representa a esta gente, la egoísta creencia político-religiosa los mueve y el fanatismo los une.
    Esto hace que un gallego no quiera hablar gallego y siente vergüenza cuando su abuelo le habla gallego pero no cuando le regala un terreno para hacer una casa, o aquel que nunca tubo nada y hoy es marinero gracias a las subvenciones y al furtivismo y no al buen pescar, o guarda forestal con el mismo ídem.
    Estos como ejemplos pueden derivar en los vascos, andaluces, catalanes… en todos los puntos se esconde la mediocridad y el fanatismo.

    Por cierto tu última frase no me gusto mucho, aunque si es de montes de lo que hablas tienes toda la razón pero no en toda Alemania es igual.

    Siento variar tanto el tema e irme por las ramas, pero me has servido de inspiración para desahogarme un poco esta noche, después de un duro trabajo aquí en Brasil, lejos de la tierra que quiero y llevo en el corazón pero que veo cada día mas distante por culpa de su gente.

    Comentario por Jose — 1 septiembre 2015 @ 3:10 | Responder

    • Boas, compañeiro, e moitas grazas polos teus parabéns dende o outro lado do charco!

      Eu son tan ingrato que vou levarche a contraria: Raxoi non é galego, é pontevedrés (un PTV, para ser máis precisos), que é cousa moi distinta. Se estiveches algunha vez nesa vila (ou Ferrol, ou mesmo Coruña saberás a que me refiro).😉

      Outra cousa na que non estoy dacordo: ningunha tecnoloxía de xeración enerxética é “limpa”. Todas ten un impacto no medio natural, alto ou altísimo (neste blogue teño discutido moito diso). A única enerxía limpa é a que non se consume é, polo tanto, déixase de producir.

      Cousas coas que concordo: a relación do medio natural coa nosa cultura. Se cambias o medio, perden significación aspectos da nosa cultura como as lendas de mouros, trasnos…que mencionas. E bueno, supoño que o resto da túa mensaxe pois maís o menos sintonizamos na mesma onda: o do progreso cultural, social e económico para esta terra.

      A frase que dis…a de que Alemaña é un modelo? Bueno, refírome neste caso a xestión forestal. Eu estiven unha vez na Selva Negra e fiquei abraiado (o meirande faial, cos Vosgos, da Europa Occidental). Logo, estiven un mes percorrento todos os Parques Naturáis de Alemaña e volvín morto de envexa. Hostia! Se fixéramos nós así, isto era o puto paraíso!

      Pero se non queres o exemplo alemán, podes quedar co austríaco. Co francés, co eslovaco, co esloveno, co checo, co italiano…todos eles países con grandes masas forestáis ben coidadas…e rentabilizadas. Ou se non, ir á Rioxa, a Navarra, a Gipuzkoa, a Soria… Agás os portugueses, calquer outro pobo europeo pode ser exemplo para nós.

      Sorte facendo as Américas!
      😉

      Comentario por Mendigo — 1 septiembre 2015 @ 15:14 | Responder

      • Jejejeje, non quería facer mais largo o meu comentario de onte se non tamén incluiría moitos dos países que falas, excepto Italia, pa min eles son como Galicia, coidan pouco o que teñen (non en todos os lados de Italia claro), e Portugal coida dos montes, ou esa foi a miña impresión cando os visitei, ademais ten algo moi bo, bombeiros voluntarios, inda que non ton moi posto no tema creo que e boa idea.
        Sei que a enerxía renovable e tema de serio debate, lerei algo do que escribes, e si podo debatereino, pero gústame defendela, traballo nela jejeje, e inda que aborrezo como rompen os nosos fermosos paisaxes, e os fermosos paisaxes de onde vou, vexo un camiño a seguir, prefiro que todos fosen viraventos e no centrais térmicas.
        Un viravento contamina na súa montaxe pero en moita menor medida na súa vida, o que ten e que mata paxaros e si ten derrames segue a contaminación, pero cada dia son mais conscientes diso e tratan de evitalo, sexa o dos paxaros desarrollando formas de cambiar os seus hábitos ou facendo que se percaten do perigo cando pasen e sexa o da contaminación facendo que os derrames non cheguen o chan ou tendo mecanismos de pronta actuación.
        Unha praca solar contamina moitísimo pero solo na produción e pasa o mesmo que ca eólica, cada dia conciéncianse mais por querer venderse mais verde.
        E hai mais formar de enerxía “limpa” e habrá mais, que cambiaran a nosa forma de vida, pero todos precisamos dela pois, inda que tamén sei que tes razón, que a enerxía limpa e a que non se usa, e difícil deixar de usala, como cargarías o portátil desde o que escribes, o movil ou nun futuro o coche. A culpa non e da tecnoloxía e de quen non a sabe empregala.
        Ves … xa me estou liando outra vez, si chegamos a coincidir nun cérrano con nos dentro.

        Non sei o que e un PTV e cría que era Ferrolán.

        Grazas por desexarme sorte cas Américas, por saír cunha frase moi nosa “malo será”.
        Unha aperta e saúdos.

        Comentario por Jose — 2 septiembre 2015 @ 3:32 | Responder

        • Bosa, José.

          Un PTV é un Pontevedrés de Toda a Vida, é dicir, un membro da buguesía pontevedresa, por definición clasista e provinciana, que rexeita todo contacto coa realidade cultural galega que circunda á vila.

          Se queres, podemos falar de enerxía, en concreto de xeración de enerxía eléctrica en outra entrada. Pero resumindo, non aturo esa categoría de “enerxía verde”, pois abrangue tecnoloxías de xeración absolutamente disímiles como a hidráulica, a fotovoltáica, a termosolar, a undimotriz, a eólica… cada unha cunhas características totalmente diferentes. Se falamos de aeroxeradores, podemos analizar a súa problemática (desmonte de terras, viais de acceso, o que mencionas das aves, o impacto paisaxístico…) pero non o mesturemos, por exemplo, coa fotovoltáica porque non ten nada que ver.

          Por supuesto, precisamos de enerxía, tamén eléctrica. Logo cómpre facer bó uso dela para danar o mínimo a Natureza: eficiencia nos equipos, nos procesos, na economía e en toda a sociedade.😉

          Comentario por Mendigo — 2 septiembre 2015 @ 15:17 | Responder

  8. Pienso que es intencionado pero mejor “apatrullar”.

    Comentario por Javier — 1 septiembre 2015 @ 8:21 | Responder

    • Muchas, muchas gracias.

      Sí, la a era intencionada, pero la y ha sido un imperdonable desliz. Apatrullando es, desde luego, torrénticamente mucho más correcto.

      Gracias por corregirme ese gazapo!

      Comentario por Mendigo — 1 septiembre 2015 @ 8:58 | Responder

  9. ¿Por qué no cargarlos a concello? Es fácil responder : por intereses políticos entre concellos… Yo te prendo porque no eres afin a mis ideas, tu me prendes … mismo juego, solución no válida.

    Desde mi punto de vista… una gallega de aldea que ha vivido de cerca todo este tema he de comentaros que os habéis olvidado de mencionar que muchos de los fuegos (la mayoria) son provocados para la revalorización del suelo, cargarse zonas naturales, esperar unos años y hacer campos de golf y demás.

    Normalmente la culpa no es de los aldeanos o de los vecinos (y digo normalmente), y os lo dice alguien que estuvo mano a mano apagando el fuego para que no se desplomaran los árboles quemados encima de las viviendas, con el fuego al lado de casa.

    También os he de decir que en esa experiencia la persona que prendía los focos de fuego era un hombre que vino a ayudar a apagar los fuegos en su moto y no conocíamos ningún vecino, un absoluto desconocido que vino de fuera como voluntario para ayudar a apagar los fuegos en Galicia y que resulta que plantó unos cuantos focos mientras los demás los apagabamos con todo lo que teníamos a mano (cubos, mangueras…) y cuando lo descubrimos se dió a la fuga, supongo que a plantar fuego en otras zonas.

    ¿Pudo ser gallego? Si, por supuesto que es una opción.. aunque no tenía acento gallego.
    También podría haber sido de Madrid, Navarra, Andalucía o cualquier parte de España.

    Respondo en español por respeto al hilo de comentarios (no porque me avegüenze de mi tierra y de mi lengua) pero son galega e estou orgullosa de selo.

    Os galegos amamos a nosa terra, non somos tan fillos de puta.

    Comentario por athenea — 1 septiembre 2015 @ 8:21 | Responder

    • ¿Revalorizar terrenos y hacer campos de golf en Cualedro?…perdona, pero no me cuadra. Yo también vivo en aldea y te digo que la culpa no es de “os de afora”, como suele decirse de todos los males del rural. No necesitamos ayuda externa para desbrozar quemando o para pescar con dinamita. Nos valemos solitos, para eso y para salvajaads mayores contra el patrimonio.

      Comentario por Ricardo — 1 septiembre 2015 @ 11:02 | Responder

    • Boas Athenea!

      Concordo con Ricardo que as razóns urbanísticas non semella que tiveran relación algunha coa causa do lume de antonte.

      A tipoloxía de incendio a que te refires é maís propia da rexión mediterránea, que poida se reproduza na costa (non dis de dónde eres, pero estou case que seguro que é dalgún lugar turístico na costa, con intereses especulativos sobre o solo). No interior de Galicia non hai nada de eso, o que sobra é solo. Se queren facer un campo de golf, poden elixir entre miles de sitios para facelo. Aínda que non sei quen vai ir xogar (con todo, a diputación baltárida fixo un en Toén, coma sempre subvencionando o ocio da clase alta ourensá).

      Mira, imaxina que ven alguén de fora a prender lume. Nas aldeas controlan perfectamente de quen son os coches. Se ven un coche aparcado nunha cuneta, e ven saír de entre os fentos a un fulano que non coñecen…fáltalles tempo de coller a matrícula e denuncialo. Non chegaba moi lonxe, non. Nunha aldea! Se non lles pasa nada desapercibido, non podes cagar un peido no medio do campo sen que a media hora todo o mundo saiba o que comiches onte!

      Iso de que os galegos amamos a nosa terra…nós poida que sí, pero moitos outros…

      Ti pensas que quen queima o monte ama á terra. De seguro que non. Pero os montes arden, e alguén está detras diso. Pode amar a súa terra alguén que planta eucaliptos e piñeiros, desprazando as especies autóctonas e destruíndo ese ecosistema, para poder cortalos antes e gañar uns pesos máis? Esos non aman a Galicia. Ama os cartos, pero non esta terra. E, sin embargo, toda ela está chea de eucaliptos e piñeiros. Ama a súa terra o que bota cascallos, a televisión vella, a cociña á beira do río?

      Xa non saio a Europa. Só collo o exemplo de Euskadi. Compara cómo está a zona de Euskadi-Nafarroa e cómo é o estado no que se atopa o monte galego. Esa xente SÍ que ama a súa terra. Non podes dicir que amas a alguén, cando bates nela. Moitos galegos odian a súa terra, odian a súa lingua de seu, so queren cartos no peto.

      Un saúdo!

      Comentario por Mendigo — 1 septiembre 2015 @ 15:32 | Responder

  10. ACEMILA. que bonita palabra para definir a tantos mastuerzos sueltos.

    Comentario por Manuel — 1 septiembre 2015 @ 9:26 | Responder

    • Acémila, con tilde. Lo cierto es que encaja perfectamente con mucho animal bípedo que tengo encontrado por ahí.

      Pero también hay que recordar qué sistema los condujo a ese estado de postración intelectual.

      Comentario por Mendigo — 1 septiembre 2015 @ 15:35 | Responder

  11. ¿Pero de donde sale un indocumentado como tú?¿cómo puedes decir tal sarta de gilipolleces y quedarte tan ancho? Mi padre es de esa zona (San Millán concretamente) y yo vivo en Ourense (esa Galicia urbana táaaaan productiva según tú) y conozco la zona y a la gente del lugar como la palma de mi mano, lo que estás diciendo o proponiendo es una estupidez tan grande que da vergüenza hasta leerlo, le plantan los retenes por que quieren un puesto de trabajo, los paisanos de la zona (los 4 que quedan por que no son mas) son los primeros perjudicados y los primeros en tratar de apagarlos de forma desinteresada por que lo poco que queda de negocio en esa zona es la castaña, y los por desgracia ya pocos castaños que quedan se protegen hasta con la vida, que quieran tener el monte despejado de naturaleza y por eso les plantan es una subnormalidad que solo se le puede ocurrir a un urbanita sin puta idea de lo que es el rural y como se desarrollan las dinámicas sociales en ellos, por que si tanto te gusta sacarle fotos a casa derruidas (que pueden ser preciosas como están pero a lo mejor al paisano que te dijo eso lo que le molestaba era que no estaban cuidadas) me gustaría saber por qué te encantaría que ardiesen esos pueblos de la zona a los que les das menos valor que a un mojón (te recuerdo que aun que no esté cuidado ni puesto en las guías turísticas en San Millán hay uno de los castros mas grandes de Galicia).
    Luego está lo que propones, que ya es propio de un niño de primaria, y de uno un poco tonto por otra parte, no dices que en una ciudad donde arda siempre un piso se deje arder ese piso (usando tu ejemplo) si no que se deje arder el edificio entero, si conocieses un poco la zona realmente sabrías que no, no viene gente de Cadiz a prenderle, pero a Cualedro si puede ir gente de Vilardevós, por ejemplo y de echo es exactamente lo que pasa en las pocas ocasiones que cogen a gente prendiendo, todo eso sin tener en cuenta que el patrimonio natural es de todos y la naturaleza de un ayuntamiento no es solo de ellos o mencionar que esos concellos están tan despoblados hoy (ya ni queda gente que les plante fuego básicamente) que a lo que se dedican es a hacer de contacto entre la diputación y los vecinos, por que es la diputación quien lo paga todo (carreteras, servicios básicos, etc) su presupuesto es básicamente, tanto para el alcalde, tanto para los concejales y tanto para las dos secretarias y se acabó del dinero.
    Te propongo que expliques como casa con tu bonita teoría los 4 (si 4!!!) incendios que ha habido este fin de semana en menos de 10Km a la redonda de la ciudad de Ourense, no en el rural remonto y perdido si no pegados a la ciudad.

    Comentario por añlskj — 1 septiembre 2015 @ 9:57 | Responder

    • Adicarse ós bullotes en San Millán? Cos catro pés que tedes, non vos dan nin para comer vós! JAJAJAJAJA. Sí, coñezo a túa aldea, polo castro (por certo, as casas foron levantadas con pedras levadas del). Importante, abandoado. E aínda existe porque o lume non queima o granito, senón xa non quedaría nada del, se fora por vós.

      Sinto dicilo, pero a túa aldea é unha merda. Fun, visitei o castro e lisquei correndo porque alí non hai nada máis que ver (igual que toda esa zona). Xa queimáchelo todo, parabéns. Pertiño dali hai outro castro. O sitio debía ser precioso, cunha pequena fervenza. Cantas veces ardeu? A última, o ano pasado, porque estaba todo negro…

      Pero sí que é certo que non todo se explica pola necesidade dos viciños de rozar as terras. Nesta entrada tratei ese tema, pero como dixen no mesmo artigo (líchelo enteiro e devagar?) tamén pola teima da puta caza, para conseguir pastos para as putas ovellas, os madereiros e…sí, os que apagan o lume, tantos os das brigadas como os dos helicópteros. Que supoño que foron os dos catro focos do lume de Ourense, pero a saber. O que sei é que ese lumes, eles sós, non se prenderon.

      Ou sí? Entre todos a mataron, e ela sóíña que morreu.

      Ah! Xa me dirás qué demo vai facer un de Vilardevós en Cualedro. Se quere queimar, o que lle interesa queimar, está en Vilardevós. E ben que arde, tamén, Vilardevós (pero non é nada comparado co voso…os de Cualedro estades enfermos).

      Comentario por Mendigo — 1 septiembre 2015 @ 15:48 | Responder

      • Enfermos? Por qué? Non deixas de faltar e faltar. Ora esta aldea e unha merda, ora esta xente son uns palurdos… Teste ti por moi listo? Alumeanos con unha solución… Por que non dis nada de como se gastan os 100M? Tes mais medo a denunciar unha corruptela que a un bofetón dun palurdo de Cualedro?
        O estado gasta millons de “ouros”, como ti escribes, non sei se para enfatizar o palurdismo dos ourensans ou o teu propio, en helicópteros Pegasus para acribillarnos a multas a todos, e a xunta ten que usar helicopteros alugados con pilotos da quinta cona, con traballo estacional e que saen por unha pasta. E mais sensato posuir os teus propios medios de extinción con persoal que vaia a cobrar o mesmo, ardan as xestas ou non.
        Pero claro, ahí nos metemos coa xestion política dos diñeiros, tema peliagudo… E mais doado chamarlles paletos os aldeans os que se lles queiman as palleiras.
        Eu son de Pazos, podes atoparme cando queiras, podes vir e dicirme na cara que a miña aldea tamen e unha merda, ou podes ir a onda feijoo a preguntarlle onde esta o desaugue polo que se van os 100M.
        A todo esto, estoy totalmente dacordo co plantexado da reforestacion con pinos e eucaliptos, é unha ruina para o ecosistema, para o clima e para todo. Galicia a este paso vai ser parte de Zamora, climática e paisaxisticamente falando. Pero tamen esto e culpa dunha administración pasiva e refen dos intereses económicos, dos productores de madeira, instaladores eólicos, ENCE, etc…. O que tes que facer e centrar as culpas en quen as ten, que non e o aldeano paleto…

        Comentario por Bruno — 2 septiembre 2015 @ 5:22 | Responder

        • Home, máis intelixente ca ti seguro.

          Entón, non podo queixarme dos lumes de Cualedro porque non escribín tamén, no mesmo artigo, sobre as corruptelas da Xunta. Ti eres parvo.

          É unha pseudo-argumentación moi empregada por persoas con pouca formación intelectual. Estás a falar, por exemplo, das vítimas da violencia machista e alguén di “¿e por que non falas dos mortos en accidentes de tráfico, eh? ¿por que non? ¡Son moitos máis! ¿E os que matou Hitler? ¿Disos non falas, non? Entón, un artigo que non fale das mortes en accidentes de estrada ou das vítimas da shoa, queda deslexitimado para falar das mulleres mortas polas súas parellas. ¿O resultado? Que non se pode falar de nada, reventar o debate porque o interlocutor non lle interesa tocar o tema. Que é o que pretendes ti, intelixencia de adoquín.

          Eu son o Bruno de Pazos e a que non me dis a cara que a miña aldea é unha merda. Cómo se pode ser tan paleto! Oes, algarrobo, sabes candas aldeas chámanse así na Galiza? Pensas que todo o mundo ten que coñecer a túa puta aldea, e que ti es universalmente coñecido? Sabes que hai máis mundo tralo horizonte que ves dende a túa casa?

          A ver, que é para ti o importante, que alguén diga que a túa aldea sexa unha merda ou que realmente sexa unha merda? Que ninguén cho diga faina mellor? Eu non sei de onde carallo es ti, pero podes respostarme ti mesmo: É unha merda a túa aldea? Ecolóxicamente é unha merda? Dun xeito máis preciso: cal é o grao de deterioro da biota na túa aldea. En concreto co lume: cal é a proporción de terreo afectado por lumes nos últimos anos? Cal é a proporción de árbores autóctonas (carballo, aciñeira, sobreira, freixo, amieiro…) respecto as alóctonas (piñeiro, eucalipto, mimosas…)?

          Despois disa somera evaluación ambiental, agora resposta: cal é o estado ecolóxico da túa aldea. É ou non é unha merda. Eu coñezo Cualedro, e afirmo rotundamente que é unha merda. No é faltar, pasmón, é dicir a verdade. Sodes tan cobardes que non queredes recoñecer a miseria na que vos rebuligades como porcos, o primeiro paso para saír dela. E quen ten a culpa? Quen volo di? Ou vos que tedes convertido a terra dos vosos antergos nunha paisaxe deserta, maís propia de Marrocos que da Galiza?

          Comentario por Mendigo — 3 septiembre 2015 @ 12:26 | Responder

          • Recoñezo que es mais intelixente ca min, mais educado, e mais todo, que me falta vocabulario pa definir todo o que es mais ca min. Ata seguro que orinas mais lonxe… Discúlpame non localizarche o Pazos do que son, pois sí, hai moitos na Galiza. Eche o mais próximo a Cualedro, o lado de Verín, non sei se coñeces. E sí, tamén tes razón en que o deterioro ecolóxico e grave, como en toda a comarca. Pero onde perdes a razón e coas tuas formas de poligonero. Eu, un pobre aldeán sin estudios nin terreo onde caer morto pretendo comprender por qué arde o monte ese que vexo no horizonte, horizonte que nunca me atrevín a cruzar. Paletizar os aldeans e simplificar demasiado o problema, exactamente o mesmo que fai o señor(ito) alcalde do remoto concello. Que o monte ardido e a forma mais barata de obter terreos de pasto, tamén é indudable. Pero… non vexo paletismo algún en prenderlle lume o monte se as marxes de ganancias do leite son negativas. Vexo mais ben desesperación. Tamén descoñezo o número de explotacións gandeiras aló no alto do monte, non se se dará para tanto pirómano… o paleto algarrobo e burro da miña puta aldea non da nin para informarse de tales cousas. So me indignou o teu tono, e me sigue indignando…
            Sí, son moi coñecido, son o mais túzaro da miña aldea.
            Con respecto a mistura de temas… de verdade cres que non ten nada que ver a maneira en cómo se xestionan os 100M€ co lume? non ten nada que ver que os helicópteros cobren si despegan coa aparición de lumes intencionados?
            Non che nego que haberá lumes provocados por gandeiros sin escrúpulos, tampouco che nego que sexas mais guay ca min, pero si me negas a maior… apaga e imos!

            Comentario por Bruno — 4 septiembre 2015 @ 13:23 | Responder

            • Ah, vale, xa sei o Pazos que dis, o que está á entrada de Verín.

              Bruno, moléstanche as formas. Ti mira como entraches neste blogue. Outra xente entrou, disentindo, aportando outras ideas, pero con boas formas. Olla como lles contestei eu. Se ti es cortés, eu devolvo cortesía. Se entras en casa allea pateando a porta, é normal que leves unhas labazadas. Ti mesmo.

              Pero que tampouco é que me alporice por uns cantos insultos, eh? De feito, hei de confesar que me divirto moito máis contestando ós insultos que ós que entran de xeito impecable (obrigandome a corresponderlles). XDDDDDDDDDDDDDD

              O tema de se a túa aldea é unha merda ou non…home, agora de memoria…sei que arderon todas esas lombas dende o castelo cara o Meda (teño andado moito coa bici por alí, antes de que arderan, claro), pero non sei se eses montes xa son da túa aldea. Iso, tes que valoralo ti mesmo. Agora ben, para valorar algo, cómpre ter unha referencia do que é un ecosistema íntegro e, para iso, tes saír da Galiza. É así de terrible, así de tráxico dicilo. Así de vergoñento para nós, como galegos, o que lle estamos a facer a nosa nai.

              Pero por exemplo, cerca tes O Riós, supoño que o coñeces. Alí aínda hai unha boa mancha de carballos. Ti compara o estado de conservación de Riós, co de Cualedro (e con Pazos, a túa aldea). Ámbolos dous concellos moi pretos un do outro, do rural. Por que arde un e non tanto o outro? Por que a xente de Riós, que non queima (tanto) os seus bosques ten que pagar ós de Cualedro e Baltar, que pasan todo o vrao prendendo lume ós seus?

              A ver, co tema do aluguer de helicópteros. Tes toda a puta razón. Toda. Os lacazáns e larpeiros da Xunta, na súa infinda necedade, crearon outro interese máis en que o monte arda. O que non podo, nun artigo nun puto blogue e facer un estudo polo miúdo de tódalas causas que están detrás de todos os lumes. Non podo! De feito, non o fan nin os que cobran para facelo e só din simplezas (a fiscalía, o SEPRONA, a mesma Conselleira…).

              Neste caso, estaba a comentar as causas presumibles dos lumes da zona de Cualedro e Baltar. E non son as empresas de helis, a lo menos non explican o diferencial respecto doutros concellos na mesma zona (que xa unha zona con moitísima incidencia). A non ser que ó piloto polaco teña especial teima con Cualedro e Baltar. Seica eses nomes non lle gustan.:/

              Bruno, permíteme un consello: sae dese burato. Al menos por algún tempo. Viaxa. Coñece outros horizontes, outras culturas, aprende delas o que penses que pode ser aproveitable. E, cando volvas a túa aldea, procura aplicar o que viches para mellorala.😉

              Comentario por Mendigo — 4 septiembre 2015 @ 14:17 | Responder

            • Ah! O que non entendín é que ten que ver o tema do leite.

              Que eu saiba, nesta zona non hai explotacións leiteiras, todas as vacas son de carne. Pode que haxa algunha, dubídoo porque as procesadoras quedan lonxe, pero dende logo non semella que o tema do leite teña ningunha relación con este tema (de feito, as granxas leiteiras adoitan ser explotacións intensivas, nada que ver coa queima para pastos da gandeiría extensiva).

              Comentario por Mendigo — 4 septiembre 2015 @ 15:06 | Responder

  12. Soy gallega, de corazón de Galicia, de cerca de ese lugar que enseñas en Google Earth, supongo que una gallega medieval. No puedo discutir los datos que son objetivos, por ejemplo, los que das respecto a los gastos, población, etc, pero las otras “teorías” puedo discutirlas todas. Jamás escuché a nadie decir que el fuego es algo bueno porque limpia, ni vi a nadie alegrarse por ver un incendio ¿Que estamos acostumbrados a verlos? Desgraciadamente, sí, pero ello no implica lo demás. Acostumbrarse a algo no es lo mismo que aceptarlo. Si algo somos los gallegos es resignados, quizás ese sea un defecto importante.
    Me pregunto también, ya que dices que se prende fuego poco menos que porque el monte no se coma la casa, porqué en tantos incendios hay varios focos ¿para hacerle el trabajo al vecino de la aldea de al lado?
    Y respecto a las soluciones, aún se podría dar un paso adelante. Dejar que ardan los vecinos y queda al problema solucionado por siglos. Solo faltó dar esa solución.
    En fin, ardo.
    Un saludo.

    Comentario por Karmiña — 1 septiembre 2015 @ 10:27 | Responder

    • Boas, Carmiña.

      Entón, si ninguén quere que arda o monte…¿por qué arde? ¿Por qué arde en Galicia e por qué non en Soria, por exemplo? ¿E por qué arde moito máis en Baltar, por exemplo, que en Vilalba?

      Alguén o queima. ¿Quén? ¿A mano negra? ¿Baixan os selenitas para queimar Galicia, porque lle ten xenreira dende o do tractor amarelo?😄

      De novo, repito: entre todos a mataron…

      O dos varios focos non é excluínte da miña hipótese de hoxe, mais tampouco das outras que apuntei (e que teño desenvolvidas outras veces, por exemplo: https://esmola.wordpress.com/2012/08/18/euros-por-tonelada/ ) . Prenden en varios sitios (ata sete teño contado, ó longo da estrada) para divertir os medios e que, se van a un, os demáis sigan ardendo.

      De tódolos xeitos, se tes algunha outra explicación que engadir da orixe dos lumes, prégoche que a compartas, aquí ou nesta página: http://incendios-forestales.blogspot.com.es/
      Non hai unha única razón, non son excluíntes. O que é unha realidade positiva é que os lumes, existen. E os coellos ou os raposos non andan cun chisqueiro e gasolina. Alguén hai detrás diso. Co “tomos somos moi bós” non me serve para parar esta barbarie. Sendo políticamente correctos non acadaremos rematar con esta barbarie.

      Arde, arde, pero non queimes. E permíteme suxerir que estudes a función ecolóxica do monte baixo. Xa estamos no século XXI! Por exemplo, cando estiven en Normandía, sorprendinme que estaban repoboando a zoa con…toxos e silvas!!!! Eu pensei “estes normandos están tolos de remate”. Logo, pensei dúas veces e dixen… “estes franceses saben o que se fan”.

      Saúdos!

      Comentario por Mendigo — 1 septiembre 2015 @ 16:01 | Responder

      • Ola. Antes de nada, gracias por responder, iso por diante.
        Creo que el tema es complejo. Me gusta bastante más lo que dices en el blog que enlazas (no sé si es tuyo). Mucho más razonable lo que allí expones. No, no soy de los que piensan que todo el mundo es bueno, qué va, sé bien que hay ignorantes que pueden quemar el monte por razones varias, pero no sé si he entendido mal o me he obcecado con algunos calificativos que dedicas a todos los gallegos y que me han parecido ofensivos. No puedo estar de acuerdo con que para los gallegos la naturaleza represente la barbarie, ni que para nosotros quemar sea lo mismo que limpiar. Hasta el paisano de la aldea más remota sabe que después de un verano sin apenas lluvia prender fuego es algo serio.
        Creo, y supongo que creemos todos, que la mayor parte de los incendios son intencionados, pero también creo, tal como apuntas en el blog, que no se trata de individuos aislados, o al menos eso representa una pequeña parte del total quemado.
        ¿Recuerdas los incendios de 2006? Eso no pudo ser obra de cuatro aldeanos ignorantes. Interesados en que el monte arda puede haber muchos y las razones pueden ser varias, pero aquello parecía tratarse de algo organizado. Por quién no me atrevo a asegurar, pero cuatro paisanos no se organizan tan bien.
        Respecto a la solución que propones, tampoco estoy de acuerdo. Si la solución pasa por educar, no condenes a pequeños pueblos o aldeas a la miseria, porque hacerles pagar los gastos (cosa imposible, por otra parte) es condenarlos a la miseria más absoluta.
        En fin, esto es lo que pienso, a menos que Cualedro sea “sitio distinto”, que eso no lo sé.
        Saúdos!

        Comentario por Karmiña — 1 septiembre 2015 @ 18:17 | Responder

        • Buenas, Karmiña.

          Pero es que no hay una única causa, sino la conjunción de varias. Es un problema complejo. No es tan fácil cómo decir “iso son os xxxx”, póngase el nombre de cualquier colectivo. Porque entonces vendrán los de ese colectivo, como entraste tú sobre los desbroces, como otros comentaristas con los brigadistas, clamando que es injusto que los nombre, que ellos no son culpables de nada, que la culpa es de yyyy.

          Pero digo yo. Al menos, no podemos negar que hay incendios. Los hay, es un dato positivo. Y que los hay con extraordinaria abundancia, respecto de otras zonas forestales de europa. Esa diferencia, corresponden a los incendios intencionados, que podemos estimar en una proporción de 9 de cada 10, y aún somos generosos. Hasta aquí, creo que podemos estar de acuerdo todos.

          Bien, pues quién es quien quema el monte?

          Si cuando apunté a los madereros, entraron madereros diciendo que ellos no. Los brigadistas, me entra otro mencionando a los que dieron su vida por España. Los cazadores, ojito ni siquiera con mentarlos, pues son la deferación ¿deportiva? más numerosa y poderosa de España. Los ganaderos de extensiva, los medios los venden como los más natural y ecologista. Los aerogeneradores aquí entró otro diciendo que son energía limpia. Tú me dices que insulto a todos los gallegos (si ésa es la conclusión a la que llegas, deberías releer el texto), cuando apunto a los desbroces de los paisanos. Todos ellos son magníficas personas, amantes de la naturaleza, y es una ofensa gravísima por mi parte poner sobre ellos el dedo acusador. Qué cosas tengo!

          Vale, todo el mundo es inocente, todo el mundo es weno. ¿Entonces? ¿Quién demonios quema el monte? A ver, explícamelo tú. Alienígenas? As meigas?

          Insisto: entre todos la mataron.

          Si, los de 2006, cómo olvidarlo. Aunque te diré una cosa, aquí ese año no fue ni mucho menos de los peores. El 2006 fue muy cacareado porque ardió cerca de los grandes núcleos urbanos, la costa, Ourense, Santiago… pero años como ese, en Ourense los tenemos todos los veranos.

          Lo de condenar a las aldeas a la miseria. No, si ellos solitos se condenan. Conoces la zona de la que hablo? Cualedro, Baltar, Calvos de Randín…una de las zonas más pobres y atrasadas de Europa (con permiso de sus vecinos portugueses, exactamente la misma mierda). Ecológicamente devastada. Lo que yo propongo no condena ex-ante a nadie. Cada sociedad es muy libre de decidir, si quiere perseverar en la bestialidad o caminar hacia la regeneración ecológica de su municipio. No existe ningún determinismo, nadie les fuerza a quemar su pueblo. Ahora bien, aquellas sociedades en las que persistan esas conductas delictivas, deben pagar las consecuencias. Porque si no, las pagaremos los demás, y eso sí que no es de ninguna manera justo.

          Por cierto ¿por qué dices que es imposible? Pasar una ley en el Parlamento Gallego que los costes de extinción de todo incendio que se determine ha sido intencionado, se carguen contra el patrimonio del autor y, de no ser descubierto (lo más que probable), forzar a que el Ayuntamiento se haga cargo de ellos. Basta voluntad política.

          Comentario por Mendigo — 2 septiembre 2015 @ 14:45 | Responder

          • Bien, entonces si el problema es más complejo (y yo así lo creo) no es justo centrar todas las culpas en los aldeanos y su ignorancia o mala fe.
            Alguien lo quema, desde luego, en eso supongo que estamos todos de acuerdo.

            En el blog que me enlazaste ayer decías con seguridad -era el 2006 antes de los incendios- que tras el fuego había un plan incendiario, una industria del fuego. Y yo me pregunto ¿qué ha cambiado desde entonces para que ahora pienses distinto? ¿Ahora ya no ves ninguna trama organizada detrás?

            Los incendios de 2006 tuvieron una particularidad, ardió mucho, en muy poco tiempo y cercando varias ciudades hasta convertirlas en irrespirables. Voy a exagerar un poco, pero parecía un asedio en toda regla. No, eso no fue cosa de paisanos.

            Respecto a las soluciones, das por seguro que son los propios paisanos los que queman su pueblo y en base a eso quieres obligarles a pagar. Creo que eso está por demostrar, y mientras no ocurra, el resto sí que es injusto.
            ¿Si se descubre el autor que se cargue contra su patrimonio? Perfecto. Pero quiero que se aplique eso en todos los delitos, no solo en los incendios.

            Comentario por Karmiña — 2 septiembre 2015 @ 15:16 | Responder

            • Bueno, de lo último, la ley ya recoge la exigencia de resarcimiento de las consecuencias del delito. Lo que pasa es que la impunidad en este tipo de delito es prácticamente absoluta. Es casi imposible sentar en un banquillo a nadie y lograr una senencia condenatoria. Bueno, sería posible, pero para eso se necesitaría en el SEPRONA gente con una capacidad intelectual mínima, con algo de imaginación y voluntad política para dotarles de medios. Son funcionarios, nadie les tira de las orejas, así que por ellos, puede seguir eternamente esta desgracia.

              Sobre el blog de los incendios. Insisto: hay multitud de causas. Si tú me dices los incendios en Sanabria y la zona de las Portelas, yo te respondo: los ganaderos y los eólicos. Si tú me preguntas por los incendios en los pinares de Maceda, yo te respondo: los madereros. Los que hubo en Laza, en la misma base de helis…los brigadistas, sin duda.

              Pero en esta entrada estaba hablando del incendio de Cualedro, de los reiterados incendios en ese concello y los colindantes. La explicación más plausible de esos incendios es el desbroce, junto con los cazadores. Desde luego, gente de la zona, eso seguro. ¿Por qué? Pues porque nadie más sacaría provecho alguno en quemar lo que ya ardió hace un par de años. De hecho, es que nadie más se preocuparía de que esa mierda arda o no arda (ecológicamente es indiferente, ya está todo devastado, un incendio más o menos no va a quemar ninguna zona valiosa porque hace años que las destruyeron).

              Vamos, si tienes una explicación mejor, insisto, soy todo orejas. Lo digo de forma completamente sincera, yo encantando de aprender más sobre un fenómeno que es de naturaleza compleja, mucho más que las necedades que escupe la clase política. Pero con buenismos, pasando de puntillas para no ofender a nadie, Galicia seguirá ardiendo. Y esto sí que es intolerable. Al menos para mí, para la mayoría de los gallegos es como un fenómeno climático, desgraciado pero al cual acabas acostumbrándote, y del cual no se puede culpar a nadie…os lumes ven do ceo, como a choiva. ¿Y para ti? ¿Es intolerable? ¿Qué solución alternativa propones?

              Por cierto, los beneficios del monte comunal son de todo el pueblo, y son ellos los que deciden repoblar con pinos y eucaliptos. Pues a la hora de extinguir los fuegos causados en su pueblo, qué cosa más normal que ellos corran con la cuenta.

              Comentario por Mendigo — 2 septiembre 2015 @ 15:45 | Responder

              • De acuerdo, entonces hay varias causas posibles. A eso iba, que el tema debe plantearse mucho más abierto. Y si hay varias causas posibles también puede que haya varias soluciones. No me aventuro a dar ninguna porque no la sé, pero tampoco se debe condenar con esa seguridad. Creo.

                Nooo, de buenismo nada, pero tampoco podemos caer en el “malismo”, en las culpas colectivas.

                Y una cosiña para terminar. Dices que hablas de Cualedro, pero el título de la entrada es mucho más genérico, hablas de todo el noroeste peninsular, es por eso por lo que interpreté -y creo que no fui la única- que tus razonamientos eran aplicables a todos los gallegos…de aldea, claro.
                Un saludo y gracias por contestar.

                Comentario por Karmiña — 2 septiembre 2015 @ 16:13 | Responder

                • Gracias a ti por el tono constructivo de tus respuestas.

                  Arguyes bien, y por eso quisiera aclarar un poco mi postura.

                  Cuando digo que hablo de este incendio, de Cualedro, es al señalar los desbroces como causa más probable. En otros incendios, la causalidad podrá ser distinta. Ahora bien, la solución que planteo de que los ayuntamientos carguen con las facturas de la extinción sí que es válida para todo el NW (que es la zona donde los incendios tienen una tipología similar, intencionados y ligados al medio rural, nada que ver con el Mediterráneo y su relación con recalificaciones de terreno).

                  Porque sea por unas razones o por otras (pastos, desbroce, caza, brigadas…) los responsables son la gente del lugar. Como mucho, de concellos colindantes. Nadie va a ir a provocar un incendio a la otra punta de Galicia, más que nada porque no obtiene ningún beneficio de ello, que arda o deje de arder. Ademas de tener muchas más posibilidades de que le pillen, al ser un desconocido. ¿Qué gana un paisano de Cualedro yendo a quemar unos eucaliptos en Mondoñedo? Si ni siquiera sabe dónde está! No, evidentemente que no, el que quema, lo hace en su zona, que es donde va a ir a cazar, donde quiere tenerlo limpio de xestas, donde va a ir con las putas ovejas, etc.

                  Lo del malismo. No es culpa colectiva, sino responsabilidad colectiva. La factura de la extinción del incendio de Cualedro, alguien la va a pagar, eso está claro. Y podemos ser todos los gallegos, o sólo los de los concellos que arden. ¿Que no quieren arruinarse? Pues carallo, que no quemen, nadie les obliga a quemar, digo yo! La responsabilidad de ese incendio siempre la vamos a asumir colectivamente, ahora se trata de ver qué colectivo, si la sociedad española, la sociedad gallega o la sociedad ¿cualedrense? Ahora recae fundamentalmente (incluso los Canadair del ejército los tiene que pagar la Xunta al Ministerio de Defensa) en la sociedad gallega. Estupendo para los concellos incendiarios, pero injusto para los que no lo son, al menos no con la intensidad de los mencionados (y otros tantos, desde A Mezquita a As Neves…pero vamos, lo del dúo calatrava, Cualedro-Baltar, eso ya excede toda medida, es absurdo, son focos día sí día también).

                  Un saludo!

                  Comentario por Mendigo — 3 septiembre 2015 @ 0:51 | Responder

  13. Me ha dejado impresionado este artículo, así como los comentarios que acompañan. Con el permiso del autor y demás comentarist@s, lo enlazo a mi G+. Esto hay que difundirlo.
    Saludos a tod@s.

    Comentario por Manuel L.B. — 1 septiembre 2015 @ 11:31 | Responder

    • Si puede ser de alguna utilidad para parar esta demencia incendiaria, bienvenido sea.

      Un saludo!

      Comentario por Mendigo — 2 septiembre 2015 @ 14:46 | Responder

  14. como ingeniero forestal certifico q lamentablemente as dado en el clavo. es algo parecido con lo q paso con derrame de petroleo en las costas gallegas. algunos si tuvieran oportunidad undirian un barco todos los meses. hai mucha gente q sale favorecida con este tipo de catastrofes.

    Comentario por ernesto — 1 septiembre 2015 @ 13:18 | Responder

    • Estoy contigo, en pleno Prestige en un pueblo da Costa da Morte había miles de voluntarios limpiando las playas y algunas gentes que viven del mar respetables y que sufrían por ver la catástrofe que había sucedido y sabían que iba a afectar a su futuro puesto que tenían cierta conciencia y educación. Pero después de ir a la costa a limpiar el chapapote e oído de algunos energúmenos que vivían del mar que vinieran mas pues era un chollo puesto que como iban a cobrar las ayudas era cojonudo. Y lo mas jodido era que estés personajes que en toda la crisis nunca fueron a colaborar por las noches estaban en los bares disfrutando del ambiente festivo de haber tantos voluntarios.

      Comentario por Xouba do Vilan — 1 septiembre 2015 @ 22:17 | Responder

    • Por favor, si eres ingeniero, aunque sea forestal, que se note: pasen las tildes porque debes estar escribiendo desde el móvil, pero las haches no cuesta trabajo ponerlas.

      Hay que cuidar el patrimonio natural, pero también el cultural, del cual la lengua es la manifestación más importante.

      Disculpa si soy demasiado puntilloso en este aspecto. Por lo demás, totalmente de acuerdo con el fondo de tu comentario. Así como del Prestige hubo muchos que sacaron tajada, igualmente hay toda una economía en torno a los incendios forestales. Por ejemplo ¿no te parece extraño que la hora de vuelo de un heli sea un 50% más cara que la de un Canadair? Claro, el Canadair lo pone el ejército (no me gustan nada las militarancias, pero de nuevo me descubro ante esos pilotos, ellos sí totalmente libres de sospecha, pues si no hubiera incendios ellos no se jugarían la vida, y cobrarían lo mismo) mientras que parte de los helis son alquilados…

      Comentario por Mendigo — 2 septiembre 2015 @ 14:51 | Responder

  15. Así que son los retenes los que prenden fuego para conseguir curro…. Verás, en donde yo estoy destinado, ya llevo unos años en esto, hay muchos menos incendios que en Ourense, influye mucho el clima, ya que en mi distrito hay mucha más humedad. y no veo que me despidan……. que se cuele algún energúmeno en las filas del servicio es normal, otros son albañiles, pastores o supuestos ecologistas, como cuando se dedicaban a plantar fuego a las plantaciones de eucalipto ignorando que es una especie pirófita. Pero muchas de estas afirmaciones caen en error, y me parece un insulto a todos los compañeros fallecidos haciendo su trabajo. El problema de que se cuelen en las brigadas se arreglaría en gran parte con la profesionalización del servicio, como en otros países, creando un verdadero servicio de bomberos forestales, esto no se hace por falta de voluntad política, y no porque los que el sector no lo pida. En cuanto a lo de que se saque al ejercito… eso es un negocio para el ejercito, imagino que eres de esos que no lo saben pero el ejercito cobra por sus servicios. Creo que eres bueno buscando datos, en ese sentido te has informado bien, como con los presupuestos, pero veo que algunas de tus afirmaciones provienen más del chismorreo que de la propia investigación. En cuanto a lo de coger a los incendiarios te diré que no es tan sencillo, más que nada por el tema de demostrar que la persona arrestada ha sido la causante del incendio, te puedo poner el ejemplo de un individuo de que muchos sabían que era el que nos daba guerra en mi distrito, y en los colindantes, pero durante años no se pudo hacer nada, pues se carecía de pruebas para poder llevarlo a juicio.

    Aún así he de decir que estoy contigo en que los presupuestos deberían ir encauzados más a la educación y puesta en valor del rural, y más concretamente de nuestros montes, pero como te comenté anteriormente esto es por falta de voluntad política. El fuego es un negocio sí, pero es rentable para aquellos que mandan y no para la gente que no sufre y lo combate. Véase la denuncia que tiene la Xunta por conceder a dedo el servicio de Brigadas helitransportadas, así como la cada vez más evidente privatización del servicio público.

    Comentario por Jefe de Brigada — 1 septiembre 2015 @ 13:21 | Responder

  16. Creo que o artigo dí cousas que nunca se din e que son certas, sobre todo cando enumera as causas e como unha boa parte dos habitantes do rural ourensán enfrentán esta cuestión, e dicir, so lles molesta cando as súas vivendas corren perigo, pero dito esto, habería moitos matices que facer. Os incendios e os conatos, e dicir incendios que non figuran nas estadísticas como tales fan que a porcentaxe sobre o total dos que se producen en España sexa moi superior a ese 53%, porque gracias a efectividade dos medios, a inmensa maioria non chegan a ter a catalogación de incendios(+ de 0,5 has en arborado). Pero isto non sucede só na Galicia actual, é similar en toda a Galicia histórica, ou sexa ese NW peninsular que nomea o autor, polo tanto as motivacións culturais son moi importantes, o lume neste contexto histórico-cultural-xeográfico sempre foi unha ferramenta, pero o abandono do rural fai que a paisaxe en mosaico desaparecese e algún incendio, en porcentaxe moi pucos, alcancen grandes dimensións. Non é certo que a emigración cara a cidade en Europa conlevase un abandono do campo coma en Galicia, so hai que darse unha volta por Francia, Paise Baixos o Alemaña, aqui as políticas caciquis e clientelares levaron a non facer nada para que ninguen se sintise molesto, dando como resultado a actual situación que claramente se vai agravar nos próximos anos tanto pola propía dínamica, como coa crise inducida do sector leiteiro.
    Ë dicir causa culturais, dinámicas sociais e unha política para o rural desastrosa trae como consecuencia que isto pese a cantidade de diñeiro invertido non teña unha solución a medio prazo.
    No resto o artigo aporta moi pouco, está escrito por un urbanita que pese a súa boa intención non é capaz de entender a complexidade da sociedade rural, nin de baixarse da súa atalaia de cosmopaletismo moi típica dos fillos de desertores do arado,
    As solucións que da non teñen fundamento ningún, o certo é que as zonas con menos incendios de Galicia son aquelas onde o monte ten maior valor económico, e dicir, habería que ir cara unha ordeación equilibrada e unha maior valorizacion económica respetando o ecosistema, que non é o mesmo que deixar que o monte sen proveito o ocupe todo. NIn monocultivo, nin abandono.
    Por certo, a actuación da UME nos incendios e lamentable, e so propaganga do goberno e dos medios, e so sirve para desmoralizar aos combatentes que ven coma mentres eles arriescan a vida os da UME permanecen nas estradas sen facer nada, e logo saen nos medios como si eles fosen os que controlaron a situación.Os casos de xente ligado aos incendios que poñen lume son anecdóticos e os de madeireiros que queiman madeira para mercala barata descoñecidos, dado que a madeira queimada tamén ten menos valor e difícil venta, polo tanto as marxes poden ser incluso menores.
    En todo caso un artigo alabable pola valentía de dicir cousas que nunca se dín, pero demasiado trufado de estereotipos urbanitas de ecoloxismo simplón.

    Comentario por Cerna — 1 septiembre 2015 @ 14:33 | Responder

    • Grazas polo de ecoloxismo simplón, home! Eu preferiría calificalo como simple conservacionismo, pero se é o que pensas…

      “a emigración cara a cidade en Europa conlevase un abandono do campo” –> Home, se a xente marcha ás cidades, ten que deixar o campo, non? Nos dous sitios non pode estar. Supoño que dis que esas terras concentráronse nas maos dos que quedaban, e en parte é certo. De feito, boa parte das terras na Galiza están a nome de xente que emigrou, morreu vai décadas, e cuns netos que non saben nin sequera que aquí ten algo e non pensan en voltar. E alí están, esas terras abandoadas, improductivas, a poulo. Pero, como dicía, só tes razón en parte. En Europa, co éxodo rural, a Natureza recuperou grandes espazos de terra que antes estaban adicados a pastos. Coñezo bastante ben o caso francés, sei do que falo.

      “o abandono do rural fai que a paisaxe en mosaico desaparecese” –> ¿Coñeces o Sistema Ibérico? Estiveches, por exemplo, nos Picos de Urbión? Onde ves que haxa alí mosaico? Unha inmensidade de piñeiros, que no vrao son un verdadeiro polvorín. ¿Ves que ardan? ¡Non! E por que non arden a manta de piñeiros sorianos e na Galiza temos que pensar en facer cachiños de monte, para que cando arda, non arda moito. A ver, cal é a diferenza? A xente. Pois mudemos a xente, non a Natureza, que non ten culpa.

      “non facer nada para que ninguen se sintise molesto” –> Concordo totalmente no significado desta frase. De feito, é a divisa da política de goberno na Galiza dende vai décadas. Non facer nada. O desgoberno. ¿Para que, se así seguen a gañar eleccións?

      “non é capaz de entender a complexidade da sociedade rural” –> E ti sí, claro, es quen de comprendela.😄

      “As solucións que da non teñen fundamento ningún” –> E iso o digo eu, que soi moi listo e comprendo a complexidade blablabla. Cal é a que non ten fundamento, a de pasar a receita da extinción ós concellos, ou a de potenciar a educación de nenos e maiores? Queres demostrar o que dis o pensas que es tan importante que non tes que facelo, a túa palabra é dabondo? XDDDDDD

      “con menos incendios de Galicia son aquelas onde o monte ten maior valor económico” –> non é certo. Arden plantacións de eucaliptos na costa, de piñeiros, de monte raso…non hai relación entre a incidencia dos lumes e o valor do queimado.

      “maior valorizacion económica respetando o ecosistema” –> Ou respectas o ecosistemas ou maximizas o retorno económico (con eucaliptos). Non enganes. Se prantas carballos o aciñeiras, iso non vai dar cartos até o século que ven. Económicamente, respectar os ecosistemas non é solución axeitada. O que tería é que ser ilegal non respectalos. Pero…

      “deixar que o monte sen proveito o ocupe todo” –> E deixar que o monte sen proveito ocupe ALGO. Porque agora mesmo, o 100% da superficie galega é susceptible de ser queimada, empregada para pastos, para tirotear animáis ou repoboada con eucaliptos e piñeiros. Non digo TODO, ninguén o di (falacia do home de palla), os ecoloxista pedimos UNHA PARTE de Galiza ceibe de condicionantes económicos, sen outro sentido máis que a preservación de medio. Pero, para iso, o primeiro é pasar a terra a mans públicas, do Estado. Os particulares sempre van querer sacar tallada, e canto antes mellor.

      Comentario por Mendigo — 3 septiembre 2015 @ 13:22 | Responder

  17. Un artigo que non me aporta mais que facerme sentir ofendida como amante do rural, como habitante do concello de Cualedro, como traballadora do dispositivo de extincion de incendios forestais, como ecoloxista. Despois de ler o artigo, isto faime bailar a cabeza amosando como se nos ve dende os despachos, dende as cafeterias, diante da pantalla do pc, dende ahi tedes todalas respostas para resolver os problemas alleos sin ter nin idea de cales son os problemas reales. Ti sigue gastando teclado mentras a min se me sigue encollendo o corazon vendo como arde a natureza, ese xestal onde se resgardan miles de animales, esas carqueixas, eses toxos que colorean a paisaxe cando florecen, ese coellos que escapan do lume coa pel queimada e sin parpados, esas lagartixas as que tantas veces axudei a fuxir do lume e puxen en sitio seguro.

    Comentario por Habitanta do cu do mundo — 1 septiembre 2015 @ 15:48 | Responder

    • “esas carqueixas, eses toxos que colorean a paisaxe cando florecen…” Mira que es cínica. As carqueixas, o único vexetal coa grama que resiste o ciclo de incendios o que sometedes a terra. E o di unha persoa que vive dos lumes, que perdería o seu traballo se algún día esa zona recupera a normalidade.

      Amante do rural ¿e que fixeches ti polo rural, máis que vivir do conto, de perpetuar esta tolemia de lumes que che pon o pan na mesa? Que fixo esta “ecoloxista” por rematar cos lumes reiterados do teu concello? Facerse a aldraxada cando alguén recoñece que Cualedro, toda esa zona até a fronteira e máis alá, é unha merda.

      Acaso non é unha merda? Atréveste a dicir que Cualedro non é unha merda? Pois veña, mencióname un sitio, un só, de Europa, que esté máis afectado polos lumes que Cualedro, un só no que os seus ecosistemas estén aínda maís destruidos polos incendios, no que aínda quede menos Natureza que destruir. Fíxate, tes toda Europa para elixir, case medio centenar de Estados, con miles de rexións e centos de miles de concellos. Noméame un só, un só, que esté máis arrasado polo lume (non fai falla contar o do outro día, que tampouco cambia nada, ardeu o que xa tiña ardido o ano pasado ou o anterior) que Cualedro ou os concellos e freguesías viciños. Moléstache que diga que es do cu do mundo? Noméame un só lugar aínda máis noxento, máis ermo, máis devastado que Cualedro, que retiro o dito.

      Veña, espero a resposta. Atópame un lugar ambientalmente peor que Cualedro.

      Comentario por Mendigo — 3 septiembre 2015 @ 12:42 | Responder

      • Espero non volver a leer a xente coma ti, prefiro seguir sendo unha palurda nun concello de merda, e unha cinica, pero con un tremendo desexo de que condenen o fillo de puta da cerilla e que algun dia desaparezan os dispositivos antiincendios.

        Comentario por Habitanta do cu do mundo — 3 septiembre 2015 @ 16:03 | Responder

        • Non, non, non. Agora non fuxas.

          Pregunteiche se coñeces algún lugar peor en todo o continente europeo que o teu puto Concello. Un só. Dame nomes dun só concello, en Galicia, en España, en toda la inmensa Europa, contando a Europa do Leste, que esté maís queimado co teu. Mesmo xa antes deste gran incendio.

          Cando digo que Cualedro está devastado, que é unha merda, non o fago por faltar. Ogallá que non o tivérades convertido no horror que é! Só recoñezo a realidade, o que vós non sodes quen de aturar, porque afixéstevos a vivir dese xeito, entre cinsa, nun ecosistema consumido até as pedras.

          A realidade do tue medio paréceche tolerable. O que non che guste é que ninguén cha bote á cara: que es unha paleta vivindo no cú do mundo. E o que es peor: non pensas facer nada para que muden as cousas. Que fixo Galicia para ter tan malos fillos!

          Comentario por Mendigo — 4 septiembre 2015 @ 7:39 | Responder

  18. Eu, habitante da Galicia máis profunda, desa onde hai “palurdos” que deixaron os anos e a pel entre dous surcos de terra, que cecais están pouco informados ou mal informados neses pobos “de merda” que intentan sobrevivir ó abandono e ás inclemencias e non sempre metereolóxicas. Eu, habitante desa Galicia que arde, ano tras ano, pero que se queima non sólo en lumes dos que “limpan os montes” se non nos despachos de Santiago onde os urbanitas de turno descoñecedores da realidade sentencian a nosa terra. Eu, que sobrevivo toda a semana nunha cidade para vivir o fin de semana na aldea que me viu nacer, na que sacho patacas e sainchos, na que esparexo a herba e ata fixen a seitura, e na que vin como meus pais e meus abuelos pasaron días e noites enteiras sen vir á casa por arrebater o lume das fincas nas que manter o gando, sen axuda, sen respaldo, sen fotos e sen descursos. Vin o meu pai, cazador, eses delincuentes, loitar contra o impoñente frente, el sólo, mentras lle berrabamos que escapara, por intentar defender un monte común no que non sen pouco esforzo estaban intentando repoblar os coellos. Días de fume e noites laranxas co meu fillo recén nacido a coidado das abuelas do lugar mentras eu chamaba ós veciños de pobos cercanos en busca de axuda, en Santiago dicíanme: señora, reláxese que lle vai ir mal, e sacaba as mangueiras das casas vacías porque tódolos veciños estaban apagando polo monte…cortouseme o leite e queimei os pes buscando a meu pai…..sinto moito pero aínda que estou de acordo contigo en moitas cousas e non poño en duda a boa intención, outras oféndenme, porque eu estaba alí e sigo alí coméndome as consecuencias e loitando contra elas ¿podes dicir ti o mesmo?

    Comentario por Reichel — 1 septiembre 2015 @ 17:36 | Responder

    • Sra o seu comentario esta muy ben e realza que existe boas persoas no rural e en todos lados pero verdade que existe xente no seu pueblo que non pensa igual? Solo decir que no meu pueblo que e de mar muita xente ou unha gran maioria sufrimos moito con o Prestige e con a marea negra ( tanto xente que vivía do mar como outras que non ) pero e certo que eu propio escoltei a mais de un decir: como que Nunca Mais? Que veña outro mais !!!!! E claro un ten que calar por estés grandes fillos das desgracias son os mesnos que no rural plantan Fogo os montes. E digolle unha cousa Santiago solo ten a culpa de non dar educación para que eliminar esas formas de pensar.

      Comentario por Xouba do Vilan — 1 septiembre 2015 @ 22:00 | Responder

      • Claro, claro, Santiago por un lado a poñer as costas para bicalo e empolvarnos a cara con botafumeiro de marca Chanel, faltaría máis e por outro mestre de escola rural…non da feito, non é de extrañar pois, que deixe para outro día temas vitais para o noso país se total a culpa é do paisanaxe, eles son inmortais (non é de extrañar co pedazo de igrexa que se montaron) é o seu único pecado é non ser bos mestres…
        E eu tamén digo Nunca Máis!!

        Comentario por Reichel — 2 septiembre 2015 @ 1:12 | Responder

    • Encantóume o teu comentario. Estou en desacordo con ese ton depreciativo coa xente do rural, e penso que este tan asentado desprezo ó campo en Galicia, é un palurdismo crónico moi diferente do que pasa en outras zonas como centroeuropa, Canadá, etc. onde hai un enorme respeto á vida e as xentrs do rural.

      Comentario por Alberto Veiga — 1 septiembre 2015 @ 22:08 | Responder

      • Despreciativo coa xente do rural?????

        Non, despreciativo coa xente que queima a miña patria, sexan de onde for!!!!

        Comentario por Mendigo — 3 septiembre 2015 @ 13:26 | Responder

  19. Un caso (Ponteareas): A mín escapoume o lume hai 3 anos. Por que? Porque vivo rodeado de veigas abandoadas inzadas de acacias (Robinia Pseudoacacia) e de silvas que son moito máis altas que a miña casa; levo anos limpando eu as marxes que lindan conmigo. Mesmo tiven que pagar un tractor este ano para entrar nunha delas. Aquel día estaba a desbrozar e queimar nunha propiedade que nin é miña e xa levaba semanas nesa faena. Afortunadamente non trascendeu, pero podiame ter buscado un problema aquel lume. O Concello de Ponteareas tiña a un energúmeno enchufado en medio ambiente (un tal Germán) ó que tiven que expoñerlle o caso unha dúcia de veces sin que xamais movera unha palla, ata que un día que saía a toma-lo café ou sabe diós a qué ostia, non me quixo atender, e lle chamei de todo. Levo dende 2012 pedindo que limpen esas fincas ou como mínimo que me fagan un corredor sanitario. E con limpalas unha vez non abonda: as acacias goman axiña e nunha semana están da miña altura; hai que lles botar herbicida. Pero ata agora non tiven resposta do concello.

    Comentario por Pontareán — 1 septiembre 2015 @ 18:55 | Responder

    • Por certo para quen non saiba, a competencia en núcleos urbanos é exclusiva dos concellos, nin serprona, nin medio rural, nin vía xudicial (xa o intentei e viume de volta a denuncia porque no decanato dos xulgados dixérnome que esas eran cousas dun xuiz de paz).

      Comentario por Pontareán — 1 septiembre 2015 @ 18:58 | Responder

  20. Hay que leer un poquito más, aportar más datos, y opinar un poquito menos. Las opiniones son como los culos. Todo el mundo tiene un@. Pero no todas las opiniones valen lo mismo. Os recomiendo un informe bastante exhaustivo y completo. Lleno de datos. Y pocas opiniones.

    Ale, con Dios.

    Comentario por Forester — 1 septiembre 2015 @ 19:33 | Responder

  21. El informe: http://www.greenpeace.org/espana/Global/espana/2015/Report/bosques/incendios%20JUL%202015%20OK%20LR.pdf

    Comentario por Forester2 Sin frenos... — 1 septiembre 2015 @ 19:35 | Responder

    • Está muy bien eso de entrar en casa ajena y, en vez de argumentar, despreciar los argumentos de los demás trantándolos de ignorantes e indocumentados. ¿Tú eres el que lees ese poquito más? ¡Valiente ganapán!

      Conozco la posición de Greenpeace-Bosques desde hace años. Este informe generalista (el NW de la península tiene una características distintivas muy peculiares) está trufado de opiniones, asunciones sin base científica y, sobre todo, una concepción utilitarista de los bosques que sólo se puede calificar de anti-ecologista, opuesta en muchos puntos a los de grupos conservacionistas como ADEGA. Ecologismo de salón, ignorante de la realidad sobre la que sentencian.

      Comentario por Mendigo — 2 septiembre 2015 @ 15:03 | Responder

  22. Bueno que decir que me he leído todo y lo poco que tengo que decir con vergüenza es que todo en este artículo da en el clavo. Enhorabuena por decir verdades como puños.
    Soy gallego pero desde hace años vivo en Portugal y si bien amo mi tierra y me encanta Galicia realmente estoy en una fase de mi vida de rebeldía y no por mi tierra si no mas bien por una gran parte de auténticos animales que la pueblan ( esta claro que no todo los gallegos pero si una parte ) y lo mismo que se describe en este artículo de ciertas formas de pensar y actuar en lo rural en relación al fuego y salvando las diferencias tengo que decir que yo que soy de costa y conozco bien esta otra realidad en el fondo y marcando las diferencias existen también animales y por desgracia en gran medida de gente que trabaja el mar con mentalidades semejantes ya que piensan que es este no tiene fondo y se sobre explota sin conciencia de futuro si no mas bien corto placista. Cuantos casos de furtivos existen en las costas gallegas y porque sobreviven? Fácil porque el problema no son ellos sino todos aquellos que dejan que estos existan al comprar los productos que son comprados de forma fraudulenta. En fin solo decir que amo Galicia y me siento orgulloso de ser gallego pero creo que necesitamos desesperadamente una sobredosis de educación para posteriormente podamos avanzar como pueblo. Después de siglos y logros a base de partirnos el lomo como mulas a trabajar estamos necesitados de pasar el siguiente nivel.

    Comentario por Xouba do Vilan — 1 septiembre 2015 @ 21:49 | Responder

    • Claro que hai animales “en tu tierra”, ainda quedan sapoconchos. E na civilización avanzadisima na que vives… supoño que será unha terra de “yupies” e juaperas tipo Cristiano Ronaldo ou Jorge Mendes… Mira, algo xa se che pegou. Os portugueses que emigran a Francia voltar o cabo dun ano de vacacions falando entre eles en francés…

      Comentario por Bruno — 2 septiembre 2015 @ 5:32 | Responder

  23. Logo de 25 anos cuidando montes e apagando incendios estou anonadado.
    En todo o panfleto solo dis dùas medias verdades e unha morea de sandeces

    Comentario por rafa — 1 septiembre 2015 @ 21:55 | Responder

    • Veña, pois agora tes a oportunidade de dicir cousas intelixentes e verdades completas. Veña! A que agardas? A ver, quenes son os que queiman o monte? Os mouros?

      Comentario por Mendigo — 3 septiembre 2015 @ 10:35 | Responder

  24. http://www.farodevigo.es/galicia/2015/09/02/fuego-cubrio-acelere-crei/1306279.html creo que este galego da zona afectada desmonta muitas das túas argumentaciós!

    Comentario por Caetano — 2 septiembre 2015 @ 11:34 | Responder

  25. Estando casi al ciento por ciento de acuerdo contigo sí que me llama la atención lo que os pensáis que es Euskadi y lo sobrevalorado que está a nivel de conservación: sólo por no quemar el monte creo que es injusto decir que amamos nuestra tierra. Te parece lógico decir que amamos nuestra tierra cuando muchos de los valles costeros tienen más del 75% de su superficie forestal convertida en monocultivos de pino de Monterrey y eucaliptos? Aquí, como en tanto sitios, amamos el bolsillo más que una tierra, por cierto, tan destrozada como el resto de la franja cantábrica. De lo que hablas de tu tierra me quito el sombrero sobre todo por tu valentía: a mucha gente le duele y le cuesta mucho oír lo que hay.

    Comentario por Jon Hidalgo — 2 septiembre 2015 @ 11:40 | Responder

    • Suscribo tu comentario. En toda la cornisa cantábrica el rendimiento económico a corto plazo ha sido el eje principal de la política forestal, dejando de lado el papel ecológico o incluso social del mismo. También en la CAV. Ahora que llega el otoño, me da pena subir a cualquier monte de los alrededores de Bilbao y no poder disfrutar de los colores del otoño, salvo en zonas muy localizadas. Desde luego este paisaje no inspiraría nunca el “Udazken koloretan”. Un año más habrá que hacer una escapada al norte de Navarra.

      Aún así, lo de los incendios gallegos, sin entrar a valorar ni las causas ni las soluciones es, a mi entender, escandaloso. Si hay alguien que entiende esta realidad como normal, pues… no sé.

      Comentario por Arnotegi — 2 septiembre 2015 @ 17:06 | Responder

      • Creo que tenéis en la ría una papelera. Adveo, antigua Unipapel, no es verdad? Quie no sé si la vendieron a unos suizos o algo así creo recordar. Ahí tienes la respuesta de los pinos. Aquí la respuesta se llama FINSA, y de los eucaliptos, ENCE.
        :/

        Pero vamos, no te quejes que tirando hacia el Sur, hacia el Gorbea, ya el paisaje cambia totalmente.

        Y das en el clavo en una cosa: el concepto de normalidad. Vale, el incendio de estos días fue una pasada. Pero otros más pequeños, es día tras día…y nadie se escandaliza, nadie dice un ¡Basta Ya!, esto no es normal, es una aberración. Y en el resto de Galicia, del Estado, no os enteráis porque como no sale en las noticias…

        Tú te quejas de lo triste que es dar un paseo por los alrededores de Bilbao. Imagina dártelo entre los restos de un incendio, pegándote el sol de pleno porque no hay ninguna sombra en kilómetros. Eso es lo que me encuentro yo cuando vuelvo a mi pueblo. Y eso, a esta panda de puto paletos algarrobos, les parece perfectamente tolerable.

        Comentario por Mendigo — 3 septiembre 2015 @ 10:32 | Responder

        • Pues sí. La presencia de la industria papelera en la CAV es importante, especialmente en Bizkaia y Gipuzkoa. Lo que tiene un doble efecto ecológico. Por una parte los bosques son transformados para abastecer de materia prima a esta industria y por otro este tipo de industria es especialmente contaminante, tanto para la atmósfera como para los ríos. Aunque en los últimos tiempos esto último parece haber mejorado notablemente. De todas formas, aunque ya antes se había realizado alguna repoblación con especies de ciclo rápido, especialmente el pino insignis, fue a finales de los 50 cuando se decidió imponer esta política forestal en toda la cornisa cantábrica, desde el Bidasoa hasta el Miño. Recuerdo leer en una ocasión que los “técnicos” del franquismo llegaron a referirse a los bosques como “minas de celulosa”.

          El Parque Natural de Gorbea o el de Urkiola son algunas excepciones. En Gipuzkoa es muy parecido. Sin embargo en Araba, que mucha gente la tiene como una provincia menos boscosa debido a sus grandes extensiones de cultivos, hay muchos más espacios y más grandes de bosques autóctonos muy bien conservados.

          Y sí. Lo de Galicia tiene una dimensión especial. Una cosa es que un determinado desarrollo industrial (se puede debatir de si es el mejor) provoque una “modificación del paisaje”, dejémoslo así, y otra es la proliferación de esos comportamientos patológicos. Una pena.

          Comentario por Arnotegi — 3 septiembre 2015 @ 15:42 | Responder

    • Buenas, Jon.

      Ciertamente, toda zona tiene su problemática, y Euskadi no es perfecto, desde luego. Ahora, yo te cambio el estado general de los montes de la CAV, contra lo que te encuentras aquí en Galicia. Ahora mismo. ¿Trato hecho? Ahora bien, antes de aceptar el trato te sugiero que te des un paseo con el Google Maps y mires lo que te estoy ofreciendo (es que mucha gente, cuando digo que en esta zona estamos en los estadios iniciales de un proceso de desertificación, debido a la sucesión de incendios, se cree que estoy de coña).

      Yo no conozco Euskadi tan bien como tú, pero algo sí que me lo he pateado y te puedo asegurar que no hay ni punto de comparación. Lo de los pinares, sobre todo me los he encontrado en la costa de Bizkaia, pero, por ejemplo, Araba me parece una de las zonas más bonitas que puedes encontrar en la península. El interior de Gipuzkoa también está muy bien conservado, y qué decir de los primos navarros. Pero, sobre todo, es la gente. Vale, garrulos habrá en todas partes, pero en general yo charlo con la gente que me voy encontrando en la montaña y…es otra cosa. Lo mismo que le decía al compañero navarro, lo mismo que me encuentro en Francia, en Alemania…es otro nivel cultural. Vas por un camino y no te encuentras el reguero de plásticos, botellas, cascotes que te encuentras aquí.

      Cuando digo que, en realidad, el origen de los fuegos está en la incultura y la miseria, no pretendo hacer una frase bonita. Estoy convencido que con el desarrollo, con la llegada de la civilización a todos esos rincones de mi amada tierra, ese problema desaparecerá. Pero para valorar el patrimonio natural y etnográfico, hay que tener un mínimo de cultura, un rudimento de civilización. Si no, cortas (o quemas) el roble porque no sirve para nada y lo sustituyes por un eucalipto, que en unos años te da dinero. Dejas caer la casa de tus abuelos (que en la cultura vasca tiene un valor) para hacerte una casa hortera con chapa de piedra y jardincito fuera del pueblo.

      Ya ves, por los comentarios, que aquí mostrarles en un espejo no es bien recibido. Se han acostumbrado a vivir entre harapos y no conocen otra vida mejor.

      Comentario por Mendigo — 3 septiembre 2015 @ 10:25 | Responder

  26. Hay reflexiones interesantes en el artículo pero también prejuicios que no responden a un análisis serio del las causas de los incendios. Y voy a destacar sólo uno porque me atañe profesionalmente. No es cierto que, tal y como se explica en el artículo haya relación entre la intencionalidad de los incendios y ” los mismos que luego los apagan, para asegurarse un puesto de trabajo en una zona donde es un bien terriblemente escaso”. Esta explicación es peregrina, absurda, no está fundamentada en datos facilitados polos informes publicados por la fiscalía y la Guardia Civil, ni entre los datos de detenidos por este delito.
    Probablemente, esta mentira repetida mil veces se deba a una falta de información al respecto de cómo funciona el dispositivo ya que no es cierto que se hagan más contrataciones, ni se cobre más, ni se aumente el tiempo de contratación porque haya un mayor o menos número de incendios. Los casos habidos en la última década de personas vinculadas a brigadas de extinción es mínimo irrelevante y, para nada, significativo.
    En lo que respecta a los gastos destinados a la campaña de incendios tampoco se distinguen las partidas ya que no todas se corresponden a extinción directa. Y si hay que poner un énfasis en este asunto sería el de a donde se dirige ese dinero cuestionando si la fragmentación en diferentes organismos, empresas e instituciones es razonable.

    Comentario por Sebastián Hernández Borrageros — 2 septiembre 2015 @ 12:37 | Responder

  27. Efectivamente todos los articulos u comentarios tienen algo de aprovecho, pero si empezamos por el origen .los incendiarios y sus causas-, Por un lado es la falta de cultura , cosa que se arregla con una asignatura especifica sibretodo en las escuelas del rural, incluso con practicas de salida al bosque., y otra por politicas de no hacer que el bosque genere beneficios al vecindario, seria una forma de que este lo proteja, por la cuenta que le tiene. y ya por terminar, un incendio no se apaga, solo se controla y eso no se hace con motobombas ni aviones, si no con grandes cuadrillas de gente conocedora o especializada y con contrafuegos, cortafuegos y atizadores, el resto como bien visteis en los gastos es negocio para algunos o algunas empresas de alquiler de aviones helicopteros etc. , cuyos propietarios, o los que kos contratan, tponen buen interés de que esto siga asi.

    -caifás-

    Comentario por caifás- ex maderero — 2 septiembre 2015 @ 13:13 | Responder

  28. Este es el mejor artículo que he leído sobre los incendios en Galicia. Y me gusta la medida que propones: hacer que los gastos corran a cargo de los ayuntamientos y no de la Xunta.

    Y ahora te digo con qué no estoy de acuerdo.

    Las principales causas de los incendios en Galicia son dos: las quemas para producir pasto nuevo para el ganado que está suelto en el monte y las quemas de la “maleza” que invade los terrenos abandonados. Todas las demás son anecdóticas y no hay ninguna razón para pensar que sean más frecuentes en el noroeste ibérico que en el resto de la península. Te felicito por no mencionar la especulación urbanística, los pirómanos, las rencillas entre vecinos y demás tonterías que gustan tanto a la gente. Pero una que dices y que no veo lógica es la de los madereros. En Galicia operan decenas de empresas de corta y recogida de madera. Si “los madereros” queman un monte ¿quién es exactamente el que prende? ¿El dueño de una de las empresas a sabiendas de que el dueño del tereno puede venderle la madera a cualquiera de las demás? ¿Realmente va a correr el riesgo de que le pillen los paisanos o la Guardia Civil a cambio de ser altruista con sus competidores? No me lo creo. Aparte de eso, el precio de la madera quemada no es un chollo para los madereros porque el dueño de la madera quemada se la vende al que le ofrece mejor precio, igual que se hace con la madera no quemada. Así que el mecanismo de formación de precios es el mismo para la madera quemada que la no quemada. Y aparte de este aparte, en Galicia no suelen arder las plantaciones forestales. En los ayuntamientos más forestales, como Ortigueira, nunca hay incendios. La mayor parte de lo que arde es matorral, a veces con eucaliptos y pinos pequeños y dispersos sin interés maderero. Y, como bien dices, los bosques muy rara vez arden. Los informes de la Guardia Civil sobre causalidad de los incendios son patéticos porque se basan en la información de los detenidos (dementes seniles, drogadictos, pirómanos) que no son representativos de los que queman el monte.

    ¿Por qué los ganaderos y los dueños de los terrenos queman el monte en Galicia y no en otras partes de España? Pues no porque aquí seamos más ignorantes o más incívicos o más irracionales, sino casi seguro por una cuestión ambiental. En Galicia el verano es seco, cálido y soleado, sobre todo en Pontevedra y Ourense, y el resto del año llueve mucho y no hace mucho frío. La vegetación crece rápido incluso en sitios con poco suelo. Cuando empieza a crecer es adecuada para el ganado pero después ya no. El fuego es una manera rentable (desde el punto de vista egoísta del que quema) de favorecer el ganado y controlar la maleza. Y esto no ocurre solo en Galicia (o, más exactamente, en determinadas zonas de Galicia) sino en otras zonas de clima parecido: en el norte de California, en el sur de Australia, en extremo sur de Sudáfrica y en la zona central de Chile. Las gentes de estas zonas no son palurdos. Simplemente comparten condiciones ecológicas parecidas. Y también por esas mismas condiciones ambientales en casi todos estos sitios que acabo de citar la gente planta eucaliptos.

    Una vez puesta en práctica la medida que tú propones, la solución para los ayuntamientos que rara vez sufren incendios, y que son la mayoría de los de Galicia, es que contraten seguros, lo mismo que se hace con los pisos en las ciudades. En los ayuntamientos donde ocurren los incendios los propios vecinos podrían empezar a presionar a los que queman el monte. La gente de las aldeas suele saber quién es el causante de cada incendio. Otra cosa es que se lo digan a la Guardia Civil o que se consigan pruebas válidas para un juicio. Pero saber sí que lo saben.

    Las otras soluciones que se ven por ahí, como “poner en valor” el monte, volver a los usos “tradicionales y sostenibles”, hacer determinadas “políticas forestales” y de “ordenación del territorio”, etc., no valdrían para nada ni aunque los políticos fuesen capaces de llevarlas a cabo con un mínimo de honestidad y eficiencia. Con los políticos de carne y hueso, sean del partido que sean, ya ni te cuento.

    Comentario por K — 2 septiembre 2015 @ 13:51 | Responder

    • Me olvidaba. La “educación”, la “concienciación” y la “información” tampoco valen para nada. La gente del campo no es tonta ni ignorante.

      Comentario por K — 2 septiembre 2015 @ 13:53 | Responder

      • En el rural, por el sesgo etario e social (personas de edad avanzada y clase social baja), el nivel académico está muy por debajo del que encontramos en los núcleos urbanos. No es una opinión, es un hecho estadístico.

        Abundando sobre eso, el nivel cultural en las aldeas de la Galicia profunda, especialmente en esa zona de la raia seca, é peor del que puedes encontrar en una aldea de África. Tienen mayor nivel de vida, pero intelectualmente están por debajo del nivel medio del África negra.

        En cuanto a listos o tontos, salvando los jubilados que vuelven al pueblo, los que se quedaron es porque no servían para otra cosa. Si los mejores, los más espabilados, los más capaces, los más valientes emigran ¿quién queda? Los peores. Existe una selección, no natural, sino social, para concentrar lo peor de lo peor en las aldeas. Quien tiene una alternativa, se larga porque sabe que allí no tiene ningún futuro. ¿Escuece? Pues lo siento para el que escuchar la realidad le resulte demasiado cruda. Soy el primero que quisiera transformar el rural para ofrecer oportunidades a las nuevas generaciones, pero…no se dejan, su mismo palurdismo bloquea toda alternativa de futuro.

        Comentario por Mendigo — 3 septiembre 2015 @ 9:29 | Responder

        • El nivel académico puede ser muy bajo, pero ¿qué tiene que ver eso con que sepan o no sepan gestionar sus recursos, o con que la “concienciación” vaya a cambiar su comportamiento?

          Comentario por K — 3 septiembre 2015 @ 12:02 | Responder

          • Bueno, a la vista está que no saben gestionarlos: están destruyéndolos con los fuegos reiterados y repoblaciones de pinos y eucaliptos.

            Después de viajar mucho, para mí es absolutamente evidente que existe una correlación muy fuerte entre nivel cultural y sensibilización y respeto para con el medio natural. Francia es otra cosa y Alemania, otro mundo. Por ejemplo, lo de llenar el monte de eucaliptos, eso es propio de países tercermundistas, que no valoran su entorno (o son tan pobres que deben priorizar los valores crematísticos sobre los ecológicos). Para mí es absolutamente evidente que el problema de los incendios repetidos, las repoblaciones con alóctonas, los vertidos de todo tipo de basuras al monte, son una consecuencia directa de palurdismo, de la ignorancia, de la animalidad al que ha sido reducido durante siglos el paisano gallego. Porque si no creo que esta conducta es adquirida, debida a las circunstancias y el entorno, tendría entonces que pensar que el gallego (asturiano, leonés, portugués) de pueblo es un cerdo por naturaleza, genéticamente dañino para su tierra, y esto es sin duda intolerable.

            Las campañas de concienciación puede cambiar los comportamientos, por supuesto que sí. Como están poco a poco cambiando comportamiento machistas, también tan arraigados en las sociedades tradicionales. Educar a poboación nos valores naturáis da súa terra, e a responsabilidade ética de preservalos, por suposto que terían impacto. Co tempo, por suposto, pero é parte da solución, sen dúbida ningunha.

            Ops, cambiei o galego sen querer. Enténdelo, non? Seguro que sí.😉

            Comentario por Mendigo — 3 septiembre 2015 @ 12:57 | Responder

    • Piensas bien, y eso me gusta. Pero en tu razonamiento sobre los madereros te quedaste a medio camino. Permíteme continuarlo. Imaginemos que yo soy un maderero que pretende hacer buen negocio y quema una plantación de pinos. Lo que pretendo es saturar el mercado (y no con un solo incendio) de madera quemada, provocando una sobreoferta que hunda los precios. Además, con este movimiento hundo de paso el de la madera verde (son bienes parcialmente sustitutivos). Yo no tengo que comprar esos pinos que quemé, compro cualquier partida, la que sea, quizá incluso de madera sin quemar. Simplemente, me aprovecho de esa circunstancia provocada de madera barata.

      Y te pongo otro caso más, relacionado con la madera. Y de esto tengo bastantes indicios. Un paisano del pueblo, que quema la plantación de pinos o eucaliptos. ¿Por qué, me dirás tú, si va a cobrar menos? Sí, pero es que el dinero lo necesita ahora, y el resto de la Comunidade de Montes aún no quiere cortar y prefiere esperar cinco añitos más. Quemándolo, recibe menos, pero lo recibe YA, en vez de esperar. En muchas aldeas, de muy pocos vecinos y un gran territorio arbolado, la venta de esa madera, aunque sea más barata por estar quemada, puede suponer una auténtica talegada. De hecho, conozco el caso de una aldea, habitada sólo por dos familias, que cobraron lo que les tocó del incendio y, con eso, se compraron un pisito en la ciudad (hace ya años) y allí se quedaron. Nunca más volvieron por aquí y las casas, estuve hace un año y ya están medio en ruina.

      Comentario por Mendigo — 3 septiembre 2015 @ 9:38 | Responder

      • Tal como tú lo explicas, después de un año de oferta anormalmente alta (que según tú beneficia a los madereros) vienen años de oferta anormalmente baja (que por la misma lógica perjudica a los madereros). Igual se me escapa algo. Igual introduciendo otros factores se puede llegar a la conclusión de que los incendios benefician a los madereros. Pero me da igual. En casi cualquier sistema que uno idee los madereros que no queman el monte ganan más que los que sí lo queman. Los que no queman se benefician de precios ventajosos de la madera mientras los gastos y los riesgos de prender fuego corren a cargo de los madereros que sí queman. A largo plazo las empresas con mayor margen de beneficio prevalecen en la competencia frente a las demás porque pueden ofrecer mejores precios a sus clientes. Esto es cierto en el caso de la madera y en cualquier otra industria. ¿Me puedes poner algún ejemplo en cualquier tipo de industria en cualquier país del mundo en que se haya producido de forma sistemática a lo largo del tiempo el sabotaje ilegal a los proveedores como forma de aumentar los beneficios? A mí no se me ocurre ninguno.

        Comentario por K — 3 septiembre 2015 @ 12:56 | Responder

        • Muy buenas, K.

          Si una comunidade de montes ve que el mercado está saturado, puede esperar un año o más para cortar, esperando obtener mejores precios. Sin embargo, si han ardido, tienes que sacarlo al mercado ya, y cobrar lo que te ofrezcan, porque si esperas un año más esa madera sí que no valdrá para nada. La capacidad de fijar los precios es, en esas circunstancias, de la demanda (los madereros).

          “los gastos y los riesgos de prender fuego…” –> Unos y otros son mínimos, infinitesimales (una caja de cerillas con una mecha de mechero de piedra, ni 50¢).

          El ejemplo que me pides…pues realmente, a mí tampoco se me ocurre algún otro caso similar. Y es que, generalmente, saboteando la oferta la restringes, y en este caso la estimulas (temporalmente, y devaluada).

          Comentario por Mendigo — 4 septiembre 2015 @ 12:44 | Responder

  29. “Y todo, para apagar un fuego en una zona sin ningún valor ecológico, paisajístico o de ninguna otra clase, paisaje lunar con aldeuchas despobladas que, todas juntas, no valen ni lo que una motobomba”

    Esto dito despois de que un lume arrase con todo un concello e deixe a case todos os seus habitantes chorando deixa claro a pouca sensibilidade e o oportunismo do suxeito que o escribíu.

    Evidentemente ten razón en moitos aspectos pero o tono pedante e a ignorancia desacreditan o resto.

    1. Non me gusta xeneralizar. Falo do que sei. En Lucenza-Cualedro (parroquia catalogada de alto risgo incendiario) non hai sospeitas de ningunha persoa. Ao contrario, estamos convencidos que ninguén da aldea dedicase a plantar lume. Si alguén desconfiase de que un veciño causou o incendio que arrasou as súas árbores, viñas, etc… seguramente faría o que se fai aquí cando o veciño che move o marco ou planta un carballo pegado ao muro da súa finca: ir a por el o falar co avogado.

    Según a Xunta e os datos da policía o confirman, máis da mitad dos lumes son causados por imprudencias, non máis do 30% por pirómanos e o resto por causas naturais. Se tantos pirómanos hai no concello de cualedro, como e que sabendo incluso a zona e os días que poden actuar non hai detencións??? Ah, tamén os policias teñen esa mentalidad medieval da que falas.

    2.Con respecto ao valor paisajistico da zona non deberias opinar cando seguramente non subiche nunca a serra do larouco. Tamén podes ler hoxe o periódico donde unha bióloga fala do valor ecoloxico de esta zona.

    3. Entra na páxina de patrimonio galego e podrás coñecer o valor arqueolóxico da zona. Nunca ven mal aprender novas cousas aínda que polo que se ve non estas interesado en outra cousa que non sexa a demagoxia barata.

    4. “Una zona sin valor de ningún tipo” Para ti, que non eres de aquí. Pero os viven aquí, os que nos criamos aquí, sentimos cada carballo, cada pino, cada casa vella…. como parte de nos. Respetamos a xente dos pueblos, queremos os pueblos e a ese patrimonio que ti non sabes valorar. E tal como respectamos gústanos que se nos respecte e que non se aproveite o noso sufrimento para panfletos demagóxicos.

    Comentario por Armando Guerra Constante — 2 septiembre 2015 @ 14:26 | Responder

    • Así que ti es de Cualedro. Parabéns, grazas por ofrecerme un exemplo de que clase de xente hai nesas aldeas. E ti debes ser dos máis listos, pois aínda sabes escribir nun teclado.

      “non hai sospeitas de ningunha persoa. Ao contrario, estamos convencidos que ninguén da aldea dedicase a plantar lume. ” –> Nooooon. Claro que non, Viñeron os de Vilardevós, como di o outro, a queimarvos a puta aldea, non sí? E vos ides a quemar as de Vilardevós, entón? Ah, que tampouco, vós non facedes esas cousas. Entón? Arden soas?

      Ah! Que son “casuas naturáis”. Home, se o retraso psicolóxico dos palurdos consta como causa natural…

      50% de imprudencias, 30% pirómanos (unha enfermidade mental, marxinal) e 20% de causas naturáis. ¿E que foi o pailán que che deu esas cifras? Ou simplemente as inventas?
      E por que demo sempre arde Cualedro, entón? Sodes moi “imprudentes” ou que? Sodes…de Cualedro, non hai moito máis que engadir.

      “seguramente non subiche nunca a serra do larouco” –> Pois seguramente sí, xa ves. Antes de que queimaran para poñer os muíños. E para dar de xantar ás vacas que ten arriba, do lado portugués. E non só subín ó Larouco senon a todas as serras galegas. E despois seguín coas da Península, e logo fun ós Alpes, e logo ós Tatras e…ti quedaches na túa aldea, e non coñeces outra cousa e pensas que o que pasa alí, no cú do mundo, é normal. Non é normal, non: estades enfermos.

      O do patrimonio arqueolóxico ¿levantáchelo vos? ¿Coidádelo vos, pailán? A que ves agora con iso? Os dous castros que tendes están queimados, e se aínda están é porque as pedras non arden. Pola outra banda, as pedras dos castros foron aproveitadas para facer as casas e cercas as fincas con elas. O que os aldeáns fixestes con ese patrimonio arqueolóxico é destruílo. E agora pretendes ti gabarte del? Ou eres parvo ou tes unha cara de cemento.

      “sentimos cada carballo, cada pino, cada casa vella…. como parte de nos” ¿E por iso os queimades? Tanto queredes a vosa terra que a queimades. Además, tanta parvada ¿qué hostias de carballo? ¡Se non quedan! Onde ves ti un carballo en todo o puto concello de Cualedro. Un soíño, pode, na veiguiña dun regato, que escapou da vosa furia incendiaria. Unha carballeira? Nin sabedes o que é iso. De feito, cos vosos lumes queimaches as carballeiras dos vosos viciños, da parte de Porqueira dixéronme que ardera. Sodes unha plaga, peor que vermes!

      E as casas? Tanto vos gustan as casas vellas que as deixades afundir, mentres seguides espallando os chalés horteras ben fora do núcleo, seguindo o patrón portugués.

      Que eu non valoro o patrimonio? Valóroo, cando existe, cando o protexen e non o destrúen. En Cualedro tedes destruido todo o voso patrimonio natural, así que xa, nin sequera me opoño a que sigades queimando. Só quero non ter eu que pagar a factura. Por min, xa pode arder o que queira…

      Sera hipócrita o rapaz. Sí, é por que queredes moito a vosa terra, que está como está. E o inimigo son eu, que veño dicir que o rei está espido.

      Comentario por Mendigo — 3 septiembre 2015 @ 10:00 | Responder

      • Nótase que che doeu amigo, matácheste a escribir o artigo pero rápido mostrache o teu verdadeiro talante.A xente que insulta así a todo un concello e parecida aos políticos que nos gobernan, a mensaxe é a mesma: a culpa e dos paletos que lle plantan fume. Se sabes escribir polo menos deberías supoñer que en cualedro non todos votamos ao pp, nin somos vellos pirómanos. Se queres ven a coñecerme cando queiras sempre que mostres educación enseñoche o concello, o seu patrimonio e incluso os seus carballos. Xa supoñía que non eras os máis bonitos do mundo pero esto tampouco a miña nai é a máis bonita do mundo e queroa.

        Comentario por Armando Guerra Constante — 4 septiembre 2015 @ 18:46 | Responder

        • Xa se vos ve, o que queredes a vosa nai. Chega con ver o estado en que a tendes.

          A educación para ti é agochar a verdade, e dicir as catro parvadas políticamente correctas que soltan as monas de Telegaita (pobres viciños de Cualedro, están desconsolados…snif! axudiñas para eles, unha esmoliña o aldeán parviño que lle arde o palleiro tódolos anos, por caridade…). Es tan cobarde que non te queres enfrontar a realidade: vives no cu de Galicia, no concello máis arrasado polos lumes, un horror de lugar.

          O que lle dicía a túa viciña, e non é quen de me respostar: un só concello, en toda a puta Europa, que este peor que o teu, máis deteriorado polos lumes. Un só, dime un só. Só no Estado español hai 8122 municipios, en toda Europa haberá de certo máis de cen mil, e douscentos mil tamén. Douscentos mil concellos, me cago en Dios, e ti non podes dicirme un que aínda esté peor que o teu (agás Baltar ou as freguesías viciñas, que son a mesma merda). Veña, búscame un onde a xente sexa máis despiadada coa terra que no teu, un só máis afectado polos lumes recurrentes.

          Comentario por Mendigo — 5 septiembre 2015 @ 13:01 | Responder

  30. Cadaquen que pague os lumes do seu concello e, xa postos, todo o demáis tamén, non? A sanidade, por exemplo. Por que teño que pagarlle eu o médico a catro “palurdos” de aldea que van morrer igual pasado mañá?
    Non podo entender como mezclas conceptos como “el enemigo no es tanto la gente del rural, sino la incultura y la miseria con que se les ha castigado desde siglos atrás” e “creade escolas” con burradas nas que desprecias completamente o rural, o entorno natural e o medio ambiente. Inda que ós de cidade vos custe entendelo, Galicia non é solo Santiago, Vigo e A Coruña, son centos e centos de aldeas e parroquias que todolos anos teñen que loitar por manter os poucos dereitos que lles quedan. O feito de que haxa xente ignorante que prenda lume nos montes non te da dereito a condenar a todo o rural galego á ruina.
    Vergoña non saber o que é de teu.

    Comentario por majolufe — 2 septiembre 2015 @ 15:37 | Responder

    • Que eu desprezo o entorno natural e o medio ambiente (redundancia)?

      Non son os que queiman os que o desprezan, non. Son eu, que ven dicir que isto é moito máis que demasiado. Andaaaaaaaa, vai a merda, home, vai a merda.

      Eu non condeno a ruina ó rural: condenádevos vos soíños, queimando a vosa terra. Eu o que pretendo é que non condeedes a toda Galicia, pagando as consecuencias da vosa bestialidade. E que é iso de apropiarse da representación “do rural”? Os concellos incendiarios son uns poucos, estadísticamente moi ben sinalados. Que ten que ver con eles concellos do rural que buscan tirar para adiante sen estar todo o puto vrao queimando o monte? Pensas que todo o mundo é coma vos ou que?

      Ti o que queres é que todos os galegos paguemos a factura do voso comportamente delictivo. Vos queimades que o resto dos galegos pagamos, é iso? Pois un carallo, temos mellores cousas nas que meter os cartos. Cada un que apañe coas consecuencias dos seus actos, se queredes convertir ese recuncho de Galicia nun erial, perfeito, pero non ides foder a todo o país.

      Comentario por Mendigo — 3 septiembre 2015 @ 10:08 | Responder

  31. http://agencias.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=1971171
    Agora que saia o “mendigo” (neuronal) a insistir en que o fogo “se les escapa de las manos” a los “paletos” de Cualedro…

    Comentario por Bruno — 2 septiembre 2015 @ 17:37 | Responder

    • Certamente, non se lles escapó das mans os paletos de Cualedro: fixérono á mantenta. Son palurdos, pero para facer ese tipo de artefactos incendiarios, para iso sí, os paletos son moi mañosos. Made in feito na casa. Ou pensas que viñeron terroristas yihadistas dun comando de Santiago a poñer eses artefactos? Alahu akbar! Que ardan estos infiéis de Qual-ed-ro! XDDDDDDDDD

      A ver, cal é a túa explicación a eses lumes? Veña, lumbreira, aluméanos (sen queimarnos). Quen ou quenes foron? Unha Cruela Devil que é moi mala, é lle ten moita xenreira os laboriosos e abnegados viciños de Cualedro, que tódolos anos, día tras día, manda os seus secuaces a queimar ese miserable anaco de terra híspida. ¿Algo así é o que pensas? Pero tes que explicar por que Cruela lle ten tanto odio precisamente a Cualedro e Baltar, e non tanto a outros concellos da zona (Sarreaus, Riós, Rairiz de Veiga…). Anda, explícame ¿por qué pasa Cualedro todo o vrao a arder? Cal é a diferencia de Cualedro cos demáis concellos de Galicia (que xa lles chega de carallo), con calquera municipalidade de Europa.

      É por que en Cualedro e Baltar só quedan os vellos e os catro garrulos que non foron quen de fuxir dese burato? Porque é un das zonas máis pobres e atrasadas dun país xa de por sí pobre e atrasado como Galicia? Paletos de aldea, que son a áncora que impide a Galicia progresar e saír do subdesenvolvemento social e económico? Seica ó mellor ten que ver, nonsí?

      ¿Por que non hai ningunha Cruela que se atreva a queimar o Schwartzwald, o Gran Paradiso ou o Gësause? Anda, sae da tua aldea de merda, viaxa, e aprende outros xeitos de se relacionar co medio natural, para que vexas que o que facedes vós, é propio dun pobo atrasado, doente.

      Comentario por Mendigo — 3 septiembre 2015 @ 1:30 | Responder

  32. Lo primero felicitarte por tu artículo. Se echa de menos en este país aproximaciones profundas y bien argumentadas sobre los comportamientos sociales. Aunque duelan.Con tu permiso lo comparto en mi muro.
    Yo he formado parte del servicio de extinción de incendios en navarra , las famosas brigadas forestales y desde luego te aseguró que , efectivamente, el número de incendios y las hectáreas afectadas han bajado en navarra en estos 10 años considerablemente .
    Eso sí, también en el norte de navarra se mantiene esa “extraña” costumbre de quemar el monte para limpiarlo y para pastos. Sólo se hace durante el invierno y está tan arraigada que en navarra está la campaña de verano y la de invierno , con sólo un parque reforzado Oronoz y tres brigadas de forestales. La actuación de la administración navarra fue brillante en este caso: refuerzo con personal y medios, dotación de medios adecuada, planes de concienciación a la población.Y un par de severas multas.También se solicitó al estado técnicos forestales para, junto a los “lugareños” realizar quemas controladas. Bien es cierto que las quemas incontroladas se siguen haciendo pero son las menos.
    Además de las razones que expones me gustaría , desde mi experiencia, destacar también una serie de factores que explican el descenso de hectáreas y número de incendios en navarra.
    Formación más adecuada del personal forestal. Prevalecer la experiencia ( ” las campañas ” ) en la selección del personal forestal. Medios adecuados. Parques y bomberos en lugares estratégicos. La brigada helitransportada. La concienciación en los medios de comunicación. Los móviles . La investigación posterior y multas correspondientes. Prohibición de hacer fuego ( barbacoas, hogueras y demás) durante el verano bajo multa. Protocolo para las quemas de rastrojeras…
    Son, sin duda, muchos los factores pero desde luego, creo, se he hecho un gran trabajo por parte de todos los agentes implicados.
    Me despido , agradeciéndote de nuevo tu artículo .
    Un saludo.

    Comentario por Pedro Mendióroz — 2 septiembre 2015 @ 20:32 | Responder

    • Muy buenas, Pedro.

      Lo primero, felicidades. No tanto como brigada como simplemente por navarro. En conservación, sois un ejemplo para el resto del Estado, y eso es mérito de toda una sociedad. Si el conjunto de la población, en vez de proteger, actuase como lo hacen aquí (tanto con las repoblaciones como con los fuegos), ya podríais ser tú y tus compañeros verdaderos “supermanes” que el paisaje acabaría asemejándose al gallego. Sinceramente, desde la Valdorba hasta Irati, Urbasa…a mi compañera y a mí se nos saltaban las lágrimas de ver sitios tan bien conservados sin cruzar los Pirineos. Hay más (ninguno desgraciadamente aquí, en Galicia) pero en general, ambos estamos de acuerdo: tu tierra es la mejor conservada de la península (seguida de Araba, Guipuzkoa, La Rioja, Soria, Segovia, Lleida…)

      Lo de los pastos y la icónica ardi beltza. Mira, cuando estuve en Irati, era evidente el territorio donde estaba permitido pastorear (la frontera francesa estaba perfectamente dibujada) y donde no. A un lado, hierba cortada perfectamente al milímetro. Al otro, el mayor hayedo de la península. Entiendo que puede haber sitio para todo, con una buena ordenación del territorio, pero aquí en Galicia hay sitio para todo…menos para la naturaleza autóctona. Si vienes a ver nuestros parques naturales, son de risa: como el de As Fragas do Eume, cuya especie predominante es el eucalipto, y cruzado periódicamente por incendios. Una burla, llamarle a eso PN (y, realmente, tiene endemismos muy valiosos, pero es la vegetación ripícola, la primera y segunda línea de árboles, el 5% de la superficie del parque, el resto no vale absolutamente nada).

      Te agradezco lo indecible tu buena intención, pero, realmente, creo que no llegas a comprender esta realidad. El número de efectivos antiincendios gallego es brutalmente superior al navarro. Hay una base de brigada heliotransportada a pocos kilómetros del incendio, en Laza. Existen cerca embalses para que puedan cargar los Canadair. En Xinzo (uno de los ayuntamientos afectados) hay otra base de avionetas de carga en tierra. Medios y efectivos hay, te lo aseguro, muchísimos. Sobre su profesionalidad, y comparados con los navarros, no podría decir, pero no dudes que experiencia tienen, y mucha. Los veranos en el sur de Galicia son el infierno para ellos (de hecho, los exprimen de horas hasta peligrar su integridad física). Pero nada es suficiente cuando la voluntad de la gente es que el monte arda.

      Si a alguno de tus compañeros le tocase pasar una campaña de verano aquí, acabaría cortándose las venas de pura desesperación.😄

      Cuando he estado en tu tierra, he intentado charlar con la gente de los pueblos y…hay otro nivel. Viejos de aldea, que siempre han vivido pegados a la tierra, pero que tienen un cierto horizonte cultural. Aquí, lo que me he encontrado en alguna aldea de la Galicia profunda es indecible; gente que por otra parte es entrañable y fascinante, salida de un túnel del tiempo, que te dejaría con la boca abierta. Cosas que crees que han sido erradicadas en este continente, más propias de una aldea en el Atlas que en la civilizada Europa (por ejemplo, una anciana que se empeña en vivir sin agua corriente ni luz eléctrica, que aún entierra los productos que quiere conservar y hace sus necesidades en el palleiro…).

      En suma, te agradezco tu visión desde fuera de este infierno, compañero. Si alguna vez quieres visitarnos y conocerlo de primera mano, me ofrezco para servirte de Virgilio por sus nueve círculos.😉

      Un saludo!

      Comentario por Mendigo — 3 septiembre 2015 @ 2:09 | Responder

  33. b dias Mendigo,
    como non consigo atopar o teu mail por ningures. posteote eiqui que te chegara seguro, ainda que non seña o lugar.desculpa de anteman.
    ante a desgracia dos refuxiados de guerra ( agora visibeis ) hai que facer algo urxente.
    o inverno esta as portas, e unha cousa e que anden por ahi agora que fai calor, e outra en inverno.
    i esta claro que nin cristo vai facer nada.
    onte falei con Ali Ali un ilustrador sirio que foi a parar a Betanzos, e ademais de quedar con el pra un te e tentar facer algo.
    deume unha idea. hai miles de casas e nucleos abandoados en Galicia, a poboacion mingua, etc.
    idem de organizar unha rede de axuda a esta xente, non son sirios, tamen irakies, kurdos, afganos,….
    escriboche pra solicitarem axuda, xa que es un excelente comunicador.
    saude e adiante

    Comentario por Ramon — 3 septiembre 2015 @ 6:03 | Responder

    • Boas, Ramón!

      A idea paréceme moi boa, e todo o que poda facer para axudar, podes contar comigo. Sinto que o meu blogue é pequeno altavoz para esa tarefa, pero podo servir seica mellor atopando sitios (coñezo bastante ben Galiza, sobre todo esta provincia).

      Agora ben, a idea ten varios problemas. O meirande é que os refuxiados que están entrando por milleiros polos Balcáns non van chegar a España sen o permiso do goberno (o cupo que puxo o merda de Raxoi, de 2700, poucas veces teño sentido tanta vergoña do goberno do meu Estado). E eses 2.700 son perfectamente xestionables polos servizos sociáis das CCAA (e moitos máis tamén). Poderíamos facer máis polos inmigrantes (subsaharianos, sobre todo) que polos refuxiados.

      Outro problema é que as casas, aínda que estean abandonadas, ten dono. E moitos non van a estar pola labor de deixalas. Pero bueno, iso, pódese arranxar. Outra cousa é que para os refuxiados, estar nunha aldea perdida non lles convén, xa que non van ter as oportunidades de traballo que lles ofrece un núcleo urbán. Poden traballar a terra, pero sen maquinaria…ademáis que estamos nas mesmas, a terra ten dono e poden limpar, sementar e, cando esté a colleita, chegar o dono que quedarse con ela. Cousas peores se ten visto.

      Pero aínda se poden facer cousas. Por exemplo, sei que no concello de Vilariño de Conso están buscando familias con nenos que queiran vivir alí. E podo ir falar cos alcaldes da zona, a ver que atopo.

      O dito, para o que queiras, aquí me tes.

      Apertas!

      Comentario por Mendigo — 3 septiembre 2015 @ 9:18 | Responder

      • b dia Mendigo,
        son conscente de todo-lo que dis, pero tamen que non podemos ser complices do que pasa, eu polo menos negome. idem no resto dos eidos pero agora mesmo e unha emerxencia grave. as guerras e latrocinios levan moito tempo ahi, pero alomenos cos sirios visibilizouse o problema.si sirve pra concienciar perfecto. por outra banda a solucion a deu un neno sirio onte, paren a guerra e non iremos a Europa. quen financia a Isis/Daesh: CIA,Arabia Saudita,etc.
        iso e o que hai que denunciar e parar. en calqueira caso poden facer o que queiran que a xente entre a morte e unha posibilidade de vida escollera a vida. e si fora ademais os paises limes do imperio, abriria as cancelas de par en par pra que chegaran ata Berlin….
        en calqueira caso enviame un mail millor ou fai un post especifico pra non deturpar este post sobor os incendios no que coindido 100% e parece que diches no clavo cando a xente que vive deles anda “ardendo” de raiba.😉
        saude e adiante

        Comentario por R — 4 septiembre 2015 @ 7:30 | Responder

  34. […] que la pasada entrada sobre los concellos con incendios forestales recurrentes ha causado gran […]

    Pingback por Un dato más, sobre la Galicia profunda | La mirada del mendigo — 3 septiembre 2015 @ 14:04 | Responder

  35. nunca entenderé cómo hay hijos de esta tierra que maltratan a su madre, una y otra vez, y se les permite, y se les ayuda!!, si cada lugareño tuviera que pagar los gastos a escote, aparecerían antes los incendiarios con los huesos quebrados o quemaduras de primer grado, y en dos temporadas solucionado…

    Comentario por jm — 3 septiembre 2015 @ 19:06 | Responder

    • EXACTO, de eso se trata. La gente se mueve por intereses. Se trata de desactivar el interés de que el monte arda, creando un interés de que el monte NO arda.

      En una aldea se conocen todos, y nadie da un paso sin que otro lo esté controlando (parece que no tienen nada mejor en lo que preocuparse, que meterse en la vida ajena). Consiguiendo la colaboración de la mayoría de la gente de la aldea, arrancamos este problema de raíz. Lo de pagar a escote me parece, de hecho, aún mucho mejor que cargar con la factura al ayuntamiento. Una receta de varios miles de euros por vecino (calcula, el operativo de extinción costó 50M€, el concello de Cualedro tiene 1.800 vecinos…) y no hay nadie que se atreva a volver a quemar porque lo linchan.

      Por cierto, la cuestión no es sólo que maltraten a su madre, es que están matando a NUESTRA madre, a MI madre.

      Comentario por Mendigo — 4 septiembre 2015 @ 8:27 | Responder

  36. Totalmente dacordo. …..voullo amosar a todo mundo…..co teu permiso.Grazas por dicilo que pensamos moitos.Un saudo

    Comentario por BEGOÑA BLANCO QUINTANA — 9 septiembre 2015 @ 19:51 | Responder

  37. […] de botas: 39.991 ¿WTF? Una de mis entradas más cutres e intrascendentes, y va y triunfa. La solución final a los incendios forestales en el NW peninsular: 18.897 (no está mal, para ser tan reciente) La diferencia: 16.574 (una de mis coñas, que se ve […]

    Pingback por Metabloguerismo | La mirada del mendigo — 16 septiembre 2015 @ 14:32 | Responder

  38. […] bosque calcinado, con el paso de los años, décadas, se regenera naturalmente (si es que no hay la reiteración de incendios que se dan en el Sur gallego). Pero al introducir eucaliptos (o pinos), éstos rápidamente se harán con el techo del bosque, […]

    Pingback por Eucaliptos: La desaparición del bosque atlántico. ¡Emergencia! | La mirada del mendigo — 9 diciembre 2015 @ 4:02 | Responder

  39. […] Así pues, el entorno ha pasado de ser un bosque impenetrable de robles centenarios, a ser un monocultivo de eucaliptos. Para semejante destrucción natural no ha hecho falta más que una mínima intervención humana: plantar unas plántulas de eucalipto, baratísimas (la misma ENCE las vende), vienen en yogurteras como los plantones de huerta, a unos céntimos la unidad. Se hace un hoyito, se introduce la plantita, un pisotón y a correr. Pasados unos años, una caja de cerillas, una mecha de chisquero, un poco de gasolina y desaparecen decenas de hectáreas; cuando se descontrola, cientos o miles. […]

    Pingback por El eucalipto y el fuego | La mirada del mendigo — 30 enero 2016 @ 19:02 | Responder

  40. […] nuevo, vuelve a arder el Concello de Cualedro. Como el año pasado, como el anterior… como todos los veranos desde hace muchos años. Y no es el primero de este […]

    Pingback por Las ovejas más caras del mundo | La mirada del mendigo — 16 agosto 2016 @ 12:28 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: